Bienvenido al nada exclusivo club de los adictos anónimos

¿Alguna vez te has sentido escandalizado por enterarte que tal o cual persona era adicta a las drogas? ¿O al sexo? ¿O a la comida?. Hola, me llamo Magda y soy adicta.

Esta reacción sorpresa se apoya en el convencimiento de que uno no es adicto. Mírate por un momento. Haz inventario de tus adicciones. Estas son algunas de las mías: adicción a cuidar mi cuerpo, a tomar a suplementos, adicción al chocolate, a la intimidad… Considera estas otras, adicción a la tele, a la pornografia, ¡adicción al trabajo! ¿Alguna te suena? Bienvenido al nada exclusivo club de los adictos anónimos.

Estar cien por cien vivo, es tan intenso que a menudo creemos que no somos capaces de recibir el tsunami de emociones, estímulos, llamadas, e invitaciones de un instante tras otro. Es entonces cuando acudimos al refugio de la adicción. Y ahí está ella, dispuesta a distraernos, anestesiando al rabioso presente. Y al hacerlo nos quita el dolor y también la alegría.

La adicción es un sustituto de lo que realmente necesitamos o somos capaces. Funciona así. En lugar de ponerme a escribir, me escondo leyendo un libro y así evito sentir el vértigo de enfrentarme a la página en blanco. O acudo a la pornografia porque no me atrevo a entablar una relación de verdad con otro ser humano. Me dedico a surfear las redes para no sentirme aburrido, evito encontrar algo que me llene y ponerme manos a la obra.

(GTRES)

Para soltar cualquier adicción hace falta querer hacerlo y, en muchos casos, ayuda externa. Es necesario querer estar despiertos, a pesar del dolor o del miedo. Pasa por decir que sí a la totalidad de nuestra experiencia y sentirla plenamente, al igual que cuando viajamos a un destino en el que nunca hemos estado. En él, nuestros sentidos están receptivos. Sabemos que ese momento único no se repetirá y por esta razón nos abrimos a él.

Este mismo instante es exactamente igual. Este momento no volverá a existir, y echarlo a perder con la adicción es olvidar cuán sagrada es tu vida.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Ola! Que bien suena lo de “en este blog te retaré a convertir dificultades diarias en oportunidades de crecimiento”. Ojalá no quede solo en deseos y buena voluntad.
    Hay mucha gente que necesita ese crecimiento.

    13 noviembre 2020 | 11:28 pm

  2. Dice ser DIEGO CALVO

    Excelente aportación. Enhorabuena

    16 noviembre 2020 | 5:10 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.