Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Entradas etiquetadas como ‘Valencia CF’

Las cinco claves de los cuatro pinchazos seguidos del Barça en Liga

Ocho partidos, cuatro victorias, tres empates y una derrota. Este es el balance del Barça en las primeras ocho jornadas de Liga. Está segundo en la clasificación por detrás de un gran Sevilla contra quien jugará el siguiente partido y por delante de un Valencia que este domingo le plantó cara y le arrebató un valioso punto. Es verdad que este año parece más normal (el Real Madrid lleva tres jornadas sin ganar), pero no es habitual que el equipo azulgrana pierda tantos puntos en tan pocos partidos.

Por eso, analizamos al detalle las cinco claves en las que puede estar esta crisis que atraviesa el Barça. ¿Hay algún culpable o son errores de equipo?

  • Luis Suárez: El uruguayo empieza siempre las temporadas en su peor estado de forma. Sin entenderse con sus compañeros y sin encontrarse a sí mismo. No culmina las jugadas, pierde demasiados balones y no entra en las jugadas a tiempo para rematarlas. Su puntería, además, se resiente. Esto viene siendo algo habitual en el comienzo del año futbolero en Luis Suárez. Pero ya hemos pasado la octava jornada y es raro que no haya despertado. Lleva solo tres goles y tres asistencias en lo que va de temporada. Es cierto que lucha y que el último partido lo jugó tocado, pero su acierto no está fino y el promedio de goles que lleva deja mucho que desear tras estar siempre entre los mayores goleadores del equipo. Y Messi solo no puede con todo.
  • La defensa: Los contragolpes están sorprendiendo muy a menudo al Barça en este comienzo de año. Ni Gerard Piqué ni Vermaelen ni Semedo están en su mejor momento. Los fallos entre ellos se están convirtiendo en un habitual y no muestran la solvencia de la pasada temporada, cuando una de las claves de la excelente racha de resultados en Liga fue precisamente esta, ya fuera por el trabajo global o por la inspiración de Ter Stegen. Esta temporada el equipo de Valverde ya ha encajado goles contra el Sevilla (uno), Huesca (dos), Real Sociedad, (uno), Girona (dos), Leganés (dos), Athletic de Bilbao (uno) y Valencia (uno). Siete de ocho partidos encajando.
Piqué se lamenta en el partido ante el Valencia. (EFE)

Piqué se lamenta en el partido ante el Valencia. (EFE)

  • Cansancio y pocos cambios: En el último partido ante el Valencia, Ernesto Valverde no hizo cambios hasta el minuto 83 de juego. Y, además, solo utilizó dos de tres pese a que los jugadores se veían relativamente cansados. Esta fue una de las causas de que el Barça, pese a su insistencia, no hallara huecos en la defensa contraria en el final del partido contra el Valencia y no consiguiera marcar el gol que tanto buscó al final. Insistió, pero el cansancio de sus jugadores no le permitió desbordar y arrancarle tres puntos al conjunto Ché. El cansancio se vio sobre todo reflejado en Coutinho (uno de los sustituidos), que ni fuerza tenía siquiera ya para disparar. Este cansancio, además, podría haber propiciado el gol y la victoria del rival por culpa de un fallo tonto.
  • Mucha posesión, poca eficacia: Es un habitual ya que el Barça controle el balón y, por tanto, tenga mayor posesión que el rival. El juego de toque es su marca propia, pero también es necesario que ese toque termine dentro de la red. No obstante, eso no está pasando. ¿Por qué? El Barça de Valverde pierde muchos balones en el centro del campo, incluso algunos en la defensa, que hacen mucho daño y, casi siempre, terminan siendo una ocasión clara de gol para el contrario. El toque no sirve si no logras culminarlo a tu favor. Hay que controlar los partidos, pero también ganarlos.
  • La Champions: La obsesión del Barça por la Champions es clara. Su objetivo de este año es ganarla. Pero no por ello deben dejar de lado las otras competiciones. Está claro que el nivel del equipo azulgrana en Europa no se parece en nada al que viene demostrando en la Liga. No se si es por falta de motivación o porque guardan sus fuerzas para los partidos continentales. Valverde descartó esto hace unos días en rueda de prensa con un contundente: “Para ganar la Champions tenemos que ganar la Liga”. Pero los esfuerzos no parecen ser los mismos en sendas competiciones.

Más fichajes del Valencia para el Barça no, por favor

El titular de todas las portadas de los diarios deportivos de Barcelona la semana pasada era: Ernesto Valverde lucha por Dani Parejo. Una noticia que viene rumoreándose desde hace varios días y que ya se tanteó la temporada pasada. Y mi primer pensamiento al ver estas informaciones fue: más fichajes del Valencia no, por favor.

Dani Parejo en rueda de prensa.

Dani Parejo en rueda de prensa.

Y es que muchos han sido los jugadores que han llegado al Barça después de jugar en el equipo ché en la última década. Y otros muchos de los que llegaron (exceptuando a David Villa y Jordi Alba) se fueron del club con más pena que gloria; sin triunfar y con millones desperdiciados o devaluados. Es verdad que la presencia del exvalencianista Robert Fernández como secretario técnico fue clave en estos acuerdos y que ahora ya no está. Pero, por favor, hay que pensar antes de fichar.

Valverde “conoce bien a Parejo de su breve paso por Mestalla y cree que encajará a la perfección en el equipo” —dicen los medios consultados—. Pero esto es algo que debería tener muy claro antes de pagar su cláusula: 50 millones, que no es poco. El del centrocampista valencianista me recuerda, así de primeras y sin todavía haber pisado el Camp Nou, a otros casos que han sido un fiasco. Como si fuera una intuición, el pesimismo se impone.

Desde Mathieu hasta Alcácer, pasando por André Gomes… fueron algunos de los jugadores que llegaron al Barça después de triunfar en el Valencia. Pero en la Ciudad Condal resultaron ser poco resolutivas y nada destacables. Es más, los dos últimos mencionados siguen siendo un escollo para el club catalán, que no sabe (hablando en plata) cómo quitárselos de encima.

Mathieu en su presentación con el Barça.

Jeremy Mathieu.

Jeremy Mathieu costó 20 millones de euros y se fue por cero, con una resolución anticipada del contrato. Llegó en la temporada 2014/15 y se fue tres años después al Sporting de Portugal. Con el Barça, el francés ganó nueve títulos (dos Ligas, tres Copas, una Champions, una Supercopa de Europa, una de España y un Mundial de Clubes). Jugó 91 partidos oficiales y marcó 4 goles. Pero le castigaron las lesiones, sobre todo en su última temporada, cuando tuvo cinco y solo disputó 16 partidos.

André Gomes.

André Gomes.

André Gomes fichó en la temporada 2016/2017 y hasta el ejercicio 2020-21. El FC Barcelona pagó 35 millones de euros fijos más otros 20 en función de variables. En el acuerdo se incluyó una cláusula adicional: un premio especial de hasta 15 millones de euros si el jugador ganara el Balón de Oro. En estas dos temporadas ha jugado 78 partidos oficiales, ha marcado tres goles y ha ganado seis títulos (una Supercopa de España, tres Copas del Rey, una Liga, una Champions Cup y una Supercopa de Cataluña).

Paco Alcácer.

Paco Alcácer.

Paco Alcácer. El Barça lo fichó en la temporada 2016/2017 por 30 millones de euros fijos y unos variables de 2 millones en función de los resultados y los partidos jugados. Firmó un contrato de 5 temporadas con un salario de 2 millones de euros y una cláusula de rescisión de 100. Ha jugado 51 partidos oficiales de azulgrana y ha marcado 15 goles, muy pocos para los que se le exige a un delantero nato. En su palmarés se pueden ver tres títulos ganados con el Barça: dos copas del Rey y una Liga.

El Barça no tiene un rival real

Cada vez que empieza una temporada pedimos que sea diferente, emocionante y con más candidatos al título. Pues ahora, cuando todavía estamos en la jornada 12, ya tenemos ante nosotros una Liga que nadie había imaginado. Pero los candidatos a ganarla se han reducido. Y es que el Real Madrid y el Atlético están diez puntos de distancia de un Barça líder. Una diferencia que nadie ha logrado remontar nunca. Así, tras empatar ambos en el Wanda Metropolitano, sus aspiraciones al título ya son mínimas. Y eso que la Liga no ha hecho más que empezar.

La única emoción ha llegado gracias a un renovado Valencia que ha dado la sorpresa. Con la victoria de hoy ante el Espanyol, el Valencia ha ganado ya ocho partidos consecutivos en esta Liga. Una marca que nunca había conseguido en sus 83 temporadas en Primera División. Marcelino ha conseguido rescatar a un Valencia hundido y transformarlo en un posible candidato al título. Un equipo que ha sabido aprovecharse de los errores del resto para luchar por el campeonato.

Suárez celebra un gol ante el Leganés. (EFE)

Suárez celebra un gol ante el Leganés. (EFE)

No sabemos cuánto tiempo le durará al equipo ché el estado de gracia. Ahora está segundo a cuatro puntos del Barça y, por ello sería el único posible rival del conjunto azulgrana hacia al título. Y una piedra en el camino culé que, sin embargo, podrían quitarse del medio el próximo domingo en Mestalla.

Porque el Valencia no es un rival real. El Barça parte como favorito para el enfrentamiento y ahora no hay equipo que esté a su nivel. Para encontrarlo habría que ir más allá de nuestra Liga.

Las opciones para el domingo son dos: si pierde el Barça en Mestalla, seguiría siendo líder a un punto del Valencia y sin margen de error. De este modo la emoción de la Liga no perdería emoción. La segunda, y más probable, es que los azulgrana ganen. De ser así, darían un puñetazo en la mesa y se pondrían a un paso de hacerse con el campeonato liguero por vigesimoquinta vez. En la jornada decimotercera y sin rival. Con tres cuartas partes de la Liga por delante (faltan 26 jornadas) y dejando sin sentido el campeonato.

Pero, si os digo la verdad, no sé que prefiero. Todavía queda demasiado.

El Barça disimula sus dudas tras una pésima actuación arbitral

Un Valencia violento puso sobre las cuerdas al Barça. Los de Luis Enrique se llevaron de Mestalla tres puntos en el último suspiro, que seguramente serán decisivos al final de la temporada, pero que no espantan las dudas que recaen sobre los azulgrana.

Dudas en defensa y en el centro del campo. Dudas que solo se olvidan cuando aparece la MSN y que se incrementan con las lesiones de Jordi Alba y Andrés Iniesta. Dudas que hacen que, en la novena jornada de Liga, solo sumen 19 de los 27 puntos posibles.

Un penalti a tan solo siete segundos del pitido final hizo que el partido se decantase del lado de un Barcelona, que empezó fuerte pero que se fue desinflando tras el descanso. El Valencia —empleando un juego demasiado brusco e intenso— consiguió plantar cara al conjunto catalán y mejorar su imagen de las últimas jornadas.

Undiano Mallenco

El árbitro Alberto Undiano Mallenco en el partido entre Barcelona y el Valencia. EFE

Fue un partido en el que hubo de todo: un gol en fuera de juego, reencuentros entre excompañeros, graves entradas impunes, lesiones… todo ello con un claro protagonista: Undiano Mallenco. A pesar de que a los culés no nos guste hablar de los árbitros —fíjense en Guardiola—, otra nefasta, pésima o desafortunada (elijan el calificativo que quieran) actuación del navarro no puede pasar desapercibida.

Ni Barça ni Valencia quedaron conformes con el arbitraje aunque los segundos manifestaron más su descontento. Y no es para menos. El primer gol de Leo Messi —en racha desde que volvió de su lesión y ya empatado con Luis Suárez en la lucha por el pichichi— vino precedido de un fuera de juego de Suárez que Undiano no vio (o no quiso ver) y que seguramente hubiera cambiado el sentido del encuentro.

A partir de ahí, la vara de medir que usó el árbitro no favoreció a nadie. Todo lo contrario, los perjudicó a todos. Mario Suárez, Enzo Pérez o Busquets merecieron mayor castigo por varias jugadas peligrosas y dos penaltis no pitados, uno a favor de cada equipo, terminaron por desquiciar a chés y culés.

A su favor está que puso de acuerdo a ambos equipos. ¡Todo un logro Undiano!

Por Noelia Pérez, @NoeliaPerez13, culé.

¿Negociaciones entre Mourinho y el Valencia para la próxima temporada?

Suena a rumor un poco loco, pero son varios los medios ingleses que aseguran que José Mourinho tiene una oferta en firme para fichar por el Valencia para la próxima temporada.

José Mourinho

José Mourinho (EFE).

El entrenador portugués parecía estar muy cerca de ser el entrenador del Manchester United la próxima campaña, pero el contrato no se ha llegado a contratar y las dudas del conjunto inglés podrían hacer que Mourinho acabe de nuevo en la Liga española.

Conviene recordar que Peter Lim, el multimillonario dueño del Valencia, es íntimo amigo de Jorge Mendes, el representante de Mourinho, y por ahí podrían acercarse las posturas.

El diario Sun asegura que la oferta al entrenador luso podría rondar los casi 20 millones de euros anuales, aunque lo más difícil será convencerle en el aspecto deportivo. El Valencia está ahora mismo a años luz del nivel de Barça, Real Madrid y Atlético, y el proyecto tendría que incluir un montante económico suficiente para que Mou lograse montar un equipo capaz de plantar cara a los grandes del fútbol español.

Sin duda, hacer que el Valencia pueda competir con Madrid, Barça y Atleti podría ser el desafío más complicado de la carrera de José Mourinho.

Munir, una convocatoria con España para que no se vaya con Marruecos

Dos partidos oficiales, eso ha sido para que Munir -19 años recién cumplidos- sea convocado por Vicente del Bosque para el próximo partido de España ante Macedonia de clasificación para la próxima Eurocopa.

Munir El Haddadi

Munir El Haddadi IEFE).

La perla de la cantera del Barça apunta a ‘crack’. Apunta. Como antes lo hicieran muchos otros. Jesé, por ejemplo. O Deulofeu, para que nadie mire el color de la camiseta. Pero Munir se apellida El Haddadi, es de padre marroquí y existe el temor de que el jugador sea convocado a no muy tardar por la selección africana y la española se quede por lo tanto sin él.

¿Es lícito entonces convocar a un jugador solo por si acaso acaba rompiendo en gran figura y que no te lo quite otra selección? Porque es esa y no otra la verdadera razón de que fuera él el convocado y no jugadores expertos y que han hecho muchos más méritos para recibir la llamada de Del Bosque como Aduriz o Llorente.

Habrá quien piense que sí, que hay que curarse en salud por si acaso es la próxima estrella del fútbol mundial y no sea que luego haya que arrepentirse. Pero eso no hace que deje de ser injusto, hasta para el jugador, obligado a tomar una decisión muy joven cuando aún no sabe cómo se va a desarrollar su carrera.

De momento, lógicamente, el jugador está entusismado. Un caramelo irrechazable para él. Que salga bien.