BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘orina’

La fábula griega que dio nombre a la parafilia ‘lluvia dorada’

Entre las innumerables parafilias sexuales podemos encontrarnos aquellas que proporcionan placer a ciertas personas y que están estrechamente relacionadas con lo escatológico, debido a que gozan con aquello que expele el cuerpo, como puede ser la orina, excrementos, vómitos…

La fábula griega que dio nombre a la parafilia ‘lluvia dorada’

En el caso de la orina, conocida esta práctica como ‘lluvia dorada’ (su nombre técnico es ‘urolagnia’), consiste en miccionar una persona sobre la otra (e incluso entre sí) y en algunos casos llegar a beber la orina.

El nombre ‘luvia dorada’ proviene de una antigua fábula de la Mitología Griega en la que la joven Dánae (hija de Acrisio, rey de Argos, y Eurídice) fue encerrada por su propio padre en una jaula de bronce, debido a que el oráculo había advertido al monarca que sería asesinado por su nieto. El Dios Zeus, encaprichado de la joven muchacha decidió convertirse en lluvia dorada para así caer sobre Dánae y dejarla encinta. De dicho embarazo nació Perseo quien, siendo ya adulto, cumplió la profecía y mató (accidentalmente) a su abuelo Acrisio.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Destripando mitos: la orina no alivia la picadura de una medusa

Destripando mitos: la orina no alivia la picadura de una medusa

En septiembre de 1997 (hace ya la friolera de 20 años) se emitía el primer capítulo de la cuarta temporada de la serie ‘Friends’, posiblemente la mejor sitcom que se ha emitido por televisión y que mejores resultados de audiencia ha tenido. Llevaba por título ‘El de la medusa’ y la trama se sitúa en que durante la estancia en la playa Mónica ha sufrido la picadura de una medusa y para mitigar el dolor Chadler orinó en ella, debido a que habían visto en Discovery Channel que era un remedio eficaz (al pie de este post tenéis un vídeo de YouTube con la mencionada escena).

Pero este famoso y conocido remedio no surgió de la mencionada serie (a pesar de que la mayoría de su millonaria audiencia así lo creyera y decidiera seguir el consejo a partir de entonces), sino que se trata de una costumbre que prevalece desde hace muchísimo tiempo (siglos) y que hemos heredado de los entornos más rurales, en los que antiguamente se le atribuía una serie de propiedades altamente curativas a la orina y que en realidad no era tan eficaz ni servía para todo (tal y como nuestros antepasado creían).

El hecho de orinar sobre la picadura de una medusa en realidad no sirve para nada y, según en qué ocasiones, incluso podría ser hasta contraproducente hacerlo (además de antihigiénico).

Por un lado hay que indicar que en la mayoría de los casos las medusas no pican, sino que el dolor nos lo produce el simple hecho de haber rozado nuestra piel con uno de sus tentáculos, los cuales van cargados de veneno que al contacto con la piel humana se convierte en tóxico.

El orinar sobre la herirá (que se localiza alrededor de la parte que ha entrado en contacto con el tentáculo y que produce un fuerte dolor y picor muy semejante a un quemazón) puede llegar a provocar que, al mezclarse con la toxina que la medusa ha dejado en nuestra piel, haga una reacción química que empeore y aumente el dolor.

Otra de las cosas que no debemos hacer es echar agua dulce ya que ésta puede provocar que los nematocistos adheridos a la piel, tras la picadura o roce de la medusa, liberen más tóxico, por eso es muy importante intentar quitar todo tipo de resto de tentáculos que pueda haber quedado pegado en nuestra piel, pero no debe realizarse frotando con un paño o con lo dedos sino intentar hacerlo con la ayuda de unas pinzas.

Tras haber recibido la picadura de una medusa lo primero que hay que hacer es salir del mar (con el fin de evitar un shock anafiláctico que podría provocarnos un ahogamiento). El siguiente paso será limpiar la herida con suero salino o en su defecto agua de mar (nunca agua dulce) y aplicar un poco de frío a través de hielo, el cual debe estar envuelto en un paño (jamás en contacto directo con nuestra piel).

Afortunadamente la presencia de personal de socorro en las playas es cada vez más numeroso y la rápida intervención de un socorrista puede mitigar en gran medida el dolor.

 

 

Te puede interesar leer los posts relacionados:

 

 

Fuentes de consulta: scientificamerican / livescience / socorrismo.com / mapama.gob.es
Fuente de la imagen: apes_abroad (Flickr)

Un puñado de curiosidades sobre la historia del orinal

Un puñado de curiosidades sobre el orinalEl orinal, ya prácticamente en desuso entre los adultos hoy en día, ha venido utilizándose desde la antigüedad, existiendo evidencias sobre su uso por parte de los guerreros de Xian en China y de los egipcios en la XIX dinastía.

A lo largo de los siglos ha ido cambiando de nombre (bacinilla, cuña, perico, dompedro, bacín … ), forma y materiales (cerámica, estaño, hierro, bronce, loza, plástico), llegando a convertirse en ocasiones en una verdadera obra de arte o elemento de ostentación por estar hecho de un material noble como la plata e incluso el oro, como es el caso del perteneciente al emperador Heliogabalo.

En la Roma clásica se fabricaban en bronce y se denominaba matula o matella formando parte del mobiliario. A partir del siglo XVII comenzaron a ser realizados en gres y porcelana.

Durante una época fue costumbre colocar un ojo pintado en el fondo del orinal, con la inscripción «¡Te veo!» o «¡Lo que he de ver!».

Tiene su origen en el vaciado de los orinales hacia la vía pública expresiones como ‘¡agua va!’ o ‘¡aguas!’ cuando en las casas no había un sistema de cañerías y el contenido de los orines era lanzado a la calle; muchas veces sin fijarse si pasaba por allí algún transeúnte. Teóricamente había que hacerlo a unas horas determinadas y avisar de lo que se iba a realizar (con el mencionado grito de ¡agua va!) pero no todo el mundo cumplía con este requisito. En la actualidad esta expresión se utiliza para avisar de que vamos a realizar una acción y así prevenir a los demás de sus posibles consecuencias. Del acto de avisar al lanzar a la calle los orines también se originó el gritar la palabra ‘¡agua!’ para avisar de la presencia de la policía, tal y como os expliqué tiempo atrás en otro post.

En Ciudad Rodrigo, en la provincia de Salamanca, se ubica el Museo del Orinal, que recoge aproximadamente unas 1.320 piezas procedentes de 27 países diferentes, fabricados con todo tipo de materiales como barro, hojalata, madera, cristal, oro o plata. El más antiguo de los ejemplares es un bacín islámico del siglo XIII hecho de barro y adornado con pinceladas de óxido de cobalto. El ejemplar más pequeño tiene el tamaño de un garbanzo y está hecho por un joyero suizo en platino y el más grande, de barro, mide 45 centímetros de altura y es originario de la misma Ciudad Rodrigo.

 

Lee y descubre en este blog otros post sobre curiosos inventos

 

Ya está a la venta la edición de bolsillo del libro ‘Ya está el listo que todo lo sabe’

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (366 curiosidades para descubrir el porqué de las cosas cada día) de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/ya-esta-el-listo

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Los pájaros orinan?

¿Los pájaros orinan?

A través del apartado de contacto, Mamen Botella me hace llegar un correo en el que me pregunta si los pájaros orinan, ya que no recuerda haber visto jamás a uno haciéndolo

La orina es un fluido por el que son expulsadas toxinas que han sido ingeridas o producidas por el organismo y que se almacena en la vejiga, donde ha llegado tras haber sido filtrada por los riñones. Una vez allí se evacua a través de la uretra.

Esto es común en los mamíferos pero no en las aves, que no disponen de vejiga* y por tanto el proceso de evacuación de líquidos y toxinas lo hacen de un modo diferente. En lugar de expulsar por dos vías (orina y excremento) en su proceso de eliminación de toxinas no producen urea (al igual que los mamíferos) sino que lo hacen en forma de ácido úrico y va a parar a la cloaca (concavidad al final del intestino) donde se mezcla con los excrementos y es expulsada conjuntamente. De ahí que el resultado de esa mezcla sea el residuo pastoso y blanquecino que defecan.

Por lo tanto, a la pregunta de la lectora, la respuesta es que los pájaros no orinan.

Cabe añadir que el avestruz y el ñandú son dos aves que sí tienen vejiga, de ahí el asterisco

 

Lee y descubre en este blog más posts con curiosidades de ciencia

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué la orina huele tan mal cuando comemos espárragos?

¿Por qué la orina huele tan mal cuando comemos espárragos?

A través de la página en Facebook de este blog, Marga Cabezas me consulta sobre el porqué la orina huele tan mal cuando comemos espárragos.

Si sois de esas personas a las que les encanta comer espárragos (ya sean trigueros hechos a la brasa o blancos con su buena ración de mahonesa) es posible que en más de una ocasión hayáis notado que tras ingerirlos, cuando vais al baño, vuestra orina ha desprendido un olor raro y más fuerte de lo que es habitual (según los estudios, eso le ocurre a más del 60% de la población).

Esto es debido al ‘ácido asparagúsico’ presente en los espárragos, una molécula que cuando es metabolizada por nuestro organismo produce un compuesto llamado metanotiol y que es el encargado de dar ese desagradable olor (algunos califican que ese hedor es parecido al azufre, otros a una col podrida y hay quien lo compara con la peste que desprenden las mofetas).

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

 

Fuentes de consulta: smithsonianmag / rtve / perarduaadastra
Fuente de la imagen: Xenia (morguefile)

¿Por qué cuando hace frío tenemos más ganas de orinar?

¿Por qué cuando hace frío tenemos más ganas de orinar?Recibo un email de Adolfo Núñez que me consulta sobre el porqué cuando hace frío se tienen más ganas de orinar.

Nuestro organismo a lo largo del día recibe cierta cantidad de líquido a través de diferentes ingestas de agua y otras bebidas, y tiene dos modos de eliminar el exceso de líquido que el cuerpo no necesita para seguir funcionando correctamente: uno es a través del sudor y el otro a través de la orina.

Cuando tenemos frío nuestro cuerpo no genera la suficiente energía para provocar la sudoración, lo que hace que, el exceso de líquido que hemos ido tomando (caldos calientes, infusiones, cafés…) tenga que ser finalmente expulsado orinando.

De ahí que en invierno vayamos tantas veces al baño a pesar de beber mucho menos que en verano, ya que con el calor expulsamos gran parte del líquido a través del sudor.
 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 
Fuente de la imagen:Alex E. Proimos vía photopin cc

¿Será la orina el combustible ecológico del futuro?

En todos los grandes laboratorios del planeta hay algún equipo trabajando e investigando en nuevas fuentes de energía y/o combustibles ecológicos para nuestro futuro más inmediato.

Motor de hidrógeno desarrollado por la Dra. Geraldine Botte

Nuevos combustibles para los automóviles son una de las mayores obsesiones de los investigadores e invierten millones de euros/dólares en perfeccionar todo aquello que van descubriendo.

Actualmente,  los automóviles de hidrógeno son una apuesta segura para ese futuro más ecológico que tanto se ansía. Pero aun se está muy lejos de que se convierta en un recurso fácil y económico.

A día de hoy, sigue teniendo unos costes muy elevados la consecución y  almacenaje de este gas, ya que en nuestro planeta existen grandes cantidades de hidrógeno, pero éste se encuentra junto con otros materiales (como es el caso del agua, la mayor fuente de hidrógeno de la tierra)  por lo que todo el sistema de depurado y tratamiento hace que tenga unos costes elevadísimos.

Investigadores  del Centro de Investigación de Energía Electroquímica de la Universidad de Ohio, dirigidos por la Dra. Geraldine Botte, han encontrado la forma de transformar la orina en gas hidrógeno.

A través de un complejo sistema, se logra descomponer de la orina el amoniaco y la urea y transformarlo en hidrógeno.

Las investigaciones se han realizado a raíz de las muestras de orina obtenidas de 22.000 voluntarios (en su mayoría estudiantes de la propia universidad) y cuyos resultados han sido totalmente satisfactorios.

Con las pruebas realizadas, se ha conseguido hacer funcionar un automóvil y que éste recorriese 150 kilómetros con un galón de hidrógeno (3,7 litros) con un consumo aproximado de 40 km/l.

Lo más costoso de todo el proceso es el almacenamiento de hidrógeno, por lo que la solución que ofrece la Dra. Botte es que los automóviles vayan provistos de una celda de combustible, colocando directamente la orina en el depósito y que está se transformara en hidrógeno directamente allí.

A pesar de que las grandes compañías fabricantes de automóviles tienen a miles de ingenieros trabajando en los prototipos, son conscientes de los elevados costes que a día de hoy costará toda esa nueva tecnología y, sobre todo, la falta de infraestructura suficiente para el repostaje de combustible en los automóviles de hidrógeno.

Visto en ohio.edu
//