Archivo de la categoría ‘Boxeo’

Quién fue… Salamo Arouch: ganó 200 combates para salir vivo de Auschwitz

Salamo Arouch (WIKIPEDIA).

Hace casi un mes os conté la historia de Victor Perez, un boxeador judío que murió en el Holocausto. Este domingo os traigo la historia de otro púgil hebreo que, por fortuna, pudo contarlo. Es Salamo Arouch.

Solomon Arouch nació el 1 de enero de 1923 en Salónica. Como sabéis, esta ciudad del norte de Grecia es una de las ciudades europeas con más tradición judía. Antes de la Primera Guerra Mundial llegó a tener cerca de un cuarto de millón de habitantes de esta religión. Fue el padre del protagonista de hoy, estibador en el puerto de Salónica, quien inculcó a su hijo el amor por el boxeo.

A los 14 años empezó a competir, como miembro del Maccabi de Salónica. Posteriormente, lo hizo en la sección de boxeo del popular Aris, otro de los grandes clubes de la ciudad. Ya como profesional y bajo el nombre de Salamo Arouch, ganó el campeonato griego de los pesos medios, y en 1939 el campeonato de los Balcanes. Con un récord de 24 victorias, 24 por KO, se enroló en el ejército griego con motivo del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

En 1943, Arouch y su familia fueron detenidos por las tropas nazis y deportados al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, adonde llegaron el 15 de mayo de 1943. A Arouch le tatuaron en el brazo el número 136.954.

Como le ocurrió a Victor Perez, el hecho de ser boxeador profesional le valió para tener algunas ventajas en el campo, pero a un coste terrible: dos o tres combates a la semana en los que, si salía derrotado, le esperaba una muerte segura.

Salamo Arouch, según su propio testimonio, disputó más de 200 combates en el campo, y los ganó todos. En una ocasión, derrotó a un checoslovaco que rozaba los 115 kilos en tan solo 18 segundos. Sus puños le dieron la supervivencia. Sus padres y sus hermanos, en cambio, no corrieron tanta suerte.

El 17 de enero de 1945 fue trasladado a otro campo, el de Bergen-Belsen (donde murió Ana Frank). Apenas dos meses después, los británicos liberaron el campo. Salamo Arouch intentó buscar en vano a sus familiares, pero conoció a Marta Yechiel, una joven de 17 años de Salónica, como él. Se enamoraron y decidieron establecerse en Tel Aviv. En noviembre de ese año, se casaron. Salamo Arouch empezó a trabajar en una naviera.

La experiencia de Arouch en Auschwitz le valió para dar charlas motivacionales contando su experiencia. Y no sólo eso: en 1955 tuvo la oportunidad de ponerse de nuevo los guantes para despedirse del boxeo. Fue en Tel Aviv, ante el italiano Amleto Falcinelli. Arouch, esta vez, perdió por KO. Fue la primera y última derrota de su carrera. Ya no importaba, porque vivía en la libertad de su nuevo hogar.

En 1989, Hollywood se interesó por su historia y se rodó un biopic sobre su vida. Arouch tuvo la valentía de volver a Auschwitz y colaboró en la producción del filme. Wilem Defoe interpretó el papel protagonista en una película que se tituló El triunfo del espíritu y que se tomó algunas libertades, como cambiarle el nombre a Marta Yechiel y situarla en la trama antes de su detención. La película tuvo buenas críticas.

En 1994, Salamo Arouch sufrió un derrame cerebral que le afectó a su salud, que definitivamente empeoró a finales de 2008. El 26 de abril de 2009, con 86 años, murió en un hospital de Tel Aviv.

Espero que os haya gustado la historia. El jueves, más.

Quién fue… Victor 'Young' Perez: el campeón que murió a tiros en un campo de concentración nazi

Victor Perez, en su etapa profesional (WIKIPEDIA).

Cerramos la semana con una de esas historias que creo que jamás deben ser olvidadas. Viajamos a la II Guerra Mundial para recordar a Victor ‘Young’ Perez.

Messaoud Hai Victor Perez nació en Dar-El Berdgana, el barrio judío de la ciudad de Túnez el 18 de octubre de 1911, en el seno de una familia sefardí. Con 14 años, el joven Victor y su hermano Benjamin empezaron a entrenar para emular a su ídolo, el boxeador francés de origen senegalés ‘Battling’ Siki.

Victor destacó como púgil y sólo tres años después fue enviado a París para formar parte de la élite del boxeo mundial. El 8 de febrero de 1930 peleó por el título mundial de los pesos mosca en la capital gala, pero perdió ante Henry ‘Kid’ Oliva. Menos de un año después, el 4 de junio del 31, ganó el título de campeón de Francia de su categoría. El púgil era conocido como ‘Young’ Perez y combatía con un calzón negro con una estrella de David bordada.

Pero la gloria le llegó el 24 de octubre de 1931, cuando compitió por el título mundial ante el estadounidense Frankie Genaro. La cita tuvo lugar en el Palais de Sports de la capital parisina, y Perez noqueó al neoyorquino en el segundo asalto. Era campeón del mundo.

En esta época, ‘Young’ Perez era una figura de la sociedad parisina, frecuentando casinos, restaurantes y bares de copas. Mantuvo relaciones sentimentales con las actrices Lilian Harvey sobre todo con Mireille Balin, una de las actrices y modelos más famosas de la Francia de los años 30.

Ostentó el título durante un año y una semana, porque el 31 de octubre de 1932 perdió esa condición ante el inglés Jackie Brown en Manchester. Tras esta derrota, Perez cambió de categoría y se pasó al peso gallo. El 19 de febrero de 1934 peleó por el título mundial de la categoría, pero cayó derrotado por el panameño ‘Panama’ Al Brown, en un combate marcado por la diferencia de estatura entre ambos púgiles (Bown medía 1,80 metros y Perez medía 1,55).

Curiosamente, Perez fue testigo de la historia. El 11 de noviembre de 1938 peleó en el Deutschlandhalle de Berlín ante el austríaco Ernst Weiss. Aquel combate fue un infierno, ante un público que no dejó de insultarle y de lanzarle cosas. Y es que la noche anterior había tenido lugar la tristemente famosa Kristallnacht o noche de los cristales rotos, en la que simpatizantes nazis destrozaron comercios y negocios judíos por toda Alemania. Perez presenció estos hechos desde su hotel de la Alexanderplatz berlinesa. Tras aquel combate, cogió presto el primer avión de regreso a París. Finalmente, ‘Young’ Perez colgó los guantes en diciembre de ese año, con un récord de 92 victorias (28 por KO), 26 derrotas y 15 nulos.

Establecido en París, en 1940 entró en vigor el llamado Régimen de Vichy en Francia, títere de los nazis. Los judíos eran obligados a inscribirse en un censo oficial, pero Perez se negó. Se hizo pasar por español para poder evitar el control de las autoridades galas. Las cosas se ponían feas y Perez empezó a plantearse abandonar Francia. Pero no le dio tiempo. Fue denunciado y el 21 de septiembre de 1943 fue detenido e internado en el campo de Drancy. Diez días más tarde, fue subido a un tren en un vagón sin agua, luz ni alimentos, que tardó cuatro días en llegar a su destino: el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau.

Fue asignado al subcampo de Monowitz, bajo el comandante Heinrich Schwarz, que resultó ser un fanático del boxeo y admirador del propio Perez. Esto le permitió ser asignado a las cocinas, donde tenía mejores condiciones que el resto de internos. Pero por supuesto, fue obligado a pelear para deleite de los alemanes y sus apuestas. En Monowitz, Perez coincidió con otros boxeadores, y peleaban dos veces por semana. Tenían algún privilegio como raciones extra y un día entero de descanso. Y si ganaban sus combates, más comida aún. Pero si perdían, eran ejecutados.

‘Young’ Perez aprovechaba su trabajo en las cocinas del campo para sacar comida de manera clandestina para otros reclusos, hasta que un kapo lo pilló. Fue apaleado e internado en una celda de castigo durante 15 días. Perdió su puesto en las cocinas y fue asignado a trabajos de desescombro.

Pero la Guerra llegaba a su final. Fue entonces cuando los nazis empezaron a desmantelar sus campos antes de que llegaran los aliados. El 18 de enero de 1945 empezó la evacuación en una de las llamadas ‘marchas de la muerte’. Victor Perez era uno de los 60 supervivientes de los 1.000 deportados del tren en el que viajó de Francia a Polonia. Se sabe que Victor ‘Young’ Perez murió cuatro días después, el 22 de enero, bajo fuego de ametralladora. No se sabe muy bien cuál fue el motivo. Pudo ser porque estaba tan débil que no podía seguir el ritmo de los evacuados, o que fue sorprendido intentando huir. Otra teoría apunta a que fue acribillado tras ser sorprendido intentando robar pan para sus compañeros. Sea como fuere, la vida del boxeador tunecino se apagó en aquel gélido día de 1945 en Gleiwitz, Polonia.

La figura de ‘Young’ Perez no ha caído en el olvido. Tanto en su Túnez natal como en Francia se sucedieron los homenajes. En la ciudad de Túnez hay una placa en su memoria, y durante años el estadio principal de la ciudad llevó su nombre. Una de las salas del Instituto Nacional del Deporte y la Educación Física, en París, lleva el nombre de Victor Perez. Sobre la vida del púgil hay cómics, libros, un documental y desde 2013, una película biográfica titulada Victor ‘Young’ Perez, en la que el exboxeador y actor francés de origen tunecino Brahim Asloum interpreta al personaje principal.

Esto es todo. Espero que os haya gustado esta historia.

Quién fue… Harry Haft: la odisea del boxeador que salió de Auschwitz tras matar a un guardia

Harry Haft, en su etapa profesional (WIKIPEDIA).

Vamos a tratar este domingo de otra de esas interesantes historias que trae el boxeo de la mano (o mejor dicho, de los puños) de un púgil que vivió el infierno en vida, pero que pudo salir de él gracias precisamente a lo que mejor hacía. Es la historia de Herschel ‘Harry’ Haft.

Hertzko Haft nació el 28 de julio de 1925 en Belchatów, Polonia, en el seno de una familia judía. Tenía sólo 14 años cuando los nazis invadieron su país, y para sobrevivir, él y su hermano se dedicaban a un pequeño negocio de contrabando.

Finalmente, fue detenido por ser judío y enviado a varios campos de concentración hasta que acabó en Auschwitz. Gracias a su fuerte complexión, un oficial de las SS decidió convertirlo en su entretenimiento y lo puso a boxear con otros presos por diversión. Los combates se celebraban en el vecino campo de Jaworzno y eran a muerte.

Haft disputó 76 combates para sobrevivir. En 1945, cuando los soviéticos estaban a punto de llegar, los nazis desmantelaron los campos y organizaron las llamadas ‘marchas de la muerte’ hacia Alemania. En abril de ese año, Haft pudo matar a un guardia que se estaba bañando, y escapar vistiendo su uniforme.

Hasta el fin de la contienda, Haft anduvo huyendo de pueblo en pueblo. En un terrible episodio, el púgil llegó a matar a unos ancianos que sospechaba que lo habían descubierto. Finalmente, pudo llegar a un campo de refugiados gestionado por los americanos en Alemania. En 1947 llegó a participar en un campeonato para judíos amateurs en Múnich, y lo ganó.

En 1948 decidió emigrar a Estados Unidos, y se estableció en Nueva Jersey, donde vivía un tío suyo. Allí actualizó su nombre a Herschel (con el diminutivo Harry) y se hizo boxeador profesional. En total, disputó 21 combates, siendo el más importante en Rhode Island el 18 de julio de 1949, ante el gran Rocky Marciano. Haft salió derrotado y colgó los guantes.

Tras su retirada, se casó con su novia, Miriam Wolfsoniker, y abrió una verdulería y frutería en Brooklyn. Tuvieron dos hijos y una hija. En abril de 2007 fue introducido en el Salón de la Fama del Deporte Judío. Seis meses después moría a causa de un cáncer en Pembrook Pines, Florida. Tenía 82 años.

La historia de la vida de Harry Haft fue llevada a un libro por su hijo mayor, Alan Scott. Este libro dio pie en 2011 a la publicación de una novela gráfica creada por el autor Reinhard Kleist. Pero no queda ahí la cosa, porque se espera que para finales de este año se estrene una película biográfica que llevará su nombre como título. Ben Foster encarna al púgil y entre otros, cuenta con la participación de Danny DeVito o John Leguizamo. Habrá que verla.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta el jueves.

Quién fue… Rocky Marciano: el único campeón de los pesados invicto

Rocky Marciano (WIKIPEDIA).

Vamos a cerrar la semana con uno de los más grandes boxeadores de todos los tiempos: Rocky Marciano.

Rocco Francis Marchegiano nació el 1 de septiembre de 1923 en Brockton, Massachusetts. Su padre, Pierino, era italiano de los Abruzos y su madre, Pasqualina (de apellido de soltera Picciuto), era de la región de Campania.

Con apenas 8 meses estuvo a punto de morir por neumonía, pero salió adelante. Desde joven empezó a practicar levantamiento de pesos y con un viejo saco de correos relleno y colgado de un árbol, se fabricó su primer saco. En el instituto, que no acabó, practicó béisbol y fútbol americano.

Al dejar los estudios tuvo varios empleos: repartidor, obrero de la construcción, trabajador del ferrocarril y zapatero. En 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, entró en el ejército y fue enviado a Europa, en concreto a Gales. Siguió en Ejército hasta 1946.

Fue en las fuerzas armadas donde empezó a boxear más en serio y tras una exitosa carrera amateur, se convirtió en profesional en 1948. Fue en esta época cuando adoptó su nom de guerre, después de que en un combate en Rhode Island, el speaker tenía problemas para pronunciar correctamente su apellido, Marchegiano. Su manager le propuso entonces llamarse Rocky Mack, pero el púgil prefirió un apellido que sonara más italiano y decidió llamarse Rocky Marciano.

Fue encadenando victorias. Su primer gran combate tuvo lugar el 26 de octubre de 1951 en el Madison Square Garden de Nueva York ante un ya veterano Joe Louis. Pese a no ser favorito en las apuestas, Marciano venció por KO técnico en el octavo asalto. Tras cuatro victorias más, disputó su primer combate por el título de los pesados.

El rival era Jersey Joe Walcott y el combate se celebró en Philadelphia. Pese a que Walcott iba ganando a los puntos, un gancho de derecha en el decimotercer asalto tumbó al campeón y convirtió al bueno de Rocky en campeón del mundo.

Su primera defensa del título llegó un año después, de nuevo ante Walcott, pero esta vez en Chicago. Marciano tardó 2 minutos y 25 segundos del primer asalto para noquearlo.

Su segunda defensa fue ante Roland La Starza, al que venció por TKO. Entre junio y septiembre de 1954 disputó dos combates en el Garden ante Ezzard Charles. En el primero ganó por los puntos (Charles es el único púgil que le aguantó 15 asaltos), mientras que en el segundo ganó por KO.

Defendería su título dos veces más. Ante el inglés Don Cockell en San Francisco, en mayo del 55 (victoria por TKO) y la última, en el Bronx, en el estadio de los Yankees, el 21 de septiembre de 1955, ante Archie Moore.

El 27 de abril de 1956, Rocky Marciano anunciaba su retirada. Algunos críticos apuntaron que al contrario que otras leyendas de los pesos pesados, Marciano no peleó con púgiles de alto nivel, si bien otros explican que fue una época en la que no había boxeadores de su categoría. Sea como sea, casi unánimemente, Marciano está considerado como uno de los mejores de todos los tiempos.

Pese a que en 1959 se planteó volver al ring, finalmente decidió permanecer retirado. Se metió en el mundo de la televisión como comentarista y también como árbitro de lucha. También abrió una cadena de restaurantes italianos.

Pero la desgracia se cebó con él. El 31 de agosto de 1969, un día antes de cumplir 46 años, subió a un avión privado Cessna 172 para viajar de Chicago a Iowa. Era de noche, hacía mal tiempo y el piloto no tenía demasiada experiencia. El avión chocó contra un árbol en la maniobra de aterrizaje y los tres tripulantes, incluido Marciano, murieron. El campeón fue enterrado en Fort Lauderdale, Florida. Su mujer, Barbara, murió cinco años después a causa de un cáncer de pulmón y fue enterrada junto a él. Dejó dos hijos, del que solo sobrevive Rocco Kevin, nacido en 1968.

El legado de Marciano fue imborrable y marcó a varias generaciones. El boxeador más famoso de la ficción, Rocky Balboa, debe su nombre (y algún detalle más) a la figura de Marciano. Existen dos estatuas dedicadas al púgil: una en Brockton, donde nació, y otra en el pueblo de Ripa Teatina, en Italia, donde nació su padre. Ambas localidades están hermanadas.

Os dejo un vídeo dedicado a Marciano:

Saludos y hasta el jueves.

Quién fue… Rocky Locrkidge: el protagonista del vídeo viral del 'mejor llanto de la historia'

Lockridge, en pleno llanto (YOUTUBE).

Vamos a cerrar la semana con un deportista que, más allá de su carrera profesional, es recordado por un vídeo viral que hace años corrió como la pólvora en Internet. Es Rocky Lockridge.

Rick ‘Rocky’ Lockridge nació el 10 de enero de 1959 en Tacoma, Washington, donde empezó a boxear.

Lockridge alcanzó la fama en febrero de 1984, cuando se enfrentó en Beaumont, Texas, a Roger Mayweather (tío de Floyd), que ostentaba el título mundial de los pesos pluma. En tan solo 98 segundos del primer asalto, Locrkidge derrotó a Mayweather, que era muy favorito, convirtiéndose en campeón del mundo. En mayo del año siguiente perdió el título ante el puertorriqueño Wilfredo ‘Bazooka’ Gómez.

Pero como en el caso de muchos otros boxeadores, Lockridge tuvo problemas fuera del cuadrilátero. En concreto, con las drogas (se hizo adicto al crack), que lo llevaron a vivir en la indigencia. Además, sufrió un derrame cerebral que le afectó y le obligó a llevar bastón.

Su familia, con el objetivo de sacarlo del mundo de las drogas, lo llevó a un ‘reality’ de televisión llamado Intervention, que consistía en filmar documentales con adictos para luego reunirlos con su familia e intervenir en esa adicción, con el fin de que la dejaran. En aquel programa, Lamar, uno de los hijos del púgil, confesó entre lágrimas que pese a todos los problemas de su padre, en el fondo de su corazón lo amaba. Estas palabras conmovieron profundamente a Rocky Lockridge, que inmediatamente inició un sonoro llanto (casi un grito) que fue bautizado como ‘el mejor llanto de la historia’ y que se convirtió en un fenómeno viral.

Por desgracia, la salud de Rocky Lockridge empeoró y sufrió nuevos derrames cerebrales. Acabó muriendo el año pasado, el 7 de febrero de 2019, en un hospicio benéfico de Nueva Jersey. Tenía sólo 60 años.

El vídeo no podía ser otro:

Hasta mañana.

Quién fue… Kim Duk-koo: murió a golpes en el ring y cambió para siempre el boxeo

El boxeador surcoreano Kim Duk-koo (WIKIPEDIA)

Cerramos la semana con una historia dura de un deporte duro, pero que tiene su interés histórico, ya que cambió para siempre la forma de entender el boxeo, así como parte de sus reglas. Es la historia de Kim Duk-koo.

Kim Duk-koo nació en Gangwong, Corea del Sur, el 29 de julio de 1955. Era el menor de cinco hermanos y creció una familia pobre: había perdido a su padre con tenía dos años. Desempeñó trabajos como limpiabotas o guía turístico hasta que en 1976 emprendió su carrera como boxeador.

En su etapa amateur logró un récord de 29 victorias y 4 derrotas, y dio el salto al profesionalismo en 1978. Cuatro años después, ganó el título de campeón de Asia y Pacífico de los ligeros. Este título lo convirtió en aspirante al título mundial de la categoría, y se organizó un combate con el campeón, el estadounidense Ray ‘Boom Boom’ Mancini.

El combate se celebraría en Las Vegas el 13 de noviembre. Era la primera vez que Kim peleaba fuera de Asia. Antes de partir para el mítico Caesar’s Palace, Kim escribió el mensaje “Vivir o morir” en la pantalla de una de las lámparas de su hotel en la ciudad de las luces.

Un momento del combate (YOUTUBE).

El combate fue durísimo. Kim castigó fuertemente a Mancini, llevando incluso al equipo del americano a plantearse tirar la toalla. Mancini tenía un ojo totalmente fuera de combate, pero conforme el combate avanzaba y ‘Boom Boom’ resistía, la iniciativa empezó a cambiar de lado. Mancini se rehizo y en el 14º asalto, el estadounidense logró mandar a la lona al coreano. El árbitro paró el combate y Mancini retuvo el título.

Apenas unos minutos después de acabar el combate, el coreano entró en coma. Fue sacado del Caesar’s Palace y llevado al hospital Desert Springs. Allí le hallaron un hematoma subdural que contenía 100 cenímetros cúbicos de sangre en el cráneo. Fue operado de urgencia, pero el púgil no se recuperó y el 18 de noviembre moría. Tenía 27 años. El neurocirujano que lo trató explicó que su muerte se produjo por un solo puñetazo.

La muerte de Kim sumió a Mancini en una depresión. Nunca fue el mismo y dos años después perdió el título. La tragedia fue mucho mayor. La madre de Kim se suicidó tres meses después bebiendo una botella de pesticida. Al verano siguiente fue el árbitro del combate el que se quitó la vida descerrajándose un tiro en la cabeza.

La novia de Kim estaba embarazada de un niño, Kim Chi-Wan, que nunca conoció a su padre. Muchos años después, en 2011, y por medio de un documental, Kim hijo conoció a ‘Boom Boom’ Mancini.

La muerte del púgil surcoreano provocó cambios en la normativa. El máximo de asaltos pasó de 15 a 12. Aumentaron los controles médicos antes de los combates y desde entonces los boxeadores empezaron a ser sometidos a electrocardiogramas, tests cerebrales y pulmonares. Además, se introdujo la cuenta de 8 con el púgil de pie, que permite declarar un KO aunque el boxeador no esté en el suelo pero esté a punto de perder la verticalidad. Y una norma más: un boxeador no podría pelear hasta que pasaran al menos 45 días tras un KO en contra. En definitiva: la muerte de Kim cambió el boxeo para siempre.

Os dejo con el combate completo:

Quién fue… Tommy Morrison: la estrella de 'Rocky V' que murió de sida

Fotograma de ‘Rocky V’ (United Artists).

Os he dicho en más de una ocasión que el deporte más cinematográfico de todos es el boxeo. Son innumerables las películas en las que el noble arte del pugilato ha sido el protagonista. Hoy vamos a hablar del protagonista de una entrega de una de las más famosas sagas de cine deportivo de la historia, que fue profesional también y que tuvo un final triste. Hoy os hablo de Tommy Morrison.

El 2 de enero de 1969 nacía en Gravette, Arkansas, Tommy David Morrison. De origen escocés por parte de padre y nativo americano por parte de madre (de las tribus ponca y otoe), se crió en Oklahoma. Su hermano mayor se dedicó al pugilato y a los 10 años, su padre lo metió en el mundo del boxeo. Con 19 años ya era campeón de Oklahoma. Su carrera amateur culminó en los trials para representar a Estados Unidos en los Juegos de Seúl 88, pero perdió en la final de los pesados ante Ray Mercer, que a la postre ganaría el oro en la cita olímpica.

Tommy Morrison debutó como profesional el 10 de noviembre de 1988 en Nueva York. Al año siguiente contaba con 19 combates, 19 victorias, 15 por KO. Fue entonces cuando Sylvester Stallone se fijó en él. Le ofreció un papel y Morrison detuvo su carrera profesional durante seis meses para participar en el rodaje de Rocky V, película en la que interpretó a Tommy Gunn, un pupilo de Rocky Balboa.

Ya famoso por la película, retomó su carrera deportiva y en octubre de 1991 disputó su primer combate por un título, precisamente ante Ray Mercer. Morrison sufrió la primera derrota de su carrera, un KO en el quinto asalto. A pesar de ello, siguió peleando y en junio de 1993 disputó ante el legendario George Foreman otro combate por el título de los pesados la WBO, logrando la victoria y con ello el cinturón de campeón. Apenas unos meses después, y tras una defensa exitosa, lo perdió. Fue en octubre de aquel 1993, ante Michael Bentt, en Tulsa, Oklahoma.

Una de las últimas fotos de Tommy Morrison (YOUTUBE).

En 1995 logró el título de la IBC al derrotar al canadiense Donovan Ruddock en Kansas City, pero tres meses después lo perdió ante el británico Lennox Lewis en Atlantic City. Y en 1996 cambió todo para siempre.

La Comisión Atlética de Nevada reveló que Tommy Morrison había dado positivo en una prueba del VIH. Este organismo, responsable de los eventos deportivos en el estado de Nevada, prohibió la participación de Morrison en combates disputados en su territorio. Morrison admitió ser portador del virus y explicó que lo contrajo debido a un estilo de vida “permisivo, rápido e imprudente”. Anunció también su retirada de los rings.

Pero 10 años después, Morrison dijo que los positivos eran falsos. La Comisión Atlética de Nevada se mantuvo en su dictamen, pero en 2007, Morrison dio negativo en cuatro pruebas diferentes. Con ello, volvió a los cuadriláteros y disputó un combate contra John Castle en West Virgina, con victoria. Por esa época, un exagente de Morrison reveló que Morrison había falseado los tests usando sangre diferente a la suya. El New York Times llevó a cabo una investigación y concluyó que los tests de 1996 fueron falsos positivos, pero otros expertos mostraron sus dudas.

La figura de Tommy Morrison se difuminó de los medios de comunicación hasta que en agosto de 2013, la madre del púgil reveló que a su hijo le quedaban pocos días de vida, debido al sida. El 1 de septiembre de ese año, Tommy Morrison moría a los 44 años de edad en el Nebraska Medical Center de Omaha debido a un fallo multiorgánico provocado por una infección.

A Morrison le sobrevivieron dos hijos, llamados Trey y Kenzie, que también han iniciado una carrera pugilística.

Os dejo un vídeo dedicado a Morrison:

Hasta el jueves.

Qué fue de… Lucia Rijker: la mala de 'Million Dollar Baby'

Lucía Rijker en ‘Million Dollar Baby’ (Warner Bros).

Uno de los deportes más cinematográficos que existen es el boxeo. Hay infinidad de buenas películas sobre el noble arte del pugilato, y una de ellas es Million Dollar Baby, la célebre película de 2004 que se llevó cuatro Óscars, dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por el veterano actor, por Hillary Swank y por Morgan Freeman. Pues bien, en este filme participó una verdadera boxeadora, una deportista profesional, y es de quien os voy a hablar: Lucia Rijker.

Nacida de un padre de Surinam y de una madre neerlandesa en Amsterdam, Países Bajos, el 6 de diciembre de 1967, Lucia Frederica Rijker empezó a practicar artes marciales con 6 años, en concreto judo. Practicó softball y esgrima, hasta que en su adolescencia se pasó al kickboxing. Con 15 años ya batió por KO a la campeona americana Lily Rodriguez. Inició una fulgurante carrera que la llevó a ser cuatro veces campeona del mundo y a ser imbatida: 36 victorias (25 por KO y cero derrotas). Bautizada como ‘La mujer más peligrosa del mundo’, participó en 1994 en un combate de exhibición ante el campeón de muay thai tailandés Somchai Jaidee, en una pelea que se consideró el reto definitivo entre un hombre y una mujer. Ganó el hombre por KO en el segundo asalto.

Llamada también ‘La Destructora Holandesa’ y ‘Lady Tyson’, Lucia Rijker se pasó al boxeo en 1996. Tras 14 combates invicta, decidió dar un giro a su vida y dejó el boxeo para intentar labrarse una carrera en Hollywood. Tras algunos papeles menores, su gran oportunidad llegó en 2004 con Million Dollar Baby, película en la que interpreta a Billie ‘La Osa Azul’ Osterman, una exprostituta alemana convertida en boxeadora, conocida por su juego sucio, y que disputa el combate climático de la película con la protagonista, Maggie Fitzgerald (Hillary Swank).

Tras esta experiencia, en 2003 Rijker regresó al boxeo, y tras dos combates, se retiró, invicta. Desde entonces, se dedica a entrenar y a dar conferencias, charlas y clínics por todo el mundo. En 2012, de hecho, estuvo trabajando para la célebre luchadora estadounidense Ronda Rousey.

Os dejo con un vídeo de grandes momentos de Rijker:

Hasta el jueves.

Quiénes fueron… Tom Sayers y John Heenan: disputaron el primer campeonato del mundo de boxeo

Representación de la época del combate entre Sayers y Heenan (WIKIPEDIA).

Alguna vez me habréis leído decir que el deporte que mejores historias deja es el boxeo (quizá también el ciclismo). Hoy os voy a traer una de ellas, la del que se considera el primer campeonato del mundo de boxeo o, en otras palabras, el combate Sayers-Heenan.

Primero os hablaré de Tom Sayers (Brighton, Inglaterra, mayo de 1826). Albañil de profesión, dejó su oficio para dedicarse al boxeo con puños desnudos, ilegal pero tolerado, en el año 1849. Pese a medir 1,73 y pesar menos de 70 kilos, Sayers fue convencido por su manager para pelear con pesos pesados. Pese a la diferencia de tamaño, ganó numerosos combates y se convirtió en campeón y mejor boxeador de Reino Unido.

Al otro lado del Atlántico nació John Camel Heenan (Watervliet, Nueva York, mayo de 1834). Con 1,87 de estatura y más de 86 kilos de peso, Heenan fue descubierto por el entrenador inglés John Cusick, que le encontró un trabajo de guardaespaldas/matón y lo enfocó al boxeo. Se convirtió en campeón de Estados Unidos tras la retirada del anterior, y en 1859 desafió al campeón del otro lado del océano, Tom Sayers, a un combate que se celebraría en Inglaterra. Heenan llegó a Liverpool a bordo del buque ‘Asia’ un 16 de enero de 1860.

Tom Sayers, vestido muy elegantemente en 1860 (WIKIPEDIA).

Aunque no era oficial, por ser ilegal, este combate se consideró en el primer campeonato internacional de boxeo de la historia. La expectación que generó fue enorme. La pelea se disputó en Farnborough, Hampshire, el 17 de abril de aquel 1860.

Pese a ser ilegal, en el combate se dieron cita numerosos parlamentarios, aristócratas, actores, autores, deportistas… en total, se estima que 2.000 personas se dieron cita en el lugar del combate. El favorito era el estadounidense por una mera cuestión física: era más joven, más alto y más fuerte.

Al poco de empezar, los dos púgiles se lesionaron: en el sexto asalto, Sayers recibió un golpe en el brazo derecho que lo lastró para el resto de la pelea, mientras que Heenan, en el séptimo round, sufrió una herida en el ojo derecho que le impedía ver por él. En el asalto 33, el americano tenía ya los dos ojos casi cerrados por los golpes del inglés. En el 37º asalto se produjo una invasión del ring tras una acción de Heenan sobre Sayers, empujando su cabeza contra una de las cuerdas.

Así de amenazador era el aspecto de J. C. Heenan (WIKIPEDIA).

La pelea se pudo reanudar y siguió durante cinco asaltos más, hasta que la policía llegó y todo el mundo salió huyendo. La pelea había durado 2 horas y 47 minutos. El árbitro declaró el combate nulo, pese a las protestas de Heenan, que decía que el público había intervenido justo cuando iba a noquear al inglés (extremo que alguna crónica de la época confirma), y las quejas de Sayers, que decía que Heenan estaba casi ciego y había recibido más que él.

Heenan pidió un combate de revancha, pero la lesión del brazo de Sayers lo evitó. Así, ambos recibieron sendos cinturones de campeón. De hecho, acabaron haciéndose amigos, se asociaron e hicieron un tour por toda Gran Bretaña. En julio de ese año, Heenan regresó a América, donde fue recibido como un héroe y recibió un premio de 10.000 dólares, fruto de una recaudación popular.

Curiosamente, tres años después, Heenan regresó a Inglaterra para pelear con el mejor púgil inglés de entonces, Tom King. En la esquina de Heenan, como entrenador, no estaba otro que su amigo Tom Sayers. Desgraciadamente, la cosa acabó mal. Heenan perdió el combate ante King, y aseguraba haber sido drogado. Acusó a Sayers de no prepararle convenientemente y de negligente, y no se volvieron a hablar más.

Tom Sayers murió el 8 de noviembre de 1865, con 39 años de edad, debido a la diabetes, la tuberculosis y el alcoholismo. Heenan estaba en Inglaterra pero no acudió a su funeral. Miles de personas acudieron al entierro de Sayers, que reposa en el célebre cementerio londinense de Highgate, en una conocida tumba en la que está esculpida una estatua de su perro mastín Lion.

Por su parte, John Camel Heenan regresó a Estados Unidos ese mismo año, se casó y se metió en el negocio de las apuestas. Ocho años después contrajo tuberculosis y murió en Wyoming el 28 de octubre de 1873.

Espero que os haya gustado la historia. Hasta el jueves.

Quién fue… George Dixon: el primer campeón negro de boxeo

Foto de Dixon en 1894 (WIKIPEDIA).

Vamos a viajar de nuevo a finales del siglo XIX para conocer a uno de esos pioneros del noble arte del pugilato. Vamos a conocer más de cerca la figura de George Dixon.

El 29 de julio de 1870 nacía en Africville, Halifax, Nueva Escocia (Canadá) George Dixon. De pequeña estatura (1,61 metros), empezó a boxear muy joven y con 17 años, el 10 de mayo de 1888, disputó con el neoyorquino Tommy ‘Spider’ Kelly el título mundial de los pesos gallo. Dixon se hizo con la victoria y se convirtió, siendo aún  menor de edad, en el primer campeón negro en cualquier categoría boxística. Aunque ese título no era oficial, lo fue cuando el 27 de junio de 1890 venció al inglés Nunc Wallace.

Menos de un año después, sumó otro título: el de los pesos pluma, tras derrotar a Cal McCarthy. Justo después, puso en marcha un espectáculo de vodevil con él como principal atracción, y que recorrió Norteamérica.

En 1897 perdió el título de los pesos pluma ante el californiano Solly Smith y al año siguiente, cayó derrotado ante el inglés Ben Jordan en Nueva York. Estaba previsto que a finales de 1898 disputara un combate de revancha ante Smith, pero éste cayó derrotado ante Dave Sullivan, que se convirtió en el rival de nuestro protagonista de hoy. El 11 de noviembre de 1898, Dixon derrotó en Nueva York a Sullivan y recuperó el título de campeón del mundo de los pesos pluma.

Con el cambio de siglo, perdió el título. Unas fuentes dicen que fue en enero de 1900 ante Terry McGovern, otros que el octubre de 1901 ante Abe Attell. Sea como fuere, por aquella época se trasladó a Boston y posteriormente a Nueva York, pero acabó sumido en la pobreza y murió en la ciudad de los rascacielos el 6 de enero de 1908, con 37 años de edad. Se organizó un torneo benéfico de boxeo para pagar sus deudas hispitalarias. Está enterrado en el cementerio Mount Hope, en Boston.

Espero que os haya gustado esta historia. Volvemos el jueves.