Entradas etiquetadas como ‘crecer’

La importancia de los indicadores del desarrollo

Hay muchas tablas de desarrollo por ahí, y no todas coinciden siempre en todos sus puntos.

Desafortunadamente, yo no les otorgué excesiva importancia mientras mi primer hijo crecía. Creía que estaba respetando sus ritmos. Grave error.

Una de las terapeutas de Jaime me ha pasado el enlace de una tabla que en su asociación, especializada en tratar a niños con autismo y trastornos del lenguaje, consideran bastante fiable.

Titulada Aprenda los signos, reaccione pronto (learn the signs, act early) es responsabilidad del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

No va mes a mes como muchas otras, lo que resulta un tanto absurdo a la hora de detectar problemas. Se fija en los hitos del desarrollo a los 3, 7 y 12 meses y a los 2, 3, 4 y 5 años.

Como bien recomiendan, no hay que esperar. Si hay un problema, la intervención temprana es fundamental. Si resulta que no lo había aún mejor, pero es preferible curarse en salud.

¡Si hay algo que le preocupa, reaccione pronto!

Como padre o madre, usted es quien mejor conoce a su hijo. Si su niño no está alcanzado los indicadores del desarrollo para su edad o si cree que puede haber un problema con la forma en que su hijo juega, aprende, habla o actúa, hable con el médico de su niño y comparta su preocupación. ¡No espere!

Yo ahora sé que ante cualquier pérdida de habilidades hay que acudir corriendo a buscar ayuda. No conviene achacar el que deje de hablar o de ser sociable con los niños a una mudanza, una serie de otitis o la llegada del hermanito.

También sé que iría sin falta con cualquier niño que no diga el menos un par de palabras con sentido a los 18 meses.

Hablando con la terapeuta de Jaime, ella me decía que es asombrosa la cantida de pediatras que quitan importancia al hecho de que un niño de dos años no hable. Que se preocupan mucho más de lo físico que de problemas como esos.

Por eso muchos abogan por obligar a hacer unos controles mínimos a todos los niños a los 18 meses. Con quince minutos de pruebas, un ojo entrenado podría detectar si existe algún riesgo.

En fin, que os dejo con otro acceso a esa tabla:

También con los indicadores a los doce meses. Y no es como la ropa, algo que valorar entre los doce y los dieciocho.

Cada bebé tiene su propio ritmo de desarrollo, por lo que es imposible predecir con exactitud cuándo aprenderá una destreza en particular. Los indicadores del desarrollo que aparecen a continuación le darán una idea general sobre los cambios que puede esperar en su hijo, pero no se alarme si su desarrollo sigue un curso algo diferente.

Área social y emocional

* Actúa tímido o con ansiedad en presencia de extraños

* Llora cuando la madre o el padre se alejan

* Le gusta imitar a otras personas cuando juega

* Prefiere ciertas personas y juguetes

* Pone a prueba a los padres para ver cómo reaccionan a sus acciones cuando lo alimentan

* Pone a prueba a los padres para ver cómo reaccionan en respuesta a su comportamiento

* Puede tener temor de algunas situaciones

* Prefiere a su madre o a la persona que lo cuida constantemente

* Repite sonidos o gestos para llamar la atención

* Se alimenta con los dedos por sí solo

* Estira brazos y piernas para ayudar cuando lo están vistiendo

Área cognitiva

* Explora los objetos en diferentes formas (los sacude, los golpea, los tira, los suelta)

* Encuentra fácilmente objetos escondidos

* Mira la imagen correcta cuando se la nombran

* Imita gestos

* Empieza a usar correctamente los objetos (beber de una taza, cepillarse el pelo, marcar el teléfono, escuchar por el auricular)

Área del lenguaje

* Presta mayor atención al lenguaje

* Responde a solicitudes verbales sencillas

* Reacciona cuando le dicen “no”

* Usa gestos simples como sacudir la cabeza de un lado a otro para decir “no”

* Balbucea con inflexiones en la voz (cambios en el tono)

* Dice “papá” y “mamá”

* Usa exclamaciones como “¡oh-oh!”

* Trata de imitar palabras

Área motora

* Se puede sentar sin ayuda

* Gatea hacia adelante apoyado en el estómago

* Se sostiene en manos y rodillas

* Se arrastra usando las manos y las rodillas

* Cambia de posición, de sentado pasa a gatear o se pone boca abajo (acostado sobre el estómago)

* Se levanta solo

* Camina apoyándose en los muebles

* Se para sin apoyo por momentos

* Puede dar 2 o 3 pasos sin apoyarse

Área de destrezas manuales

* Agarra objetos pequeños entre el dedo índice y el pulgar

* Golpea dos objetos uno contra el otro

* Pone objetos en recipientes

* Saca objetos de recipientes

* Deja que se lleven los objetos

* Pincha con el dedo índice

* Trata de imitar escribir con garabatos

Signos que observar relacionados con la salud y el desarrollo

* No gatea

* Arrastra un lado del cuerpo al gatear (por más de un mes)

* No puede permanecer de pie con ayuda

* No busca los objetos que vio esconder

* No dice palabras sencillas como “mamá” o “papá”

* No aprende a usar gestos como mover las manos para decir adiós o mover la cabeza para decir “no”

* No señala objetos o imágenes

* Sufre una pérdida drástica de habilidades que en algún momento tenía

La fiebre y los estirones

Hoy por la tarde le ha subido la fiebre a Julia. Justo después del baño tenía 38 y le he dado un poco de Dalsy. Pero la verdad es que no se le notaba en nada. Estaba feliz y contenta, tan normal como siempre, solo que más calentita.

El primer comentario es típico: “mírala tan campante, si un adulto tiene 38 está para el arrastre, como aguantan la fiebre los niños”.

El segundo también: “Será que va a pegar un estirón” ha dicho mi santo.

Podría haberlo dicho yo.

Pero ambos decimos ese tipo de cosas por haberlo escuchado en un montón de sitios a gente diferente, no porque sepamos a ciencia cierta si es verdad esa relación entre los estirones y la fiebre o que los niños toleran mejor las altas temperaturas.

Por curiosidad he buscado un poco por Internet y parece ser que sí hay una relación. Por lo visto la hormona del crecimiento se ve estimulada con la fiebre, lo que no quiere decir que los niños que enferman más vayan a ser más altos.

Sobre esa creencia popular de que los niños pequeños aguantan mejor la fiebre que los adultos, no he encontrado nada.

———-

En la foto un pijama llamado Babyglow que cambia de color si el niño tiene fiebre.

Primer cumplemés

Hoy, casi a medianoche, Julia cumplirá su primer mes de vida. El primero de una serie de meses en los que los bebés evolucionan a una velocidad de vértigo. Un proceso precioso que observar y en el que participar.

El otro día estuve revisando las fotos del peque y comprobé como a los dos meses ya se reía, a los tres jugaba con un pañuelo… Confieso que había olvidado el momento exacto en que hizo cada pequeño adelanto. Y me sorprendió lo pronto que dejó de ser un tierno recién nacido.

Cada vez que desarrollaba una nueva habilidad mi santo decía que había descubierto un nuevo superpoder. Y como todos los superhéroes tenía que practicar mucho para perfeccionarlo.

Con Jaime, hace dos años y medio, me acostumbré a visitar Babysytio.com. Allí tienen un desplegable con el que seguir la evolución del bebé mes a mes durante su primer año para saber qué podía esperar. Sabiendo, eso sí, que cada bebé tiene su ritmo y son pautas generales.

Hoy he vuelto a visitar esa página en honor a Julia. Os dejo un pequeño fragmento de esa pieza que es mucho más extensa y podéis consultar aquí. Y aquí explican cómo estimular a un bebé de esa edad.

En esta etapa el bebé comienza a explorar su cuerpo y lo hace primero con sus extremidades, que es lo que más puede ver. Cuando nació no tenía idea que era qué en su cuerpo, pero desde ahora comienza a entenderlo. Puedes ayudarlo a que realice esta aventura si le sostienes su brazos sobre su cabeza para que pueda verlos y jugar también con sus pies mientras le explicas que son y le cantas. Seguramente no te va a entender, pero le encantará.

En este mes tu bebé comienza a emitir hermosos arrullos y gorjeos que indican el inicio de lo que será su lenguaje. Cada vez que lo escuches repítelos y háblale dulcemente mientras lo miras a los ojos.

Algunos bebés inclusive pueden reír y canturrear en este mes.

Desde el momento en que nació tu bebé reconoció que eras su madre, pero ahora en este mes lo expresará y reaccionará de diferentes formas ante ti, su papá o frente a personas extrañas que se le acerquen.

En este mes aprende a seguir objetos con su mirada ya que puede hacer foco correctamente en todo momento. Te puedes dar cuenta de esto si te acercas y miras sus ojos o cuando le estés dando de mamar. Si mueves la cabeza hacia algún costado notarás que te sigue con la mirada.

En esta etapa no tiene dificultad en seguir objetos que se mueven horizontalmente, únicamente le es más difícil seguir los objetos en forma vertical hasta que cumpla los 3 meses.


No hay prisa

Desde el primer día que tuve a mi hijo en brazos me di cuenta de la prisa que tienen muchos por verle crecer a toda velocidad.

Están deseando que el bebé sea un niño. Y que el niño sea un adulto para las cosas que a ellos les interesan.

No pueden esperar a que sostenga la cabeza, gatee, coma sólidos, ande, hable, lea…

Y no hay mejor noticia que haga cualquiera de estas cosas antes que la media.

Incluso en el embarazo te dicen “estarás deseando ya que nazca y verle la cara.”

¿Para qué tanta prisa? Dejadnos disfrutar de cada etapa, que no volverá.

Tal vez luego nos arrepintamos de haber querido correr tanto.

Os recomiendo escuchar con atención esta canción de Dawizard, que comparte título con este post.