BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Y de repente Ambia se puso mejor

Por Michele Trainiti (Médicos Sin Fronteras, Etiopía)

He pasado casi ocho meses en Etiopía, concretamente en Hiloweyn y sus alrededores, trabajando para MSF en la respuesta a la crisis de los refugiados somalíes. Al principio era responsable del centro de salud, y más tarde me hice cargo de todos los proyectos en Liben.

Cuando pienso en el campo de refugiados de Hiloweyn, pienso en Ambia. Fue uno de nuestros primeros pacientes, una pequeña de 9 años y 10 kilos de peso, enferma de tuberculosis y sin nadie en la vida aparte de un tío suyo. Todo el resto de su familia había muerto durante la crisis nutricional o en la guerra. Ambia ha sido uno de los símbolos de nuestro centro de salud.

Por aquel entonces, entre finales del verano y otoño de 2011, el hospital estaba abarrotado de pacientes: solíamos tener entre 40 y 50 niños hospitalizados con desnutrición severa, de los cuales por lo menos 8 estaban ingresados en cuidados intensivos. El personal tenía que hacer guardias agotadoras para poder atender a todos los pacientes las 24 horas del día.

Fuera del centro de salud, una multitud inacabable esperaba a ser admitida también en nuestro programa nutricional. Cientos de mujeres con niños desnutridos. Dentro del centro, los médicos y enfermeras corrían de una tienda a otra, de un paciente a otro, durante todo el día, con solo unos pocos minutos de descanso para comer y cenar.

En aquel momento, el campo albergaba a unos 25.000 refugiados del sur de Somalia, que habían llegado hacía unas pocas semanas. Cada mañana distribuíamos sudarios para aquellos que habían muerto en el campo durante la noche. Perdíamos a entre tres y cuatro niños cada semana y, en el peor momento, llegamos a perder uno al día. La situación era muy difícil, la población en el campo no reconocía la desnutrición como una enfermedad, probablemente acostumbrada a años y años de hambruna y sequía, y por lo tanto nos traían a los niños sólo cuando enfermaban de algo más (diarrea, infecciones respiratorias, etc.), así que a menudo nos llegaban en un estado muy crítico.

Y entre ellos se encontraba Ambia. Como os digo, tenía 9 años y pesaba 10 kilos. Ojos abiertos al mundo de par en par, muñecas tan pequeñas como las de una niña de 4 años, muy testaruda, muy débil, siempre a la defensiva. Siempre enferma. No importaba lo ocupados que estuviesen los sanitarios, siempre sacaban unos minutos extra para ella. Y ella sonreía, pero no mejoraba. Conseguía ganar peso, pero al cabo de unos días volvía a perderlo rápidamente. Su diagrama de peso era una línea irremediablemente descendente.

Pensando en aquel tiempo, siento que de alguna forma ella era el paradigma de toda aquella crisis: un lugar complicado donde, a pesar de los inmensos esfuerzos, no vislumbrábamos signo alguno de mejora, donde cada mañana contábamos las camas que se habían quedado vacías por la noche, donde, perdida toda esperanza, las madres querían llevarse a casa a sus bebés moribundos, donde el personal sanitario poco a poco pero de forma progresiva se iba agotando en ese esfuerzo extenuante que supone tener que afrontar una abrumadora crisis nutricional.

Y entonces un buen día, de repente, Ambia se puso mejor. Nos limitamos a cambiar su dieta, ya que de todas formas no estaba respondiendo ya a los alimentos terapéuticos. El tratamiento contra la tuberculosis también empezó a tener sus primeros efectos positivos. Siempre recordaré a su tío llorando quedamente al darle las gracias al médico por salvarle la vida a la pequeña.

En octubre de 2011, la situación empezó a mejorar. Había menos pacientes con necesidad de hospitalización, también fallecían menos, y la mortalidad en el campo estaba bajo control. La situación sanitaria y nutricional se fue estabilizando poco a poco, la distribución de alimentos cada vez llegaba a más gente y los esfuerzos médicos por fin daban resultado.

La semana pasada, después de siete meses, volví a ver a Ambia. Y apenas pude reconocerla. Iba vestida con un traje somalí tradicional, el pelo cubierto y un velo enmarcándole el rostro, los mofletes y la cara resplandecientes… tuve que buscar ese pestañeo de obstinación en sus ojos para encontrar en ella a la Ambia que yo conocía.

Compartía sonriente un paquete de galletas con una amiga que había hecho en el centro de salud. La enfermera de la sala me dijo que acababa de completar con éxito el tratamiento de tuberculosis pero que todavía iba al centro de salud a diario, por costumbre y por las galletas. Ambia me miró y pude percatarme de que su sonrisa se agrandaba. Quiero pensar que me había reconocido.

Ahora la sala donde Ambia había estado ingresada está casi vacía; sólo hay una pocas camas ocupadas por niños enfermos. La inacabable cola de gente fuera del centro ha desparecido, y en general todo está muy tranquilo en comparación con hace apenas unos meses. La situación sanitaria en Hiloweyn ha mejorado significativamente, la crisis nutricional ha sido derrotada.

____

Foto 1: Una trabajadora de MSF enseña a la madre de un niño con desnutrición aguda cómo completar su lactancia haciendo que el niño tome también suplementos al mismo tiempo que toma el pecho. Hospital de MSF en Hiloweyn, Etiopía, en septiembre de 2011 (© Samuel Hauenstein Swan).

Foto 2: Una larga cola de madres con sus niños, refugiados somalíes, en el campo de Dolo Ado, en Etiopía, en septiembre de 2011 (© Samuel Hauenstein Swan).

Foto 3: Una familia de refugiados somalíes recién llegados a la frontera etíope, en septiembre de 2011 (© Samuel Hauenstein Swan).

Foto 4: Refugiados somalíes en la sala de espera en el centro de salud de MSF en Kobe, Etiopía, en julio de 2011 (© Lali Cambra).

8 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    ¿Pero no decían que ahora con eso de que los países que antes ayudaban tanto a estos tan pobres ya no podian dar nada debido a la crisis mundial? No cabe duda que MSF hacéis milagros. me alegro mucho de vuestros resultados.

    31 Mayo 2012 | 11:36

  2. Dice ser Ricardo

    Es vergonzoso que los grandes políticos permitan esto y admirable que haya personas atendiéndolos. ¡Enhorabuena a estos últimos!

    31 Mayo 2012 | 13:57

  3. Dice ser Neron

    Te doy las gracias porque con la historia de esta pequeña me has alegrado la mañana. Por lo menos hay cosas importantes, como la vida de una ñiña que mejoran. Un abrazo y gran trabajo.

    31 Mayo 2012 | 14:43

  4. Dice ser noemi

    Bendicones a todos los Medicos sin Fronteras,que Dios le de fuerza para seguir adelante.gracias

    31 Mayo 2012 | 15:16

  5. Dice ser Warp_

    Me inclino ante la iniciativa de los que contribuis a médicos sin fronteras.

    Cuanto me cuesta dejar de mirar mi ombligo, aunque no dejo de luchar contra mi hipocresía.

    Sal2

    31 Mayo 2012 | 16:35

  6. Dice ser Una

    Tienen dinero para comprarle velos y vestidos tradicionales somalís, ella tiene piés para venir a buscar galletas gratis que pagan los demás países, tiene la sanidad totalmente gratuita pagando el resto del mundo.

    Les estais enseñando a todos estos que las cosas las regalan por no trabajar, por despreciar nuestra forma de vida, por continuar en una guerra que no quieren parar (Si lo hacen se acabó el todo gratis) ¿Ya se ha casado? Tendrá diez años, si no he entendido mal.

    31 Mayo 2012 | 17:38

  7. Dice ser Cabral

    Hay cada “una”… En fin yo reconoceré tu esfuerzo, sin pensar en lo que “unas” piensan.
    Es admirable y me alegra que hayas ayudado en una causa tan noble. Salud!

    Y Una, espero (de esperanza de Fé no de tiempo) que estos niños a los que hoy están ayudando sean los que puedan cambiar la situación en la que viven en el futuro.

    Y espero que nunca vayas a ser víctima de la injusticia. En fin no gasto mas de mi tiempo en tu maldad.

    31 Mayo 2012 | 19:19

  8. Dice ser Susana

    Sí “Una”, hija mía. Esa niña tiene pies, como TÚ. Se viste con ropa, como TÚ. Tiene sus creencias, como TÚ (por cierto, que no tienen que ser las mismas que las tuyas obligatoriamente). También come, como TÚ, y a veces se pone enferma, como TÚ. Y como TÚ, cuando se pone enferma, le gusta que la atienda un médico. Coincido con “Cabral”: ojalá nunca te veas TÚ en la misma situación que ELLA, en la situación de estar enferma, muy enferma, con la vida amenazada, y que venga ALGUIEN COMO TÚ, y diga que, dado TÚ tienes pies, vas por la calle vestida y tienes tus creencias, no mereces que un médico venga atenderte. Y ojalá en ese momento tengas dinero, porque si alguien como TÚ decide que, aunque seas pobre de miseria, no mereces atención gratuita porque tienes pies, te vistes y crees en algo, LA PALMARÁS. También podrías perder a TU HIJO de la misma manera en esa situación hipotética. Pero no te preocupes, siempre habrá gente que, COMO TÚ, lo justifique, y gente que, como OTROS, decidan salvarte a TÍ o a TU HIJO a pesar de lo que gente como TÚ opina desde su cómodo sofá.

    01 Junio 2012 | 15:49

Los comentarios están cerrados.