Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Entradas etiquetadas como ‘Cadena SER’

Murió Claudio

El sábado murió Claudio Martínez, un grande de la investigación de audiencia y, sobre todo, para mí, un amigo.

Ayer yo estaba en Antequera, donde había acudido para la boda de mi sobrino José Antonio, y al despertar ví que tenía un gran número de llamadas perdidas. Hasta cuatro personas habían intentado ponerse en contacto conmigo para darme la mala nueva. No he podido acudir a ninguno de los actos de despedida. Este artículo sólo puede ser una mala sustitución.

Conocí a Claudio hace ya muchos años. Yo trabajaba en RTVE cuando a mediados de los ochenta, por diversas circunstancias, hubo que hacer un estudio de audiencia de radio en la Comunidad de Madrid, que tuve que dirigir. Cladio acababa de llegar a la Cadena SER, creo que procedente del Grupo Zeta. Fue un estudio en el que participaron todos, desde las grandes cadenas a las emisoras más pequeñas, algunas de ellas con pocos años de vida. Nos reunimos muchísimas veces a lo largo de los dos años que duró.

Claudio represento en el estudio a la Cadena SER, que entonces no era tan grande como ahora, aunque sí tenía una importantísima historia detrás. Ahí surgió una excelente relación profesional, que se reforzó cuando compartimos mesa en la Comisión Técnica de AIMC y acabó convirtiéndose en una gran amistad.

Miro hacia atrás y veo que salvo un breve paréntesis, a comienzos de los años noventa, en que Claudio trabajó en Saatchi & Saatchi y yo ya estaba en Central Media (dos empresas del mismo grupo) siempre hemos defendido intereses diferentes; casi siempre opuestos; pero incluso cuando teníamos que pelearnos, nos llevábamos bien. Y pienso que justo cuando estábamos en el mismo grupo puede que tuviéramos menos relación.

Comíamos juntos de vez en cuando, una o dos veces al año, pero hablábamos mucho más. La última vez que nos vimos, hace poco más de dos semanas, en la asamblea de AIMC, hablamos de quedar para charlar largo y tendido. Ya no podrá ser.

Claudio fue un grande de la aplicación de los datos de audiencia. Gracias a él los datos de audiencia ayudaron a hacer una mejor radio y seguramente la radio ayudó a hacer mejores datos de audiencia. Creo que muchas de las características de la radio española actual (y no sólo de la SER) tienen mucho que ver con la interpretación que Claudio hacía de los datos. Por supuesto que la SER le debe mucho a Claudio, algo que, en mi opinión, no le reconoció del todo. Fue Director Comercial y de Marketing, pero estoy seguro de que en algún momento esperó llegar más alto. Desde luego, se lo merecía. Seguro que una visión más técnica como la suya y no tan política como ha tenido siempre, no le habría venido mal a la cadena.

Con 72 años y su mala salud de hierro, Claudio no se había jubilado del todo; creo que nunca lo habría hecho. Él tenía que estar siempre al tanto de los datos de audiencia, de los estudios que se hacían y los que se debían hacer; no podía pasar sin dar su opinión, siempre acertada.

Claudio era argentino, creo que descendiente de asturianos (en un comentario su hermano Jorge me rectifica: eran gallegos). Aunque llevaba aquí muchísimos años, más de la mitad de su vida, nunca perdió (supongo que no quiso perderlo) el suave acento de allí. Tenía un gran sentido del humor; ácido en ocasiones, pero siempre afilado y certero. Era un gran ponente, al que gustaba escuchar  y un gran polemista, con el que daba gusto charlar y discutir.

Además del cariño, nos teníamos un gran respeto profesional.

Claudio, te voy a echar de menos.

Los anuncios de mi vida

La supresión de la publicidad de TVE fue una estupidez desde el punto de vista político y, sobre todo económico. TVE volvió a tener el año pasado un déficit importante y, como por ley no se puede endeudar, ahora tiene un conflicto difícil de resolver.

Eso sí, los espectadores están contentos porque pueden ver películas sin interrupciones y los programas de la noche terminan a una hora razonable. No sé si cuando la programación de TVE se empiece a deteriorar (sin dinero no se pueden comprar programas ni, después, sueldos a los buenos profesionales) estarán igual de contentos.

Los que también están muy contentos son los miembros de la UTECA, la asociación de las televisiones privadas, que no terminan de creerse la magnitud del regalo que les hizo el Gobierno (ellos se habrían conformado con una reducción “drástica” como se dijo primero) y que les ha llevado a estar otra vez entre las empresas más rentables de Europa. Eso, en plena crisis, no tiene precio. Más aún si pensamos en lo duramente que ha afectado la crisis a la mayor parte de los otros medios.

Pero hoy vuelven los anuncios a TVE.

Ayer tres representantes de la AEA, la Asociación Española de Anunciantes se reunieron con Ramón Jaúregui,  Ministro de la Presidencia, para ofrecerle de nuevo una buena cantidad de millones de euros para eliminar la deuda de TVE a cambio de que vuelva a emitir publicidad de una manera inteligente y razonable.

Yo creo que esa es una buena idea, que favorecería a los españoles (tendríamos que pagar menos impuestos) beneficiaría a la economía y no perjudicaría mucho a las cadenas privadas, que seguirían siendo muy rentables.

Pero ese no es el camino por el que hoy vuelve la publicidad a TVE. Lo hará de la mano de Manuel Campo Vidal en un programa, Los anuncios de tu vida, que va a hacer análisis sociológico (Manolo es sociólogo, además de periodista; la última vez que charlé con él estaba terminando su tesis doctoral nada menos que con Manuel Castells) a partir de los anuncios que se emitieron por TVE a lo largo de algo más de cincuenta años. Estoy seguro de que va a ser un programa interesante: los anuncios han reflejado la evolución de la sociedad española a lo largo de estos años (y la sociedad española ha evolucionado mucho, en general para bien, en ese periodo) y seguro que Manolo sabe extraer la esencia de esos cambios.

He leído que, para no saltarse la ley de Financiación de TVE se han eliminado u ocultado las marcas. Me parece una trampa y un error, aunque lo comprendo: no querrán levantar sospechas que les echen a las fauces de los glotones leones de la UTECA.

He visto comentarios sobre este programa en varios medios y en casi todos se resalta un clásico: el negrito de Cola Cao. Es curioso, en mi memoria ese anuncio es radiofónico y se relaciona con Matilde, Perico y Periquín, un programa costumbrista muy divertido que emitió a lo largo de muchos años la antigua Cadena SER.

Hubo muchos más anuncios que marcaron mi vida, mucho antes de saber que me iba a dedicar a la publicidad para ganarme la vida. Ese era el enfoque que pensaba dar a este post cuando me he sentado a escribir. Pero está visto que me he ido por otros derroteros.

Y no puedo seguir escribiendo porque no me quiero perder el programa.