BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Entradas etiquetadas como ‘inglaterra’

Escudos y logos. Barnsley FC: dos obreros en su emblema

Escudo del Barnsley FC (WIKIPEDIA).

En los escudos de fútbol vemos muchas cosas: animales, monumentos, personajes históricos, elementos heráldicos… pero en el que os traigo hoy, lo que encontramos son dos obreros.

El equipo en cuestión es el Barnsley FC, equipo de la Championship inglesa (la segunda categoría). El escudo, en realidad, no tiene mucho misterio, porque es el emblema de la ciudad enmarcado, con el nombre y el año de fundación del club.

Del descudo de la ciudad podemos destacar sus dos tenantes. A la izquierda vemos a un soplador de vidrio, con su típico tubo y a la derecha, a un minero, con pico, casco y lámpara (colgando del cuello).

La presencia de estos dos profesionales data del 13 de agosto de 1913, cuando se incorporaron al escudo de la ciudad. Se trata de un homenaje a las dos principales industrias de esta ciudad de South Yorkshire, la minería y el vidrio.

Espero que os haya gustado el artículo. Mañana, más.

Quién fue… Jeff Hall: el futbolista cuya muerte fue la mejor campaña por las vacunas

Hall, con la camiseta de Inglaterra y la gorra de internacional (WIKIPEDIA).

De un tiempo a esta parte, existe un debate en algunos países acerca de las vacunas. Los movimientos antivacuna ponen en duda la eficiencia de este método, lo relacionan con efectos secundarios nocivos y hacen campaña contra ellos. Estos ignorantes no sólo ponen en peligro sus vidas o las de sus hijos, sino que le dan alas a enfermedades ya erradicadas. Hoy voy a hablaros de un deportista cuya muerte sirvió precisamente para lo contrario: para concienciar de lo fundamental que es vacunarse. Es la historia de Jeff Hall.

Jeffrey James Hall nació el 7 de septiembre de 1929 en Scunthorpe, Lincolnshire, Inglaterra. Tras acabar sus estudios en 1945, jugó en varios equipos amateurs, hasta que en 1950, cuando jugaba de interior derecho en el equipo de los Royal Electrical and Mechanical Engineers mientras hacía el servicio militar, un ojeador del Birmingham City se fijó en él. En 1950 firmó su primer contrato profesional.

En el Birmingham fue reconvertido a lateral derecho, y debutó con el primer equipo en 1951, aunque estuvo alternando presencias en el equipo de reservas y el ‘A’ hasta 1953. En 1955 ascendió a primera división y en 1956 jugó como titular la final de la FA Cup, que perdieron ante el Manchester City por 3-1.

Esa temporada fue convocado por primera vez con la selección inglesa, en un partido en Dinamarca. Los siguientes 16 partidos de los tres leones los disputó íntegros.

Pero el 23 de marzo de 1959, empezó a sentirse enfermo y fue hospitalizado. Se le diagnosticó poliomielitis. En tan sólo 12 días perdió el habla y quedó paralizado. Murió el 4 de abril de aquel año, con tan sólo 29 años.

En aquella época ya existía la vacuna de la polio. Se suministraba en tres veces, a los niños, desde 1956. Aproximadamente, sólo la mitad de los niños se la ponían. Algunos casos de vacunas defectuosas en Estados Unidos, que provocaron polio en vez de combatirla, ayudaron a que las vacuna no tuviera muy buena imagen.

El primero en darse cuenta de que la muerte de Hall podría no ser en vano fue el sacerdote que ofició su funeral. Respondía al nombre de H. B. Marlow, y dijo “es posible que su muerte salve muchas vidas”. Marlow quizá sabía que desde que se hizo público el diagnóstico de Hall, el Departamento de Salud de West Bromwich, muy cerca de Birmingham, recibió numerosas llamadas de gente interesada en la vacuna.

Tras la muerte de Hall, el interés por la vacuna se multiplicó. Empezaron a formarse colas en los centros sanitarios de toda Inglaterra. En Birmingham, las empresas más grandes vacunaron a sus trabajadores. Incluso en las salas de fiesta se ofrecía la posibilidad de vacunarse. El ministro de Sanidad, Derek Walter-Smith, remitió una carta a todos los clubes del país: “La muerte de Hall nos hace pensar de repente y con pena que la polio puede golpear incluso a los más sanos de entre nosotros. Incluso cuando no es fatal, puede dejar incapacitado de por vida. Así, hago un llamamiento a todos los menores de 26 años, con firmeza y sinceridad, para que se aseguren de obtener su vacuna contra la polio. No se demoren. Háganlo pronto”.

El 16 de abril de 1959, las autoridades sanitarias británicas empezaron a reportar falta de vacunas. El 20 de abril, algunas clínicas de Birmingham cerraron. El 22, ocurrió lo mismo en Manchester. Hubo que importarlas desde Estados Unidos.

Por si fuera poco, la viuda de Jeff Hall, Dawn, inició una campaña de concienciación. Acudió a televisión para contar la historia de Jeff y convencer a la gente de que no debían pasar por la misma experiencia. Llegó a grabar un disco, traducido a varios idiomas y difundido por todo el mundo, con su mensaje pro-vacunación. Dawn Hall dedicó toda su vida a este asunto y tras su muerte, a los 79 años, fue galardonada con la Medalla del Imperio Británico a título póstumo por su labor contra la polio.

Para que os hagáis una idea, en febrero de 1959 se habían suministrado 500.000 dosis de vacuna contra la polio en Reino Unido. En diciembre, ya eran 2,5 millones de dosis. Si en 1958 sólo el 5% de las personas de 20 años o más y el 3% de las personas de 30 años o más se habían vacunado, en 1961 los porcentajes eran del 63 y del 53%, respectivamente. En 1955 hubo 3.712 casos de poliomielitis en Inglaterra y Gales. En 1960 sólo hubo 257. En 1963, sólo 39. El reverendo Marlow tenía razón: la muerte de Jeff Hall no había sido en vano.

Hasta el miércoles.

Escudos y logos. Arsenal FC: un cañón como emblema

Actual escudo del Arsenal, desde 2002 (WIKIPEDIA).

Hoy vamos a hablar del escudo de uno de los clubes más famosos de Inglaterra y del mundo (según Deloitte, es el quinto club con más seguidores del planeta). En esta época de corrección política, no deja de ser sorprendente que un equipo de fútbol use un arma de fuego en su emblema. Es el del Arsenal FC.

El club nació con el nombre de Royal Arsenal FC en 1886. Tenía su sede en Woolwich, al sudeste de Londres, y fue creado por trabajadores del Arsenal Real (de ahí el nombre). Woolwich era un barrio con mucha tradición militar, porque además del Arsenal Real, era la sede del Regimiento Real de Artillería y de varios hospitales militares.

El primer escudo del club era muy parecido al escudo de Woolwich, que por su tradición militar presentaba tres cañones en posición vertical, adornados por tres cabezas de león. Pese a que el club y el barrio de Woolwich se separaron no mucho después (en 1913), el simbolo artillero se quedó para siempre en su emblema.

En 1922, el escudo se reformó y se adoptó un solo cañón, montado sobre un carro, apuntando hacia el este, con el nombre ‘The Gunners’ (‘los artilleros’). Tres años después, el cañón se estilizó y empezó a apuntar hacia el oeste.

En 1949 aparece la versión más elaborada del escudo del Arsenal. Se enmarca en una estructura en forma de escudo (que ya se mantendría hasta la actualidad) con fondo de armiño y color rojo, se añadiría el nombre de equipo en letra gótica, se incluiría el escudo de Islington, donde el club jugaba y se añade un lema en latín: Victoria Concordia Crescit, que vendría a traducirse como ‘La victoria sale de la armonía’. La inclusión de la frase salió de Harry Homer, el editor del programa de cada partido.

Durante más de medio siglo, el escudo no cambió hasta que en 2002 nació el escudo actual. El club tenía problemas de copyright con el anterior escudo, debido a que había tantos elementos diferentes que no lo podían registrar. El escudo se simplicó al extremo. El cañón, dorado, volvió a mirar al este. El tipo de letra, más moderno. El lema en latín despareció. Los colores se simplificaron. Y hasta ahora.

De todos modos, hay que tener en cuenta que una cosa era el escudo del club y otra diferente era lo que el equipo lucía en la camiseta. Durante muchos años, el Arsenal no llevó emblema alguno. Otros, llevó diseños de letras entrelazadas (normalmente las siglas AFC). Y en los 70 era muy común que sólo llevaran la silueta del cañón.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta mañana.

Quién fue… H. H. Stephenson: el primer deportista que consiguió un ‘hat-trick’

Stephenson, rodeado con un círculo, en pleno viaje del equipo de Inglaterra que, en 1859 hizo una gira por Norteamérica (WIKIPEDIA).

Imagino que tras leer el titular, habréis entrado buscando a un futbolista. Pues no, el primer deportista que logró un ‘hat-trick’ no era un jugador del deporte rey. Y es que éste tomó prestado el término. Voy a explicaros de qué va el tema.

Heathfield Harman Stephenson era un jugador profesional de cricket nacido en Esher, Surrey, Inglaterra, el 3 de mayo de 1833. Debutó en la élite en 1853. Cinco años después, en un partido en Sheffield entre el All England Eleven (un combinado de jugadores) y el Hallam, Stephenson logró tres wickets consecutivos. Para que nos entendamos y simplificando el tema: eliminó a tres bateadores de manera consecutiva derribando el wicket o estructura de madera que protege el bateador. Se trataba de una hazaña realmente difícil, casi mágica. Por eso, se llamó ‘hat-trick’, que traducido literalmente sería ‘truco del sombrero’, como aquel que realizan los magos con sus chisteras.

Tal fue el impacto del logro de Stephenson que los aficionados hicieron una colecta y le regalaron un sombrero al jugador para conmemorar su hazaña.

H. H. Stephenson siguió jugando al cricket, formando parte del primer equipo inglés que hizo un tour fuera de las islas (en concreto, a Norteamérica) y en 1880, estaba en la selección inglesa que tomó parte en el primer test match o partido oficial internacional, ante Australia en The Oval. Stephenson falleció el 17 de diciembre de 1896 en Uppingham, Inglaterra.

El hecho es que no fue hasta 1865 cuando por primera vez se escribió el término ‘hat-trick’ en un periódico y con el tiempo, la expresión se extendió a otros deportes. Así, en rugby es conseguir tres ensayos en el mismo partido. En carreras de coches, es lograr la pole, la vuelta rápida y la victoria en un mismo Gran Premio. Y en deportes como waterpolo, balonmano y, por supuesto, fútbol, es cuando un jugador marca tres goles en un mismo partido.

Como curiosidad os diré que en fútbol existen varios tipos de ‘hat-trick’: el convencional, que es marcar tres goles en un partido; el ‘clásico’, que es marcar un gol con la izquierda, otro con la derecha y otro con la cabeza; el ‘auténtico’, que es marcar un gol de jugada, otro de falta y otro de penalti; y el ‘hat-trick’ ‘perfecto’, que es marcar los tres goles en la misma portería y de manera consecutiva, es decir, sin más goles de por medio.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta el miércoles.

Santuarios del deporte. Spion Kop: la grada más famosa y el recuerdo de una batalla

A la izquierda, la colina Spioen y a la derecha, The Kop, en Anfield (WIKIPEDIA).

Normalmente, en esta sección hablo de estadios enteros, pero en esta ocasión vamos a hacer una excepción y vamos a centrarnos en una grada, quizá la más famosa del mundo, y su interesante historia.

Entre el 11 de octubre de 1899 y el 31 de mayo de 1902 tuvo lugar en Sudáfrica la llamada Segunda Guerra de los Bóers, que enfrentó a Gran Bretaña y la República de Sudáfrica, por la que luchaban los bóers, descendientes de los colonos neerlandeses que se establecieron en Sudáfrica en el siglo XVII. En el contexto de esta guerra, el 23 y 24 de enero de 1900 tuvo lugar una batalla muy famosa, la batalla de Spion Kop. Se llama así porque tuvo lugar junto a una colina así llamada (en original, Spioenkop, ‘el pico de los espías’), cerca de Ladysmith.

La batalla fue una sonora derrota británica. Casi 250 británicos murieron y más de 1.250 resultaron heridos a los pies de esta colina de 1.460 metros de altura. A algunos de esos heridos los llevó en camilla aquel día un joven miembro del Cuerpo Indio de Ambulancias llamado Mohandas Gandhi. Pero eso es otra historia.

Este espectacular aspecto tenía The Kop de Anfield en 1983 (WIKIPEDIA).

El caso es que esta batalla quedó grabada en la mente de muchos veteranos y de muchos civiles en la metrópoli. En 1904, un periodista inglés incluyó en una crónica el nombre Spion Kop. Comparaba a los hinchas situados en una de las gradas del Manor Ground, el estadio del Woolwich Arsenal, en Londres, a los soldados que aguardaron aquel par de días de enero en la batalla de Spion Kop. Pese a que la primera referencia corresponde a este campo londinense, el apodo cobró fama en Liverpool.

En 1906, el periodista Ernest Edwards explicaba en un artículo del Liverpool Echo que la nueva grada de Anfield Road se había ganado el apelativo de Spion Kop entre los aficionados, un mote que, a su juicio, “siempre se usará en el futuro”. No sabía cuán acertado estaba. 22 años después, cuando se construyó un techo para cubrir la grada, ésta fue bautizada oficialmente como ‘The Kop’. En aquel entonces, sólo en esa grada cabían 30.000 almas. En ‘The Kop’ se situaron los más vociferantes hinchas del Liverpool, por lo que ‘The Kop’ no sólo se empleó para referirse a esa parte de Anfield, sino para designar a los hinchas del Liverpool en general. Tras las normativas acerca de los asientos de pie, la capacidad de ‘The Kop’ se ha visto reducida a un total de 12.390 localidades.

Como hemos visto, Anfield no es el primer estadio que tuvo una grada llamada en honor de la colina de Spion y tampoco es la única. Hasta 22 estadios (además de Manor Ground y Anfield) tienen o han tenido una grada con este nombre, como Hillsborough en Sheffield, Elland Road en Leeds, Bramall Lane también en Sheffield, Windsor Park en Belfast, Saint Andrew’s en Birmingham o Meadow Lane en Nottingham también tienen o tuvieron su ‘Kop’. Es más, en el Parque de los Príncipes de París, una de las gradas lleva el nombre de ‘Kop de Boulogne’, así como el estadio De Vijverberg, en Países Bajos, donde juega el De Graafschap.

Os dejo con un documental (en inglés) sobre The Kop y sus orígenes:

Hasta mañana.

Quién fue… Cyril Lowe: estrella del rugby y as de la Primera Guerra Mundial

Lowe, posando con la selección inglesa en 1913 (WIKIPEDIA).

Vamos a cerrar la semana con la historia de un deportista que fue héroe en los terrenos de juego y en los campos de batalla. Es Cyril Lowe.

Cyril Nelson Lowe nació el 7 de octubre de 1891 en Holbeach, Inglaterra. Desde muy joven destacó en varios deportes: atletismo, cricket, natación, boxeo y, sobre todos los demás, rugby. En 1911 empezó a formar parte del equipo de la Universidad de Cambridge. Debido a su estatura (1,72 m, escasa para el deporte del balón oval), se ganó el calificativo de ‘Tich’ Lowe (‘tich’ se podría traducir por ‘renacuajo’ o ‘canijo’).

En 1913 fue convocado por primera vez por Inglaterra. En febrero de 1914 logró sus dos primeros ensayos, en Twickenham, ante Irlanda, en un partido del V Naciones. Un mes después, ante Escocia en Inverleith, anotó tres ensayos. Y en abril, anotaría otros tres ante Francia en Colombes.

Pero 1914 fue un año difícil. El 31 de agosto fue llamado a filas. Estaba en marcha la Primera Guerra Mundial. Fue destinado a las Royal Flying Corps. El 30 de septiembre de 1916, fue nombrado oficial de vuelo. A bordo de un F. E. 2b, logró su primera victoria el 15 de marzo de 1917, sobre Bailleul, Francia. Nueve días después derribó a otro avión alemán, pero fue herido.

Tras recuperarse, a principios de 1918 volvió a volar. Entre el 13 de abril y el 1 de julio de aquel año logró siete victorias. Sumadas a las dos anteriores, le valieron para ser condecorado con la Distinguished Flying Cross y después, con la Military Cross.

Acabada la guerra, siguió vinculado a la RAF, pero volvió a jugar al rugby. Entre 1920 y 1923 anotó diez ensayos más con Inglaterra, lo que lo convirtió en el jugador con más ensayos de la historia de Inglaterra. Su récord duró nada menos que 67 años. Fue Rory Underwood el que lo rompió en enero de 1990. Curiosidad o no, Underwood también fue piloto de combate. Underwood necesitó 38 partidos para lograr los mismos ensayos que Lowe hizo en 24 encuentros y con una guerra de por medio.

Lowe estuvo en activo hasta 1944, pero dedicado a tareas de formación. Se jubiló en 1944. Fallecería mucho después, el 6 de febrero de 1983, a los 91 años de edad.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta el miércoles.

Camisetas para la historia. Chelsea 1994: un horror en naranja y gris

Camiseta del Chelsea de 1994 (eBay).

Como cada año, las marcas deportivas presentan sus novedades en cuanto a camisetas (en breve haré el tradicional artículo sobre el asunto). Casi siempre, las camisetas tienen detractores y defensores, excepto en algunas ocasiones, en las que sólo tienen detractores. Hablaremos hoy de una camiseta propia de la galería de los horrores: la suplente del Chelsea entre 1994 y 1996.

Desde 1912, el uniforme del Chelsea ha sido azul (antes era celeste) y el suplente, blanco o amarillo. Ha habido algunas excepciones, como cuando en 1994, Umbro, entonces proveedora del equipo londinense, diseñó un uniforme gris ‘grafito’ y naranja ‘mandarina’.

El uniforme nada tenía que ver con los colores tradicionales del club. Afectaba incluso al escudo. En la camiseta había varias tonalidades de gris y los pantalones y las medias eran naranjas. Un horror muy habitual en recopilaciones de los peores uniformes de la historia.

En España tenemos buen recuerdo de él, no obstante. En la Recopa de la 94/95, Real Zaragoza y Chelsea se enfrentaron en semifinales. En el partido de ida, disputado en La Romareda, el equipo londinense se presentó de esta guisa. No les fue nada bien porque ganaron los maños 3-0. Luego aguantarían en Stamford Bridge y a la postre ganarían la final en París ante el Arsenal.

Os dejo el vídeo de aquel mítico partido en La Romareda:

Hasta mañana.

Qué fue de… Martin Keown: mítico defensa del Arsenal

Cromo de Keown de la Eurocopa de 2000 (PANINI).

Vamos a viajar de nuevo al fútbol inglés para hablar de un defensa que marcó una época en uno de los equipos clásicos de la Premier. Es Martin Keown.

¿Quién era?: Un central inglés de los 80, los 90, los 2000 y principios de esta década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser central titular del Arsenal durante 400 partidos.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2005 en las filas del Reading. En la actualidad, trabaja como uno de los analistas de fútbol para la BBC y comenta partidos para la TV3 irlandesa.

¿Sabías qué…?: Durante años formó pareja de centrales con Tony Adams, entrenador del Granada.

– Su padre es norirlandés y su madre irlandesa.

– Cuando era seleccionador irlandés, Jack Charlton intentó convencerle de que jugara con la selección del trébol, pero Keown se decantó por la inglesa.

– Fue titular en la final de la Recopa de 1995 ante el Zaragoza. Fue sustituido en el descanso por David Hillier.

Martin Keown, en una imagen reciente (WIKIPEDIA).

– De niño jugó al fútbol gaélico.

– Firmó su primer contrato con el Arsenal con 14 años.

– Como comentarista es famoso porque siempre que empieza una frase, la inicia con la palabra “Listen” (“Escucha”).

– Con Inglaterra estuvo en las Eurocopas de 1992 y 2000 y en los Mundiales de 1998 y 2002.

– Su hijo Niall es futbolista profesional. Ahora está en las filas del Partick Thistle.

– Mide 1,86 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Martin Raymond Keown nació el 24 de julio de 1966 en Oxford, Inglaterra. Debutó como profesional en 1984 en el Arsenal. En 1985 jugó cedido en el Brighton and Hove Albion. En 1986 se fue al Aston Villa y tres años después, al Everton. En 1993 regresó al Arsenal, donde estuvo hasta 2004. Jugó un año en el Leicester y luego pasó brevemente por el Reading, donde se retiró. En su palmarés tiene tres Premiers, tres FA Cups, tres Community Shields y una Recopa. Con Inglaterra jugó 43 partidos y marcó 2 goles.

Os dejo con un vídeo dedicado a Adams y Keown:

Hasta mañana.

Quién fue… Frank Barson: tan violento que tenía que ser escoltado por la policía

Barson, en una foto coloreada de su época del Aston Villa (WIKIPEDIA).

Jugadores duros en el fútbol los ha habido en todas las épocas. Hoy os voy a hablar de uno que fue muy famoso en su época. Era Frank Barson.

Frank Barson nació el 10 de abril de 1891 en Sheffield, Reino Unido.Tercero de seis hermanos, fue formado desde muy niño para ser herrero. Tras jugar en varios equipos amateur, debutó como profesional en 1911 en las filas del Barnsley. Como un prólogo perfecto de su carrera, en un partido amistoso de su primera pretemporada profesional, se vio envuelto en una pelea con jugadores del Birmingham City y fue suspendido por dos meses.

Central de 1,83 metros, Barson iba desatando iras allá por donde iba debido a su dureza en el campo. Una vez tuvo que salir escondido de Goodison Park porque la gente lo esperaba para lincharlo. En 1914, dejó a un árbitro inconsciente tras chocar con él (involuntariamente).

Dejó el Barnsley en 1919 debido a una discusión con la directiva acerca de los gastos de viajes, y lo contrató el Aston Villa. Para sorpresa de la directiva ‘villana’, Barson se negó a trasladarse a vivir a Birmingham, ya que tenía negocios en Sheffield (algunos, relacionados con gánsteres locales). Entre ambas ciudades hay unos 145 km. Pese a ser sancionado por ello, Barson no se bajó del burro y siguió viviendo en su ciudad natal. En 1920 ganó la FA Cup y jugó su único partido como internacional, en Londres ante Gales. Tras estos éxitos, el Villa le dio un mes para trasladarse a Birmingham, pero se negó de nuevo. Mientras, su fama de jugador duro se iba acrecentando. Se dice que alguien en la FA exigió que no se le convocara como internacional por esa fama, pese a ser un excelente central y un gran cabeceador. Llegó a tener que ser escoltado por la policía en varios campos para evitar las iras de los hinchas rivales. “Siento que he hecho un mal partido si el público rival no me abuchea”, dijo.

Barson, en un cromo de la época con la camiseta del Manchester United (Dominio Público).

El Aston Villa volvió a sancionarlo en 1922 por meter a un amigo en el vestuario del equipo sin el consentimiento del club, y tras este nuevo desencuentro, pidió el ‘transfer request’ y dejó el equipo. Lo contrató, por 5.000 libras, el Manchester United.

El United estaba en segunda división y pronto se hizo con el puesto de capitán. Firmó un contrato en el que figuraba una curiosa prima: si el equipo ascendía, a Barson se le premiaría con un pub para que él lo gestionase. El United ascendió en 1925 y en efecto, el pub George & Dragon de Ardwick, al norte de Manchester, pasó a ser suyo. La primera noche se llenó hasta los topes. Pero, agobiado, Barson decidió ese mismo día traspasar el bar a uno de los camareros.

En 1928 dejó el United y fichó por el Watford, que estaba entonces en la tercera división. Pero aquí su fama jugó de nuevo en su contra. En un partido ante el Fulham, fue expulsado por dar una supuesta patada a Jimmy Temple. Entró el cólera y se negó a abandonar el terreno de juego. Barson aseguraba que lo que pasó en realidad es que Temple le sujetó de la pierna y él trató de zafarse, lo que el colegiado interpretó como una patada. En aquella época, la FA trataba de imponer sanciones aleccionadoras, y a Barson le cayeron 7 meses. Los hinchas del Watford reunieron 5.000 firmas para que la sanción se levantase. Fue en vano. Barson dejó el equipo.

Fichó por el Hartlepool United como jugador-entrenador, pero sólo cinco meses después se fue al Wigan Borough. En su último partido (lo sería de su carrera), fue expulsado. Firmó luego por el Rhyl Athletic galés, pero no llegó a jugar, sino que se hizo cargo del puesto de entrenador, hasta 1935. En julio de ese año, el Aston Villa le ofreció un puesto como entrenador de categorías inferiores y poco después, llegaría a hacerse cargo del puesto de entrenador del primer equipo, hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Tras el conflicto, entrenó al Swansea Town hasta 1954 y al Lye Town hasta 1956, cuando se retiró. Se jubiló y se estableció en Birmingham, donde falleció el 13 de septiembre de 1968, a los 77 años de edad.

Esto es todo. Volvemos el miércoles.

Quién fue… Tommy Ball: el caso del futbolista asesinado

Tommy Ball, con el uniforme del Aston Villa (WIKIPEDIA).

Hace no mucho di con esta historia y dudé poco en traérosla al blog. Es muy curiosa, por lo inusual. Es la historia de Tommy Ball, el único futbolista asesinado de la historia de Inglaterra.

Thomas Edgar Ball nació el 11 de febrero de 1900 en Chester-le-Street, Durham, noreste de Inglaterra. Tras trabajar como minero, se hizo deportista profesional en 1919, cuando fichó por el Newcastle United. En 1920 lo contrató el Aston Villa.

Ball era central y el Villa lo fichó para ser suplente de Frank Barson (otro jugador que merece -y tendrá- un post), y en 1922, cuando Barson se fue, Ball se hizo con el puesto de titular. Sus buenas actuaciones llamaron la atención de la prensa y se rumoreó fuertemente una posible convocatoria con Inglaterra.

Pero por desgracia, no pudo ser. Tommy Ball vivía con su mujer, Beatrice, en Perry Barr, a las afueras de Birmingham, en una casita que le habían alquilado a un tal George Stagg, que vivía en la granja adyacente. Stagg era un veterano de la I Guerra Mundial y expolicía, que tenía fama por su mal carácter tras el conflicto.

Stagg y Ball no tenían una buena relación. Sus discusiones eran frecuentes. Stagg se quejaba de que las gallinas de Ball entraban a su jardín y llegó a amenazar con envenenarlas. El casero intentaba que el joven matrimonio Ball dejara la granja, pero sin éxito.

La noche del domingo 11 de noviembre de 1923, tras un partido que el Aston Villa disputó en Nottingham ante el Notts County el día anterior, Tommy Ball y su mujer acudieron a un pub local, donde el central se tomó tres pintas y media de ale. Regresaron a casa y Tommy decidió sacar al perro a pasear.

Al rato, Beatrice escuchó desde casa una discusión y un disparo. Alarmada, salió y se encontró a su esposo arrastrándose por el suelo: “Me ha disparado”, dijo él. Ella declararía después de que sonó un segundo disparo y que notó que pasaba muy cerca. Poco después, Tommy Ball moría a causa de una herida de bala. La Policía llegó y detuvo a George Stagg, que no opuso resistencia.

El 19 de noviembre tuvo lugar el funeral de Tommy Ball. Su féretro fue portado por sus compañeros de equipo, y numerosos clubes de la zona enviaron coronas. Centenares de personas acudieron al sepelio y el club recaudó 127 libras de la época para ayudar a la viuda.

En el juicio, George Stagg declaró que los hechos fueron un accidente. Dijo que había visto cómo alguien intentaba colarse en su casa, y sacó una escopeta para amedrentar al intruso. Según su versión, Ball, que estaba borracho y había amenazado de muerte a Stagg y a su esposa, agarró la escopeta y en el forcejeo entre ambos, recibió un disparo, quedando herido de muerte el futbolista. Stagg, que incurrió en varias contradicciones en su testimonio, añadió que Ball tenía problemas con el alcohol y que maltrataba a su mujer. El entrenador del Aston Villa, Alf Miles, desmintió lo primero, mientras que Beatrice Ball desmintió lo segundo.

Tras una hora y 40 minutos de deliberación, el jurado declaró a Stagg culpable de asesinato, pero recomendó al juez que fuera clemente con el acusado, algo bastante inusual por entonces. El juez condenó a muerte a Stagg, pero éste se benefició de la llegada al poder del primer gobierno laborista de McDonald, que se oponía a la pena capital, y se le conmutó la pena por cadena perpetua. Poco después, un análisis psiquiátrico declaró que Stagg tenía problemas mentales y fue enviado al hospital psiquiátrico de Broadmoor. Tras pasar toda su vida por diferentes instituciones mentales, George Stagg fallecería en 1966, a los 87 años de edad, en el hospital de Highcroft de Birmingham.

Espero que os haya gustado la historia. Volvemos el miércoles.