BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Por aquí han pasado cooperantes de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN
Internacional, Farmamundi, Amigos de Sierra
Leona y Arquitectura sin Fronteras.

Haití: Diario fugaz (1)

Por Ricardo Rodríguez Cid (médico, equipo de emergencias de MSF en Puerto Príncipe)

Acabo de regresar de Haití, pero recuerdo bien la que resultaría ser, aunque entonces no lo sabía, mi última guardia de 24 horas en el Hospital Choscal de Cité Soleil. Habían pasado más de dos semanas desde aquel fatídico día en el que el mundo se quedó mudo ante la tragedia, el día que sumergió a Puerto Príncipe en la oscuridad más absoluta y cientos de miles de personas lo perdieron todo.

¿Doscientos mil muertos? ¿Cientos de miles de heridos? No lo sé. Esas son las frías cifras oficiales pero, desde mi llegada pocos días después del terremoto, no hice más que contar, muertos, heridos y personas desesperadas, sumidas en la tristeza y el dolor, ese que no es sólo físico, sino que se siente al perder a tus seres queridos. El dolor por vivir en un país sin futuro ni esperanzas.

Aún puedo sentir a flor de piel la frustración de los primeros días, cuando nos faltaban materiales y medicamentos porque nuestros aviones no conseguían permisos de aterrizaje en el aeropuerto de Puerto Príncipe, mientras otros aparatos sobrevolaban sin cesar el hospital; volaban tan bajo que podíamos ver claramente los distintivos que indicaban su procedencia. Bajo ese atronador ruido, casi sin vendas, morfina ni materiales quirúrgicos, trabajábamos con rabia y esperanzas.

Rabia por no tener a mano los tratamientos y materiales que nuestros aviones nos traían y que a buen seguro habrían salvado la vida de aquellos pacientes que murieron por no disponer de ellos; esperanzas porque es la esperanza lo último que se pierde y porque era lo único que teníamos para enfrentarnos a esa situación. Esperanzas también de que nuestros materiales finalmente llegaran, y esperanzas de un futuro mejor para nuestros pacientes y el resto de la población de Haití… pero eso me temo que no podemos saber si llegará algún día.

Amputaciones, fracturas abiertas, traumatismos craneoencefálicos, fracasos renales causados por el síndrome de aplastamiento, infecciones, quemaduras… un dolor inmenso… Niños, ancianos, embarazadas…y también huérfanos, muchos huérfanos. Gente que ha perdido a su familia y a sus amigos… y todo rodeado de escombros, porque aquí pocas cosas quedan aún en pie. Esa era la visión del día a día.

Pasaban los días, momentos eternos que hoy parecen fugaces. Todo lo que hacíamos parecía una gota de agua en un inmenso océano. Los coordinadores comenzaron a hablar de la conveniencia de que algunos de los que llegamos en los primeros equipos nos volviéramos a casa. Llegaban reemplazos. Muchos regresaremos a Haití en breve, al menos ese es nuestro deseo, pues todo lo que se haga es poco. Así que me consolaba saber que, pase lo que pase, aunque algunos nos fuéramos, otros compañeros se quedaban y otros más iban a llegar.

Por mi mente, como todas las noches antes de dormirme, aquel día ví pasar de nuevo el caos y la confusión de los primeros días, los pacientes, los casos más difíciles, los equipos de cirugía trabajando las 24 horas sin interrupción, el importante trabajo que llevan a cabo los equipos de agua y saneamiento…. y entre todo ello, un sinfín de caras, sensaciones y situaciones que dan vueltas y vueltas

Me acosté sabiendo que en pocas horas me informarían de cómo realizar mi viaje de vuelta. No estaba contento; algo de mí se iba a quedar allí.

___________

Foto superior: Astride Louissaint, de 25 años de edad. “No hemos encontrado a mi madre, pero siento que ha muerto. Después de tantos días, ya no tengo ninguna esperanza de encontrarla con vida”.

Foto inferior: Madre e hija perdieron su casa en el terremoto.

(Ambas Hospital Martissant de MSF en Puerto Príncipe. © Julie Remy)

12 comentarios

  1. Dice ser jORGE

    Debe ser duro irse y dejas atras a los pacientes para estos médicos, seguro que volveran muchos con vuestra ONG porque os necesitan alli.Animo y muy buena labor la de los medicos sin fronteras.

    10 febrero 2010 | 17:13

  2. Dice ser porlajeta güeb

    Situación terrible la de ese pais y lo peor es que está empezando a desaparecer del candelero… no nos podemos permitir olvidarloshttp://www.porlajeta.es

    10 febrero 2010 | 18:17

  3. Dice ser maria gomez

    Mucho ánimo en la magnifica labor que está llevando a cabo MSF en Haití. Y muchas gracias por acercarnos a la realidad de estas personas que tanto sufren. Me ha gustado mucho el artículo, enhorabuena!!

    10 febrero 2010 | 18:38

  4. Dice ser elena

    No podemos olvidarnos de lo que está pasando allí… y testimonios como este nos ayuda a recordarlo.

    10 febrero 2010 | 19:04

  5. Dice ser antonio larrosa

    Yo creo que los españoles nos hemos comportado muy solidariamente, pues a pesar de la terrible crisis en la que nos esta metiendo este, somos el cuarto pais que más ha aportado.Clica sobre mi nombre

    10 febrero 2010 | 19:39

  6. Dice ser carlos contreras

    Perdona nightfall xo tu escrto está fuera de lugar, o yo no lo entiendo. Buenas noches lector@s y animo a los equipos de salud primaria de medicos sin fronteras. buen trabajo chicos. sabeis? mi hijo pequeño, 7 años ha roto su hucha porque la profesora le ha hablado de medicos sin fronteras y de los niños de haiti y quiere dar sus ahorros para esos niños y que los medicos los curen. m ha emocionado, mas aun despues de ver tantos crios sufriendo en el terremoto.

    11 febrero 2010 | 05:03

  7. Dice ser Jorge

    Muy buena labor las los cooperantes de msf, he leido en sus páginas que son cientos los que curran en haiti y no solo, miles en todo el mundo en paises pobres y necesitados

    11 febrero 2010 | 12:18

  8. Dice ser el balin

    ultimamente salen noticias que hablaban de que no se trata de un terremoto si no se trata de un nuevo arma de usa, y claro se ve el control militar de usa de manera tropiada las ayudas humanitarias

    11 febrero 2010 | 12:52

  9. Dice ser george

    ¿Cuantos medicos de la organización quedan allí? ¿Cuantos medicos formas MSF?. Los enfermeros y las enfermeras, ¿son también MSF o se llaman de otra forma?. Estais haciendo un labor muy cristiana, ayudando a tantas gentes de bien que han sufrido, y no pedís nada a cambio. Enhorabuena

    12 febrero 2010 | 05:07

  10. Dice ser leon cordoba

    “NUESTRAS VIDADS SON CAMINOS QUE HN DE ACABAR EN EL MAR QUE ES EL MORIR,ALLÍ VAN LOS SEÑORIOS, ALLÍ LOS RIOS MAS GRANDES Y LOS MAS CHICOS” está claro que el final de todos es moris, pero que injustas vidas toca vivir a unos u otros dependiendo de donde naces.a 1 mes del terremoto, toda mi solidaridad por el pueblo de haiti.

    12 febrero 2010 | 11:54

  11. Dice ser Alex

    Creo que conozco al médico, a ricardo, me parece que hicimos juntos hasta segundo de B.U.P. Me alegro de saber que estás con médicos sin fronteras. Ya entoces decía que queria ser médico. Un abrazo mio y de Luisa, que también estaba en clase con nosotros. ¿Te acuerdas?. Te buscaré en facebook.

    14 febrero 2010 | 17:48

  12. Dice ser Carlos

    George,Actualmente la organización tiene a casi 2.000 personas trabajando en más de 20 lugares de Haití y ya antes del terremoto había unos 800. Médicos Sin Fronteras es una organización muy grande que trabaja en más de 65 países en todo el mundo y obviamente no se compone sólo de médicos. También hay otros muchos perfiles de trabajadores, como por ejemplo los enfermeros y enfermeras, los logistas, los técnicos de agua y saneamiento, los financieros o los coordinadores de proyecto. Es un trabajo de equipo.

    18 febrero 2010 | 11:21

Los comentarios están cerrados.