BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘FC Barcelona’

Sobre los pitos a Piqué y las banderas de España en el Metropolitano y las manipulaciones

Así recibió el Metropolitano a Piqué cuando salió a calentar (EFE).

Más allá de lo deportivo, el partido de anoche entre el Atlético de Madrid y el FC Barcelona en el Wanda Metropolitano tenía un punto de interés informativo. Llegado en plena vorágine por el procès, un llamamiento a llevar banderas de España por parte de la afición colchonera llamaba la atención de los medios. Las banderas tuvieron protagonismo, pero también Gerard Piqué. Vayamos por partes.

Empezaré precisamente con los pitos al central del Barça y de la selección española. Me llevé una honda decepción. Los silbidos al canterano culé me parecieron totalmente fuera de lugar e injustificados. Pocos rivales hay en la Liga que hayan respetado tanto al Atlético de Madrid como Gerard Piqué, el jugador que cortó la red de una portería del último partido oficial del Vicente Calderón para sortearla entre los socios atléticos. El que siempre ha tenido palabras de elogio para el equipo de Simeone. Un jugador que, además de lo deportivo, ha cometido el único pecado de decir lo que piensa. Y más aún: en su última intervención pública con la selección, lo volvió a dejar claro: él solo quiere votar. “No es mi caso, pero creo que un independentista puede jugar en la selección española”, dijo. No sé qué parte de “no es mi caso” no se entiende, más allá de que si lo fuera, su opinión merece respeto, máxime cuando es un tipo que, seguramente, ha dado a este país (a través de su selección) mil veces más de lo que cualquiera de los que anoche silbó podrá dar en su vida. En definitiva, ayer el Wanda Metropolitano se convirtió un poco en eso que tanto criticamos al eterno rival. Me recordó a uno de esos estadios de ciudades pequeñas a los que la selección regala una goleada ante Liechtenstein.

Y una prueba más de lo irracional de los silbidos a Piqué: en el segundo tiempo saltó a jugar Sergi Roberto, al que nadie pitó. Y lo destaco porque el lateral tampoco se ocultó el día 1 de octubre y votó en el controvertido referéndum. Por supuesto, no quiero que se le pite a él también, pero la falta de criterio prueba que ayer, los silbidos a Piqué fueron el arrastre de una moda, con todos mis respetos, bastante ‘borreguil’.

Sobre las banderas: se sacaron porque el rival era el Barça. No quisiera mojarme los tobillos en este asunto (este es un blog de fútbol), pero les diré que a priori, no me gustaba excesivamente la idea, por considerar que no se sacan habitualmente, ni siquiera cuando el rival es extranjero, y sí se hace cuando viene el Barça. Creo que el Atleti debe de estar por encima de todo eso. Pero sí es cierto que la afición del Atlético de Madrid demostró ayer que es compatible la exhibición de banderas y el respeto al rival. Al fin y al cabo, nadie dice nada cuando el Camp Nou grita “¡Independencia!” en cada minuto 17 o se puebla de esteladas. Tan libertad de expresión es una como la otra.

El problema es que pese a que estamos en el siglo XXI y tenemos a nuestro alcance más medios que nunca, la manipulación informativa llega a límites que hubieran hecho palidecer al mismísimo Joseph Goebbels. Anoche había tuiteros diciendo que había banderas falangistas y/o franquistas en el Metropolitano, cosa totalmente falsa. Y un periódico deportivo catalán habló de un ambiente “absolutamente hostil con Cataluña” (ojo, no con Piqué o el Barça… ¡con Cataluña!). Por eso, lo inteligente, creo, hubiera sido no dar pie a los manipuladores. Aunque quizá se hubieran inventado otra cosa, que al fin y al cabo es lo que llevan haciendo meses.

Buen domingo.

¿Y tú seguirías siendo del Barça si Cataluña se independiza?

Parece que es la pregunta del millón. Esta semana me han preguntado —no menos de 10 veces— que si seguiría siendo aficionada del Barça pese a que Cataluña finalmente se independizara. Pues bien, he decidido responder a todos aquellos que tienen la duda a través de este post. A ver si así consigo que la semana que viene no me la repitan.

Es verdad, como dije en mi post anterior, que el hecho de que el deporte se politice tanto ya me hace replantearme hasta esto de ser aficionada al fútbol. Aunque bueno, eso sería exagerar, sí. Pero lo cierto es que fútbol pierde mucho cuando en su círculo se habla más de política que del propio deporte.

Por ello, mi respuesta es depende (no, aunque parezca gallega, no lo soy). Es una respuesta ambigua, lo sé. Pero en ella influyen muchos otros factores que los políticos y una posible independencia. Empezando porque es demasiado pronto para saber qué pasaría con el club azulgana en caso de que se proclame la DUI. Y es que nadie se atreve a asegurar nada todavía, no vaya a ser que se vuelva en su contra.

Pero, tranquilos, lo único que tengo claro es que nunca me haré seguidora del Real Madrid y seguiré siendo culé toda mi vida. Eso de los ‘chaqueterismos’ nunca lo he llevado demasiado bien. También es verdad que si el Barça deja de formar parte de la liga española tendría mucha menos emoción.

Varios aficionados del Barça se hacen una foto con el mural de la entrada al Camp Nou. (EFE)

Varios aficionados del Barça se hacen una foto con el mural de la entrada al Camp Nou. (EFE)

Por ejemplo, yo también soy aficionada y seguidora de la Ponferradina, que es el club de mi ciudad. Sin embargo, tuve que buscarme a otro al que seguir que me permitiera emocionarme o cabrearme cada vez que ganan o pierden algún título importante. Porque, seamos sinceros, todos sabemos que a lo máximo que puede aspirar la Ponfe (por desgracia) es a subir hasta la 2ª División o a descender de categoría. Seguro que a más de un aficionado de ‘equipos menores’ también le ha pasado.

Por esta regla de tres, si el Barça se va a otra liga (ya sea catalana, francesa o rusa) no me quedaría otro remedio que ser de la Ponferradina, del Barça y de otro equipo que pelee por títulos, tanto nacionales como internacionales, y del que pueda ser simpatizante. ¿No creen? Es que, seguramente, ni los jugadores serían los mismos…  Pero a mi me cuesta todavía hacerme a esta idea. Tendré que darle vueltas después del momento en el que Puigdemont salga al balcón de la Generalitat para proclamar la independencia. Si finalmente pasa, claro.

¿Y vosotros, culés, seguiréis siendo aficionados del Barça si Cataluña se independiza?

El Barça y Piqué: cómo mojarse en política sin querer asumir las consecuencias

Ir, pero no mucho. Mojarse, pero solo hasta las rodillas, que el agua está muy fría. Me hace mucha gracia, pero no me sorprende, la actitud de ayer del FC Barcelona, de sus dirigentes, la absoluta incoherencia de lo que hacen.

Gol del Barça en un Camp Nou vacío

Gol del Barça en un Camp Nou vacío (EFE).

El club apoya el referéndum en Cataluña y lleva mucho tiempo a favor de la independencia. Y el día que hay que dar la cara, que tiene que dar un paso adelante por sus ideales, que demostrar que es más que un club, se echa atrás porque, quizás, podría perder seis puntos de la liga del país del que quiere separarse. Todo muy lógico.

La verdad, no me gusta que el Barça como institución esté tan politizado. Básicamente, porque haciéndolo excluye a muchos de sus aficionados. Lo explicaba mi compañera Noelia, berciana y muy culé, en su post de este fin de semana. Pero si lo haces, hazlo, hasta las últimas consecuencias. ¿Qué son seis puntos en la Liga al lado de algo tan, tan importante como lo que está pasando en Cataluña? Porque lo de la seguridad era una excusa, como el mismo Bartomeu reconoció, posiblemente sin darse cuenta, porque no se entera de nada. Ni sabe, ni se atreve.

Por otro lado, tenemos a Piqué. Caso muy parecido al de su club, el que algún día presidirá. Defiende el referéndum (perfectamente respetable), y a la vez es ambiguo cuando dice que defender dicho referéndum no es posicionarse a favor de la independencia. Todos sabemos lo que piensa, lo que quiere, pero se mantiene en una posición absurdamente neutral. ¿Las razones? Solo él las sabe, pero de fondo está el tema de la selección. Declararse independentista y a la vez ir con España sería extremadamente incoherente incluso para él, por lo que tira la piedra y esconde la mano.

Ayer, dijo que si molesta, deja la selección. Pero no se va, que el Mundial está a la vuelta de la esquina. Sinceramente, no necesito que los jugadores de la selección sientan los colores, pero se agradecería un poco de coherencia en los que se dicen tan comprometidos con sus ideales.

No todos los aficionados (ni jugadores) del Barça somos independentistas

Empezando por mí. Yo podría ser un claro ejemplo. Es verdad que no soy catalana, pero sí aficionada al fútbol y, en concreto, hincha del FC Barcelona. No lo niego. Y es que el Barça como equipo mueve fronteras y no solo tiene afición dentro de Cataluña. Es más, estoy completamente segura de que los catalanes ocupan una mínima parte del total, aunque hagan más ruido. De hecho, muchos de los que conozco simpatizan más con el Real Madrid y esto les aseguro que no es pura casualidad.

La mayoría de los seguidores culés son de Asia, América, buena parte de Europa o del resto de España. Por este preciso motivo, no comprendo que, como entidad, el club azulgrana apoye el referéndum separatista ilegal de este domingo. También es verdad que, individualmente, cada uno está en todo su derecho de decir lo que quiera. He ahí la libertad de expresión.

'Esteladas' durante un Barça-Real Madrid. EFE

‘Esteladas’ durante un Barça-Madrid. EFE

Que Piqué quiere votar, que lo intente. Que Bartomeu quiere que Cataluña sea un país, que lo proponga… Pero, por favor, que no involucren en este acto (recalco lo de ilegal) a un club que representa, no solo a catalanes, sino también a españoles, chinos, argentinos, rusos y, si me apuran, hasta a portugueses. ¿Qué les interesa al resto del mundo que ellos quieran ser independientes? Nada. Y, entonces, ¿ tendría que afectarles? No, pero sí, les afecta.

Por ejemplo en que, por mucho que lo desmientan, en caso de que Cataluña se separe de España, el FC Barcelona pudiera salir de la Liga. Y no solo de la Liga española, también de la Champions y de todas las otras competiciones en las que ahora destaca como uno de los candidatos al título. No me cabe la más mínima duda de que si su club (nuestro club) deja de ser un referente a nivel mundial, dejará de tener los seguidores que tiene. Pues esto, señores, también aporta dinero (y prestigio) a su (todavía) comunidad autónoma.

Si, una vez independientes, no sale de ninguna de estas competiciones también estoy segura de que no será gracias a sus directivos, sino a sus jugadores. Muchos de ellos no están en el Barça por su nivel de catalanismo. Es más, la mayoría no son ni catalanes. Y a la hora de elegir si jugar en una liga catalana o en la española… ¿Ustedes qué creen que decidirían? Pues eso.

¿Se imaginan al actual Barça sin Messi, Rakitic, Iniesta, Luis Suárez o incluso… Ernesto Valverde? Y es que de los 24 jugadores que están ahora en la primera plantilla, 18 no son catalanes por lo que lo más lógico sería que se fuesen del club, aunque podrían no hacerlo.

Será difícil entender una competición sin el Barça. Es más, sin duda, sería aburrida. Y sería difícil ver a un Barça fuera de la Liga igual de competitivo. Por lo que, el hecho de que el fútbol y la política se cojan de la mano podría no ser una buena idea para este deporte, los futbolistas y los aficionados. Pero claro, una gran idea para la política porque, ya saben, el fútbol mueve montañas (y hasta puede separar países).

¿Quién es el culpable del mayor ridículo de la historia del Barça en el mercado de fichajes?

Desde que tengo conciencia no había visto nada igual. Un verano que se anunciaba pletórico para el Barça en cuanto a fichajes finalmente se ha convertido en un desastre (por ser sutil). Es más, seguramente en lo que se antoja como el mayor ridículo de la historia del club azulgrana.

En julio todo parecía ir viento en popa: sonaban con fuerza Verratti, Dybala o Bellerín como posibles incorporaciones que ilusionaban a la afición. Después se rumoreó con la llegada de Coutinho, Di María e incluso (por momentos) Mbappé. Además, varios jugadores tenían vía de salida (necesaria) para que el club hiciera caja. Pues nada de esto ha ocurrido. Bueno, sí, dinero ha dejado en el club la repentina salida de Neymar el pasado 3 de agosto al París Saint Germain. Desde ese día el equipo azulgrana empezó a buscarle un sustituto. No parecía difícil con los 222 millones de euros que había dejado en Can Barça el club parisino. Sin embargo, la gestión de ese dineral por parte de la entidad ha dejado mucho que desear.

Dembélé y Bartomeu firman el contrato. EFE

Dembélé y Bartomeu firman el contrato. EFE

Dembelé, un jugador sin gran trayectoria profesional (tiene 20 años) y procedente del Borussia Dortmund se ha convertido, de la noche a la mañana, en el galáctico del verano para el club. Costó más de 140 millones y cobrará 20 por cada temporada que juegue en Barcelona. Parece ironía. Y ojalá lo fuera. Pero no, es real y ya es el fichaje más caro de la historia del fútbol español. Para mear y no echar gota (con perdón).

Eso sí, no sorprende que con más de 200 millones en el bolsillo culé, el resto de los clubes izaran las cláusulas de sus jugadores hasta el último momento para sacarles más rendimiento si fichaban por el Barcelona. Sabían que el Barça estaba desesperado. Pero aquí debería haber entrado en juego una buena gestión deportiva y este verano ha sido desastrosa. Pero… ¿Quienes son los culpables?

  • Presidente Bartomeu: La afición ha pedido ya en varias ocasiones la dimisión del presidente del club, Josep María Bartomeu. Se supone que es él el que tiene que hacer y deshacer en el organigrama del Barça y el primero en dar las órdenes. Se siente solo, sin apoyos y con el agua al cuello. No sería de extrañar que pronto convocara nuevas elecciones debido a la presión que está sufriendo por parte de socios, exdirectivos y exjugadores.
  • Responsables de los fichajes: Albert Soler, director de deportes profesionales, y Robert Fernández, el secretario técnico. Ambos son los responsables del área de fichajes y esta mañana dieron una rueda de prensa para explicar los motivos del fracaso. Sin embargo, no asumieron culpa alguna y afirmaron que no habrá dimisiones en el club. Otros de los nombres que suenan como posibles culpables y que aún no han dado la cara son Pep Segura, el nuevo manáger deportivo, y el vicepresidente deportivo, Jordi Mestres. Ambos también cuestionados dentro del club por no lograr los objetivos fijados.
  • Leo Messi. Sí, como lo leen. La renovación del delantero argentino (que sigue sin firmarse) tiene en jaque las arcas del club y hasta la salida de Neymar no pudo hacerse ninguna negociación seria por falta de dinero. Es un jugador indispensable pero… dudo que jugando solo pueda seguir siendo lo que es: el mejor del mundo.

Ahora toca reflexionar y ver como Ernesto Valverde se las apaña con la plantilla tan escueta que tiene. De momento, todos a rezar para que no se lesione ningún jugador y esperar que en el mercado de invierno lleguen (mejores y más) refuerzos (de calidad y útiles, a ser posible).

¿Y si Neymar no es un pesetero y lo que busca es la gloria sin la sombra de Messi?

Llamar pesetero a un jugador cuando deja un club es el camino fácil. El irracional. Por algo el fútbol es el deporte que despierta los instintos más bajos del ser humano, porque nos permite soltar de golpe lo primero que nos pasa por la cabeza.

Y en el caso de Neymar, lo que pasa por la cabeza del aficionado culé es llamarle mercenario. Repetir que es un pesetero. Dejar un club como el Barça, que se ha llevado tres Champions en ocho años (desde 2009) por el PSG, el eterno aspirante que no llega a nada pese a confeccionar millonarias plantillas año tras año no suena demasiado inteligente.

Pero puede haber en esa decisión una razón más allá del dinero. El futbolista, recordemos, es egoísta por naturaleza, y lo que quiere es la gloria individual, no la colectiva. Más aún en un jugador al que muchos llevan años señalando como el sucesor de Pelé. Solo hay que mirar sus números con Brasil.

¿Recuerdan la remontada ante el PSG? Es una de esas noches que permanecen durante años en la mente de los aficionados por lo simbólica que fue, nada menos que dar la vuelta a un 4-0. ¿Cuál es la imagen que ha quedado registrada en nuestras cabezas de ese momento inolvidable? La foto de Messi con el puño levantado, aclamado por la afición del Camp Nou.

Messi, siempre Messi. El gran protagonista de esa remontada fue Neymar. Marcó el cuarto gol con una impresionante falta a la escuadra a poco del final, y forzó el penalti que supuso el quinto, preámbulo de la remontada. El brasileño fue el héroe de esa remontada, pero solo con una foto, Leo le eclipsó. Con el tiempo, esa será la remontada de Messi.

Messi celebra el 6-1 ante el PSG.

Messi celebra el 6-1 ante el PSG.

Sí, vale, quizás peco de inocente. Soy de los que pienso que no hay ninguna diferencia entre cobrar 15 millones de euros al año o 25, que ante tales cifras, lo mejor es estar en un sitio en el que se está a gusto. Y Neymar lo estaba, pero con un grandísimo pero, el de la alargada sombra de Messi, que tiene pinta de que además seguirá muy presente durante los próximos cuatro o cinco años, o quizás más.

Ney se va a un proyecto del que va a ser el líder indiscutible, y si por un casual consigue que el PSG reine en Europa, el mérito será suyo, la gloria deportiva sería absoluta, nadie le eclipsará. Solo en otro equipo puede hacer frente al poder de Messi, y al de Cristiano. Le espera una bonita aventura, el fútbol mundial tiene un atractivo más. Que empiece ya la próxima Champions, por favor.

El gran ridículo de Piqué y su “se queda” en el caso Neymar

Se cree el presidente del Barça, y aunque es probable que lo sea algún día, aún no lo es. Como se atreve con todo, también dio en su momento lecciones de periodismo. Anunció que crearía un medio “diferente, veraz, auténtico, de los jugadores”. No quería medios que lo hicieran todo “para obtener más clicks”.

Neymar y Piqué

Neymar y Piqué (TWITTER).

Muy poco después de su master class de periodismo, entró de lleno en la polémica Neymar. Como solo él sabe. Con un tuit que en minutos tenía miles de retuits. Se queda. Y punto. Palabra de Piqué.

Ese mismo día, todos los medios de comunicación iban (perdón, íbamos) con que Neymar estaba más cerca de irse que de quedarse, y un solo tuit del que se cree el que más manda en el Barça parecía echar por tierra todas las informaciones. Muchos se lo creyeron. No podía ser que lo dijera así, a la ligera. El futuro salvador del periodismo no podía estar dando una información falsa y sin fundamento, tenía que ponerlo por algo.

Apenas dos semanas después, Piqué queda totalmente desacreditado. Neymar dejará el Barça y su tuit, el que algunos citaron como el perfecto ejemplo de que una nueva era había llegado ya, queda como uno de los más ridículos de la historia. Deseoso estoy de leer ese nuevo medio de comunicación que creará.

¿Es mejor ganar 220 millones o que se quede Neymar?

El PSG podría pagar la cláusula de rescisión de contrato de Neymar, que ronda los 222 millones de euros. De ser así, el delantero brasileño podría marcharse antes de empezar la temporada. Y el Barça aumentaría el dinero de sus arcas para poder ampliar y mejorar la plantilla.

No parece, a priori, mala idea. Pero, la duda es: ¿en Barcelona prefieren que Neymar se quede o los millones? Hay opiniones para todos los gustos pero, bajo mi punto de vista, lo mejor es la continuidad del brasileño. Y os lo explico: Cuando el Barça tiene tantos millones para fichar, el resultado suele ser siempre el mismo: un desastre. Sí, no se cómo lo hacen pero, a diferencia de otros grandes clubes, desaprovechan los millones fichando a supuestas futuras estrellas que en vez de brillar, se estrellan (valga la redundancia).

Neymar, en un entrenamiento con el Barça en Miami. (EFE)

Neymar, en un entrenamiento con el Barça en Miami. (EFE)

El ejemplo más claro y cercano en el tiempo se dio el verano pasado. André Gomes, Denis Suárez, Paco Alcácer, Cillensen… Estos son solo algunos de los nombres de los fichajes frustrados de la temporada 2016-2017.

Tener millones para no saber dónde invertirlos es tontería pudiendo dejar en tu equipo a un jugador que, partido tras partido, mejora. Resuelve los encuentros con una calidad brillante y desata todos los elogios del público.

Si en Can Barça garantizaran el fichaje de alguien que vaya a ser decisivo y ayude al equipo a conseguir títulos —incluso por menos dinero—, no lo dudaría: Adiós Neymar. Pero mi confianza en que eso suceda es bastante baja, por no decir nula. Por eso es mejor que Ney se quede, ¿no creen? Sus compañeros lo quieren y Ernesto Valverde, aunque no se pronuncie, también.

Lo demostró Piqué con el “se queda” y lo dijo este viernes Rakitic: “Todos sabemos que es una parte muy importante lo que quiere decir siempre nuestra familia y nosotros queremos que se quede y por supuesto que note el cariño”.

Lo malo: Neymar pide más dinero y el Barça ya se ha gastado todo en la renovación de Messi (de esto hablaremos próximamente en otro post). Seguramente el club no le vaya a dar lo que quiere, pero es su labor pedir.

Como comenté anteriormente, ahora él es quien decide: tendrá que decidir entre ser el líder de un equipo sin estar a la sombra del mejor jugador del mundo o tener un papel secundario en otro con opción de ganar títulos, tanto individuales como en equipo.

La gran preocupación del Barça: ¿Se irá Neymar al PSG?

Neymar nunca fue objeto de mi devoción antes de que llegase a Barcelona. Y ahora no me imagino a un Barça sin él. Yo, sinceramente, no creo (ni quiero) que se vaya. Espero que todo lo que se dice no sea más que un rumor, como suele ocurrir. El club parisino debe olvidarse del brasileño. Ni Neymar quiere irse, ni el PSG puede fichar a un jugador de su calibre.

No es por falta de dinero, sino por el nivel del equipo. Neymar quiere ganar títulos (individuales y colectivos) y en París sus objetivos serían mucho más complicados que en Barcelona. Tiene contrato hasta 2021, ya está entrenando bajo las órdenes de Ernesto Valverde y su cláusula de compra no está al alcance de cualquier equipo.

Neymar prepara la nueva temporada a las órdenes de Valverde.

Neymar prepara la nueva temporada.

¿Que busca mayor gloria individual? Dudo que en un equipo como el París Saint Germain lo consiga. ¿Que se siente menospreciado en el Barça? ¿Que está a la sombra de Leo Messi? Mentira.

Tanto el argentino como el brasileño se tienen gran aprecio mutuo, incluso podría llegar a decir que tienen una relación de amistad. Y jugar en el mismo equipo que el mejor jugador del mundo no tiene por qué hacer que el resto se sienta inferior. Todo lo contrario: Leo hace mejores a sus compañeros.

Pero ya sabemos cómo va esto del mercado de fichajes: alguien lanza un rumor y todos los medios se hacen eco de ello. Además, las declaraciones de hace unos días del propio futbolista tampoco ayudaron.

“Quién sabe el día de mañana. Ahora estoy muy feliz, muy bien adaptado. Pero todo puede pasar, quién sabe”

Esto fue lo que dijo el delantero en una entrevista a un medio de su país. Y ahí comenzó el culebrón del verano para el Barça. Un culebrón que todos los culés esperamos que se quede en un rumor.

La barriga de Arda Turan revoluciona las redes sociales (y el mercado de fichajes)

Por primera vez en mucho tiempo Arda Turan es protagonista en las redes sociales. No porque haya marcado el golazo del siglo, ni porque haya dado el pase más impresionante ni por su espectacular estado de forma, más bien todo lo contrario. El turco ha atraído la atención mundial por sus kilos de más.

Lo ha hecho gracias una foto en la que el todavía (y por desgracia) futbolista del Barça aparece disfrutando de sus vacaciones en una playa. En ella destaca, sobre el resto de las cosas, su barriga. Una barriga poco habitual en un deportista de élite (dejando a un lado a Ronaldo o Ronaldinho en sus últimos años como futbolistas).

Arda Turan de vacaciones.

Arda Turan de vacaciones.

Muchos comentarios en tono jocoso, culés preocupados y hasta indignados con su escasa forma física. Eso es lo que se refeja en los comentarios de los usuarios de las redes sociales. También hay quien asegura que se trata de un fake y que podría ser un montaje con Photoshop (lo que no entendería sería el motivo del mismo).

En todo caso, las redes sociales están ‘calentitas’, pero también lo está la recta final del mercado de fichajes. Arda debería reincorporarse a las órdenes de Ernesto Valverde el próximo 12 de julio, cuando termine sus vacaciones si no llega ninguna oferta por él desde el extranjero. Y su estado físico actual, si se confirma que está bajo de forma, todavía complicaría más la salida del turco del equipo azulgrana. Porque… ¿quién quiere en su equipo a un jugador en baja forma y que además no goza de minutos ni protagonismo por su juego? Ya os lo digo yo: nadie.

Por eso, querido Arda, veo que estás pasando unas maravillosas vacaciones, pero te aconsejaría que te echases unas cuantas carreritas a primera hora de la mañana, que te unieses a la moda del running, antes de disfrutar de las comilonas. Por eso de “compensar” las calorías o las cervecitas consumidas… Sobre todo si quieres alargar un poco más tu carrera profesional sin devaluarte por completo.