Entradas etiquetadas como ‘Turismo’

Claves para salir de la crisis, orientados hacia la sostenibilidad energética y en general

Por Domingo J. Beltrán – Presidente de la Fundación Renovables

brujula

Hace unos días me pidieron intervenir en un evento sobre el tema que reza el titular, el cual me pareció no solo desafiante sino oportunísimo. La idea era hacer algo imitando a Iniesta o Isco que, cuando reciben el balón, su primer toque es para salir ya orientados hacia la meta o, en cualquier caso, para dar salida al balón. Esto es precisamente lo que necesitamos ahora en España, que las acciones inmediatas que se emprenden para responder a la crisis formen parte de un proyecto de futuro que nos permita no volver a ella o, lo que es más deseable, que inicien el proceso hacia un “progreso sostenible” que, actualizando la definición original de la Comisión Brundtland, significa: “progreso ahora y en el futuro y para una mayoría creciente y tendente al pleno empleo”. Es decir, un progreso justo y duradero como piden algunos políticos más avezados, ¿alguien puede dudar de que esto es lo deseable para España?

Se me ocurría que, dada la situación de insostenibilidad de la desnortada socioeconomía española, minada por el cortoplacismo y el desgobierno, debíamos abordar dos procesos paralelos, aunque coincidentes en su tramo inicial:

  • Un proceso a largo plazo. Poner las luces largas para, con “propósito, visión y sentido de la dirección”, establecer la hoja de ruta hacia el progreso sostenible de aquí hasta 2050 (por poner un hito en el que se nos ha emplazado con el desafío del cambio climático) que implicaría, tanto para la Unión Europea como para España, la descarbonización, y por ende desenergización y desmaterialización de la economía a través de la innovación. Estamos hablando de un cambio del modelo de producción y consumo al que bastaría añadir la dimensión de cohesión, justicia social y pleno empleo para poder hablar de un escenario de progreso sostenible. Se trata simplemente de tener un “proyecto de país”, como reivindicaba hace poco, como gran carencia de España, Iñaki Gabilondo en una entrevista del Gran Wyoming.
  • Otro proceso, o más bien acción, a corto y medio plazo. Un plan de choque que implicaría simplemente reorientar las prioridades actuales de nuestra economía para, simplemente con los recursos económicos, tecnológicos y humanos disponibles, avanzar en sectores que forman inexorablemente parte de ese escenario de progreso sostenible. Como repite Naciones Unidas la crisis no es de recursos, no faltan recursos, la crisis es simplemente de gestión.

En este artículo me centraré en el plan de choque. Se trataría de un proceso que identifico como “destetar la economía para energizarla”: destetarla de las 3 tes para energizarla con 3 ees.

Destetarla de las tres tes, reduciendo su adición al abuso del turismo (sobre todo de masas y residencial), del Territorio (urbanización a tope, sobre todo para el turismo y uso residencial y agricultura intensiva) y consiguientemente del Tráfico y transporte sobre todo por carretera. Las tres tes, que, aunque fueron las que nos llevaron a mayorar en España la crisis global de 2008, siguen siendo el recurso que ahora se vuelve a utilizar para salir de la crisis y por tanto nos condenan a repetirla. Curioso, ¿no?

Lee el resto de la entrada »

Carta a un Ministro de Energía que sería un magnífico Presidente de UNESA

Por Domingo Jiménez Beltrán – Presidente de la Fundación Renovables

minetad

Del credo continuista a las necesidades reales del sistema energético

Señor Ministro de Industria, Turismo y Agenda Digital, ya sabemos lo que quiere ahora y a corto plazo para nosotros y debo decirle que no nos gusta. En los pocos meses que lleva al frente de este ministerio nos ha dejado muy claro lo que quiere en política energética y en particular en el Sistema Eléctrico:

  • Que nada cambie.
  • Que “estamos bien como estamos”.
  • Que con nuestra “sobrecapacidad de generación” tenemos para unos cuantos años.
  • Que los “costes reconocidos”, los impuestos y los precios son los que son.
  • Que las energías de fuentes renovables están bien, pero “que no ha llegado todavía su hora,” que entretanto experimenten otros.
  • Que el autoconsumo está bien pero que no debe afectar a los “intereses del Sistema”.
  • Que el ahorro, la mayor eficiencia y, en general, las reducciones del consumo eléctrico aumentan los costes de infraestructuras para los usuarios y consumidores, reducen los ingresos fiscales y afectan al presupuesto.
  • Etcétera, etcétera, etcétera.

Señor Ministro, ha llegado la hora de que escuche lo que algunos pensamos de lo que usted quiere y que le conminemos a pensar en lo que sería deseable para el Sistema Eléctrico de España, atendiendo simplemente a lo que es inexorablemente parte del futuro de este país si pretende aspirar a tenerlo.

Respecto a lo que usted quiere, es evidente que sería un magnífico Presidente de UNESA pero no lo es tanto como Ministro, ya que confunde los intereses generales con los del sector eléctrico, lo cual nos puede conducir a equívocos importantes, a saber:

Lee el resto de la entrada »

“Destetar” la economía y “energizarla”: Referencia para un proyecto energético y de país

Por Domingo Jiménez Beltran – Presidente de la Fundación Renovables

gráficos de economía

Decía Iñaki Gabilondo en una entrevista reciente con el Gran Wyoming al socaire del último vaudeville parlamentario para investidura de Mariano Rajoy, que no hay “proyecto de país” con perspectiva de futuro y tiene toda la razón, lo mismo que no hay “proyecto energético”

Además, no parece que se pretenda tener ni uno ni otro. El nuevo Presidente insistió, una vez comprometidos los votos y las abstenciones necesarias para su investidura, en  que su objetivo sería negociar lo razonable aunque consolidando su modelo, que ya sabemos cuál es: priorizar la construcción, el turismo, las infraestructuras del transporte y el consumo como motores de la recuperación; dejando claro, además, que las energías renovables a las que culpo del déficit de tarifa, no están entre sus prioridades, ni lo estarían tampoco un nuevo modelo energético como lo indica el hecho de que el responsable del Ministerio del ramo sea Álvaro Nadal, antes Director de la Oficina Económica del Presidente y hermano gemelo del anterior Secretario de Estado de Energía.

No obstante, y como el Presidente ofreció diálogo, consenso, pactos… en fin, apertura a otros planteamientos siempre que sean “razonables”, hay que atreverse a esbozarlos analizando lo que se podría hacer con los mismos recursos solo que cambiando las prioridades.

Por el momento el éxito económico del que se ufana el Presidente consiste en seguir insistiendo en las tres tes: Turismo, Territorio (materia prima para la expansión urbanística insostenible) y Transporte, que además contribuyen a “amamantar” la especulación y han sido caldo de cultivo para la corrupción, o sea para las “mamandurrias”.

El “destete” de nuestra economía, modular las tres tes como motores de la economía es clave para establecer nuevas prioridades, redirigir los recursos y aspirar a un progreso sostenible basado en el conocimiento y el uso sostenible de nuestros recursos, una verdadera “energización” de la economía priorizando la Educación (e Investigación e Innovación) como clave del futuro y la sostenibilidad energética como vector ineludible del cambio. De las tes a las es para conseguir PIB del bueno, no como el actual.

Lee el resto de la entrada »

Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital

Por Hugo Morán – Exdiputado

Ministro de Energía

Aun cuando la composición de un Gobierno suele ajustarse en sus estructuras básicas a unos cánones que se repiten legislatura tras legislatura, con sus peculiaridades en los distintos países, no es menos cierto que determinados criterios de oportunidad pueden coadyuvar mayores expectativas de éxito a la hora de abordar retos de distinto orden. Sea para suplir carencias, para aprovechar coyunturas o para reparar agravios, la creación de una determinada cartera ministerial, la dotación de un determinado rango, o una acertada agrupación de competencias, puede convertir en éxito una mediocre gestión, o truncar una sobresaliente trayectoria política.

Cierto que los tiempos inmediatos anteriores y posteriores a la presentación de un nuevo Gobierno atienden, casi en exclusiva, primero a las especulaciones y luego a las descripciones biográficas, y en mucha menor medida a los contenidos de las carteras. Aprovechando ese pequeño resquicio que el despliegue mediático deja abierto, voy a colar en estas líneas algunos de los interrogantes que me suscita la aparición de un ministerio hasta ahora inédito en sus contenidos: El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Lee el resto de la entrada »

Cambio de hora: menos visceralidad y más números

Por Sergio de Otto – Periodista especializado en energía

Cambio de hora

El debate está aquí. Enconado. Cada día más. Levanta más pasiones que un polémico arbitraje en un derbi futbolero. Eso sí, es evidente que gana por goleada la tesis de que es “una solemne tontería”, la expresión más suave entre las que se pueden oír, esa manía, costumbre o capricho para unos, necesidad para nuestras instituciones, de cambiar de hora dos veces al año.

De entrada, uno piensa que los cálculos de ahorro de energía que ha realizado la Unión Europea en documentados estudios y que en España hace el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) no son fruto del capricho de unos funcionarios aburridos y con ganas de incordiar a los ciudadanos. No, con el cambio de hora se ahorra, al menos se ahorraba —esto lo veremos más adelante—, energía y, en principio, todo lo que sea ahorrar energía es positivo. Comenzamos a hacerlo en 1918, hace casi un siglo y por algo será.  Si el IDAE dice que se ahorran 300 millones de euros, un 4% de nuestro consumo eléctrico, yo me lo creo.

Dicho lo cual, vamos con los matices. El primero: no parece lo más adecuado que la decisión del cambio de hora que la Unión Europea renovaba cada cuatro o cinco años tenga ahora carácter indefinido. No es un dogma de fe, no es una verdad absoluta, sino que tiene que ser el resultado de estudios, análisis, muchos datos y una valoración más subjetiva de lo que supone esta alteración de nuestros horarios. Un diagnóstico que debemos revisar, sino cada año, sí cada cierto tiempo porque las costumbres sociales cambian, los usos de la energía también y el peso de los distintos sectores en la estructura económica de nuestra sociedad mucho más.

Lee el resto de la entrada »