BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

La mente corrupta ¿Es posible evitar la corrupción? #psicología

Los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán y la exconsejera Martínez Aguayo imputados en el caso de los Ere falsos de la Junta de Andalucía. (Imagen de Archivo de 20 minutos)

Los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán y la exconsejera Martínez Aguayo imputados en el caso de los Ere falsos de la Junta de Andalucía. (Imagen de Archivo de 20 minutos)

Creo que hoy es el primer día desde que comencé el blog que me desvío un poquito del área de la comunicación no verbal más rigurosa, pero lo cierto es que cuando mi colega Sergio Colado, experto en neurociencia y director de la emprea Nechi Group, me planteó este tema me pareció apasionante. Hemos analizado aquí numeras comparecencias de políticos acusados de corrupción, como el de Rita Barberá o el ex ministro Soria. Ahora vamos a analizar la psicología del corrupto, qué mecanismos cerebrales se activan para llevar a cabo tal actitud deplorable, qué hay detrás de la corrupción y si es posible evitarla.

Vivimos tiempos de cambios en todo el mundo. Estamos en la era en la que descubrimos que el ser humano se corrompe con facilidad. Los altos cargos cometen actos de corrupción por todas partes. Y los niveles intermedios les secundan. El poder político, la banca, las grandes corporaciones, los empresarios… son corruptos. ¿No se libra ninguno?

Existen muchas definiciones de corrupción. “Acción y efecto de corromper o corromperse. En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”. Así la define la Real Academia de la Lengua Española. A su vez, define corromper como “Sobornar a alguien con dádivas o de otra manera”. Transparencia Internacional la define como “el abuso del poder encomendado para uso privado”. Finalmente, la definición que podemos encontrar como una de las más extendidas según google es “Pervertir o hacer que una persona o una cosa sea moralmente mala”.

A la vista de estas definiciones, podríamos englobar dentro de esta delimitación acciones de nuestra vida diaria, aunque es evidente que la connotación de la gravedad de cada una no es igual. Pero, ¿qué dice la ciencia sobre este tema? La corrupción no es exclusiva de la especie humana. De hecho, se han evidenciado conductas corruptas en chimpancés, abejas, hormigas y otros animales. La corrupción pasa por ser un acto que se desvía de la conducta determinada socialmente. Está claro que si, socialmente, aceptásemos la premisa de que el uso de nuestro poder justifica el beneficio no entenderíamos la corrupción de igual manera.

Según recientes estudios las personas son menos corruptas cuando saben que pueden ser observadas. Si no hay sanción social se pierde el mecanismo de premios y castigos y se naturaliza el delito. La neurociencia nos revela que una pequeña región del cerebro, llamada circunvolución frontal inferior izquierda, se activa en mayor medida cuando realizamos una acción corrupta. Por otro lado la corteza dorsolateral prefrontal parece ser el área responsable de controlar nuestros impulsos más automáticos de represión y honestidad.

Según la psicología cognitiva, podemos relacionar la corrupción con la denominada disonancia cognitiva, que trata de comprender qué hacen las personas cuando se enfrentan a una información que crea estados psicológicos conflictivos. Los individuos que experimentan disonancia cognitiva pretenden reducir sus sentimientos de incomodidad intentado conciliar sus creencias y sus comportamientos conflictivos. Las personas en conflicto pueden llegar a crear mecanismos de conclusión y confirmación distorsionados con el objetivo de obtener pruebas que apoyen su teoría de acción correcta, creándose lo que se denominan “sesgos confirmatorios”.

En consecuencia, no son conscientes de su comportamiento inadecuado. Entonces, cuando las personas en conflicto no son conscientes de ello, no resulta probable que las campañas de transparencia y de lucha anti corrupción puedan modificar su comportamiento. Por otro lado, de manera consciente, aquellos que aceptan el soborno establecen juicios morales de acuerdo con pautas cognitivas diferentes de quienes lo rechazan. Los que aceptan sobornos responden al esquema moral cognitivo del interés personal mediante el filtro del lucro propio, predominando la perspectiva de la ventaja personal y extendiendo la preocupación solo a los conocidos y cercanos.

El camino que lleva a la corrupción es una combinación de un entorno propicio, una oportunidad y un tipo de personalidad que, superando el temor a un posible castigo, antepone el beneficio individual al interés de los demás y al cumplimiento de la ley. Para que una persona se corrompa se necesitan factores como poder, dinero y oportunidad. Sin embargo, no todo el mundo que tiene la oportunidad de infringir la ley en beneficio propio lo hace.

Conclusión: Si no hay miedo a ser sancionado, el ser humano tiende a naturalizar el delito y la corrupción se vuelve una dinámica que incita a su propio sostenimiento. Ante esto hay dos caminos para corregir la corrupción, uno a corto plazo, relacionado con la creación de leyes anti-corrupción y una incentivación de las acciones honorables, y uno a largo plazo, centrado en la generación y promoción de valores empresariales a través de la formación y la educación. Una sociedad con libertad de elección con capacidad de competencia por valor y con confianza en las tomas de decisión es una sociedad más feliz y equilibrada.

13 comentarios

  1. Dice ser Alejos

    Ayudaría dejar de votarles, pero supongo que es mucho pedir

    26 septiembre 2016 | 12:02 pm

  2. Dice ser los corruptos son enfermos vacíos, vanidosos y muy idiotas

    Creo que no..
    Los psicópatas enfermizos temerosos del futuro que quieren más y más para sentirse seguros y luego siguen queriendo nás y más para sentirse importantes, no pueden llenar ese vacío almático que tienen sin oes con ayuda psiquiátrica. Todos estos corruptos bichejos que comen la planta sana para sacarle la savia para provecho propio o de amigos supuestamente englobados en la misma agrupación de machangos sin sentido, no tiene cura fácil. Han de recibir ayuda psiquiátrica, repito. Por sí mismos son incapaces de descubrir un nuevo sentido a sus vidas que esa pervertida, ruin, malvada.
    Lamentablemente me da que los corruptos, viciosos enfermos de lo que no es suyo para crearse un imperio propio sin aceptar que lo han hecho robando y estafando a otros huamnos, no tienen cura fácil. No son tan buenos como para eso. Les va más el engaño fácil, la bajeza de espíritu, la traición a los escasos sentimientos de empatía que pudieran tener para con el resto de humanos.

    26 septiembre 2016 | 2:31 pm

  3. Dice ser Turay

    La solución es matarlos. Así el hecho de pensar en corrupción les conducirá al miedo. No hay mejor arma que éste.
    ¿Por qué no usarlo a favor de todos contra la minoria?

    26 septiembre 2016 | 2:57 pm

  4. Dice ser oscar

    Hola me llamo Oscar. en primer lugar pediros disculpas por mis faltas de ortografia. simplemente dispongo de estudios primarios muy escasos, y en segundo lugar felicitaros por este tema sobre la corrupcion es muy interesante. soy natural de lerida y tengo 41 años. Sobre este tema de la corrupcion es un tema muy grave y que nadie de nosotros se salva facilmente de serlo, anque las personas digamos lo contrario, simplemente se necesita que la situacion surja, condiciones geneticas como vosotros bien explicais y otra de muy importante creo yo que es el respeto que puede tener la persona hacia los demas, que puede haberse modificado a lo largo de la vida segun se haya sentido tratado algo que los psicologos creo que entienden, entre otras que probablemente existan y desconozcamos. Esto seria como que si parte de la sociedad actual que se siente menospreciada por el resto o por algun colectivo, administracion, gobernantes, ideologias, etc….. todo esto nos hace perdre la capacidad de empatizar, valorar,amar, respetar etc… a los demas. Todo esto pesa muchisimo a la hora de tomar decisiones de freno para poner la dignidad por delante de la corrupcion, estupidez etc… requiere mucha valentia y mucho esfuerzo y probablemente el la persona que este en esa situacion encuentre enseguida la motivacion en hacerlo mas que los argumentos para no hacerlo. si tenemos encuenta como ultimamente van saliendo algunos casos de corrupcion en los medios de comunicacion esto nos hace sentirnos menospreciados y provoca que nos volvamos radicales y perdamos nuestros valores. tenemos que tener encuenta que la cultura que impartimos hoy sera reflejada en el futuro y si hoy impartimos menosprecio hacia la sociedad en el futuro tendremos mas estupidez. y debemos de ponerle freno sino no seremos capaces de levantar este pais o el que sea porque trabajo hay mucho por hacer en este pais. Un saludo!!

    26 septiembre 2016 | 3:00 pm

  5. Dice ser XShadow

    Es inevitable que existan personas con disonancia cognitiva, personas que antepongan sus intereses a los de los demás, pero también es cierto que el hecho de ejercer la profesión de político, una persona que se supone dedica la vida a su pueblo, una persona que representa a una gran porción de la población, una persona en la que muchos han depositado su confianza, es cuanto menos, carente de ética y moral alguna. Propongo duros test psicotécnicos y complejos dilemas morales para poder ejercer dicha profesión, además de un control constante de esas personas que gestionan los recursos de todos. Un político no debería de tener un perfil ávaro, egoísta o egocéntrico.

    26 septiembre 2016 | 4:32 pm

  6. Dice ser oscar

    xshadow estoy de acuerdo con tu opinion se tendria que realizar examenes psicotecnicos hacerles revisiones a menudo como si de un piloto de avion se tratase porque al final la ciudadania les entrega mucho poder y responsabilidad y ellos no lo perciben de igual manera. para segun que cargos en la vida cotidiana estamos sujetos a cantidad de pruevas y para ocupar tales cargos con la responsabilidad que con lleva, el riesgo de no caer en la corrupcion y la buena gestion por delante de sus intereses, no hay protocolo diseñado. Me gustaria que en esta pagina hiciesen un estudio o una encuesta para ver como nos acaba afectando sobre la ciudadania la corrupcion, o mala gestion de nuestros gobernantes.

    26 septiembre 2016 | 5:12 pm

  7. Dice ser Esto es Africa.

    Acabando con los partidos. Esos cambalaches de reparto es la base de la corrupción. Quien paga el aparatoo de los partidos… el Tesoro Público no los afiliados. Como los sindicatos.

    26 septiembre 2016 | 8:33 pm

  8. Dice ser David

    Decía mi abuela que, el que no roba ni jode es porque no tiene donde.

    26 septiembre 2016 | 9:06 pm

  9. Dice ser José

    Todo bicho viviente está sujeto al imperativo biologico de la supervivencia (primero me salvo yo y luego, si cabe, me ocupo de tí). Lo que unido al desconocimiento de la razón de ser de la existencia y al miedo que éste genera, hace que todos nos comportemos de forma egoista (material o espiritualmente) en relación con los demas. No somos capaces de anteponer el interes del conjunto.
    El problema real es que sólo una minoría tiene el control de los recursos que la vida ofrece. La solución pasa por una implicación directa y activa de todos y cada uno de nosotros en la organización y desarrollo de la sociedad.
    Autodeterminación, participación y democracia directa es lo que evitará el problema de la corrupción.

    27 septiembre 2016 | 6:55 am

  10. Dice ser Marta F

    Creo que los que los que se deciden por la política, no lo hacen con fines nobles y de servicio a los ciudadanos y al país, sino de conseguir medrar, alcanzar altos cargos y enriquecerse. Sea a costa de lo que sea y de quién sea.
    Los que son más honrados, en mi opinión, se quedan en el camino, no les dejan continuar, escalando puestos, los más avaros y ambiciosos, pues no son útiles para sus fines.
    Gente honrada hay mucha, pero no en los primeros puestos de la política, me parece.

    27 septiembre 2016 | 9:44 am

  11. Dice ser Marta F

    Ocurre igualmente en las empresas, quién es tentado a hacer algo no del todo correcto y no lo acepta, por actuar en conciencia, normalmente es relegado, como mínimo a no ser propuesto/a para ascensos. Incluso ninguneado/a, por no ser afín a los deseos del que tiene moral más laxa.
    Un ejemplo lo dan nuestros gobernantes cuando no ensalza a la persona honrada cotizante y que siempre ha pagado sus impuestos, al contrario, parece que están primeros en la lista, los que no han cotizado nunca o casi nunca, los de los trabajos en negro, los de las acciones ilegales, los que llegan, antes de los que están en dificultades y así ¿como vamos a dignificar al ser humano? Si el que actúa en conciencia ¿Se convierte en un héroe silencioso e invisible para todos?

    27 septiembre 2016 | 9:59 am

  12. Dice ser Voy!voy!

    Coincido en muchas de las opiniones sobre lo corrupta que esta la clase política, pero n deberíamos mirar tan “arriba”, Xq vivimos en un país en el que la corrupción, el pagar/cobrar en B, el engańar a Hacienda, etc se ve bien por el 95% de la gente, Xq todo el mundo hace lo que puede…los políticos a si nivel y el resto al nuestro…así se funciona aquí, pero somos tan hipócritas que claro, solo se critica Lo de ellos Xq ellos “si que roban, yo solo un poquito”

    27 septiembre 2016 | 11:20 pm

  13. Dice ser No estoy de acuerdo.

    No estoy de acuerdo con la última opinión y con ese porcentaje que dice tan alto de que ven bien el engaño. Sinceramente creo que no es así.
    En Hacienda la gente normal, poco podemos hacer, aunque quisiéramos, sino registrar tus ingresos de nómina, las desgravaciones que haya ese año y no hay más que hacer.
    Si mi declaración la revisaran desde que empecé a trabajar hasta ahora, segurísimo que no encontrarían ni el más mínimo fallo. Ya que pones los datos que tienes, ni un céntimo arriba ni un céntimo abajo.
    Esa afirmación de cada uno “hace lo que puede” tampoco estoy de acuerdo.
    Y creo, que la mayoría de la gente es así, totalmente honrada.
    Por eso me ofende cuando veo algunos que no lo son, sean políticos o aprovechados varios. me da igual.

    28 septiembre 2016 | 1:44 pm

Los comentarios están cerrados.