Una de cada mil Una de cada mil

Historias de la Esclerosis Múltiple

El descanso como forma de inversión

Tener que quedarme en casa a descansar con el bonito día que hace, sería un claro ejemplo de resignación. Tampoco es que tenga muchas más opciones. Necesito descansar y puedo hacerlo amargándome pensando lo mucho que me gustaría estar dando un paseo por la playa; o puedo estar en casa y aprender a disfrutar de estos períodos de descanso tan caseros.

¿Acaso va a ser el último día de sol en mi vida?, ¿no podré disfrutar otro día de ese paseo del que hoy el cansancio me esta privando? Pues sí, ya habrá otro momento en el que me encuentre mejor. La experiencia me ha enseñado a descansar primero para después, poder disfrutar de lo que quiera. Ya pasearé a finales de semana o la semana que viene cuando me encuentre mejor. Solo tengo que esperar pacientemente a que mi cuerpo se recupere,unas veces tardará más y otras menos.

descanso

No es que necesite estar sola en estos periodos, pero sí a mi aire, haciendo lo que me apetezca: leer, ver la televisión, estar con el ordenador o simplemente estar tumbada en el sofá. Y hasta he conseguido que las personas que conviven conmigo aprendan a respetar ese tiempo tan necesario para mí. Sin presiones para que salga de casa, para que me levante o para que haga algo productivo. “Es mi tiempo, es mi cuerpo y yo mejor que nadie, sé lo que me conviene hacer“, y ante esto, no hay discusión.

Veo el descanso como una manera de inversión para los próximos días. Sin él, entras en un bucle, donde el más perjudicado es uno mismo. Cuando estás cansado, te encuentras mal, sin fuerzas, los síntomas y las secuelas se agravan, pero después de unos días de marmotilla, vuelves a comerte el mundo.

1decada1000.

No hay comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Eterno optimista

    Hola, me esta haciendo bien leer tu blog, mi niña tiene un año que la diagnosticaron. Estamos aprendiendo a vivir diferente.
    Saludos desde Guatemala y que viva el real Madrid .

    07 abril 2014 | 16:23

    • 1decada1000

      Hola, me alegro que te ayude. Los comienzos siempre son duros, pero en cuanto os adaptéis ya verás como irá todo mucho mejor.
      Mucho ánimo para tu niña y toda la familia!
      Un saludo desde España!

      10 abril 2014 | 10:51

  2. Dice ser Ángela Ortiz

    En cada aspecto de esta incómoda “compañera” nos damos cuenta de que cada enfermo es diferente. Y somos nosotros mismos los que sabemos lo que necesitamos, lo que más nos conviene, y lo que no. Cuando la EM me dio un revés grandísimo, mis padres se desvivían por que yo saliera a la calle. Ellos querían que me despejara, que tomara el solecito, que viera a gente…. Pero yo lo único que quería era estar en casa, tranquila, replanteándomelo todo, haciendo examen de conciencia y recomponiendo los destrozos de mi “terremoto mental”. Supongo que todo esto es necesario para volver a encauzar nuestra vida y que debemos tomarnos el tiempo que necesitemos de “clausura” como si fuera el descanso del guerrero, cosa necesaria para volver a la carga en perfecto estado. Mucha fuerza a todos!!!!

    08 abril 2014 | 11:58

    • 1decada1000

      Exactamente eso es lo que me pasó a mí también con mis padres al principio. Yo quería estar en casa, descansando, y mi padre que saliera, que no me podía quedar en casa amargándome. Al final, acabábamos discutiendo día sí y día también. Le ha costado, pero después de años ha entendido que necesito estar en casa quizá más tiempo que el resto y que estoy bien allí. Pero con mi chico ha sido todo lo contrario, él lo ha entendido desde el primer día. La verdad es que también entendí su postura (aunque me cabrease), que una chica de 23 años se quede en casa, es algo que resulta raro. Pero a mí no me ha importado nunca, no estoy amargada ni nada por el estilo, es más, creo que es necesario (por lo menos para mí) para luego hacer alguna actividad que requiera estar de pie o un esfuerzo extra.
      Muchas gracias por tus comentarios, siempre son bienvenidos 🙂
      Un besote!

      10 abril 2014 | 11:06

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.