Archivo de diciembre, 2019

¿De dónde surge llevar una prenda de color rojo en Nochevieja?

En España, Francia, Suiza, Italia e incluso México (por citar unos pocos ejemplos) es tradicional despedir el año y dar la bienvenida al nuevo llevando puesta una prenda de color rojo (normalmente interior), lo cual (según la superstición) proporcionará todo un año de suerte, sobre todo en lo que respecta al amor.

¿De dónde surge llevar una prenda de color rojo en Nochevieja?

La mayoría de expertos apuntan a que esta es una tradición que se originó en la Antigua Roma en época precristiana, en la que era común que para dar la bienvenida al Año Nuevo Romano añadir un trozo de tela roja a la ropa que vestían los hombres y mujeres del imperio, simbolizando dicho color con el poder, la fertilidad, la salud y el corazón.

Otros historiadores indican que dicha tradición proviene de China, ya que desde tiempos inmemoriales el color rojo ha sido vestido en el país asiático para ahuyentar al «Niàn», nombre que se le da a la bestia que devora a los hombres. Muchas leyendas y relatos chinos hablan sobre el color rojo para recibir al nuevo año y el hecho de alejar a la bestia maligna.

Pero regresando a nuestro tiempo, muchos y diversos son los modos en los que se puede llevar la ropa interior roja: del derecho, del revés, por encima de la ropa, etc. También es diferente lo que se hace con ella tras usarla en Nochevieja. Unas personas la conservan guardada durante todo el nuevo año; otras la tiran directamente a la basura, hay quien las quema en un extraño ritual esotérico.

También podemos encontrar que hay quien estrena la prenda de color rojo en Nochebuena y vuelve a ponérsela para despedir el año.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD”.
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil “Breve diccionario Navideño”.
Tan solo por 8,90€ y de venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el “Amigo invisible”). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: needpix

¿Cuál es el origen del ‘espumillón’?

Uno de los elementos imprescindibles utilizados para decorar durante la Navidad es el «espumillón» (también conocido como oropel o guirnalda).

¿Cuál es el origen del ‘espumillón’?

Se trata de unas tiras brillantes, normalmente de vistosos colores, que están realizadas con un cordel o hilo con unas cintas que salen del mismo.

A pesar de que pueda parecer un elemento moderno, estas guirnaldas se originaron a principios del siglo XVII (la mayoría de fuentes apuntan que fue inventado concretamente en Nuremberg, Alemania, en 1610, aunque no citan quién fue su creador).

Inicialmente esas tiras debían adornar los árboles y exteriores de las casas con la intención de que pareciesen carámbanos de hielo o nieve, pero para darle un toque más navideño se realizaba originalmente con láminas de plata.

Con el tiempo fueron utilizados otros materiales como oro, plomo, cobre, aluminio, papel o en las últimas décadas han predominado los espumillones realizados con una película de cloruro de polivinilo (plástico PVC) recubierta con un acabado metálico.

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD”.
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil “Breve diccionario Navideño”.
Tan solo por 8,90€ y de venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el “Amigo invisible”). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

El origen de comer los tradicionales ‘canelones de Sant Esteve’ en Cataluña el 26 de diciembre

Tal y como te explicaba en el post anterior, el 26 de diciembre, día de Sant Esteve, es una jornada importante dentro del calendario de festividades navideñas en Cataluña, debido a la herencia de las tradiciones carolingias.

El origen de comer los tradicionales ‘canelones de Sant Esteve’ en Cataluña el 26 de diciembre

Hoy en día (y desde hace más de un siglo) ya no se utilizaba esa jornada posterior a la comida familiar de Navidad para que los diferentes miembros de un clan pudiesen regresar a sus respectivos hogares. Por lo que, al continuar siendo un día festivo en Cataluña, muchas familias optaron para dividir las celebraciones de las fiestas navideñas en dos y acudir en esa segunda jornada a comer a la casa familiar de la esposa (debido a que la Navidad se celebraba por tradición –heteropatriarcal- en la casa del padre del esposo).

Hoy en día se ha puesto muy de moda lo que se conoce como ‘cocina de aprovechamiento’, en el que se elaboran platos culinarios con los restos de las comidas de días anteriores y esto ya lo realizaban nuestros antepasados, por lo que el día de San Esteban era una jornada ideal para acabar con las existencias y sobras de la comida de Navidad.

Un gran número de fuentes indican que los canelones de Sant Esteve nacieron del aprovechamiento de lo sobrante de la sopa de escudella y la carne de ave servida en Nochebuena y Navidad (pavo, pollo, pularda o capón, estas dos últimas más típicas en la gastronomía navideña catalana). Pero esta es una verdad a medias, debido a que la tradición de comer este plato el 26 de diciembre es relativamente moderna y no se inició hasta bien entrados el siglo XX.

En ningún recetario de cocina catalana, anterior a 1900, aparece mencionada la receta de los canelones con relación a los elaborados y degustados en San Esteban. Tampoco figura en ningún libro o crónica sobre las celebraciones de siglos atrás que se degustase tal plato el día posterior a la Navidad. Sí que aparece mencionado que, antiguamente, aquellos que partían de regreso a su hogares el 26 de diciembre, llevaban para comer por el camino algunas viandas sobrantes de la comida del día anterior, pero ninguna mención a los canelones.

En realidad la tradición de comer canelones en Cataluña fue importada a finales del siglo XIX por los hermanos Charles y Michel Pompidor cuando abrieron, en 1897, el restaurante «Maison Dorée», ubicado en la plaza Cataluña de Barcelona. El mencionado restaurante era una sucursal en la Ciudad Condal del Maison Dorée de París, uno de los restaurantes más famosos y prestigiosos de la capital francesa y por el que que pasaban comensales de altísimo nivel, entre ellos el compositor y gastrónomo Giacomo Rossini, quien dejó al chef del establecimiento parisino la receta de sus famosos ‘canelones Rossini’.

Los hermanos Pompidor se trajeron consigo dicha receta y empezaron a servir el plato de canelones (con ciertas variaciones) en el restaurante que abrieron en Barcelona. Era un plato muy exclusivo, ya que solo se servía en contadas ocasiones, debido a la dificultad por conseguir unas láminas de pasta ideales para enrollar el canelón y que, hasta la fecha debían ser importadas desde Italia o Francia.

Una de las innovaciones que realizaron los hermanos Pompidor en el Maison Dorée de Barcelona, ya entrados en la primera década de 1900, fue el reinventar los canelones Rossini en un plato autóctono, empezando por convertirlo en una de las comidas estrellas del local el día de Sant Esteve, en el que se elaboraba con las viandas sobrantes de la comida de Navidad que había servido el restaurante.

El establecimiento de los hermanos Charles y Michel Pompidor cerró sus puertas en 1918, pero sus famosos «canelons de Sant Esteve» ya habían quedado incorporados en los recetarios de cocina catalana. Ayudó en gran medida el que el industrial catalán Ramon Flo Valls abriese en la Ciudad Condal una empresa en la que se elaboraba pasta alimenticia al estilo italiano y que, a partir de 1911, comercializara las placas para elaborar canelones (tres años después el negocio pasó a ser denominado con el nombre comercial «Pastas El Pavo»).

Fue a partir de ese momento cuando muchos hogares catalanes empezaron a incorporar los canelones como plato estrella en las celebraciones, convirtiéndose en el principal del mencionado día de Sant Esteve.

Como nota curiosa, cabe señalar que antes de ponerse de moda los canelones en San Esteban, en los hogares catalanes se servía para comer el 26 de diciembre un sabroso arroz que se echaba al caldo sobrante de la sopa de escudella, junto con los restos de la comida de Navidad.

 

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD”.
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil “Breve diccionario Navideño”.
Tan solo por 8,90€ y de venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el “Amigo invisible”). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué el 26 de diciembre (San Esteban) es festivo en algunos lugares?

San Esteban está considerado como el primer mártir del cristianismo y según se relata en el Nuevo Testamento (concretamente en el «Libro de los Hechos») se trataba de un joven judío converso a las enseñanzas de Jesucristo que, tras pronunciar un discurso ante el Sanedrín (el consejo de sabios de Israel compuesto por rabinos,) fue acusado de blasfemo y lapidado hasta morir el 26 de diciembre del año 34 d.C.

¿Por qué el 26 de diciembre (San Esteban) es festivo en algunos lugares?

Aunque, con el paso de los años, la coincidencia de la fecha de su fallecimiento nada tenía que ver con la celebración de las celebraciones navideñas, se dejó en donde había caído debido a que con el tiempo este mártir se convirtió en un referente religioso para muchas culturas posteriores.

Una de ellas fue el Imperio Carolingio, en la que, entre las diferentes tradiciones que se practicaron, se tuvo un especial sentido del patriarcado o clan familiar, que consistía en que, durante las fiestas religiosas importantes (como eran las dos Pascuas, la de Navidad y la de Semana Santa) debía realizarse el recogimiento o celebración en el hogar paterno o del patriarca del clan familiar. Muchas eran las familias que residían separadas en distintos territorios, por lo que al llegar alguna de las mencionadas celebraciones necesitaban una jornada entera para acudir y otra para regresar a sus respectivos hogares.

En la sociedad carolingia el día de Navidad (25 de diciembre), era el central de la celebración. Para poder estar todos los miembros de una familia juntos debían salir la jornada anterior de sus respectivos lugares de residencia y reunirse en la casa del cabeza de familia, de ahí que llegaran siendo ya de noche y la Nochebuena se convirtiera en una celebración nocturna (cena familiar y acudir todos juntos a la Misa del Gallo).

Pero tras la celebración de la comida de Navidad, que solía ser opípara y de larga duración, se necesitaría otra jornada para regresar a sus respectivos lugares de origen, por lo que durante el Imperio Carolingio se estableció que los días posteriores a cada una de las Pascuas debían ser festivos ya que eran necesarias varias horas de viaje para regresar a sus respectivos hogares.

De ahí que el 26 de diciembre, festividad de San Esteban, quedara como festivo en los territorios bajo el dominio del Imperio Carolingio y sus tradiciones. La flanja norte de la Península Ibérica lo estuvo como territorios independientes durante el reinado de Carlomagno (siglo VIII), en el que se marcó una frontera defensiva, por debajo de los Pirineos que separaba las tierras de dominio musulmán con los francos o carolingios y que fue conocida como ‘Marca Hispánica’.

Este hecho es el que ha llevado a que algunos de esos territorios, que actualmente pertenecen a España, sigan teniendo como jornada festiva el día siguiente a la Navidad. Cataluña es uno de ellos y la festividad de «Sant Esteve» se ha convertido en una de las más importantes dentro del calendario de celebraciones navideñas.

El Día de Sant Esteve es costumbre comer en Cataluña unos tradicionales canelones realizados con las sobras de la comida del día de Navidad (cocina de aprovechamiento), pero, si me permites, el origen sobre la elaboración y degustación de este exquisito plato en esta jornada tan especial te la explicaré en otro post.

 

Te puede interesar leer también el post: ¿De dónde surge llamar ‘boxing day’ al 26 de diciembre?

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD”.
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil “Breve diccionario Navideño”.
Tan solo por 8,90€ y de venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el “Amigo invisible”). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: freepik

¿Sabías que en Japón un gran número de personas celebran la Nochebuena cenando pollo del restaurante ‘Kentucky Fried Chicken’?

En Japón, a pesar de ser un país en el que la presencia de católicos es minoritaria (menos de 0,5 % de la población), existe una gran tradición navideña.

¿Sabías que en Japón un gran número de personas celebran la Nochebuena cenando pollo del restaurante ‘Kentucky Fried Chicken’?

Muchas son las poblaciones (especialmente ciudades grandes, como Tokio) que se engalanan y adornan sus calles con llamativas luces navideñas, árboles con bolas y guirnaldas y hacen sonar villancicos por sus potentes altavoces, aunque cabe destacar que una de las piezas que más suena y se interpreta durante esas fechas en Japón es la Novena sinfonía de Beethoven. Esta pieza musical allí es conocida como «Daiku»  y no se sabe a ciencia cierta por qué, pero tiene enloquecidos a los nipones durante el periodo navideño.

Evidentemente la Navidad para ellos no deja de ser un motivo comercial y consumista (como cada vez lo es más en occidente) y no le dan a esas fiestas ningún componente religioso. Tampoco es festivo esos días, por lo que los ciudadanos nipones hacen su vida normal durante esa época, pero acompañados de toda la parafernalia navideña.

Pero uno de los datos más curiosos sobre la Navidad en Japón es que, desde hace cuatro décadas, se ha convertido toda una tradición el comer en esa fecha pollo que ha sido adquirido en uno de los más de mil restaurantes que la cadena «Kentucky Fried Chicken»  tiene repartidos por el País del Sol Naciente.

El 24 de diciembre hay largas colas (de varias horas de espera) para adquirir uno de los combos de pollo frito de KFC y miles las personas que, con meses de antelación, hacen una reserva para cenar en uno de esos locales el día de Nochebuena.

Esta curiosa costumbre empezó a partir de 1974, año en el que KFC lanzó una campaña publicitaria (a través de vallas, televisión, prensa impresa y radio) en el que su eslogan era «Kurisumasu ni wa kentakkii!»  (¡Kentucky para Navidad!), animando a los visitantes no japoneses, que en aquel país debían pasar las fiestas navideñas, para que comieran de su pollo. El motivo es el siguiente:

Todo parece indicar que la idea de dicha campaña surgió poco antes, a inicios de la década de 1970, cuando un ciudadano estadounidense, que le tocó pasar la Nochebuena en Tokio, se acercó hasta uno de los restaurantes que la cadena KFC tenía en el barrio de Aoyama y pidió una ración del pollo crujiente, mientras le comentaba al encargado del local que aquella comida era lo más parecido al pavo que hubiese cenado esa noche en su hogar a miles de kilómetros de allí. El gerente del restaurante transmitió el comentario del cliente a uno de sus superiores y en 1974 se lanzó la mencionada campaña.

Hoy en día hay todo un merchandising alrededor de la campaña navideña de KFC, realizando combos especiales para esa fecha que contiene piezas de pollo, tarta y una botella de champán. Además de aparecer la figura del mítico «coronel Sanders» (creador de la cadena de restaurantes) ataviado con un traje y gorro de Papá Noel.

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD”.
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil “Breve diccionario Navideño”.
Tan solo por 8,90€ y de venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el “Amigo invisible”). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

¡Felices fiestas 2019!

Fuente de la imagen: japan.kfc.co.jp

¿Dónde vive Santa Claus?

Tal y como ya os expliqué en un post anterior sobre el origen de Papá Noel, este personaje originalmente se llamaba Nicolás de Bari y provenía de la región de Licia (actual Turquía). Con el transcurrir de los siglos acabó transformándose en los múltiples nombres y personalidades que ha adquirido, dependiendo del lugar del planeta donde esté: San Nicolás, Santa Claus, Sinterklaas, Papá Noel, Bonhomme Noël… y con esas nuevas identidades, las historias y leyendas sobre éste lo ubicaron en el Polo Norte, concretamente en la provincia finlandesa de Laponia, muy cerca del círculo polar ártico.

¿Dónde vive Santa Claus?

Y es que en esa región existe una encantadora población llamada Rovaniemi que fue designada como «el pueblo oficial de Santa Claus»  y en la que se ha creado toda una serie de edificaciones y hasta un parque temático dedicado al personaje encargado de repartir los regalos en Navidad.

Quienes visitan esta población deben ir bien abrigados si lo hacen en invierno (época preferida por los visitantes para viajar hasta allí). Una de las recomendaciones es pasear y recorrer la típica feria navideña, donde se puede adquirir muchos adornos y recuerdos.

Otra de las visitas obligadas es disfrutar de unos fantásticos días de magia y emoción en el parque temático «Santa Claus Village», situado a ocho kilómetros de distancia de Rovaniemi (justo por encima del círculo polar ártico) y que no solo está dedicado a este entrañable personaje sino a todo aquello relacionado con la Navidad. Allí se puede visitar el hogar y la oficina de Papá Noel, donde se le puede hacer entrega en mano de la carta.

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD”.
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil “Breve diccionario Navideño”.
Tan solo por 8,90€ y de venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el “Amigo invisible”). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

¡Felices fiestas 2019!

Fuente de la imagen: visitrovaniemi

¿Por qué en algunos hogares cuelgan un pepinillo en el árbol de Navidad?

Numerosísimas son las diferentes costumbres que existen a lo largo y ancho de todo el planeta y que están relacionadas con la Navidad. Algunas de ellas son muy comunes, pero en cada sitio (ciudad, país, comunidad, cultura…) tienen sus tradiciones propias y que no son tan famosas en otros lugares.

¿Por qué en algunos hogares cuelgan un pepinillo en el árbol de Navidad?

Por ejemplo el hecho de colgar un adorno en forma de pepinillo (incluso uno de verdad) en el árbol de Navidad.

Esto es muy típico en Estados Unidos (donde se le llama «Christmas pickle»), aunque muchos son los historiadores que indican de que se trata de una costumbre que fue importada por inmigrantes alemanes hacia finales del siglo XIX y que en el país germano era conocida como «Weihnachtsgurke»  (sobre todo en los Estados de Baviera y Turingia).

La tradición consiste en esconder entre las ramas y otros adornos del árbol navideño un pepinillo y éste debe de ser encontrado por alguno de los niños que residen en la casa. No es fácil localizarlo, debido a que, tanto la pieza como las ramas, son prácticamente del mismo color.

El pequeño que logra dar con el pepinillo recibe un regalo adicional y se le augura todo el nuevo año de buena suerte. También hay familias que premian la pericia dejando que sea el primero en abrir sus regalos de Navidad.

Cabe destacar que en Estados Unidos es muy discutida la versión que señala el origen de la tradición en territorio germano, asegurando que la costumbre del Christmas pickle es totalmente estadounidense. Para ello se escudan en una vieja historia (más cerca de ser una leyenda urbana que un relato cierto) que explica que, en 1864, en plena Guerra Civil americana, fue apresado por los confederados un soldado, llamado John C. Lower, de ascendencia bávara y que se había alistado al ejército de la Unión. Según dicho relato, Lower estaba malherido y desnutrido, por lo que en la víspera de Navidad de aquel año pidió a uno de los guardias que lo custodiaban que le diera algo de comer, ofreciéndole éste un pepinillo. Tras finalizar la guerra fue liberado y, tras regresar a su hogar, cada Nochebuena colgó un pepinillo en el árbol como símbolo del alimento que le ayudó a sobrevivir, naciendo así la tradición.

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD”.
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil “Breve diccionario Navideño”.
Tan solo por 8,90€ y de venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el “Amigo invisible”). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: mmechtley (Flickr)

¿Cuáles son los colores más usados o identificativos de la Navidad?

¿Cuáles son los colores más usados o identificativos de la Navidad?

Seis son los colores que más se utilizan durante el periodo navideño, ya sea para ser usado en los ornamentos decorativos, como en la vestimenta:

El verde lo encontramos en la práctica totalidad de los árboles navideños, así como el acebo típico de la época, el musgo con el que se decora el pesebre o el muérdago que se cuelga. Este color representa la esperanza, así como la naturaleza y la vida.

El rojo aparece en la mayoría de las cintas y lazos que se cuelgan, así como formar parte del color del traje que viste Papa Noel. Representa el color de la sangre de Cristo, la generosidad y el amor divino.

El blanco es colocado en la decoración navideña emulando la nieve. Su significado está relacionado con la pureza, la luz, alegría y fe.

El dorado está cada vez más presente en la decoración navideña. La mayoría de estrellas que se colocan en el árbol son de color oro. También tiene una clara alusión a uno de los regalos que recibió en niño Jesús por parte de los Reyes Magos. Este color tiene relación con la prosperidad y la riqueza.

El azul celeste está relacionado con la Virgen María y a partir de la Edad Media fue incluido en la iconografía mariana. Este color representa el cielo.

El púrpura es utilizado sobre todo en la época de Adviento y en relación con las celebraciones litúrgicas, siendo de ese color las velas que se encienden durante ese periodo, así como la tela que cubre el altar de algunas iglesias durante las misas de esos días. Representa la unión entre el cielo y la tierra.

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD”.
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil “Breve diccionario Navideño”.
Tan solo por 8,90€ y de venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el “Amigo invisible”). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: pexels

Reseña del libro: ‘Nombre en clave: Trigon. La historia de cómo descubrí que mi padre era un agente de la CIA’ de Alejandra Suárez Barcala

Reseña del libro: ‘Nombre en clave: Trigon. La historia de cómo descubrí que mi padre era un agente de la CIA’ de Alejandra Suárez BarcalaA través de mi buen amigo Pere Cardona (escritor del que ya he publicado tres reseñas y recomendaciones de sus libros en este blog) contactó conmigo Alejandra Suárez Barcala, quien había publicado el libro ‘Nombre en clave: Trigon. La historia de cómo descubrí que mi padre era un agente de la CIA’ (publicado por Punto de Vista editores) y que, tal y como el título indica, se trataba de una historia en la que se explica la búsqueda, por parte de una joven mujer, de información referente a su padre, un diplomático soviético que, durante los años de la Guerra Fría, fue captado por la CIA como agente con el fin de espiar para los intereses estadounidenses.

Esta trama tiene todos los elementos de una clásica historia de espionaje, con una salvedad… no se trata de ficción novelada ya que es un libro totalmente autobiográfico.

Está prologado por Martha Peterson, la estadounidense que fue la persona de contacto del espía Trigon (nombre clave que la CIA dio a Aleksandr Dmitrievich Ogorodnik) en Moscú.

Se trata de un pequeño libro de poco más de 162 páginas pero con una gran historia, magnífica y amenamente relatada por su protagonista que va adentrándonos a cómo se enteró de que aquel padre al que nunca conoció en realidad había sido uno de los espías rusos más importantes que trabajó para la Agencia Central de Inteligencia norteamericana durante la década de 1970.

No deseo destripar demasiado de su trama, debido a que lo bueno de su lectura es ir descubriendo poco a poco todo aquello que la autora nos va explicando tal y como sucedió cronológicamente.

Imaginaos a una niña que vive junto a su madre, aunque su mayor parte del tiempo lo pasa con su abuela materna y una tata (modo cariñoso con el que se refiere a la empleada de servicio doméstico). Una pequeña que, de repente, empiezan a surgirle algunas dudas sobre quién fue su padre, al que no conoció ya que su progenitora le había explicado que falleció antes de su nacimiento en un accidente automovilístico. Cuando se interesa por saber quién era, a qué se dedicaba o cómo se llamaba, la respuesta de su madre fue que su nombre era Alejandro, matemático de profesión y de nacionalidad alemana. En su hogar había mutismo absoluto sobre este personaje, pero Alejandra seguía creciendo y con ella la curiosidad por saber más cosas sobre su papá, además de darse cuenta de contradicciones o sinsentidos respecto a lo que le había ido diciendo su mamá…

¿Si su padre era alemán cómo es que tenía un nombre español? ¿y por qué ella no llevaba los apellidos paternos y sí los dos maternos? Así hasta un sinfín de dudas que, a los catorce años de edad, su madre (con la que no tenía una buena relación) le explica y ella se queda estupefacta: en realidad su padre era ruso, se llamaba Aleksandr Dmitrievich Ogorodnik y había trabajado como espía para la CIA. Se conocieron en Bogota, donde él estuvo destinado como diplomático y su madre pasó unos años de juventud. Allí se enamoraron, quedando embrazada y volviendo a Madrid (donde dio a luz) tras ser destinado el padre de nuevo a Moscú.  A partir de ahí empieza una búsqueda para saber quién fue y qué pasó posteriormente con su progenitor.

Permitidme que no os explique nada más de la trama de esta fascinante historia, la cual te engancha en su lectura página a página, desde el primer momento, leyéndote el libro de una sola tacada en unas pocas horas.

Sinceramente, si yo trabajase en Netflix estaría cerrando un acuerdo con Alejandra Suárez para rodar una película o docudrama sobre esta increíble historia. De momento lo único que puedo decir es que este libro es una de mis recomendaciones como regalo (aprovechando que se acerca la Navidad).

Reseña del libro: ‘Nombre en clave: Trigon. La historia de cómo descubrí que mi padre era un agente de la CIA’ de Alejandra Suárez Barcala

 

‘Nombre en clave: Trigon. La historia de cómo descubrí que mi padre era un agente de la CIA’  de Alejandra Suárez Barcala
Editorial: Punto de Vista editores
ISBN: 978-84-16876-60-0
http://puntodevistaeditores.com/catalogo/nombre-en-clave-trigon/
https://www.amazon.es/Nombre-clave-Trig%C3%B3n-Alejandra-Barcala/dp/8416876606

¿Conoces las tradiciones de la ‘Novena de Aguinaldos’ y ‘Las Posadas’ que se celebran en Latinoamérica?

Muchas son las tradiciones y rituales que, al llegar los días previos a la Navidad, son realizadas y celebradas en muchos rincones del planeta. Cada país tiene sus propias costumbres y aunque en muchas de ellas existen ciertas similitudes, en cada lugar tienen su propia manera de realizarlo.

¿Conoces las tradiciones de la ‘Novena de Aguinaldos’ y ‘Las Posadas’ que se celebran en Latinoamérica?

Entre el 16 y el 24 de diciembre se celebra en un gran número de países latinoamericanos un par de tradiciones que, a pesar de llamarse de diferente manera según el lugar, tienen muchas similitudes entre ambas. Me refiero a las conocidas como «Novena de Aguinaldos» y «Las Posadas».

En ambas, el denominador común es el de realizar una serie de oraciones a lo largo de nueve días (de ahí que una de estas celebraciones se llame ‘novena’). Cada día, empezando por el 16 de diciembre, se reza una oración diferente, dedicadas a la Virgen María, San José y el Niño Jesús. También se realizan algunos canticos, se comen dulces y platos típicos del país.

Pero se trata de una celebración rutilante, debido a que cada jornada tiene lugar en un sitio diferente de la población. De ahí que también se denomine Las Posadas en algunos países, ya que trata de emular las nueve etapas del viaje realizado, entre Nazareth y Belén, de la Virgen María y San José.

Quienes celebran este tipo de festividad suelen ser agrupaciones vecinales, religiosas o de otro tipo, que se organizan entre ellas para escoger nueve calles, casas, templos religiosos (y un largo etcétera de lugares) donde se decora y cada día, a lo largo de nueve jornadas y hasta llegar la Nochebuena, llevan a cabo una de las novenas.

Entre las diferencias que existen respecto a la Novena de Aguinaldos y Las Posadas es que la primera suele tener un carácter más religioso y enfocado a la oración de los participantes, mientras que la segunda es algo más festiva (sin dejar de lado la religiosidad).

Los países en los que suele celebrarse cada una de ella son: México, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá (Las Posadas); Colombia, Ecuador y Venezuela (Novena de Aguinaldos).

Cabe destacar que en Filipinas, a pesar de estar muy lejos del continente americano, también se realiza una celebración similar, entre el 16 y el 24 de diciembre, que es conocida como el «novenario», aunque la peculiaridad de la celebración en el país del sudeste asiático es que es de carácter estrictamente religioso (se realizan nueve misas) y es en horario nocturno.

El origen de este tipo de celebraciones proviene de los tiempos en los que se llevó la evangelización por todos estos lugares por parte de misioneros españoles, a partir del siglo XVI.

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD”.
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil “Breve diccionario Navideño”.
Tan solo por 8,90€ y de venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el “Amigo invisible”). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagene: Wikimedia commons