BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Por aquí han pasado cooperantes de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN
Internacional, Farmamundi, Amigos de Sierra
Leona y Arquitectura sin Fronteras.

La lucha de una madre soltera para sobrevivir en Sudán del Sur

Por Kate Donovan, Pathai (Sudán del Sur), de Unicef.

La situación de aislamiento en que se encuentra la nueva casa de Cuaca hace que sea un lugar difícil para criar a sus tres hijas. No hay carreteras, mercados, hospitales ni escuelas. Dos de los cuatro pozos en el pueblo están rotos, pero la población que depende del agua se ha duplicado.

Cuaca, de 22 años, con sus hijas Nyadieng, Mawiek y Nyawech, a la espera de recibir vales de comida durante una Misión de Respuesta Rápida de UNICEF y el PMA en Pathai, en el estado de Jonglei, Sudán del Sur. Ya lleva varias horas esperando para registrarse. (© UNICEF South Sudan/2014/Donovan)

Cuaca con sus hijas a la espera de recibir vales de comida. Ya lleva varias horas esperando para registrarse. (© UNICEF South Sudan/2014/Donovan)

Después de que estallara la violencia en su ciudad natal de Bor, Cuaca y sus hijas – Mawiek, de 4 años, Nyawech, de 2, y la bebé Nyadiengviajaron a pie durante 10 días para llegar a Pathai, en el estado de Jonglei, con ninguna pertenencia excepto la ropa que llevaban puesta. Durante el trayecto, Nyadieng viajaba en una cesta colocada hábilmente en la cabeza de su madre. Cada noche, la familia dormía bajo las estrellas con otras personas que habían huido para salvar sus vidas.

“Hui porque tengo miedo de las armas y tengo miedo de que me fusilen y me maten”, dice Cuaca, una mujer elegante de 22 años que está esperando en la fila para registrarse con UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), que han llegado aquí por helicóptero con suministros y servicios vitales, la primera ayuda humanitaria en nueve meses.

Pathai sufre los efectos de una crisis alimentaria que afecta a más de 2 millones de personas en Sudán del Sur. Al principio, los residentes locales compartían con los recién llegados la poca comida que habían almacenado, pero los suministros se agotaron rápidamente. La salud de los niños de la población desplazada, así como de la comunidad de acogida, se deterioró rápidamente, poniendo en peligro a miles de personas.

Así que ¿cómo han sobrevivido durante tanto tiempo sin nada? “Estamos comiendo hojas de los árboles”, dice Cuaca, haciendo un gesto hacia el árbol que hay detrás de ellos. Mientras cuenta su historia, la hija más pequeña mastica hierba, y Cuaca hace una pausa para ofrecer una explicación. “Tiene hambre.”

LA ÚNICA PROTECCIÓN

Cuaca se casó cuando tenía sólo 14 años. Su madre y su padre acababan de morir y, sin medios para mantenerse a sí misma, necesitaba un marido. Cuando su esposo la dejó más adelante, ella se convirtió en la única fuente de protección para sus hijos, con algún apoyo de su hermano.

Al enterarse de que una misión de UNICEF y el PMA había llegado a la aldea, Cuaca acudió de inmediato, con la esperanza de recibir comida para sus hijos. Junto a ella hay miles de personas necesitadas de asistencia, la mayoría mujeres y niños, y pasarán varias horas antes de que Cuaca pueda registrarse y recibir un vale de alimentos del PMA. Pero, por primera vez en varias semanas, sus hijas podrán disfrutar de una comida nutritiva.

Cuaca caminó con sus hijos durante 10 días desde su ciudad natal de Bor con los pies descalzos, llevando a su bebé en una cesta en la cabeza y durmiendo a la intemperie con otras mujeres y niños que también huían. (© UNICEF South Sudan/2014/Donovan)

Cuaca caminó con sus hijos durante 10 días con los pies descalzos, llevando a su bebé en una cesta en la cabeza y durmiendo a la intemperie con otras mujeres y niños que también huían. (© UNICEF South Sudan/2014/Donovan)

A continuación, las niñas son examinadas para detectar si padecen desnutrición y vacunadas contra el sarampión por UNICEF. Al final de la misión, 30.000 niños y adultos habrán recibido asistencia vital.

Cuaca espera que el conflicto acabe pronto para que sus hijas puedan terminar la escuela y tengan más oportunidades que ella.
“Si pudieran recibir una educación, podrían ayudarme en el futuro”, dice. “Pueden casarse cuando tengan 18 años, no 14, como yo”.

También le gustaría regresar a su casa y volver a ver a su hermano en Bor.

CONTRA VIENTO Y MAREA

Desde que la violencia azotó al país en diciembre del año pasado, la gran mayoría de los 1,4 millones de personas desplazadas en el interior de Sudán del Sur han huido a lugares remotos, refugiándose en el monte, en las islas de los ríos o en las aldeas remotas. Durante meses, han sobrevivido contra viento y marea, esperando desesperadamente la paz y el retorno a la normalidad.

La desnutrición y la falta de agua están detrás de la mayoría de las 17.000 muertes diarias de niños menores de 5 años, que UNICEF está intentando reducir.

14 comentarios

  1. Dice ser nuria

    lo que tendrían que hacer es no tener tantos hijos si se están muriendo de hambre

    04 noviembre 2014 | 13:30

  2. Dice ser espur

    Con 22 años y tres hijos, imaginamos los que la faltan aún por tener y a los que los demás tenemos que mantener.

    04 noviembre 2014 | 13:49

  3. Dice ser Er

    Espur y Nuria, cómo se puede ser tan inhumanos, qué hacen ustedes para ayudar? Es de cabrones juzgar ésto sin ayudar nada. Ojalá siempre tengan dinero y comida y no tengan que luchar como esta mujer.

    04 noviembre 2014 | 14:01

  4. Dice ser ROSA

    No se puede ser tan insensibles con los problemas de estas personas. Y su problema no es quedarse embarazadas; acaso aquí no siguen quedándose niñas embarazadas, a pesar de tener mucha información y medios? Estas mujeres, ni tienen información, ni medios para no quedarse. O creeis que querrían tener tantos hijos, sabiendo que no pueden alimentarlos? Hay que ser “cazurros”.

    El problema de estos países, son sus gobiernos, como aquí. Los gobiernos de estos paises se quedan con el dinero de todas las ayudas oficiales de otros países, y no les interesa que sus ciudadanos estén bien alimentados y bien educados, prefieren tenerlos muertos de hambre, mientras ellos se gastan el dinero en lujos, y, encima, los gobernantes de los paises del “primer mundo” se hacen fotos con ellos.!!!!!!!!

    04 noviembre 2014 | 14:14

  5. Dice ser Santi

    Espur y Nuria, la ignorancia que recorre sus venas es de no creer. No sólo en contenido, sino incluso en faltas gramaticales. Bestias incultas y brutas. Cuánta ignorancia. Paupérrima actitud; si ustedes representan el vox populi de esta anémica España, que los Dioses nos amparen.

    04 noviembre 2014 | 14:20

  6. Dice ser Guillermo

    Con esa edad y tantos hijos, sin contar los que seguira teniendo, y en la pobreza. La forma de ayudar a esta gente es enseñandoles que eso no les va a llevar a nada, no dejando que sigan igual y mandando ayuda para este desproposito sin fin, pero oye, que lo que mola es vivir nuestras comodas vidas y ser politicamente correctos aunque como digo, se proceda de una forma estupida.

    Por mi parte ni un euro.

    04 noviembre 2014 | 15:18

  7. Dice ser Guillermo

    Los que criticais tanto a nuria y espur, podriais pillar un avion para ir a ayudar a esta gente, para que vosotros seais los medios del cambio que como bien comentais no existen, pero oye, mola mas hacerse los santos aunque digais tonterias y no hacer una mierda por esta gente, asi os vais contentos a vuestra camita.

    Menudos hipocritas sin seso, y encima se permiten decir a quien acertadamente resalta el principal problema, que no tienen humanidad, a falta de humanidad la teneis vosotros, o mas bien, la falta de cerebro y lo otro en consecuencia.

    04 noviembre 2014 | 15:21

  8. Dice ser Brisha

    Guillermito y quien te dice que no lo hacemos. Por norma general paso de trolls que pululan los blogs de esta índole, no suelo contestar a ningún “vete a cuba” o “mete un inmigrante en tu casa”. Piensa que no hace mucho (un par de generaciones) en este país se tenían una media de 5 hijos y estábamos en una postguerra.

    Con el tiempo hemos adquirido cultura y nos hemos ido dando cuenta de que no podíamos mantener tantos hijos, y mira lo listos que somos que hemos cambiado ese gasto por tener un iPhone último modelo, un coche de semi lujo y unas vacaciones de 15 días al año en alguna playita.. En fin, un fracaso de civilización, hemos cambiado los hijos por los pequeños lujos.

    Una vez en el Serengueti uno de esos negritos que no tienen cultura pero si tienen 8 o 10 hijos (con varias mujeres) me pregunto, después de una larga conversación sobre mi vida y las costumbres europeas, si eso de levantarse e ir a trabajar todo el día para otra persona no era ser esclavo de esa persona.
    Por mucho que lo intente fui incapaz de hacerle comprender que en nuestra civilizacion tener un “contrato” y una “nomina” es necesario para pertenecer a la sociedad….

    04 noviembre 2014 | 16:37

  9. Dice ser Brisha

    Como ves el problema no esta en tener o no mas hijos, puedes observar lo que la crisis ha creado en Grecia donde cada día hay mas pobres que pasan hambre.

    Y sin ir tan lejos, pasate por caritas o por algún comedor social.. Te asombraras.

    04 noviembre 2014 | 16:40

  10. Dice ser espur

    Pues ese negrito que no quiere se esclavo como nosotros, que se solucione la vida y la de sus muchos hijos en su propia libertad (hacer lo que me de la gana y que me mantengan).
    Está claro si no entendemos su vida ni ellos la nuestra, cada uno en su sitio y Dios en el de todos.
    Que yo sepa, en la postguerra poca ayuda recibimos y desde luego nunca nos mantuvo nadie; y no, no hemos cambiado hijos por un iphone, sino que hemos dado no solo comida, casa , estudios y vestido a nuestros hijos reduciendo su número, sino también comodidades y cierta seguridad vital, cosa en la que los paises subdesarrollados ni piensa ni intención tienen, tal vez porque no se lo han explicado en condiciones (los que van a ayudarles), o porque directamente se la trae sin cuidado lo que les digan o recomienden los blanquitos.
    Si después de años y años de ayudas, la pobreza sigue en parecido nivel, es que dar y dar, no funciona.

    05 noviembre 2014 | 10:30

  11. Dice ser Brisha

    En eso tienes razón, dar y dar no ayuda. Lo que se ha de hacer es no explotar las riquezas de países que no son el nuestro a toda costa para enriquecer a cuatro gatos.

    Pero no te equivoques, que de eso tenemos la culpa todos. O piensas que esas zapatillas que usas por cuatro pesetas y esa camiseta de a 6 euros las cosen aquí en España?

    Lo que es vergonzoso es que las multinacionales estén esquilmando países a su antojo y convirtiendo en esclavos a generaciones enteras para que unos pocos se llenen las barrigas de caviar. Tú y yo no, amigo, tú y yo somos esclavos de un sistema consumista que nos obliga a trabajar por un mísero sueldo para poder pagar las facturas de aquellos que viven demasiado bien en sus burbujas de cristal. Este sistema es tan perjucial para la humanidad que ya estamos sufriendo las consecuencias, y con el tiempo las notaran mucho más nuestros descendientes hasta el punto que un día no muy lejano sean ellos los pobres “negritos” que mastican hierba para no pasar hambre. Y entonces seran los franceses, o los ingleses, o vete tú a saber quién, los que digan eso de “que no tengan tantos hijos estos españolitos”…

    En fin, menuda educación os han dado para que siempre os apoyéis en la misma mierda de comentarios. Imagino que tenéis unos trabajos de puta madre y ganáis un buen montón de dinero porque no es ni medio normal esa falta de empatía que gastáis.

    05 noviembre 2014 | 11:23

  12. Dice ser espur

    La vida no es perfecta y no lo será nunca; yo no tengo la culpa de haber nacido en el denominado mundo desarrollado y soy feliz con lo que tengo y por supuesto procuro tener más y mejor, pero seguro puedo afirmar que tan feliz o menos que los indígenas del Amazonas que viven en unas condiciones totalmente distintas a las mías (para mi peores).
    Tal vez hemos metido mucha mano y también mucho la pata, intentando cambiar la realidad de otros tantos paises “subdesarrollados” ,en lugar de enseñarles a vivir en y de su realidad y por supuesto y principal, enseñándoles a controlar su natalidad.
    Por no decir que de barrigones ostentosos y esclavistas están llenos esos lugares, siendo de sus propias etnias (tal vez es lo que realmente les hemos enseñado tanto darles)

    05 noviembre 2014 | 13:17

  13. Dice ser Decoracion

    Qué falta de empatía

    10 noviembre 2014 | 21:06

  14. Dice ser espur

    Yo empatía la que quieras, cuando me demuestren que trabajan y sus dirigentes no roban.
    Empatía toda, dinero ni un euro, ya lo ponen los Estados con los impuestos que pagamos, y si no es suficiente que espabilen como se ha dicho, lo de ayudar por los siglos de los siglos, como que no.
    Empatía solucionando posibles problemas de la protagonista de la historia: dadla preservativos y enseñarla a usarlos.

    11 noviembre 2014 | 10:25

Los comentarios están cerrados.