Entradas etiquetadas como ‘línea base’

El método de la investigación criminal para pillar a un mentiroso

Hay vida más allá de los consejos populares para detectar mentiras. Que si se toca la nariz, ha cruzado los brazos, mira hacia abajo, se mueve mucho y está nervioso… Los ‘trucos’ aislados’ pueden inducir a error; en general, no son válidos sin un contexto y sin individualizar el caso de análisis.

Licencia Creative Commons

Licencia Creative Commons

Que sí, que la comunicación no verbal es muy importante en la detección de la mentira, pero no nos debemos de fijar solamente en las formas, en el cómo nos cuentan algo, sino también en el contenido, qué nos dicen. En esta última parte hay bastante evidencia científica que ayuda a los investigadores a centrar información creíble o no en un interrogatorio por ejemplo.

Detectar el engaño puede ser un juego para la mayoría de nosotros, pero lo cierto es que se convierte en una competencia muy requerida en ciertos ámbitos profesionales, sobre todo los relacionados con la inteligencia o la seguridad.

La técnica Reid o Entrevista de Análisis de Conducta (BAI) consiste en unas determinadas sesiones de preguntas y respuestas que no son acusatorias, tan solo provocan que el sujeto nos muestre sus‘ signos particulares de verdad o de engaño.

Los investigadores formulan primero cuestiones relativas a los antecedentes de la persona entrevistada para conseguir información personal y evalúan así su comportamiento verbal y no verbal. De esta manera relajada ya han obtenido un patrón de conducta ‘normal’, una línea base de ese sujeto concreto.

A continuación, proceden a preguntas que provocan un comportamiento determinado con el fin de obtener respuestas verbales y no verbales diferentes a la línea base previamente establecida.

Por este motivo, en nuestra cotidianeidad, podemos escuchar aquello de ‘mi madre siempre me pilla cuando miento‘, ella o las personas muy cercanas a nosotros ya tienen establecida nuestra línea base de comportamiento habitual y será capaz de detectar los ‘cambios’ de conducta de una forma más sencilla y eficiente que cualquier desconocido que intente pillarnos.

Otro de los principios más importantes de esta entrevista es no decirle jamás al otro lo que ya sabemos sobre él en relación con los detalles del caso (pistas o evidencias recogidas o datos obtenidos de otros testigos o implicados en el suceso),

Tiene sentido ¿no? Podríamos aplicarlo a la vida diaria: si una amiga nos llama y nos dice que ayer por la tarde vio a nuestra pareja con otra persona en actitud algo extraña y le soltamos ese dato nada más entrar por la puerta de casa, le daremos opción a ‘explicar’ el hecho como buenamente pueda.

Si por el contrario, ocultamos el dato y simplemente le preguntamos: “Cariño, ¿qué tal la tarde de ayer?, ¿qué hiciste?” Podremos comprobar libremente si opta por mentirnos o nos cuenta la verdad, qué nos dice y cómo lo relata.

En palabras de sus creadores: “Estas técnicas son similares a un juego o estrategia psicológica en el que la persona que sabe más sobre las estrategias de la otra persona tiende a ganar“.

*Referencias:

https://reid.com/resources/investigator-tips

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2021-08-05/el-metodo-que-usan-los-cientificos-para-un-mentiroso_3191107/

*Nos vemos este jueves en la Feria del Libro de Madrid:

¿Qué esconde la “sonrisa” de Angela Merkel?

Normalmente, la expresión facial refleja un estado de ánimo momentáneo que se corresponde con las emociones básicas o primarias (alegría, ira, miedo, asco, sorpresa, tristeza y desprecio) o a las infinitas combinaciones de éstas que dan lugar a infinitas emociones secundarias (celos, orgullo, culpa, vergüenza…)

Si bien es cierto que hay estudios científicos que demuestran que la constante repetición de una expresión facial también puede dar buena cuenta de cuál es nuestra emoción más estable, es decir, de nuestra personalidad y hasta puede configurar la morfología de nuestro rostro, por ejemplo, una persona iracunda y agresiva tendrá más arrugas entre las cejas por el constante ceño fruncido, o una persona muy risueña tendrá más ‘patas de gallo’ o arrugas en las comisuras de los labios.

Un excelente psicólogo y amigo costarricense, Marcos Cabrera Medaglia, me ‘regala’ esta fantástica composición de fotografías de Angela Merkel retratada desde sus tiempos de estudiante hasta la actualidad. En todas ellas podemos observar de forma reiterada una expresión facial de una emoción en particular… ¿Sabríais decir cuál es?

Efectivamente, cuando una expresión facial forma parte de la línea base de una persona nos puede dar pistas sobre algunos de sus rasgos de personalidad, ya que ese patrón nos muestra un ‘estilo no verbal‘, un repertorio de gestos, posturas, etc que persisten en una gran variedad de situaciones y que se mantienen a lo largo del tiempo.

Quien siga el blog con asiduidad no le habrá costado adivinar que en estas fotografías detectamos perfectamente la emoción del desprecio, que suele ser bastante habitual en los debates políticos que he analizado anteriormente.

Esta expresión se dibuja en el rostro con una elevación unilateral de la comisura labial, es decir, la sonrisa no es completa, solo hay acción muscular en un lado de la cara, lo cual supone un sentido de superioridad frente a alguien, algo o una situación. Nos indica que alguien se siente “más que”, se percibe “mejor que…”, puede indicarnos que tiene un sentido de “grandiosidad” en alguna área (sea intelectual, física, de habilidad, moral, económica, etc).

Es esencial recordar que esta es una posibilidad, detectar una expresión facial de emoción nos indica cómo se siente la persona pero nunca nos dirá por qué, para ello hay que indagar mucho más. En mi opinión, y analizando las numerosas apariciones públicas de esta política, me inclino por una de las opciones que me plantea mi compañero Marco:

“Cuando se combina la emoción de desprecio (como sentido de superioridad) con las emociones de ira y asco, se conoce como ANCONDI (ANger, CONtempt y DIsgust) y es predictor de líderes/personas autoritarias, impositivas, que pueden actuar de esa forma cuando lleguen al poder (resultados de estudios Minerva de Matsumoto, en el marco de la lucha anti-terrorista, la identificación de posibles conductas peligrosas, y el rol de la emoción en “grupos ideológicos”, investigaciones iniciadas desde el 2009, y financiadas en parte por el Departamento de Defensa de EEUU). Por ejemplo, Trump también presenta claramente ANCONDI en la mayoría de sus intervenciones públicas/mediáticas.”

Observar la Comunicación No Verbal de una persona en su línea basal nos da pistas muy relevantes de algunos rasgos posibles, es un elemento sugerente que nos permite perfilar indirectamente su personalidad y generar hipótesis, sin olvidar ser muy cauteloso y reservado a la hora de analizar imágenes, sobre todo si son estáticas y no tenemos el contexto.