Deportes

Atléticos: Cristiano Ronaldo nos va a hacer picadillo (si el equipo sigue así)

Jordi Amat lucha por el balón ante Antoine Griezmann (EFE).

Tenía pensado escribir este artículo antes de que Griezmann marcara el gol que ha dado la victoria al Atlético de Madrid en su visita a Vallecas, pero el tanto del francés no varía ni un ápice lo que pienso: tal y como está el equipo ahora mismo, las posibilidades de pasar ante la Juventus en octavos de final de la Champions son prácticamente nulas.

Los colchoneros llevan un mes muy malo. Eliminados de la Copa por el Girona. Derrota en Sevilla ante el Betis. Derrota en el derbi madrileño, el partido de este sábado en Vallecas, para olvidar… Las sensaciones no pueden ser peores, porque el equipo no tiene gol, físicamente no está fresco, no tiene ideas, algunos jugadores dan preocupantes síntomas de desconexión, las lesiones no dan tregua…

Enfrente, además, está una Juventus que finalmente va a llegar al Metropolitano este miércoles con menos bajas de esperado y con un Cristiano Ronaldo que demuestra en cada partido que sigue con el hambre que le hizo batir todos los récords en el Real Madrid. Cierro los ojos y lo veo haciéndonos picadillo.

Así las cosas, y si las cosas no cambian mucho, soy francamente pesimista. Pero, por suerte, esto es fútbol.

 

Polémica después de que el VAR anulara un gol al Ajax: ¿cuándo es fuera de juego y cuándo no?

El VAR, recién llegado a la Champions, ya ha alimentado la polémica en su segundo día en uso y en su primera acción. En el duelo de ida de octavos entre el Ajax y el Real Madrid, anuló un gol por presunto fuera de juego a los holandeses en el minuto 40 de partido. Un fuera de juego ‘de obstrucción o interferencia’ que el árbitro Skomina vio a través de una pantalla porque en primera persona no había sido capaz de apreciarlo. La sala VAR reclamó su revisión y finalmente, el tanto de Tagliafico de cabeza tras un rechace no subió al marcador. Significaba el 1-0 a favor del Ajax en la eliminatoria y los jugadores recriminaron su actuación al árbitro al verla injusta.

¿Cuándo es fuera de juego y cuándo no?

Lo que todos los aficionados al fútbol tenemos claro es que “estás en fuera de juego cuando, estando en la mitad del campo de tu oponente, cualquier parte de tu cabeza, cuerpo o piernas está más cerca de la línea de gol que el balón y el penúltimo de los oponentes”. También “si estando en dicha posición, un compañero juega el balón y rebota en un oponente o el poste o el larguero de la portería y la posesión te llega a ti”. Hasta aquí todo claro.

¿Qué pasó cuando el balón llegó a Tagliafico?

En las Leyes del Juego 2013/14, la Ley 11 estipula que “un jugador en posición de fuera de juego solo será penalizado si, en el momento que toca el balón o lo hace uno de sus compañeros, él está, según el punto de vista del árbitro, participando de forma activa en el juego si: interfiere en el juego, interfiere en el adversario o saca provecho de esa posición”. En el partido de Champions, concretamente se dio la segunda de las opciones.

“Interferir en un adversario” significa que el jugador en cuestión impide que el adversario juegue o tenga posibilidad de jugar el balón obstruyendo la línea de visión o disputándole el balón. En este caso era un un saque de esquina a favor del Ajax en el que primero hay un remate en el que Courtois no está acertado y Tagliafico remata. Pero no es él quien está en fuera de juego, sino Tadic, que molesta al portero en ese remate. Por lo tanto, el árbitro considera que la posición de Tadic es antirreglamentaria pese a que no toca el balón, pero sí que molesta a Courtois e impide que tenga visibilidad..

Regla del fuera de juego de la FIFA.

Regla del fuera de juego de la FIFA.

Esto solo se pudo ver a través del televisor y, el hecho de anular el gol por este fuera de juego ‘de obstrucción’ tan dudoso espero que sea otro de los motivos por los que la ley del fuera de juego llegue a modificarse. Y ya que estamos,  también por los fuera de juego que se pitan por milímetros, centímetros o por brazos más o menos adelantados…

No, el VAR no ayuda al Real Madrid: hasta la prensa deportiva catalana considera que le perjudica

Protestas del Atlético en el derbi

Protestas del Atlético en el derbi (EFE).

El balance arbitral del derbi para el Real Madrid fue el siguiente: un gol en contra mal concedido (falta previa muy clara de Correa a Vinícius), un penalti dudoso a favor (hubo una falta fuera del área y otra dentro), un fuera de juego de Morata que acabó en gol muy, muy justo (tenemos guerra de arquitectos ahora para ver si fue o no) y un penalti muy dudoso no pitado a Morata. Eso fue lo que pasó y que ha servido hasta al propio Atlético para denunciar que fue perjudicado con tres oportunistas, manipuladoras y bien seleccionadas para dejar la sensación de que el VAR ayuda al Real Madrid.

Por lo tanto, después de un partido en el que fue perjudicado en un gol y en el que la moneda cayó de cara para el Madrid en tres jugadas dudosísimas, la conclusión general parece ser que las quejas madridistas eran infundadas, y que la tecnología ‘también’ le está ayudando. Después del no penalti a Vinícius, el partido ante la Real Sociedad, el fuera de juego señalado a Benzema ante el Alavés o las constantes decisiones a favor del Barça, escuchar esto es bastante indignante.

Pues bien, hoy, navegando por la web de Mundo Deportivo, me he encontrado una noticia en la que hacen un análisis de cómo, a su juicio, iría la clasificación de la Liga. El resultado es más que sorprendente, pues consideran que el Real Madrid debería tener un punto más, un gol a favor más… y ¡seis goles en contra menos!

Clasificación de la Liga con o sin VAR

Clasificación de la Liga con o sin VAR de Mundo Deportivo

La historia del Real Madrid con el VAR es que, efectivamente, le ha concedido a sus rivales goles en contra que sí eran legales, hasta ahí todo perfecto, pero por contra no le ha dado las decisiones a favor que sí que le correspondían, como las anteriormente citadas. Y encima toca aguantar tuits institucionales de clubes, comentarios de periodistas y exabruptos de aficionados diciendo que el VAR ayuda al Madrid.

Coincido con mi compañero de blog Edu Casado en una cosa: la culpa de que el VAR no esté funcionando es de los árbitros españoles y la mala aplicación que hacen del mismo. No es la tecnología, es cómo la usan los hombres.

El mal momento de forma de Marcelo y sus siete kilos de más… que él niega

Marcelo

Marcelo, de rodillas en un partido (EFE).

El Real Madrid vive su mejor momento de forma de la temporada y el equipo no solo se ha cargado de moral de cara a la Champions o el duelo copero ante el Barça, sino que ahora también sueña con la Liga.

Dentro de las numerosas buenas noticias que rodean ahora al equipo blanco, dos son los peros. Por un lado está el ‘caso Isco’, un tema que debería darse ya por perdido para esta temporada. El malagueño no existe para Solari y menos aún con todos los jugadores de ataque disponibles.

Y por el otro está el ‘caso Marcelo’, que es distinto. Sus desastrosas actuaciones esta temporada le han costado numerosos goles en contra al Madrid, y el técnico argentino no lo ha dudado, le ha quitado del ’11’ para que el lateral izquierdo titular sea Reguilón. En la Copa, donde sí juega, volvió a ser señalado por su mal partido en general -hizo que pareciera que Malcom era Garrincha- y por la jugada del gol en particular, en la que pasó de bajar a defender, no sé sabe si por apatía o por falta de físico.

Y a colación de su físico ha querido precisamente el brasileño desmentir una noticia que dio José Ramón de la Morena el pasado mes de enero y que a muchos cuadraba: que tiene siete kilos de más.

Es mentira, es una cosa que inventan para hacerle mal a los deportistas. Es imposible jugar con siete kilos de más, imposible.

Marcelo niega su sobrepeso, pero lo que es obvio es que su estado de forma es muy, muy malo, y de ahí viene su suplencia, más aún viendo partidos como el de Reguilón en el Wanda. La duda es si el brasileño es ya un jugador perdido para la causa definitivamente o aún es recuperable. Viendo su partido ante el Barça, desde luego que buena pinta no tiene.

Los árbitros españoles son tan malos que no lo arregla ni el VAR

Estrada, pintando penalti tras la falta de Giménez sobre Vinícius (EFE)

La mayoría esperábamos la llegada del videoarbitraje o VAR con esperanza. El apoyo del vídeo iba a servir para hacer un fútbol más justo, más equilibrado, sin atracos. Pero con el lamentable nivel del arbitraje español, ni siquiera es suficiente.

Este sábado hemos visto un ejemplo en el derbi madrileño en el Metropolitano. Estrada Fernández, un árbitro totalmente superado por la situación, que no ha mostrado en ningún momento ni el acierto ni la autoridad que se le supone a un colegiado de la autodenominada ‘mejor Liga del mundo’.

Pitar como penalti la clarísima falta fuera del área de Giménez a Vinícius, no pitar uno de Casemiro sobre Morata, haber acribillado a tarjetas a un Atlético que ha acabado con diez y sentirse inseguro en todos los lances del encuentro son los síntomas de que el VAR es al arbitraje lo que un Ferrari para un invidente. No sirve de nada.

Messi decide quedarse en el banquillo y 30 minutos no le sirven para remontar

Leo Messi, en el banquillo del Camp Nou durante el clásico. (EFE)

Leo Messi, en el banquillo del Camp Nou durante el clásico. (EFE)

Leo Messi no jugó de inicio el clásico del Camp Nou. Entró en el minuto 62, pero no estaba en el once del partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey ante el Real Madrid. No estaba por decisión propia. Como adelanté el martes, era la mejor decisión que podía tomar; pero no ha sido de Ernesto Valverde, ni tampoco de los médicos que trataban su contractura. La decisión —estoy convencida— es en exclusiva de Leo Messi. Él es quien decide cuándo parar en función de su estado de forma y la importancia del duelo. En este caso, no estaba al 100% —lo sabía— y el partido, pese a ser un clásico, no era de los más importantes de la temporada —teniendo en cuenta que es una eliminatoria de ida y vuelta—.

Dicho esto. Ahora también tengo que aceptar que su suplencia ha condenado al Barça a un empate que no le va a ser fácil de remontar en campo rival. La vuelta se juega en el Bernabéu y —como sabemos— los goles fuera de casa siempre valen el doble. En esta ocasión, el Real Madrid ha marcado uno, por lo que el Barça, con el 1-1, debería perforar la portería de Keylor Navas al menos una vez y que el Madrid no marque, o meter más que ellos para asegurarse el pase a la final el 27 de febrero (cuando se disputará el partido de vuelta). Es verdad que en ese duelo estará Messi ya recuperado y previsiblemente jugará de inicio, pero tendrá que tener un buen día para lograr invertir el resultado.

Lo más preocupante ahora es el vacío que deja cuando no está. La primera parte fue fatídica para un Barça que no sabía ni tocar, ni mantener el balón, ni mucho menos ocasionar peligro en el área de Keylor Navas. El último partido que enfrentó a Barça y Real Madrid (quitando el de hoy) fue en Liga. Tampoco estaba el máximo goleador de lo que va de temporada, pero los culés lograron ganar en casa 5-1 gracias a un hatt-trick de Suárez, otro gol de Coutinho y otro de Vidal. No estaba Messi, pero aparecieron sus compañeros e hicieron que su ausencia no se notara. Esta vez no ha sido así.

La sombra del argentino y la sorpresa de que no jugara ha pasado factura al equipo de Valverde. Messi tuvo que salir en la segunda mitad para intentar sofocar a un Barça que mejoró en los últimos 30 minutos. Un tiempo que no bastó.  Ahora —si quiere la Copa— tendrá que emular el duelo de cuartos ante el Sevilla y remontar. Es verdad que menos diferencia, pero no queda otra para llegar al Villamarín.

Messi y su lesión: dos clásicos valen más que uno

Messi se lesiona ante el Valencia en el Camp Nou. (FC BARCELONA)

Messi se lesiona ante el Valencia en el Camp Nou. (FC BARCELONA)

El Barça y el Real Madrid se van a enfrentar tres veces en poco menos de un mes: la ida de Copa del Rey en el Camp Nou (este miércoles), la vuelta de esa misma competición en el Bernabeu (el día 27 de este mes) y el clásico de la segunda vuelta de la Liga, también en Chamartín (2 de marzo). La incógnita llega cuando hablamos del once que va a jugar esos tres partidos. Y sobre todo si en todos estará Leo Messi.

Una contractura sufrida el pasado fin de semana frente al Valencia podría hacer que el astro argentino se pierda el primer clásico del año. Ahí está el quid de la cuestión: ¿arriesgará y jugará, o descansará y confiará en sus compañeros? Está claro que la decisión está en su mano. No en la de Valverde y me atrevería a decir que tampoco en la de los médicos. Si Messi cree que es importante jugar y se ve preparado (aunque no sea al 100%) para ello, tened claro que jugará. Otra cosa es si debería hacerlo pese a que su presencia es decisiva sobre el campo.

Ahí ya cada uno tiene su opinión. En este caso, la mía es clara: dos clásicos valen más que uno. Es decir, el menos importante de los tres es el de este miércoles justo para el que Messi está renqueante. Es el partido en el que el Barça se juega menos: habrá duelo de vuelta y, aunque el resultado sea desfavorable, se puede remontar (demostrado quedó ante el Sevilla). Por ello, no es estrictamente necesaria su presencia en el Camp Nou.

Además, si juega, su lesión podría ir a más. Los otros dos encuentros son decisivos: el de vuelta de Copa para jugar la final y luchar por el título y el de Liga para mantener el colchón que separa a los culés de su eterno rival, que casi les daría la Liga. Por tanto, que descanse y se prepare, que justo después vienen también las fases más decisivas de Champions, la gran prioridad (y obsesión) del Barça.

Aquí el vídeo del momento de la lesión:

El fuera de juego que no era de Benzema: no es el VAR, es quién lo usa

Benzema ante el Alavés

Benzema ante el Alavés

Son ya varias veces los que me preguntan si estoy a favor del VAR, y pese a que digo que sí, me toca hacerlo con la boca pequeña. Porque no es que esté en contra, pues es evidente que la tecnología puede ayudar a la toma de decisiones de los árbitros, pero es absolutamente imposible estar a favor de lo que se está haciendo en España. No es el VAR, es quién lo maneja.

Mi pregunta es: ¿son de verdad tan malos los árbitros? La jugada del Real Madrid – Alavés en la que Benzema se quedaba solo ante el portero -y con Bale a su derecha- es la típica que se pone como ejemplo de cómo aplicar el protocolo VAR. Si es jugada clara de gol, se espera unos segundos, y después se pita el fuera de juego y se consulta con la sala VOR. Era de manual, perfecta para poner a los árbitros, tal cual la explicó a los periodistas (y a todos los que lo vieron por la señal de la RFEF) Velasco Carballo en la última rueda de prensa que dio.

Esto dice la norma de la International Board: “Solo estará permitido retrasar la señalización de una infracción con el banderín/silbato en situaciones de ataque muy claras, en las que un jugador esté a punto de marcar un gol o tenga un camino despejado en/hacia el área de penalti del equipo oponente

 

Pues en esa jugada, el caso claro, con Benzema encarando al guardameta, se paró la jugada y no se espero a ver si acababa en gol ese dos contra uno. La repetición pareció dejar claro que no era fuera de juego. Las capturas que se han hecho después no dejan ya lugar a la duda. Pero otra vez más, la realización televisiva haciendo de las suyas. Una jugada determinante en el partido, y se ofreció una repetición de la jugada, y rápidamente a otra cosa.

El aficionado al fútbol merece otra cosa. Merece, sobre todo, que no le tomen por tonto y nos digan encima que todo va bien, que el VAR acierta en el 96% de las ocasiones y que la realización televisiva lo hace perfecto.

PD: no me quiero olvidar de la jugada del posible penalti de Feddal a Morata. Si no vale tampoco para jugadas así, de verdad, ¿alguien puede decir para que se ha traído el VAR a la Liga española?

¿Se quedó Courtois sin memoria tras el mecherazo que recibió en el Bernabéu en 2013?

Courtois, tras el mecherazo que recibió en 2013 en el Bernabéu (YOUTUBE).

Thibaut Courtois sigue empeñado en hacer un máster en cómo meterse en jardines. El portero belga del Real Madrid, ante la proximidad del derbi madrileño entre su actual equipo y el que hace unos años le dio fama mundial, dio una lección de lloriqueos preventivos, diciendo que “Si me quieren tirar cosas a la cabeza la próxima semana, bueno… No me afectará para jugar. Es más motivación (…) ¿Que si espero que me tiren cosas? Durante todo el partido. Ya lo he experimentado en Bélgica. Contra el Anderlecht me tiraron mecheros y en Eupen una jarra de cerveza. Desafortunadamente es parte del fútbol. Es una pena que la afición del Atlético ahora esté contra mí”.

Evidentemente, Courtois tiene problemas de amnesia. Y creo saber cuál es el motivo: un mecherazo que recibió en su cabeza, precisamente en la que hoy es su casa: el Santiago Bernabéu. Ocurrió en la final de la Copa del Rey de 2013. En la recta final del encuentro, cuando el Atlético ganaba ya 1-2, desde el fondo situado tras la portería del belga cayó un mechero, que impactó en la testa de Courtois. El jugador tuvo que ser atendido por sanitarios.

Courtois explicaba ante las cámaras, tras este incidente, que “es lo que pasa cuando la gente está frustrada”.

En resumen: que es bastante lamentable que un jugador muestre tanta certeza de que le van a lanzar cosas a la cabeza precisamente cuando la última vez que le ocurrió fue en su campo, por parte de su afición. Thibaut, deja de hacer el rídiculo.

La historia del ‘Cantera vs cartera’ y la doble moral en torno a Barça y Real Madrid

Portada de Mundo Deportivo de diciembre de 2016. Neymar costó 19,3 millones.

Fueron años divertidos los del inicio de esta década. Con el Barça ganándolo todo, Florentino Pérez llegó como un Mesías para el madridismo, y lo hizo chequera en mano. Con un mercado más o menos estabilizado, el golpe encima de la mesa fue demoledor, y de una tacada fichó a Cristiano Ronaldo (94 millones), Kaká (65), Benzema (35), Xabi Alonso (30) y Raúl Albiol (15). Jamás un equipo había gastado más de 200 millones de euros en un solo verano.

Florentino no hizo más que repetir lo que ya hizo en su primera etapa, pero de golpe. Si entonces los Figo, Zidane, Ronaldo, Beckham u Owen llegaban en años distintos, esta vez la obligación de hacer frente al mejor Barcelona de la historia lo precipitó todo. El presidente del Real Madrid tenía, además, la teoría de que los jugadores no solo eran una clara mejora deportiva, sino también una inversión. Ese dinero se recuperaría, vía ingresos publicitarios, venta de camisetas y mejora de resultados deportivos.

En los años siguientes, no hubo grandísimos desembolsos. Llegaron jugadores no muy caros, más teniendo en cuenta su calidad, como Özil, Di María, Khedira o Modric. Y en 2013, llegó Gareth Bale, convertido en el fichaje más caro de la historia (sin entrar en el precio de Neymar) merced a una cifra cercana a los 100 millones de euros.

Pues bien, los dos grandes fichajes del Real Madrid, el de CR en 2009 y el de Bale en 2013, desataron una ola de demagogia como no recuerdo. ¿Cómo era posible que un equipo de fútbol gastara esas cantidades indecentes con el hambre que había en el mundo? De inmediato, surgieron las comparaciones. Con ese dinero, se podría financiar a no sé cuántos centenares de investigadores contra el cáncer. O pagar la educación a miles de niños desfavorecidos. O construir centenares de viviendas sociales. El medidor de demagogia estaba en sus máximos.

El arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, se apuntó a la fiesta, y criticó los “dispendios descomunales” del Real Madrid.

Desde el eterno rival, el Barça, las críticas también llegaron. Ellos jamás harían algo así, y por eso fueron muchos los que opinaron del gasto del club blanco. “El precio de Bale es una falta de respeto al mundo”, soltó en 2014 el Tata Martino, cuando todos pensaban que lo de Neymar no había sido para tanto.

Las palabras que peor han envejecido son las de Sandro Rosell, entonces presidente culé. “Yo no hubiera pagado los 100 millones, no nos lo podemos permitir. Si pagamos 100 millones, nos montan un pollo”. ¿Alguien sabe algo de ese pollo que dijo el pobre Rosell que se produciría?

El que, por supuesto, tenía algo que decir (como de absolutamente todo) era Piqué. Con su habitual tono reflexivo y tono de voz de quien demuestra un gran conocimiento de lo que habla, el central explicó como mientras en el club blanco había cantidades infinitas para fichar, en su humilde club hacían lo que podían para plantar batalla con su limitado presupuesto. “El Madrid puede permitirse gastarse 100 millones en Bale, 30 en Isco, 30 en Illarramendi… Nosotros luchamos con lo que tenemos”, dijo entonces Gerard. Qué cosas.

Se instauró entonces en el imaginario colectivo una idea que se encargó de repetir hasta la saciedad la prensa catalana: el cantera contra cartera. El Barça sumaba sus éxitos basado en chavales salidos de la base, en los Xavi, Iniesta y Puyol, unidos a Messi. Se contaba como canteranos también a Pedro, llegado con 17 años, o a jugadores por los que se habían pagado millonadas como Cesc, Piqué o Jordi Alba, que se fueron de chavales y, tras triunfar, volvieron. Mientras, el Real Madrid solo vivía de fichajes, de extranjeros, algo al parecer indigno.

Las comparaciones con este tema fueron constantes, imposible reflejar en un artículo los ríos de tinta para lo que dio el tema.

Los años fueron pasando, la histórica generación de canteranos culés se fue apagando, y el relevo no llegó. No era solo que no había ‘Xavis’ o ‘Iniestas’, es que por no haber, no hay ni ‘Pedritos’. “Me gustaría que hubiera un canterano que metiera 15 goles, pero es que no es así”, soltó Valverde el otro día preguntado por la falta de oportunidades de los canteranos. Ningún chaval joven ha tirado la puerta abajo, y el Barça, mientras, ha gastado auténticas millonadas en fichajes. Fijénse, por ejemplo, en el dato que puse el otro día en Twitter acerca de los grandes fichajes de culés y madridistas en los últimos años.

Efectivamente, el Real Madrid ha dejado de ser la referencia en el mercado de fichajes. Florentino no ha querido, de momento al menos, entrar en una guerra que deja precios de locura y opta por fichar a jóvenes que pueden ser cracks del futuro… o no (Vinícius, Rodrygo…). Si ha entrado en esa lucha el Barça, que tras gastarse unos 130 en Dembélé, pagó 160 por Coutinho y este miércoles más de 80 por un chaval que viene del Ajax y que tiene todo por demostrar aún.

Portada del Sport

Portada del Sport de 2010.

Pero lo más gracioso del asunto (que no sorprendente, porque no me sorprende nada esa doble moral) es que ya se acabaron las comparaciones. Debe ser que esas millonadas ya no hacen falta para investigar enfermedades, que ya no hay hambre en el mundo, o que ya sí es moral hacer con el dinero privado de uno lo que le viene en gana. Del cantera vs cantera, ni rastro ya, por supuesto.

Y, para acabar, me gustaría comparar dos casos, el de Bale y el de Coutinho. El gales, del que solo se recuerda las numerosas veces que se ha lesionado, tiene varias noches mágicas en finales de la Copa de Europa, ha marcado un gol antológico en una final copera ante el Barça y ha dejado un rendimiento más que aceptable. ¿Que se esperaba de él ser un nuevo Cristiano y no lo ha sido? Vale, pero la persecución que se le hace es espectacular y siempre dejando la sensación de que con lo que costó, ha sido una decepción. Del brasileño, se habla de su mala adaptación al equipo casi de soslayo, es suplente y aquí no pasa nada. Uno costó 96 millones, el otro 160. La diferencia entre el trato que se le da a uno y el que se le da al otro solo tiene una explicación: la camiseta que visten.