Entradas etiquetadas como ‘sandwich’

Si el jamón de York no existe ¿qué es el fiambre que se comercializa en España?

¿Por qué se le llama ‘jamón de York’ al fiambre que se comercializa en España?

En #Naukas18, el evento celebrado en Bilbao que reunió en septiembre de 2018 a un gran número de divulgadores científicos que, durante dos días, impartieron interesantísimas charlas (la mayoría de 10 minutos de duración) y de los temas más diversos hubo una ¿Por qué se le llama ‘jamón de York’ al fiambre que se comercializa en España?de las charlas que se hizo viral en las redes. Se trata de la que realizaron las excelentes divulgadoras Gemma del Caño @farmagemma (flamante Premio Tesla) y, mi compañera en la familia de blogs de 20minutos, Marián García @boticariagarcia, cuyo título era ‘Sandwich mixto en tres actos’ y en el que de una manera divertida (y cantarina) analizaron uno por uno todos los elementos que forman parte de ese popular bocadillo: pan, jamón y queso. Os recomiendo que visionéis el vídeo porque no tiene desperdicio y pasaréis un gran momento, además de aprender muchísimas cosas: https://www.eitb.eus/es/divulgacion/videos/detalle/5854615/naukas-bilbao-2018-charla-gemma-del-cano-marian-garcia-/

Entre todos los interesantísimos datos que tanto Gemma como Marián fueron aportando hubo uno que me llamó muchísimo la atención y fue cuando dijeron que ‘el jamón de York no existe’ (una de las frases más repetidas en los tuits que se compartieron sobre esta charla y el evento Naukas en general).

¿Por qué se le llama ‘jamón de York’ al fiambre que se comercializa en España?Y me llamó la atención porque recordé que en uno de mis viajes al Reino Unido degusté un plato llamado ‘York Ham’ y que consistía en una gruesa loncha de jamón ahumado y servido junto a una sabrosísima salsa de Oporto.

Evidentemente lo que mis queridas y admiradas amigas decían sobre que el jamón de York no existe era totalmente cierto, pero no existe tal y como lo conocemos y se comercializa en España. Todo ese ‘jamón’ (sea envasado o comprado directamente en la charcutería donde te lo venden en lonchas) no debería de ir acompañado de la coletilla que hace referencia a la toponimia de la población inglesa de ‘York’ ya que no procede de allí, no se ha producido mediante el proceso original, ni es jamón natural en un tanto por ciento bastante elevado (ya que está realizado con restos de carne al que se le incorporan almidones, féculas, harinas, azúcares, gelatinas y un largo etcétera de conservantes u otras especias) por lo que eso ya no solo no debería de ir acompañado del término York sino que ni tan siquiera tendríamos que llamarlo jamón sino que su denominación correcta es la de ‘fiambre’.

El verdadero Jamón de York tiene, a nivel internacional, una extraordinaria fama de exquisitez además de haber sido realizado de una forma tradicional y manteniendo una gran calidad en el producto final. Su forma de conservación (en bodegas especiales) y su ahumado es lo que distingue a ese producto.

Por tal motivo cuando se hizo internacionalmente famoso muchos charcuteros de numerosos lugares del planeta decidieron utilizar la coletilla ‘York’ para comercializar otro tipo de jamones que nada tenían que ver con el original. Con el tiempo ni tan siquiera era jamón (sino fiambre, cuya diferencia lo explican perfectamente en su charla Gemma y Marián). Afortunadamente de unos años a esta parte contamos con el control de varias instituciones alimentarias que velan por nuestra salud y para que todos los alimentos que se comercializan tengan unos mínimos de calidad además de que cumplan y no engañen en el etiquetado. Pero, como ya se sabe, ‘hecha la ley, hecha la trampa’ y muchas son las etiquetas que pueden llevar a confusión con denominaciones ‘extrañas’.

También cabe destacar que en nuestro lenguaje ya se ha incorporado los término ‘jamón de York’ o ‘jamón en dulce’ para referirnos a todo el jamón que no es salado (sea fiambre o no).

Por si tenéis curiosidad sobre cómo sabe el verdadero jamón de York, salvando mucho las distancias, podríamos decir que se asemeja al ‘lacón gallego’ o al ‘jamón canario’.

Y aprovechando este post creo que es conveniente explicar de un modo rápido cuál es el origen del verdadero y exquisito ‘Jamón de York’.

York es una famosa ciudad inglesa situada al norte de Yorkshire (Condado de York) en donde Robert Burrow Atkinson abrió una carnicería, en la década de 1860, en la concurrida calle de Blossom Street. En los sótanos de su establecimiento se le ocurrió almacenar unas piezas traseras de carne de cerdo las cuales las dejaba curar durante largo tiempo y posteriormente ahumaba (con el fin de alargar su conservación).

El producto resultaba exquisito y numerosas las personas que iba a comprar y degustarlo. En poco tiempo varios fueron los restaurantes locales que servían ese jamón como uno de los platos estrella llegando a ser conocido en el resto de toda la isla británica. Aquel jamón recibió el apelativo del lugar de procedencia siendo uno de los productos  más carismáticos de la cocina inglesa.

Parte de su popularidad le llegó gracias a que el establecimiento estaba a medio camino entre la estación de ferrocarril de York y el hipódromo más grande de Gran Bretaña donde se celebraba varias veces al año importantes carreras de caballos que congregaban a miles de espectadores. Muchos eran quienes hacían una parada en el establecimiento de Robert Burrow Atkinson para deleitarse con su famoso y sabroso jamón.

Cabe destacar que actualmente el ‘York Ham’ creado por el señor Burrow se puede encontrar en infinidad de establecimientos de Reino Unido, aunque algunas recetas varían y en lugar de ahumarlo lo maduran entre seis meses a dos años con una mezcla de sal con azúcar y salitre.

 

 

Otros curiosos post que te puede interesar leer:

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

 

Fuentes de consulta y más info: eitb / oliversofthemount / information-britain / yorkpress / elpais / gominolasdepetroleo
Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / sk8geek (Flickr) / @MasTwitts

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [6]

Sexta entrega de esta serie de post dedicados a traeros un buen puñado (de docena en docena) de cosas que quizás no sabíais cómo se llamaban en realidad o que conocías con otro nombre muy distinto.

Espero que la selección de palabras que he hecho en esta ocasión sea de vuestro agrado, al igual que ocurrió con las veces anteriores.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Pedrada

 

Pedrada: Una pedrada no solo es la acción de arrojar con impulso una piedra, sino que también es el término con el que se conocía al típico lazo que se ponían algunas mujeres como adorno a un lado de la cabeza

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Mentira

Mentira: Al igual que el término anterior, esta también es una palabra polisémica (que tiene varios significados). En este caso el vocablo no se refiere a algo que no es verdad (aunque tiene cierta relación) sino que es el modo con el que se conoce a las típicas manchitas de color blanco que aparecen en la uña. Se llama de este modo ya que antiguamente se tenía la creencia de que salían cuando alguien decía algún embuste. Ojo, no confundir estas manchitas con las medias lunas que aparecen en las uñas, esas se llaman ‘lúnulas’.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Filandón

 

 

Filandón: Se trata de la típica reunión en la que varias mujeres se sientan en corrillo o una junto a otra frente a la puerta de sus casas y van comentando asuntos vecinales mientras cosen.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Cerúleo

Cerúleo: Es el modo con el que antiguamente se referían a alguna cosa que tenía el color del cielo, ya que de este término proviene su etimología. Aunque originalmente no se utilizaba para el color azul (ya que abarcaba todas las tonalidades de colores que podía observarse en el cielo) con el tiempo ha acabado usándose para referirse a una tonalidad concreta.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Rebaba

 

Rebaba: La rebaba es aquella porción de elementos que sobresalen por los bordes: por ejemplo de un bocadillo o el cemento que queda saliente entre dos ladrillos.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Trechear

 

 

Trechear: Se trata de la acción de trasportar/llevar algo normalmente pesado (una caja, las bolsas de la compra…) e ir parando cada pocos metros para descansar (hacerlo de trecho en trecho).

 

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Bigornia

 

 

Bigornia: Es el típico yunque con una punta en cada lado y sobre la que trabaja un herrero.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Garabato

 

Garabato: De nuevo otra palabra polisémica. Conocemos como garabato a ese dibujo o escrito hecho rápidamente o de cualquier manera. Pero el garabato al que me refiero en este post es al gancho (comúnmente con forma de ese) que se utiliza para colgar algo (por ejemplo las piezas de carne).

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Pihuela

 

 

Pihuela: Conjunto de cadenas o grilletes con los que se sujeta a un prisionero. También es el nombre de la correan con la que se sujeta las patas de algunas aves en la cetrería (por ejemplo un halcón).

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Cascarria

 

Cascarria: También escrito ‘cazcarria’, se trata del barro seco que queda en los bajos de los pantalones tras pisar un charco de fango.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Trasijado

 

 

Trasijado: Persona que está excesivamente flaca. Que está en los huesos.

 

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Zarcillo

 

Zarcillo: Un zarcillo, además de ser un pendiente de los que se ponen en las orejas, también es el tallo que sale de ciertas plantas y que le sirve para sujetar y trepar por alguna superficie

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

Fuentes de las imágenes: pixabay / Wikimedia commons / Wikimedia commons / pixabay / deviantart / pixabay / pixabay / Wikimedia commons / Wikimedia commons / Wikimedia commons / Wikimedia commons / pixabay

Algunas cosas curiosas que han viajado hasta el espacio

Un puñado de sorprendentes cosas curiosas que se han enviado al espacioDurante los años en los que duró la ‘carrera espacial’ muchas fueron las misiones que se enviaron desde los dos grandes bloques (EEUU y URSS) con tal de conseguir la ansiada conquista  del espacio.

Cada misión suponía un nuevo reto y un paso más allá para arañar posiciones frente al adversario. Comenzaron diferenciándose por la forma de designar a sus correspondientes viajeros espaciales, utilizando el término Cosmonauta los soviéticos y Astronauta los norteamericanos.

Pero no sólo se mandó al espacio misiones tripuladas por seres humanos (Yuri Gagarin y Valentina Tereshkova, primer hombre y mujer respectivamente enviados al espacio por la URSS y Neil Armstrong, primer hombre en pisar la Luna, enviado por EEUU), muchas fueron las pruebas que se realizaron y muchos los objetos y animales que se mandaron para realizar experimentos o no… a continuación hago un pequeño repaso a alguno de ellos.

Robots, bacterias e innumerables animales como monos, perros, gatos o insectos se han utilizado (y se sigue haciendo) para enviar y experimentar en el espacio. Posiblemente el animal más famoso que se mandó (el 3 de noviembre de 1957) sea la popular Laika, una perrita callejera que terminó viajando a bordo del Sputnik 2 y se convirtió en todo un símbolo para el orgullo patrio bolchevique.

Un puñado de sorprendentes cosas curiosas que se han enviado al espacio Pero hasta la inmensidad de las estrellas también han viajado algunos objetos, los cuales no dejan de ser de lo más curioso, como el chip de porcelana que se colocó de forma secreta en una de las pata del módulo de aterrizaje en la misión del Apolo 12 en 1969 y que llevaba seis pequeñísimas obras de arte, convirtiéndose en el primer museo que viajó a la Luna y conocido como Moon Museum.

Pero ese pequeñísimo museo no fue lo único que viajó como polizón a bordo del Apolo 12. Alguien quiso gastarles una broma a sus tripulantes, escondiéndoles entre las páginas del manual de a bordo unas cuantas fotografías de chicas desnudas sacadas de la revista Playboy.

En la misión que precedió a esta (Apolo 11) viajó entre sus tripulantes un trozo de la madera y la tela con la que fue hecho el  Flyer I, el avión con el que los hermanos Wright realizaron el primer vuelo a motor de la historia en 1903.

Un puñado de sorprendentes cosas curiosas que se han enviado al espacioEn 2007, con motivo del 30 aniversario de la saga de películas ‘Star Wars’, se mandó a la  Estación Espacial Internacional (ISS) la espada laser que utilizó Luke Skywalker en el film ‘El retorno del Jedi’.

En la misión Gemini 3, llevada a cabo durante algo menos de cinco horas el 23 de marzo de 1965, al piloto John W. Young no se le ocurrió mejor idea que llevar camuflado un sándwich de carne enlatada y pan de centeno, con el fin de degustarlo durante su paseo entre las estrellas.

El 5 de agosto de 2011, la NASA lanzó la sonda espacial Juno y cuya llegada al planeta Júpiter está prevista para el 2016. En su interior, además de los correspondientes instrumentos de navegación,  viajaban tres muñecos LEGO que representan a Galileo Galilei y los dioses de la mitología romana Júpiter y su esposa Juno. El motivo por el que se han mandado estas figuritas al espacio es con el fin de ayudar a estimular el interés por la ciencia en los niños.

 

 

 

Fuentes de consulta:  popularmechanics 1/ popularmechanics 2 / jsc.nasa.gov (pdf) / nasa.gov (Juno)
Fuente de las imágenes: NASA / artsblock / popularmechanics

¿Cuál es el origen del sándwich?

¿Cuál es el origen del sándwich?

El británico John Montagu, IV conde de Sandwich, fue enviado en 1746 como comisionado para tomar parte en las negociaciones que se llevaban a cabo en Aquisgrán, con el propósito de conseguir la firma de un tratado de paz que pusiera fin a la Guerra de Sucesión Austríaca que llevaba en marcha desde 1740.

Fueron dos años de largas conversaciones, por lo que en los ratos de ocio durante las negociaciones Montagu aprovechaba para jugar largas partidas de naipes que lo mantenían absorto durante un gran número de horas.

Su afición al juego de cartas lo llevaba a disputar largas partidas, lo que provocaba que, en más de una ocasión, ni siquiera se levantase de la mesa de juego para acudir a comer. Para ello, sus asistentes se las ingeniaron para poder servirle en la misma mesa donde jugaba un plato conteniendo una serie de alimentos que podían ser ingeridos fríos, como fiambres y carnes adobadas. Para evitar mancharse las manos, el conde colocaba los alimentos entre dos rebanadas de pan, lo que le permitía tener una de las dos manos libres y así poder seguir jugando.

Rápidamente se popularizó entre todos los presentes adquiriendo el nombre de sándwich y aunque algunas fuentes indican que fue el propio conde el que mandó que se le sirviera de ese modo, otros historiadores apuestan por la hipótesis de que fue ocurrencia de sus asistentes.

 

Lee y descubre en este blog otros post sobre curiosos inventos

 

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

 

 

Fuente de la imagen: SodanieChea (Flickr)

¿Por qué en Cataluña al sandwich caliente de jamón y queso se le llama ‘Bikini’?

¿Por qué en Cataluña al sandwich caliente de jamón y queso se le llama 'Bikini'?

La Sala Bikini abrió sus puertas en 1953 en la Avenida Diagonal de Barcelona. La sala trajo muchas novedades a Barcelona. Una de ellas fue un bocadillo muy popular en Francia llamado Croque Monsieur y que era un bocadillo caliente de jamón york y queso.

El problema fue que, en plena época franquista, los anglicismos y galicismos estaban mal vistos, lo que llevó a la gente que gestionaba el negocio en sus inicios, a llamarle «el bocadillo de la casa».

Afortunadamente, la fama del «bocadillo de la casa» del Bikini traspasó las paredes del local y la gente comenzó a pedirlo fuera de la Sala Bikini. Y lo que se comenzó pidiendo como «el bocadillo que hacen en el Bikini», fue evolucionando hasta llegar al «hazme un Bikini».

Es un nombre que, básicamente, se le da en Cataluña, puesto que en el resto de España la forma correcta de pedirlo es un sandwich mixto caliente.

 

Te puede interesar leer: ¿Cuál es el origen del sándwich?

 

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons