Entradas etiquetadas como ‘Álvaro Morata’

Te doy una colleja y te saco amarilla si no te gusta: ¿abuso de poder del árbitro con Morata?

Momento en el que Alberola Rojas toca con condescendencia a Álvaro Morata (GTRES)

Todavía está caliente la polémica expulsión de Diego Costa en el Barcelona vs Atlético de Madrid y la desmesurada sanción que recibió el delantero colchonero cuando este sábado hemos visto una escena que define a la perfección al estamento arbitral en España.

El árbitro manchego Alberola Rojas, encargado de dirigir el partido entre los colchoneros y el Eibar en Ipurúa, ha provocado la ira de Álvaro Morata cuando, en un momento de la segunda parte, el colegiado le ha dado lo que el delantero ha calificado de colleja (para ser fieles a la verdad, ha sido un toque en el cogote del ariete) y luego lo ha agarrado por el brazo. Las protestas del madrileño por estos hechos le han valido, además, una amarilla.

Lo ha dicho el Cholo bien claro después. Por un gesto parecido, a él le cayeron cuatro partidos de sanción, los mismos que le cayeron a Diego Costa por tocar a Gil Manzano (más otros cuatro por ese insulto cuyo audio no se ha escuchado públicamente). Lo ha apuntado bien el exárbitro Iturralde González en Carrusel Deportivo: el árbitro es la autoridad y debe mantenerse en su sitio. De ninguna de las maneras el colegiado puede tocar a un jugador, y menos con el gesto de prepotencia y chulería con el que el joven Alberola lo ha hecho, en lo que parece un claro caso de abuso de poder, porque encima le ha castigado después.

Si el Comité de Árbitros actuara con dignidad, Alberola Rojas, conocido por ser Míster Los Yébenes (Toledo) y por su look de ‘tronista’ musculado de Mujeres y Hombres y Viceversa, tendría que pasar de manera inmediata a la nevera o, en otras palabras, ser sancionado varias jornadas. Tampoco estaría de más que, para variar, el club presentara algún tipo de queja.

Para exigir respeto primero hay que dar ejemplo, y más aún si eres la máxima autoridad en el terreno de juego. Pero los árbitros españoles no se caracterizan precisamente por dar buen ejemplo de nada.

Morata calla bocas y da la razón a Simeone

Álvaro Morata respira aliviado tras marcar su primer gol con el Atleti (EFE).

Cuando la llegada de Morata al Atlético de Madrid en este último mercado de invierno era un hecho, se abrió un gran debate en la afición atlética acerca del que fuera canterano rojiblanco y posteriormente, delantero del eterno rival, el Real Madrid. Algunos gestos del pasado y en general haber lucido la camiseta blanca (y besado su escudo, etcétera), parecía una losa que gran parte de la afición colchonera no estaba dispuesta a cargar. Hubo muchas opiniones negativas y muchos hinchas dispuestos realmente a pitar incluso al jugador. Pero han bastado unos cuantos partidos para que el delantero haya callado bocas.

El jugador ha respondido a la perfección a lo que se podía esperar de él. Ha marcado tres goles (dos de ellos, injustamente anulados, pese al VAR y el primero legal, este domingo ante el Villarreal), ha dado una asistencia y ha demostrado en todo momento una entrega y una profesionalidad fuera de toda duda. En resumen: ha rayado a un altísimo nivel.

A lo mejor Morata no siente los colores como lo podían hacer Gabi o Torres. Puede que en el pasado mostrara su amor eterno al eterno rival. Pero a estas alturas, yo no pido hinchas en el terreno de juego. Yo quiero profesionales que lo den todo por el equipo. Y al atacante madrileño no se le puede reprochar lo contrario.

Y por supuesto, el buen resultado de Morata no hace sino darle la razón al que más peleó por su fichaje: Diego Pablo Simeone. El Cholo quería a Morata y sólo a Morata. Al bonaerense le da igual el DNI o el pasaporte del jugador. Sabía que Morata se iba a entregar y que su estilo de juego encajaba a la perfección. Por eso apostó por él. Y de nuevo, ha ganado. En realidad, con Morata hemos ganado todos los atléticos.

¿Perdonará la afición colchonera las mofas de Morata si acaba fichando por el Atleti?

La escena se produjo en 2014, en las celebraciones de la Décima Champions del Real Madrid, conseguida en Lisboa tras derrotar al Atlético de Madrid en la final. En el balcón del Palacio de Correos, sede de la Comunidad de Madrid, Álvaro Morata agarró el micrófono y entonó un cántico: “Que se enteren los indios quién manda en la capital” (los indios son los aficionados del Atleti, en contraposición de los vikingos, que son los del Real Madrid).

Ahora, cinco años después, el delantero (que por cierto, surgió de las categorías inferiores del club rojiblanco) podría recalar en el Atlético del Cholo. Mi compañero Raúl Rioja comentaba el otro día en este mismo blog que sería un perfil idóneo para los de Simeone. Estoy bastante de acuerdo con él. Pero más allá de lo deportivo, me consta que hay muchos atléticos que no quieren tener a un reciente exmadridista en sus filas, y el vídeo que abre este artículo ilustra perfectamente algunas de sus justificaciones.

En mi opinión, creo que habría que darle menos importancia a estos exabruptos de los jugadores. Igual que nadie en el Bernabéu (que yo sepa) echa en cara a Courtois aquello de “salta, salta, pequeño canguro…” ni antes lo hicieron cuando Figo llamó llorones a los madridistas. Que los futbolistas, a veces, demuestren poca madurez, no significa que los hinchas deban hacerlo también.

Morata y su cántico (YOUTUBE).

¿Sería el exmadridista Morata un buen fichaje para el Atlético?

Álvaro Morata

Álvaro Morata en una imagen de archivo con el Real Madrid (EFE).

El Atlético está interesado en el fichaje de Álvaro Morata, según informan este miércoles varios medios de comunicación. Un exmadridista, y además de corazón muy blanco, para reforzar al rival vecinal, que anda cojo en esa posición.

La aventura inglesa ha sido muy decepcionante para el jugador madrileño, y una parte de mí hay que reconocer que se alegra. Morata tomó una decisión absurda, la de marcharse del Madrid porque no tenía los minutos que quería (aun gozando de bastantes, ojo), y el tiempo ha demostrado lo equivocado de su decisión.

Lo tenía todo para triunfar de blanco. Metía muchos goles en los minutos que disponía, tenía el apoyo incondicional del público por su condición de español y canterano y su rival por el puesto era Benzema, un jugador eternamente cuestionado y encima ya veterano. Es decir, tenía la guerra ganada a poco que hubiera sido un poco paciente. Era el ‘9’ del futuro muy cercano del Real Madrid, nada menos.

Pero como decimos, Morata fue impaciente, o se creyó mucho mejor de lo que en realidad era. En Inglaterra no ha cuajado, y su caché ha bajado muchísimo. En este mercado invernal, se ha interesado por él el Sevilla, aunque ahora parece que se ha entrometido el Atlético. Su potente zancada, su buen remate de cabeza y su conocimiento de la Liga española hacen que a Simeone, al que siempre le ha gustado, le parezca el complemento perfecto para un Diego Costa que tiene demasiados problemas con las lesiones.  Estoy de acuerdo con el Cholo, es un jugador que mejora mucho la delantera colchonera. Y este año hay final de la Champions en el Wanda…

La peor noche de Benzema: fallo escandaloso y golazo decisivo de Morata

La jornada dominical fue dura, muy dura con Karim Benzema. Y la paciencia del madridismo, que hace tiempo que se está agotando, está cerca de acabarse. La despedida del Bernabéu tras el partido ante Las Palmas fue con una pitada algo mitigada por la goleada del conjunto blanco.

Álvaro Morata en el partido ante el Manchester United (EFE).

La situación del día fue la siguiente. Por la tarde, el gran choque de la jornada en la Premier enfrentaba a Chelsea y Manchester United, y el partido, que acabó con 1-0, lo decidió un gol de Álvaro Morata. Un cabezazo de delantero puro, de ‘9’ de los de toda la vida, y en un partido clave en la lucha por el campeonato. Tres puntos de oro para los blues gracias a la efectividad del jugador que compraron a precio de oro para ello.

A continuación, y nada más comenzar el choque ante Las Palmas, Karim Benzema se quedó solo ante el portero en un cómodo mano a mano en el que tuvo tiempo para pensar cómo batir a Lizoain, pero fue el meta el que resultó vencedor del duelo ante la desesperación del estadio blanco.

Después, poco más. Un remate de cabeza al que no llegó como único aspecto reseñable, y pitos cuando fue sustituido por Zidane a cuarto de hora del final del partido. Benzema lleva un gol en Liga esta temporada, cifra indigna de un delantero del Real Madrid. Cristiano también lleva solo uno, sí, pero el crédito que tenían uno y otro no es, evidentemente, el mismo.

Lukaku al Manchester United y cómo afecta este fichaje a Real Madrid y Atlético

Lukaku, con la selección belga (GTRES).

A primera hora de este sábado, el Manchester United anunció que había alcanzado un acuerdo con el Everton para el traspaso del delantero belga Romelu Lukaku a los ‘red devils’, pendiente del acuerdo con el futbolista y del reconocimiento médico.

Este fichaje, que se prevé multimillonario, no es sólo interesante desde el punto de vista de la Premier League, sino también de la Liga española, ya que este movimiento en el mercado puede generar un afecto mariposa que afecta de lleno a Real Madrid y Atlético de Madrid.

A los blancos les afecta por Álvaro Morata. El delantero madrileño era uno de los principales candidatos a llevar el 9 del United la próxima temporada. No sólo eso: el traspaso iba a ser millonario. El Real Madrid pedía en torno a los 90 millones de euros.

A los colchoneros, por Diego Costa. El hispano-brasileño es el principal objetivo del Atlético para reforzar su plantilla (en enero, claro), pero una de las condiciones inexcusables para su salida del Chelsea es que los de Conte hallen un reemplazo. Lukaku era el que más sonaba, así que ahora, Diego Costa no tiene sustituto en Stamford Bridge.

Habría una solución que desatascaría ambas situaciones: que el Chelsea fichara a Morata. No parece descabellado, aunque ambos clubes tendrían que llegar a un acuerdo económico que a día de hoy, no tienen.

Existe una posibilidad más, que le valdría al Atético pero no al Real Madrid: que el sustituto de Costa fuera otro. En Inglaterra se habla de dos nombres: Andrea Belotti, delantero del Torino, y Fernando Llorente, actualmente en el Swansea. Cualquiera de estas dos opciones son una mala noticia para Morata, que quiere jugar en la Premier.

Y cuidado, que no esta todo dicho. El Chelsea tiene un acuerdo personal con Lukaku, por lo que podría haber una guerra abierta entre dos de los grandes del fútbol inglés…

En los próximos días, la solución a todo.

El Madrid pierde a su mejor ‘9’ ante el Atlético y este mes: a Álvaro Morata

“Los grandes delanteros son los que meten más goles que los que en teoría les corresponde”. La frase corresponde a mi colega (y amigo) Salvador Carmona, especialista en estadística deportiva, y para el que le pedí ayuda para la realización de un post.

El debate Benzema-Morata es algo que se veía venir desde que el Real Madrid recuperó al canterano tras dos buenos años en la Juventus, que fue para él una especie de mili. Ha vuelto más jugador, más hecho, y su competencia con el galo está siendo feroz.

Ahora, Morata está lesionado y la sensación que da es que el conjunto blanco pierde en una fase decisiva de la temporada al que está siendo su mejor ‘9’. Saliendo del banquillo ha revolucionado partidos y marcado goles decisivos, y siempre que ha sido titular lo ha hecho bien.

Pero las sensaciones son eso, sensaciones. Y para ello es para lo que el mencionado Salva Carmona me ha prestado su ayuda, para ver si la estadística avanzada respalda las actuaciones de Morata.

Los xG (expected goals, goles esperados) son una estadística que mide cuántos goles se deben producir en una situación determinada teniendo en cuenta la distancia de la portería, el ángulo, la oposición, la velocidad a la que va la jugada, el pase previo al remate y otras muchas variables.

Pues bien, comparando a los dos delanteros del Real Madrid, de Benzema se esperaba que metiera 5,6 goles, y finalmente solo convirtió 4. Por su parte, Morata ha marcado más goles (4) de los que se esperaba (3,6).

Datos, sin duda, interesantes y que me parece intensifican el debate sobre qué jugador debe tener más minutos cuando ambos estén disponibles, especialmente en los partidos grandes de la temporada. Porque al ‘9’ del Madrid hay que pedirle que sea de la súper elite, y eso significa aportar más goles que los que haría un jugador medio. Lo que está haciendo ahora Morata y no Benzema. Lo que pierde el Madrid de cara al derbi de este sábado, al próximo clásico ante el Barça y a dos duros enfrentamientos en Champions ante el Sporting y el Dortmund.

Gráfico goles/acierto Álvaro Morata

Gráfico goles/acierto Álvaro Morata (SALVADOR CARMONA).

Gráfico goles/acierto Karim Benzema

Gráfico goles/acierto Karim Benzema (SALVADOR CARMONA),

El día que Zidane quedó en evidencia por su fe ciega en la BBC

Es curioso cómo, con cada entrenador de la historia reciente del Real Madrid, la historia se repite, cómo todos acaban encorsetados por una idea: la BBC es intocable, inamovible.

Zidane y Benzema

Zidane y Benzema se abrazan en la banda (EFE).

Le pasó a Ancelotti, también a Benítez, y ahora a Zidane. Como Morata se estaba ganando más minutos a base de ganas, empuje y, sobre todo, goles, la solución del entrenador galo no fue otra que alinear al canterano junto a Bale, Cristiano y Benzema. Un 4-2-4, como si se tratara de los años 70 o de una alineación de la Play.

Y no, el fútbol no es eso. No es poner a los mejores en el campo sin más. No se pueden poner juntos a cuatro delanteros sin correr el riesgo de perder el centro del campo incluso ante un equipo menor como el Legia. Más si tus centrocampistas son Toni Kroos y Kovacic, no precisamente destacados por sus virtudes defensivas.

Si Zidane triunfó la temporada pasada fue por el respeto que le tienen los jugadores. Sus decisiones no eran puestas en cuestión por el vestuario. Si James tenía un papel residual, nadie levantaba la voz, por más que hubiera costado 75 millones. Es lo que tiene haber sido un dios del fútbol, que hasta ha podido cambiar alguna vez a Cristiano Ronaldo sin que haya un terremoto.

Ante el Legia traicionó todo eso. Las buenas actuaciones de Morata debían ser premiadas, pero a costa de Benzema, o quizás de Cristiano, aunque sea utópico. Un descanso a Bale tampoco está de más de vez en cuando, dada su propensión a lesionarse. Pero Zidane eligió juntarlos a todos, y el resultado fue el desastre que todos vimos.

Ya dijo el galo al llegar que la BBC era intocable, y lo repitió hace pocas semanas cuando se le volvió a preguntar por ello. Y con esa frase se mete en problemas él solo.

Por suerte, no era un partido decisivo y el resultado solo complica las cosas en la Champions al Real Madrid, al menos a priori. Y deja en un muy mal lugar a Zidane. Seguro que no se vuelve a repetir.

Apuntes de Champions: el sexto de la Bundesliga no es tan malo como el cuarto y los partidazos de Messi y Morata

Acabados ya los octavos de la Champions, vamos con unos apuntes sobre lo sucedido en los partidos de esta semana:

  • Viendo al Bayer Leverkusen, sexto en la Bundesliga, ganar al Atlético, me cuesta comprender cómo el Schalke, equipo vilipendiado la semana pasada, va por delante en la misma competición. ¿Cosas del fútbol o es que el rival tuvo algo que ver?

    Griezzman, Godín y Miranda, ante el Bayer Leverkusen

    Griezmann, Godín y Miranda, ante el Bayer Leverkusen (EFE).

  • Aún me duele que después de haber realizado el mejor encuentro en mucho tiempo, se recuerde sobre el partido de Messi que falló un penalti y un rechace a puerta vacía. Que nadie duda que, sin él, se hubiera visto un partido muy distinto y un resultado peor para el Barça.
  • Si ayer hablábamos de la enésima decepción de Pellegrini, ¿qué decir del Arsenal? Hace ya años que no está entre los favoritos en Europa, pero se espera mucho más de un equipo que cuenta con jugadores como Özil, Alexis, Cazorla o Welbeck que perder 1-3 en el Emirates ante este Mónaco.
  • Me alegré de ver hace unos meses a Álvaro Morata en la convocatoria de Del Bosque. Si bien es un jugador que está por hacer, su formación como delantero de élite en la Juventus va viento en popa. Actuaciones como la que tuvo en un partido de los grandes como ante el Borussia Dortmund (marcó un gol, dio una asistencia) le dan confianza a un jugador con una enorme proyección. De momento, alterna titularidades con Fernando Llorente, pero está teniendo los minutos que reclamaba en el Bernabéu y Allegri le está demostrando que confía en él.