BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

“Mejor ir mentalizada de parir sin epidural”

Fue un consejo de mi matrona, a la que siempre recordaré con cariño como una buena profesional apasionada con su trabajo (tanto que creó su propia página web divulgativa con el nombre Vivir la maternidad), cuando estaba embarazada de Julia. Fue hace ya casi una década, en las clases de preparación al parto.

Nos contó, a la docena de embarazadas que estábamos allí sentadas, aguantando el pis y las incertidumbres, que era mejor ir al parto mentalizadas de hacerlo sin epidural. “¿Pero cómo? Si yo estoy convencida de quererla. Si no tengo ningún interés en intentar parir sin ella”, pensaron muchas y verbalizaron algunas.

Entonces nuestra matrona nos contó que hay muchos motivos por los que nos podemos encontrar en pleno trabajo de parto sin posibilidad de acceder a esta forma de mitigar el dolor. Puede pasar que el anestesista esté atendiendo una urgencia y no pueda acudir a tiempo a atender a la parturienta, puede ser que la dilatación avance deprisa o lleguemos tarde al hospital y ya no proceda ponerla (a partir de los 8 o 9 centímetros de dilatación), puede que el anestesista vea algo que le desanime a ponerla, puede ser que nos la pongan y no funcione…

Pasa con más frecuencia de lo que parece. En una noticia de 2014 publicada en 20minutos se contaba que los partos en los que se emplea la epidural se encuentran alrededor del 80% y que de entre estas mujeres que optan por esa técnica analgésica, en un 75% funcionará bien. Es decir, que en un 25% no lo hará. Una de cada cuatro, que no es poca cosa.

También nos contó que se había encontrado bastantes partos en los que la embarazada iba confiando en la epidural y cuando resultó que no se le podía poner por alguno de estos motivos, se bloquearon, casi colapsaron al darse cuenta de que se les venía un parto encima sin esa ayuda. “Así que mejor ir mentalizada de partir sin epidural por si acaso, por si no puede ser con ella, para no llevarse el susto”.

Recordé sus palabras en mi propio parto. Yo iba intentando citar a conciencia la epidural, porque no quería correr el riesgo de que se prolongase el parto, porque quería ayudar a mi hija, porque quería sentirlo, quería poder moverme (ahora hay más opciones para lograrlo, epidurales mejoradas, no era una opción entonces en mi hospital). Nueve horas después y con una niña de casi cuatro kilos y 90 de percentil de cabeza, la pedí porque no podía más. Y no funcionó. Mejor dicho, solo funcionó en la mitad de mi cuerpo, me impidió levantarme y caminar y no ayudó demasiado.

Las he vuelto a recordar de nuevo hace poco, tras el parto de una amiga en el que la epidural no funcionó en absoluto (no es el único caso que me he encontrado entre medias). Y volví a pensar, casi diez años después, en la razón que tenía mi matrona, que también decía que el parto era más cansado que doloroso y en lo que creo que también tenía razón.

 

Walking epidural (HOSPITAL DE MANISES/CHANAWIT)

¿cómo se pone la epidural? Hay que sentarse o tumbarse sobre el lado izquierdo y permanecer muy quieta. Se limpiará la zona, se inyectará un anestésico local y luego se insertará una aguja en el espacio epidural, entre las vértebras lumbares ojo, que los tatuajes en esa zona pueden impedir el procedimiento).

Luego se colocará un catéter que irá introduciendo la medicación según la pauta decidida por el anestesista. Existe la opción de que la parturienta se suministre las dosis cuando sienta que las necesita (y limitadas, claro).

Existe la opción de lo que llaman ‘walking epidural’, que permite una mayor libertad de movimiento. No obstante, cualquier tipo de epidural afecta a la fuerza, el equilibrio y la capacidad de reacción.

Y para terminar, unos consejos que la que fue mi matrona tiene en su web relacionadas con este tema:

La manera de recibir a un hijo es decisión de la madre y no de los profesionales. Nuestra misión es acompañaros durante todo el proceso de maternidad para que lo viváis de forma saludable y feliz. Existen muchas alternativas para aliviar el dolor durante el parto no farmacológicas. En el siguiente enlace podrás informarte de ello.

Es interesante que ese enlace consultes el documento elaborado por el Ministerio de Sanidad. Ofrece unos consejos sobre estrategias alternativas para aliviar el dolor durante el parto.

También te aconsejamos que lleves tu plan de parto, esto es, un documento escrito que la mujer embarazada utiliza para manifestar sus deseos y expectativas en relación al desarrollo del parto. Puedes consultar el siguiente enlace donde hay plan de partos.

También te recomiendo que visites la maternidad y que te hagan una visita guiada. Seguro que cogerás información muy valiosa. Espero que todo te ayude a que tengas una vivencia como la que habías soñado desde siempre.

14 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Jaione

    A mí me la pusieron en el 1r parto porque la imploré a los 7cm. Tenía ya clarísimo antes de empezar que la quería sí o sí pero por facilitar el trabajo de parto esperé hasta los 7cm (12 largas horas).Me funcionó genial. Tuve al niño perfectamente con los pujos (y no era epi walk). A las 3h de ponérmela ya estaba andando con mi niño en brazos. En este parto que me viene las próximas semanas (estoy de 37 ahora) también espero aguantar pero la quiero sí o sí. Yo creo que hay que ir mentalizada a que puede no funcionarte o no ser posible pero tampoco ponerte en lo peor porque mientras avanzan las contracciones si piensas que no te funcionará te puedes poner a llorar y a pasarlo peor de lo que ya estás!

    23 octubre 2017 | 10:19

  2. Dice ser marian

    A mi con la epidural me provocaron una Meningitis Bacteriana de la que casi no salgo. Secuela: Estancia en hospital de un mes y una sordera en ambos oídos de un 55% en cada uno, audífonos de por vida.
    Es por eso mala la epidural? no. NO fue un efecto secundario, fue mala praxis.
    Los que defienden parto sin epidural, les aconsejaría se sacaran una muela de la misma forma.

    23 octubre 2017 | 10:30

  3. Dice ser susi

    Pues si, yo iba convencidísima de ponerla, pero resulta que llegué con casi 9 cm de dilatación y no hubo manera ya. Así que nada, a pelo como antiguamente…

    23 octubre 2017 | 10:57

  4. Dice ser Mamá doble

    Yo he parido a mis dos hijos sin epidural por deseo propio. La recuperación en ambos casos ha sido inmediata, perfecta y sin efectos secundarios de ningún tipo. Hoy en día existen muchas técnicas que nos ayudan a llevar mejor el proceso del parto y el dolor que podamos sentir, de una manera más natural, sin los múltiples intervencionismos que se practican en los últimos tiempos. Nuestros cuerpos están diseñados para parir, tal y como lo hicieron nuestras madres y abuelas. Debemos confiar más en la naturaleza, que es sabia, aunque también deberíamos estar más informadas al respecto por parte del personal sanitario.

    23 octubre 2017 | 11:06

  5. Dice ser gracielainchauspe

    No siempre, pero alguna consecuencia puede traer.ej.migrañas recurrentes.eso, sin contar que es una inyeccion en la medula,y……mucho mejor es el gas trilene, que se aplica aca en argentina aparte de la peridural, no trae consecuencias, no se sufre y se realizan perfectamente los pujos sin dolor, y no tiene ningun riesgo cimo la peridural

    23 octubre 2017 | 13:21

  6. Dice ser Jaione

    Para Mamá doble: siguiendo tu lógica entonces por qué tienes internet? tu madre y tus abuelas no tuvieron, no? estamos diseñados para poder vivir sin ello, no? Yo creo que la evolución es exactamente eso. También me recuperé perfectamente y en 3h ya estaba caminando a pesar de los muchísimos puntos externos e internos que me llevé por un desgarro (el niño estaba en el percentil 99 y la niña ahora ya viene más grande todavía…). Me parece muy respetable quien decida no ponérsela, no es obligatoria y puedes tener problemas varios, en mi caso funcionó todo perfectísimo pero sé que podría no haber sido así.

    Para gracielainchauspe: no conocía esa anesthesia… nunca me ha hablado de ella ni las comadronas ni los gines ni nadie… interesante si funciona tan bien!

    23 octubre 2017 | 14:32

  7. Dice ser May

    En mi primer parto me la pusieron a los 2,5 cm y tuve un parto muy bueno, dilaté bien, noté cuando la niña quería salir y la ayudé empujando. En mi segundo parto también tenía claro que la quería pero cuando me bajaron el anestesista tenía que asistir a una urgencia y no pudo ponermela. Me propusieron esperar pero dilaté muy rápido y a los 9cm tuvieron que romperme la bolsa. Lo pasé mal no lo voy a negar, pero la recuperación fué mucho más rápida y pude aguantar el dolor

    23 octubre 2017 | 18:11

  8. Dice ser graciela

    en realidad el trilene es una anestesia que ya no se usa, en operaciones prolongadas puede ser toxica, pero administrado en umuy pequeña cantidad y disminuido, por aspiracion, es una sedacion que no duerme a la paciente y elimina el dolor.para mi fue fantastico

    23 octubre 2017 | 22:06

  9. Dice ser Elena pizarro

    Como farmaceutica y madre de 3 niños puedo decir que cada parto es diferente al igual que cada embarazo. Asi mismo cada hospotal tiene unos protocolos diferentes de anestesia y cesarea pero hemos de concienciarnos que decidas epidiural o no, es una irresponsabilidad no dar a luz en el hospital como hacen bastants madres hoy en dia que quieren hacerlo en su propia casa. Lo digo por experiencia propia,y no una experiencia muy buena

    23 octubre 2017 | 23:17

  10. Dice ser Irene

    Mi primer parto fue con epidural y buenisimo. Para el segundo yo iba convencidisma de que me la iban a poner y cuando llegue al hospital estaba completamente dilatada asi que nada de nada, a pelo. Lo peor es eso, que me bloquee y pensé que no era capaz y pase unos momentos malos hasta que me centré. Admiro a la gente que es capaz de dar a luz sin ella por eleccion propia, yo la verdad no repetiria, lo pase fatal.

    24 octubre 2017 | 00:59

  11. Dice ser lope

    Mamá Doble, y nuestros cuerpos están diseñados para tener caries, y apendicitis y para padecer y sufrir lo que venga.
    ¡Anda¡ y para tener hemorroides, así que nada a sufrirlas en silencio.
    Eso de parir sin epidural es vamos, de una heroicidad… porque yo lo valgo ….

    24 octubre 2017 | 10:33

  12. Dice ser Daniela

    Estoy de acuerdo con Mama Doble, si, tenemos la capacidad de quedarnos embarazadas y dar a luz. Desgraciadamente se nos ha inculcado desde la infancia que el parto es doloroso, asociamos las contracciones con dolor, es algo que llevamos grabado a fuego en nosotras. Asi, estamos predispuestas a vivirlo de ése modo, y el dolor, no es mas que el resultado de un proceso que nuestro cuerpo esta experimentando. Podemos gestionarlo, porque el dolor no es un ente externo, el dolor esta en nosotras y se prolonga e incrementa ante la salida de miedos e inseguridades que surgen durante el parto. Es la confianza y autoestima lo que hemos de trabajarnos para llegar al momento del parto sabiendo que podemos hacerlo. Dolor? Claro que hay y opciones hay multiples para poder disminuirlo: desde sofrologia, acupuntura, ejercicios perinatales de la madre con movimientos circulares y de apertura de cadera, meditacion, aceites esenciales inhalados para reducir el estrés durante el parto, baños de agua templada, etc. La cuestion es que cualquier opcion es valida, y ademas se pueden intentar unas y si no funcionan en el caso personal pues cambiar a otras. Se ofrece en primer lugar probar sin epidural basicamente por la conexion con tu propio cuerpo y para cambiar la idea de que el dolor es algo ajeno, no, es algo nuestro y podemos gestionarlo e incluso prepararnos para ello durante el embarazo. El pensar que el dolor puede dominarnos o que el parto es sufrimiento es dar ya la batalla por perdida de antemano y pensar que tu como ser, y como mujer, no tienes ningun poder sobre ti misma.
    Comparar el parto a sacar una muela o una apendicitis esta completamente fuera de lugar. Cada proceso es diferente, y creo que merece la pena valorar la transformacion que supone el embarazo y parto tanto para la mujer como para el bebé que llega.
    Sobre todo, seria bueno si dejasemos de desacreditarnos entre nosotras. Cada una es libre de experesarse y delegir finalmente lo que le viene mejor para cada momento.

    24 octubre 2017 | 16:22

  13. Dice ser marian

    Daniela, no todas tenemos la capacidad de embarazarnos o de dar a luz ni de dar pecho, la naturaleza no es tan perfecta y si fisiológicamente no se puede, no se puede.

    Por otro lado, la autoestima y el emponderamiento no tienen nada que ver con el dolor, el parto duele y mucho, tanto si te cuentan lo contrario como si no, perdona pero no es de listos negarlo porque es un hecho.

    Actualmente hay medios para paliar ese y otros dolores, ¿acaso tenemos las mujeres que seguir en nuestro papel de sufridoras para demostrar al resto de mujeres lo mártires que podemos llegar a ser por “¿amor?”?… que quieres que te diga me parece un retroceso magnífico: pare con dolor, amamanta con o sin dolor hasta yo que se los años, cuida a tus mayores y en definitiva vuelve a casa…. por Navidad y para quedarte… me suena muy machista y muy estúpido (o surrealista si ofende el adjetívo).

    25 octubre 2017 | 11:06

  14. Dice ser susi

    Mucha razón, Marian. Está volviendo el machismo más rancio, eso si, esta vez dulcificado y remasterizado bajo el rollito eco-naturalista. si bien es cierto q lo que se ha venido haciendo en muchos partos hasta ahora es una burrada, cada vez hay más hospitales que deciden intervenir lo mínimo. Pero de ahí al parirás a tus hijos con dolor……pues chica que quieres q te diga, a mi es que me salió asó, pero si repito, epidural al canto, lo tengo claro. Lo siento mucho, pero no tengo vocación de mártir.

    26 octubre 2017 | 12:43

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.