Entradas etiquetadas como ‘derby county’

Qué fue de… Archie Gemmil: marcó un gol que fue nombrado en ‘Trainspotting’

Cromo de Gemmill para el Mundial de 1978 (PANINI).

El personaje de hoy es rebuscadillo (bueno, no tanto si te gusta el fútbol británico), pero fue referenciado en una peli muy famosa, así que necesito más excusa. Es Archie Gemmill.

¿Quién era?: Un centrocampista escocés de los 60, los 70 y principios de los 80.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por jugar en el Nottingham Forest campeón de Europa y sobre todo, por su paso por la selección escocesa y por uno de los goles más famosos de la historia de este equipo.

¿Qué fue de él?: Se retiró en el Derby County en 1984. Tras colgar las botas tuvo algunas experiencias como entrenador y en la actualidad da charlas y participa en eventos y cenas para grupos y empresas. Además, es imagen de la marca de whisky Grant’s.

¿Sabías qué…?: Si por algo es famoso Gemmill es por el gol que marcó en el Mundial de Argentina 1978 ante Holanda. El tanto está considerado como uno de los mejores de la historia de la Copa del Mundo y el mejor de la historia de la selección escocesa. Fue en el último partido del grupo 4, ante Países Bajos en Mendoza. Gemmill había marcado ya de penalti antes y el resultado era de 2-1 para los escoceses. Entonces, en el minuto 68, Gemmill recogió un rechace en banda izquierda y tras zafarse de tres defensas de la Oranje, se plantó solo ante Jongbloed y a pierna cambiada lo batió.

– Con ese gol, Escocia se clasificaba por primera vez para una segunda fase mundialista, pero la alegría duró poco, porque tres minutos después, Johnny Rep marcaba el 3-2, tanto que clasificaba a los holandeses por diferencia de goles. El partido acabó con ese resultado.

Cromo de Gemmill en su etapa en el Forest (PANINI).

– El gol de Gemmill, muy famoso en Escocia, cogió más fama gracias a la película Trainspotting (1996), dirigida por Danny Boyle sobre una novela de Irvine Welsh. Situada en Edimburgo, el gol es referenciado en una escena en la que el protagonista (Mark Renton, interpretado por Ewan McGregor), practica sexo con el personaje encarnado por Kelly Macdonald. Al acabar, Renton dice “No me sentía tan bien desde que Archie Gemmill marcó contra Holanda en 1978”.

– Archie Gemmill vio la película en una concentración, ya que entonces era entrenador del Rotherham. Asegura que se sintió muy avergonzado con esa escena.

– Gemmill era uno de los jugadores fetiche del mítico Brian Clough. Con el controvertido técnico de Middlesbrough fue campeón con el Derby County y luego con el Nottingham Forest, no solo de Inglaterra, sino también de Europa.

– Fue Peter Taylor, el mítico asistente de Clough, el que lo descubrió. Recomendó a su jefe el fichaje y tras verlo, al técnico le gustó. Clough fue a casa de Gemmill a Preston para convencerle de se fuera con él al Derby, pero Gemmill no quiso escuchar la oferta. Brian Clough, genio y figura, le dijo que se quedaría a dormir en el coche, aparcado en la puerta de casa del jugador escocés. La mujer de Gemmill no lo consintió y Brian Clough se quedó a dormir con ellos. A la mañana siguiente, durante el desayuno, Gemmill aceptó firmar con el Derby County. Ganaría dos ligas inglesas con los Rams.

– Archie Gemmill tiene un hijo llamado Scot Gemmill, que también fue futbolista profesional. Jugó en el Forest y en el Preston North End, como su padre, además de en el Everton, entre otros equipos. Fue 26 veces internacional con Escocia entre 1995 y 2003 y ahora es seleccionador sub-21 escocés.

– Cuando su mujer estaba a punto de dar a luz a Scot, Archie la subió a un coche y viajó hasta Paisley, su localidad natal, para asegurarse de que su hijo nacía en Escocia.

– Mide 1,65 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Archibald Gemmill nació el 24 de marzo de 1947 en Paisley, Escocia. Debutó como profesional en 1964 en el St Mirren. En 1967 cruzó el Muro de Adriano para jugar en el Preston North End. En 1970 recaló en el Derby County, donde pasó siete años. Luego fichó por el Nottingham Forest, donde jugó dos temporadas. En 1979 se fue al Birmingham City y en 1982 se fue a Estados Unidos para jugar en los Jacksonville Tea Men. Regresó ese mismo año para jugar en el Wigan y en 1982 recaló de nuevo en el Derby County, donde se retiró dos años después. En su palmarés tiene dos ligas y una Charity Shield con el Derby County y una Liga, dos Copas de la Liga, una Charity Shield y una Copa de Europa con el Nottingham Forest. Con Escocia jugó 43 partidos y marcó 8 goles.

Os dejo con un vídeo del golazo de Gemmill:

Hasta mañana.

Qué fue de… Georgi Kinkladze: el georgiano que triunfó en el Manchester City

Kinkladze, con el City (PANINI).

Anteayer hablábamos de una leyenda extranjera del Manchester City previo a los petrodólares y hoy vamos a hacerlo de otra. El protagonista de hoy es Georgi Kinkladze.

¿Quién era?: Un centrocampista georgiano de finales de los 90 a mediados de la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Por sus tres temporadas en el City y por jugar en equipos de fama mundial como el Ajax o Boca Juniors.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2006 en las filas del Rubin Kazan ruso. En la actualidad, es agente de jugadores.

¿Sabías qué…?: De niño practicó danza tradicional georgiana.

– Su padre, ingeniero de profesión, le obligaba deniño a dar vueltas a su casa de rodillas con el fin de fortalecer sus piernas.

– Debutó con la selección absoluta de su país con 19 años.

– En 1993, su agente lo ofreció al Atlético de Madrid y al Real Madrid. Los primeros le ofrecieron una prueba, pero no un contrato, mientras que los segundos sólo entrenar con el equipo. Fue entonces cuando un ojeador de Boca Juniors en España lo descubrió y se lo llevó cedido a Argentina tres meses.

Kinkladze, con el chándal del Rubin Kazan (WIKIPEDIA).

– En Boca apenas jugó tres partidos, pero cumplió uno de sus sueños: conocer personalmente a su ídolo, Diego Armando Maradona.

– En su primer año, el City descendió, pero hizo tan buena temporada que se le relacionó con el Barça, el Inter, el Liverpool o el Celtic, aunque decidió quedarse en Manchester.

– El Ajax lo fichó en 1998 para sustituir a Jari Litmanen, pero Kinkladze no triunfó.

– Fue dos veces elegido como Futbolista Georgiano del Año.

– Es el séptimo máximo goleador de la historia de su selección.

– Mide 1,75 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Georgi Kinkladze nació el 6 de julio de 1973 en Tiflis (o Tbilisi), Georgia. Debutó como profesional en 1989 en el Mretebi de la capital georgiana. En 1991 se fue al Dínamo Tbilisi. En 1993 fue cedido al Saarbrucken alemán y en 1994 a Boca Juniors. En 1995 llegó al Manchester City, donde estuvo hasta 1998. Luego se fue al Ajax, que tras un año lo cedió al Derby County inglés. Tras tres temporadas con los ‘Rams’, se fue al Anorthosis chipriota, donde estuvo un año. Su último equipo fue el Rubin Kazan ruso, donde colgó las botas en 2006. En su palmarés tiene dos ligas y dos copas de Georgia; una copa de Países Bajos y una liga chipriota. Con Georgia jugó 54 partidos y marcó 8 goles.

Os dejo un vídeo dedicado a Kinkladze:

Hasta mañana.

Quién fue… Hughie Gallacher: el trágico fin de un crack

Hughie Gallacher, con el uniforme del Newcastle United (Dominio Público).

Hoy vamos a viajar al periodo de entreguerras para hablar de un jugador de fútbol que maravilló en su época, pero que cuya vida acabó en tragedia. Es Hughie Gallacher.

Hugh Kilpatrick Gallacher nació en Bellshill, Escocia, el 2 de febrero de 1903. Desde niño empezó a trabajar como minero, al tiempo que jugaba al fútbol en equipos pequeños, no profesionales. Con 17 años fue elegido para jugar con la selección escocesa júnior en un amistoso ante Irlanda. Gallacher marcó un gol y un directivo del Queen of the South, equipo profesional, le hizo una oferta.

Con este equipo debutó el 29 de enero de 1921 y marcó cuatro goles. Medía 1,65 metros, pero era tremendamente habilidoso, lo que le hizo ganarse el apodo de Magic Feet. Ese mismo 1921 fichó por el Airdrieonians, donde estalló como futbolista. En cuatro temporadas marcó 91 goles, lo que le llevó en 1924 a debutar con la selección de Escocia.

En diciembre de 1925, cruzó el muro de Adriano para fichar por el Newcastle United. Las urracas pagaron 6.500 libras de la época por sus servicios, y no se equivocaron, porque el día de su debut marcó dos goles y en sus primeros nueve partidos hizo 15 goles. Pese a llegar a mitad de temporadas, acabó como máximo goleador del equipo, con 23 goles en 19 partidos.

Al año siguiente fue nombrado capitán y empujó al Newcastle al ascenso a la máxima categoría. En total, pasaría cinco temporadas en Newcastle, marcando 143 goles en 174 partidos, la mejor ratio (aún lo es) de la historia del club.

En 1930 viajó más al sur para fichar por el Chelsea, que pagó 25.000 libras, donde también triunfó: fue el máximo goleador del equipo en las cuatro temporadas que pasó en Stamford Bridge. En total, 81 goles en 144 partidos.

Pero fuera de los terrenos de juego las cosas no iban tan bien. Tenía problemas disciplinarios y se arruinó por culpa de un tumultoso divorcio. En noviembre de 1934, fue traspasado al Derby County por 2.750 libras. En este equipo siguió marcando goles (38 en 51 partidos), pero tras dos temporadas se fue al Notts County, donde marcó 32 goles en 45 partidos. En 1938 se fue al Grimsby Town, donde sus cifras goleadoras cayeron hasta los 3 tantos en 12 partidos, y su último equipo fue el Gateshead, donde marcó 18 goles en 34 partidos, hasta su retirada en 1939, justo en el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Con Escocia había marcado 24 goles en 20 partidos. Todavía hoy es el tercer máximo goleador de la historia de la selección, por detrás de Denis Law y Kenny Dalglish.

Tras colgar las botas, Gallacher se estableció en Gateshead, donde ejerció de periodista deportivo, mientras seguía jugando partidos benéficos. Sin ningún ahorro de su época de futbolista, trabajó en diversas ocupaciones menores. En 1950, su esposa (era la tercera) falleció por un problema cardíaco, por lo que el pequeño escocés entró el depresión y se dio a la bebida.

En 1957 protagonizó un turbio incidente. Llegó a casa ebrio y agredió a uno de sus hijos con un cenicero. Otro hijo se enfrentó a él y la policía tuvo que intervenir. Este suceso fue el incidente definitivo. Empezó a vagabundear y a beber más de la cuenta.

Se fijó un juicio por el altercado con sus hijos para el 12 de junio de 1957. El día antes, el 11, unos testigos vieron cómo deambulaba en un puente sobre las vías del expreso entre Londres y Edimburgo, en Gateshead. Hughie Gallacher lloraba y hablaba solo. Tras un rato, bajó y, justo cuando pasaba el tren expreso, se tiró a las vías, perdiendo la vida instantáneamente. Tenía 54 años. Sus hijos emigraron poco después a Sudáfrica.

Espero que os haya interesado la historia. Hasta e miércoles.

Qué fue de… Paulo Wanchope: el goleador de Costa Rica

Cromo de Wanchope para el Mundial de 2006 (PANINI).

Hoy vamos a hablar de un jugador de un país pequeño, pero con un nivel futbolístico que ya quisieran otros de mayor tamaño. El país es Costa Rica y el jugador, Paulo Wanchope.

¿Quién era?: Un delantero costarricense de los 90 y la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser una de las estrellas de su país y por su paso por equipos como el Manchester City o el Málaga.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2008 en el Herediano de su país. Tras algunas experiencias como entrenador, en la actualidad es el director deportivo del Deportivo Saprissa de su país.

¿Sabías qué…?: Su padre, Vicente, fue futbolista internacional.

– Javier y Carlos, sus hermanos, también jugaron al fútbol.

– Es de origen jamaicano.

Wanchope, felicitado por sus compañeros tras conseguir el sexto gol de su equipo en el partido de liga que el Osasuna y el Málaga disputaron el 27 de febrero de 2005 (Archivo 20minutos).

– De niño jugó al baloncesto y llegó a ser internacional en categoría juvenil.

– Con el Manchester City vivió un descenso y un ascenso a la Premier.

– Con su selección disputó dos Mundiales (2002 y 2006), una Copa América (2001) y cuatro Copas de oro de la CONCACAF.

– De los 45 goles que logró como internacional, sólo dos fueron a un equipo europeo, ambos a Alemania en Múnich, en el partido inaugural del Mundial de 2006 y que acabó con 4-2 para los locales.

– En el Málaga sólo marcó seis goles, pero uno de ellos fue elegido como el mejor de la Liga 2004/2005 por ESPN.

– Durante ocho meses fue seleccionador nacional de su país.

– Mide 1,93 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Paulo César Wanchope Watson nació el 31 de julio de 1976 en Heredia, Costa Rica. En 1993 debutó en el Herediano, donde estuvo cuatro años. Luego emigró a Inglaterra, para jugar dos años en el Derby County, uno en el West Ham y cuatro en el Manchester City. En 2004 lo fichó el Málaga y al año siguiente se fue al Al-Gharafa qatarí. Luego tuvo breves etapas en Herediano, Rosario Central (Argentina), FC Tokyo (Japón), Chicago Fire (EE UU) y finalmente Herediano, donde se retiró en 2008. Con su selección jugó 73 partidos y marcó 45 goles.

Os dejo con un vídeo de goles de Wanchope con su selección:

Hasta mañana.

Qué fue de… Manel: aquel último año del Logroñés en Primera

Cromo de Manel en su época del Logroñés (MC).

Cromo de Manel en su época del Logroñés (MC).

Tengo un buen amigo en Murcia que se llama Adrián. Cuando Adrián era más joven, casi un niño, era del Logroñés. Se puede ser de Barça, del Madrid, del Chelsea, del Bayern, de la Juventus… pero mi amigo Adri tenía especial predilección por el Logroñés, ya veis. Hace poco me pidió que escribiera en el blog sobre uno de los jugadores de aquel último Logroñés que estuvo en Primera, que era, por su edad, el que le molaba a él. Así que, sin más, os traigo a Manel.

¿Quién era?: Un delantero español de los 90 y primeros años de la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser el ariete goleador del último Logroñés que estuvo en Primera División.

¿Qué fue de él?: Colgó las botas en 2008 en las filas del Lorca Deportiva. En la actualidad, es entrenador de las categorías inferiores del Sant Andreu.

¿Sabías qué…?: Con una estatura de 1,90 metros y 90 kilos, Manel era lo que se conoce como un delantero ‘tanque’.

– Su mejor temporada fue la 95/96, en Segunda División, en la que lideró al Logroñés en su ascenso a Primera. Ese año, Manel logró 27 goles.

– El entrenador de ese ascenso era Juande Ramos.

– La jornada siguiente sólo pudo lograr seis goles en Primera. Dos de ellos los consiguió en la primera jornada.

– En 1999, de nuevo en Segunda, cerró otro buen año, con 20 tantos marcados.

– En aquella temporada 96/97 iba a formar pareja de ataque con el mítico delantero uruguayo Rubén Sosa, pero el charrúa apenas pasó dos meses en Logroño.

– Con el Espanyol sólo jugó 20 partidos en tres temporadas en Primera División.

– Probó fortuna en el fútbol inglés, en concreto en el Derby County, donde estuvo en 2004 y donde marcó tres goles en 16 partidos oficiales.

– Fue cedido dos veces al Sporting de Gijón desde el Espanyol.

– Al volver de Inglaterra sufrió una rotura de ligamentos que afectó a su carrera posterior.

Biografía, palmarés, estadísticas: Manel Martínez Fernández nació en Sabadell, Barcelona, el 3 de noviembre de 1973. Debutó como profesional en 1992 en las filas del Sabadell, donde estuvo tres años, tras las que pasó al Logroñés, donde estuvo entre 1995 y 1999. Luego jugó dos años en el Espanyol, para pasar, cedido, al Sporting de Gijón donde estuvo unos meses. Regresó al Espanyol, jugó un año más y volvió de nuevo a ser cedido al Sporting, donde estuvo la 2002/2003. Volvió otra vez al RCDE,  y en 2004 probó fortuna en el Derby County inglés. Regresó de Inglaterra para jugar la 2005/2006 en el Badalona. Luego jugó un año en el Sabadell, otro en el Ibiza y en 2008 tuvo su última experiencia, en el Lorca Deportiva.

Hasta mañana.

Quién fue… Brian Clough: a su lado, Mourinho es un aficionado

Brian Clough (WIKIPEDIA)

Brian Clough (WIKIPEDIA)

Hace ya unos meses, traje a este blog a Bill Shankly, uno de los más carismáticos entrenadores de todos los tiempos. Lo era no sólo por sus logros futbolísticos, sino porque está considerado como uno de los mejores autores de citas futbolísticas de la historia. Si hay alguien que se puede poner a su altura es el protagonista de hoy. Un tipo que condensa en sí mismo lo mejor del fútbol inglés y que es el paradigma de entrenador de personalidad arrolladora. Todo un personaje que tiene hasta una película. Es Brian Clough.

Middlesbrough, North Yorkshire, Inglaterra. El día 21 de marzo de 1935 nace Brian Howard Clough, el sexto de nueve hermanos. Su padre trabaja en una tienda de dulces y caramelos. En su infancia y juventud, se decantó más por el cricket que por el fútbol, que luego marcaría su vida.

Nunca fue un estudiante brillante y en 1953 realizó el servicio militar en la Fuerza Aérea Real (RAF). Antes, ya había hecho sus pinitos futboleros en el Billingham Synthonia. Nada más regresar de la ‘mili’, se incorporó al Middlesbrough, donde desempeñó como delantero. Fue un ariete demoledor. En 222 partidos de Liga con el Boro (durante seis temporadas) marcó la impresionante cifra de 204 goles. Ya de jugador daba muestras de su carácter difícil. Se enfrentaba constantemente a sus compañeros, sobre todo a sus defensas, que solían encajar muchos goles. Les llegó a desafiar preguntándoles cuántos goles tenía que marcar para poder ganar un partido. No obstante, se hizo amigo del portero, Peter Taylor, personaje que posteriormente sería clave en su carrera.

Fue internacional sólo dos veces, en 1959, con escaso éxito. En 1961 fue traspasado al Sunderland por 55.000 libras. En su segunda temporada en los black cats, llegó el hecho que puso fin a su carrera: en un partido ante el Bury, disputado en unas infames condiciones meteorológicas, chocó con el portero rival y se rompió el ligamento cruzado y el ligamento colateral tibial. Era otra época, claro está, y en aquellos tiempos, una lesión así significaba dejar el fútbol. Tras dos años de baja, llegó a volver a jugar al fútbol, pero sólo pudo disputar tres partidos. Colgaba las botas con 29 años. Pese a tamaña desgracia, sus cifras en el Sunderland fueron espectaculares: 63 goles en 74 partidos.

Llega a los banquillos

Su primera experiencia en los banquillos fue como técnico de los juveniles del Sunderland. En 1965 le ofrecieron el puesto de entrenador del Hatlepool United, de Segunda. Aceptó y lo primer que hizo fue llamar a Peter Taylor, su querido compañero del Boro, para que le acompañara en su primera aventura como entrenador profesional. Clough tenía 30 años y era el entrenador más joven de la Liga. Era un club modesto, siempre luchando por la permanencia y con agobios financieros. Al poco de llegar, Clough llegó a ir por los pubs de la localidad pidiendo contribuciones para el equipo.

El principio de la segunda temporada, el presidente quiso despedir a Clough, pero eso no hizo sino provocar un cisma en la directiva que acabó con el presidente fuera. Esa segunda temporada, el sufridor Hartlepool acabó octavo. Este logro le valió fichar por el Derby County (junto a Taylor, por supuesto) en 1967. Los ‘Rams’ llevaban años en Segunda, intentando regresar, sin éxito, a la máxima categoría. Clough llegó e hizo limpieza en el vestuario. Sólo permanecieron cuatro jugadores de la temporada anterior. Por despedir, echó al secretario, al jardinero, al ojeador e incluso despidió a dos camareras a las que pilló riéndose tras una derrota del equipo. Y todo funcionó: con una racha de 22 partidos invicto, el Derby acabó campeón de Segunda y ascendió.

Estatua de Brian Clough y Peter Taylor en Derby (WIKIPEDIA).

Estatua de Brian Clough y Peter Taylor en Derby (WIKIPEDIA).

En su primer año en Primera con el Derby, dejó al equipo cuarto, su mejor clasificación histórica, pese a lo cual, y por problemas económicos, no pudo jugar en Europa. Mantuvo al equipo en Primera hasta que en su quinta temporada, la 71-72, llevó al Derby County a la gloria: los ‘Rams’ ganaron el primer título de Liga de su historia. Fue precisamente entonces cuando empezaron los problemas entre Clough y la directiva. El primer enfrentamiento fue debido a la pretemporada del equipo en Alemania y Holanda. Clough exigió llevarse a su familia y el presidente se negó. Por este motivo, el exdelantero no estuvo en el stage, que quedó a cargo de su segundo, Peter Taylor.

Clough empezó a fichar jugadores caros, lo que le valió un toque de atención de la directiva (ya sabéis que en Inglaterra, el entrenador es mucho más de lo que es aquí en España). Llegó a criticar a los hinchas porque, según él, sólo animaban cuando el equipo iba ganando. Estaba desatado. Cayó en semifinales de la Copa de Europa ante la Juve. Cuando salió del vestuario y los periodistas italianos le preguntaron, dijo: “No hablo con cabrones tramposos”. Empezó también su particular cruzada contra el Leeds United (uno de los punteros de la época) y su entrenador, Don Revie, acusándolos de juego sucio.

El 15 de octubre de 1973, Brian Clough y Peter Taylor abandonaron el Derby County. Clough era por esa época un personaje muy conocido y era un asíduo a los programas de televisión, donde engrandecía su leyenda de hombre sin pelos en la lengua. Enseguida, no obstante, él y su equipo se hicieron cargo del Brighton and Hove Albion, un equipo de la Tercera División. El cambio, en pocos meses, había consistido en jugar ante la Juve en la Copa de Europa a jugar en los barrizales de la tercera categoría. Su etapa en el sur de Inglaterra, no obstante, no fue nada buena.

La gran oportunidad de su vida llegó en 1974, cuando su odiado Don Revie dejó el Leeds United para ser seleccionador nacional de Inglaterra. El equipo de Yorkshire lo contrató. Esta vez, Peter Taylor no lo acompañó. Su fichaje fue una sorpresa, debido a las críticas que antes le había dedicado a este club. Es más, en su primer entrenamiento, le dijo a sus nuevos jugadores una de sus frases más famosas: “Hasta donde yo sé, podéis tirar todas esas medallas que habéis ganado estos años a la basura, ya que las ganasteis todas robando”.

Su etapa en el Leeds duró 44 días. Los jugadores, fieles aún a Revie, le hicieron el vacío. El equipo ganó uno de los seis partidos que disputó. Fue despedido fulminantemente. Pero el destino le deparaba aún una gran oportunidad a Brian Clough. He decir que desde que empezó a despuntar con el Derby, su nombre estuvo siempre ligado con la selección inglesa, pero nunca se concretó su incorporación al equipo nacional.

Estatua de Brian Clough en Middlesbrough (WIKIPEDIA)

Estatua de Brian Clough en Middlesbrough (WIKIPEDIA)

En enero de 1975, el Nottingham Forest, que estaba en la mitad baja de la tabla de Segunda, lo contrató. Dejó al equipo octavo esa temporada y en la siguiente, de nuevo con su amigo de siempre Peter Taylor junto a él, lograron el ascenso. En la siguiente temporada lograron la Copa de la Liga y el campeonato. Brian Clough conseguía con 43 años lo que sólo había conseguido un entrenador antes que él: ganar la Liga inglesa con dos equipos diferentes. La siguiente temporada (78-79), no pudo repetir el título de Liga, pero consiguió un hito. Hizo al Nottingham Forest campeón de Europa, tras derrotar al Malmö por 1-0 en la final. Pero es que al año siguiente, 1980, repitió la hazaña, derrotando al potente Hamburgo por el mismo resultado.

En 1982, su inseparable Peter Taylor se retiró. El siguió al frente del Forest hasta 1993. Anunció su retirada cuando el Forest descendió a segunda división. En sus últimos años, además de entrenar a su hijo Nigel (que llegó a ser internacional) y ‘descubrir’ a futbolistas como Teddy Sheringham o Roy Keane, empezó a aflorar uno de sus grandes problemas: el alcoholismo.

El resto de su vida estuvo marcada por su lucha contra su enfermedad, pese a lo cual comentaba partidos y escribía una columna semanal en Four Four Two. En enero de 2003 se sometió a un trasplante urgente de hígado. Lo tenía tan dañado tras 30 años de alcoholismo que los médicos le daban dos semanas de vida. Se repuso, pero un año y nueve meses después, fue ingresado de nuevo en un hospital de Derby a causa de un cáncer de estómago, motivo de su muerte el 20 de septiembre de 2004. Se celebró un funeral en su honor en el estadio del Derby County al que asistieron 14.000 personas. Los homenajes son incontables. El tramo de autopista que une Nottingham y Derby lleva su nombre, así como una grada del estadio del Forest. Hay estatuas en su honor en Nottingham, Derby y Middlesbrough. Desde 2007, todo partido que juegan el Forest y el Derby, ya sea de Liga, Copa, Copa de la Liga, amistoso, etcétera… se convierte automáticamente en el Trofeo Brian Clough.

Detalle de la estatua de Clough en Nottingham (WIKIPEDIA)

Detalle de la estatua de Clough en Nottingham (WIKIPEDIA)

La figura de Brian Clough, en mi opinión, tiene un punto negro, que no es otro que la gestión que hizo de la homosexualidad de Justin Fashanu. Podéis leer más sobre este tema en el artículo que le dediqué a este jugador.

Os decía al principio lo de las citas de Clough. Os dejo aquí unas cuantas:

– No digo yo que fuera el mejor entrenador del mundo. Pero siempre estuve en el Top-1.

– Dicen que Roma no se levantó en un día. Pero yo no estaba a cargo de esa tarea.

– Estoy seguro de que los mandamases de la selección de Inglaterra creían que, si me contrataban y me confiaban el empleo, me pondría a dirigir el cotarro. La verdad es que son muy listos: eso es exactamente lo que habría hecho.

– Si discutiera con un jugador, nos sentaríamos juntos unos veinte minutos, hablaríamos del asunto y al final decidiríamos que yo tengo razón.

– No quiero epitafios de frases profundas ni nada de ese rollo. He aportado algo. Espero que eso sea lo que digan de mí, y ojalá le haya gustado a alguien.

– Hoy es un día espantoso… para el Leeds United (el día que le despidieron del Leeds).

No puedo dejar de recomendaros encarecidísimamente The Damned United, la fantástica película que relata los últimos días de Clough al frente del Derby County y su azarosa etapa de 44 días en el Leeds United. Imprescindible.

Os dejo con un documental sobre Clough:

Que paséis un buen fin de semana.