BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Archivo de octubre, 2017

Ilusión por la Academia de la Publicidad

La Academia de la Publicidad afronta una nueva etapa.

El pasado mes de julio se eligió una nueva Junta. Pablo Alzugaray, su tercer Presidente, llega acompañado por una buena dosis de savia nueva, junto con la continuidad que aportan varios miembros de la Junta anterior. Consigue así un interesante cocktail de continuidad, ilusión, empuje y nuevas ideas.

Primera reunión de la Junta Directiva 2017. FOTO: Academia de la Publicidad

El objeto fundamental de la Academia sigue siendo el que ya tenía cuando la fundó Julián Bravo, su primer Presidente, pronto hará diez años: seleccionar y nombrar Académicos de Honor, un pequeño número de personas (cuatro al año, como máximo) que hayan destacado en nuestra profesión a lo largo de su vida.

La Academia se define así como una fábrica de referentes. Los Académicos de Honor lo son por: mérito, integridad, generosidad y ejemplaridad durante una trayectoria profesional no inferior a veinte años. A diferencia de lo que se pedía en los primeros estatutos de la Academia, pueden ser profesionales que sigan en activo.

Sigue en pie el objetivo de colocar un publicitario en la RAE. Sabemos que es un camino largo pero ya se han dado importantes pasos en la buena dirección.

Se ha creado el reconocimiento al Publicitario del Año para quien haya destacado por su labor durante ese periodo y se ajuste a los valores de la Academia.

Hay otros proyectos, siempre en la línea de fortalecer la memoria y el prestigio de una profesión como la nuestra basada en crear contactos muy efímeros pero que en muchas ocasiones provocan cambios sociales que permanecen durante muchos años.

La Junta Directiva se ha organizado en grupos de trabajo de tamaño reducido para abordar las diferentes actividades.

La Academia de la Publicidad emprende esta nueva etapa cargada de ilusión, convencida de que los proyectos que aborde van a interesar a la profesión y conseguirán el apoyo económico necesario.

¿Aún no eres socio?

(*) Este artículo apareció en la revista IPMark, en papel, en su número correspondiente a octubre de 2017

En este enlace puedes escuchar una entrevista sobre la Academia

La publicidad ha ayudado a mejorar la sociedad

A principios de esta semana se presentó el libro Lo que aprendemos con la publicidad, de Fernando Montañés.

Fernando es ahora profesor universitario sobre temas relacionados con la publicidad en la Autónoma de Madrid. Y siempre ha sido uno de los mejores periodistas especializados en publicidad.

Hace un año me comentó su intención de poner en marcha este libro y compartimos unas cuantas ideas. Por motivos de salud (una pequeña operación en el codo justo el día anterior) no pude asistir a la presentación pero he visto algunas reseñas.

Estoy seguro de que el libro, promovido por la Plataforma Publicidad Sí!, que agrupa a las principales asociaciones del sector, no tiene desperdicio.

El objetivo de la publicidad es dar a conocer marcas y productos y ¡cómo no! vender. Pero no siempre; o no sólo.

La publicidad de la DGT ha contribuído (junto con otras causas, por supuesto: mejores carreteras, mejores coches, carnet por puntos,…) a reducir drásticamente el número de muertos en carretera. En los años sesenta, con un parque de muchos menos coches, había cerca de seis mil muertos al año; ahora hay pocos más de mil…que siguen siendo muchos, por supuesto.

Con la llegada de la democracia, la publicidad nos ayudó a comprender que los impuestos son útiles para todos: Hacienda somos todos, fue mucho más que un slogan publicitario, aunque hace poco intentaron hacernos creer lo contrario.

Aprendimos que había que proteger a los peces pequeños para no terminar con algunas especies: Pezqueñines no, gracias.

O a luchar contra el fuego: Todos contra el fuego; o, Cuando un bosque se quema, algo tuyo se quema.

La publicidad ha ayudado a combatir las drogas con campañas como Engánchate a la vida; o a luchar contra el SIDA con campañas sobre el uso de preservativos.

Pero no sólo las campañas de la administración; también las marcas han propagado valores. El papel de la mujer con campañas como las de Porque yo lo valgo, de L’Oréal o el respeto a la diferencia que promovió Ikea con su campaña Redecora tu vida.

La publicidad también nos ha ayudado a modernizarnos: podemos analizar la evolución de la tecnología contemplando la publicidad que ha acompañado a los televisores, los móviles o Internet a lo largo de su historia. O la entrada de medios de pago como las tarjetas de crédito; o la banca sin sucursales (ING, tu otro banco).

También nos ha enseñado a comer sano o a ayudar a nuestra salud con alimentos funcionales, o a que el yogurt no era sólo para niños: Aprende de tus hijosy tantas y tantas cosas.

La Publicidad nos ha ayudado a tener medios libres, de calidad, gratuitos o a precio reducido. Pero también nos ha enseñado a vivir mejor.

Estoy deseando leer el libro de Fernando Montañés. Seguro que merece la pena.

Mis lecturas de verano: En el camino

Este verano he leído mucho. Seguro que no soy capaz de sacar tiempo para reseñar todas mis lecturas pero voy a seguir intentándolo.

En el camino, de Jack Kerouac, ha sido una de mis últimas lecturas estivales. Es la novela que estaba leyendo cuando volví al trabajo.

Portada de En el camino. FOTO: E.Madinaveitia

Se trata de uno de esos libros de los que has oído hablar muchas veces, que siempre estaba ahí desde la juventud, que piensas que es un clásico…y nunca te decides a leer.

Una de las veces que me quedé sin lectura me acerqué a la FNAC, en La Nueva Condomina, y lo compré entre otros libros.

Bueno; ya me he quitado una asignatura pendiente. Seguramente he llegado tarde a un mito, a una especie de Odisea de mediados del siglo XX.

Mi resumen es: mucha velocidad y mucho humo: de tabaco, sobre todo, y también de marihuana. Coches: robados, comprados, prestados,…¿Amistad? De aquella manera.

Las grandes distancias de Estados Unidos recorridas una y otra vez, de Este a Oeste y viceversa y en alguna ocasión de Sur a Norte (y viceversa, como final). México como país subdesarrollado y tierra de promisión a la vez; drogas, sexo y be bop (todavía no era tiempo de rock and roll).

No sé si es el retrato de una época, de una generación (la anterior a la mía) o de un país tan atractivo y, a la vez, tan contradictorio como Estados Unidos. Leído así puede tener cierto interés.

Bueno, había que leerla. Ya está.

Quizá si la hubiera leído hace cuarenta o cincuenta años me habría encantado. Ahora…no me ha entusiasmado.

 

Un día triste

Soy más partidario de las sumas que de las divisiones. Para mí sería una muy mala noticia que Cataluña se separe de España.

Hoy no ha habido un referéndum con garantías. Evidentemente. No podía haberlo con todas las fuerzas del Estado desplegadas para impedirlo.

Creo que sólo un referéndum pactado, con listas, colegios e interventores habría tenido garantías. Pero no era posible

Si ese era el objetivo de Rajoy, ha ganado la batalla.

Pero creo que ha perdido todo lo demás.

La clave, en mi opinión, no era si se celebraba el referéndum, ni cuánta gente votaba, ni cuántos síes había (antes de empezar sabíamos que iba a haber una mayoría absoluta).

La clave es si mañana, 2 de octubre, habrá en Cataluña más independentistas que hace unos meses o menos.

Con todos los errores del procés, que creo que han sido muchos y de gran tamaño, creo que la estrategia ha funcionado: mañana habrá más independentistas.

Y yo lo siento.