BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Archivo de la categoría ‘Golf’

Trofeos, copas y medallas. La Ryder Cup

La Ryder Cup (Archivo 20minutos).

Este viernes comienza en Francia uno de los más apasionantes torneos deportivos: la Ryder Cup. Como sabéis es la competición de golf en la que se enfrenta un equipo de jugadores estadounidenses contra otro de jugadores europeos. Hoy os voy a hablar del trofeo.

Primero hay que hablar de Samuel Ryder, el impulsor del torneo. Este empresario inglés, amante del golf, fue quien encargó el trofeo, una copa de oro que le costó 400 dólares de 1927.

Fueron los orfebres londinenses de Mapping & Webb los que diseñador y confeccionaron la copa, que está coronada por la figura de un jugador. Se cree que ese jugador es Abe Mitchell, jugador profesional inglés, instructor personal de Ryder y ganador de dos de los tres torneos en los que participó.

La copa mide 43 centímetros y pesa 1,8 kilos. En su base de madera se inscribe el resultado de cada edición.

El trofeo original está custodiado en la sede en Londres de la Asociación Profesional de Jugadores de Gran Bretaña. El trofeo que se entrega a los ganadores es una réplica que es propiedad de la PGA estadounidense. Cada miembro del equipo ganador se lleva, además, una réplica en miniatura.

Esto es todo. ¡A disfrutar del buen golf!

Trofeos, copas y medallas. El Hero World Challenge Trophy: ¿El trofeo más feo del mundo?

Tiger Woods y Rickie Fowler, junto al peculiar trofeo del Hero World Challenge (heroworldchallenge.com).

A esta mini sección de trofeos he traído numerosos trofeos, casi todos cortados por el mismo patrón. Pero hoy vamos a romper la tendencia con uno que podría considerarse como de los más peculiares del deporte profesional y, por qué no decirlo, uno de los más feos. Es el trofeo del World Hero Challenge.

En realidad, el Hero World Challenge es un trofeo creado por Tiger Woods, cuyos beneficios van a parar a la fundación del célebre golfista. Desde 2015 se disputa en las Bahamas, aunque antes tuvo otras ubicaciones en Estados Unidos. Lo disputan cada diciembre los ganadores de los cuatro ‘grandes’ del circuito, el campeón del año anterior, los 11 mejores jugadores del mundo, dos jugadores elegidos por el patrocinador y el propio Tiger Woods.

El trofeo es un puro homenaje al creador. Sobre una peana de madera con placas con los nombres de los anteriores ganadores, reposa un tigre que apoya una de sus patas sobre una pelota de golf que es, a su vez, un globo terráqueo. Obviamente, el animal es una referencia a Tiger Woods, y el globo al carácter internacional del torneo.

El último en alzarlo ha sido el californiano Rickie Fowler.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta mañana.

Qué fue de… Paul Azinger: el ‘enemigo’ de Seve Ballesteros

Imagen reciente de Azinger (YOUTUBE).

Vamos a recordar hoy a un golfista clásico de Estados Unidos, que protagonizó inolvidables partidos en ese gran torneo llamado Ryder Cup. Es Paul Azinger.

¿Quién era?: Un jugador de golf estadounidense de los 80, los 90 y la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser uno de los mejores jugadores americanos de su generación, ganador del campeonato de la PGA de 1993, además de por ser uno de los clásicos de la Ryder Cup.

¿Qué fue de él?: Como bien sabéis, los jugadores de golf no se retiran oficialmente, sino que cuando cumplen los 50 casi siempre siguen jugando en el circuito sénior. Además, es analista de golf para la cadena FOX.

¿Sabías qué…?: Su padre era teniente coronel de la US Air Force.

– Empezó a jugar al golf con 5 años de edad.

– En su primer Open británico, en 1987, estuvo a punto de conseguir la hazaña de ganarlo (sólo tres lo habían conseguido en su debut). Acabó perdiendo por un solo golpe ante Nick Faldo.

– En 1993, tras lograr su triunfo más destacado (un campeonato de la PGA), se le diagnosticó un linfoma no Hodgkin, que requirió un tratamiento de quimioterapia y radioterapia.

Azinger, en su juventud (YOUTUBE).

– En Europa, Azinger es muy recordado por la bronca que tuvo con Seve Ballesteros en la Ryder Cup de 1991. Seve y Txema Olazábal se enfrentaban en los foursomes con Azinger y Chip Beck. Ballesteros protestó porque los americanos estaban jugando con dos tipos de pelota diferentes, rompiendo una regla establecida por los capitanes. Azinger lo negó y acusó a su vez a Seve de toser cuando ellos golpeaban. Al final, no hubo sanción para nadie, pero Seve Ballesteros diría una de las frases más recordadas de la historia de la Ryder: “El equipo estadounidense está formado por 11 buenos chicos… y Paul Azinger”.

– Pese a este enfrentamiento, cuando a Azinger le diagnosticaron el cáncer, Ballesteros fue uno de los primeros en llamarle.

– “Querer a Seve era inevitable, excepto una semana cada dos años”, dijo Azinger del cántabro.

– Intervino en el funeral de su amigo y jugador Payne Stewart tras su trágica muerte.

– Es un fanático del póker y del futbolín.

– Mide 1,88 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Paul William Azinger nació el 6 de enero de 1960 en Holyoke, Massachusetts, Estados Unidos. Debutó como profesional en 1981. Durante su carrera ganó 16 torneos, destacando el campeonato de la PGA de 1993. Además, ganó dos Ryder Cups como jugador y una como capitán.

Paul Azinger, en acción en la Ryder de 1991 ante Nick Faldo:

Hasta mañana.

Qué fue de… Colin Montgomerie, la estrella del golf que salió con Inés Sastre

Montgomerie, en el año 2000 (Archivo 20minutos).

Es muy difícil hablar de golfistas retirados, porque este deporte permite ser disfrutado a edades muy avanzadas. Pero cuando los golfistas se alejan de la élite, como es el caso, los asomo al blog para recordar sus figuras. Voya hablaros hoy de Colin Montgomerie.

¿Quién era?: Un golfista escocés de los 80, los 90, la pasada década y la actual.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por ser uno de los mejores golfistas europeos de la historia y ser número 2 del mundo.

¿Qué fue de él?: Como os decía antes, los golfistas no se retiran del todo. De hecho, Montgomerie sigue jugando en categoría sénior (veteranos, vaya). Además, es presidente de la Golf Foundation, del London Scottish Club Golf. Tiene su propia fundación de lucha contra el cáncer, que lleva el nombre de su madre (murió de cáncer de pulmón), diseña campos de golf por todo el mundo y también tiene una academia con su nombre en Escocia.

¿Sabías qué…?: En el mundo del golf es conocido como ‘Monty’.

– Es el cuarto golfista con más victorias en torneos del tour europeo (31), sólo superado por Seve Ballesteros, Bernhard Langer y Tiger Woods.

Montgomerie, con el trofeo del Open de Francia de 2000 (ARCHIVO).

– Pese a su calidad, tiene cierta fama (merecida) de ‘poulidor’: nunca ganó uno de los cuatro ‘grandes’, pero fue subcampeón cinco veces: tres del US Open, una del British Open y una del campeonato de la PGA. En el Masters de Augusta, su mejor puesto fue el octavo.

– Está considerado como uno de los mejores jugadores de la historia de la Ryder Cup: la disputó ocho veces y nunca perdió un partido individual. Sólo Nick Faldo ha conseguido más puntos en la Ryder que él. Además, en 2010 lideró como capitán al equipo europeo que derrotó al estadounidense en Celtic Manor, Gales.

– Fue dos veces denunciado por exceso de velocidad.

– Ha estado dos veces casado y tiene tres hijos: Olivia, Venetia y Cameron.

– En 2004 mantuvo una relación sentimental con la supermodelo española Inés Sastre, justo cuando se divorció de su primera esposa, Eimear Wilson.

– Tiene una fortuna estimada de 55 millones de dólares.

– Es hincha del Rangers FC.

– Mide 1,85 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Colin Stuart Montgomerie nació el 23 de junio de 1963 en Glasgow, Escocia. Debutó como profesional en 1988. Ganó 31 torneos del tour europeo, 2 del asiático, y 6 del americano. En total, logró la victoria en 52 torneos.

Así da lecciones hoy el viejo Monty:

Hasta mañana.

Quién fue… Payne Stewart: el golfista más excéntrico y su trágica muerte

Portada de la revista ‘Golf Tips’ dedicada a Stewart (GOLF TIPS).

Los jugadores de golf son personajes peculiares, pero el protagonista de hoy era uno de los que más destacaba. Sus sorprendentes atuendos lo convirtieron en uno de los golfistas más famosos del circuito. Por desgracia, un accidente se lo llevó. Es Payne Stewart.

William Payne Stewart nació el 30 de enero de 1967 en Springfield, Missouri. Su padre, Bill, fue jugador y llegó a participar en el US Open. Formado en Texas, debutó como profesional en 1981. Al año siguiente empezó a ganar sus primeros torneos.

Empezó a hacerse un nombre cuando en 1985 casi gana el Open Británico, quedando a solo un golpe del vencedor, el escocés Lyle. Justo ese año, su padre murió a causa de un cáncer.

Pero si algo hacía famoso a Stewart era su atuendo. Homenajeaba al uniforme clásico del jugador de golf con pantalones bombachos, calcetines de cuadros y gorras planas, todo ello de llamativos colores. Se decía que era el jugador del torneo con más ropa.

A partir de 1989, empezaron sus mejores tiempos. Ganó el campeonato de la PGA, su primer grande. Se metió en el top five del ránking mundial y en 1991 ganó el US Open. Además, desde 1987 fue un fijo en la Ryder Cup, que disputó cinco veces (con tres victorias). Era un fanático de este torneo, siendo además uno de los más provocadores jugadores y famoso por sus pullas: “Los europeos deberían ser nuestros caddies“, llegó a decir una vez.

Se consolidó como uno de los mejores jugadores del torneo y ya siendo un veterano, en 1999, ganó su tercer grande y su segundo US Open, batiendo a jugadores como Phil Mickelson, Tiger Woods y Vijay Singh. Era el tercer jugador en activo con mayores ganancias (más de 12 millones de dólares) y el número 1 de los Estados Unidos cuando ocurrió la desgracia.

El 25 de octubre de 1999, apenas un mes después de ganar la Ryder con Estados Unidos, Stewart tomó un vuelo en su avión privado para viajar de Orlando, donde residía, hasta Texas, donde tenía que disputar un torneo. Al poco de partir el vuelo, se perdió contacto con el piloto. Debido a la extraña situación, aviones F-16 se pusieron a su altura para averiguar que había ocurrido: las ventanillas estaban empañadas y el avión llevaba el piloto automático. Se empezó a sospechar con una despresurización de la cabina. El avión fue vigilado hasta que, sin combustible, se estrelló en Dakota del Sur, cuatro horas después de despegar. Todos los ocupantes, incluido Payne Stewart, perdieron la vida en el accidente. La investigación concluyó que, en efecto, un fallo humano provocó la despresurización de la cabina y la asfixia de los tripulantes.

Su muerte, que conmocionó al mundo del golf, dio pie a numerosos homenajes, desde un premio con su nombre al jugador que mejor respete las tradiciones de este deporte, campos con su nombre, estatuas o detalles como el que tuvo el californiano Rickie Fowler en el US Open de 2014, cuando adoptó un atuendo parecido al que llevaba siempre Stewart.

Os dejo con un vídeo didáctico de Stewart:

Quién fue… Maurice Flitcroft: el peor jugador de golf de la historia

Flitcroft, con su característico sombrero (YOUTUBE).

Vamos a cerrar la semana con una historia peculiar de un deportista que en realidad no lo era, pese a su empeño. Es Maurice Flitcroft.

Maurice Gerald Flitcroft nació el 23 de noviembre de 1929 en Barrow-in-Furness, una localidad costera del noroeste de Inglaterra. En realidad, su vida ‘deportiva’ comienza cuando tiene 47 años. Este operario de grúa en unos astilleros descubrió el golf ya maduro. Compró un libro sobre las reglas y un vídeo. Compró por correo medio juego de palos y empezó a practicar.

No era socio de ningún club, así que se vio obligado a practicar en la playa, o la zona de salto de longitud de una pista pública de atletismo. En el jardín de su casa enterró unas latas de café para practicar con el putter. Alguna noche, furtivamente, saltaba la valla para colarse en algún club de golf. Con este bagaje, Flitcroft decidió que quería jugar el Open Británico.

Pagó la cuota para participar en la ronda clasificatoria. Cuando tuvo que rellenar los datos con su hándicap, no lo hizo y puso que era profesional. Sorprendentemente, se le permitió participar en una de las rondas clasificatorias para The Open.

En su primer golpe, en palabras del rival que le tocó, Flitcroft agarró el palo “como si fuera a asesinar a alguien”. Su recorrido fue un completo desastre. Acabó con una tarjeta de 121 goles, 49 sobre el par. Era y es la peor tarjeta de la historia del Open Británico. Captó la atención de los medios, diciendo que su tarjeta se debió al lumbago y a la fibrosis, pero se supo que en realidad, era un impostor. Algunos medios llamaron a su madre, anciana. La mujer, pobre, preguntó a un periodista si es que su hijo había ganado el torneo.

Pero ni corto ni perezoso, volvió a solicitar, al año siguiente, su participación en el torneo. Le denegaron el acceso, claro. Lo siguió intentando, pero con pseudónimos. Logró entrar en 1984 como Gerald Hoppy, de nacionalidad suiza. A los nueve hoyos (con 63 golpes) lo pillaron y lo echaron. En 1990 volvió a ‘colarse’. Se había inscrito como Gene Paychecki, de Estados Unidos. En esta ocasión sólo jugó dos hoyos. Antes, en 1988, había sido invitado por un club de Michigan, Estados Unidos, para participar en un torneo, aprovechando su fama.

El resto de su vida vivió en Barrow, recibiendo cartas de admiradores. Falleció el 24 de marzo de 2007, por una infección pulmonar (siempre fue un fumador empedernido).

Os dejo un vídeo sobre Flitcroft:

Hasta mañana.

Atuendos para la historia. La dorada, la otra chaqueta del golf

Peter Senior

Peter Senior, último ganador de la chaqueta dorada (YOUTUBE).

Uno de los premios más originales del deporte es la chaqueta verde del Masters de Augusta, que como bien sabéis, desde hace unos días está en poder de un español, Sergio García. Pero la verde no es la única chaqueta del golf. En el hemisferio sur se entrega otra, pero dorada.

Es uno de los premios que recibe el ganador del Australian Masters, un torneo que se celebra en Melbourne.

Los seguidores del blog sabéis por qué el dorado (en realidad, amarillo) es el color nacional de Australia. Lo conté hace justo un año. El motivo es una planta, el zarzo dorado.

Pues el Masters de Australia de nuevo coge este color para la chaqueta del ganador del torneo.

La mayoría de los ganadores son australianos, aunque entre los ganadores hay famosos como los golfistas ingleses Ian Poulter y Justin Rose o el celebérrimo Tiger Woods. El último ganador es el veterano Peter Senior. Por cierto, en 2016 no se ha celebrado, porque se está rediseñando el torneo.

Así ganó Senior la última chaqueta dorada:

Hasta mañana.

Qué fue de… Jean van de Velde: la derrota más increíble de la historia del golf

Mítico momento en el que Van de Velde se mete en el agua en el British Open de 1999 (EFE).

Mítico momento en el que Van de Velde se mete en el agua en el British Open de 1999 (EFE).

Vamos a arrancar la semana con golf, en concreto con un jugador que protagonizó una de las más increíbles derrotas de la historia del deporte. Es Jean van de Velde.

¿Quién era?: Un golfista francés que es profesional desde finales de los 80.

¿Por qué se le recuerda?: Como os decía, por la increíble manera en la que perdió el British Open de 1999, cuando lo tenía todo de cara.

¿Qué fue de él?: Ya sabéis que los jugadores de golf siguen jugando siempre, aunque lejos de la élite. Van de Velde no es una excepción. Hasta hace unos días ha estad comentando el torneo de golf en los Juegos de Río para la televisión francesa y es también embajador de UNICEF.

¿Sabías qué…?: Esta fue la situación. Van de Velde llegaba líder al último hoyo (par cuatro) del British Open de 1999. Haciendo un doble bogey (dos sobre el par), era campeón. Lo tenía hecho. En anteriores rondas, había hecho birdie (uno bajo el par) en ese mismo hoyo. En su segundo golpe, la bola se le fue al público, a una zona de hierba muy alta. En el tercer golpe, la bola se le fue a un riachuelo. En una imagen inolvidable, Van de Velde se quitó los calcetines, los zapatos, se remangó los pantalones y se metió en el agua. Viendo que era casi imposible golpear la bola, decidió emplear un drop (una penalización de un golpe para sacarla del agua). Su quinto golpe fue al bunker. El sexto fue el ‘approach’ y finalmente embocó en el séptimo. Triple bogey que sirvió para que el escocés Paul Lawrie y el estadounidense Justin Leonard le empataran.

Van de Velde, en 2008 (WIKIPEDIA).

Van de Velde, en 2008 (WIKIPEDIA).

– En el desempate, Lawrie ganó el título y Van de Velde fue segundo.

– Se lo tomó con humor. Años después, en un anuncio de la marca de putters Never Compromise, Van de Velde volvió al campo de Carnoustie, donde se jugó el British Open del 99, para intentar resarcirse de su error. Lograba completarlo en tres golpes.

– Compitió en el equipo europeo de la Ryder Cup de 1999.

– En aquella ocasión perdió su partido individual.

– Es de origen belga.

– Su apellido significa ‘Del campo’.

– Sólo ganó dos títulos del circuito europeo, uno en 1993 y el otro 13 años después.

– Mide 1,80 metros.

– Está casado y tiene cuatro hijos.

Biografía, palmarés, estadísticas: Jean van de Velde nació en Mont-de-Marsan, Francia, el 29 de mayo de 1966. Profesional desde 1987. Ha ganado siete torneos del circuito.

El vídeo no podía ser otro:

Hasta mañana.

Trofeos, copas y medallas. La Jarra de Clarete, objeto de deseo del golf

Severiano Ballesteros sostiene la Jarra de Clarete tras ganar el British Open en 1984 (GTRES).

Severiano Ballesteros sostiene la Jarra de Clarete tras ganar el British Open en 1984 (GTRES).

El golf vuelve a protagonizar la sección de los trofeos. Es un deporte cuajado de tradiciones que casa muy bien con buenas historias para traer al blog. Hoy vamos a hablar de la Jarra de Clarete, el trofeo del British Open.

El British Open se celebra desde 1860. El trofeo original era el llamado Challenge Belt, un cinturón con una placa que, si se ganaba tres veces seguidas, pasaba a ser propiedad del ganador. Ocurrió en 1870 cuando el escocés Tom Morris lo logró. Así las cosas, había que buscar un nuevo trofeo.

Los tres clubes que entonces acogían de manera rotatoria, St. Andrews, Prestwick y Musselburgh, decidieron poner 10 libras cada uno para comprar un nuevo trofeo. Lo fabricó la firma Mackay Cunningham & Company, de Edimburgo, y era una jarra para vino.

En 1871 no se celebró el torneo, y en 1872 no estaba aún terminado el trofeo. Tom Morris ganó de nuevo y se le entregó una medalla, pese a lo cual su nombre fue el primero inscrito en la jarra. El primero en recibirlo fue otro escocés, Tom Kidd, en 1873.

En 1928 se creó otro trofeo igual, que es el que se entrega ahora, mientras que el original se conserva en el Museo de St. Andrews. El ganador disfruta del trofeo hasta poco antes de la siguiente edición, cuando la tiene que devolver. Se le da una réplica para conservarla.

El estadounidense Phil Mickelson, ganador en 2013, se bebió en la Jarra de Clarete un vino de 40.000 dólares por botella (GTRES).

El estadounidense Phil Mickelson, ganador en 2013, se bebió en la Jarra de Clarete un vino de 40.000 dólares por botella (GTRES).

La Jarra de Clarete, como buen trofeo del golf, tiene mil anécdotas detrás. Por ejemplo, en 1999 el francés Jean van de Velde estaba a punto de ganar el Open. Lo tenía tan cerca que, para ganar tiempo, se grabó su nombre en el trofeo. Pero Van de Velde hizo un triple bogey en el hoyo 18 y el escocés Paul Lawrie se llevó el torneo. La Jarra, que ha aparecido en varios billetes emitidos por el Banco de Escocia, suele ser llenada de algún licor para celebrarlo. Dependiendo de los gustos del ganador, su interior ha acogido champán, cervezas de todo tipo, vinos de 40.000 dólares (cosa de Phil Mickelson)… o Coca Cola (para los hijos de Stewart Cink).

Ganadores como Darren Clarke se dedicaron en su año de reinado a llevarla allá adonde fueran, mientras que Tiger Woods, en cambio, no la sacaba nunca de casa. Tampoco Sir Nick Faldo, que dormía junto a ella y que decía que solía despertarse por la noche para tocarla. Otra anécdota divertida la protagonizó en 1982 Tom Watson, que la abolló mientras entrenaba y que, lejos de pedir ayuda, decidió arreglarla en su propia casa sin que después nadie notara nada. Estas anécdotas, y alguna más, las podéis leer en esta entrada del portal Crónica Golf.

Os dejo con un vídeo (en inglés) sobre la historia del trofeo:

Hasta mañana.

Trofeos, copas y medallas: la chaqueta verde del Masters de Augusta

El último ganador del Masters de Augusta, Jordan Spieth, posa con la chaqueta verde (Archivo 20minutos).

El último ganador del Masters de Augusta, Jordan Spieth, posa con la chaqueta verde (Archivo 20minutos).

Seguimos con la sección de galardones y esta vez lo vamos a hacer con un muy especial, porque no es un trofeo, sino una prenda, lo que nos lleva a pensar que se trata de un deporte amante de las tradiciones como es el golf. Hoy vamos a hablar de la chaqueta verde del Masters de Augusta.

El Masters de Augusta (Georgia, Estados Unidos) es uno de los cuatro grandes torneos del año. Rodeado de grandes tradiciones, hay pocas imágenes tan icónicas como el momento en el que el gandor recige de manos del gandor del año anterior la chaqueta verde. Pero ¿por qué una chaqueta?

Los miembros del Augusta National Golf Club reciben, cuando se unen al club, una chaqueta verde. Es lo que les diferencia de los visitantes, ya que están obligados a llevarla en el interior del club. Desde 1949, al ganador del Masters se le galardona con una chaqueta (aunque no se le hace miembro del club). La entrega, como os decía antes, la hace el ganador del año anterior, excepto cuando el ganador repite victoria o el antecesor no está disponible. En estos casos, es el presidente del club el que le pone la chaqueta al campeón.

En 2002 Tiger Woods repitió victoria en Augusta. Por ello recibió la chaqueta de manos de Hootie Johnson, entonces presidente del club (Archivo 20minutos).

En 2002 Tiger Woods repitió victoria en Augusta. Por ello recibió la chaqueta de manos de Hootie Johnson, entonces presidente del club (Archivo 20minutos).

Las chaquetas verdes de los socios no pueden salir del club, excepto en el caso de los ganadores del Masters. Pasado un año de su victoria, tienen que devolverla al club. Es famoso el caso del sudafricano Gary Player, ganador en 1961, que no la devolvió. Player dio largas, puso excusas y finalmente, le permitieron no devolverla. Está expuesta en su museo.

Hasta el año 1967, la chaqueta la fabricaba la prestigiosa firma neoyorquina Brooks Brothers. Después, fue la firma Hamilton, de Cincinnatti (Ohio) la encargada de confeccionarla con lana especialmente extraída de una granja de Georgia. Normalmente, un ganador de varias ocasiones usa la misma chaqueta en cada victoria.

Os dejo un vídeo-documental sobre la chaqueta verde:

Saludos y hasta mañana.