BLOGS
Una de cada mil Una de cada mil

Historias de la Esclerosis Múltiple

El día que cambié el “no puedo” por “voy a intentarlo”

Siempre he querido -y quiero- mejorar mi calidad de vida, investigar qué puedo hacer o qué hacen otras personas en una situación como la mía, parecida o incluso con otra enfermedad. Desde que superé el diagnóstico, siempre he optado por esa actitud, cambiar lo que no se adecua a lo que necesito o modificar los aspectos que creo que me va a ir mejor e intentar hacer todo lo que me he propuesto.

Las actividades que más me cuestan llevarlas a cabo acaparan mis pensamientos una parte del tiempo intentando dar con una solución que me resulte menos cansada o más cómoda, generalmente estas características suelen ser el quid de todos los problemas.

Quizá por eso me gusta tanto hablar con otros pacientes y compartir experiencias, me suelen dar ideas que luego puedo aplicar o adaptar según mis circunstancias. Disfruto mucho pensando alternativas y organizándome. La satisfacción cuando haces algo que pensabas en tu cabeza que no podías, y al final lo consigues, es tan maravillosa.

pixabay.com

pixabay.com

La experiencia es un grado, entender cómo funciona tu cuerpo y lo que da de sí, es otro. He aprendido a hacer muchas tareas de otra manera, y desde que soy madre mucho más. Alguna vez me he llevado algún susto o he pensado que no podía continuar, pero de alguna u otra manera siempre he terminado avanzando y solventando la situación.

Tras el diagnóstico, me pasé muchos meses pensando en lo que no podía a hacer, en lo que iba a dejar de hacer con la evolución de la enfermedad. Ahora, analizo la situación, reflexiono, pienso la manera de ponerme en marcha y después lo intento, y si fallo, seguramente con el tiempo lo volveré a intentar.

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Compañera de batallas

    Hola Paula hoy he sentenido esa sensacion de satisfaccion y como dices es tan tan maravillosa que te alegra el dia, la semana e incluso el mes y hasta los calores se soportan mejor.
    Es muy importante conocerse, saber donde estan tus limites y sobre todo parar, aunque solo seas unos segundos, minutos o incluso horas pars retomar lo que uno estaba haciendo.
    Lo de entrar en bucle intentando hacer algo que a priori no te sale solo te lleva a la frustacion y con ella vuelven los fantasmas del pensamiento negativo.
    Esto lo he aprendido en yoga, actividad q recomiendo tod@s lo que no lo hayan probado.

    20 Julio 2016 | 22:04

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.