BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

El secreto de llamar a las personas por su nombre

Simple y sencillo, el pequeño detalle de llamar a las personas por su nombre produce un efecto psicológico muy positivo en las relaciones personales. Nos hace sentir escuchados, valorados e importantes; establece un puente de confianza y vuelve a las personas más receptivas. Conlleva un elevado impacto emocional.

Y es que realmente el nombre propio es nuestra seña de identidad. El hecho de que nos recuerden por nuestro nombre es algo que agradecemos con calidez, ya que despierta nuestra empatía de forma inmediata.

Cale Carnegie, exitoso empresario estadounidense y un apasionado del concepto de liderazgo, hablaba de este gesto tan simple: “Llame a los demás por su nombre, recuerde que para toda persona, su nombre es el sonido más dulce e importante en cualquier idioma”.

Exponía ejemplos muy interesantes: Theodore Roosevelt recordaba los nombres de cada uno de los empleados de la Casa Blanca, sus vidas, historias, familias y sus dolencias personales. No sólo eso, también lo hacía con cientos de electores, referentes políticos, nacionales e internacionales. Un hombre con gran liderazgo.

Según una revolucionaria investigación de la Universidad de Nueva Jersey (EE.UU.), cuando escuchamos nuestro propio nombre, el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro se activa con más esfuerzo que cuando oímos el nombre de otras personas. Concretamente, la actividad es mayor en las neuronas de la corteza frontal media y la corteza temporal.

Estos experimentos demuestran que reconocer que alguien nos nombra, pone en marcha zonas cerebrales específicas que permanecen en silencio el resto del tiempo”, concluían los autores en un artículo de la revista Brain Research.

No es difícil, habrá que ponerlo en práctica!

 

*Fuente de consulta: http://www.aden.org/business-magazine/

 

5 comentarios

  1. Dice ser montse

    Me ha gustado leer este artículo, porque yo ya lo había observado exactamente como lo describe , trabajo cara al público , sé que es porque llevo una tarjeta identificativa, pero cuando alguien se me acerca y me dice buenos días Montse ,percibo ,algo agradable en esa persona

    20 febrero 2018 | 9:43 am

  2. Dice ser Escribe aquí tu comentario

    MANUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, VEN ACÁ PA´CA ¡que gusto me he quedao!

    20 febrero 2018 | 10:31 am

  3. Dice ser Manuel

    A mi me ha pasado en alguna ocasión y es cierto, las relaciones cambian muchísimo

    20 febrero 2018 | 10:39 am

  4. Dice ser ISB

    Ya le ponía yo buena nota a ello aquí:
    “Muchas gracias, María” (sustitúyase el nombre propio por el de quien proceda) da ya para notable. No podemos olvidar que personalizar el agradecimiento ofrece siempre un plus”.
    Escoge la gratitud https://dametresminutos.wordpress.com/2015/05/07/escoge-la-gratitud/

    20 febrero 2018 | 10:43 am

  5. Dice ser Pastelito

    Un gesto de lo más “sencillo” que logra abrir muchas puertas…buen consejo!!

    20 febrero 2018 | 11:08 am

Los comentarios están cerrados.