BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Entradas etiquetadas como ‘Leo Messi’

Griezmann es el encargado de destronar a Messi y Cristiano del Balón de Oro

Cristiano y Messi levantan un Balón de Oro.

Cristiano y Messi levantan un Balón de Oro.

Si el Balón de Oro se diera al mejor jugador del mundo y no al mejor jugador de la temporada, siempre se lo llevaría Leo Messi. Es una realidad como una catedral de grande. Pero, claro, no sería ni justo ni atractivo. Su talento es indiscutible (le preguntes a quien le preguntes) y su aportación al Barça totalmente necesaria. Es verdad que con la Albiceleste tiene un gafe que no ha podido quitarse y no triunfa como un jugador de su calaña debería. Y, en año de Mundial, esto juega una mala pasada a la hora de elegir al ganador de trofeo. Esto, previsiblemente es lo que pasará este año.

Messi no se lo llevará, pero tampoco Cristiano Ronaldo, quien los últimos años ha seguido su estela e incluso ha logrado igualarlo con cinco balones dorados sobre su vitrina. Si es verdad que el luso ha ganado una Champions y comenzó la cita mundialista enchufado, pero ni siquiera logró llegar a los cuartos con Portugal. Se acabó la competición entre Messi y Cristiano, tanto en la Liga como en la lucha por el Balón de Oro. Tampoco Neymar —el que se creía que podía ser sucesor de los dos craks— será el que impida que alguno de ellos gane el sexto premio debido a su ‘no descacada’ presencia en Rusia.

Y es que estamos ante una nueva era, siempre que los periodistas que votan lo permitan. Y ojalá que así sea. El Balón de Oro “está considerado como el mayor honor individual a nivel futbolístico del mundo”, afirman desde France Football, la revista especializada que lo otorga. Para obtenerlo, no vale con ganar una Liga o una Champions, tienes que haber ganado algo más difícil, como lo es un Mundial.

En nuestra memoria siempre quedará aquel Balón de Oro que debería haber ganado Andrés Iniesta (2010, cuando España ganó el Mundial de Sudáfrica). Antes, en año mundialista, se lo llevaron Fabio Cannavaro, después de que Italia se alzara como Campeona del Mundo; Ronaldo Nazàrio cuando la ganadora fue Brasil o Zinedine Zidane, con Francia en lo más alto.

Y es que (exceptuando el año 2014 y 2010, que se lo llevó Messi), en años de Mundial, lo habitual es que lo gane algún integrante de la selección campeona. Este año estaba merodeando entre croatas y franceses, y no era desmesurado meter en la quiniela a estrellas del estilo de Mbappé (Francia), Modric o Rakitic (ambos de Croacia). Sin embargo, tras la gran final, el firme candidato que arrasa todas las apuestas es Antoine Griezzman, actual campeón del Mundo con los galos y autor de uno de los cuatro goles que dieron la victoria a su selección. También fue el que provocó el autogol de Mandzukic y el que lanzó el córner que provocó el penalti que marcó. No podía hacer más en 90 minutos y eso podría llevarlo a lo más alto.

De esta manera, por fin, Cristiano y Messi dejan de ser los claros favoritos para ganar el Balón de Oro y…. Griezmann (que también ganó la Europa League este año con el Atlético de Madrid) es un gran sustituto. Lo veremos a final de año, para lo que todavía queda mucho, casi un mundo.

Ni Cristiano es tan bueno, ni Messi es tan malo

El Mundial de Rusia empezó muy diferente para los que seguramente sean los dos mejores jugadores del mundo en este momento. Cristiano puso su objetivo en la portería y en el primer partido (precisamente ante España) se marcó un hat-trick que lo pone como uno de los máximos goleadores y de los mejores de la fase de grupos.

Messi celebra su gol ante Nigeria. EFE

Messi celebra su gol ante Nigeria. EFE

Messi, por su parte, falló un penalti en el primer encuentro en el que su país terminó empatando 1-1 ante Islandia y no pudo solventar la derrota ante Croacia (0-3), lo que avivó los ánimos de sus haters, que ya presagiaban la eliminación de Argentina en la primera ronda. Un desastre que probablemente haría que Leo renunciase (ahora sí que sí) a vestir la camiseta de su selección debido a la presión que recae sobre él; y para Ronaldo un empujón más hacia el Balón de Oro 2018, al que muchos ya lo ven como favorito.

Pero… ni Cristiano es tan bueno, ni Messi es tan malo. El luso falló ayer un penalti ante Irán que puso a Portugal en la cuerda floja y al límite de la eliminación (y apenas se le criticó). Y el mejor Messi apareció hoy ante Nigeria para elevar a Argentina al segundo puesto de su grupo y clasificarla para unos octavos de final que veían muy lejos antes de que el crack marcara el primer gol del partido.

Uno empezó bien y acabó mal, al otro le pasó al revés. Pero los dos están en la misma situación: unos octavos de final que sin ellos no tendrían la misma emoción. En esa ronda eliminatoria se enfrentarán a dos selecciones difíciles y con muchos hombres (y nombres) peligrosos. Portugal se las verá ante la Uruguay de Luis Suárez y Cavani; y Argentina ante la Francia de Griezmann y Mbappé. Dos enfrentamientos que dejarán el Mundial cojo, sin dos de las grandes selecciones candidatas al título, pero que serán la mar de interesantes.

¡A disfrutarlos y que gane el mejor!

¿Cómo defender que Messi es el mejor de la historia después de otro fracaso en Champions?

Leo Messi

Leo Messi (EFE).

Está el mundo del fútbol convulsionado por un árbitraje, y ello ha tapado un tema que merece un repaso más pausado unos días después. ¿Cómo es posible que el equipo de Messi haya perdido otra vez en cuartos de final de LA COMPETICIÓN, la Champions?

Vamos al lío. Leo es, por sensaciones, el mejor del mundo. Nadie puede hacer lo que él. En términos globales, Cristiano le iguala en definición, en gol, pero en generación está a años luz, más ahora con la edad. Y muchos, muchísimos, consideran que el argentino es ya el mejor de la historia.

Ahora, hay un PERO, y con mayúsculas. ¿Se imaginan que Jordan hubiera caído un año tras otro ante rivales menores? Que a Michael le hubieran derrotado los Knicks de Ewing, los Suns de Barkley, los Jazz de Malone y Stockton o incluso los Cavs de Mark Price en los años de plenitud de Sir Air? O que Bolt perdiera la final olímpica varias veces ante Gatlin o Asafa Powell. O a Federer eliminado una vez tras otra por David Ferrer o Davydenko en Grand Slams.

Mientras, su gran rival coetáneo, Cristiano, mete 10 goles de cuartos a la final el año pasado. Y este va camino de algo similar. Hasta se disfraza de Oliver Atom y mete un gol de chilena que creíamos era exclusiva de los dibujos animados.

Cuando el Barça gana, la gloria es de Messi. Y cuando pierde, y son demasiadas veces ya, nadie le señala, la culpa es de los demás, de sus compañeros.

Ser el mejor de la historia implica también ser el mejor en el clutch, meter el gol de tu vida a Inglaterra en un Mundial, no al Getafe en la Copa. Y si Messi no lo hace, si en la Copa del Mundo no tiene una actuación legendaria, su lugar en la historia será de privilegio, pero nunca ocupará el podio ni mirará por encima del hombre a los Maradona, Pelé o Di Stéfano. Lo de Cristiano lo dejamos para otro día.

Yo vi jugar a Leo Messi

Sí, yo vi jugar a Leo Messi. Se lo diremos a nuestros hijos, nietos o biznietos. Yo como culé y tú como aficionado al fútbol que estás leyendo esto. Todos alardearemos alguna vez de ello. Todos. Porque no hay quien no se rinda a este dios del balón. Hace lo que quiere, cuando quiere, con quien quiere y como quiere sobre el terreno de juego. No hay forma de pararlo: ni con estrategias de marcaje al hombre ni con faltas malintencionadas. Nada puede parar a este extraterrestre.

De falta, de cabeza, desde fuera del área, en el uno contra uno, con caños al portero… tiene goles de todos los colores. Y hoy ha sido decisivo en el partido ante el Chelsea. Ha alzado al Barça a otros cuartos de Champions. Lo ha metido entre los 11 mejores equipos de Europa y hace que le tiemblen las piernas a cualquiera que sea el próximo rival. Lo veremos en el sorteo del viernes.

Messi, ante el Chelsea.

Messi, ante el Chelsea. (EFE)

Ha marcado un doblete y anotado su gol 100 en esta competición europea con el equipo azulgrana. Y también ha dado una genial asistencia. Tiene una vista prodigiosa para jugar al balón, para dar pases y para rematarlos.

Da igual quien le acompañe en la delantera, si Dembèlè, Suárez o Alcácer… incluso me puedo remontar al pasado con Neymar, Pedrito, Alexis…. Tiene 30 años y ya ha hecho historia en el fútbol. ¿Qué más podemos esperar de él? Pues yo creo que nada, no se le puede pedir mucho más a un jugador de sus características. Su palmarés con el FC Barcelona lo avala. Y su palmarés individual también. Lo único que le queda es sacarse la espinita con la Selección Argentina en el próximo mundial de Rusia. Algo que seguro le reconcome por dentro.Y, por dios, yo este mundial (a parte de con la roja) iré con la albiceleste.

Aquí les dejo uno de los dos goles del Barça-Chelsea de hoy. Para que se deleiten con el crack. Para que luego digan que Cristiano Ronaldo es mejor.

La afición del Real Madrid quiere vender a Cristiano Ronaldo, lo que jamás le pasará a Messi

La gran diferencia entre Ronaldo y Messi no es lo decisivos que han sido durante su carrera. Menos aún sus goles o los títulos que han logrado. Ni siquiera la evolución de su juego, que parece ser ascendente en el caso del argentino y descendente en el del portugués. Lo que les hace muy, muy distintos es el cariño de su afición: la del Barça, jamás ha querido que Leo se vaya, y probablemente nunca lo desee, mientras que en el caso de Cristiano, hay debate año tras año, y son muchos los seguidores blancos que quieren que el Real Madrid le venda.

Leo Messi y Cristiano Ronaldo

Leo Messi y Cristiano Ronaldo en el clásico. (EFE)

En la encuesta realizada por 20 minutos esta semana sobre si el Real Madrid debería vender al delantero luso, con casi 23.000 votaciones, el 80% (cuando lo he mirado, a las 16.30 horas) había contestado que sí a la pregunta sobre si el club merengue debería venderle a final de temporada. Solo el 13% contestaba que no. Datos demoledores. Y revisando otras encuestas, como por ejemplo la del diario As, hay datos parecidos. Evidentemente, en estas encuestas participan aficionados que no son madridistas, pero no hay más que hablar con hinchas blancos para darse cuenta de que esa es la realidad con Ronaldo a día de hoy.

La relación de Cristiano con el aficionado del Real Madrid es de amor-odio. Ni siquiera su grandiosa actuación en los momentos clave de la pasada Champions (10 goles entre cuartos, semis y final) libran al luso de un juicio implacable. Han bastado cuatro malos meses para que se le quiera vender.

¿Mi opinión? Creo que esas asombrosas actuaciones que tuvo al final de la pasada temporada, las que nos dieron una felicidad absoluta al ganar dos Champions seguidas, es algo que difícilmente va a volver a suceder, solo hay que verle partido tras partido para darse cuenta de que está en la recta final de su carrera. Sus goles disfrazan actuaciones que delatan un evidente declive. Quizás no haya que venderle, pues sigue siendo un muy buen goleador, pero él debe entender que sus mejores noches ya las ha vivido, que pedir un aumento es absurdo y que necesita grandes jugadores a su lado (se llamen Neymar, Hazard, Icardi o Kane) para seguir plantando cara a Leo Messi y su Barça.

La doble vara de medir con Cristiano Ronaldo y por qué es justo ganador del Premio The Best

Como la memoria es frágil, vamos a hacer un recordatorio. Cristiano metió diez goles entre cuartos, semifinales y final de la pasada Champions. Para los que duden de quién merece llevarse hoy el premio The Best de la FIFA, o en enero el Balón de Oro.

Cristiano, con la Champions

Cristiano, con la Champions conquistada en Cardiff (EFE).

Mientras Messi no fue capaz de meterle ni un solo gol a la Juve, Ronaldo le hizo cinco al Bayern. Después, ya con Leo de vacaciones entre semana, el luso le hizo tres al Atlético de Madrid en semifinales. Y en la final, al mismo equipo al que el argentino no fue capaz de hacerle ni un solo tanto en 180 minutos, Cristiano le hizo dos en 90.

Cada año, me canso de repetir una cosa. El Balón de Oro (ahora escindido en dos premios) no elige al mejor jugador del mundo, elige al mejor de ese año. DE ESE AÑO. Es decir, el que ha sido más decisivo en la temporada 2016/17, en el caso de The Best, en 2017, en el caso del premio de la revista L’Equipe.

Como el premio se ha convertido en los últimos años, al menos de momento, en el eterno duelo entre Cristiano y Messi, pues en esta edición de 2017 no hay color. Porque la Champions fue para Ronaldo con una exhibición jamás vista en los partidos decisivos (los cinco últimos) y la Liga, pese al icónico gol de Leo en el Bernabéu, también fue blanca.

Es curiosa la doble vara de medir con Cristiano. Cuando hace un par de años se hinchó a marcar goles a Suecia, al Malmoe, el Espanyol y otros equipos denominados por sus críticos (me incluyo, me incluyo) menores, se decía que ya no estaba para los partidos grandes. Ahora que es Leo el que se luce ante Venezuela, el Espanyol o el Eibar, ni un solo pero. Es que es el mejor. Nadie recuerda lo mal que lo hizo en la pasada Champions cuando llegaron los momentos decisivos.

Hoy, Cristiano ganará el The Best y algunos todavía se atreverán a decir que es injusto, que el mejor es Messi. En fin. En deporte, como en política, cambiar de opinión o reconocer méritos de ‘los rivales’ es pedir un imposible.

¿Dónde están ahora aquellos argentinos que abucheaban a Messi?

Las derrotas y los triunfos se esfuman de nuestra memoria con tanta rapidez con la que llegan, respectivamente, otros triunfos o derrotas. Los aficionados al fútbol tenemos una memoria muy a corto plazo, aquella que suele llamarse ‘memoria pez’.

Y es que, si tu equipo pierde hoy, las críticas no tardarán en llegar. Y tú serás el primero que critique. Todos lo somos.  Hablaremos de mini-crisis, crisis o maxi-crisis. Pero, si tras esa derrota, mañana arrasa y logra una contundente victoria, todo el mundo olvidará el fracaso. Las crisis de las que hablábamos se convertirán en una buena racha. Así, a golpe de plumazo. Por increíble que sea, esto pasa a diario.

En concreto, esto fue lo que sucedió anoche con Argentina. Y en especial con Leo Messi. Porque sí, lo creáis o no, Leo Messi ha sido el jugador más señalado de la selección albiceleste de los últimos tiempos. Le culpaban de todas las derrotas. De no ser el mismo jugador con su país que con el Barça. De no deslumbrar y no demostrar lo que es: el mejor jugador del mundo. ¡Hasta anunció que no seguiría jugando en el equipo nacional!

Pero, menos mal que se retractó. Esto ahora parece increíble. Sobre todo después de que, anoche contra Ecuador, Leo hiciera que todos aquellos que lo criticaban, lo abucheaban y pedían que se fuese de la selección, lo adoren. Y fijaros: no han pasado ni 24 horas entre una cosa y otra. ¿Dónde están aquellos que antes le criticaban? Ahora Leo es un héroe en su país. Un “Mesi-as”.

Los medios argentinos más críticos están ahora orgullosos de él. “Es argentino”; está “a la altura de Dios“, dicen unos que meses antes escribían: “Mession imposible”. Se referían a la final de la Copa América que Leo “no supo ganar”.

En ese mismo momento, otros decían: “Lionel Messi, ese héroe del que siempre se espera una pincelada más”. Y ahora describen a Messi como “una máquina de crear ilusiones”.

Lo que yo les digo, en el fútbol predomina la memoria pez.

 

¿Quién es el culpable del mayor ridículo de la historia del Barça en el mercado de fichajes?

Desde que tengo conciencia no había visto nada igual. Un verano que se anunciaba pletórico para el Barça en cuanto a fichajes finalmente se ha convertido en un desastre (por ser sutil). Es más, seguramente en lo que se antoja como el mayor ridículo de la historia del club azulgrana.

En julio todo parecía ir viento en popa: sonaban con fuerza Verratti, Dybala o Bellerín como posibles incorporaciones que ilusionaban a la afición. Después se rumoreó con la llegada de Coutinho, Di María e incluso (por momentos) Mbappé. Además, varios jugadores tenían vía de salida (necesaria) para que el club hiciera caja. Pues nada de esto ha ocurrido. Bueno, sí, dinero ha dejado en el club la repentina salida de Neymar el pasado 3 de agosto al París Saint Germain. Desde ese día el equipo azulgrana empezó a buscarle un sustituto. No parecía difícil con los 222 millones de euros que había dejado en Can Barça el club parisino. Sin embargo, la gestión de ese dineral por parte de la entidad ha dejado mucho que desear.

Dembélé y Bartomeu firman el contrato. EFE

Dembélé y Bartomeu firman el contrato. EFE

Dembelé, un jugador sin gran trayectoria profesional (tiene 20 años) y procedente del Borussia Dortmund se ha convertido, de la noche a la mañana, en el galáctico del verano para el club. Costó más de 140 millones y cobrará 20 por cada temporada que juegue en Barcelona. Parece ironía. Y ojalá lo fuera. Pero no, es real y ya es el fichaje más caro de la historia del fútbol español. Para mear y no echar gota (con perdón).

Eso sí, no sorprende que con más de 200 millones en el bolsillo culé, el resto de los clubes izaran las cláusulas de sus jugadores hasta el último momento para sacarles más rendimiento si fichaban por el Barcelona. Sabían que el Barça estaba desesperado. Pero aquí debería haber entrado en juego una buena gestión deportiva y este verano ha sido desastrosa. Pero… ¿Quienes son los culpables?

  • Presidente Bartomeu: La afición ha pedido ya en varias ocasiones la dimisión del presidente del club, Josep María Bartomeu. Se supone que es él el que tiene que hacer y deshacer en el organigrama del Barça y el primero en dar las órdenes. Se siente solo, sin apoyos y con el agua al cuello. No sería de extrañar que pronto convocara nuevas elecciones debido a la presión que está sufriendo por parte de socios, exdirectivos y exjugadores.
  • Responsables de los fichajes: Albert Soler, director de deportes profesionales, y Robert Fernández, el secretario técnico. Ambos son los responsables del área de fichajes y esta mañana dieron una rueda de prensa para explicar los motivos del fracaso. Sin embargo, no asumieron culpa alguna y afirmaron que no habrá dimisiones en el club. Otros de los nombres que suenan como posibles culpables y que aún no han dado la cara son Pep Segura, el nuevo manáger deportivo, y el vicepresidente deportivo, Jordi Mestres. Ambos también cuestionados dentro del club por no lograr los objetivos fijados.
  • Leo Messi. Sí, como lo leen. La renovación del delantero argentino (que sigue sin firmarse) tiene en jaque las arcas del club y hasta la salida de Neymar no pudo hacerse ninguna negociación seria por falta de dinero. Es un jugador indispensable pero… dudo que jugando solo pueda seguir siendo lo que es: el mejor del mundo.

Ahora toca reflexionar y ver como Ernesto Valverde se las apaña con la plantilla tan escueta que tiene. De momento, todos a rezar para que no se lesione ningún jugador y esperar que en el mercado de invierno lleguen (mejores y más) refuerzos (de calidad y útiles, a ser posible).

Los problemas de Cristiano y Messi con Hacienda: ¿reciben el mismo tratamiento en la prensa?

Se me llenó ayer miércoles el whatsapp, el Facebook y el TL de Twitter de gente denunciado que la prensa (así, en general, “la prensa”) está tratando de manera distinta a Cristiano Ronaldo y a Messi con el tema de sus problemas con Hacienda.

Uno de los argumentos es que mientras que con el argentino se usaba fotos suyas vestido con la camiseta del Barça, en el caso del luso no se le pone casi con camisetas del Real Madrid, sino la de su selección, la de Portugal.

También ayer, El Confidencial ha sacado una noticia en la que se asegura que el club madridista había llamado a los medios de comunicación (o a varios de ellos) para que no se saque a Cristiano con la camiseta blanca.

Antes de nada, decir qué se ha hecho aquí, en 20 minutos. De las tres primeras informaciones sobre el tema que se dieron el martes, en dos salía con la camiseta blanca, mientras que en una lo hacía en traje. En la primera del miércoles, también una con la del Real Madrid. Para una sobre sus declaraciones, se ha cogido una foto de hoy, algo que es bastante lógico en lo que a uno le hacen siempre hincapié desde el día que entra en un periódico: si hay foto del día, a poder ser úsala. Está concentrado con Portugal, luego sale con esa camiseta.

Las noticias sobre Cristiano

Las primeras noticias sobre Cristiano de este miércoles en 20 minutos.

Para comparar ambos casos, veamos cómo han tratado los medios a Messi y a Cristiano en el mismo momento de sus problemas, cuando la Fiscalía denunció a cada jugador. Y que cada uno juzgue.

MARCA

Camiseta del Barça (que tampoco es que se vea demasiado, sinceramente) vs. camiseta de entrenamiento de Portugal con el escudo del Real Madrid arriba, no muy grande. En el caso de Leo, más valorativo el titular que en el de Cristiano, meramente informativo.

Portadas diario Marca

Portadas Marca.

AS

Esto va a sorprender a más de uno. Cuando la Fiscalía acusó a Messi, hay que sacar la lupa para encontrar cómo lo llevó en portada. Ahora, con Cristiano, a todo trapo, con titular informativo, camiseta de Portugal y escudo del Madrid más grande que en Marca.

Portadas diario As

Portadas As.

Mundo Deportivo

Prueba de agudeza visual: encontrar la noticia de la la querella por fraude fiscal contra Messi. Una vez encontrada, nos damos cuenta de que salen unas declaraciones de Leo negándolo. Lo mismo, sobre Cristiano, sale algo más grande. Algo.

Portadas Mundo Deportivo

Portadas Mundo Deportivo.

Sport

Algo más grande que MD dio el Sport la noticia sobre Messi, también con la frase exculpándose. Con Cristiano, a todo trapo y con idéntico titular que su gran rival.

Portada Sport

Portada Sport.

El Mundo

No es precisamente este periódico, el primero en destapar el caso Cristiano, sospechoso. La moción de censura le robó protagonismo esta vez en portada, mientras que el día que pasó lo de Leo, se dio más grande y con un titular más consistente. Eso sí, en ambos casos con las camisetas de sus selecciones.

Portadas El Mundo

Portadas El Mundo.

El País

Bastante mayor la cobertura que se dio en su momento al caso Messi que al de Cristiano. ¿Quizás porque la exclusiva fue en su momento de su gran rival, El Mundo? ¿Por la moción de censura? Que cada uno juzgue.

Portadas El País

Portadas El País.

La Vanguardia

Se dio más grande a Messi que a Cristiano. ¿Orden, quizás, de Florentino? ¿Es La Vanguardia un periódico madridista? ¿O la explicación lógica es que había una moción de censura?

Portada de La Vanguardia

Portada de La Vanguardia.

ABC

Notables diferencias. Si bien es cierto que la moción de censura es un día grande para ABC, también es verdad que se echa en falta algún tipo de mención del tema de Cristiano en la portada. Un compañero de este diario me explica que se hizo así porque ahora las portadas salen con un único tema, diferente a cómo se hacía antes.

Portadas de ABC

Portadas de ABC.

La Razón

Idéntico caso al de ABC, aunque algo peor, pues tienen hueco en el faldón inferior y eligen dar otros temas y no el de Cristiano.

Portadas La Razón

Portadas La Razón.

20 minutos

Para acabar, así lo dimos nosotros en papel. Lo dicho, no es lo mismo un día en el que el tema principal es una medida de Ana Botella que otro en el que hay una moción de censura. ¿Las camisetas? Las del Barça y Real Madrid.

La foto fue de Messi, la Liga de Cristiano

Nos ha callado a todos. Hasta las retransmisiones de Rac1 se han rendido a él, les juro que lo oí el otro día. Pero sobre todo Cristiano nos ha dejado en mal lugar a los madridistas que creíamos que estaba en su cuesta abajo, que llegamos a pensar que venderle no sería una mala idea, pensando en la millonada que le hubieran dado al Real Madrid.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo celebra su gol al Málaga (EFE).

Ronaldo es el orgullo hecho jugador, y cambiarle en el minuto 80 de un partido era imposible para cualquier entrenador, hasta que ha llegado Zidane. De alguna manera, le ha hecho comprender que su guerra, a sus 32 años, no era meter más goles que nadie, sino hacerlos cuando hacía falta, en los meses de abril y mayo.

Iba Cristiano camino de su peor temporada desde que llegó al Real Madrid, y de repente se ha puesto a meter goles como si no hubiera mañana. Marcó el primer tanto  ante el Valencia, en Vigo y en Málaga. E hizo un doblete ante el Sevilla. Entre medias, le dio tiempo a hacerle cinco goles al Bayern y tres al Atlético de Madrid en la Champions.

Sí, yo era de los que pensaba que el mejor Cristiano había desaparecido, que ver al jugador descomunal de 2010-13 era ya imposible. Y ahora ha sabido reconvertirse, ha aceptado con humildad sus limitaciones, juega menos minutos, lo hace como ‘9’ en gran parte de los partidos, y ha sido más decisivo que nunca en los momentos importantes de la temporada.

Para su ego, quedará que mientras Messi se ha hecho dos fotos icónicas tras la remontada ante el PSG y en el Santiago Bernabéu, él se ha hinchado a marcar goles para llevar al Real Madrid al título de Liga y a la final de la Champions. Y para él eso es mucho, muchísimo.

Messi celebra su gol en el Bernabéu

Messi celebra su gol en el descuento en el Bernabéu (EFE).