BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Entradas etiquetadas como ‘dia del padre’

‘Padre e hijo’ de Mi Togawa, el amor, las alegrías y los retos de la paternidad hechos manga

Día del padre. Día también de abuelos y bisabuelos en nuestro caso (tengo la suerte de que uno de mis abuelos aún nos acompañe). Un día para vernos, pasarlo juntos y hacer algún pequeño presente, tener algún detalle que manifieste el cariño que nos tenemos.

Hoy os quiero hablar de uno de los regalos que ha recibido mi santo. Acompañando a una maqueta de un tanque de la Segunda Guerra Mundial, le hemos dado los dos primeros tomos de una manga precioso, dedicado por entero a la paternidad, al descubrimiento mutuo de un padre y un hijo.

Se llama Padre e hijo, Chichikogusa en su título original. Su autora es la ilustradora Mi Togawa y ha sido editado en España por Milky Way. Cada volumen cuesta 8 euros. Y hace ya bastante decidí que era un regalo de lo más apropiado en un día como hoy. Padre e hijo es un viaje al amor de un padre por su hijo y de un hijo por su padre.

La historia está ambientada en el Japón rural del siglo XIX. Torakichi es un joven boticario ambulante cuyo trabajo consiste en viajar sin parar llevando los medicamentos a sus clientes, medicamentos que conoce y prepara con frecuencia a partir de plantas. Su hijo tiene tres años y es un desconocido para él. Quedó viudo y de su crianza se encargó su hermana. Pero sus aventuras arrancan cuando decide afrontar la crianza de Shiro y llevarlo con él en esos viajes pese a la oposición de muchos que no ven que sea vida para un niño.

A lo largo de las casi doscientas páginas que tiene cada tomo iremos viendo como Torakichi aprende a ser padre, los retos que se va encontrando, las dudas que le surgen, cómo cambia su actitud y aprende a tener más paciencia y encarar la vida de manera más asertiva.

Pero también tenemos el punto de vista del pequeño Shiro, la devoción que desarrolla por su padre, la aparición de celos infantiles, las pesadillas nocturnas, el querer que le mimen, el miedo y la superación de la pérdida, la búsqueda de atención…

Padre e hijo es una deliciosa y ajustada plasmación de las reacciones infantiles, las inseguridades de la paternidad y el amor que lo sostiene todo.

Un manga de lo cotidiano en una época y un lugar que nos resultan exóticos. Pero por lejano que nos quede el tiempo y el lugar, la ropa que visten, los alimentos que toman y las fiestas que celebran, la relación entre un padre y su hijo pequeño no podría ser más cercana.

¡Feliz día del padre!

Feliz día a los #PadresIgualitarios, que hacen bandera de la corresponsabilidad

¿Qué es #padresigualitarios? Dejo que lo expliquen los papás blogueros que han impulsado esta iniciativa que me encanta:

Un año más los hombres por la igualdad queremos visibilizar las nuevas paternidades y las masculinidades cuidadoras. Se trata de un cambio incipiente pero imparable de los hombres a favor de la igualdad. Por eso el 19 de marzo celebramos el Día del Padre Igualitario para promover y reivindicar que nosotros también podemos ejercer cuidados de otras personas.

Por ello, si te sientes identificado con nuestra propuesta te pedimos un gesto muy sencillo: hazte una foto o un vídeo con un cartel con algunos de estos lemas:

  • Por una paternidad igualitaria.
  • Por una paternidad responsable.
  • Por unas masculinidades cuidadoras.
  • Soy papá y cuido a mis hijos

Luego podéis compartirla en redes sociales con el hashtag #PadresIgualitarios, también en otras redes sociales y en tu blog o página web si la tienes.
P_Igualitarios-web1-1024x576
Hoy, que es el día del padre, todos esos padres que entienden la corresponsabilidad, que reivindican su función de cuidadores, que saben que no ayudan sino que participan por igual y que dan la cara de esta manera por hacerlo visible nos ayudan a todos, empezando por nuestros hijos.

Os animo a sumaros a esta visibilizacion maravillosa, una campaña que, si se extiende or redes sociales, puede aportar muchos pequeños granitos de arena para lograr un mundo más igualitario, en el que ellos tampoco encuentren impedimentos sociales o laborales por hacer bandera  de su calidad de padrazos.

Termino dejándoos algunos tuits, tras el hashtag #PadresIgualitarios tenéis muchos más:

#Papiconcilia: 46 padres hablan de su paternidad en un libro

imageHoy es el Día del Padre, en mi casa lo celebramos dejándole dormir la mañana, haciéndole unos churros caseros para que desayune y comiendo en mi casa con mis padres, que los abuelos también cuentan en esta celebración.

Lo celebro también desde este blog deseando feliz día del padre a todos aquellos que también felicitaba Cristina A. en Gonzoo hace unos días:

  • Felicidades a los padres que ven crecer a sus hijos.
  • Felicidades a los padres que se involucran emocionalmente con sus hijos y participan en el cuidado y atención de sus necesidades afectivas.
  • Felicidades a los padres que saben que trabajar jornadas infinitas y fines de semana para que no les falte nada es una trampa (porque faltarán ellos).
  • Felicidades a los padres que no desacreditan ni ridiculizan porque saben que tu actitud les da permiso para comportarse de la misma manera.
  • Felicidades a los padres que no etiquetan y corrigen acciones, no personas.
  • Felicidades a los padres que permiten perder, cometer errores y hacen que los veas como un trampolín y no como un hoyo. La sobreprotección genera personas inseguras, incapaces de tomar decisiones y de enfrentar las dificultades y los contratiempos diarios.
  • Felicidades a los padres que aman y no idolatran.
  • Felicidades a los padres que son padres y no amigos por temor a no contar con su aprobación.
  • Felicidades a los padres que asumen que lo son y anteponen las necesidades de sus hijos a las de ellos (sin anularse como personas, obviamente).
  • Felicidades a los padres que transmiten amor pero no sus pensamientos/traumas/miedos.

Y no es la única manera de celebrarlo: hoy se ha publicado una nueva edición del libro #Papiconcilia, con 22 nuevos testimonios sobre conciliación, que se suman a los 24 existentes.

El libro podrá descargarse de forma gratuita como en ocasiones anteriores desde nuestra web, a cambio de compartirlo en redes sociales. Sin embargo, como novedad, la versión completa, con 46 testimonios, también podrá adquirirse tanto en formato papel como electrónico a través de Amazon. En caso de haber beneficios, serán destinados a mantener vivo el movimiento en pro de la conciliación.

#papiconcilia incluye historias de padres que quieren ser actores y no espectadores, padres que piensan y sobre todo sienten que a los hijos hay que dedicarles tiempo y darles amor, padres que se implican de forma corresponsable tanto en la crianza de los hijos como en las tareas del hogar.

Padres que trabajan en el sector Público y desmienten que para ellos sea más fácil conciliar; padres que trabajan en empresas privadas de diferentes sectores y se enfrentan a distintas dificultades para conciliar; padres con diferentes circunstancias familiares (varias familias numerosas y monoparentales, un padre soltero con un hijo adoptado, varios padres separados, partos múltiples, incluso un padre de dobles parejas de gemelos); padres que compartieron la baja con su mujer, pidieron jornada reducida, fueron despreciados e incluso despedidos… Padres que cuando se les cerró la puerta abrieron una ventana y emprendieron, lo que les permite organizar el tiempo como les conviene y pasar más tiempo con sus hijos.

Son padres que quieren cambiar las cosas y han empezado a conseguirlo. En la segunda edición de #papiconcilia dos padres confiesan que a raíz de haber leído la primera edición, reflexionaron y decidieron dar un giro a su vida y pidieron jornada reducida o la posibilidad de teletrabajar a sus respectivas empresas. “Esta iniciativa me ha dado en qué pensar, me ha abierto los ojos y ya estoy en camino de buscar mi propio rinconcito conciliador”, comenta Sem Campón, coautor de la segunda edición de #papiconcilia.

pxlmator-papiconcilia-total

“Por eso nunca les digas ¡ah, cuando venga tu padre!”

Héctor Francisco Gagliardi (1909-1984) apenas es conocido en España. En La Argentina en cambio es el poeta que más libros ha vendido por detrás de Martín Fierro de José Hernández. Fue además recitador y letrista de tango. Os dejo un poema de Gagliardi, para leer con sentido del humor y tomar nota (que aún muchos usan al padre como ogro), para felicitar el Día del Padre a todos los que os lo merecéis, que sois mayoría.

Oye negra, ¿Te puedo hablar?
ya los chicos se han dormido
Así que, así que deja el tejido que después te equivocas

Hoy te quiero preguntar
Por qué motivo las madres amenazan a sus hijos
Con ese estribillo fijo de ¡Ah, cuando venga tu padre!

Y con tu padre de aquí y con tu padre de allá
Resulta de que al final al verme llegar a mí
Lo ven entrar a Caín y escapan por todos lados
Y yo, que vengo cansado de trabajar todo el día
recibo de bienvenida una lista de acusados

Tú empiezas con tus quejas y yo tengo que enojarme
Igual que hacía mi padre al escuchar a su vieja
Entraba a fruncir la ceja apoyando a ese fiscal
Que en medio del temporal se erigía en defensora
Lo mismo que tú ahora que siempre me dejas mal

Si los perdono, ¡que ejemplo! ¡es así como los educas!
Si los castigo, ¡no tienes sentimientos!

A mí, a mí que llegué contento y no tuve más remedio
que poner cara de serio
Y escuchar tu letanía

A mí, a mí que me paso el día
pensando en jugar con ellos
yo sueño en llegar a casa y olvidarme felizmente del trabajo
de la gente y de todo lo que pasa

Los hijos son la esperanza
y el porqué de nuestras vidas

Por eso nunca les digas ¡ah, cuando venga tu padre!

No quiero encontrar culpables
quiero encontrar alegría
que no me pongas de escudo como lo hacía mi madre
que consiguió que a mi padre lo imaginara un verdugo

Él llegaba y te aseguro que se acababan las risas
Y en lugar de una caricia o hablarle como a un amigo
lo miraba compungido presintiendo una paliza
y el pobre que me entendía, sacudiendo la cabeza
escuchaba con tristeza lo que mi madre decía
Y que él, y que él de sobra sabía

Que con éste no se puede, que me pinta las paredes que trajo las suelas rotas, que la calle, la pelota
que me saca canas verdes
¡a la cama sin cenar! Aburrido me ordenaba
mi madre me consolaba y yo, yo lo culpaba a él
a él que había llegado recién de trabajar, cansado
y ya lo había yo amargado con todas mis travesuras
los hijos nunca analizan el sentimiento del padre
porque el brillo de la madre es tan fuerte que lo eclipsa
sólo le hacemos justicia cuando nos toca vivir
a nosotros su problema

ay, si mi padre viviera ¡que recién lo comprendo!
Y por qué nunca me dijo lo mucho que me quería
Si hoy yo sé cuanto sufría al ver enfermo a su hijo
Por qué me miraba fijo el primer pantalón largo
Y sé que, hasta me habrá besado cuando yo
estaba dormido

Hoy que todo lo comprendo
Por qué no estás a mi lado
Por qué no estás ahora para besarte bien fuerte
Viejo lindo
Y ofrecerte mi cariño a todas horas
Ves a tu hijo que llora, pero llora con razón
Porque te pide perdón pensando en aquellos días
En que ciego no veía que eras puro corazón
Déjame negra que llore, es tan lindo desahogarse

En fin, veamos, veamos que hacen nuestros
Futuros señores. Mira esos pantalones
Tápale un poco a la nena
Si, si ya sé, no me lo digas
Hoy se fue a la calle sola
Acuéstate rezongona, mañana, mañana será otro día.

Héctor Gagliardi

Museo virtual de viejas fotos.

Museo virtual de viejas fotos.

Por si queréis escuchar el poema con el acento argentino del autor. Gana mucho:

Un búho para papá y las manualidades prefabricadas

la foto-1Ayer por la tarde Julia y yo estuvimos un buen rato atareadas fabricando un búho para papá. Se acerca el día del padre (y de los abuelos) y todos los años nos gusta regalar algo que haya hecho con sus manitas. Creo que es más meritorio plantearse qué hacer, sentarse un buen rato y ejecutarlo que ir a comprar algo a algún centro comercial. Aunque ambas cosas son compatibles.

Hasta ahora han sido manualidades o dibujos con los que hemos partido de cero, pero este año Julia ha querido regalarle un búho que le habían regalado a ella. Una bolsita con todo preparado para coser, rellenar y decorar un muñeco de fieltro.

Le ha encantado: “¡Mira mamá, una aguja que no pincha para niños!”, “ya soy mayor, estoy cosiendo”, son algunos ejemplos de las frases que decía. Creo que voy a investigar dónde se venden para comprar alguno más. Aunque conservando esa aguja de plástico roma, comprando lana y fieltro, con unas plantillas y recortando en el fieltro las siluetas y agujereándolas para que los peques puedan coserla podemos crear el muñeco que queramos.

En cualquier caso esos kits de manualidades en los que vienen material e instrucciones son una buena idea. Muchas veces no nos ponemos manos a la obra precisamente por falta de esos elementos. Es una manera de facilitar las cosas.

Probablemente tengan más encanto aquellas ideadas por completo en casa, pero aún así me parece una buena idea.

Por cierto, que no estoy cargándome la sorpresa mostrando aquí el búho pese a que aún quedan seis días para el día del padre porque Julia estaba tan orgullosa de su creación que era incapaz de esperar y ha ido corriendo a enseñárselo a mi santo.

Ya está de nuevo guardado esperando su momento de revolotear de nuevo…

Felicidades a todos los ‘padres-dragón’

“Qué nadie te diga lo que puedes o no puedes hacer, por tus venas corre sangre de dragón”.

Eso le dice a su bebé, José Florín, un enfermo con síndrome de post-polio que tiene en su hijo, su mujer y el buceo un aliciente para seguir viviendo en Sangre de dragón, este vídeo realizado por Nacho Luna que hoy, Día del Padre, he querido traeros (gracias Montse, por hablarme de él).

Por todos esos padres con sangre de dragón, como José, que transmiten todos los días a sus hijos e hijas que nadie les puede deicr lo que pueden o no pueden hacer. Felicidades para todos ellos.

Los hijos de un dragón, suelen ser un dragon. Quedaos con eso…

El punto de vista de los padres recientes

"Reconozco a un buen padre cuando lo veo"

“Reconozco a un buen padre cuando lo veo”

En mi penúltimo post os hablaba de la gran cantidad de madres que somos activas en Internet, ya sea en blogs o redes sociales. Hemos creado el equivalente digital a esos corrillos de mujeres que, en los pueblos, hablaban y debatían sobre todas las facetas de su maternidad creando de paso lazos de amistad.

Pero también hay muchos papás blogueros y tuiteros por ahí a los que merece la pena seguir. Esto de la crianza de los hijos, de contar concepciones, embarazos, desarrollo infantil y anécdotas relacionadas ha dejado de ser patrimonio femenino. Por suerte. Me encanta encontrarme con papás recientes en formato digital.

Se acerca el día del padre, así que me ha parecido buena idea traer aquí (con su permiso) un post de uno de mis últimos descubrimientos para de paso recomendaroslo: El papá de Teo. Me gustan especialmente cuando leemos lo que la paternidad les hace sentir, como en este posts:

Para un niño no hay territorio más prohibido que la noche. Éramos “bebés buenos” si dejábamos dormir a nuestros padres. Éramos niños obedientes si nos íbamos a la cama sin protestar, cuando empezaban las películas con rombos y las conversaciones de adultos.

Nos quedaba un as en la manga: fingir dormir y permanecer despiertos. Ocultos en la oscuridad de nuestro cuarto, activábamos el oído para cazar una frase de nuestros padres o un extraño sonido en el pasillo, con el que construíamos dulces sueños o espantosas pesadillas.

Casi siempre me dormía pronto, pero alguna vez logré aguantar hasta tarde. El premio era mayúsculo: oír los últimos sonidos de la familia. El clic de la calefacción apagada. El interruptor del baño. Mis padres entrando en su destartalada cama.

Ahí ya podía dormir y construir el día siguiente: el partido del recreo, las respuestas al examen o qué le diría (luego nunca lo decía) a una chica de mi clase. Para mis padres, el resto: discusiones sobre el trabajo, la preocupación por llegar a fin de mes o la incertidumbre de cómo crecería su hijo.

La vida lo ha cambiado todo. Soy yo el que apaga la calefacción, visita por última vez el baño y se arroja a la cama agotado. Pero algunas veces, insomne, cierro los ojos y trato de prestar atención: confío en que otros hagan ruido en el salón y apaguen la tele. Porque ellos dictarán que la noche ha empezado, los que vendrán a besarme y quienes resolverán los problemas.

No siempre, pero mi santo suele ser también el responsable de la ronda nocturna apagando luces, comprobando temperatura. ¿Esa ronda de seguridad será algo ancestral del animal masculino humano?

Por último, os dejo una lista con los papás tuiteros que sigo, muchos de ellos con blog o página web propia. Tengo pendiente ir ampliándola:


El día de los marcos de cartón, los posavasos de madera, los portalápices con pintura de dedos…

Hoy es un día en el que muchos padres recientes se va a ver agasajados por todo tipo de manualidades infantiles (felicidades a todos, por cierto). Una situación que se repetirá en mes y medio protagonizada por las madres.

Nosotros hemos tenido este año en casa posavasos con la mano de Jaime impresa y un marco casero al que no le cabía más purpurina y corazones, regalo de Julia.

Y siempre recuerdo en estas situaciones que mi padre aún conserva un tarro cerámico de yogur decorado por mí, cuando tenía unos cinco o seis años, con un caracol que sobla en tamaño a una casa y un par de arbolitos.

Soy consciente de que hay padres a los que no les hace demasiada ilusión este tipo de presentes. Son para ellos “la manualidad de este año” y consideran que es más el profesor el responsable del chisme que sus hijos.

Pero apostaría a que son muchos más los que les hace más ilusión este tipo de regalos que la camisa, la colonia, el videojuego, la corbata o el libro.

¿Me equivoco?

¿Qué manualidad infantil os ha gustado más?

¡Feliz día del padre!

¡Felicidades papás!

Hoy es el día del padre.

Y es el segundo año consecutivo que lo celebro por triplicado: compro un regalo y felicito a mi padre, mi abuelo y al papá de mi peque.

La duda es cuándo volveré a quedarme con mi padre y mi abuelo. Es decir, cuándo será Jaime el que tome el relevo con ceniceros hechos con plastilina, llaveros de cerámica pintados o guardabolis de cartulina.

Ahora con 19 meses recién cumplidos, poco puede hacer el pobre.

Mi padre aún guarda un bote de yogur de barro cocido en el que hay pintados un caracol y una casa que le regalé en párvulos. El caracol es más grande que la casa…

Es un bonito día para los padres, recientes o no. Felicidades a todos ellos. Felicidades papá.

Aquí tenéis una fotogalería con las imágenes de bebés y papás que están enviando los lectores al periódico.