Las tres claves que han salvado la vida de Grosjean en Bahréin

Romain Grosjean aparece entre las llamas.

Romain Grosjean ha renacido de entre las llamas este domingo en Bahréin al salir con heridas y quemaduras de carácter leve después de un brutal accidente en el que su monoplaza ha ardido en cuestión de segundos.

Pero aunque podríamos hablar de milagro, hay tres elementos mucho más terrenales que han sido fundamentales para que Grosjean pueda contar la experiencia. Son los siguientes:

1. Halo: Ha sido la clave de todo. Esta pieza de seguridad que protege la cabina del piloto se introdujo hace dos años y ha evitado que la cabeza de Grosjean impactara directamente contra la valla metálica del circuito después de que su monoplaza atravesara literalmente el metal.

2. Traje ignífugo: Los monos de los pilotos han evolucionado muchísimo para hacerlos cada vez más resistentes al fuego. Actualmente son de un material llamado nomex y son capaces de resistir intactos hasta 11 segundos bajo unas llamas a temperatura de 800 grados. En el interior del mono, la temperatura se mantiene por debajo de los 41 grados. El francés ha tardado más de 11 segundos en salir de las llamas, pero solo ha sufrido quemaduras leves.

3. Célula de supervivencia: El habitáculo donde se sitúa el piloto se conoce como célula de supervivencia y es capaz de soportar presiones equivalentes a un autobús de dos pisos. Está diseñada para que no pueda ser atravesada ni deformada en caso de accidente. El monoplaza se partió en dos, alejando al piloto del tanque de gasolina y la célula de supervivencia lo mantuvo a salvo, pues permaneció intacta.

PD. En 1976, Niki Lauda se debatió entre la vida y la muerte tras quedar atrapado entre las llamas en su monoplaza. Los avances en seguridad han sido espectaculares en la Fórmula 1.

1 comentario

  1. Dice ser Jean Jacques

    Pues ya solo les falta instalar el “TK3D” de Technokontrol, que hace imposible cualquier explosión de depósito….

    30 noviembre 2020 | 21:45

Los comentarios están cerrados.