Entradas etiquetadas como ‘halagar’

¿De dónde proviene la expresión ‘Dar coba’?

Se utiliza la expresión ‘Dar coba’ para hacer referencia al acto de halagar, mediante una conversación, con intención de obtener alguna cosa de alguien (ya sea un favor, préstamo de dinero…) o por el simple hecho de tenerle entretenido por algún motivo.

¿De dónde proviene la expresión ‘Dar coba’?

Según indican la mayoría de expertos, dicha locución surgió alrededor del siglo XVII a través de la jerga utilizada por la germanía (delincuentes de la época), en la que muchas eran las ocasiones en la que para robar o estafar a alguien el rufián de turno entretenía a la víctima a base de hacerle halagos.

El término ‘coba’ proviene del latín ‘cubāre’ que dio origen al vocablo ‘encobar’, en referencia al acto que hacen las aves de empollar sus huevos. Parece ser que se hizo una analogía entre el mencionado hecho de encobar (como hacen las gallinas) y lisonjear a alguien.

Pero también nos encontramos quien señala que ‘coba’ en realidad es una metátesis (el cambio de lugar de algún sonido en un vocablo) de la palabra ‘boca’, debido a que los miembros de la germanía solían inventar o trasformar algunos términos para poder ser entendidos tan solo por quienes hablaban su jerga.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: lovelornpoets (Flickr)

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

Décimo segunda entrega de la serie de post dedicados a traer a este blog un buen número (de docena en docena) de cosas que quizás no sabíais cómo se llamaban en realidad o que, posiblemente, conocías pero con otro nombre distinto.

Espero que la selección de palabras que he hecho en esta ocasión sea de vuestro agrado, al igual que ha ocurrido con las veces anteriores.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

 

Mohíno: Se trata de un estado de melancolía, tristeza o disgusto.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

 

Casmodia: Es la acción de bostezar seguida y repetidamente (incluso acompañado de algún espasmo) y que no se hace por cansancio, sueño o aburrimiento, sino debido a una afección neuronal.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

Conculcar: Es la acción de pisar para dejar la huella del pie en alguna superficie (por ejemplo en el fango, cemento fresco, arena de la playa…).

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

 

Deliquio: Hace referencia al desmayo o desfallecimiento, pero también al decaimiento o pérdida del ánimo (tras una desgracia, en un momento de duelo…).

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

Trasunto: Se trata de la copia (exacta) que se hace de un escrito u obra. Es lo que se hacía antiguamente (antes de la invención de la imprenta) con los libros o los textos originales. El realizar copias a mano de estos se denominaba como ‘trasuntar’.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

 

Treno: Es una lamentación tras alguna desgracia o calamidad y también hace referencia a un tipo de canto fúnebre.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

Tocón: Un tocón no solo es alguien que toca mucho sino que en este caso hace referencia a la parte de un árbol que, tras ser talado, ha quedado en el suelo unido a las raíces. También es usado para hacer referencia al muñón de un miembro amputado.

 

Noluntad - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

Noluntad: Se trata del acto de no querer hacer algo (en contraposición del término ‘voluntad’ que es la buena disposición a sí querer hacerlo).

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]Pogromo: Hace referencia a la masacre o aniquilación de un grupo de personas indefensas llevada a cabo por una multitud enfurecida (y alentada para hacerlo desde el poder). Proviene del ruso ‘pogrom’, cuyo significado literal es ‘destrucción o devastación’ y hace referencia a la persecución y matanza que padecieron los judíos (aunque hoy en día el término también es utilizado para referirse a otras culturas, religiones o grupos étnicos).

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

Tirocinio: Este término suena como si se refiriese algún tipo de crimen, pero no, nada tiene que ver. En realidad el tirocinio, que es un término que está prácticamente en desuso, era sinónimo de principiante y/o aprendiz y hacía referencia al aprendizaje o noviciado en algún oficio u arte.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

Regolaje: Hace referencia al continuo estado de buen humor que tienen algunas personas (que suelen estar frecuentemente risueñas, dadas a las bromas y buen carácter).

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [12]

 

Adamar: Se refiere a acto de enamorarse de alguien, cortejarla y halagarla mediante piropos o palabras que destaquen sus atractivos.

 

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / Wikimedia commons / maxpixel / pxhere / pixabay / Wikimedia commons / maxpixel /  giphy / Wikimedia commons / Wikimedia commons / pexels / Wikmedia commons

El sorprendente origen de ‘hacer la pelota’ como sinónimo de adular a alguien con el fin de conseguir algo

El sorprendente origen de ‘hacer la pelota’ como sinónimo de adular a alguien con el fin de conseguir algo

Estamos acostumbrados a utilizar a expresión ‘hacer la pelota’ (y sus múltiples variantes) para indicar que alguien está adulando a otra persona con unos claros fines interesados para conseguir algo o ganarse los favores de éste (dinero, un ascenso, un día de fiesta…).

Es bastante común encontrar en todas las oficinas o puestos de trabajo a alguien que adula desproporcionadamente a su superior y al que comúnmente se le conoce como pelota.

Lo curioso es el origen de la acción de hacer la pelota y que derivó en la expresión, ya que proviene de los ambientes de la prostitución callejera.

Antiguamente las prostitutas también eran conocidas con el término ‘pelota’ (y así lo recoge aún hoy en día el Diccionario de la RAE en su 8ª acepción), No se sabe a ciencia cierta por qué se les llamaba así, aunque parece ser que era porque las prostitutas iban pasando de mano en mano de los diferentes clientes.

Cuando una de estas ‘pelotas’ andaba a la búsqueda de un cliente adulaba a los viandantes que por allí pasaban, esperando que sus palabras lo convenciera y poder hacer un servicio sexual a cambio de unas monedas. También sabían que cuanto mayor fuera la lisonja que le hicieran, mayor sería el estado de satisfacción del usuario de sus servicios y mejor la retribución.

De ahí que al acto de adular a alguien, con intención de conseguir algo, acabara siendo denominado como ‘hacer la pelota’ en clara referencia a lo que hacían las prostitutas (pelotas) con los clientes.

 

Otros post relacionados que quizá te interese leer:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

El curioso origen del término ‘zalamero’

El curioso origen del término ‘zalamero’

Una persona zalamera es aquella que, de manera excesiva y exagerada, se comporta de forma aduladora, diciendo numerosos cumplidos  y halagando a alguien con la intención de agradar y ganarse sus favores y confianza. Por decirlo de otro modo, un ‘zalamero’ es la versión edulcorada de un ‘pelota’ o ‘lameculos‘.

El origen etimológico del término lo encontramos en el árabe (como otros tantísimos vocablos que han enriquecido nuestra lengua y forman parte de ella) ‘salaam’ cuyo significado es ‘paz’ y que es ampliamente utilizado (entre otras cosas) como saludo, por ejemplo el famoso ‘salam aleikum’ (Que la paz esté contigo) con el que inician su saludo los musulmanes. De ahí pasó a ‘zalama’ (desear la paz) siendo utilizado con el sufijo –ero (zalamero) para llamar así a aquel que estaba continuamente deseando la paz, de manera exagerada, repetitiva y aduladora.

 

Puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde procede el término ‘cortejar’?

¿De dónde procede el término ‘cortejar’?A través del apartado de contacto, Aurora Martín me pregunta sobre el origen del término ‘cortejar’.

Bien es sabido que ‘cortejar’ es la acción de intentar agradar y seducir a otra persona, con la intención de iniciar una posible relación sentimental e incluso simplemente para ganarse sus favores y simpatías.

Y son estas últimas acepciones las que le dan origen al término, el cual procede de la palabra italiana ‘corteggiare’ y cuyo significado es ‘hacer la corte’.  Esa ‘corte’ a la que se refiere era el grupo de personas que componían el acompañamiento habitual de un monarca, estando continuamente pendientes de agradar y satisfacer los deseos y caprichos de los soberanos.

Esa forma de intentar captar la atención, simpatía y favores del rey/reina es lo que llevó con el tiempo a utilizar el término ‘cortejar’ como sinónimo de galantear, rondar, enamorar, ligar, pretender o halagar a alguien.

Como nota curiosa, añadir que al grupo de personas que hacían la corte se les conocía como ‘cortejo’ (conjunto de personas que forma el acompañamiento en una ceremonia en la corte real) aplicándose posteriormente para otras muchas reuniones o acompañamientos (cortejo fúnebre, entre ellas). También dio origen al término ‘cortesano’, como la persona que sirve al rey o vive en su corte. El lenguaje machista que ha imperado en la sociedad desde antaño hizo que la acepción de la palabra en femenino (cortesana) se aplicase para referirse a una prostituta refinada y/o de calidad.

 

Fuente de la imagen: Clipart from Clipartheaven.com