Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Entradas etiquetadas como ‘Ángel Di María’

Los seis posibles sustitutos de Griezmann en el Atlético de Madrid

Antoine Griezmann, celebrando uno de sus goles este miércoles en Lyon (EFE).

Casi se da por hecha la marcha de Antoine Griezmann del Atlético de Madrid, seguramente al FC Barcelona. Durante estos días se ha hablado mucho de esta salida y desde el punto de vista del hincha atlético, un interesante debate es conocer quién puede ser el sustituto del francés, no ya solo en el terreno de juego, sino como ‘crack’ del equipo.

Se han escuchado muchos nombres, pero estos son los seis que más han salido. De ellos, hay algunos que no me atraen nada, otros que me dejan frío y otros que me parecen buenas opciones. Así los clasifico.

BAJÓN TOTAL

Rodrigo Moreno (GTRES).

Rodrigo Moreno: el delantero hispano-brasileño ha sonado mucho como un objetivo del Atlético si se va Griezmann. Es cierto que el delantero ha cuajado su mejor temporada como profesional. Ha sido el mejor de un gran Valencia y es probable que se vea premiado con su presencia en la selección este verano en Rusia, pero como sustituto de Griezmann me parece una broma. Tiene la misma edad que el francés y mientras éste está consagrado como uno de los mejores jugadores del planeta (seguramente el tercero), Rodrigo está a años luz de esos niveles. En mi opinión (y esto vale para el siguiente candidato), el Atlético de Madrid tiene que fichar a un jugador ‘crack’, uno que llene el Metropolitano en su presentación. Rodrigo no lo es (ojo, que puede que me coma mis palabras en el futuro).

Aspas (EFE)

Iago Aspas: Vaya por delante que para mí, Iago Aspas ha sido el mejor jugador español de la temporada y uno de los más talentosos, pero no lo veo en el Atlético. El de Moaña tiene 30 años y sus experiencias en equipos en teoría más potentes que el Celta (Liverpool y Sevilla) han sido bastante decepcionantes. Aspas es el Celta y el Celta es Aspas. Es algo así como el Le Tissier del equipo gallego. Estoy convencido de que fuera de Balaídos no se sentiría cómodo. Tampoco veo sus condiciones muy del estilo del Cholo. A mí me decepcionaría su fichaje.

NI FRÍO NI CALOR

Kun Agüero (EFE).

‘Kun’ Agüero. Admito que tengo sentimientos enfrentados cuando escucho o leo algo sobre la posibilidad del regreso de Sergio Lionel Agüero al Atleti. Por un lado, qué se puede decir de uno de los tres mejores futbolistas que he visto con la camiseta rojiblanca (insisto, de los que yo he visto con mis ojos), que volvería siendo, además, el máximo goleador de la historia del Manchester City y tres veces campeón de la Premier League en Inglaterra. Por otro, me cuesta mucho olvidar cómo se fue del club (Enrique Cerezo, raro en él, no para de recordarlo) y más allá de sentimientos, pienso en que está a punto de cumplir 30 años, es algo frágil en cuanto a lesiones y que sería muy caro para unas arcas colchoneras que pocas veces se pueden permitir excesivas alegrías.

Di María (EFE).

Ángel di María. Nunca fui muy fan del argentino (y no, no tiene nada que ver con su pasado madridista). ‘El Fideo’ es ese tipo de jugador irregular cuyas grandes tardes/noches no me hacen olvidar las de desaparición total. Eso sí, admito que se trata de un jugador con un talento enorme y creo de verdad que con Diego Pablo Simeone daría más tardes buenas que malas. Pero sería muy caro y no solucionaría del todo el problema de la marcha de Antoine Griezmann, porque es menos delantero que el francés y tiene menos gol. Sería un buen complemento para un killer, pero por sí solo no llena el hueco del 7 de Mâcon.

ME VENGO ARRIBA

Cavani (EFE).

Edinson Cavani. Me vais a decir que es más mayor aún que Agüero o Di María (el uruguayo tiene 31 años) y que también será carísimo, pero para mí sí que es uno de esos delanteros dignos de un equipo que pelea por la Champions. El uruguayo es, además, un viejo objeto de deseo de Simeone y estoy convencido de que haría una dupla terrorífica con Diego Costa. Este sí asegura goles y sería un salto de calidad. El problema, como os decía, es que todo lo que venga del Paris Saint-Germain significa mucho dinero, tanto el sueldo, como en traspaso. Además, no creo que los jeques cataríes tomen ninguna decisión antes de que se resuelva de manera definitiva la situación de Neymar. La posible marcha del brasileño al Real Madrid significaría un terremoto que no sólo afectaría al club galo, sino todo al fútbol europeo, desencadenando una serie de efectos dominó difíciles de prever. Demasiados condicionantes.

Dybala (EFE).

Paulo Dybala. Creo que es el más difícil, pero sería el mejor. Está llamado a ser uno de los cracks del futuro, pero será difícil que la Juventus se desprenda de él y mucho menos por un precio prohibitibo. Por edad (24 años) y potencial, el cordobés sí sería ese crack que ilusionaría a la afición del Atlético de Madrid y que llenaría el Metropolitano en su presentación. Además, es argentino, como el Cholo Simeone, lo que para tanto uno como para el otro, sería un punto a favor.

¿Y vosotros, a cuál preferiríais?

Y ya nadie se acuerda de Di María

Fue un drama. Calificado como un desmantelamiento en toda regla del campeón de Europa. Las salidas de Xabi Alonso y –sobre todo– Di María y la llegada de James pareció un capricho más de Florentino Pérez en su afán de recolectar estrellas sin pensar jamás en construir un equipo. Había roto algo difícil de lograr hoy en día en el fútbol: el equilibrio de un equipo.

Di María

Di María con el Manchester United (EFE).

James fichó por alrededor de 80 millones. Justo después, ACS cerró un acuerdo en Colombia para ser la empresa encargada de la construcción de una autopista. Poco se tardó en hablar de ambos hechos como una relación causa-efecto, el fichaje del máximo goleador del Mundial no había sido más que una maniobra más de Florentino para sacar beneficio en sus negocios personales, se afirmó sin atisbo de duda.

Han pasado poco más de dos meses y se ha repetido exactamente la misma situación que con la controvertida venta de Mesut Özil. Nadie se acuerda de Di María, que hace lo que puede en un equipo absolutamente hundido (sí, el mismo caso del alemán, ahora lesionado, en el Arsenal).

A la prensa deportiva nos encanta criticar con fiereza, pero ya van dos años en los que toca recular y admitir que ha habido una precipitación en el juicio. Independientemente de lo que pase en mayo, pues el fútbol no deja de ser el deporte más imprevisible que existe, lo que está claro es que James desde luego no es un capricho (como no lo fue el año pasado Bale) y Özil y Di María fueron grandes ventas porque pedían demasiado dinero para quedarse y se les vendió por cantidades astronómicas.

Eso sí, la nota final se pondrá en mayo. Y si ahí no hay títulos, el nombre de Di María volverá a salir.

84 millones por Di María: bien vendido

7 de enero de 2014. Di María se ‘acomoda’ sus partes en un claro gesto de desprecio al público del Bernabéu. Su salida del Real Madrid parecía inminente, pero la mano izquierda de Ancelotti fue clave para lidiar con el asunto. El técnico italiano, que ya se había quedado sin Khedira por lesión, sabía que la salida del equipo del argentino podía ser desastrosa para el equipo y logró salvar una situación muy comprometida.

Apenas unos meses antes, la llegada de Gareth Bale al equipo hizo que un jugador tuviera que ser vendido y el asunto estaba entre Ozil y Di María. Cuando fue el alemán el elegido, todos (o casi) los aficionados al Real Madrid se llevaron las manos a la cabeza por la salida de un talento como el del alemán. Y sí, prácticamente todos esos aficionados hubieran elegido al ‘Fideo’ para salir del club.

El final de temporada encumbró al mejor Di María. Fue decisivo en el 4-3-3 de Ancelotti, cumpliendo la difícil misión de defender y atacar en todo momento, y decisivo tanto en la final de Copa, donde marcó el primer gol, como en la de Champions, en la que fue elegido mejor jugador del partido. Para la historia quedará ese eslalon en la prórroga en el que tumbó a Juanfran y que acabó en el gol de Bale que puso la ansiada Décima en bandeja.

Angel Di María

Angel Di María (Manchester United).

Este verano era el momento en el que el ‘Fideo’ quería cobrarse las cuentas pendientes. Exigir una subida salarial que sin duda se había ganado en el campo. Pero Florentino tenía otros planes. Fichados Kroos y, sobre todo, James Rodríguez, ya no había hueco para el eléctrico argentino. O no al menos para un aumento de sueldo como el que solicitaba el argentino. La decisión suena del todo cuestionable, sin duda, pero hay que recordar que hace un año primero, y hace unos meses después, Di María era un jugador que todos coincidían en que hubiera sido bueno vender y por el que no se hubiera sacado ni la mitad de lo que ahora paga el Manchester United por él. 

84 millones después (79 fijos, 5 en variables), no cabe duda de que el Real Madrid ha vendido bien, muy bien. Y a un rival que, además, este año no jugará la Champions. Pierde a un gran jugador para el equipo, nadie lo duda, pero deja las arcas llenas para otras operaciones.

Parafraseando al diario Marca tras la venta de Robben al Bayern: bien vendido. Ahora toca esperar para ver si el resultado es el mismo.

Caso Di María: el Bernabéu le ovaciona y Simeone dice que es el mejor del Madrid

Que Di María tiene pie y medio fuera del Real Madrid es un secreto a voces, pero mientras llega una oferta desorbitada que convenza al club blanco de vender a un jugador en alza, cada aparición del argentino deja situaciones de lo más curiosas.

Ángel Di María

Ángel Di María (EFE).

En el partido de ida de la Supercopa, ‘El Fideo’ fue suplente, salió en la segunda parte y recibió una sonora ovación del Bernabéu. El veredicto del coliseo blanco es claro, el público quiere que se quede tras su espectacular temporada pasada culminada con una exhibición en la final de la Champions.

Di María, como suele ser habitual, revolucionó el choque con su estilo de juego eléctrico y anárquico. Poco después de su entrada llegó el gol, aunque el partido finalmente quedó en empate tras el error final en defensa de los merengues.

En rueda de prensa llegó el momento más extraño de todos. Simeone aseguró que ‘El Fideo’ es “el mejor jugador del Real Madrid” y que por ello el equipo blanco mejoró con su salida, mientras que Ancelotti, al ser preguntado por la frase del Cholo, dijo que era un gran jugador pero que también cuenta con “el último Balón de Oro y con Bale, que marcó en la final de la Champions”.

Lo que parece claro es que Di María sube su caché con cada aparición, es un futbolista que aporta algo distinto y que está en el mejor momento de su carrera. Un lujo para cualquier equipo prescindir de él a día de hoy.

¿James Rodríguez por Ángel Di María en el Real Madrid?

Cuatro partidos del Mundial han sido suficientes para que ya se encumbre a una estrella a nivel mundial: James Rodríguez. Y, como no podía ser de otra forma, poco ha tardado en salir las portadas que colocan a la sensación de la competición con el Real Madrid, club al que se iba a vincular a cualquier jugador que brillara en Brasil.

James Rodríguez

James Rodríguez con Colombia (EFE).

James Rodríguez es un joven mediapunta colombiano, a punto de cumplir 23 años, que brilló en el Oporto y por el que el Mónaco pagó hace apenas un año 45 millones de euros en el megaproyecto del jeque ruso Dmitry Rybolovlev Ocupa, por lo tanto, una posición muy parecida a la de Isco, la gran promesa del Real Madrid, pero que no ha ido al Mundial y, por tanto, parece producto desfasado en estos momentos.

Los dos periódicos deportivos madrileños sitúan como avanzado el fichaje de James por el Real Madrid y aseguran que ocuparía la plaza de Ángel Dí María, que habría pedido dejar el club blanco ya mismo. Uno de los principales protagonistas de la victoria en la Champions del Real Madrid, con exhibición en la final incluida, debe dejar paso a la nueva figura mediática, pese a que ocupen posiciones diferentes.

Mal haría el conjunto blanco en romper el equilibrio que ofrece Di María con su impresionante despliegue físico, y peor en buscar un sustituto solo por cuatro partidos, pues nada se había hablado del colombiano antes del Mundial.

Portadas diarios Marca y As

Portadas diarios Marca y As.

El mensaje de Sergio Ramos en Twitter: ¿apoyo a Di María?

Sergio Ramos no pudo evitar opinar sobre la polémica con el asunto del gesto de Di María. Tras el partido ante el Celta, el jugador madridista colgó una foto en su twitter, siempre jugoso, con una foto detrás de Michael Jackson… con las manos en sus partes.

Las casualidades no existen y la referencia al “acomodamiento” de su compañero El Fídeo es bastante claro. ¿Se trata de una muestra de apoyo? ¿Un mensaje para la afición del Real Madrid? El jugador lo disfrazó de felicitación por el día de Reyes, eso sí.

Inoportuno, en cualquier caso, pues suficientes problemas está teniendo este año Sergio Ramos como para además meterse en los de los demás.

El feo gesto de Di María: ¿dedicado al público del Bernabéu?

Difíciles momentos los que está viviendo Di María en el Real Madrid. Si hace poco era protagonista por su deseo de abandonar el club blanco, ahora un feo gesto tras ser sustituido complica aún más su posición.

Gesto de Di María

CANAL PLUS LIGA

No hizo buen partido el argentino ante el Celta, ni mucho menos. Estuvo fallón e impreciso, y la reciente polémica y ese presunto deseo de marcharse no ha sido olvidado estas vacaciones por el público del Bernabéu, que le dedicó una pitada al ser sustituido. En su camino a los vestuarios, Di María se llevó la mano a sus partes nobles. Gesto desafortunado. Solo él sabe si fue un gesto dedicado al público por el calentón del momento o, como el propio jugador aseguró tras el partido, un simple “acomodo”.

Desde luego el gesto no pareció tal, sino un menosprecio claro, pero sea así o no el futuro del argentino parece más lejano del equipo blanco que nunca. No está cómodo con su suplencia, quiere jugar el Mundial y son varios los equipos que le desean, entre ellos Manchester United y Mónaco. Y este “acomodo” no va a ser olvidado.

Ni Di María era tan bueno, ni Özil tan malo

Di María se quedó porque es un luchador que peleará por un puesto de titular en el Real Madrid, mientras que Özil reclamó una subida salarial y por eso fue vendido”. Esta frase no se corresponde a ningún directivo blanco, pero es lo que se vendió tanto directa como indirectamente después de que el argentino finalmente se quedara y el alemán fuera vendido al Arsenal.

Ángel Di María

EFE

Ángel di María fue promocionado como un luchador, el jugador ideal que nunca se rinde y que pese a las múltiples trabas (léase fichajes) que le pone su club elige continuar para acabar triunfando. Aceptaría su rol fuera cual fuera.

Cuando empezó el año, sin Bale en el equipo (y luego de pretemporada y después lesionado) todo fueron alabanzas para el argentino. Su juego fue mejor que nunca y su lucha y sus goles parecían imprescindibles para Ancelotti. Pero el momento del galés llegó por fin, y lo hizo a lo grande. Goles y asistencias en unos números que se acercan a los de Cristiano o Messi, y todas las dudas que algunos (muchos) tenían sobre él se disiparon. Ya era imprescindible.

Di María perdió el sitio y de repente ya no es el ángel de después del verano. Es año de Mundial y ha perdido el sitio, se ha puesto nervioso y reclama su salida en el mercado de invierno para asegurar su presencia en Brasil. Sorprendentemente, un jugador de fútbol es egoísta y mira por sus intereses y no por los del club que le paga.

Al ‘Fideo’ solo se le puede acusar de un exceso de confianza, pues creyó tanto en sus posibilidades que pensó en poder desbancar del 11 al fichaje más caro de la historia (o el segundo, qué más da) y mejor jugador de la Premier la temporada pasada. Por lo demás, es como cualquier otro, mira por sus intereses y el Mundial pesa mucho. Pero ahora el Madrid no le puede dejar escapar en mitad de la temporada, su tren ya pasó el verano pasado y para coger el próximo deberá esperar al año próximo. Tendría que haberlo pensado mejor.

La llegada de Bale compromete el futuro de Özil y de Di María

Era un secreto a voces, pero la confirmación parecía no llegar nunca. Finalmente, se ha consumido a poco más de 24 horas del cierre del mercado estival: Gareth Bale ha fichado por el Real Madrid.

Tiempo habrá para analizar el precio de esta adquisición, 78 millones de libras (unos 91,5 millones de euros) según ha confirmado el club blanco a 20 Minutos, aunque la cantidad oscilará entre los 90 y los 100 millones. También ríos de tinta se escribirán sobre qué posición es la más adecuada para el galés, si Cristiano pasará a jugar de ‘9’ o si será uno de los centrocampistas el puesto sacrificado.

Di María y Özil

Di María y Özil celebran un gol.

Pero como decimos, queda muy poco para se cierra la fecha límite para realizar traspasos y ahora la duda es si saldrá alguno de los ‘cracks’ del Real Madrid. Contando a Kaká como caso aparte, pues su posible salida nada tiene que ver con la llegada de Bale, el galés pone en el punto de mira a dos jugadores: Di María y Özil.

El runrún de la salida de Ángel Di María ha sido una constante  durante todo el verano. La llegada de Gareth Bale le afecta directamente, pues son dos jugadores que ocupan un espacio similar en el campo y cuyas mejores virtudes son parecidas: potencia, desborde, potencia en el disparo y conducción de balón. Sin embargo, una buena pretemporada y un inicio de Liga arrollador le han dado un puesto en el 11 inicial del Real Madrid contra todo pronóstico.

El caso de Mesut Özil es diametralmente opuesto. Nadie discutía al alemán, pero un flojo inicio de campaña le ha puesto en el disparadero. Ha perdido su condición de titular indiscutible y ante el Athletic ni siquiera disputó un solo minuto. Su cartel es inmejorable y el Madrid podría sacar una jugosísima cantidad por el mediapunta.

Personalmente consideraría un grave error la salida de Özil, un jugador de una calidad infinita y que además solo tiene 24 años, el futuro es suyo. Veremos cuál es el siguiente movimiento de Florentino.