BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘FC Barcelona’

Gran sanción al Barça por pitar el himno de España… hace 93 años

Pitada al himno en la final de Copa de 2017. (GTRES)

Pitada al himno en la final de Copa de 2017 entre el Barça y el Alavés. (GTRES)

Ocurrió el 14 de junio de 1925. Ese día y ese año, el FC Barcelona fue sancionado por haber pitado el himno de España con seis meses de suspensión y el cierre de su campo (en aquel momento El Camp de Les Corts). Un Barça campeón de la Copa de España y Copa de Catalunya jugaba contra el humilde CE Júpiter (campeón de la Segunda catalana y de Segunda División Española). Ambos clubes se enfrentaban por ser los campeones de la autonomía catalana. Un partido amistoso que se torció.

A pesar de los festejos, el partido se celebró con gran controversia. El Barça ganó 3-0 con goles de Sagi, Alcántara y Martí, ante más de 14.000 espectadores. Gran afluencia de público que, además de animar a sus equipos, silbaron con fuerza el himno nacional. Y no solo eso, ovacionaron el himno del Reino Unido, el God Save The Queen. Ya de aquella parecía haber aficionados independentistas.

España estaba en aquel momento bajo la dictadura del general Primo de Rivera, que, tras enterarse de lo sucedido, forzó el cierre de Les Corts durante seis meses, aunque más tarde la sanción se quedó en tres. Una sanción estratosférica que no ha servido para mucho porque, en el actual Camp Nou se sigue (y seguirá) pitando el himno de España. Y no solo ahí, también en todos los estadios en los que juegue el Barça, sobre todo si se trata de la Copa del Rey.

Lo veremos este sábado en la final ante el Sevilla de esta competición copera en el el Wanda Metropolitano. Y… ¿recibirá el club azulgrana alguna sanción por pitar el himno? Previsiblemente no. Porque ahora, gracias a dios, existe la libertad de expresión.

¿Cómo defender que Messi es el mejor de la historia después de otro fracaso en Champions?

Leo Messi

Leo Messi (EFE).

Está el mundo del fútbol convulsionado por un árbitraje, y ello ha tapado un tema que merece un repaso más pausado unos días después. ¿Cómo es posible que el equipo de Messi haya perdido otra vez en cuartos de final de LA COMPETICIÓN, la Champions?

Vamos al lío. Leo es, por sensaciones, el mejor del mundo. Nadie puede hacer lo que él. En términos globales, Cristiano le iguala en definición, en gol, pero en generación está a años luz, más ahora con la edad. Y muchos, muchísimos, consideran que el argentino es ya el mejor de la historia.

Ahora, hay un PERO, y con mayúsculas. ¿Se imaginan que Jordan hubiera caído un año tras otro ante rivales menores? Que a Michael le hubieran derrotado los Knicks de Ewing, los Suns de Barkley, los Jazz de Malone y Stockton o incluso los Cavs de Mark Price en los años de plenitud de Sir Air? O que Bolt perdiera la final olímpica varias veces ante Gatlin o Asafa Powell. O a Federer eliminado una vez tras otra por David Ferrer o Davydenko en Grand Slams.

Mientras, su gran rival coetáneo, Cristiano, mete 10 goles de cuartos a la final el año pasado. Y este va camino de algo similar. Hasta se disfraza de Oliver Atom y mete un gol de chilena que creíamos era exclusiva de los dibujos animados.

Cuando el Barça gana, la gloria es de Messi. Y cuando pierde, y son demasiadas veces ya, nadie le señala, la culpa es de los demás, de sus compañeros.

Ser el mejor de la historia implica también ser el mejor en el clutch, meter el gol de tu vida a Inglaterra en un Mundial, no al Getafe en la Copa. Y si Messi no lo hace, si en la Copa del Mundo no tiene una actuación legendaria, su lugar en la historia será de privilegio, pero nunca ocupará el podio ni mirará por encima del hombre a los Maradona, Pelé o Di Stéfano. Lo de Cristiano lo dejamos para otro día.

¿Ha tirado el Barça la temporada a la basura?

Un partido desastroso. Un partido perdido. Una eliminatoria que estaba de cara. Una eliminatoria perdida. El encuentro ante la Roma hoy en la vuelta de Champions ha sido el peor que ha jugado el Barça en lo que va de temporada. Y no solo eso. No recuerdo un partido tan fatídico de los culés en muchos, pero que muchos meses. Creo que no lo ha habido, al menos no de tanta repercusión. Y no solo por el juego (que también), sino porque no han sabido mantener a favor un marcador que habían encarrilado en el Camp Nou (1-4) y tampoco reaccionar a los goles del contrario.

Un contrario que no era ni el City de Pep Guardiola (otro de los mejores de Europa, pero también eliminado hoy) ni el Bayern, ni Real Madrid. Era la Roma: cuarto en la clasificación de la Serie A y el rival más asequible de todo el bombo de Champions. Todos nos antojábamos felices cuando salió su nombre en el papelito, pero ahora todos lloramos (en sentido figurado). Por tercer año consecutivo, esta vez en manos de Ernesto Valverde, el Barça se despide por tercer año consecutivo de la competición europea. Tres veces. Tres desastres.

Messi, desaparecido ante la Roma. EFE

Messi, desaparecido ante la Roma. EFE

¿Los motivos? Podrían ser muchos: la desaparición de Messi; el desacierto de Iniesta; la alineación de Semedo, que ha dejado mucho que desear en todo el partido… Es más, solo se salvarían Ter Stegen y Piqué. Y eso dice mucho. Los azulgrana solo han podido defenderse de los italianos. No han atacado, no han mantenido la pelota más de 10 pases seguidos en sus pies y, por tanto, no han sabido jugar.

Pero ahora me pregunto yo. Es hora de hacer balance. Con esta eliminación en la competición europea, y la más preciada de las disputadas, ¿ha tirado el Barça la temporada a la basura? Mi respuesta en este momento es ambigua. La temporada ha sido larga y todavía queda mucho por competir y mucho por ganar. Solo ha sido un partido, aunque sí que es verdad que de los más decisivos del año. El Barça tiene más de media Liga en el bolsillo y disputa el 21 de abril la final de Copa del Rey. Sin embargo, sí que es verdad que este ha sido un palo duro para los de Valverde. Todo pintaba bien. Muchos apuntábamos a un posible triplete, que ahora se ha diluido.

Solo queda reflexionar, aprender de los errores y saber que sin Messi y su magia, el Barça también debe ser grande en Europa. Algo que, ahora mismo, muchos ponemos en duda y que Valverde tiene que solucionar. ¿Cómo? Ese ya es su cometido.

Seis retos que le quedan a un Barça de récord

Tras alcanzar el sábado a la Real Sociedad con la cifra récord de 38 partidos consecutivos sin perder, el Barça de Ernesto Valverde busca más retos. La Liga está casi sentenciada: por ahora lleva 24 victorias y 7 empates. Está a once puntos del Altético de Madrid y a 15 del Real Madrid. Tiene a Leo Messi como Pichichi de la Liga y a Ter Stegen al acecho del Zamora, que ahora está en manos de Oblak. Una competición propicia para batir más récords e incluso ganar otro triplete (o sextete). Estas serían las opciones:

1. Ganar la Liga sin perder. Es algo que lograron el Atlético de Madrid (1929-30) y el Real Madrid (1931-32) cuando el campeonato nacional solo contaba con 18 jornadas. El Barça puede ser el siguiente, alzándose con su vigesimoquinta Liga; la séptima en la última década. El pasado sábado ya igualó el récord de partidos sin perder que ostentaba la Real Sociedad: 38 (31 de esta temporada y siete de la anterior). En su mano está superarlo el próximo sábado 14 de marzo en el Camp Nou ante el Valencia (16.15 horas).

2. Superar los 100 puntos. Lo consiguieron en su día Tito Vilanova (con el Barça en la temporada 2012-13) y Mourinho (con el Madrid un año antes) y el equipo de Valverde podría solo igualarlo. Eso sí, tendría que ganar los siete partidos que le quedan por delante. Ahora tiene 79 puntos y se colocaría con 100 puntos en total.

Jordi Alba y Leo Messi celebral un gol del argentino. EFEJordi Alba y Leo Messi celebral un gol del argentino. EFE

Jordi Alba y Leo Messi celebra un gol del argentino ante el Leganés en Liga. EFE

3. Récord de goles. Es uno de los retos más complicados. El Barça ha batido la portería contraria en 79 ocasiones, con un promedio de 2,55 goles por partido. Es una buena marca, pero está lejos del récord que alcanzó el Real Madrid de Mourinho en la temporada 2011-12, cuando el conjunto blanco marcó 121 tantos. Le quedan 42 goles por marcar y solo siete partidos… debería marcar una media de seis por encuentro. Si lo consigue sería algo sobrenatural.

4. Cinco pichichis. Leo Messi es el actual Pichichi de la Liga con 29 goles marcados, muy por delante de sus perseguidores: Cristiano Ronaldo (23), Luis Suárez (22), Iago Aspas (19) y Antoine Griezmann (18). Se antoja que terminará la temporada como el que más goles ha marcado en la competición nacional y, con ello, conseguirá su quinto pichichi. Una marca que solo consiguieron en Primera División El Brujo Quini, Alfredo Di Stéfano y Hugo Sánchez. Su próximo objetivo: igualar la marca de Telmo Zarra, el máximo goleador de la historia del pichichi, con seis.

5. Menos goles recibidos. El que fuera portero del Deportivo de la Coruña en la temporada 1993-94, Paco Liaño, recibió 18 goles en las 38 jornadas de liga. Un récord que, hasta el momento, nadie ha podido superar. Pero Ter Stegen, a la caza de Oblak por el Zamora, ha encajado solo un gol más que él en Liga: 16 en 31 partidos. Y, si logra mantener la portería a cero en la mayoría de los encuentros que queda, el récord de Liaño podría olvidarse.

6. Lograr otro triplete. El Barça es el único equipo europeo que ha logrado la triple corona (Copa, Liga y Champions League) dos veces: Temporadas 2008/09 y 2014/15. Y podría ser el que lo logre una tercera. Está vivo en todas las competiciones: La liga está casi sentenciada, disputa la final de Copa del Rey el 21 de abril en el Wanda contra el Sevilla y tiene ya un pie dentro de semifinales de Champions: solo le falta el partido de mañana ante la Roma.

Ter Stegen tendrá que superar su ridículo ante la Roma en Champions

El alemán Marc-André Ter Stegen, portero titularísimo del Barça, compite con Oblak (a solo un gol de diferencia) por el Zamora de la Liga, solo ha encajado dos goles en contra en Champions y pasa por una de sus mejores etapas profesionales. Pero hoy vuelve a enfrentarse a uno de sus mayores verdugos en competición europea: la AS Roma de Alessandro Florenzi. Y es que el conjunto italiano, en concreto su lateral, puso en ridículo al guardameta en su anterior enfrentamiento.

Ter Stegen en un entrenamiento con el FCB. (EFE)

Ter Stegen en un entrenamiento con el FCB. (EFE)

Ocurrió en la fase de grupos de la Champions de la temporada 2015/2016. En concreto, el 16 de septiembre de ese año. El cuadro catalán, dirigido en aquel momento por Luis Enrique, visitó la capital italiana con el objetivo de sumar tres puntos en el Grupo E. Luis Suárez adelantó a los culés, pero después Ter Stegen acaparó todos los flashes por un descuido.

El trance del juego estaba sucediéndose en la portería contraria y el futbolista alemán aprovechó para avanzar varios metros en el terreno de juego. Un avance que le costó un gol y la pérdida de dos puntos a su equipo. Mientras Ter Stegen iba ‘a por uvas’, Alessandro Florenzi arrancó desde su propio campo y cuando pasó de la mitad, mandó un potente disparo al fondo de la red.

Hoy miércoles, 4 de abril, el Barça volverá a recibir a la Roma. Desde aquella ocasión no se enfrentan. Y Ter Stegen tendrá que superar su ridículo anterior y demostrar por qué es uno de los mejores porteros, de los que mejores datos registra de toda Europa: solo 15 goles encajados en las 30 jornadas disputadas de Liga.

El objetivo del Barcelona al disputar la ida de cuartos en el Camp Nou es dejar la portería a cero. Que la Roma no marque goles que le puedan servir para pasar a la siguiente fase ya que, recordemos, los goles en campo contrario valen más. Y que Ter Stegen se redima.

Las opciones de Iniesta: ¿mejor irse o quedarse en el Barça?

Muchas son las dudas que acechan a Andrés Iniesta de cara a su futuro profesional. El futbolista de Fuentealbilla tiene ya 33 años, en mayo hace 34, una edad propicia para una ‘reitrada gloriosa‘. Sin embargo, los culés todavía no nos hacemos a la idea de que se vaya del Barça. Y seguramente a él también le cueste dios y ayuda tomar esa decisión que le desvincularía del club con el que tiene un contrato vitalicio. ¿Qué opciones tiene?

Iniesta, en un entrenamiento con el Barça. (EFE)

Iniesta, en un entrenamiento. (EFE)

Irse a otra liga europea: Seguramente sea, de todas las que podría barajar, la que menos oportunidades tenga. Y no será por falta de equipos que lo quieran en sus filas (tanto en la Premier como en el Calcio, la Bundesliga…), sino porque en realidad en ninguno de ellos tendría unas condiciones mejores que el FC Barcelona. Y la Ciudad Condal ya es su casa y la de su familia.

Irse a China: El mercado chino mueve miles de millones, muchos más que cualquier europeo y una retirada allí significaría acumular todavía un colchón mayor de dinero del que ya tiene para el futuro. Para asegurarse una jubilación por todo lo alto, sin ningún tipo de problemas económicos. También Iniesta es un ídolo de masas en el país oriental. China es además el país donde más se exportan los vinos de la Bodega Iniesta tras superar a Japón. Si se va allí le ofrecerán millones y negocio. Y seguiría los pasos de otros futbolistas de su quinta como Mascherano (ahora en el Habei China Fortune tras dejar el Barça). Tendría que incorporarse cuanto antes ya que el torneo comienza en marzo y acaba en noviembre.

Irse a Qatar: Uno de sus mejores compañeros sobre el terreno de juego con el Barça y con la Selección Española, Xavi Hernández, se marchó a Qatar con 35 años. Solo uno más que Iniesta. Y allí sigue, en el Al-Sadd. Otro que debería haber sido vitalicio en el club azulgrana y que le podría animar para que se decidiese finalmente por esta opción. También es una liga que mueve muchos millones, aunque es cierto que no supera a la China.

Irse a Estados Unidos: Podría ser otro de los destinos que el centrocampista culé baraje entre sus opciones. Allí la temporada la comenzaría en enero y podría disfrutar de unas buenas vacaciones si se decide antes del Mundial de Rusia de este verano.

Quedarse en el Barça:Llegó con 14 años del Albacete Balompié. El Barça el club de su vida, el que le vio crecer y el que lo formó como futbolista. Desde la Masia a la gloria. Una gloria que le ha llevado a ganar ocho Ligas, siete Supercopas de España, cinco Copas del Rey, tres Supercopas de Europa, tres Mundialitos de Clubes y cuatro Champions con el FC Barcelona. 30 títulos con el Barça que hacen que sea el jugador que más ostenta, junto con Leo Messi. Una pieza indispensable, por ahora. Pero la ambición del manchego es clara y no quiere ser una pieza discutible para Ernesto Valverde. Los años pasan y su carrera está en la recta final.

Los aficionados del Barça no queremos que se vaya. Iniesta es vitalicio. En el club y en nuestros corazones. El último en sumarse a la campaña ‘Iniesta quédate’ del Camp Nou fue Arthur que aseguró que su deseo es “llegar al Barcelona y poder jugar al lado de Iniesta”. Pero la decisión es solo suya. Pronto despejaremos dudas porque el pasado miércoles en la zona mixta del Camp Nou tras el Barça-Chelsea de Champions aseguró:

“Hay dos opciones: seguir o irse. Tomaré una decisión antes del 30 de abril”.

Tendremos que esperar para conocerla. Comienza la cuenta atrás. Solo queda un mes y 9 días.

Yo vi jugar a Leo Messi

Sí, yo vi jugar a Leo Messi. Se lo diremos a nuestros hijos, nietos o biznietos. Yo como culé y tú como aficionado al fútbol que estás leyendo esto. Todos alardearemos alguna vez de ello. Todos. Porque no hay quien no se rinda a este dios del balón. Hace lo que quiere, cuando quiere, con quien quiere y como quiere sobre el terreno de juego. No hay forma de pararlo: ni con estrategias de marcaje al hombre ni con faltas malintencionadas. Nada puede parar a este extraterrestre.

De falta, de cabeza, desde fuera del área, en el uno contra uno, con caños al portero… tiene goles de todos los colores. Y hoy ha sido decisivo en el partido ante el Chelsea. Ha alzado al Barça a otros cuartos de Champions. Lo ha metido entre los 11 mejores equipos de Europa y hace que le tiemblen las piernas a cualquiera que sea el próximo rival. Lo veremos en el sorteo del viernes.

Messi, ante el Chelsea.

Messi, ante el Chelsea. (EFE)

Ha marcado un doblete y anotado su gol 100 en esta competición europea con el equipo azulgrana. Y también ha dado una genial asistencia. Tiene una vista prodigiosa para jugar al balón, para dar pases y para rematarlos.

Da igual quien le acompañe en la delantera, si Dembèlè, Suárez o Alcácer… incluso me puedo remontar al pasado con Neymar, Pedrito, Alexis…. Tiene 30 años y ya ha hecho historia en el fútbol. ¿Qué más podemos esperar de él? Pues yo creo que nada, no se le puede pedir mucho más a un jugador de sus características. Su palmarés con el FC Barcelona lo avala. Y su palmarés individual también. Lo único que le queda es sacarse la espinita con la Selección Argentina en el próximo mundial de Rusia. Algo que seguro le reconcome por dentro.Y, por dios, yo este mundial (a parte de con la roja) iré con la albiceleste.

Aquí les dejo uno de los dos goles del Barça-Chelsea de hoy. Para que se deleiten con el crack. Para que luego digan que Cristiano Ronaldo es mejor.

Por fin pitan un penalti en contra del Barça, ¡y no era!

Más de dos años después un árbitro ha dictaminado que ha habido penalti en contra del Barça en Liga. Desde el 14 de febrero de 2016, cuando le tocó al Celta, ningún equipo se había visto en la tesitura de tener que lanzar un penalti ante un portero culé. Hasta hoy. Y las dudas sobre si Mateu Lahoz debía pitar o no la pena máxima en el Las Palmas-Barça son muchas.

El colegiado Mateu Lahoz en el partido. (EFE)

El colegiado Mateu Lahoz en el partido. (EFE)

Tantas que he visto la jugada repetida tres veces y todavía no entiendo la decisión del árbitro. Ni yo ni mucha, pero que muchísima gente. ¿Qué ha visto dentro del área Mateu Lahoz? ¿Un supuesto agarrón de Sergi Roberto a Aguirregaray? ¿Una mano involuntaria de Digne, que apenas roza el balón ni desvía su trayectoria? Pues ninguna de las dos cosas son apreciables. Por tanto, a mi forma de ver el fútbol, no existe penalti.

En el caso de que sea penalti por agarrón, la supuesta jugada retransmitida por televisión y a cámara lenta es tan inapreciable que el ojo humano en directo lo apreciará aún menos. Y, si no se aprecia lo suficiente, es que el contacto es mínimo. No lo digo yo, lo dice toda lógica.

Respecto a la segunda posibilidad vamos a consultar fuentes oficiales de la RFEF:

¿Qué dice el reglamento sobre las manos dentro del área?

“Se concederá asimismo un tiro libre directo si un jugador  toca el balón deliberadamente con las manos o brazos (excepto el guardameta dentro de su propio área). Se deberá tener en cuenta lo siguiente:

  • El movimiento de la mano hacia el balón (no del balón hacia la mano)
  • La distancia entre el adversario y el balón (balón que llega de forma inesperada)
  • La posición de la mano no presupone necesariamente una infracción
  • Tocar el balón con un objeto sujetado con la mano (como una prenda, espinillera, etc.) se considera una infracción
  • Golpear el balón con un objeto lanzado (una bota, espinillera, etc.) se considera una infracción”

Vale, una vez consultado esto podríamos concluir que el único punto que (en caso de haber pitado penalti por manos) sería susceptible de crear dudas sería el segundo. Por la distancia que hay entre el jugador y el balón. Sin embargo, el balón es el que da en la mano de Digne y por tanto, la deliberación del azulgrana de parar la jugada es inexistente. Y tampoco influye en su trayectoria. Ustedes valoren…

Piqué da al Espanyol de su misma medicina

Gerard Piqué no dijo lo que dijo ni hizo lo que hizo en vano. Tenía un por qué: vengar los insultos que desde la grada de Cornellà-El Prat dirigen en cada derbi los aficionados del Espanyol a su mujer y a sus hijos. Comenzaron con una pancarta donde se podía leer “Shakira es de todos”, y siguieron con gritos como “Shakira es una puta”, “Milan muérete” o “Shakira tiene rabo, tu hijo es de Wakaso”. Y no fue una vez, fueron varias las ocasiones en las que muchos (seguro que no todos) de los hinchas pericos ofendieron a coro a la familia de Piqué. La última, este pasado domingo.

Gerard Piqué manda callar a los aficionados del Espanyol. (EFE)

Gerard Piqué manda callar a los aficionados del Espanyol. (EFE)

LaLiga ya multó la pasada temporada con 24.000 € al Espanyol. El equipo pagó la sanción. Pero ¿de qué sirvió si su afición sigue faltando el respeto del contrario? Eso mismo se preguntará Piqué, que harto de que se metan con su familia, se ha tomado la justicia por su mano. Una justicia que ha fallado y que ha pasado por alto muchas de las ofensas de la grada. Piqué no hace más que defender a los suyos, una y otra vez, como haríamos cualquiera.

Se ha jugado que el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) le abriera un expediente y que le critiquen más de lo que ya lo hacían. Y es que prefiere ser él quien esté en ojo del huracán, no sus hijos ni su mujer. Por eso el domingo el central culé hizo un gesto para mandar callar a los pericos (como ya hicieron muchos jugadores en otros estadios). Por eso dijo que “el Espanyol está desarraigado”. Porque intenta lograr que, al menos, se pongan en su lugar con su misma medicina.

Cualquier cosa es un insulto para la RFEF si lo dice un jugador del Barça

Pues parece ser que ahora ser de Cornellá de Llobregat es un insulto. O, al menos, así lo ha considerado el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), según varios medios. Este organismo ha abierto expediente a Gerard Pique por decir que el Espanyol “es de Cornellá”. Y ya me dirán ustedes qué tiene de malo pertenecer a este municipio… Pobres los que vivan allí, que ahora tendrán que sentirse avergonzados.

Otra opción es que, como las palabras de Piqué siempre causan revuelo por su tono irónico, hay que censurarlas. El central del Barça dijo en dos ocasiones “el Espanyol de Cornellá” en zona mixta tras el derbi copero catalán. Es como si dices ‘el Real Madrid de Chamartín’; o ni eso porque Chamartín es distrito, aunque (incluso teniendo más motivos) no creo que los madridistas se sintieran menospreciados.

Sergio Busquets y Gerard Piqué celebran un gol. (EFE)

Sergio Busquets y Gerard Piqué celebran un gol. (EFE)

Pero que el Espanyol es de Cornellá es una verdad como un piano de grande. Al menos su estadio (cuyo propio nombre lleva incluido el del municipio) se encuentra localizado allí. Así lo explicó después Piqué: “El Espanyol está en Cornellà, es una obviedad”. Es Barcelona como dijo después Valverde sí, pero también es Cornellá, pese a que el propio equipo no quiera reconocerlo. Y es que fue el Espanyol quien pidió a Antiviolencia que abriera una investigación por las palabras del central blaugrana. ¿Qué las palabras sentaron mal a los periquitos? Peor les sentaría quedar eliminados de la Copa del Rey ante uno de sus mayores rivales. Las aguas estaban revueltas y era lo único que podía ensombrecer la victoria culé.

Pero este culebrón con la RFEF no termina aquí. No ha sido la única censura que el organismo rector del fútbol en España ha hecho sobre un jugador del Barça. Y tampoco es la única hecha por palabras sobre el partido ante el Espanyol. El Comité también le ha abierto otro expediente a Sergio Busquets  por sus palabras tras el triunfo global del Barça.

Ellos lo celebraron como si hubieran pasado de ronda [a semis] tras ganar en la ida (1-0), pero las eliminatorias duran 180 minutos y les hemos demostrado que somos muy superiores.

¿Qué hay de malo en esta frase? Nada. Pero según el club de Cornellá —reitero— “generan claramente violencia e intolerancia“. Yo creo que deberían leerse cada una de las definiciones que aporta la RAE sobre estos términos y pensar seriamente sus decisiones. Porque ya no diferenciamos entre “actitud xenófoba”, ironía o simplemente opinión.