Entradas etiquetadas como ‘azucar’

La prueba del azúcar por el retrete

Hace mes y medio os contaba que la prueba de la curva del azúcar tampoco era para tanto, pese a que muchos me habían dicho que era probablemente la más desagradable del embarazo.

Pues voy a tener que darles la razón: la comunmente llamada prueba corta era una nadería, pero la prueba larga, en la que te dan el doble de glucosa concentrada y te hacen tres análisis de sangre cada hora, es otro cantar.

Ahora mismo acabo de llegar a casa después de intentar pasarla. Y digo intentar, por que ha sido imposible. Según he llegado en ayunas me han sacado sangre, me han dado el potingue y me han dicho no me moviera mucho y que a la hora volviera para volver a extraerme sangre.

Pues tragarlo entero ya me ha costado lo mío, pero al poco ha empezado a ponérseme mal cuerpo, a removerme en la silla, a bostezar (esos bostezos inconfundibles que denotan malestar) y cuando quedaban apenas diez minutos para que se cumpliera la primera hora he tenido que salir corriendo al baño.

He llegado de milagro. El mejunje ha acabado enterito en el retrete. Así la enfermera me ha dicho que me fuera a casa, que ya no se podía hacer más.

Y aquí estoy en casa, aún con bastante mal cuerpo y procurando trabajar un poco.

Me toca hablar con mi ginecóloga para ver si me la encarga de nuevo. Desde luego pienso preguntarle por alguna alternativa, por que si me la manda hacer de nuevo me da a mí que el jarabe glucosado va a seguir el mismo camino que su predecesor.

La enfermera me ha dicho que mezclándolo con limón natural exprimido se lleva mejor. Pero me parece que ni con esas.

Me toca repetir la prueba del azúcar

Hace poco más de un mes os contaba que me habían hecho la famosa prueba del azúcar, y que tampoco era para tanto.

Y muchas en los comentarios me comentastéis que la que era realmente pesada, incluso desagradable, era la que te hacen si esa no es concluyente.

Pues la prueba me dió 144, que está en el límite de la normalidad. Y dado que yo nací gigante, el peque nació grandote y Julia parece que va camino también de ser grande, la ginecóloga quiere asegurarse y me ha mandado “la larga”.

Además, mi padre es diabético. Está apuntado en mi historia aunque la ginecóloga ni lo mencionó.

Durará unas tres horas, la hacen en el hospital en lugar de en el ambulatorio y te dicen que vayas acompañada.

La tengo el día 29 de diciembre. Ya os contaré qué tal esta vez.

De momento ya tengo a media familia dando vueltas a eso de que la niña va a ser grande. “!Ya verás como te toca otra cesárea¡” me dijo mi abuela el otro día.

Y sigo tranquila confiando en que la segunda prueba del azúcar resulte bien y que el parta vaya por sus cauces naturales.

La prueba del azúcar, tampoco es para tanto

Al menos eso creo según mi experiencia.

Junto con la preeclampsia, vigilar la diabetes gestacional es una de las principales preocupaciones de los ginecólogos y matronas que llevan el control del embarazo.

Para lo primero, sobre todo vigilan la tensión y el peso. Para lo segundo controlan el azúcar.

Y el control más importante es la prueba de O’Sullivan, que normalmente llamamos la prueba del azúcar.

Según algunas madres, es la prueba más desagradable del embarazo. Pero yo tengo que confesar que no me parece que lo sea tanto.

Estoy de unas 25 semanas y ayer me tocó hacérmela. Suelen mandarla en torno al sexto mes de embarazo, el periodo de mayor riesgo.

La cosa consiste básicamente en acudir en ayunas bien temprano, beberse un jarabe con una alta concentración de glucosa que en mi caso tiene aroma de naranja y que estando fresquito y con hambre no entra del todo mal, esperar una hora y hacerte una analítica.

Si la cosa no sale como los médicos quieren, y por lo que parece lo que quieren es una lectura inferior a 140, repetirán la prueba pocos días después con un rango mayor de tiempo. Normalmente: a la hora, a las dos horas y a las tres horas.

Aquí tenéis un gráfico de lo más ilustrativo de todo el proceso.

Y de lo que implica una diabetes gestacional ya hablaremos otro día. De hecho por aquí suelen comentar alguna mamás recientes que han pasado por ello.

Lo único que quería era quitar hierro a esa prueba. De verdad que no es tan terrible.

¿No creéis?