Entradas etiquetadas como ‘fobia’

‘Tripanofobia’, el miedo irracional a ponerse una vacuna

La pandemia de Covid19 que ha afectado a todo el planeta ha obligado a buscar la manera más rápida y eficaz de frenar los contagios y poner a salvo a toda la población mundial o al menos al máximo posible de habitantes, por lo que diferentes laboratorios han desarrollado nuevas vacunas capaces de combatir el virus y que, desde el pasado 27 de diciembre de 2020, ya se están administrando.

‘Tripanofobia’, el miedo irracional a ponerse una vacuna

Pero, dejando de lado a aquellas personas que se declaran ‘negacionistas’ de la pandemia y también los declarados como ‘antivacunas’, nos encontramos con un sector de la población que, a pesar de querer ser inmunizados medicamente, se ven incapaces de ponerse la vacuna, debido a que padecen lo que se denomina como ‘tripanofobia’, que se trata del miedo irracional y patológico a ponerse una vacuna.

Esa fobia a ser inyectados con la aguja de una jeringa también se conoce como ‘aicmofobia’ y no solo abarca a las inyecciones o vacunas en si, también ese inexplicable y angustioso miedo se hace extensible hacia todos aquellos objetos puntiagudos que pueda pinchar e incluso cortar (alfileres, navajas, cuchillos…).

Aquí también nos encontramos con quienes padecen de ‘belonefobia’, la cual se trata de un miedo irracional hacia todos aquellos objetos que puedan causar sangre o daño e incluso las personas que sufren mareos y desmayos cuando ven la sangre, debido al miedo que sienten (hemofobia).

Se calcula de algo más de un 10 % de la población mundial padece de tripanofobia y si se junta con quienes padecen otro tipo de fobias similares y que podrían dificultar la vacunación, el porcentaje podría estar alrededor del 20 %.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

El histórico origen de la contundente expresión ‘Odio africano’

El histórico origen de la contundente expresión ‘Odio africano’

A raíz de la filtración con la grabación de una conversación mantenida por los políticos del Partido Popular (el exministro de Trabajo y Asuntos Sociales y expresidente de la Comunidad de Valencia, Eduardo Zaplana, con el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González), en la que el valenciano comentaba al madrileño que José María Aznar sentía ‘odio africano’ por Mariano Rajoy, he recibido un correo a través del apartado de contacto en el que María Luisa F. G. me consulta sobre el origen de dicha expresión y me pregunta si la misma no debería ser censurable por sus connotaciones racistas.

Ante todo cabe destacar que en la expresión ‘Odio africano’ no existe connotación racista alguna hacia las personas originarias de África y que el significado de esta locución viene a destacar una animadversión intensa que siente una persona por otra, pero no por su origen o color de piel, pues su origen es antiquísimo y paso a explicarlo a continuación.

Tal y como defienden la mayoría de etimólogos e historiadores, sitúan el origen de la contundente expresión ‘Odio africano’ a la época en la que la República Romana se encontraba en guerra con la República Cartaginesa del norte de África (y sur de la Península Ibérica) en el siglo III a.C., que eran las dos potencias que en aquel momento dominaban el Mediterráneo occidental (las conocidas como Guerras Púnicas).

Uno de los grandes enemigos de Roma fue Amílcar Barca, originario de Cartago (en la actualidad a escasos kilómetros de la ciudad de Túnez, capital del homónimo país) y que tras su muerte el odio y enemistad que sentía hacia el pueblo romano fue transmitido a las generaciones que lo sucedieron (ente ellos su hijo Aníbal, quien destacó –entre otras muchas cosas- por su ofensiva militar en la que atravesó los Alpes con un numerosísimo ejército de infantería, caballería y los famosos elefantes).

Pero Roma ganó finalmente las Guerras Púnicas e invadió el norte de África, tras algo más de un siglo de enfrentamientos, destruyendo por completo Cartago y apresando a sus ciudadanos a quienes posteriormente vendieron como esclavos. El ‘odio africano’ hacia el pueblo romano se transmitió de una generación a otra, siendo este hecho histórico el que daría origen a la expresión.

Cabe destacar que, erróneamente, hay quien atribuye el origen de la locución a otros hechos (mucho más recientes en la Historia). Por un lado hay quien defiende que la expresión se originó a raíz de la venta de esclavos africanos por parte de españoles, ingleses y portugueses en el continente americano a partir del siglo XVII. También se puede encontrar quienes dan como origen los conflictos militares entre España y el norte de África (Marruecos) durante la segunda mitad del siglo XIX y primer cuarto del siglo XX.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Algunos datos curiosos sobre los zurdos [#DíaInternacionaldelZurdo]

Algunos datos curiosos sobre los zurdos

Desde 1976 viene celebrándose cada 13 de agosto como el Día internacional del zurdo, una iniciativa llevada a cabo por los miembros de la ‘Asociación Internacional de Zurdos’ que gracias a la universalidad de internet ha acabado siendo una jornada que se celebra cada año en más lugares del planeta (Cabe destacar que no fue hasta 1992 cuando empezó a conmemorarse este día a nivel internacional)

Las personas zurdas componen entre el 10% y el 15% de la población mundial. Lo curioso es que el dato exacto no se sabe debido a que en algunos lugares todavía está mal vista la zurdera (por ejemplo en Japón tan solo el 2% de los habitantes se declaran zurdos, aunque se sabe que es mayor el número)

Afortunadamente cada vez son menos esos sitios donde no se permite ser zurdo, pero a lo largo de la mayor parte de la Historia han estado perseguidos. Por ejemplo, la inquisición llegó a juzgar y encarcelar a personas zurdas por el simple hecho de acusarlas de estar al servicio del diablo.

También miles han sido los niños y niñas de todas las épocas (y en España hasta hace apenas tres décadas) que al acudir a la escuela eran obligados a escribir con la mano derecha e incluso habían recibido castigos físicos si los veían usar la izquierda.

El fanatismo contra la zurdera hizo que el término ‘siniestra / siniestro’ (del latín sinister y que significa izquierda) acabara adquiriendo una connotación totalmente negativa, de ahí que  se utilice este vocablo para referirse a accidentes, cosas hechas con mala intención o perversidad y aquello relacionado con la muerte.

Algunas personas han llegado a desarrollar algún tipo de fobia a todo lo que tiene que ver con el lado izquierdo, siendo conocida esta patología como ‘sinistrofobia’ y consiste a un miedo injustificado y sentir repulsa a coger cosas que se encuentran en el lado izquierdo, con la mano izquierda e incluso a relacionarse con personas zurdas.

Uno de los mitos sobre la zurdera que más extendido está, y que casi siempre se añade en esas listas de datos curiosos que se comparten en las redes sociales, es el que se refiere a la esperanza de vida de los zurdos, indicando que éstos viven una media de nueve años menos que los diestros.

Este mito surgió a raíz de los estudios publicados por los psicólogos Diane F. Halpern y Stanley Coren en 1988 en la revista Nature: Do right-handers live longer?’ y en 1991 en el Psychological Bulletin: ‘Left-handedness: a marker for decreased survival fitness’ en los que recogían de una manera sesgada una serie de datos y estadísticas erróneas. Los mencionados estudios han estado rebatidos por múltiples expertos a lo largo de las últimas dos décadas, pero el mito ya está tan extendido que sigue circulando y compartiéndose como si fuera cierto.

Muchas son las personas zurdas que han destacado en el deporte, sobre todo en deportes individuales, teniendo ventaja sobre sus contrincantes diestros.

Los zurdos también suelen destacar en actividades artísticas, especialmente la música y es debido a que utilizan predominantemente el hemisferio derecho del cerebro. Os recomiendo leer el post: ‘¿Cuáles son las habilidades que se desarrollan en cada uno de los hemisferios de nuestro cerebro?’

Que tengáis un muy feliz Día internacional del zurdo

 

Lee y descubre en este blog más posts sobre otros Curiosos Personajes

 

 

Fuentes de consulta: researchgate (pdf)healthfully medtempusfobias eldiario
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Deipnofobia, el miedo irracional y patológico a mantener una conversación durante la cena

Deipnofobia, el miedo irracional y patológico a mantener una conversación durante la cena

A todos nos ha tocado alguna vez acudir a alguna comida o cena con amigos, familia o compañeros (muy típicas durante las fechas navideñas) en las que todos hablan con todos y las sobremesas se alargan entre chupitos y alguna que otra copa de licor.

Pero no todo el mundo es feliz al tener que acudir a alguna de esas comidas o cenas, ya que entre el maremágnum de fobias que existen y afectan a un buen número de personas nos podemos encontrar con la ‘deipnofobia’, la cual se define como un miedo irracional y patológico a mantener una conversación durante una cena, comida o sobremesa.

No hay una respuesta lógica al porqué les ocurre esto a los deipnofóbicos, aunque algún especialista señala que algunos de ellos podría estar originado en la niñez debido a tener que seguir algún tipo de estrictas normas de comportamiento a la hora de sentarse a la mesa.

Al contrario de lo que pueda parecer, aquellos que padecen de deipnofobia no tienen por qué ser personas introvertidas. No es una cuestión de timidez, sino de angustia por el hecho de tener que asistir a uno de esos actos sociales y que exista la posibilidad de tener que dar conversación a los que están a su alrededor.

Tampoco tiene nada que ver la formación y el nivel cultural que tenga, ya que tal y como indico en el título del post se trata de un miedo irracional y pueden estar muy cualificados para hablar de cualquier tema, pero son incapaces de hacerlo en ese entorno.

Los deipnofóbicos suelen inventarse diferentes excusas para no acudir a eventos sociales en los que hay que sentarse alrededor de una mesa: falta de apetito, otro compromiso, encontrarse mal, un contratiempo… De no tener más remedio que ir suelen sentarse en una de las puntas (donde menos personas le rodean) o junto a comensales que saben que no les van a dar/pedir conversación.

 

Lee en este blog más posts sobre otras curiosas fobias

 

Fuente de la imagen: penelopejonze (Flickr)

Clinofobia, el miedo irracional y patológico a meterse en la cama

Clinofobia, el miedo irracional y patológico a meterse en la cama

El cerebro humano es complejo y éste es el que determina qué cosas sentimos y por qué las sentimos (enamorarnos, tener miedo, reprimirnos, dejar soltar nuestra euforia, cólera o tristeza…, por poner unos poquísimos ejemplos)

También es el que se encarga de determinar si padecemos una fobia y qué es a lo que le tenemos esa aversión irracional e injustificada (en una gran mayoría de ocasiones) que se convierte en algo compulsivo.

De los centenares de fobias que existen, una de las más curiosas es la ‘clinofobia’, que es el miedo irracional y patológico que sienten algunas personas en el momento de tener que meterse en la cama.

Los clinofóbicos, a la hora de ir a dormir, comienzan a sentir una extraña ansiedad que les impide meterse en la cama, conciliar el sueño y descansar debidamente. Muchos son los motivos que pueden ocasionar esta fobia que no solo es miedo al acto de ir a la cama física, sino todo lo que representar que llegue la hora de acostarse.

Esa ansiedad, un gran número de veces injustificada, es debido en la mayoría de ocasiones al miedo que sientena que les ocurra algo mientras están durmiendo (morir, ser atacados, que entre alguien a robar, que haya algún tipo de monstruo o espíritu bajo la cama, orinarse encima…). A pesar de que nunca han vivido uno de estos episodios, los clinofóbicos sienten ese miedo irracional que les impide ir a dormir cuando llega la hora de acostarse. Muchas de estas personas acaban quedándose dormidas en el sofá, sin darse cuenta y rendidas por el sueño y el cansancio.

Seguramente muchos de los lectores rápidamente habréis identificado esta fobia con lo que sentían los protagonistas de la saga de películas ‘Pesadilla en Elm Street’.

 

Lee en este blog más posts sobre otras curiosas fobias

 

Fuente de la imagen: youthkiawaaz

El curioso negocio que hay tras las cáscaras de cacahuete recicladas

El curioso negocio que hay tras las cáscaras de cacahuetes recicladasMillones son las toneladas de cacahuetes que anualmente se consumen en todo el planeta, generando estos unas cantidades desorbitantes de desechos en forma de cáscaras que habitualmente son lanzadas al suelo o la basura.

Normalmente cuando los cacahuetes son consumidos en casa acaban siendo recogidos por uno mismo y se tiran al cubo de la basura, pero el problema viene cuando éstas son tiradas al suelo en los estadios o instalaciones deportivas en el que han acudido miles de personas que los consumen.

El curioso negocio que hay tras las cáscaras de cacahuetes recicladasSe calcula que cerca de medio millón de toneladas de cáscaras de cacahuete son las generadas anualmente en ese tipo de lugares, por lo que el gasto que siempre se ha generado en recogerlo y deshacerse de él ha sido astronómico.

Hasta que a alguien se le ocurrió la brillante idea de dar una segunda vida a todas esas cáscaras desechadas que ayudase a respetar el medio ambiente, redujese los costes de recogida que generaba y que encima pudiese dar algún beneficio económico.

Tras investigar cuáles podrían ser las vidas útiles para las cáscaras de cacahuete tras ser recicladas han surgido un buen número de negocios que se encargan de recoger los desechos de los estadios, instalaciones deportivas, bares y otros lugares de consumo para después reciclar y vender como alimento para el ganado o animales de corral, abono orgánico (compost), material para hacer ladrillos ecológicos, combustible (biomasa) e incluso detergente (entre otras muchas utilidades que se les puede dar).

Aquellos que se dedican al curioso negocio que hay tras las cáscaras de cacahuete recicladas no facilitan cifras exactas de cuáles son las ganancias económicas que genera y aunque tímidamente dicen que apenas da para cubrir gastos, muchos son los expertos que aseguran que en realidad da unos pingües beneficios similares a los de otros productos derivados del reciclaje.

Cabe destacar que, aparte de los beneficios y negocios que se puedan crear en torno a esa segunda vida que se le da a las cáscaras de cacahuete, también hay que tener en cuenta todo el comercio que hay alrededor de la semilla en sí: la famosa mantequilla de cacahuete tan popular en Norteamérica, aceite, champús, jabones, biocombustible, colorante alimentario, insecticidas, pegamento, etc

Para finalizar y como nota curiosa, queda añadir que la ‘araquibutirofobia’ es el miedo irracional que sienten algunas personas a que las cáscaras de cacahuete o la mantequilla hecha con este producto se les pegue en el paladar.

 

 

Lee otros posts sobre curiosas y sorprendentes fobias

 

Fuentes de las imágenes: publicphoto / athleticbusiness

Cainolofobia, el miedo irracional a las sorpresas

Cainolofobia, el miedo irracional a las sorpresasEs habitual escuchar a muchas personas decir en alguna ocasión expresiones tan corrientes como  “a todo el mundo le gustan las sorpresas”, pero ocurre que, lo que a primera vista debería ser sinónimo de alegría por la sorpresa recibida, según quien las reciba se puede convertir en uno de los momentos más angustiosos de su vida.

Dentro de la extensa lista de fobias existentes hay una patología llamada cainolofobia (y/o también cainofobia o cainotofobia) la cual consiste en tener un miedo irracional e injustificado a las sorpresas, novedades, cambios…

Las personas que la padecen no son capaces de enfrentarse a procesos de cambios en sus vidas, así como a recibir cualquier tipo de sorpresa, visita inesperada o contratiempo que pueda surgir en cualquier momento.

Muchos pueden ser los factores y motivos que puedan desencadenar en una persona un episodio de cainolofobia, pero generalmente son individuos que están seguros de que cualquier novedad puede venir acompañada de una catástrofe o desdicha.

Debido a ello, los cainolofóbicos suelen llevar una vida llena de rutinas, con el fin de evitar y limitar cualquier posibilidad a que le ocurra cualquier novedad.

 

Relacionado:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

Fuente de la imagen: Shandi-lee vía photopin cc

Tapefobia, el miedo irracional y patológico a ser enterrado vivo

Algunas personas desarrollan un pánico obsesivo y persistente a la idea de que pueden sufrir de catalepsia o cualquier otro trastorno o enfermedad que les haga parecer muertos, aunque realmente no lo estén, y ser enterrados sin haber fallecido… si habéis leído alguna vez a Edgar Allan Poe podréis haber sentido intensamente lo terrorífico de la situación.

Este miedo irracional y patológico a ser enterrado vivo se le conoce como tapefobia. Proviene del griego taphos, cuyo significado es tumba. Existen otros sinónimos para calificar tal patología tales como tafofobia, tafiofobia y tafefobia.

Esta situación podría haberse dado antiguamente con mucha más facilidad que en la actualidad, ya que gracias a los avances tecnológicos y médicos con los que contamos hoy en día es prácticamente imposible dar a alguien por muerto cuando en realidad no lo está, aunque aun y así no es extraño oír el comentario de más de uno que dice:  “A mi incinerarme… por si acaso”.

Durante una época esta fobia estuvo ampliamente extendida y en la gran mayoría de países podemos encontrar infinidad de leyendas urbanas que relatan historias del tipo que, años después de muerta una persona, se la encontró en su tumba con indicios evidentes de haber vuelto a la vida tras ser enterrada e intentar salir del ataúd arañándolo.

Es por ello que se puso de moda construir féretros especiales con diversas medidas de seguridad y en los que algunos tenían una campanilla que podía tocarse desde dentro mediante una cadena o cuerda para así hacer saber que el muerto no era tal y pudiera ser rescatado.

Otros ataúdes permitían izar una bandera, los había que tenían paneles de cristal rompibles en vez de tapa e incluso se llegó a incluir una llave que pudiera ser utilizada para abrir la caja desde dentro en caso de necesidad.

Cabe señalar que es un error muy habitual atribuir el origen la expresión “salvado por la campana” al uso de ataúdes que incorporaban una campanilla, ya que el dicho proviene realmente del mundo pugilístico, cuando el toque de campana en el ring concede un descanso a un maltrecho boxeador que está perdiendo el combate.

Así que no puedo más que desear lo mismo que Lord Chesterfield cuando decía aquello de…

“Lo único que deseo para mi entierro es no ser enterrado vivo”

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuentes de consulta:  elordenyelkaos / emmabalmer / wikipedia / periodicolea
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Samhainofobia: el miedo atroz a la fiesta de Halloween

Samhainofobia el miedo atroz a la fiesta de Halloween
Tal y como os explicaba  en el post sobre el origen e historia de Halloween, esta antiquísima festividad comenzó a celebrarse de modo multitudinario a partir de ponerse de moda Estados Unidos, donde llegó a mediados del siglo XIX, tras la masiva inmigración de irlandeses que fueron los que llevaron hasta allí esta celebración que era una mezcolanza de la fiesta cristiana de la Víspera de Todos los Santos y la tradición celta del Samhain y que tiene lugar cada 31 de octubre.

No todo el mundo disfruta de Halloween de la misma forma, ya que existe un grupo de personas que padecen un miedo atroz e injustificable a todo lo que rodea a esta celebración y son conocidos como ‘samhainofóbicos’, que es el término que se le ha asignado para definir a esta fobia. Curiosamente los expertos han utilizado para acuñar a esta fobia el modo antiguo del nombre de la celebración celta (Samhain).

Todo aquello que tiene que ver con la fiesta de Halloween crea fobia a los que la padecen, no pudiendo soportar la decoración, las calabazas y músicas tétricas, los disfraces y sobre todo los sustos que se realizan.  Cada vez es mayor la presencia de elementos decorativos y la duración de los festejos del Halloween (algunos parques temáticos comienzan a celebrarlo a finales de septiembre),  un hecho que acentúa más el miedo de estas personas ya que está muy presente en muchas rutinas del día a día (anuncios y programas de televisión, decoración en centros comerciales y/o tiendas…).

La samhainofobia está mucho más extendida de lo que realmente se cree, pues esta misma patología aúna a otras fobias a elementos que están presentes en la celebración del Halloween: fantasmas (espectrofobia),  oscuridad (nictofobia), gatos (ailurofobia), cementerios (coimetrofobia) o arañas (aracnofobia), por citar unas pocas.

También podemos encontrarnos con aquellas personas que, por motivos religiosos, están totalmente en contra de la celebración del Halloween y todo lo relacionado con ésta les causa malestar y ansiedad.

 

Lee otros posts relacionados con Halloween

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuentes de consulta: fobias.net / phobia-fear-release.com
Fuente de las imágenes: giarose (Filckr) y Terry.Tyson (Flickr)