BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Entradas etiquetadas como ‘inglaterra’

Quién fue… John Hartley: el sacerdote que ganó Wimbledon

Hartley, en 1879 (WIKIPEDIA).

Las historias del deporte de finales del siglo XIX suelen dejar verdaderas joyas. Es el caso de hoy, que vamos a hablar de un pretérito campeón de Wimbledon: John Hartley.

John Thorneycroft Hartley nació el 9 de enero de 1848 en Tong, Inglaterra. En sus inicios, el torneo de Wimbledon era para aficionados, de modo que los jugadores podían tener diversas profesiones. Se da la circunstancia de que Hartley era sacerdote de la Iglesia Anglicana.

El torneo empezó a disputarse en 1877, con un formato muy peculiar. El ganador se aseguraba un puesto en la final del año siguiente, en la que se enfrentaba a un rival que tenía que ir eliminando al resto de jugadores. John Hartley se proclamó vencedor de la edición de 1879 pero porque el del año anterior, Frank Hadow, no se presentó. No obstante, se considera como ‘final’ el partido que disputaron el reverendo Hartley y el irlandés Vere St. Leger Goold, con victoria para el clérigo por 6-2, 6-4 y 6-2. Hartley se convirtió así en el primer (y único) sacerdote que ha ganado Wimbledon.

Al año siguiente, en 1880, Hartley defendía título ante Herbert Lawford, y lo reeditó gracias a su victoria por 6–3, 6–2, 2–6 y 6–3.

Desgraciadamente para Hartley, no pudo ganar un tercer título seguido, ya que en la defensa de 1881 cayó por un estrepitoso 6-0, 6-1 y 6-1 ante William Renshaw, en la que todavía es la final más corta de la historia del torneo: 37 minutos. Al parecer, Hartley estaba enfermo de lo que se llamaba ‘cólera inglesa’, con episodios de diarrea. En 1882 no compitió y regresó en 1883, donde fue eliminado en segunda ronda.

En 1926, con motivo del 50 aniversario del torneo, recibió una medalla de plata de manos de la reina María (esposa de Jorge V), al igual que el resto de excampeones que aún estaban vivos.

Fue nombrado vicario en la localidad de Burneston, Yorkshire, y falleció el 21 de agosto de 1935 en Knaresborough, a los 86 años de edad.

Espero que os haya gustado el artículo.

Qué fue de… Don Hutchison: un gol suyo dio a Escocia la última victoria ante Inglaterra

Cromo de Hutchison con la camiseta de Escocia (PANINI).

Seguimos con personajes retirados y esta vez vamos a hablar de un futbolista que tuvo un momento de gloria muy concreto. Es Don Hutchison.

¿Quién era?: Un atacante escocés de finales de los 80 a finales de la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Por su prolífica carrera en la Premier y por ser el autor del gol en la última victoria de Escocia ante Inglaterra, hace ya 18 años.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2008 en las filas del Luton Town. En la actualidad, es comentarista de televisión para BT y ESPN. Le podéis seguir en Twitter.

¿Sabías qué…?: Hutchison nació en Gateshead, Inglaterra, pero eligió jugar con Escocia por su padre, escocés y minero de profesión, con quien tenía una relación muy estrecha.

– Nunca jugó en un club escocés.

– Su momento de gloria lo alcanzó el 17 de noviembre de 1999 en Wembley. Escocia e Inglaterra se jugaban la repesca para acudir a la Eurocopa de 2000. En el partido de ida, en Hampden Park, los ‘tres leones’ se impusieron por 0-2 gracias a dos tantos de Paul Scholes. En la vuelta, en un abarrotado Wembley, Escocia puso contra las cuerdas a Inglaterra. Ganaron los visitantes 0-1 y el autor del único gol del encuentro fue Hutchison, de cabeza, en el minuto 39 de partido.

Imagen reciente de Hutchison (WIKIPEDIA).

– “La vez que más feliz vi a mi padre fue cuando ganamos a Inglaterra en Wembley gracias a mi gol”, dijo en una entrevista. “Jugar para Escocia por mi padre es una cosa que siempre quise porque le hacía sentirse orgulloso. Nunca olvidaré su cara cuando jugamos contra Inglaterra en Wembley”, afirmó.

– Su primer gol con Escocia fue ante otra selección potente: Alemania, y también como visitante (en el Weserstadion de Bremen y también único gol de la victoria de Escocia).

– Marcó seis goles en otros tantos partidos con Escocia. Todos ellos se saldaron con victoria del ‘Tartan Army’.

– Es uno de los miembros del selecto club de 44 de jugadores que han vestido las camisetas del Liverpool y del Everton.

– Su pareja actual es Nicola Stott, modelo y exchica de la página 3 de ‘The Sun’.

– Tiene tres hijos, dos con Stott y uno de una relación anterior.

– Mide 1,85 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Donald Hutchison nació el 9 de mayo de 1971 en Gateshead, Inglaterra. Debutó como profesional en 1989 en el Hartlepool United. Entre 1990 y 1994 jugó en el Liverpool. Luego pasó dos años en el West Ham. En 1996 se fue al Sheffield United, donde estuvo otros dos años. En 1998 se fue al Everton a jugar otras dos temporadas. En la 2000/2001 jugó en el Sunderland y en 2001 regresó al West Ham, donde estuvo hasta 2005. Luego se fue al Milwall, que ese mismo año lo cedió al Coventry. Este equipo lo compró y tras un año allí, en 2007 se fue al Luton Town, donde se retiró en 2008. Con Escocia jugó 26 partidos y marcó 6 goles.

Os dejo con un resumen de aquel partido entre Inglaterra y Escocia:

Hasta mañana.

Quién fue… Fred Spiksley: el futbolista que actuó con Charles Chaplin

Estampilla de Spiksley (Dominio público).

La época victoriana es muy prolija en historias curiosas de deportistas. Hoy vamos a hablar de un futbolista que fue actor y prisionero de guerra. Es Fred Spiksley.

Frederick Spiksley nació el 25 de enero de 1870 en Gainsborough, Inglaterra. Empezó a jugar al fútbol en el colegio, hasta que con 16 años empezó a jugar en el Gainsborough Wednesday y al año siguiente, en el Gainsborough Trinity. El Accrington FC se interesó por sus servicios, pero de camino a esta ciudad, paró en Sheffield, donde dos directivos del Sheffield Wednesday le convencieron para que fichara, y así lo hizo.

Spiksley jugaba de extremo izquierda, y era tremendamente habilidoso, con mucho gol, además. Fue uno de los primeros futbolistas en emplear con éxito el exterior de pie. Dos años después de firmar por el Sheffield Wednesday, en 1893, fue convocado por primera vez con la selección inglesa, con la que jugaría 7 partidos en los siguientes cinco años y con la que marcaría cinco goles.

En el Sheffield Wednesday jugó 11 temporadas, marcando 100 goles en 293 partidos. Después, jugó en el Glossop North End, en el Leeds City, en el Southend United y en el Watford, donde se retiró en 1906.

Nada más retirarse, vio un anuncio en prensa en el que se requerían exfutbolistas para participar en una obra de teatro. El responsable era Fred Karno, uno de los empresarios teatrales más famosos de la época, y creador del recurrente gag del tartazo en la cara. Spiksley y otros dos exfutbolistas se unieron al reparto de una obra ligera llamada Football Match. El argumento era una final de Copa entre dos equipos ficticios, el Middleton Pie-cans y el Midnight Wanderers, y el intento de comprar al portero del primer equipo para que se dejara ganar. Karno quería futbolistas para dotar de mayor realismo a la obra. El actor encargado de encarnar al hombre que intentaba sobornar al portero era un joven llamado Chas Chaplin, que muy pronto cambiaría su nombre artístico por el de Charlie Chaplin.

Cromo de Spiksley (WIKIPEDIA).

La carrera teatral de Spiksley no tuvo mucho recorrido, y a partir de 1911 empezó a entrenar. Su primera etapa la pasó en el AIK Estocolmo, que daría paso después a un puesto como seleccionador sueco. En 1913 se trasladó a Alemania para entrenar al 1860 Múnich, y ese mismo año se fue al Núremberg. Para su desgracia, el estallido de la Primera Guerra Mundial le pilló en Alemania, donde se emitió un decreto para detener y encarcelar a todos los extranjeros de entre 17 y 45 años. A Spiksley le faltaban unos meses para cumplir los 45, así que fue detenido, en condiciones bastante duras, por cierto. Su mujer movió hilos y gracias a la intermediación del consulado de Estados Unidos, pudo ser liberado. Fue trasladado a la ciudad de Lindau, cerca de la frontera con Suiza, pero no le dejaron salir de Alemania, a no ser que un tribunal médico militar lo evaluara como incapacitado para el servicio.

Spiksley tiró entonces de ingenio. Debido a una vieja lesión en la rodilla derecha, sabía que podía dislocársela si aplicaba agua caliente sobre ella. La mañana de la revisión derramó agua caliente sobre la articulación durante dos horas. En el examen, todo iba bien, para su desgracia, así que le dijo al médico que si corría, la rodilla se le dislocaba. Le hicieron correr y fingió la dislocación. Como no lo había logrado, simuló que intentaba colocarla de nuevo en su sitio para en realidad dislocarla manualmente. El médico picó y le dieron un certificado que le permitió salir de Alemania.

Durante la guerra trabajó como inspector de municiones en Sheffield. Luego entrenó en México (Reforma AC y Real Club España) y con el tiempo, en 1927, volvió a entrenar en el Núremberg. Su última experiencia como entrenador la pasó en el Lausana suizo, en 1928. Por esa época, además, rodó películas sobre entrenamiento futbolístico, en los que se consideran los primeros vídeos de este tipo.

Más tarde, fue entrenador en un colegio. El 28 de julio de 1948, durante una ola de calor en Inglaterra y cuando estaba en el hipódromo de Goodwood viendo una carrera de caballos, murió. Tenía 78 años.

Espero que os haya gustado la historia. Hasta el miércoles.

Escudos y logos. Barnsley FC: dos obreros en su emblema

Escudo del Barnsley FC (WIKIPEDIA).

En los escudos de fútbol vemos muchas cosas: animales, monumentos, personajes históricos, elementos heráldicos… pero en el que os traigo hoy, lo que encontramos son dos obreros.

El equipo en cuestión es el Barnsley FC, equipo de la Championship inglesa (la segunda categoría). El escudo, en realidad, no tiene mucho misterio, porque es el emblema de la ciudad enmarcado, con el nombre y el año de fundación del club.

Del descudo de la ciudad podemos destacar sus dos tenantes. A la izquierda vemos a un soplador de vidrio, con su típico tubo y a la derecha, a un minero, con pico, casco y lámpara (colgando del cuello).

La presencia de estos dos profesionales data del 13 de agosto de 1913, cuando se incorporaron al escudo de la ciudad. Se trata de un homenaje a las dos principales industrias de esta ciudad de South Yorkshire, la minería y el vidrio.

Espero que os haya gustado el artículo. Mañana, más.

Quién fue… Jeff Hall: el futbolista cuya muerte fue la mejor campaña por las vacunas

Hall, con la camiseta de Inglaterra y la gorra de internacional (WIKIPEDIA).

De un tiempo a esta parte, existe un debate en algunos países acerca de las vacunas. Los movimientos antivacuna ponen en duda la eficiencia de este método, lo relacionan con efectos secundarios nocivos y hacen campaña contra ellos. Estos ignorantes no sólo ponen en peligro sus vidas o las de sus hijos, sino que le dan alas a enfermedades ya erradicadas. Hoy voy a hablaros de un deportista cuya muerte sirvió precisamente para lo contrario: para concienciar de lo fundamental que es vacunarse. Es la historia de Jeff Hall.

Jeffrey James Hall nació el 7 de septiembre de 1929 en Scunthorpe, Lincolnshire, Inglaterra. Tras acabar sus estudios en 1945, jugó en varios equipos amateurs, hasta que en 1950, cuando jugaba de interior derecho en el equipo de los Royal Electrical and Mechanical Engineers mientras hacía el servicio militar, un ojeador del Birmingham City se fijó en él. En 1950 firmó su primer contrato profesional.

En el Birmingham fue reconvertido a lateral derecho, y debutó con el primer equipo en 1951, aunque estuvo alternando presencias en el equipo de reservas y el ‘A’ hasta 1953. En 1955 ascendió a primera división y en 1956 jugó como titular la final de la FA Cup, que perdieron ante el Manchester City por 3-1.

Esa temporada fue convocado por primera vez con la selección inglesa, en un partido en Dinamarca. Los siguientes 16 partidos de los tres leones los disputó íntegros.

Pero el 23 de marzo de 1959, empezó a sentirse enfermo y fue hospitalizado. Se le diagnosticó poliomielitis. En tan sólo 12 días perdió el habla y quedó paralizado. Murió el 4 de abril de aquel año, con tan sólo 29 años.

En aquella época ya existía la vacuna de la polio. Se suministraba en tres veces, a los niños, desde 1956. Aproximadamente, sólo la mitad de los niños se la ponían. Algunos casos de vacunas defectuosas en Estados Unidos, que provocaron polio en vez de combatirla, ayudaron a que las vacuna no tuviera muy buena imagen.

El primero en darse cuenta de que la muerte de Hall podría no ser en vano fue el sacerdote que ofició su funeral. Respondía al nombre de H. B. Marlow, y dijo “es posible que su muerte salve muchas vidas”. Marlow quizá sabía que desde que se hizo público el diagnóstico de Hall, el Departamento de Salud de West Bromwich, muy cerca de Birmingham, recibió numerosas llamadas de gente interesada en la vacuna.

Tras la muerte de Hall, el interés por la vacuna se multiplicó. Empezaron a formarse colas en los centros sanitarios de toda Inglaterra. En Birmingham, las empresas más grandes vacunaron a sus trabajadores. Incluso en las salas de fiesta se ofrecía la posibilidad de vacunarse. El ministro de Sanidad, Derek Walter-Smith, remitió una carta a todos los clubes del país: “La muerte de Hall nos hace pensar de repente y con pena que la polio puede golpear incluso a los más sanos de entre nosotros. Incluso cuando no es fatal, puede dejar incapacitado de por vida. Así, hago un llamamiento a todos los menores de 26 años, con firmeza y sinceridad, para que se aseguren de obtener su vacuna contra la polio. No se demoren. Háganlo pronto”.

El 16 de abril de 1959, las autoridades sanitarias británicas empezaron a reportar falta de vacunas. El 20 de abril, algunas clínicas de Birmingham cerraron. El 22, ocurrió lo mismo en Manchester. Hubo que importarlas desde Estados Unidos.

Por si fuera poco, la viuda de Jeff Hall, Dawn, inició una campaña de concienciación. Acudió a televisión para contar la historia de Jeff y convencer a la gente de que no debían pasar por la misma experiencia. Llegó a grabar un disco, traducido a varios idiomas y difundido por todo el mundo, con su mensaje pro-vacunación. Dawn Hall dedicó toda su vida a este asunto y tras su muerte, a los 79 años, fue galardonada con la Medalla del Imperio Británico a título póstumo por su labor contra la polio.

Para que os hagáis una idea, en febrero de 1959 se habían suministrado 500.000 dosis de vacuna contra la polio en Reino Unido. En diciembre, ya eran 2,5 millones de dosis. Si en 1958 sólo el 5% de las personas de 20 años o más y el 3% de las personas de 30 años o más se habían vacunado, en 1961 los porcentajes eran del 63 y del 53%, respectivamente. En 1955 hubo 3.712 casos de poliomielitis en Inglaterra y Gales. En 1960 sólo hubo 257. En 1963, sólo 39. El reverendo Marlow tenía razón: la muerte de Jeff Hall no había sido en vano.

Hasta el miércoles.

Escudos y logos. Arsenal FC: un cañón como emblema

Actual escudo del Arsenal, desde 2002 (WIKIPEDIA).

Hoy vamos a hablar del escudo de uno de los clubes más famosos de Inglaterra y del mundo (según Deloitte, es el quinto club con más seguidores del planeta). En esta época de corrección política, no deja de ser sorprendente que un equipo de fútbol use un arma de fuego en su emblema. Es el del Arsenal FC.

El club nació con el nombre de Royal Arsenal FC en 1886. Tenía su sede en Woolwich, al sudeste de Londres, y fue creado por trabajadores del Arsenal Real (de ahí el nombre). Woolwich era un barrio con mucha tradición militar, porque además del Arsenal Real, era la sede del Regimiento Real de Artillería y de varios hospitales militares.

El primer escudo del club era muy parecido al escudo de Woolwich, que por su tradición militar presentaba tres cañones en posición vertical, adornados por tres cabezas de león. Pese a que el club y el barrio de Woolwich se separaron no mucho después (en 1913), el simbolo artillero se quedó para siempre en su emblema.

En 1922, el escudo se reformó y se adoptó un solo cañón, montado sobre un carro, apuntando hacia el este, con el nombre ‘The Gunners’ (‘los artilleros’). Tres años después, el cañón se estilizó y empezó a apuntar hacia el oeste.

En 1949 aparece la versión más elaborada del escudo del Arsenal. Se enmarca en una estructura en forma de escudo (que ya se mantendría hasta la actualidad) con fondo de armiño y color rojo, se añadiría el nombre de equipo en letra gótica, se incluiría el escudo de Islington, donde el club jugaba y se añade un lema en latín: Victoria Concordia Crescit, que vendría a traducirse como ‘La victoria sale de la armonía’. La inclusión de la frase salió de Harry Homer, el editor del programa de cada partido.

Durante más de medio siglo, el escudo no cambió hasta que en 2002 nació el escudo actual. El club tenía problemas de copyright con el anterior escudo, debido a que había tantos elementos diferentes que no lo podían registrar. El escudo se simplicó al extremo. El cañón, dorado, volvió a mirar al este. El tipo de letra, más moderno. El lema en latín despareció. Los colores se simplificaron. Y hasta ahora.

De todos modos, hay que tener en cuenta que una cosa era el escudo del club y otra diferente era lo que el equipo lucía en la camiseta. Durante muchos años, el Arsenal no llevó emblema alguno. Otros, llevó diseños de letras entrelazadas (normalmente las siglas AFC). Y en los 70 era muy común que sólo llevaran la silueta del cañón.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta mañana.

Quién fue… H. H. Stephenson: el primer deportista que consiguió un ‘hat-trick’

Stephenson, rodeado con un círculo, en pleno viaje del equipo de Inglaterra que, en 1859 hizo una gira por Norteamérica (WIKIPEDIA).

Imagino que tras leer el titular, habréis entrado buscando a un futbolista. Pues no, el primer deportista que logró un ‘hat-trick’ no era un jugador del deporte rey. Y es que éste tomó prestado el término. Voy a explicaros de qué va el tema.

Heathfield Harman Stephenson era un jugador profesional de cricket nacido en Esher, Surrey, Inglaterra, el 3 de mayo de 1833. Debutó en la élite en 1853. Cinco años después, en un partido en Sheffield entre el All England Eleven (un combinado de jugadores) y el Hallam, Stephenson logró tres wickets consecutivos. Para que nos entendamos y simplificando el tema: eliminó a tres bateadores de manera consecutiva derribando el wicket o estructura de madera que protege el bateador. Se trataba de una hazaña realmente difícil, casi mágica. Por eso, se llamó ‘hat-trick’, que traducido literalmente sería ‘truco del sombrero’, como aquel que realizan los magos con sus chisteras.

Tal fue el impacto del logro de Stephenson que los aficionados hicieron una colecta y le regalaron un sombrero al jugador para conmemorar su hazaña.

H. H. Stephenson siguió jugando al cricket, formando parte del primer equipo inglés que hizo un tour fuera de las islas (en concreto, a Norteamérica) y en 1880, estaba en la selección inglesa que tomó parte en el primer test match o partido oficial internacional, ante Australia en The Oval. Stephenson falleció el 17 de diciembre de 1896 en Uppingham, Inglaterra.

El hecho es que no fue hasta 1865 cuando por primera vez se escribió el término ‘hat-trick’ en un periódico y con el tiempo, la expresión se extendió a otros deportes. Así, en rugby es conseguir tres ensayos en el mismo partido. En carreras de coches, es lograr la pole, la vuelta rápida y la victoria en un mismo Gran Premio. Y en deportes como waterpolo, balonmano y, por supuesto, fútbol, es cuando un jugador marca tres goles en un mismo partido.

Como curiosidad os diré que en fútbol existen varios tipos de ‘hat-trick’: el convencional, que es marcar tres goles en un partido; el ‘clásico’, que es marcar un gol con la izquierda, otro con la derecha y otro con la cabeza; el ‘auténtico’, que es marcar un gol de jugada, otro de falta y otro de penalti; y el ‘hat-trick’ ‘perfecto’, que es marcar los tres goles en la misma portería y de manera consecutiva, es decir, sin más goles de por medio.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta el miércoles.

Santuarios del deporte. Spion Kop: la grada más famosa y el recuerdo de una batalla

A la izquierda, la colina Spioen y a la derecha, The Kop, en Anfield (WIKIPEDIA).

Normalmente, en esta sección hablo de estadios enteros, pero en esta ocasión vamos a hacer una excepción y vamos a centrarnos en una grada, quizá la más famosa del mundo, y su interesante historia.

Entre el 11 de octubre de 1899 y el 31 de mayo de 1902 tuvo lugar en Sudáfrica la llamada Segunda Guerra de los Bóers, que enfrentó a Gran Bretaña y la República de Sudáfrica, por la que luchaban los bóers, descendientes de los colonos neerlandeses que se establecieron en Sudáfrica en el siglo XVII. En el contexto de esta guerra, el 23 y 24 de enero de 1900 tuvo lugar una batalla muy famosa, la batalla de Spion Kop. Se llama así porque tuvo lugar junto a una colina así llamada (en original, Spioenkop, ‘el pico de los espías’), cerca de Ladysmith.

La batalla fue una sonora derrota británica. Casi 250 británicos murieron y más de 1.250 resultaron heridos a los pies de esta colina de 1.460 metros de altura. A algunos de esos heridos los llevó en camilla aquel día un joven miembro del Cuerpo Indio de Ambulancias llamado Mohandas Gandhi. Pero eso es otra historia.

Este espectacular aspecto tenía The Kop de Anfield en 1983 (WIKIPEDIA).

El caso es que esta batalla quedó grabada en la mente de muchos veteranos y de muchos civiles en la metrópoli. En 1904, un periodista inglés incluyó en una crónica el nombre Spion Kop. Comparaba a los hinchas situados en una de las gradas del Manor Ground, el estadio del Woolwich Arsenal, en Londres, a los soldados que aguardaron aquel par de días de enero en la batalla de Spion Kop. Pese a que la primera referencia corresponde a este campo londinense, el apodo cobró fama en Liverpool.

En 1906, el periodista Ernest Edwards explicaba en un artículo del Liverpool Echo que la nueva grada de Anfield Road se había ganado el apelativo de Spion Kop entre los aficionados, un mote que, a su juicio, “siempre se usará en el futuro”. No sabía cuán acertado estaba. 22 años después, cuando se construyó un techo para cubrir la grada, ésta fue bautizada oficialmente como ‘The Kop’. En aquel entonces, sólo en esa grada cabían 30.000 almas. En ‘The Kop’ se situaron los más vociferantes hinchas del Liverpool, por lo que ‘The Kop’ no sólo se empleó para referirse a esa parte de Anfield, sino para designar a los hinchas del Liverpool en general. Tras las normativas acerca de los asientos de pie, la capacidad de ‘The Kop’ se ha visto reducida a un total de 12.390 localidades.

Como hemos visto, Anfield no es el primer estadio que tuvo una grada llamada en honor de la colina de Spion y tampoco es la única. Hasta 22 estadios (además de Manor Ground y Anfield) tienen o han tenido una grada con este nombre, como Hillsborough en Sheffield, Elland Road en Leeds, Bramall Lane también en Sheffield, Windsor Park en Belfast, Saint Andrew’s en Birmingham o Meadow Lane en Nottingham también tienen o tuvieron su ‘Kop’. Es más, en el Parque de los Príncipes de París, una de las gradas lleva el nombre de ‘Kop de Boulogne’, así como el estadio De Vijverberg, en Países Bajos, donde juega el De Graafschap.

Os dejo con un documental (en inglés) sobre The Kop y sus orígenes:

Hasta mañana.

Quién fue… Cyril Lowe: estrella del rugby y as de la Primera Guerra Mundial

Lowe, posando con la selección inglesa en 1913 (WIKIPEDIA).

Vamos a cerrar la semana con la historia de un deportista que fue héroe en los terrenos de juego y en los campos de batalla. Es Cyril Lowe.

Cyril Nelson Lowe nació el 7 de octubre de 1891 en Holbeach, Inglaterra. Desde muy joven destacó en varios deportes: atletismo, cricket, natación, boxeo y, sobre todos los demás, rugby. En 1911 empezó a formar parte del equipo de la Universidad de Cambridge. Debido a su estatura (1,72 m, escasa para el deporte del balón oval), se ganó el calificativo de ‘Tich’ Lowe (‘tich’ se podría traducir por ‘renacuajo’ o ‘canijo’).

En 1913 fue convocado por primera vez por Inglaterra. En febrero de 1914 logró sus dos primeros ensayos, en Twickenham, ante Irlanda, en un partido del V Naciones. Un mes después, ante Escocia en Inverleith, anotó tres ensayos. Y en abril, anotaría otros tres ante Francia en Colombes.

Pero 1914 fue un año difícil. El 31 de agosto fue llamado a filas. Estaba en marcha la Primera Guerra Mundial. Fue destinado a las Royal Flying Corps. El 30 de septiembre de 1916, fue nombrado oficial de vuelo. A bordo de un F. E. 2b, logró su primera victoria el 15 de marzo de 1917, sobre Bailleul, Francia. Nueve días después derribó a otro avión alemán, pero fue herido.

Tras recuperarse, a principios de 1918 volvió a volar. Entre el 13 de abril y el 1 de julio de aquel año logró siete victorias. Sumadas a las dos anteriores, le valieron para ser condecorado con la Distinguished Flying Cross y después, con la Military Cross.

Acabada la guerra, siguió vinculado a la RAF, pero volvió a jugar al rugby. Entre 1920 y 1923 anotó diez ensayos más con Inglaterra, lo que lo convirtió en el jugador con más ensayos de la historia de Inglaterra. Su récord duró nada menos que 67 años. Fue Rory Underwood el que lo rompió en enero de 1990. Curiosidad o no, Underwood también fue piloto de combate. Underwood necesitó 38 partidos para lograr los mismos ensayos que Lowe hizo en 24 encuentros y con una guerra de por medio.

Lowe estuvo en activo hasta 1944, pero dedicado a tareas de formación. Se jubiló en 1944. Fallecería mucho después, el 6 de febrero de 1983, a los 91 años de edad.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta el miércoles.

Camisetas para la historia. Chelsea 1994: un horror en naranja y gris

Camiseta del Chelsea de 1994 (eBay).

Como cada año, las marcas deportivas presentan sus novedades en cuanto a camisetas (en breve haré el tradicional artículo sobre el asunto). Casi siempre, las camisetas tienen detractores y defensores, excepto en algunas ocasiones, en las que sólo tienen detractores. Hablaremos hoy de una camiseta propia de la galería de los horrores: la suplente del Chelsea entre 1994 y 1996.

Desde 1912, el uniforme del Chelsea ha sido azul (antes era celeste) y el suplente, blanco o amarillo. Ha habido algunas excepciones, como cuando en 1994, Umbro, entonces proveedora del equipo londinense, diseñó un uniforme gris ‘grafito’ y naranja ‘mandarina’.

El uniforme nada tenía que ver con los colores tradicionales del club. Afectaba incluso al escudo. En la camiseta había varias tonalidades de gris y los pantalones y las medias eran naranjas. Un horror muy habitual en recopilaciones de los peores uniformes de la historia.

En España tenemos buen recuerdo de él, no obstante. En la Recopa de la 94/95, Real Zaragoza y Chelsea se enfrentaron en semifinales. En el partido de ida, disputado en La Romareda, el equipo londinense se presentó de esta guisa. No les fue nada bien porque ganaron los maños 3-0. Luego aguantarían en Stamford Bridge y a la postre ganarían la final en París ante el Arsenal.

Os dejo el vídeo de aquel mítico partido en La Romareda:

Hasta mañana.