BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘lluvia’

La fábula griega que dio nombre a la parafilia ‘lluvia dorada’

Entre las innumerables parafilias sexuales podemos encontrarnos aquellas que proporcionan placer a ciertas personas y que están estrechamente relacionadas con lo escatológico, debido a que gozan con aquello que expele el cuerpo, como puede ser la orina, excrementos, vómitos…

La fábula griega que dio nombre a la parafilia ‘lluvia dorada’

En el caso de la orina, conocida esta práctica como ‘lluvia dorada’ (su nombre técnico es ‘urolagnia’), consiste en miccionar una persona sobre la otra (e incluso entre sí) y en algunos casos llegar a beber la orina.

El nombre ‘luvia dorada’ proviene de una antigua fábula de la Mitología Griega en la que la joven Dánae (hija de Acrisio, rey de Argos, y Eurídice) fue encerrada por su propio padre en una jaula de bronce, debido a que el oráculo había advertido al monarca que sería asesinado por su nieto. El Dios Zeus, encaprichado de la joven muchacha decidió convertirse en lluvia dorada para así caer sobre Dánae y dejarla encinta. De dicho embarazo nació Perseo quien, siendo ya adulto, cumplió la profecía y mató (accidentalmente) a su abuelo Acrisio.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde proviene la expresión ‘está cayendo la del pulpo’ para expresar que llueve mucho?

¿De dónde proviene la expresión ‘está cayendo la del pulpo’ para expresar que llueve mucho?

Se utiliza comúnmente la expresión ‘está cayendo la del pulpo’ para referirse a la acción de estar lloviendo con gran virulencia o torrencialmente, aunque también hay quien la utiliza para señalar que a alguien le va a caer una buena bronca e incluso una paliza (‘le va a caer la del pulpo’).

En realidad dicha expresión en sus orígenes nada tenía que ver con la meteorología, el hecho de caer un buen chaparrón, ni bronca alguna, pero sí con la ‘paliza’, aunque no a una persona sino al propio pulpo.

Aquellos que tenéis algún conocimiento culinario bien sabréis que, debido a su morfología, el pulpo tiene su carne muy dura y a la hora de ir a cocinarlo es aconsejable darle unos buenos golpes contra alguna superficie con la intención de ablandarlo. Ese acto de apalizar al octópodo fue lo que originó la expresión en referencia a dar una paliza y con el tiempo se extendió a la mencionada bronca o a las inclemencias meteorológicas.

Cabe destacar que, erróneamente, hay quien explica que el origen a la expresión ‘caer o dar la del pulpo’ proviene de los ocho tentáculos de este animal y del movimiento que hace con éstos que, de golpearnos, nos haría daño, pero es una explicación equivocada.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Post realizado a raíz de la consulta recibida vía email de Verónica Vicente
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Qué significa la expresión ‘caen chuzos de punta’?

¿Qué significa la expresión ‘caen chuzos de punta’?A través del apartado de contacto, Maite San José me pregunta sobre el significado y origen de la expresión ‘caen chuzos de punta’

Nuestro idioma es rico en expresiones que en ocasiones se generaron hace décadas y cuyo origen desconocemos, en este caso decimos que caen chuzos de punta cuando está lloviendo con mucha intensidad (también granizando o nevando) e incluso ante una situación peliaguda y complicada, pero, ¿qué es un chuzo?

¿Qué significa la expresión ‘caen chuzos de punta’?El diccionario de la RAE lo define como: Palo armado con un pincho de hierro, que se usa para defenderse y ofender.

Era, por ejemplo, un instrumento típico de los serenos cuando ejercían su labor de vigilancia.

O en su segunda acepción: carámbano(Pedazo de hielo más o menos largo y puntiagudo)

Por tanto podemos suponer que la expresión caen chuzos de punta referida a las inclemencias meteorológicas extremas se asimila al peligro de algo puntiagudo que puede lastimarte, ya que la lluvia se convierte en algo denso, duro y violento.

‘It’s raining cats and dogs’ (están lloviendo gatos y perros)La expresión inglesa equivalente es ‘It’s raining cats and dogs’ (están lloviendo gatos y perros). Se atribuye su origen a la época medieval cuando las casas más sencillas del pueblo no disponían de bajo tejado y entre las vigas de madera vivían todo tipo de animales, como perros, gatos (que por aquel entonces no solían ser animales de compañía) e incluso ratas. Cuando se producía una lluvia fuerte éstos eran los primeros perjudicados al estar en el tejado y salían huyendo (o caían) al suelo, por eso parecía que estaban lloviendo animales. Otra versión explica que la fuerte lluvia limpiaba los tejados de animales muertos haciéndolos caer a la calle, o que simplemente arrastraba a los que ya había por las calles pareciendo que hubieran caído junto con la lluvia.

 

 

Fuentes de consulta: Rae 1 / Rae 2 / loc.gov
Fuentes de las imágenes: paulclacher /Wikipedia / loc.gov

¿Por qué las botas de agua son conocidas como ‘katiuskas’?

¿Por qué las botas de agua son conocidas como katiuskas?

El motivo por el que las botas de agua en España se conozcan popularmente con el nombre de ‘katiuskas’ proviene de una famosa zarzuela (genero de teatro lírico) escrita por Emilio González del Castillo y Manuel Martí Alonso y música compuesta por Pablo Sorozábal, que se estrenó en el Teatro Victoria de Barcelona el 27 de enero de 1931.

Katiuska, la mujer rusaDicha obra musical llevaba como título ‘Katiuska, la mujer rusa’ y la protagonista principal aparecía en escena provista de unas botas altas de media caña, las cuales recordaban a las utilizadas comúnmente en los días de lluvia.
La popularización de dicha pieza teatral hizo que rápidamente a las botas de agua se les comenzase a llamar ‘katiuskas’ debido a que muchas eran las mujeres que acudían a la zapatería y pedían ‘unas botas como las que lleva Katiuska’.

Cabe destacar que, en el mundo anglosajón, las botas de agua son conocidas como ‘Wellington boot’ o ‘Wellies’ ya que fueron popularizadas en 1817 por el Duque de Wellington.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuentes de consulta:  hunterespaña / lazarzuela / etimologias.dechile
Fuentes de las imágenes:  pixabay / lazarzuela

¿Por qué cuando llueve se producen burbujitas al tocar al suelo?

Imagen tomada del blog toda-avante

Días atrás publiqué una entrada con la respuesta a una de las dos preguntas que me realizó Laia vía email. Aquí viene su otra duda y la respuesta:

¿Por qué cuando llueve se producen burbujitas al tocar al suelo?

Las gotas de lluvia en su caída, llegan alcanzar una velocidad límite que depende del tamaño de la gota. Así, una gota de una décima de milímetro de diámetro alcanza una velocidad límite de 14,4 km/h, mientras que si tiene 6 mm de diámetro cae a una velocidad límite de 38 km/h. En esa caída, el aire que se van encontrando a su paso, se va disolviendo en las mismas (pensemos que el agua de los ríos, que procede básicamente de la lluvia, por ejemplo, contiene aire disuelto que es utilizado por los peces para respirar).
Cuando las gotas de agua llegan al suelo parte de ese aire disuelto se desprende (ya que la solubilidad de los gases en los líquidos varía con la temperatura y con el grado de agitación. A mayor temperatura menor solubilidad y a mayor grado de agitación del líquido menor solubilidad.
Por tanto, al llegar al suelo, como la temperatura es mayor que en la nube y se produce un violento choque contra el suelo, se desprende parte de ese aire disuelto.
Por eso, un refresco en verano caliente al abrirlo se le va el gas y si está frío no se la va, e igualmente si lo agitamos se desprende mayor cantidad de gas y si no lo agitamos, apenas se desprende.

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

Fuente de consulta:  Cayetano Gutiérrez Pérez

¿Llevan limpiaparabrisas los aviones?

En el post titulado «¿Se mojan los aviones al cruzar una nube?» Mariana la Aldeana, una de las más fieles de mis lectoras, me dejó un comentario con la siguiente consulta:
Te parecerá una tontería, pero durante un tiempo estuve preguntándome el por qué los aviones no tenían limpiaparabrisas.
Y me lo sigo preguntando.

Me puse en contacto con Belén Oterino del Centro de Documentación y Publicaciones de Aena (quien ya había colaborado anteriormente con este blog en la entrada «¿Por qué se atenúan las luces de cabina en los aviones al despegar o al aterrizar?»).
Muy amablemente me hizo llegar la respuesta a la consulta:

¿Llevan limpiaparabrisas los aviones?
Los aviones sí tienen limpiaparabrisas, pero sólo los utilizan en tierra; probablemente la pregunta vendrá motivada por el hecho de que normalmente no se ven y esto es porque van camuflados en el fuselaje puesto que sino obstaculizarían la aerodinámica del avión, además de salir despedidos por la fuerza del viento.

Otros posts que te puede interesar leer:

¿Se mojan los aviones al cruzar una nube?

, porque las nubes contienen agua y cristales de hielo. El grado de humedad que adquiere el avión depende de la densidad de las masas nubosas y de la velocidad  del vuelo –un jet es tan rápido que el líquido sale disparado de su superficie–.

Al atravesar una nube con grandes goterones, estos golpean el avión con tanta fuerza que dejan el parabrisas empapado y su sonido retumba en la cabina del piloto. Los radares de los aviones detectan el tamaño de las gotas para que los pilotos eviten las nubes más densas, que se sostienen gracias a fuertes corrientes de aire muy turbulentas.

 

 

(Fuente: Muy Interesante)

¿A qué huele la lluvia?… ¿a qué huele cuando llueve?

Normalmente, cuando se avecina una tormenta podemos percibir un característico olor en el ambiente. Es el peculiar olor de cuando va a llover. Pero ¿a qué huele la lluvia? o mejor dicho ¿a qué huele cuando llueve?
Hay varias teorías sobre ello, pero dos son las que toman más fuerza para los meteorólogos..
Por un lado tenemos a los que defienden la postura de que el olor que percibimos es a “Ozono”. Éste se produce a través de los relámpagos que caen antes de una tormenta. El ozono es un gas de olor característico que aquellos que han podido olerlo dicen que es el mismo que cuando hay tormentas y llueve en verano. Lo que no han sabido explicar es si durante las tormentas de invierno también se puede percibir este olor.
La otra teoría sobre que lo que olemos cuando huele a lluvia, no es lluvia en si sino “Humedad”, ya que ésta es perceptible antes de que llueva. Pero cabe destacar que la humedad no tiene un olor propio, sino que acentúa los olores de aquello que le rodea.
Sea cual sea realmente el olor que percibimos, ozono o humedad, si cabe destacar que éste es característico y peculiar.

 

 

Del libro:
Science Imponderables
David Feldman

¿Qué forma tiene realmente una gota de lluvia?

Si nos basamos en las representaciones gráficas que aparecen en los partes meteorológicos en televisión y en los periódicos, se podría pensar que son similares a las lágrimas.

A decir verdad, son esféricas. Cuando tienen 1 mm de diámetro, adquieren la forma de rosquilla, y si su tamaño supera los 4,5 mm, forman una especie de paracaídas del que penden otras gotitas mucho más pequeñas, que más tarde se dispersan.

 

 

Fuente: Ciencia alucinante (Los mas increíbles descubrimientos científicos)de Torok, Simon – Holper, Paul

¿A qué velocidad caen las gotas de lluvia?

Su velocidad aumenta progresivamente, hasta que la fuerza de rozamiento ofrecida por el aire se equipara con el peso. A partir de ese momento, adquiere una velocidad constante (denominada velocidad limite o terminal), cuyo valor depende del tamaño de la gota. Cuanto más gorda sea, más rápidamente cae. Así, una gota de una décima de milímetro de diámetro alcanza una velocidad límite de 14,4 km/h, mientras que si tiene 6mm de diámetro cae a una velocidad limite de 38 km/h.

Lo mismo que con las gotas de agua sucede con cualquier otro cuerpo en caida libre en el aire (donde hay rozamiento), como un paracaidista. Así una persona, de 80 kg, que se lance desde un avión, a 3.000 m de altura nunca caerá a más de 250 km/h.

 

 

 

Extraído del libro: Fisiquotidianía de Cayetano Gutiérrez Pérez (Licenciado en Ciencias Químicas y Catedrático de Física y Química) con expresa autorización del autor.