Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Entradas etiquetadas como ‘aea’

Hay que asfixiar a TVE

Mi admirada Chica de la Tele comentaba ayer la protesta de UTECA por los patrocinios de programas cada vez más frecuentes en TVE. Algunas marcas han acudido a la fórmula legal de los patrocinios culturales para estar presentes en una cadena sin la cual les resulta muy difícil alcanzar a sus públicos objetivos.

Cuando a mediados de 2009 el Gobierno de Rodríguez Zapatero cedió a las presiones del lobby de las cadenas privadas y suprimió totalmente la publicidad en TVE saltándose su propia norma anterior que hablaba de reducción progresiva, Tele 5 y Antena 3 se las prometieron muy felices. En contra de lo que creíamos algunos, los directivos de estas dos cadenas se sabían capaces de captar la casi totalidad del dinero que salía de TVE.

Y así fue.

En 2010, en el ligero paréntesis en la crisis económica que trajo un crecimiento de la inversión publicitaria, el dinero que salía de TVE se dirigió dócilmente hacia unas cadenas que se sabían capaces de imponer sus condiciones comerciales a los anunciantes. Volvieron a ser dos de las compañías más rentables de Europa y dejaron en paz a la pobre cadena pública.

Pero las cosas ya no fueron igual en 2011, con la fuerte caída de las inversiones publicitarias. Sus ingresos se redujeron; siguieron ganando mucho más que la mayor parte de las empresas españolas, pero mucho menos que el año anterior. Los directivos italianos se volvieron a poner nerviosos: hay que evitar que TVE tenga programas comerciales, que nos quitan audiencia. TVE pierde las carreras de Moto GP y tiene que aplazar, por la crisis y los recortes, la emisión de series de éxito.

Así no es extraño que algunos meses La 1 pierda el liderato de audiencia que ha mantenido casi continuamente a lo largo de algo más de dos años. Como ejemplo Tele 5, a base de programas de gran calidad, como Gran Hermano, Sálvame y otros del mismo estilo, ha ganado (por una décima) el mes de mayo de mayor consumo de televisión de la historia. Fue líder a lo largo de casi todo el mes, le superó La 1, a base de fútbol y festival de Eurovisión el pasado fin de semana y ha recuperado con doble dosis de Gran Hermano en la recta final.

El caso es que las cadenas privadas siguen ganando dinero en un entorno en el que el resto de los medios se ven abocados a prescindir de buena parte de sus plantillas. La solución: impedir a TVE el más mínimo atisbo de financiación, hasta llegar a asfixiarla.

Los anunciantes, por medio de su asociación, la AEA, han denunciado la postura de abuso de las cadenas privadas; los cambios legislativos de la última etapa socialista han propiciado un mercado sumamente concentrado en el que tan sólo dos grupos tienen una posición dominante tan fuerte que sitúan a los anunciantes (de los que viven) en una posición de sometimiento extremo.

La financiación de TVE es muy difícil en las actuales condiciones. Por la puerta de los patrocinios culturales puede entrar una pequeña cantidad de dinero que podría ayudar a salvar un buen número de puestos de trabajo.

Pero, para las insaciables cadenas privadas, incluso ese poco dinero es demasiado.

Se diría que sólo ven una solución: asfixiar a TVE.

No deberíamos permitirlo si no queremos que el panorama televisivo español se reduzca a un yermo en el que sólo florezcan programas de muy dudosa calidad.

Por el bien de todos, pidamos que vuelva la publicidad, en pequeñas cantidades, a TVE.

La glaciación digital

El jueves pasado estuve en el Foro de la AEA, la Asociación Española de Anunciantes, que se celebró en el Hotel Intercontinental de Madrid. Mereció la pena.

A mi amigo Juan Ramón Plana, el Director General de la Asociación, le gusta el teatro; no lo puede disimular. Seguro que le gusta ir al teatro, pero un año tras otro nos demuestra que le gusta hacerlo. En este Foro, igual que en el del año pasado, contó con la ayuda de Jesús Moreno, el jefe de los servicios de marketing de Nintendo Iberia para escenificar una magnífica introducción a la situación actual: la glaciación digital.

Después se sucedieron una serie de ponentes de altísimo nivel que nos mostraron la importancia de los cambios que la digitalización ha traído a nuestra sociedad y en concreto al mundo de la comunicación.

Para entrar en materia sobre glaciaciones y evolución contamos con el arqueólogo Enrique Baquedano, director de las excavaciones en diversos yacimientos con restos de homínidos de España y África. La principal enseñanza que yo extraje es que las especies de homínidos que han sobrevivido lo han hecho por su capacidad de cooperación y por su cohesión.

A continuación entramos en contacto con las primaveras árabes y la revolución de los jazmines de la mano de Mohamed Chaker Ouahada, ministro plenipotenciario de la embajada de Túnez. Los cambios que se están produciendo en el mundo árabe no habrían sido posibles sin el apoyo de internet; ahora en la nueva constitución de Túnez la libertad de internet se recogerá como uno de los derechos fundamentales.

Miguel del Fresno (@yo_antitwitter) brillante como siempre, habló sobre netnografía y reputación on line. La escucha en la red debe utilizar las técnicas de la investigación cualitativa; el investigador es la clave. Estamos en el mundo de la autocomunicación de masas (citando a Castells) en el que los medios tradicionales han perdido su exclusividad mediadora y todos somos micromedios. Ahora la atención es el bien más escaso y todos competimos por ella.

Nacho de Pinedo, CEO del ISDI, destacó que lo digital es ya la norma; internet es ya audiovisual y la capa social podrá cambiar pero ha llegado a internet para quedarse. Hemos pasado del marketing sólido al marketing gaseoso.

Alfonso González, de Arena, lamentó la pérdida de peso social de la publicidad: ha dejado de formar parte de las conversaciones. presentó también el nuevo paradigma de la comunicación, las tres t (Talk, Think, Trust) y algunos de los casos más característicos del cambio de uso de los medios en estos últimos años.

Jaime Lobera, de Campofrío, presentó Cómicos, una de las campañas de más éxito de los últimos años, desde su concepción hasta los resultados. Una idea muy diferente y rompedora, tremendamente valiente, que pese a sus riesgos acabó siendo toda una demostración del cambio que se ha vivido en la comunicación y de las posibilidades que siguen existiendo.

Alex Marquina, de TV3, habló de Internet como un metamedio, que incluye a todos los medios anteriores. Hay que reinventar la comunicación porque se ha producido una mediamorfosis. Y ahora, con la televisión conectada, llega una nueva revolución.

La última ponencia corrió a cargo de Carina Szpilka, directora General de ING Direct. Comparó el nacimiento de Internet con el del fuego: todo ha cambiado desde entonces. Habló del efecto ROPO (research on line purchase off line) que también había citado de Pinedo, para contar que ING se ha visto impulsado a abrir oficinas, en contra de su filosofía inicial; también han perdido precisión en su medición de los efectos de la publicidad: saben que la publicidad en otros medios potencia las búsquedas en internet, pero los efectos se mezclan.

Para mí fue una jornada muy agradable, rodeado de amigos: Jesús Moreno y Carina Szpilka son antiguos clientes; Jaime Lobera lo es actualmente, Miguel del Fresno, también antiguo cliente y buen amigo, colabora ahora conmigo en las investigaciones de listenig (escucha en la red); coincidí con Alfonso González cuando hace dos años los dos fuimos jurados en los Premios EFI; con Alex Marquina he compartido la presentación del reciente estudio de inversión de la IAB. También entre el público encontré un montón de buenos amigos. Así no es extraño que varios de los ponentes me citaran en sus intervenciones; como les dije en Twitter, mi ego engordó bastante ese día.

Es muy bueno tener amigos.

Otro mazazo para RTVE

Estos son malos tiempos para todo lo público y muy malos para RTVE.

Hace ya más de dos años que el Gobierno anterior retiró la publicidad de la televisión pública estatal. Eso era malo para el mercado publicitario, cada vez más concentrado en muy pocas manos y por eso se denunció desde este blog. Para el espectador no era ni bueno ni malo; hasta podía ser muy bueno si se encontraba una fórmula de financiación que permitiera a TVE mantener los niveles de calidad conseguidos. Pero para RTVE era muy peligroso: la fórmula de financiación propuesta era compleja y tenía serios peligros de no ser aceptada por Europa. Todavía estamos ahí.

RTVE se ha mantenido estos dos años como líder de audiencia en el caso de la televisión y como líder de calidad percibida tanto en la radio como en televisión como en internet.

Pero el año se cerró con un nuevo mazazo. Ahora ya con el nuevo Gobierno. En el Consejo de Ministros del día 30 se anunció un recorte de 200 millones de euros en su financiación por parte del Estado. Eso pone a RTVE en una difícil situación. Muy posiblemente tendrá que renunciar a la emisión de alguno de los grandes eventos, como los Juegos Olímpicos, que tenía previstos. Hay quién piensa que con el recorte la viabilidad de la cadena es imposible. Podría estar abocada a su desaparición.

La vuelta de la publicidad a la cadena podría ser una solución parcial. Tanto la AEA, asociación de anunciantes, como la AUC, asociación de usuarios de la comunicación, lo apuntaron inmediatamente, de manera muy oportuna. Sería una vuelta en condiciones diferentes a la situación de 2009: sólo bloques cortos, de tres o cuatro minutos, sin interrumpir nunca programas.

En una empresa que desde el pasado verano tiene un vacío de autoridad, al no haberse cubierto el puesto de Presidente, los miembros del Consejo de Administración están divididos. Mientras el actual presidente rotatorio cree que la vuelta de la publicidad es posible, la reunión del Consejo del pasado día 4 parece negar esa posibilidad.

Para el mercado publicitario, la vuelta parcial de la publicidad a TVE sería una buena noticia, incluso si tuviera que pagar más por esa nueva publicidad en bloques más cortos y, por tanto, más eficaces. Esa medida serviría para romper el duopolio de hecho que ha llevado en muchos casos a abusos por parte de las cadenas dominantes. Por supuesto que al Gobierno que decidiera dar marcha atrás en la supresión de la publicidad en TVE se le echaría encima la UTECA, el lobby de las cadenas privadas. Pero la decisión podría tener el apoyo del público si se le explica bien que así se ayuda a reducir el déficit público, algo que nos han vendido que es una de las principales prioridades.

Otra posibilidad que no podemos descartar con los datos actuales es la desaparición de TVE o su reducción a una situación marginal como la que ocupa la PBS, la televisión pública en Estados Unidos. Una televisión más independiente del Gobierno, como la actual, interesa a los poderes mucho menos que una altamente manipulable, como era TVE hace unos años y como siguen siendo la mayor parte de los canales autonómicos. Una televisión más imparcial interesa menos a los políticos en el poder.

Para Periodistas 21 el cambio de modelo es imprescindible. Debería crearse una especie de YouTube de los público, en la estuviera disponible toda la información sobre contenidos sociales, culturales y científicos. Supondría la desaparición de todas las cadenas públicas tal como las conocemos ahora.

Yo creo que, conociendo la deriva que han llevado a lo largo de esta crisis las cadenas privadas principales, en las que el deterioro de los contenidos  (cada vez más baratos y más repetitivos) no cesa, no podemos permitirnos el lujo de dejar caer a TVE, justo cuando ha conseguido ser una cadena de referencia.

Pero nos encontramos ante un problema de difícil solución. La financiación de la cadena va a ser prácticamente imposible si no se cambia la ley actual. También va a resultar muy difícil su gobernabilidad.

En estas condiciones ¿quién va a querer ser Presidente de una empresa así?

¿Por qué coincide todo?

Ayer no pude asistir al Think Digital sobre la consumidora española y el caso Alice.com, que organizaba Google. Me coincidía con el taller de Innovación que unas cuantas personas de Zenith hacíamos en la empresa dnx.

Pero no era sólo eso: a la misma hora la Fundación Alternativas presentaba el Foro de las Industrias Culturales, sobre Internet y el Mercado Audiovisual.

Aún había alguna otra cosa a la misma hora a la que también me habían invitado.

Pero esas eran coincidencias que me afectaban a mí y, seguramente, a nadie más.

Más inexplicable me parece lo de la AEA y la AEPE.

El año pasado estuve en Ibiza, hablando en las Jornadas de la AEPE, la asociación de la publicidad exterior. Por esa razón no pude acudir al Foro de la AEA, la asociación de los anunciantes, que coincidió en las mismas fechas. Me extrañó que dos actos que se dirigen a públicos en gran parte coincidentes se celebraran en las mismas fechas.

Claro que lo que me ha sorprendido mucho más aún es que también vuelvan a coincidir este año. Hace dos días me llegó la invitación al Foro de la AEA, que se celebrará en las instalaciones de Coca Cola el 7 de abril.

Hoy he visto que las Jornadas de la AEPE van a celebrarse en León entre el 6 y el 8 de abril.

¿Las empresas de publicidad exterior no querrán dirigirse a los anunciantes? ¿Los anunciantes pasan de la publicidad exterior? ¿Vuelve a ser, por segundo año consecutivo, una mera coincidencia?

Los anuncios de mi vida

La supresión de la publicidad de TVE fue una estupidez desde el punto de vista político y, sobre todo económico. TVE volvió a tener el año pasado un déficit importante y, como por ley no se puede endeudar, ahora tiene un conflicto difícil de resolver.

Eso sí, los espectadores están contentos porque pueden ver películas sin interrupciones y los programas de la noche terminan a una hora razonable. No sé si cuando la programación de TVE se empiece a deteriorar (sin dinero no se pueden comprar programas ni, después, sueldos a los buenos profesionales) estarán igual de contentos.

Los que también están muy contentos son los miembros de la UTECA, la asociación de las televisiones privadas, que no terminan de creerse la magnitud del regalo que les hizo el Gobierno (ellos se habrían conformado con una reducción “drástica” como se dijo primero) y que les ha llevado a estar otra vez entre las empresas más rentables de Europa. Eso, en plena crisis, no tiene precio. Más aún si pensamos en lo duramente que ha afectado la crisis a la mayor parte de los otros medios.

Pero hoy vuelven los anuncios a TVE.

Ayer tres representantes de la AEA, la Asociación Española de Anunciantes se reunieron con Ramón Jaúregui,  Ministro de la Presidencia, para ofrecerle de nuevo una buena cantidad de millones de euros para eliminar la deuda de TVE a cambio de que vuelva a emitir publicidad de una manera inteligente y razonable.

Yo creo que esa es una buena idea, que favorecería a los españoles (tendríamos que pagar menos impuestos) beneficiaría a la economía y no perjudicaría mucho a las cadenas privadas, que seguirían siendo muy rentables.

Pero ese no es el camino por el que hoy vuelve la publicidad a TVE. Lo hará de la mano de Manuel Campo Vidal en un programa, Los anuncios de tu vida, que va a hacer análisis sociológico (Manolo es sociólogo, además de periodista; la última vez que charlé con él estaba terminando su tesis doctoral nada menos que con Manuel Castells) a partir de los anuncios que se emitieron por TVE a lo largo de algo más de cincuenta años. Estoy seguro de que va a ser un programa interesante: los anuncios han reflejado la evolución de la sociedad española a lo largo de estos años (y la sociedad española ha evolucionado mucho, en general para bien, en ese periodo) y seguro que Manolo sabe extraer la esencia de esos cambios.

He leído que, para no saltarse la ley de Financiación de TVE se han eliminado u ocultado las marcas. Me parece una trampa y un error, aunque lo comprendo: no querrán levantar sospechas que les echen a las fauces de los glotones leones de la UTECA.

He visto comentarios sobre este programa en varios medios y en casi todos se resalta un clásico: el negrito de Cola Cao. Es curioso, en mi memoria ese anuncio es radiofónico y se relaciona con Matilde, Perico y Periquín, un programa costumbrista muy divertido que emitió a lo largo de muchos años la antigua Cadena SER.

Hubo muchos más anuncios que marcaron mi vida, mucho antes de saber que me iba a dedicar a la publicidad para ganarme la vida. Ese era el enfoque que pensaba dar a este post cuando me he sentado a escribir. Pero está visto que me he ido por otros derroteros.

Y no puedo seguir escribiendo porque no me quiero perder el programa.

La publicidad se ha vendido siempre muy mal

Hace ahora dos años y medio dediqué unos post en este mismo blog a un tema que ahora vuelve a ponerse de actualidad.

Los publicitarios tenemos como objeto principal de nuestro trabajo construir marcas para conseguir que los productos se vendan mejor.

Eso incluye hacerlos deseables y respetados.

Sin embargo se da la paradoja de que no hemos conseguido hacer de la nuestra una profesión respetada.

La semana pasada lo destacaba, en la jornada de UTECA; Marcos de Quinto, el Presidente de Coca Cola España y, él sí, uno de los pocos publicitarios que ha conseguido un reconocimiento indiscutible por parte de nuestra sociedad. 

Parece que, para muchos, nuestras autoridades incluídas, la publicidad es el enemigo, un enemigo que hay que combatir con nuevas leyes y con todas las fuerzas.

Pero la publicidad es, como dice aquí Juan Ramón Plana, Director General de la AEA, uno de los más eficaces motores de la economía . Y si algo necesita ahora nuestra sociedad es un buen motor para la economía ¡y con una buena dosis de combustible!

Ya lo dije en su momento, a comienzos de 2008, pero no me importa repetirlo ahora: la profesión publicitaria y la publicidad necesitan una buena campaña de imagen. Seguro que no faltan ideas entre nuestros creativos.

A lo mejor conseguimos también que los medios nos valoren un poco más. Al fin y al cabo una buena parte del sueldo de quienes hacen los medios la paga la publicidad.

¿Volverá la publicidad a TVE?

Ayer nos llegó la noticia: la Comisión Europea no aprobaba la tasa que las operadoras telefónicas tenían que abonar para apoyar la financiación de RTVE.

Eso, aparte de dejar en muy mal lugar al Gobierno, que otra vez tendrá que rectificar una Ley que siempre pareció improvisada, abría de nuevo para TVE el camino del endeudamiento, los problemas de financiación y suponía un paso más hacia la desaparición de la cadena pública.

Hoy la AEA, la asociaicón que agrupa a los anunciantes españoles, ha dado muestras de sus buenos reflejos y se ha ofrecido a ayudar a la financiación de TVE, de una manera razonable, sin saturar la cadena.

Así se evitará que los ciudadanos tengamos que pagar aún más impuestos, en un momento tan delicado como este, para sufragar la televisión pública.

Ahora la pelota está en el tejado del Gobierno.

Marketing News publica hoy una reflexión sobre el tema con el mismo título que este post.

IVA cero ¿para los medios o para la publicidad?

Cada vez me resulta más difícil entender qué está pasando con la situación económica.

Las noticias de hoy hablan de fuertes ajustes en dos de las economías mayores de Europa: Alemania y el Reino Unido. En concreto el nuevo Gobierno del Reino Unido ha hablado de la sorpresa que se ha llevado al conocer las cifras de su déficit y su deuda exterior, unos valores que eran del dominio público (y algo superiores a los españoles). ¿Puede un candidato, que además resulta ganador, desconocer las cifras de la economía que se presta a gestionar? ¿Puede dar a entender que estaba siendo engañado cuando se trata de cifras públicas (y publicadas)?

Parece que sí, que puede. Como hace unos días, el nuevo Gobierno húngaro, pudo armar una zapatiesta creando una nueva alarma  que hundió las Bolsas ante una amenaza de quiebra que luego confesó que estaba basada en información equivocada.

Todos se hartan de decirnos que hemos vivido, en unos y otros países, por encima de nuestras posibilidades. Pero la Tasa de Ahorro de los Hogares bate récords cada trimestre. ¿Estamos gastando demasiado o ahorramos cuando lo que deberíamos hacer es consumir?

¿Para reflotar la economía no había que consumir?

Ahora estamos a las puertas de la subida del IVA, que se producirá a principios de julio (en menor medida que en otros países, Portugal por ejemplo) y que retraerá el consumo. ¿Es esa la solución? Yo no lo tengo claro.

En el mercado publicitario en el que yo me muevo he visto estos días dos peticiones relacionadas con la bajada de impuestos.

Por un lado las asociaciones profesionales de los medios (AEDE, AEPP, AERC, UTECA,…) han pedido un IVA cero para los medios porque son los garantes de la libertad y de la diversidad de opiniones. Al menos no piden directamente subvenciones, aunque algunos cambios de legislación lo sean de manera encubierta.

Por otro lada la AEA, que agrupa a los fabricantes de productos en su condición de anunciantes, ha pedido una reducción de impuestos para la publicidad, una medida que beneficiaría a los medios y que podría beneficiar a la economía si lo que se necesita es reactivar el consumo.

Si se reactiva el consumo, y la publicidad puede ayudar a ello, habrá que producir más y se creará empleo; además se pagarán más impuestos (por el consumo de productos y por el impuesto sobre la renta de los trabajadores que obtengan nuevos empleos).

Pero ya digo que no entiendo nada.

No sé si lo bueno es incentivar el consumo o volver a la miseria y el racionamiento de la postguerra

Justo una semana después de este post David Torrejón, Director de Anuncios, refuerza en Marketing News la idea; la publicidad podría desgravar a quienes la hacen y no sólo pagar menos impuestos. Parece que CiU apoya la idea; a ver si tiene éxito.

La gasolina de la economía

Hoy hace una semana se celebró el Foro de la AEA, la Asociación Española de Anunciantes.

Como no tengo el don de la ubicuidad y yo a la sazón me encontraba en Ibiza, como ya conté aquí en otro post, no pude asistir. Lo siento mucho, porque sé que estuvo muy interesante.

No sé si los publicitarios organizamos demasiados actos o es que tenemos mucha puntería para que coincidan. Hoy mismo había tres a los que me hubiera gustado ir y, claro, sólo he podido estar en uno.

Los medios del sector publicitario han hecho un amplio seguimiento del Foro, así que puedo comentar aquí algunas de las ideas que se manejaron.

Se manejó la idea de poner en valor la publicidad, uno de los argumentos claves de este blog.

En una sociedad como la nuestra, en la que todo depende de la economía y la marcha de la economía depende de que se mantenga o se incremente el consumo, el papel de la publicidad es clave.

Se dijo que la publicidad es la gasolina de la economía.

Se dijo también que sería interesante darle una vuelta a la idea que se manejó en su momento de proponer un día sin publicidad. En este caso El Programa de la Publicidad proponía dedicar el dinero que no se invirtiera durante ese día a hacer una campaña para concienciar a la sociedad sobre el valor que la publicidad le está aportando.

Creo que es una buena idea. Supongo que Patricia Abril, reelegida Presidenta de la AEA, la verá con buenos ojos.

Se criticó la supresión brusca de la publicidad en TVE. Quienes sigan este blog ya conocen mi postura al respecto.

La supresión de la publicidad en TVE ha provocado una subida de precios enlas cadenas restantes, mientras subía la audiencia de TVE. Para Ana Castro, de Coca Cola, estamos comprando a precio de solomillo, lo que hasta ahora eran los restos.

Se habló también de los cambios que sin duda sufrirá la programación de televisión en los próximos tiempos: muy probablemente se irá hacia más cortes publicitarios de menor duración.

Otra idea que se manejó es la excesiva dependencia de la televisión que el mercado publicitario ha tenido en los últimos años. Ese es un aspecto que tiene que cambiar. El trabajo de planificación ahora se complica porque habrá que hacer un traje a la medida de cada anunciante.

El problema es que eso cuesta más caro.

Habrá que ver si los anunciantes son coherentes y están dispuestos a pagar más por un mayor y mejor trabajo.

En el Foro se comunicó también la composición del Jurado de los Premios EFI (los premios a la eficacia publicitaria) de este año. Yo seré uno de los miembbros, así que aún me da más pena no haber estado allí.

Yo soy de AEDEMO

El pasado 24 de marzo se celebró la Asamblea de AEDEMO, la Asociación que nos agrupa a los profesionales de los estudios de mercado y de opinión.

Son tiempos difíciles para casi todos; también para las asociaciones, y AEDEMO no es una excepción. En el aspecto económico el año pasado fue malo, tuvo déficit.

En la Asamblea, el actual Presidente, José Carlos Gutiérrez, nos pidió, entre otras cosas, que manifestemos nuestro orgullo por pertenecer a esta asociación.

José Carlos ha sido mi jefe durante cerca de quince años y sigue siendo buen amigo mío. A quien le interese conocer sus puntos de vista sobre la investigación y sobre AEDEMO puede verlos en esta entrevista.

Yo llevo veinte años perteneciendo a AEDEMO; en esta asamblea me impusieron la insignia conmemorativa.

Nunca he pertenecido a ninguno de los órganos directivos de la asociación, pero he tratado de colaborar en todo lo que he podido; no me cuesta nada sentirme orgulloso de decir : yo soy de AEDEMO.

AEDEMO organiza numerosas actividades muy interesantes; en muchas de ellas he tomado parte.

He participado como ponente en numerosos Seminarios de Televisión, desde el del año 89 en San Sebastián, hasta el de 2007 en Valencia; a partir de ahí he preferido que otras personas de mi equipo sean quienes expongan.

Hasta he ganado el Premio a la mejor ponencia un par de veces, la primera en Granada, con Jaime Agulló, la segunda en Valencia, con Pepe Rubert.

Participé con ponencia también en el primer Seminario de Eficacia, de los que organiza con la AEA, el que se celebró en mi Vitoria natal. Ahí no he repetido muchas veces, creo que sólo una en Barcelona en una mesa redonda. He presentado sinopsis alguna vez más pero no fueron aceptadas por el comité de selección.

También he participado varias veces en el Seminario de Medios; una de ellas, en Marbella, gané con Marga Ollero, el Premio a la mejor ponencia.

Marga Ollero fue también mi compañera de ponencia en el primer Seminario de Tendencias: hace ya siete u ocho años hablamos sobre inmigración.

Como puede verse, casi siempre he tenido excelentes compañeros que me han ayudado a hacer un trabajo mejor. Hace ya muchos años, José María Moix y yo ganamos el Premio de Investigación AEDEMO Metraseis, que patrocinaba este instituto, hoy absorbido por Synovate. El trabajo versaba sobre la investigación de la nueva televisión que nos llegaba. Me gustaría recuperarlo ahora, para ver si acertamos en algo, pero me temo que se ha extraviado.

También he escito muchas veces en Investigación y Marketing, la revista de AEDEMO. Juanjo Ibáñez, su Director, sabe que siempre puede contar conmigo. Hace tres años me invitaron a Barcelona para recibir el Premio al mejor artículo del año.

Durante varios años fui profesor en el Curso de Investigación de Mercados.

Haciendo este repaso veo que la mayor parte de los premios que he ganado en mi vida profesional han tenido que ver con AEDEMO.

Sí; me siento orgulloso de decir: yo soy de AEDEMO.

Seguro que mucha más gente también está ogullosa.

Seguro que seremos capaces de hacer una asociación todavía mucho mejor, con muchas más actividades y que consiga ampliar el número de personas que exclamen con orgullo: Sí, yo soy de AEDEMO.