BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

La historia de Nu: superación del acoso escolar

Por Plan Internacional Vietnam

* Plan Internacional ha lanzado el informe “Promoción de la igualdad y la seguridad en los colegios”, elaborado junto al Centro de Investigaciones de la Mujer, sobre violencia escolar en 32 colegios de Camboya, Nepal, Indonesia, Pakistán y Vietnam.

Niñas en un instituto de Vietnam

Varias adolescentes en clase en un instituto de Vietnam

Estoy en el 9º curso de secundaria en un instituto de los suburbios de Ha Noi, en Vietnam. Se me da bien el colegio y tengo bastantes amigos. Pero todavía recuerdo cuando llegué a la pubertad, mi apariencia comenzó a cambiar y empecé a diferenciarme de las otras chicas de la clase. Por los cambios de mi cuerpo, los chicos de clase comenzaron a mirarme y a hacer comentarios. Me hacían sentir muy miserable.

Hai era uno de aquellos chicos. Durante el recreo, Hai y sus amigos me señalaban y hacían comentarios sobre mi apariencia. Me hacían sentir incómoda, me intimidaban y llamaban a otros chicos para reírse de mí. Empecé a tener miedo de él y desea estar sola, pero como estudiábamos en la misma clase no había manera de escapar de sus burlas.

Aunque le temía, nunca pude contarle a nadie cómo me trataba. Me preocupaba que mis amigos también se fijaran en mi cuerpo si les decía algo sobre el comportamiento de Hai. Estaba tan asustada que pensé en dejar el colegio.

Infografía sobre violencia escolar en Asia

Infografía sobre violencia escolar en Asia

Después me enteré de que en el colegio se ofrecían servicios de asesoría psicológica. No me atrevía a visitar la sala de los orientadores porque pensaba que mis amigos se darían cuenta. Entonces un día me di cuenta de que había un buzón al lado de la sala. Animaba a la gente a depositar preguntas o a compartir sus opiniones. Escribí una carta al orientador de mi colegio, Ms. Cuc.

La sala de orientación es una barrera psicológica porque los estudiantes son reacios a cruzar la puerta para visitar al asesor. Muchos quieren vernos para contarnos sus experiencias, pero son tímidos. Como solución, instalamos el buzón para animarles a compartir sus problemas por escrito. Hemos recibido varias cartas de nuestros estudiantes. Nu es una de ellos”, explica Ms. Cuc.

Un día Ms. Cuc vino a verme. Me pidió que la ayudara a escribir en su diario porque yo tenía buena caligrafía. Con esta tarea específica encomendada, estaba feliz de poder ir al centro de orientación sin preocuparme de los rumores. Después de hablar con ella, empecé a sincerarme y le conté sobre la situación con Hai y mis ideas sobre dejar la escuela. Ella me prometió trabajar conmigo y me dijo que se tomarían las acciones necesarias para que este tipo de comportamiento no se repitiera de nuevo.

Después de leer la historia de Nu, le pedí que viniera a mi despacho para poder ayudarla y ofrecerle apoyo. También me di cuenta de que el comportamiento de Hai se debía a sus miedos personales y sus inseguridades. Tuve una conversación privada con Hai y le expliqué las consecuencias de sus actos, desde una perspective legal pero también desde cómo estaban afectado a Nu”, dice Ms. Cuc.

Después de esa conversación, pude ver que Hai estaba arrepentido de su comportamiento. Aunque no me pidió disculpas directamente, se disculpó en una carta. Todavía temía encontrarme con él, pero siguiendo los consejos de Ms. Cuc, empecé a leer y a aprender sobre formas positivas de enfrentarme a mi miedo.

“Para ganarse la confianza de Nu, los profesores la animaron a participar en otros grupos estudiantiles y en actividades extraescolares. También le recomendé leer libros como “Simpatía y perdón”, para que pudiera superar su angustia con la situación. Me alegro de ver que aceptó mi consejo con una actitud positiva”, explica Ms. Cuc.

Semanas después del incidente, devolví los libros que había cogido prestados. Ahora me siento segura y me atrevo a enfrentarme a Hai. Ya no pienso en dejar la escuela. De hecho, ahora hablo con mis amigos y les he dicho que si alguna vez tienen que enfrentarse a estos problemas, pueden hablar con los asesores escolares.

La historia de Nu se repite en muchos otros países, ya que por desgracia la violencia y el acoso escolar son problemas muy extendidos. Según el informe “Promoción de la igualdad y la seguridad en los colegios”, publicado ayer por Plan Internacional, el 70% de los alumnos y alumnas sufren violencia en los colegios de Asia. Además, el 43% de los escolares que sufren violencia en las aulas no se atreven a denunciarlo.

El instituto de Nu está involucrado en un proyecto con enfoque de género apoyado por el Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para el Fin de la Violencia contra la Mujer, que pretende llegar a unos 30.000 adolescentes de entre 11 y 18 años. El modelo promociona espacios para la infancia seguros y responsables donde los adolescentes reciban una educación de calidad en un ambiente libre de violencia.

Basándose en este modelo de éxito, el departamento de educación de Hanoi pretende replicar la iniciativa en 766 colegios de la ciudad para llegar a más de 500.000 adolescentes, lo que supone una oportunidad única para promocionar otras normas de género y relaciones interpersonales en las ciudades de Vietnam.

2 comentarios

  1. Dice ser Aquí no pasa nada

    El día en que salga una estadística de acoso escolar real en España dejaremos de buscar historias fuera.

    Si no sabemos solucionar lo nuestro, cómo vamos a solucionar lo ajeno. Pasividad total de padres, instituciones y colegios.

    27 Febrero 2015 | 13:39

  2. Dice ser nekane

    La idea del buzón es fabulosa!
    en cualquier caso es lo que estamos provocando en ésta sociedad que no sabe orientarse y andando a trancas y barrancas es lo que se consigue!, queda claro que el acoso viene de alguien que es acosado, o sea sale de su día a día con el entorno familiar, los problemas os e cogen de raiz o se hacen imposibles, tambien esta sociedad tan políticamente correcta y llena d eprohibiciones, inhibe el crecimiento normal d elas personas, que aveces necesitan golpear para sacarse el nudo de dentro y el sentido d eno necesitar dar el golpe aotro es entenderlo uno mismo, no que te lo impongan, antes nos hemos pegado a morrazos de chavales y no ha pasado nada, no había que llegar más lejso que tumbar al contrincante y al ser el pan de cuasi cada día no había que martillear a nadie a fondo y desde luego esa violencia se sabía d edonde venía, te pegaban en cas, en clase y hasta el apuntador tenía permiso, pero pegar mal solo la poli franquista, aunque la de hoy no parecen venir de mejor escuela …educación eduque, sociedad eduque y así se suma y se sigue solo…

    28 Febrero 2015 | 11:48

Los comentarios están cerrados.