#HastaSiempreLeia, la única princesa que siempre quise ser

No me interesó nunca ninguna princesa Disney cuando era pequeña. ¿Quién querría ser Aurora pudiendo ser Felipe y pelearse a caballo con zarzas y dragones? ¿Quién querría ser Cenicienta o Blancanieves y pasarse la vida limpiando? Yo no, desde luego.

Mas tarde llegó La sirenita, que ya podía haberse lanzado a dar un beso al príncipe en lugar de quedarse esperando como una pavisosa y hubiera ahorrado a todos muchos problemas. Bella luego al menos leía, pero me pilló entrando en la adolescencia y tampoco llegue nunca a entender del todo su sindrome de Estocolmo.

Dejando a Disney de lado, también teníamos a Sissi. En Televisión Española en los años ochenta  insistían en repetir las andanzas de la emperatriz austriaca. Tragedia lacrimógena que no invitaba a envidiar a la realeza.

Cuando yo era niña la única princesa que quise ser lo mismo disparaba a los soldados imperiales que pilotaba una moto como Ángel Nieto entre los árboles o que estrangulaba a un monstruo con la fuerza de sus brazos.

La única princesa por la que me habría cambiado acababa rescatando a sus rescatadores, no tenía pelos en la lengua, mandaba como un general, se pasaba por el arco del triunfo estelar las diferencias de clases y no tenía el menor problema en dar el primer paso con un hombre.

La única princesa a la que yo hubiera querido como amiga se despojó de las faldas largas a la menor oportunidad (pero se las volvía a poner cuando le daba la real gana), le gustaba y era diestra con la tecnología y la mecánica, prefería unas botas con las que correr como alma que lleva el diablo antes que unos tacones y era lista como el hambre.

Y todo eso en los años ochenta, en los que no sobraban precisamente los modelos femeninos fuertes a los que las niñas pudiéramos aferrarnos.

Detrás de aquella princesa había una mujer, una actriz de la que nunca supe mucho. Leia brilló tanto que eclipsó a Carrie Fisher. Pero sé bien que sin Carrie Fisher la princesa Leia habría sido otra muy distinta, tal vez una princesa que yo tampoco habría querido ser.

Gracias Carrie por la parte que te toca en la alquimia de Star Wars, gracias por haber sido la única princesa que me interesó, la única que molaba. Gracias por habernos regalado esa otra princesa que muchas de nuestras hijas pueden seguir descubriendo.

Cuando llamo a mi hija de siete años “princesa”, estoy pensando en aquella que tú creaste.

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Gonzalo

    Al principio pensaba que el artículo iba a ser otra cosa…peor me ha gustado como has definido a la princesa Leia…Odio las princesitas, y me gustan las princesas Leias, como tú las has definido….
    Y como bien dices Leia eclisó a Carrie Fisher……..
    Me ha dado pena su muerte.

    28 diciembre 2016 | 07:38

  2. Dice ser Boniato

    Ella brillo como el arquetipo de la mujer de los años 80, ahora despreciada por cierto. Menos lesbianas cabreadas y puritanas reprimidas y mas tías así

    28 diciembre 2016 | 08:16

  3. Dice ser Roland

    Hola, “jamás” no tiene el significado que has querido darle. La frase correcta es “la princesa que siempre quise ser”. Jamás indica negación.

    28 diciembre 2016 | 08:35

  4. Una gran reflexión sobre un gran personaje que no podría haber existido sin la persona que lo encarnaba (quizás haya sus peros sobre su persona, pero eso lo juzgarán mejor sus amigos y familiares).

    El vídeo anexado al artículo demuestra con pocas pinceladas como paso de ser “Princesa” (Disney) a la Comandante Rebelde Leia, Senadora de la República y Dama Jedi

    Leia y Carrie Fisher ya estarán con nosotros, siempre (como La Fuerza).

    28 diciembre 2016 | 08:52

  5. No me gistan las princesas Disney. A mi hija tampoco, y no porque yo le haya impuesto ningún criterio para elegri peliculas o juguetes. Supongo que de casta le viene al galgo. Nunca la he llamado princesa porque no quiero que lo sea, pero al leerte…¡es cierto!. Es esa princesa, una niña poderosa, con autodeterminación, inteligente, resuelta, independiente, con fuerza…Esa es la princesa.

    28 diciembre 2016 | 08:52

  6. Dice ser C

    Totalmente de acuerdo, el personaje rompio con muchos topicos, eran otros tiempos y le dio a la mujer un papel que no solía tener.
    Revisate el principio del cuarto parrafo, que dice lo contrario a lo que quieres transmitir.

    28 diciembre 2016 | 11:57

  7. Dice ser Jose

    En la página del diario sigue apareciendo ese “jamas” que da a la frase el sentido contrario a lo que indicas en el artículo.

    28 diciembre 2016 | 14:11

  8. Dice ser Epikuros

    Será porque mi madre es una mujer fuerte que no se anda con zarandajas, que tanto me gustó conocer a una princesa que no viste trajes de realeza, que dispara, golpea y pilota mejor que muchos otros (porque otras hay pocas en esa saga, lamentablemente). Si una imagen me quedó grabada en la retina, fue Leia encadenada a Jabba con aquel minúsculo traje-bikini, mas no por su sexualización -más bien me generaba otro sentimiento de repulsa al ver como había degradado a quien no necesitaba que la rescatasen de la estrella de la muerte- sino por el contraste de esa imagen con la posterior escena de ella asesinando a ese ser enorme y repugnante con sus propias manos y cadenas, cómo ella se imponia a su rol y demostraba que no era una bailarina para dar de comer al rancor o pegar lametazos desagradables, sino una punta del triunvirato de héroes de SW.
    Puede que Leia eclipsara a Carrie, pero sin duda, Leia existe y es lo que es, porque Carrie fue como fué y lo que fué.

    28 diciembre 2016 | 15:22

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.