Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Entradas etiquetadas como ‘Premier League’

Siete motivos por los que la Premier es mejor competición que LaLiga

Harry Kane celebra un gol la pasada temporada con el Tottenham (EFE).

Este viernes ha empezado la Premier League y de nuevo este año queda la sensación de que la competición inglesa está muy por delante de nuestra Liga española. Es un tema siempre debatible porque del otro lado, son nuestros equipos los que una y otra vez triunfan en Europa. Voy a aportar mi particular visión en este debate con algunos motivos por los que creo que la Premier es mejor competición que LaLiga.

  1. Está mejor organizada. Hay decenas de ejemplos. El que más me llama la atención es que ya se conocen todos los horarios de todos los partidos, hasta la última jornada, el próximo verano. Esto es utilísimo para el aficionado, que puede programar viajes con mucha antelación. De LaLiga se conoce sólo el horario de los cuatro primeras jornadas.
  2. Derivado del anterior: es una competición que piensa en el aficionado. Pero en el aficionado que va al campo. Es su prioridad. No dudan en retrasar inicios de partidos si hay problemas de tráfico o meteorológicos que impidan al público llegar a tiempo a sus localidades.
  3. Tienen más dinero. Esto no es una virtud en sí misma, sino que es una consecuencia de la venta de un producto bien organizado, promocionado y atractivo. Los recién ascendidos gastan en Inglaterra tanto como los punteros en España. Bien es cierto que despilfarran recursos y pagan precios inflados por jugadores, pero se lo pueden permitir. En cada equipo Premier hay al menos una estrella contrastada.
  4. Otra derivación del anterior punto: es una competición muy igualitaria. Las diferencias entre el que más cobra del dinero de la televisión y el que menos no son tan abismales como en España, donde Real Madrid y Barcelona están a años luz del resto. Esto provoca que la diferencia deportiva entre ellos (quizá deberíamos añadir ahí al Atlético de Madrid) y los demás siga acrecentándose. En la Premier hay cuatro o cinco equipos que pueden ganar el título.
  5. Uno de los motivos que explican los dos puntos anteriores es que la Premier tiene mucha más proyección internacional que LaLiga. Algunos aducen la influencia británica en el sudeste asiático (donde hay auténtica fiebre por la liga inglesa), fruto del colonialismo, pero tanta influencia tiene España en muchos lugares del mundo, como Iberoamérica, y sigue estando por detrás de la Premier en cuanto a interés internacional.
  6. Respeto por las tradiciones. En pocos lugares como en Inglaterra se ve el respeto por las tradiciones y por la historia de cada club. Homenajes a exjugadores, el boxing day, los Football programmes, las estatuas de las leyendas en las puertas de los estadios…
  7. La Premier es casi tan importante como las competiciones europeas. Para los equipos ingleses, es vital asegurarse un buen puesto en la competición local. Por supuesto que la Champions es importante, pero para un Tottenham (por ejemplo), obtener un buen puesto en la liga es vital, mientras que caer en cuartos o en semis de Champions no le afecta tanto. En La Media Inglesa lo explican muy bien en este artículo. Este hecho dice mucho a favor de la competición y lo que significa.

Y vosotros, ¿pensáis como yo o estáis en desacuerdo?

La audiencia del derbi de Manchester y cómo la Premier va ganando en interés a LaLiga hasta en España

Organizando el calendario futbolístico del pasado fin de semana, sin duda había un partido prioritario sobre los demás: El United – City. El derbi de Manchester era mucho más que el morbo de ver ese saludo (que al final fue pseudoabrazo) entre Mourinho y Guardiola, era ver cómo habían modificado ambos entrenadores a dos equipos que el año pasado no estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos.

Mourinho y Guardiola

Mourinho y Guardiola se abrazan antes del derbi de Manchester (EFE).

Siendo ese partido total y absolutamente prioritario en la agenda de cualquier amante del futbol, sorprendió ver que a la misma hora había puesto la Liga el partido entre el Celta y el Atlético de Madrid. Un buen partido, sin duda, pero el interés de todos aquellos aficionados que no fueran de ambos equipos estaba en otro lado en ese momento.

Pues bien, hoy nos ha dejado un dato interesante Ricardo Sierra, periodista de Movistar+: hubo más gente que vio el United-City en esta plataforma que el Celta-Atlético. Son datos, conviene aclararlo, solamente de Movistar+, sumando los de Bein Sports la audiencia del partido entre vigueses y colchoneros habrá superado al de la Premier, pero evidencian una mala elección de la hora… y un cierto desinterés hacia la Liga española.

Hay que admitir que la emoción por la Liga (perdón, LaLiga) es cada vez menor. Un año más, veremos una lucha titánica entre Barça y Real Madrid y, con suerte, se colará de nuevo el Atlético de Madrid. Es absolutamente imposible que se dé algo distinto a ello, por mucho que el Alavés fuera capaz de ganar en el Camp Nou, un caso aislado evidentemente. Cada vez que un jugador destaca en otro equipo, se va a otra competición o a uno de los grandes, como hemos visto en el caso del Valencia con Alcácer y André Gomes o del Sevilla con Gameiro. Se tienen que conformar con las migajas el resto, desangrados tanto por los de aquí como por clubes extranjeros (Premier, especialmente), con mucho más dinero.

El argumento de que LaLiga española es la mejor del mundo se puede sostener de momento gracias al dominio de Real Madrid, Barça y Atlético en la Champions en las últimas temporadas y a la gran labor del Sevilla, que ha ganado varias veces la Europa League gracias a los milagros de Monchi fichando.

Ahora es eso precisamente lo que tienen que hacer el resto de clubes, milagros. La competencia con la Premier es ya imposible con los precios desorbitados que se están pagando en Inglaterra, y solo lo rematadamente mal que fichan muchos de ellos (no hay más que ver las millonadas que se han pagado por jugadores mediocres como Benteke, Mangala, Sterling y un largo etcétera) hace que, de momento, no dominen las competiciones europeas.

Pero lo que es innegable es que su competición es, ahora mismo, más interesante, más abierta y mejor organizada y que, como esto siga así, casos como el de este fin de semana con el City-United con más audiencia en una plataforma que el Celta-Atlético puede repetirse con frecuencia. Aquí jamás habrá un Leicester que enamore hasta proclamarse campeón, ni un Tottenham que le quite la plaza de Champions a equipos muy superiores. La liga española se ha visto tan previsible que hace que miremos a otro lado en busca de emociones distintas. Y la Premier espera con los brazos abiertos.

Mourinho y la (absurda) polémica del cambio de Juan Mata

En plena efervescencia de los Juegos Olímpicos, el único mes (cada cuatro años) en el que el fútbol pasa a ser un deporte absolutamente menor, la Community Shields (la Supercopa inglesa) animó un poco la cosa para el deporte rey. Y, cómo no, con Mourinho de protagonista.

Mourinho y Mata

Mourinho y Mata tras el cambio del asturiano.

Se le espera con el cuchillo, lo sabemos todos. Y como se le ocurrió ganar el torneo, pues había que buscar la polémica en otro lado, y el cambio de Juan Mata fue la excusa perfecta.

El mediapunta asturiano entro al campo en el minuto 63 y, pese a ello, fue sustituido en el minuto 93, cuando apenas quedaban unos segundos para que acabara el choque. La clásica sustitución para perder tiempo, aunque es cierto que algo extraño pues se suele hacer con un jugador que ha empezado el partido.

Mourinho lo explicó así después del partido:

Él (Mata) jugó muy bien. Me dio exactamente lo que necesitaba, pero las reglas permiten seis cambios y quise parar el partido, para agotar el tiempo. Tenía un cambio más y tenía que sustituir al más pequeño (…) Sabía que al final, habría balones largos y centros al área. No podía cambiar a Ibrahimovic o Fellaini. Mata era el más pequeño

La verdad, tampoco suena a nada extraño, pero hay que buscar rápidamente la polémica, los titulares sobre el “ninguneo” de Mourinho a un español no tardaron en aparecer. Si en vez de entrar Mkhitaryan por Mata hubiera sido al revés, también se hubiera hablado de ninguneo, por meterle en el minuto 93, no hay duda. La historia de siempre, vamos.

El reparto del dinero en la Premier, el milagro del Leicester y la comparación con la Liga española

La Premier League ha hecho públicas las cifras del reparto del dinero de las televisiones y deja dos datos interesantes: por un lado las impresionantes cantidad que manejan y, por otro, el equitativo reparto que se hace.

Es significativo comprobar como el equipo que más se ha llevado esta campaña, el Arsenal, se lleva poco más de 100 millones de libras (más de 130 en euros), mientras que el que menos, el descendido Aston Villa, se lleva más de 66. Es decir, el club con menor ingreso se ha embolsado solo dos terceras partes de la cantidad que se lleva el de mayor.

Esto sin duda contrasta con el reparto que se hace en España y que tantas quejas provoca de todos los clubes (menos de dos, evidentemente). Esta temporada, Real Madrid y Barça se llevarán entre 140 y 160 millones de euros, mientras clubes como Las Palmas, Eibar o Sporting no pasarán de los 15 ó 20 millones.

Las comparaciones son odiosas. Evidentemente, esto es lo que explica el ‘milagro’ del Leicester y por qué eso mismo no puede pasar en la Liga española.

Tabla de reparto del dinero de la televisión en la Premier

Tabla de reparto del dinero de la televisión en la Premier.

Por qué fichar tan pronto a Guardiola puede acabar en desastre para el City

Ya hace varias semanas que se hizo oficial que la temporada que viene Pep Guardiola entrenará al Manchester City, pero haberlo hecho con tanto tiempo de antelación puede suponer un serio problema para el club inglés.

Pellegrini ante el United

Pellegrini da instrucciones en el partido ante el Manchester United (EFE).

Faltan ocho partidos (siete para algunos) para que acabe la Premier League, los citizens están ya descartados en la lucha por el título y su gran baza es la Champions, en la que se enfrentarán en cuartos de final con el PSG.

Con este panorama, parece evidente que lo prioritario para Pellegrini será la Liga de Campeones, centrar en ella los esfuerzos y dejar de lado la liga inglesa.

Pero con la derrota ante el United de hoy en el derbi de Manchester, corre serio peligro la clasificación de los citizens para jugar la próxima temporada en la Champions. El City es cuarto con 51 puntos, y a solo uno se encuentran el propio United y West Ham.

Sin ánimo de dudar de la profesionalidad de Pellegrini, pero me pregunto qué haríamos cualquiera en su lugar. ¿Reservar a tus mejores jugadores para el duelo ante el PSG que es lo que te puede dar la gloria o desgastarlos para lograr la clasificación para una Champions que no vas a jugar porque tu actual equipo ha decidido despedirte para fichar a otro entrenador?

Guardiola puede dirigir el año que viene a un equipo que juegue la Europa League y no la Champions y el tempranero anuncio de su fichaje por el City puede ser uno de los motivos principales.

El dilema sobre las opciones del Leicester: ¿coger 92.000 euros o jugársela a intentar ganar 320.000?

Traen el diario Marca y varios diarios ingleses una historia de lo más interesante y de las que dan que pensar. Varios ingleses apostaron antes del inicio de la temporada en una casa de apuestas, Ladbrokes, una pequeña cantidad a que el Leicester ganaría la Premier League. La cuota era de 5.000 a 1, así de remotas se veían las posibilidades de que el modestísimo club inglés, que se había salvado de milagro apenas unos meses antes, ganara la liga inglesa.

Mahrez

Riyad Mahrez celebra un gol con sus compañeros del Leicester (GTRES).

Siete meses después, el Leicester tiene muy cerca de dar una de las grandes sorpresas de la historia del fútbol. A falta de nueve jornadas para el final de la Premier, los foxes son líderes con cinco puntos de ventaja sobre el Tottenham, ocho sobre el Arsenal y diez sobre el Manchester City (que tiene un partido menos).

La casa de apuestas inglesas, ante esta situación, está tratando de cerrar acuerdos con aquellos usuarios que o bien eran visionarios o bien se la jugaron a ver si sonaba la flauta para no tener que pagar las desorbitadas cantidades que les corresponderían en caso de que el Leicester ganara la liga inglesa.

Así, a uno de ellos, que apostó 20 libras y le corresponderían 100.000 libras (alrededor de 128.000 euros), Ladbrokes le ha pagado 29.000 libras (unos 37.500 euros) para dar la apuesta por cerrada. A otro, que se jugó 50 libras, le ha pagado 72.000 (unos 92.500 euros) por renunciar al hipotético premio de más de 321.000 euros.

Desde luego, no quiero ni imaginar las dudas que habrán tenido estos aficionados. ¿Más vale pájaro en mano? ¿Renunciarían usted a más de 320.000 euros en el caso de que ganara el Leicester a cambio de ‘solo’ 92.500, menos de un tercio de la cantidad?

A falta de nueve jornadas los foxes reciben a Newcastle, Southampton, West Ham, Swansea y Everton y visitan a Crystal Palace, Sunderland, Manchester United y Chelsea. Bendito problema, desde luego, pero no quiero ni imaginar lo que pensarán en caso de que el Leicester finalmente gane la Premier League.

Guardiola y el concepto de fracaso

Todavía hay gente que le quita mérito a lo que ha hecho como entrenador Pep Guardiola. Que si con Messi cualquiera, que si Xavi e Iniesta estaban en plenitud. Como si esos mismos jugadores no estuvieran en el equipo unos meses antes de su llegada, cuando el club iba a la deriva y le tuvo que hacer el pasillo al máximo rival unos minutos antes de recibir un baño de juego y llevarse una goleada que pudo ser mucho peor.

Pep Guardiola

Pep Guardiola (EFE).

El entrenador catalán fabricó una máquina casi perfecta y logró aunar un fútbol exquisito con resultados deportivos casi insuperables (14 títulos de 19 posibles). Es posible que el desgaste que le produjo su enfrentamiento con Mourinho impidiera que Pep continuara más años, aunque también influyó la falta de hambre que él creyó intuir en algunos de sus jugadores.

Su elección del Bayern, tras un año sabático, vino cargada de cierta dosis de mala suerte. Escogía un club al que le estaba costando dominar la liga de su país, debido al impresionante rival que tenía enfrente, el poderoso Borussia Dortmund de Klopp, y que en Europa se le resistía la victoria en la Champions. Que nadie se olvide que Guardiola dio el sí en enero a un equipo que no era ni siquiera campeón de Alemania.

La mala fortuna vino a través de un listón insuperable. El Bayern de Heynckes logró un histórico triplete e hizo que mejorarlo fuera absolutamente imposible. Ganar Bundesliga, Champions y Copa alemana ‘solo’ significaría igualar lo logrado por su antecesor.

Dos años y medio después, no paro de escuchar que Guardiola no ha triunfado en su periplo en el Bayern. Hasta que ha fracasado, incluso. “No ha ganado la Champions” en ninguna de las dos temporadas, el acabose. Como si levantar la Orejona fuera algo relativamente sencillo en la época del Barça de Messi y el Real Madrid de Cristiano, los dos equipos que le han dejado fuera de la Champions, ambas veces en semifinales.

El Bayern de Pep ha dominado con puño de hierro la Bundesliga, competición en la que ha arrasado las dos anteriores temporadas y que en esta va por el mismo camino, pero su cartel de mejor entrenador del mundo convierte sus éxitos en menores sólo porque no aplasta a un rival tras otro en toda competición que juegue.

A Guardiola aún le queda una bala (esta Champions) para que se le reconozca de manera unánime como exitoso su periplo por el Bayern, y mientras afronta el reto los amantes del fútbol nos moriremos de ganas de ver si es capaz de revolucionar un fútbol inglés tan atractivo como poco competitivo cada vez que disputa competiciones internacionales. Y, si pudiera ser con Mourinho en la acera de enfrente, en el United, mucho mejor.

PD: A buen seguro que ya lo conocen, pero permítanme una recomendación, el libro Herr Pep, de Martí Perarnau, sobre la primera temporada de Guardiola en el Bayern. Estoy seguro de que lo disfrutarán, sean del equipo que sean.

Lesiones, rotaciones, Benítez y la primera decepción de la Premier

Estamos aún en septiembre, la Champions acaba de empezar, pero el partido del Real Madrid nos ha recordado una de las cosas más importantes para el éxito de los equipos: las lesiones. Los tres cambios del conjunto blanco (Bale, Varane y Sergio Ramos) fueron por percances físicos, lo que hizo recordar las importantes bajas que tuvo el conjunto blanco en el tramo decisivo de la pasada temporada.

Bale, lesionado

Bale se marchó del partido lesionado (EFE).

Benítez anuncia rotaciones, y las está haciendo, pero con matices. Gareth Bale, lesionado ante el Shakhtar, había jugado sus dos partidos completos con la selección galesa, después disputó todos los minutos ante el Espanyol y ante los ucranianos fue titular. Se lesionó. Las rotaciones en el conjunto madridista han llegado, pero de momento no para todos.

Por otro lado, esta temporada hay gran expectación por saber el papel que van a tener los conjuntos de la Premier League. Después de un verano tirando la casa por la ventana y fichando mucho y caro, es hora de que los equipos ingleses tengan, por fin, una buena actuación en Europa.

Sin embargo, de momento, dos partidos, dos decepciones. El Manchester City de Pellegrini cayó en su estadio ante una Juventus en horas bajas (con golazo de Morata, 1-2), mientras que el United también perdió, en su caso ante el PSV_Eindhoven.

 

Vacaciones, fútbol y la vida sigue (igual)

Regresar de vacaciones y ver que, a pesar de todo, hay cosas que no han cambiado, puede llegar a ser hasta reconfortante. Casillas sigue provocando debates furibundos, el odio a Mourinho se mantiene intacto hasta el punto de salir en portadas de periódicos españoles dos años después de su marcha (amazing), Messi sigue siendo Dios en Barcelona y cuestionado en su país y los partidos veraniegos siguen siendo, un año más, un auténtico coñazo (perdón).

Abrazo entre Casillas y Mourinho en presencia de Ramos en 2011

Abrazo entre Casillas y Mourinho en presencia de Ramos en 2011 (ARCHIVO).

Estamos aún a 5 de agosto, pero la espera para ver fútbol de verdad va a ser más corta que nunca. La mejor liga del mundo empieza este sábado (la Premier, la Premier), la Supercopa de Europa se disputa en menos de una semana (el 11), en España la competición empieza en pleno agosto (el 22) y ya hemos podido ver, 14 partidos después, a Wenger ganarle por fin a Mourinho. El calendario aprieta, esta es temporada de Eurocopa (y de Juegos).

Queda por delante una temporada ciertamente interesante en la que no faltará de nada y en la que interesa hasta la liga portuguesa, así que toca disfrutarla y, sobre todo, sufrir con ella. Para ello, me he hecho hasta un Comunio. Toca celebrar los goles de Aduriz como un loco.

¿Es el Barça el gran dominador del fútbol moderno?

Culés hablando de “un dominio absoluto” del fútbol moderno y merengues recordando sus 10 Copas de Europa. Así se puede resumir esta última semana en el que el Barça presume de su reciente Quinta y el Madrid recuerda su Décima de hace apenas un año.

Leo Messi

Leo Messi en la celebración del triplete (GTRES ONLINE).

Dado que es incontestable que el Real Madrid es el equipo que más veces ha ganado el máximo título continental, veamos si realmente el FC Barcelona es el gran dominador del fútbol moderno.

¿Cuándo empieza el fútbol moderno realmente? He ahí la gran pregunta. Cada uno empieza a contar según le conviene, preferiblemente incluyendo el mayor número de Champions posibles para su equipo.

Propongo tres baremos: la ‘era Champions’ (temporada 1992/93), pues el cambio a varios equipos por país revolucionó la competición y la convirtió en mucho más potente; el siglo XXI, dado que ya tenemos un club elegido mejor club del XX, veamos quién está siendo el mejor del actual; y finalmente la última década. Este último porque sí, porque es un número redondo.

Evidentemente la Champions es la que marca el mayor valor, que cada uno juzgue la importancia de las ligas (no es lo mismo ganar la española e inglesa que la alemana o la portuguesa) y de las Copas.

La era Champions: Dominio español en Europa, mejor el Barça en España

  • Barcelona: 4 Champions, 11 Ligas, 5 Copas.
  • Real Madrid: 4 Champions, 7 Ligas, 3 Copas.
  • Milan: 3 Champions, 6 Ligas, 1 Copa.
  • Manchester United: 2 Champions, 13 Premier Leagues, 4 Copas (FA).
  • Bayern: 2 Champions, 13 Ligas, 9 Copas
  • Oporto: 1 Champions, 15 Ligas, 9 Copas.
  • Juventus: 1 Champions, 9 Ligas, 2 Copas.
  • Chelsea: 1 Champions, 4 Premier Leagues, 6 Copas (FA).
  • Borussia Dortmund: 1 Champions, 5 Ligas, 1 Copa.
  • Inter de Milán: 1 Champions, 5 Ligas, 4 Copas
  • Liverpool: 1 Champions, 0 Premier Leagues, 2 Copas (FA)
  • Ajax: 1 Champions, 10 ligas, 7 Copas.
  • Olympique de Marsella: 1 Champions, 1 Liga.

Siglo XXI: Más dominio español, ligera ventaja del Barça

  • Barcelona: 4 Champions, 7 Ligas, 3 Copas
  • Real Madrid: 3 Champions, 5 Ligas, 2 Copas.
  • Bayern: 2 Champions, 10 Ligas, 8 Copas.
  • Milan: 2 Champions, 2 Ligas, 1 Copa.
  • Manchester United: 1 Champions, 8 Premier Leagues, 1 Copa (FA).
  • Chelsea: 1 Champions, 4 Premier Leagues, 5 Copas (FA).
  • Oporto: 1 Champions, 9 Ligas, 7 Copas.
  • Inter Milán: 1 Champions, 5 Ligas, 4 Copas.
  • Liverpool: 1 Champions, 0 Ligas, 2 Copas (FA).

Últimos 10 años: la década del Barça de Messi

  • Barcelona: 4 Champions, 6 Ligas, 3 Copas.
  • Bayern: 1 Champions, 6 Ligas, 5 Copas
  • Real Madrid: 1 Champions, 3 Ligas, 2 Copas.
  • Inter Milán: 1 Champions, 5 Ligas, 3 Copas
  • Manchester United: 1 Champions, 5 Premier Leagues, 0 Copas.
  • Chelsea: 1 Champions, 3 Premier Leagues, 4 Copas (FA).
  • Milan: 1 Champions, 1 Liga.