BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Entradas etiquetadas como ‘Pep Guardiola’

Guardiola y “el árbitro español”: una historia de obsesión y excusas

Tras la goleada recibida en Liverpool, Guardiola salió a dar explicaciones. Un gol en el que Salah partió en fuera de juego era el motivo, pero el técnico sorprendió a todos recordando una jugada de la temporada pasada, cuando el Mónaco eliminó al City. Hasta en dos ocasiones recordó la actuación del “árbitro español”. Que nadie piense que es casualidad que recuerde la nacionalidad.

Pep Guardiola

Pep Guardiola (EFE).

Pep es un entrenador gigante, de eso no tengo duda. Lo demostró en el Barça, también en el Bayern (sobre el debate de si triunfó en Alemania o no ya me pronuncié) y lleva un buen camino en la siempre difícil Inglaterra. Pero esto es fútbol, y perder es lo más habitual. Y eso parece que el entrenador catalán (no sé por qué me da que le llamen español no le acaba de gustar) no lo lleva nada bien.

Cuando el Real Madrid le metió un contundente 0-4 al Bayern en el Allianz, Guardiola habló de que eran “atletas”, una forma sibilina de menospreciar al rival. Es la tónica habitual de Pep en las derrotas, que ayer también dejó caer la actitud demasiado defensiva de su rival.

Pero aquí lo único cierto, lo único irrebatible, es que lleva ya tres dolorosísimas, por las formas, derrotas en la Champions, y va camino de la cuarta eliminación. Además de esa goleada de 2014 por los atletas, también fue aplastado un año después por el Barça. Y la pasada campaña, el bisoño Mónaco se exhibió ante los de Pep.

Para Guardiola, solo existe un modo de jugar al fútbol, el suyo. Sus ideas son las buenas, y de la misma forma que le parece que España es un estado “autoritario”, a la vez defiende las bonanzas de Qatar, del que llegó a decir que “es sin duda el país del mundo islámico más abierto, más occidental. Si no, no le hubieran dado el Mundial”.

Esa forma de ver el mundo que tienes es la que explica que ayer recordara que fue “un español” (persiguiendo a un oprimido catalán) el que hizo que eliminaran de la Champions y que no entienda que otras formas de jugar son tan válidas como la suya. Quizás le fuera mejor con un poco de autocrítica para plantearse el porqué de tantos repasos recibidos en Europa.

Sí, lo de Guardiola ha sido un fracaso

Hay entrenadores con los que solo existe el blanco y el negro. Uno de ellos es Pep Guardiola. O es el mejor del mundo, o está sobrevalorado, no hay término medio. Y tras su eliminación, muchos le estaban esperando.

Pep Guardiola

Pep Guardiola en el partido ante el Mónaco (EFE).

Hace poco más de un año ya di mi opinión sobre él, que sigue siendo la misma. No consideré fracaso que se quedara tres veces seguidas en las semifinales de la Champions con el Bayern y ganara todos esos años la Bundesliga. Sí fue una pequeña decepción, eso sí.

Pero esta vez, en su estreno con el Manchester City, ya sí podemos empezar a hablar de fracaso. Caer en los octavos de final de la Champions, la primera vez que le pasa en su vida, es motivo para ello. Más aún por cómo ha sido y ante quién.

Puede parecer que este era el reto más complicado de Pep, porque en el recuerdo está cuando cogió a un Bayern campeón de todo en 2013. Y ahí es cuando hay que analizar cómo ha sido la cosa. Los citizens venían de ser semifinalistas de la Champions, y apostaron por él para dar un paso adelante tras varios años en los que Pellegrini no convencía cuando llegaba la hora de la verdad.

Para ello, Guardiola ha dispuesto de un presupuesto espectacular. Ningún equipo del mundo ha gastado tanto como el equipo de Manchester en fichajes. 220 millones de euros, nada menos. Y ahí está el gran debe del técnico catalán. Cogió a un equipo bueno, con grandes jugadores, y no ha sabido cómo hacerlo para convertirlo en grande entre los grandes:

  • Su portero era irregular (Joe Hart), y decidió prescindir de él para apostar por Claudio Bravo (20 millones). Le ha salido tan mal que ahora el titular es Caballero, suplente estos años de Hart.
  • Había carencias en defensa y se fichó a John Stones. Un fichaje a precio de oro, 55 millones, que de momento ha demostrado que se pagó mucho más de lo que vale. Sí, es responsabilidad de Pep no haber sabido emplear mejor ese dinero.
  • Su centro del campo no domina, y talento tiene para ello. Ahí tiene jugadores como Silva o De Bruyne, que no es poco.
  • Se ha pagado 50 millones por Sané, 18 por Nolito, 32 por Gabriel Jesús…

¿Qué más necesitas, Pep?

Guerra en la prensa deportiva de Barcelona tras la rueda de Guardiola

La rueda de prensa de ayer miércoles de Pep Guardiola ha desatado la guerra en la prensa deportiva de Barcelona.

Pep Guardiola

Pep Guardiola en rueda de prensa (EFE).

Durante el verano, los rumores sobre el interés del Manchester City, nuevo equipo de Pep, por algunos jugadores del Barça fueron intensos. Se habló, sobre todo, de Leo Messi, pero también de Neymar, Andrés Iniesta, Sergio Busquets e incluso Luis Suárez.

Guardiola fue muy duro en su rueda de prensa previa al partido en el Camp Nou y afirmó categóricamente que él no había llamado a ningún jugador del conjunto azulgrana y que todo lo que había salido en la prensa era falso.

El diario Mundo Deportivo ha decidido al día siguiente publicar una noticia haciendo un repaso de todos los medios que se hicieron eco de un posible interés de Guardiola en fichar a jugadores del Barça, poniendo especial énfasis en las informaciones publicadas en el diario Sport.

La respuesta apenas tardó una hora en llegar, y ha sido contundente, pues Sport ha contratacado con una portada de Mundo Deportivo del pasado 16 de septiembre que rezaba ‘Así no, Pep’, diciendo que el City había intentado fichar a Messi y Neymar.

Sea como sea, ciertamente poco elegante que dos medios de comunicación se enfrasquen en una guerra como esta para tratar de desacreditar al otro.

El estilo de Guardiola sin Messi no funciona

Nostalgia. Eso es lo que siente un culé cuando ve regresar al mejor entrenador del Barça de la última década al Camp Nou. El entrenador que cambió la historia del club azulgrana y lo alzó a lo más alto del podio mundial.

Por segunda vez Pep Guardiola vuelve al banquillo (visitante) del Camp Nou, vuelve a casa. Por eso, pese a tener cuatro equipos españoles luchando en la fase de grupos de la Champions, sin duda, esta semana los ojos de todos los aficionados al fútbol estarán puestos en el Barcelona-Manchester City del miércoles —por eso y porque los partidos que disputarán los otros tres equipos españoles en liza parecerán una pachanga de solteros contra casados—.

Y no solo regresará Pep, también harán lo propio otros conocidos como Txiki Begiristain, Claudio Bravo (último en llegar y al que muchos echarán de menos por Barcelona tras las cagadas los errores de Ter Stegen), Nolito o Mikel Arteta que militan ahora en la Premier.

En el duelo, Barça y City pelean por la primera plaza del grupo C. Son los grandes favoritos a hacerse con el liderato y este enfrentamiento es mucho más que un partido para Pep. Sin embargo, el exentrenador del Barcelona no pasa por su mejor momento. ¿Crisis? (¡Cómo nos gusta esa palabra a los periodistas!)

Guardiola y Luis Enrique, en su último enfrentamiento en Champions. (EFE)

Tanto es así que el conjunto inglés lleva tres partidos sin oler la victoria. Después de ganar sus primeros 10 encuentros y firmar el mejor inicio de la historia del club, el emparte con el Everton (1-1) y la derrota ante el White Hart Lane (2-0) en la Premier –que lo mantienen líder pero empatado a puntos con el Arsenal-, se sumaron a otro partido en tablas con el Celtic (3-3) en la Liga de Campeones.

En el caso de perder en Barcelona, Guardiola igualaría su peor racha de partidos consecutivos sin conseguir el triunfo como entrenador fuera de nuestras fronteras. Crisis, sí.

Además, el Barça le ha ganado al City sus últimos cuatro enfrentamientos anteriores en Champions cuando Pellegrini era el técnico de los ‘Sky Blues’. Y, para colmo, de las tres visitas que Pep ha realizado a España en competición europea ha perdido las tres: primero contra el Real Madrid, después contra el Barça y, la temporada pasada, contra el Atlético de Madrid. ¡Vaya antecedente! Incluso podríamos decir que España es la bestia negra de Guardiola. Un catalán cuya bestia negra es España… ¿Curioso, verdad?

Lo que es verdad, y ni él lo puede negar, es que tras tres temporadas fuera del club de sus amores, Guardiola echa en falta el estilo del Barça y el Barça se sigue identificando con el estilo de Guardiola. Una pequeña diferencia que tiene nombre propio: Leo Messi, y que se hace notar en el modus operandi de ambos equipos. Todo ello, a pesar de que los culés tampoco atraviesan su mejor momento —cuartos en liga— pese a la contundente —pero no tan amplia como la de sus rivales— victoria del pasado sábado ante el Deportivo de la Coruña (4-0).

Veremos lo que nos depara el partido del miércoles. Lo único que puedo adelantar es que Luis Enrique y Pep Guardiola se fundirán en un amigable abrazo frente a los fotógrafos que rondarán los aledaños del césped del estadio azulgrana antes y después de que comience un intenso duelo de banquillos en el que Guardiola buscará la revancha tras el último enfrentamiento que se decantó del lado azulgrana.

Cinco años de la gran bronca en rueda de prensa entre Mourinho y Guardiola

Este miércoles a las 19 horas, hay rueda de prensa de Pep Guardiola, pero a buen seguro que no tendrá nada que ver con lo sucedido hace justo cinco años, cuando el entonces entrenador del FC Barcelona decidió responder a una provocación de José Mourinho apenas unas horas antes.

Mourinho y Guardiola

Mourinho y Guardiola saludándose en un Madrid – Barça (ARCHIVO/EFE).

La historia comenzó cuando Guardiola expresó su descontento por el gol anulado a Pedro en la final de la Copa del Rey de unos días antes, la más tensa de la historia, diciendo que el árbitro “….”. Efectivamente, el tanto había sido bien anulado, por milímetros, pero aun con ello Pep quiso hablar sobre ello.

En el rally de clásicos (cuatro seguidos) que deparó esa temporada, aquel 26 de abril de 2011 Mourinho no quiso desaprovechar la ocasión para atacar al técnico rival.

Hasta ahora teníamos dos grupos de entrenadores, uno muy, muy pequeñito, que no habla de los árbitros, luego un grupo grande, donde estoy yo, que critica a los árbitros cuando tienen errores importantes. Ahora, con las declaraciones de Pep entramos en una nueva era, es el tercer grupo que solo tiene una persona, que es él, y que critica el acierto del árbitro. Nunca lo había visto en el mundo del fútbol.

Guardiola no solía entrar el trapo pero, como desvela Martí Perarnau en su libro ‘Herr Pep’, tenía intención de contestarle, y con dureza, una sola vez. Ese fue el día. Entró a la rueda de prensa y, pese a que Andoni Zubizarreta, director deportivo del club, le recomendó contestar con “un perfil bajo”, Pep no se cortó y ofreció una rueda de prensa para también inolvidable, la de “José es el puto amo”.

Le llamó José, porque él me ha tuteado y me ha llamado Pep. No se cuál es la cámara de José. Este miércoles a las 20.45 horas nos enfrentamos. Fuera del campo él ya ha ganado, como lo ha hecho durante todo el año y lo hará y le regalo su Champions particular. Dentro del campo veremos qué pasa. Yo también puedo sacar una lista de agravios comparativos que no acabaríamos nunca. Yo no tengo secretarios ni ayudantes que me apuntan todas esas cosas. Él es el puto jefe y el puto amo aquí, en la sala de prensa, y yo no quiero competir. Le recuerdo que hemos estado juntos cuatro años. Si quiere hacer caso a la relación de ahora más a la relación. Puede seguir leyendo a la ‘central lechera’ de los amigos de Florentino Pérez o a quien sea.

Esa tensión entre entrenadores hace tiempo que no existe en el fútbol español. Ahora, simplemente, se producen humillaciones de técnicos a periodistas “malos”.

Por qué fichar tan pronto a Guardiola puede acabar en desastre para el City

Ya hace varias semanas que se hizo oficial que la temporada que viene Pep Guardiola entrenará al Manchester City, pero haberlo hecho con tanto tiempo de antelación puede suponer un serio problema para el club inglés.

Pellegrini ante el United

Pellegrini da instrucciones en el partido ante el Manchester United (EFE).

Faltan ocho partidos (siete para algunos) para que acabe la Premier League, los citizens están ya descartados en la lucha por el título y su gran baza es la Champions, en la que se enfrentarán en cuartos de final con el PSG.

Con este panorama, parece evidente que lo prioritario para Pellegrini será la Liga de Campeones, centrar en ella los esfuerzos y dejar de lado la liga inglesa.

Pero con la derrota ante el United de hoy en el derbi de Manchester, corre serio peligro la clasificación de los citizens para jugar la próxima temporada en la Champions. El City es cuarto con 51 puntos, y a solo uno se encuentran el propio United y West Ham.

Sin ánimo de dudar de la profesionalidad de Pellegrini, pero me pregunto qué haríamos cualquiera en su lugar. ¿Reservar a tus mejores jugadores para el duelo ante el PSG que es lo que te puede dar la gloria o desgastarlos para lograr la clasificación para una Champions que no vas a jugar porque tu actual equipo ha decidido despedirte para fichar a otro entrenador?

Guardiola puede dirigir el año que viene a un equipo que juegue la Europa League y no la Champions y el tempranero anuncio de su fichaje por el City puede ser uno de los motivos principales.

Guardiola y el concepto de fracaso

Todavía hay gente que le quita mérito a lo que ha hecho como entrenador Pep Guardiola. Que si con Messi cualquiera, que si Xavi e Iniesta estaban en plenitud. Como si esos mismos jugadores no estuvieran en el equipo unos meses antes de su llegada, cuando el club iba a la deriva y le tuvo que hacer el pasillo al máximo rival unos minutos antes de recibir un baño de juego y llevarse una goleada que pudo ser mucho peor.

Pep Guardiola

Pep Guardiola (EFE).

El entrenador catalán fabricó una máquina casi perfecta y logró aunar un fútbol exquisito con resultados deportivos casi insuperables (14 títulos de 19 posibles). Es posible que el desgaste que le produjo su enfrentamiento con Mourinho impidiera que Pep continuara más años, aunque también influyó la falta de hambre que él creyó intuir en algunos de sus jugadores.

Su elección del Bayern, tras un año sabático, vino cargada de cierta dosis de mala suerte. Escogía un club al que le estaba costando dominar la liga de su país, debido al impresionante rival que tenía enfrente, el poderoso Borussia Dortmund de Klopp, y que en Europa se le resistía la victoria en la Champions. Que nadie se olvide que Guardiola dio el sí en enero a un equipo que no era ni siquiera campeón de Alemania.

La mala fortuna vino a través de un listón insuperable. El Bayern de Heynckes logró un histórico triplete e hizo que mejorarlo fuera absolutamente imposible. Ganar Bundesliga, Champions y Copa alemana ‘solo’ significaría igualar lo logrado por su antecesor.

Dos años y medio después, no paro de escuchar que Guardiola no ha triunfado en su periplo en el Bayern. Hasta que ha fracasado, incluso. “No ha ganado la Champions” en ninguna de las dos temporadas, el acabose. Como si levantar la Orejona fuera algo relativamente sencillo en la época del Barça de Messi y el Real Madrid de Cristiano, los dos equipos que le han dejado fuera de la Champions, ambas veces en semifinales.

El Bayern de Pep ha dominado con puño de hierro la Bundesliga, competición en la que ha arrasado las dos anteriores temporadas y que en esta va por el mismo camino, pero su cartel de mejor entrenador del mundo convierte sus éxitos en menores sólo porque no aplasta a un rival tras otro en toda competición que juegue.

A Guardiola aún le queda una bala (esta Champions) para que se le reconozca de manera unánime como exitoso su periplo por el Bayern, y mientras afronta el reto los amantes del fútbol nos moriremos de ganas de ver si es capaz de revolucionar un fútbol inglés tan atractivo como poco competitivo cada vez que disputa competiciones internacionales. Y, si pudiera ser con Mourinho en la acera de enfrente, en el United, mucho mejor.

PD: A buen seguro que ya lo conocen, pero permítanme una recomendación, el libro Herr Pep, de Martí Perarnau, sobre la primera temporada de Guardiola en el Bayern. Estoy seguro de que lo disfrutarán, sean del equipo que sean.

¿Es el Barça el gran dominador del fútbol moderno?

Culés hablando de “un dominio absoluto” del fútbol moderno y merengues recordando sus 10 Copas de Europa. Así se puede resumir esta última semana en el que el Barça presume de su reciente Quinta y el Madrid recuerda su Décima de hace apenas un año.

Leo Messi

Leo Messi en la celebración del triplete (GTRES ONLINE).

Dado que es incontestable que el Real Madrid es el equipo que más veces ha ganado el máximo título continental, veamos si realmente el FC Barcelona es el gran dominador del fútbol moderno.

¿Cuándo empieza el fútbol moderno realmente? He ahí la gran pregunta. Cada uno empieza a contar según le conviene, preferiblemente incluyendo el mayor número de Champions posibles para su equipo.

Propongo tres baremos: la ‘era Champions’ (temporada 1992/93), pues el cambio a varios equipos por país revolucionó la competición y la convirtió en mucho más potente; el siglo XXI, dado que ya tenemos un club elegido mejor club del XX, veamos quién está siendo el mejor del actual; y finalmente la última década. Este último porque sí, porque es un número redondo.

Evidentemente la Champions es la que marca el mayor valor, que cada uno juzgue la importancia de las ligas (no es lo mismo ganar la española e inglesa que la alemana o la portuguesa) y de las Copas.

La era Champions: Dominio español en Europa, mejor el Barça en España

  • Barcelona: 4 Champions, 11 Ligas, 5 Copas.
  • Real Madrid: 4 Champions, 7 Ligas, 3 Copas.
  • Milan: 3 Champions, 6 Ligas, 1 Copa.
  • Manchester United: 2 Champions, 13 Premier Leagues, 4 Copas (FA).
  • Bayern: 2 Champions, 13 Ligas, 9 Copas
  • Oporto: 1 Champions, 15 Ligas, 9 Copas.
  • Juventus: 1 Champions, 9 Ligas, 2 Copas.
  • Chelsea: 1 Champions, 4 Premier Leagues, 6 Copas (FA).
  • Borussia Dortmund: 1 Champions, 5 Ligas, 1 Copa.
  • Inter de Milán: 1 Champions, 5 Ligas, 4 Copas
  • Liverpool: 1 Champions, 0 Premier Leagues, 2 Copas (FA)
  • Ajax: 1 Champions, 10 ligas, 7 Copas.
  • Olympique de Marsella: 1 Champions, 1 Liga.

Siglo XXI: Más dominio español, ligera ventaja del Barça

  • Barcelona: 4 Champions, 7 Ligas, 3 Copas
  • Real Madrid: 3 Champions, 5 Ligas, 2 Copas.
  • Bayern: 2 Champions, 10 Ligas, 8 Copas.
  • Milan: 2 Champions, 2 Ligas, 1 Copa.
  • Manchester United: 1 Champions, 8 Premier Leagues, 1 Copa (FA).
  • Chelsea: 1 Champions, 4 Premier Leagues, 5 Copas (FA).
  • Oporto: 1 Champions, 9 Ligas, 7 Copas.
  • Inter Milán: 1 Champions, 5 Ligas, 4 Copas.
  • Liverpool: 1 Champions, 0 Ligas, 2 Copas (FA).

Últimos 10 años: la década del Barça de Messi

  • Barcelona: 4 Champions, 6 Ligas, 3 Copas.
  • Bayern: 1 Champions, 6 Ligas, 5 Copas
  • Real Madrid: 1 Champions, 3 Ligas, 2 Copas.
  • Inter Milán: 1 Champions, 5 Ligas, 3 Copas
  • Manchester United: 1 Champions, 5 Premier Leagues, 0 Copas.
  • Chelsea: 1 Champions, 3 Premier Leagues, 4 Copas (FA).
  • Milan: 1 Champions, 1 Liga.

Mario Mandzukic, otro delantero que no se entiende con Pep Guardiola

La mala relación de Pep Guardiola con los ‘nueves’ puros cuenta con un episodio más: Mario Mandzukic. El delantero croata se suma a los delanteros centro que han tenido diferencias con el entrenador catalán después de una temporada a sus órdenes y ha anunciado que dejará el Bayern.

Mario Mandzukic

Mario Mandzukic celebra un gol (EFE).

Seamos honestos, mi estilo no se corresponde con el juego que Guardiola quiere emplear en el Bayern. Me di cuenta de ello después del primer partido contra el Real Madrid, esta forma de fútbol no saca lo mejor de mí. Si no te sientes bien, lo mejor para todos es dejarlo. Estoy agradecido al club por ofrecerme la renovación, y a Guardiola, que es un gran entrenador, y les deseo lo mejor para el futuro.

La lista de conflictos entre Guardiola y sus delanteros es larga. Sus dos casos más sonados son los de Samuel Eto’o, al que decidió vender pese a realizar un extraordinaria temporada y marcar un gol decisivo en la final de la Champions, y Zlatan Ibrahimovic, que salió de Barcelona con gran rencor hacia “el filósofo”.

El sistema de Pep no está hecho para jugar con un ‘9’ al uso. Guadiola busca delanteros con mucha movilidad y que participen mucho en el juego, el modelo que llevó a Messi a convertirse en el jugador más determinante del mundo desde esa posición de ‘falso 9’ que ocupa en el Barça, y cada ‘9’ puro que juega en ese esquema acaba estrellándose.

Mandzukic es el último damnificado, otro caso de delantero centro puro y gran goleador que no logra adaptarse al esquema del español. Para el año que viene el Bayern ha fichado a uno de los mejores puntas del mundo, Robert Lewandowski. ¿Conseguirá el polaco adaptarse al estilo Pep?

Luis Enrique y la revolución del Barça: ante el espejo de Guardiola

17 de junio de 2008. Guardiola es presentado como nuevo entrenador del FC Barcelona y en su estreno salta la bomba: anuncia que no cuenta ni con Ronaldinho ni con Eto’o ni con Deco. Un entrenador sin apenas experiencia, que venía de dirigir al filial culé, aseguró que su intención era cargarse a la estrella del equipo y a dos de los símbolos del club, tres intocables del vestuario azulgrana.

Luis Enrique

Luis Enrique (EFE).

Cierto es que la baja de Eto’o tardó un año más en producirse y que además el camerunés fue clave en la mejor temporada de la historia del club, el inolvidable pleno de títulos (finalmente fue un 6 de 6), pero lo de Pep fue una declaración de intenciones: había que romper con el pasado y además el que no trabajará y diera el máximo, no tendría hueco en su equipo.

Seis años después, Luis Enrique tiene un reto parecido. Se encuentra ante un grupo de enormes jugadores que lo han ganado todo, pero muchos de ellos están lejos de su mejor nivel y, además, sin la ambición necesaria para afrontar un nuevo reto. Y debe tomar decisiones, algunas de ellas dolorosas. Como lo fue la de Ronaldinho y el tiempo -poco- le dio la razón.

Cuando se habla de bajas, son muchos los que señalan a Pinto (ya confirmado), Alexis, Song, Mascherano, Tello o Adriano. Pero no, no es eso lo que necesita este Barça. O no solo eso.

Para hablar de renovación Luis Enrique deberá valorar bajas de mucho más peso. Xavi Hernández, Cesc Fábregas, Gerard Piqué, Dani Alves o Pedro Rodríguez son jugadores que le han dado todo al club, pero si todos continúan en el equipo el año que viene se podrá hablar de muchas cosas, pero desde luego no de renovación. Luis Enrique debe tomar el ejemplo de Guardiola y ser valiente.