BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘FC Barcelona’

¿Y si Neymar no es un pesetero y lo que busca es la gloria sin la sombra de Messi?

Llamar pesetero a un jugador cuando deja un club es el camino fácil. El irracional. Por algo el fútbol es el deporte que despierta los instintos más bajos del ser humano, porque nos permite soltar de golpe lo primero que nos pasa por la cabeza.

Y en el caso de Neymar, lo que pasa por la cabeza del aficionado culé es llamarle mercenario. Repetir que es un pesetero. Dejar un club como el Barça, que se ha llevado tres Champions en ocho años (desde 2009) por el PSG, el eterno aspirante que no llega a nada pese a confeccionar millonarias plantillas año tras año no suena demasiado inteligente.

Pero puede haber en esa decisión una razón más allá del dinero. El futbolista, recordemos, es egoísta por naturaleza, y lo que quiere es la gloria individual, no la colectiva. Más aún en un jugador al que muchos llevan años señalando como el sucesor de Pelé. Solo hay que mirar sus números con Brasil.

¿Recuerdan la remontada ante el PSG? Es una de esas noches que permanecen durante años en la mente de los aficionados por lo simbólica que fue, nada menos que dar la vuelta a un 4-0. ¿Cuál es la imagen que ha quedado registrada en nuestras cabezas de ese momento inolvidable? La foto de Messi con el puño levantado, aclamado por la afición del Camp Nou.

Messi, siempre Messi. El gran protagonista de esa remontada fue Neymar. Marcó el cuarto gol con una impresionante falta a la escuadra a poco del final, y forzó el penalti que supuso el quinto, preámbulo de la remontada. El brasileño fue el héroe de esa remontada, pero solo con una foto, Leo le eclipsó. Con el tiempo, esa será la remontada de Messi.

Messi celebra el 6-1 ante el PSG.

Messi celebra el 6-1 ante el PSG.

Sí, vale, quizás peco de inocente. Soy de los que pienso que no hay ninguna diferencia entre cobrar 15 millones de euros al año o 25, que ante tales cifras, lo mejor es estar en un sitio en el que se está a gusto. Y Neymar lo estaba, pero con un grandísimo pero, el de la alargada sombra de Messi, que tiene pinta de que además seguirá muy presente durante los próximos cuatro o cinco años, o quizás más.

Ney se va a un proyecto del que va a ser el líder indiscutible, y si por un casual consigue que el PSG reine en Europa, el mérito será suyo, la gloria deportiva sería absoluta, nadie le eclipsará. Solo en otro equipo puede hacer frente al poder de Messi, y al de Cristiano. Le espera una bonita aventura, el fútbol mundial tiene un atractivo más. Que empiece ya la próxima Champions, por favor.

El gran ridículo de Piqué y su “se queda” en el caso Neymar

Se cree el presidente del Barça, y aunque es probable que lo sea algún día, aún no lo es. Como se atreve con todo, también dio en su momento lecciones de periodismo. Anunció que crearía un medio “diferente, veraz, auténtico, de los jugadores”. No quería medios que lo hicieran todo “para obtener más clicks”.

Neymar y Piqué

Neymar y Piqué (TWITTER).

Muy poco después de su master class de periodismo, entró de lleno en la polémica Neymar. Como solo él sabe. Con un tuit que en minutos tenía miles de retuits. Se queda. Y punto. Palabra de Piqué.

Ese mismo día, todos los medios de comunicación iban (perdón, íbamos) con que Neymar estaba más cerca de irse que de quedarse, y un solo tuit del que se cree el que más manda en el Barça parecía echar por tierra todas las informaciones. Muchos se lo creyeron. No podía ser que lo dijera así, a la ligera. El futuro salvador del periodismo no podía estar dando una información falsa y sin fundamento, tenía que ponerlo por algo.

Apenas dos semanas después, Piqué queda totalmente desacreditado. Neymar dejará el Barça y su tuit, el que algunos citaron como el perfecto ejemplo de que una nueva era había llegado ya, queda como uno de los más ridículos de la historia. Deseoso estoy de leer ese nuevo medio de comunicación que creará.

¿Es mejor ganar 220 millones o que se quede Neymar?

El PSG podría pagar la cláusula de rescisión de contrato de Neymar, que ronda los 222 millones de euros. De ser así, el delantero brasileño podría marcharse antes de empezar la temporada. Y el Barça aumentaría el dinero de sus arcas para poder ampliar y mejorar la plantilla.

No parece, a priori, mala idea. Pero, la duda es: ¿en Barcelona prefieren que Neymar se quede o los millones? Hay opiniones para todos los gustos pero, bajo mi punto de vista, lo mejor es la continuidad del brasileño. Y os lo explico: Cuando el Barça tiene tantos millones para fichar, el resultado suele ser siempre el mismo: un desastre. Sí, no se cómo lo hacen pero, a diferencia de otros grandes clubes, desaprovechan los millones fichando a supuestas futuras estrellas que en vez de brillar, se estrellan (valga la redundancia).

Neymar, en un entrenamiento con el Barça en Miami. (EFE)

Neymar, en un entrenamiento con el Barça en Miami. (EFE)

El ejemplo más claro y cercano en el tiempo se dio el verano pasado. André Gomes, Denis Suárez, Paco Alcácer, Cillensen… Estos son solo algunos de los nombres de los fichajes frustrados de la temporada 2016-2017.

Tener millones para no saber dónde invertirlos es tontería pudiendo dejar en tu equipo a un jugador que, partido tras partido, mejora. Resuelve los encuentros con una calidad brillante y desata todos los elogios del público.

Si en Can Barça garantizaran el fichaje de alguien que vaya a ser decisivo y ayude al equipo a conseguir títulos —incluso por menos dinero—, no lo dudaría: Adiós Neymar. Pero mi confianza en que eso suceda es bastante baja, por no decir nula. Por eso es mejor que Ney se quede, ¿no creen? Sus compañeros lo quieren y Ernesto Valverde, aunque no se pronuncie, también.

Lo demostró Piqué con el “se queda” y lo dijo este viernes Rakitic: “Todos sabemos que es una parte muy importante lo que quiere decir siempre nuestra familia y nosotros queremos que se quede y por supuesto que note el cariño”.

Lo malo: Neymar pide más dinero y el Barça ya se ha gastado todo en la renovación de Messi (de esto hablaremos próximamente en otro post). Seguramente el club no le vaya a dar lo que quiere, pero es su labor pedir.

Como comenté anteriormente, ahora él es quien decide: tendrá que decidir entre ser el líder de un equipo sin estar a la sombra del mejor jugador del mundo o tener un papel secundario en otro con opción de ganar títulos, tanto individuales como en equipo.

La gran preocupación del Barça: ¿Se irá Neymar al PSG?

Neymar nunca fue objeto de mi devoción antes de que llegase a Barcelona. Y ahora no me imagino a un Barça sin él. Yo, sinceramente, no creo (ni quiero) que se vaya. Espero que todo lo que se dice no sea más que un rumor, como suele ocurrir. El club parisino debe olvidarse del brasileño. Ni Neymar quiere irse, ni el PSG puede fichar a un jugador de su calibre.

No es por falta de dinero, sino por el nivel del equipo. Neymar quiere ganar títulos (individuales y colectivos) y en París sus objetivos serían mucho más complicados que en Barcelona. Tiene contrato hasta 2021, ya está entrenando bajo las órdenes de Ernesto Valverde y su cláusula de compra no está al alcance de cualquier equipo.

Neymar prepara la nueva temporada a las órdenes de Valverde.

Neymar prepara la nueva temporada.

¿Que busca mayor gloria individual? Dudo que en un equipo como el París Saint Germain lo consiga. ¿Que se siente menospreciado en el Barça? ¿Que está a la sombra de Leo Messi? Mentira.

Tanto el argentino como el brasileño se tienen gran aprecio mutuo, incluso podría llegar a decir que tienen una relación de amistad. Y jugar en el mismo equipo que el mejor jugador del mundo no tiene por qué hacer que el resto se sienta inferior. Todo lo contrario: Leo hace mejores a sus compañeros.

Pero ya sabemos cómo va esto del mercado de fichajes: alguien lanza un rumor y todos los medios se hacen eco de ello. Además, las declaraciones de hace unos días del propio futbolista tampoco ayudaron.

“Quién sabe el día de mañana. Ahora estoy muy feliz, muy bien adaptado. Pero todo puede pasar, quién sabe”

Esto fue lo que dijo el delantero en una entrevista a un medio de su país. Y ahí comenzó el culebrón del verano para el Barça. Un culebrón que todos los culés esperamos que se quede en un rumor.

La barriga de Arda Turan revoluciona las redes sociales (y el mercado de fichajes)

Por primera vez en mucho tiempo Arda Turan es protagonista en las redes sociales. No porque haya marcado el golazo del siglo, ni porque haya dado el pase más impresionante ni por su espectacular estado de forma, más bien todo lo contrario. El turco ha atraído la atención mundial por sus kilos de más.

Lo ha hecho gracias una foto en la que el todavía (y por desgracia) futbolista del Barça aparece disfrutando de sus vacaciones en una playa. En ella destaca, sobre el resto de las cosas, su barriga. Una barriga poco habitual en un deportista de élite (dejando a un lado a Ronaldo o Ronaldinho en sus últimos años como futbolistas).

Arda Turan de vacaciones.

Arda Turan de vacaciones.

Muchos comentarios en tono jocoso, culés preocupados y hasta indignados con su escasa forma física. Eso es lo que se refeja en los comentarios de los usuarios de las redes sociales. También hay quien asegura que se trata de un fake y que podría ser un montaje con Photoshop (lo que no entendería sería el motivo del mismo).

En todo caso, las redes sociales están ‘calentitas’, pero también lo está la recta final del mercado de fichajes. Arda debería reincorporarse a las órdenes de Ernesto Valverde el próximo 12 de julio, cuando termine sus vacaciones si no llega ninguna oferta por él desde el extranjero. Y su estado físico actual, si se confirma que está bajo de forma, todavía complicaría más la salida del turco del equipo azulgrana. Porque… ¿quién quiere en su equipo a un jugador en baja forma y que además no goza de minutos ni protagonismo por su juego? Ya os lo digo yo: nadie.

Por eso, querido Arda, veo que estás pasando unas maravillosas vacaciones, pero te aconsejaría que te echases unas cuantas carreritas a primera hora de la mañana, que te unieses a la moda del running, antes de disfrutar de las comilonas. Por eso de “compensar” las calorías o las cervecitas consumidas… Sobre todo si quieres alargar un poco más tu carrera profesional sin devaluarte por completo.

Los jugadores del Alavés se indignan con la prensa de Barcelona

Una noticia publicada en un diario deportivo de Barcelona, el Sport, ha indignado a los jugadores y aficionados del Alavés. Y no es para menos, dicho medio ha publicado este miércoles una noticia en la que ya da por campeón de la Copa del Rey al Barcelona. Y sin haber jugado todavía la final contra el equipo vasco.

Captura de pantalla de la noticia publicada en el Sport.

Captura de pantalla de la noticia del Sport.

La noticia se titulaba: “Tres clásicos Barça-Real Madrid en pretemporada“. Esta contenía frases textuales como “El Real Madrid y el FC Barcelona vivirán tres clásicos en pretemporada y en teoría podría llegar a disputarse nueve en la temporada 2017/18” o “El partido de Miami precederá a los dos de la Supercopa de España en agosto”.

Cabe recordar que el Barça jugará un amistoso contra el máximo rival en agosto en Estados Unidos y solo disputará la Supercopa si gana la Copa del Rey. Esto el Sport no lo ha tenido en cuenta.

Ni concidionales como: “Si el Barça gana al Alavés, podría disputar tres clásicos en pretemporada”. Ni otros matices que darían a entender que hay un partido que será decisivo para que los tres encuentros se lleven a cabo. Nada. Por ello, los jugadores del equipo vasco han reaccionado poco después en las redes sociales. Estos han mostrado su máxima implicación para ganar su primera final de Copa de la historia al conjunto culé en el Vicente Calderón el próximo sábado.

Uno de ellos fue Ibai Gómez, que dio los buenos días en Twitter adjuntando una imagen de la noticia.


El texto fue eliminado poco después por el diario deportivo de su página web. “Error en la navegación. ¡Vaya lo sentimos! La página que buscas no existe o ha sido borrada del servidor”, se puede leer actualmente cuando pinchas en la url creada para el artículo. Horas después del error lanzaron otra publicación pidiendo disculpas por lo ocurrido.

Ernesto Valverde, el ilusionista del Barça

Si todo sigue el curso de los rumores, Ernesto Valverde firmará contrato con el Barça la próxima semana, unos días después de la final de Copa del Rey que enfrenta a los azulgrana con el Alavés en el Vicente Calderón, tras haber rescindido su contrato con el Athletic de Bilbao este martes.

Solo falta plasmar una firma en un papel y el Txingurri llegará con el objetivo de levantar los ánimos de una afición y de unos jugadores de capa caída, sin chispa y si esencia, después de  una temporada gris. Y nadie mejor que él para hacerlo sin repetir los errores anteriores.

Ernesto Valverde en rueda de prensa. (EFE)

Ernesto Valverde en rueda de prensa. (EFE)

Antes de que llegase Luis Enrique, Valverde ya estaba en el punto de mira de la directiva culé.  En aquel momento decidió seguir al frente del equipo que le formó como entrenador, el Athletic, convirtiéndolo en un fijo en posiciones europeas y alzándolo hasta conseguir entrar en Champions y conquistar la Supercopa de España. Pero, el entrenador vasco siempre ha mostrado su admiración por el Barça de puertas para fuera y ahora deberá hacerlo desde dentro y pensando en el bien del club.

Y repito, sin repetir errores. Sin confiar en quien no lo merece, sin buscar una estrella donde no la hay y sin sacrificar el ‘tiki-taka’ del equipo por uno sin juego desde donde nace, en el centro del campo. Hay que saber formar un equipo con lo que se tiene y ser un mago para lograrlo, pero también debe saber fichar a los que más le convengan. No postrar en un solo futbolista el peso del equipo y dosificar cuando se debe hacer a los titularísimos para dar oportunidad a los más ‘humildes’ (y si son de la Masía, mejor).

Debe saber manejar a sus jugadores, hacerles ver que él es quien decide, pero también debe tener la capacidad de hacer del club una piña que camine en la misma dirección. Tiene que saber transmitir la fé de su proyecto al equipo y así logrará que el entusiasmo y los ánimos aumenten, tanto en los jugadores como en la afición.

Yo ya estoy ilusionada con este nuevo proyecto, ¿y vosotros?

El objetivo del Barça: ganar la Liga para olvidar el desastre

Así estamos a falta de una jornada de Liga: empatados a puntos Barça y Madrid luchan por el título. Un título que hace poco más de tres meses los azulgranas veían muy lejos por culpa de una primera vuelta bochornosa con cinco empates y dos derrotas.

Pero las temporadas de los equipos grandes son así. Cuando menos te lo esperas caen ante el colista y un recién ascendido de Segunda División o ganan al líder y le adelantan en la clasificación… Un caos incomprensible para la mayoría de los aficionados al fútbol pero que ayuda a dar emoción y morbo a la Liga.

Los jugadores del Barça celebran un gol. (EFE)

Los jugadores del Barça celebran un gol. (EFE)

Tras dejarse 16 puntos por el camino hasta mediados de enero, los de Luis Enrique ahora rozan el título, un premio que haría olvidar las irregularidades que ha mostrado el equipo esta temporada… Que no han sido pocas, tanto en liga como en otras competiciones; y tanto dentro como fuera del campo. Jugadores y directivos imputados, fichajes que no progresan adecuadamente, lesiones, empates y derrotas inesperadas… una situación que los culés supieron remontar en la segunda vuelta. Bueno, más o menos: perdieron dos partidos más y empataron otro y Luis Enrique anunció su dimisión.

Sin embargo, pese a que no haya sido el mejor año, y con la ayuda de algún pinchazo que otro de los rivales, el Barça ha logrado alzarse hasta la cabeza de la clasificación a expensas de lo que hagan los madridistas mañana contra el Celta (partido aplazado) y el sábado ante el Málaga. Si estos pierden en Balaídos o en La Rosaleda, el Barça dependería de sí mismo y si gana en el Camp Nou contra el Eibar se haría con el título de Liga gracias al golaveraje.

De ganarlo, los culés añadirían a sus vitrinas un trofeo conseguido gracias a los goles marcados en el Bernabeu que ayudaría a olvidar el desastroso año de competición, tanto nacional como internacional, y que se podría sumar la Copa del Rey el día 27 de mayo. Un doblete que no merecería desde un punto de vista objetivo pero que sería muy bienvenido.

André Gomes y Paco Alcácer: el despertar más tardío

Siempre son el objetivo de toda las críticas, pero ellos se lo han ganado a pulso. Probablemente uno de los deseos de todos los culés de cara a la próxima temporada es que ni André Gomes, ni Paco Alcácer continúen en el club (cito a estos dos por no citar a toda la segunda plantilla del Barça). Y hay rumores que retumban desde hace tiempo que dicen que se va cumplir.

No ha sido la mejor temporada de ninguno de ellos. Bueno, ni esta ni la anterior, ni la anterior de la anterior… ¿para qué engañarnos? Y ahora ven su futuro más fuera que dentro del Barcelona, pero a nadie le sorprende. Este miércoles, intentaron reivindicarse, callar bocas (entre ellas la mía) y alejar fantasmas, pero no consiguieron hacer que las dudas que sobrevuelan sobre sus cabezas se disipen.

André Gomes, ayer ante Osasuna. EFE

André Gomes, ayer ante Osasuna. EFE

Porque ahora no, ahora no es el momento. El momento era en la primera o la segunda oportunidad que Luis Enrique les dio, no tras decenas de partidos sin hacer nada. Un doblete contra Osasuna (ya en Segunda División) y cuando el partido tuvo complicación cero no vale lo mismo que uno en Champions y a punto de caer eliminado o uno a principios de año y en partidos decisivos. Lo siento, pero no.

Por tanto, el trato a Gomes o Alcácer tras lo de ayer no debería cambiar: marcaron dos goles para redondear una victoria hasta el 6-1.

Lo mismo podría decir de Mascherano, que lleva sin oler balón en el centro de la defensa desde sabe dios cuánto. No me acuerdo, así de pronto, de ningún ‘partidazo’ del argentino esta temporada. Incluso sus compañeros tuvieron que cederle ayer un penalti para no irse del Barça, con más de 300 partidos jugados, sin marcar ni un solo gol. Y lo marcó, sí, pero tarde.Tan tarde como el despertar de sus compañeros, que se irán del club con la cabeza gacha y por la puerta trasera.

La BBC al lado de Messi, puro postureo

Messi celebra el gol ante Bale.

Messi celebra el gol ante Bale.

Messi está un escalón por encima del resto. No hay nadie en el mundo que pueda aportar argumentos sensatos y verídicos para negar eso. No me canso de decirlo y de alabar al argentino y ya se me acaban los calificativos para un genio de tal calibre.

Da igual que le rompan la cara (literalmente hablando), Messi se recompone rápidamente para marcarse una de sus jugadas por excelencia y dejarnos a todos boquiabiertos. O para ayudar a su equipo robando balones, presionando y dando pases de gol. Lo tiene todo y es un lujo verlo cuando está en uno de sus mejores momentos, es decir, casi siempre.

Ya lleva 500 goles con el Barça, pero no es lo único que se le da bien. Dar de probar al rival de su propia medicina es otra de sus especialidades: ¿Que tú marcas un gol? él dos; ¿que tú eres el mejor lanzando faltas? él te supera. No hay quien le pare. Y así hasta llegar al clásico de ayer. Leo Messi fue el protagonista en el momento más oportuno. Marcó dos goles, pero metió el que más le duele al rival: el que se encaja en el último minuto, cuando ya no tienes capacidad de reacción, cuando tus esperanzas de ganar se esfuman y llega la rabia y la impotencia.

Una pena que Sergio Ramos tuviese que verlo desde el vestuario. ¿A que fastidia? Pero alguna vez le tendría que tocar al Real Madrid, equipo experto en decidir un partido en las ultimas jugadas gracias a la aportación del jugador de Camas, que saca a su equipo de más aprietos que su tridente galáctico.

Y es que la BBC, con Bale lesionado, Benzemá que no da pie con bola y Cristiano pasando una de sus peores rachas profesionales… es todo postureo.