El Blog Solidario El Blog Solidario

Por aquí han pasado cooperantes de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN
Internacional, Farmamundi, Amigos de Sierra
Leona, Sonrisas de Bombay y Arquitectura sin Fronteras.

Día Mundial contra la Trata: el trabajo para lograr que los niños víctimas de trata recuperen sus vidas

Por Sarah Ferguson, UNICEF Estados Unidos

Ocurre en todo el mundo. Atraídos por la perspectiva de un trabajo estable que les ayudaría a alimentar a sus empobrecidas familias, los niños cruzan fronteras solos, y así se convierten en presa fácil para traficantes y secuestradores.

“Pensaba que si iba a Arabia Saudí podría ayudar a mi madre y a mis tres hermanos”, cuenta Berhan, de 17 años, que dejó su casa de Tigray (región del norte de Etiopía). Su plan era atravesar Yibuti y Yemen hacia Arabia Saudí, donde, según se rumoreaba, había muchos trabajos.

Pero Berhan fue secuestrado y hecho prisionero por los traficantes en Yemen. “Cuando nos capturaron éramos 115 en una habitación pequeña”, recuerda. “Nos daban dos rebanadas de pan al día y un poco de agua”.

Día Mundial contra la Trata: el trabajo para lograr que los niños víctimas de trata recuperen sus vidas

Berhan Berhe, de 17 años, es un migrante vulnerable. Su sueño era ayudar a su madre y hermanas, pero fue víctima de trata. Ahora ha logrado volver a su pais, Etiopía, donde espera encontrar un futuro mejor. / © UNICEF/UNI320535/Tesfaye

Cinco meses después, cuando les quedó claro que nadie podría pagar su rescate, los traficantes le liberaron. Finalmente llegó a Arabia Saudí, donde las autoridades le tuvieron un mes detenido, para finalmente deportarle a Etiopía. Durante una cuarentena obligatoria de 14 días en la Universidad de Adís Abeba, Berhan y otros menores no acompañados retornados conocieron a varios trabajadores sociales. Estos los registraron y evaluaron, y luego se aseguraron de que los niños recibían los servicios que necesitaban.

“Sienta bien ayudar a los demás, especialmente sin son niños”, dice Tiresew Getachew, trabajadora social en Adís Abeba. “Pero no somos muchos, y es un trabajo lleno de obstáculos. Yo no pregunto directamente qué les ocurrió. Me tomo mi tempo para ganarme su confianza y que puedan hablarme con libertad”.

El aumento del número de retornados en los últimos meses ha puesto al límite el sistema sanitario y otros servicios locales. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y UNICEF están dando apoyo al gobierno para garantizar que los jóvenes retornados acceden a los servicios que necesitan, así como la reunificación con sus familias y la reintegración en sus comunidades. Las dos agencias también les proporcionan jabón y otros artículos de higiene, de ocio, tiendas de campaña, ropa de cama y otros suministros no alimentarios esenciales.

“Cuando llegan tratamos de ponerles en habitaciones privadas y ver si tienen fiebre o síntomas del coronavirus”, explica el doctor Minhayel Tave. “Si los tienen, les trasladamos a una zona de aislamiento. Además de la COVID-19, buscamos otras enfermedades infecciosas a las que pueden haber estado expuestos durante su cautiverio”.

Berhan estaba en tercer grado cuando su padre murió. Dejó la escuela e hizo todo lo que pudo para cuidar a su madre y sus hermanas, pero las oportunidades de trabajo eran limitadas. Confió en un intermediario que le prometió que le sacaría del país y le llevaría a Arabia Saudí. Ahora se siente aliviado por estar de vuelta en Etiopía, y está deseando ver a su madre y sus hermanas de nuevo. “He visto los peligros y no quiero volver”, cuenta. “Pero espero encontrar trabajo ahora que he vuelto a casa, y ser capaz de ayudara a mi familia”.

UNICEF trabaja con sus aliados para proteger a los niños vulnerables frente a la explotación en todo el mundo.

Los comentarios están cerrados.