BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Archivo de la categoría ‘Cultura energética’

¡Aburres!

Por Fernando Ferrando – Vicepresidente de la Fundación Renovables

molinos de viento

Colegas del sector energético, donde trabajé en los últimos años, me hicieron llegar un comentario de que mis declaraciones en una entrevista a un medio de comunicación aburrían.

Quizás tengan razón y mi discurso no haya cambiado desde hace años en lo que se refiere a la defensa de la necesidad de que nuestro modelo energético esté basado en las energías renovables y en la eficiencia energética como pilares de un futuro energético sostenible, si éste llega, desde unas normas básicas de transparencia y gobernanza.

No sé qué parte de mi discurso sigue sin gustarles, si es la propuesta de acelerar la incorporación e incremento de la aportación de las energías renovables y de la eficiencia, teniendo en cuenta nuestra situación energética como país dependiente e ineficiente, o si es la petición de principios éticos de actuación y que la cobertura de las necesidades energéticas esté diseñada y gobernada alrededor del consumidor como demandante de energía y no alrededor del negocio como ofertante.

Que el futuro será renovable está ya asumido por todo el sector energético, especialmente por el sector eléctrico, solo queda pendiente establecer los tiempos para que el cambio, de un modelo centralizado en base a energías fósiles contaminantes a un modelo descentralizado en base a las energías renovables y a la eficiencia, se haga realidad.

El sector energético tradicional está concentrando su máximo esfuerzo en mantener la capacidad de influencia que tiene frente al regulador para que el transitorio esté en sintonía con los plazos que la salvaguarda de sus balances exige ante el riesgo de tener que realizar un deterioro patrimonial porque el valor real de sus activos no representa fielmente el valor que figura en libros. Esto es debido a su infrautilización presente y futura por la bajada de la demanda, eficiencia y crisis económica, y por la mayor participación de las energías renovables. Descartan así una segunda opción, mucho más responsable, la de la asunción de su papel como agentes principales de la gestión del cambio que se avecina.

La necesidad de retrasar el cambio de modelo de cobertura de las necesidades  energéticas, que supondrían el cierre paulatino de centrales de carbón y nucleares por inviabilidad económica, se está llevando a cabo también con el amedrentamiento a la ciudadanía a través de la publicación de “profundos” informes, elaborados por compañías de consultoría estratégica de reconocido prestigio, que dejan entrever los efectos negativos que una transición rápida supondría al provocar una importante subida del precio de un bien básico como es la electricidad. Estos informes, contratados por el sector energético tradicional, no son ni transparentes ni realistas ya que se han generado a partir de la definición interesada de unos escenarios con el único objetivo de alcanzar el resultado deseado.

Lee el resto de la entrada »

Sostenibilidad: la constatación del fracaso frente a la complacencia

Por Fernando Ferrando – Vicepresidente de la Fundación Renovables

informe

Se ha presentado el Informe sobre energía y sostenibilidad en España para 2015, elaborado por la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad de la Universidad Pontificia de Comillas. El panorama que el informe describe es desolador y refleja de forma exhaustiva y pormenorizada cómo en España en el 2015 empeoraron todos los índices que reflejan la evolución en materia energética y medioambiental de nuestro país.

El deterioro continuo de los distintos parámetros analizados es, no solo un fiel reflejo de la ausencia de una política energética racional, sino la constatación del fracaso de un modelo energético basado exclusivamente en el dictado del mercado, que antepone el beneficio económico a corto plazo, de un sector energético altamente concentrado, a la cobertura de las necesidades energéticas de la ciudadanía en volumen y precio. Olvidando que la energía es un bien básico para el desarrollo humano y que no disponemos de fuentes de energía propias con la excepción de las Energías Renovables a las que este Gobierno nunca ha considerado.

Las conclusiones del informe, en línea con lo esperado, no me habrían llevado a escribir este artículo si en paralelo no se hubiera presentado, con la participación de todas las patronales del sector energético y del propio Ministerio, el Balance Energético de España, en un acto organizado por el Club Español de la Energía, en el que la autocomplacencia y satisfacción por la situación sectorial y global de la energía en nuestro país se contraponía con la realidad mostrada en el trabajo de la Universidad Pontificia.

La diferencia de criterios y de visión se refleja todavía de forma más alarmante si alguien se preocupa en revisar los informes de sostenibilidad, para el mismo periodo, de las diferentes compañías del sector energético tradicional, presentados en las Juntas de Accionistas de 2016, en los que de forma unánime se refleja no solo la bondad de sus comportamientos, en cuanto a sostenibilidad, sino el avance producido en relación con los años anteriores.

El antagonismo entre ambas realidades exige una profunda reflexión centrada en la necesidad de asumir y poner en marcha normas básicas de buen gobierno y de transparencia, al menos en línea con el Libro Blanco de la Gobernanza Europea de julio de 2001, magnífico documento que políticos y gestores públicos deberían incorporar en sus normas de comportamiento y en la adopción de sus decisiones.

Lee el resto de la entrada »

Contadores inteligentes para unos… tontos para otros

Por Mariano Sidrach de Cardona – Catedrático de la Universidad de Málaga

contador de la luz

Necesitamos cambiar nuestra forma de consumir energía. Nadie a estas alturas niega la responsabilidad de cómo producimos y consumimos energía en problemas tan serios e importantes como el cambio climático y la contaminación del aire que respiramos. Problemas cuya solución necesita de un cambio de actitud y de mentalidad de todos nosotros. Tenemos que empezar a consumir menos y a consumir mejor, es decir, tenemos que priorizar el ahorro y la eficiencia energética, para hacer posible el cambio al uso masivo de las energías renovables para nuestro abastecimiento energético.

Las claves para conseguir la concienciación ciudadana necesaria para poner en marcha este cambio de modelo energético son la educación y la información. Es difícil cambiar aquello que no conocemos o de lo que no disponemos de información suficiente.

Vivimos en la era de las tecnologías de la información y de la comunicación. Disponemos de forma inmediata de acceso a gran cantidad de información, podemos conocer en tiempo real casi cualquier cosa imaginable, el tiempo, la producción de energía, la contaminación del aire en muchas ciudades, etc… tenemos aplicaciones en nuestros dispositivos móviles capaces de acceder a cualquier tipo de información.

¿Cómo es posible que no podamos conocer en tiempo real el consumo energético de nuestra vivienda?

Se venden en el mercado infinidad de dispositivos que podemos acoplar en nuestras líneas eléctricas para conocer el consumo eléctrico, y cualquier estudiante de informática puede, a partir de plataformas abiertas, programar de forma más o menos sencilla un medidor doméstico de energía. Sin embargo, no tenemos acceso directo y en tiempo real a los datos de nuestro contador de energía eléctrica.

Lee el resto de la entrada »

¿Qué apps producen más contaminación?

Por José Luis García – Área de Energía y Cambio Climático de Greenpeace

Aplicaciones

Cuando nos conectamos a internet, es todo tan fácil y rápido que no sabemos lo que hay detrás. Cuando subimos, bajamos y compartimos archivos en “la nube”, ¿dónde van? ¿cómo afecta al planeta en que vivimos?

Como explica este sencillo vídeo, en realidad “la nube” está compuesta por cajas, miles de cajas, o mejor dicho, discos duros, miles de discos duros, donde se guardan los archivos digitales, esas fotos, videos, gifs, memes, apps, mensajes, etc., que compartimos. Esos discos duros están en edificios que conforman centros de datos. Y cada vez hay más, puesto que cada vez hay más tráfico en internet. Al fin y al cabo, eso es internet, tráfico de datos. En 2015 generamos 4.423 trillones de bytes de contenido digital, que si fueran música equivaldrían a 526 billones de canciones, que si se reprodujeran una tras otra sonarían durante más de cuatro mil millones de años (casi la edad de la Tierra).

Pero no todos los servicios demandan lo mismo. Son los vídeos los que más datos demandan: el 63% de todos los datos de internet en 2015. Y como cada vez se hacen y se mueven más, para 2020 serán el 80%. Es lógico, pues un vídeo es una sucesión de miles de fotos.

Para mantener todos esos centros de datos, se necesita mucha, mucha energía, en forma de electricidad. ¿Cuánta? No voy a marear con más cifras, así que quedémonos con que si internet fuera un país, sería el sexto del mundo en consumo energético.

Lo que determina el impacto ambiental de internet es, fundamentalmente, dónde se ubican los centros de datos y qué electricidad consumen. Si se ubican en un país o estado donde la electricidad se genera sobre todo quemando carbón, el impacto ambiental en forma de CO2 es descomunal. Pero si para funcionar contratan un suministro de energía renovable, todo ese CO2 se puede evitar.

Lee el resto de la entrada »

Otra cultura energética es necesaria

Por Mariano Sidrach – Catedrático de la Universidad de Málaga

escuela

Un profesor de primaria me decía, hace ya algún tiempo, que el día que un alumno de edad escolar dibuje una casa con un panel solar en el tejado y no con una chimenea echando humo, entonces, estaríamos en condiciones de afrontar con garantías el cambio climático.

Debe tener razón, pero la realidad actual, al menos en España, es bien distinta. La mayoría de los alumnos que nos llegan a primer curso de Ingeniería Industrial desconocen los más elementales conceptos energéticos. Diferencian con dificultad los conceptos de potencia y energía y, por supuesto, no se han preocupado nunca de conocer de dónde viene la energía, cómo se produce, cuánto cuesta. Por supuesto, han oído hablar del primer principio, el más famoso de los principios de la Termodinámica, el más sencillo, eso sí, en su formulación más ventajosa para nuestra comodidad como ciudadanos: “La energía siempre se conserva”. Pues si eso es así, todos tranquilos, no pasa nada. La energía no debe ser un problema.

Lee el resto de la entrada »

Cambio de hora: menos visceralidad y más números

Por Sergio de Otto – Periodista especializado en energía

Cambio de hora

El debate está aquí. Enconado. Cada día más. Levanta más pasiones que un polémico arbitraje en un derbi futbolero. Eso sí, es evidente que gana por goleada la tesis de que es “una solemne tontería”, la expresión más suave entre las que se pueden oír, esa manía, costumbre o capricho para unos, necesidad para nuestras instituciones, de cambiar de hora dos veces al año.

De entrada, uno piensa que los cálculos de ahorro de energía que ha realizado la Unión Europea en documentados estudios y que en España hace el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) no son fruto del capricho de unos funcionarios aburridos y con ganas de incordiar a los ciudadanos. No, con el cambio de hora se ahorra, al menos se ahorraba —esto lo veremos más adelante—, energía y, en principio, todo lo que sea ahorrar energía es positivo. Comenzamos a hacerlo en 1918, hace casi un siglo y por algo será.  Si el IDAE dice que se ahorran 300 millones de euros, un 4% de nuestro consumo eléctrico, yo me lo creo.

Dicho lo cual, vamos con los matices. El primero: no parece lo más adecuado que la decisión del cambio de hora que la Unión Europea renovaba cada cuatro o cinco años tenga ahora carácter indefinido. No es un dogma de fe, no es una verdad absoluta, sino que tiene que ser el resultado de estudios, análisis, muchos datos y una valoración más subjetiva de lo que supone esta alteración de nuestros horarios. Un diagnóstico que debemos revisar, sino cada año, sí cada cierto tiempo porque las costumbres sociales cambian, los usos de la energía también y el peso de los distintos sectores en la estructura económica de nuestra sociedad mucho más.

Lee el resto de la entrada »

Hacia una energía colaborativa

Por Mª Concepción Cánovas – Experta en energías renovables

power-731824_1280

Todos los que superamos la treintena hemos sido testigos de cambios trascendentales en determinados sectores que han incidido en nuestras pautas de comportamiento diarias, sectores que abarcan desde el bancario, con el abandono de largas colas ante las ventanillas de los bancos para hacer cualquier transacción, al de los equipos y servicios en el de las telecomunicaciones, han redundado en una mayor capacidad de gestión, flexibilidad y autonomía de los ciudadanos.

Si nos fijamos en el sector eléctrico,  a pesar de que los análisis de los años noventa predecían que sería un sector que evolucionaría a la misma velocidad que  los anteriores, observamos que ha venido manteniendo su operativa prácticamente inalterada desde sus inicios mediante grandes instalaciones de generación que unidireccionalmente atienden las necesidades de los consumidores cuando y cuanto estos requieren. Este mercado centrado en la oferta, conlleva una serie de ineficiencias, tanto en costes, como en optimización de la curva de carga del sistema al no promover que el consumidor sea parte activa del mismo contribuyendo con su capacidad de decisión.

Volviendo a lo que está aconteciendo  en la actualidad en otros sectores económicos, vemos que  la “economía colaborativa” está irrumpiendo con gran fuerza en finanzas,  alojamientos, transportes, servicios,… lo que permite a los usuarios, a partir de plataformas online, satisfacer sus necesidades, ya sea compartiendo,  intercambiando, comprando y/o vendiendo simultáneamente. Este mercado, según estimaciones de pwc , genera a nivel europeo unas transacciones  por valor de 28.000 millones de euros anuales, estimándose que se multiplique por 20 a lo largo de los próximos diez años.

Lee el resto de la entrada »

La opinión pública sobre energía y medio ambiente

Por Mercedes Pardo Buendía – Universidad Carlos III de Madrid. Departamento de Análisis Social

woodtype-846089_1920

Los valores, creencias, normas, actitudes que los individuos adquieren en los procesos de educación y socialización –es decir, internalización de la cultura de una sociedad-  en un principio en la familia y posteriormente en los ámbitos de amistades, de educación, de medios de comunicación de masas, entre otros, forman lo que se viene denominando como opinión pública.

Obvia aclarar que dicha opinión pública es mucho más que la suma de las opiniones individuales, de manera que expresan patrones grupales en sociedades concretas. Además, la opinión de líderes y de instituciones centrales en la sociedad son asuntos clave para la comprensión de los procesos de opinión pública.

El conocimiento de la opinión pública es asunto central en las sociedades democráticas. Una manera de obtener dicho conocimiento es a través de la investigación social sobre dicha opinión pública, que, habitualmente, se lleva a cabo mediante encuestas de opinión.

¿Qué opinión les merece a los españoles la cuestión de la energía? Lo primero a observar es que en España no se han llevado a cabo encuestas recientes sobre el tema; eso ya es un indicador del interés general sobre el asunto. Nos basaremos en la encuesta de la Unión Europea (UE28): Eurobarómetro, 83, mayo 2015, así como en la realizada por PwC a los directivos -CEOs- de 70 grandes empresas en 52 países en el mismo año.

Así, a la pregunta de “¿Qué dos problemas cree Vd. que son los más importantes a los que se enfrenta el país en este momento?”, el medio ambiente, cambio climático y energía lo sitúan los españoles en el último lugar, solamente un 1% de las respuestas, en comparación con el 6% de media Europea. Lógicamente el paro es el primer problema de preocupación (74% y 42% respectivamente).  Sin embargo, cuando se les hace la misma pregunta pero ahora no respecto a España sino a la Unión Europea, los españoles perciben algo más las cuestiones del cambio climático ( 3%), el suministro de energía (4% ), el medioambiente (3%).

Ciertamente no se puede interpretar de la misma manera una elección que se contrapone a cuestiones como el paro, que si se tratara de una pregunta exclusivamente sobre la energía.

Lee el resto de la entrada »

Recojamos la basura

Por Juan Castro-Gil – Secretario de ANPIER

pollution-1148841_1920

Este verano, me sumé fervorosamente con mi familia a una iniciativa de la red llamada #paseoDELplastico. Básicamente se trataba de dar cinco minutillos del tiempo que pudiésemos pasar en la playa (o en el río), recogiendo alguno de los plásticos sembrados por nuestra necedad y tirarlos en el contenedor. Efectivamente, si todos los usuarios de la playa siguiésemos esa misma rutina, su estado sería bien distinto. Por la parte que me toca, nosotros lo convertimos en un concurso familiar, ante la mirada atónita de los vecinos de toalla.

Esta actividad tan sencilla y saludable, realmente tiene bastante más trasfondo del que pudiera parecer, y ya no solo por la evidencia que supone el retirar entre todos cada tarde, varias toneladas de residuos inorgánicos de nuestra naturaleza, sino por los evidentes paralelismos con la realidad social que nos rodea.

Vivimos en lugares hermosos, con gente a la que queremos y respetamos, sin embargo, parece que nos da igual que el entorno en el que vivimos se deteriore a ritmo de vértigo, hecho ante el cual, pasamos impasibles. Es fácil contemplar a unos padres tomando el sol con sus hijos, apagando cinco cigarrillos en la arena, o despreocupados de que sus niños, además de adornar los castillos con conchitas, también lo hagan con tapas de botellas, trocitos de ruedas, bolsas o tampones. De idéntica forma, la gente percibe tanta miseria a su alrededor, (corrupción, pobreza extrema, abusos financieros y laborales, paro, desarraigo…), que parece que termina acostumbrándose a convivir con todos esos desechos sin inmutarse. Incluso, cuando se hacen esfuerzos individuales para denunciar alguno de ellos, las miradas son de desdén como diciendo: ¡pero tú qué haces, insensato!

Lee el resto de la entrada »

Orgullo renovable

Por Hugo Morán – Exdiputado

andera lgtb

Hay colectivos que atestiguan, desde su propia experiencia, la dificultad que puede entrañar la lucha por el reconocimiento de determinados derechos. El mundo LGTB, al cual quiero rendir oportuno homenaje desde esta ventana que 20minutos brinda a la Fundación Renovables, ha empeñado mucho sacrificio en su larga travesía, arrancando de un estado de criminalización social hasta llegar a una situación de aceptación normalizada, pasando por la ilegalidad y la alegalidad hasta llegar a culminar su legalización plena.

Podríamos detenernos en algunas otras justas causas que han tenido que enfrentar desigual batalla en la reivindicación de derechos de toda índole y no sé si el derecho ciudadano a la energía pudiese ser catalogado dentro de ese apartado de avances sociales, pero no van estas líneas en clave de reclamación.

Verán. Las transiciones de todo tipo tienen lugar vayan o no precedidas, o tan siquiera acompañadas, de la sensibilidad del poder institucional del momento y ello es así debido a una inercia social que es dinámica y, en consecuencia, permanentemente innovadora. Esas transformaciones, que a la postre conocemos como historia, se producen en no pocas ocasiones incluso contra la voluntad de los gobiernos de turno, pero no ha habido Gobierno, por mayor despliegue de poder que pudiese exhibir, que haya sido capaz de detener el curso de los acontecimientos.

Lee el resto de la entrada »