Entradas etiquetadas como ‘reino unido’

Qué fue de… Luol Deng: un ‘guerrero’ sudanés en la NBA

Luol Deng, en acción con los Bulls (WIKIPEDIA).

Vamos a recordare este jueves a un deportista que salió de África para acabar en la máxima competición de baloncesto del planeta, la NBA. Os hablo de Luol Deng.

¿Quién era?: Un alero británico de origen sursudanés de la pasada década y la actual.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por su origen africano, por ser uno de los mejores jugadores británicos de los últimos años y por ser All Star de la NBA.

¿Qué fue de él?: Se acaba de retirar. Dejó el baloncesto la temporada pasada, pero en octubre firmó un contrato de un día con los Bulls para poder retirarse oficialmente en el equipo de Chicago. Tiene numerosos negocios inmobiliarios (desarrollados desde los inicios de su carrera profesional y además es el rostro visible de algunas organizaciones benéficas como School Home Support, Basketball Without Borders, World Food Programme y otras iniciativas para ayudar a niños de su país natal.

¿Sabías qué…?: Es de la etnia dinka, la misma que la leyenda de la NBA Manute Bol.

Deng, en su última temporada en activo (WIKIPEDIA).

– Su padre era senador en Sudán y al iniciarse la segunda guerra civil del país, huyó con su familia a Egipto. Allí, los Deng conocieron a Manute Bol, que formó a Luol y a su hermano Ajou en materia baloncestística.

– La familia Deng se estableció en Reino Unido, y Luol Deng adoptó la ciudadanía británica.

– De niño en Inglaterra se aficionó al fútbol y es fan del Arsenal.

– Con 14 años se estableció en Estados Unidos.

– Fue elegido en primera ronda del draft de 2004, junto a jugadores como Dwight Howard o Andre Iguodala.

– En su primer año en los Bulls, el equipo alcanzó los playoffs por primera vez en siete años, desde la marcha de Michael Jordan.

– Representó a Gran Bretaña a nivel internacional y jugó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Es, además, el máximo anotador de la historia del equipo nacional británico.

– Un primo suyo llamado Peter Jok también es jugador profesional.

– Mide 2,06 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Luol Ajou Deng nació el 16 de abril de 1985 en Wau, entonces Sudán, hoy Sudán del Sur. Debutó como profesional en 2004 en los Chicago Bulls, donde estuvo 10 años. Tras un breve paso por Cleveland, en 2014 recaló en Miami. Dos años después se fue a los Lakers, donde pasó otras dos temporadas, para recalar en Minnesota, donde jugó su última temporada en activo, la 2018/2019.

Os dejo un vídeo dedicado a Deng:

Hasta mañana.

Quién fue… Reginald Hargraves: el marido de Alicia, la del país de las maravillas

Retrato de Reginald Hargraves (Dominio público).

Seguramente, este sea el artículo con el titular más extraño de cuantos he escrito en los 12 años que llevo escribiendo este blog, pero creedme que se ajusta fielmente a la realidad. Vamos a viajar en el tiempo para conocer al marido de Alicia (en el país de las maravillas): Reginald Hargraves.

El 13 de octubre de 1852 nacía en Oakhill Park, Accrington, Inglaterra, Reginald Gervis Hargraves. Empezó muy joven a jugar al cricket y con 22 años debutó con el equipo de Hampshire ante el de Kent. Siguó jugando más años y lo hizo para el prestigioso Marylebone Cricket Club, por un combinado de jugadores ingleses, por el club amateur Gentlemen of England y por I Zingari, entre otros.

Pero si por algo es famoso Reginald Hargraves no es por el deporte, sino porque el 15 de septiembre de 1880 se casó con Alice Liddell, que quizá no os diga nada de primeras, pero que os sonará más si os digo que fue la niña que inspiró la historia de Alicia en el país de las maravillas.

Alice Liddell nació el 4 de mayo de 1852. Era hija del deán de Christ Church, Oxford. Cuando Alice tenía cuatro años, su familia entabló amistad con Charles Lutwidge Dodgson, que pasaría a la historia con el nombre de Lewis Carroll.

El 4 de julio de 1862, Alice, de 10 años, sus hermanas Edith (8 años) y Lorina (de 13) se fueron a pasar un día de picnic con Lewis Carroll y Robinson Duckworth, un sacerdote amigo de la familia. El grupo viajaba en barca por el Támesis, cuando Alice pidió a Carroll que contara una historia para entretenerlas. El joven ideó una historia sobre una niña llamada Alice, que salió corriendo detrás de un conejo con prisa. La historia encantó a las niñas, y Alice le pidió a Carroll que la escribiera para él. Así, dos años después, le regaló el manuscrito de Las aventuras bajo tierra de Alice, que al año siguiente, ya en manos de un editor profesional, se convirtió en Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, un título archifamoso en la historia de la literatura fantástica, infantil y juvenil, que tendría una secuela: A través del espejo y lo que Alicia encontró allí (1871).

Se ha escrito mucho sobre una supuesta atracción pedófila de Lewis Carroll hacia Alice Liddell. El autor, apasionado de la fotografía, retrató en numerosas ocasiones a la pequeña. Estos rumores están alimentados porque la relación de estrecha amistad entre Carroll y la familia Liddell se rompe bruscamente, aunque hay estudiosos que creen que no fue por Alice, sino por la hermana mayor, Lorina.

Pero volviendo a Reginald Hargraves, él y Alice se casaron en la Abadía de Westminster el ya citado 15 de septiembre de 1880. Tuvieron tres hijos varones: Alan Knyveton Hargraves (1881), Leopold Reginald Hargraves (1883) y Caryl Liddell Hargraves (1887). Los tres combatieron en la Primera Guerra Mundial y los dos primeros murieron en el campo de batalla, en 1915 y 1916, respectivamente. Caryl combatió también en la Segunda Guerra Mundial y tuvo una hija.

Reginald Hargraves murió el 13 de febrero de 1926, a los 73 años de edad, en Lyndhurst, Hampshire. Por su parte, Alice Liddell falleció a los 82 años de edad, el 16 de noviembre de 1934, en Kent.

Espero que os haya gustado el artículo. Volvemos el jueves.

Quién fue… Bob Anderson: de la esgrima olímpica a convertirse en Darth Vader

Bob Anderson, con dos espadas (WIKIPEDIA).

Cuántas buenas películas han tenido escenas de lucha con espadas. Detrás de algunas de las más famosas había un exdeportista, que es el protagonista del post de hoy. Es Bob Anderson.

Robert James Gibert Anderson nació el 15 de septiembre de 1922 en Gosport, Inglaterra. Empezó a practicar esgrima en el colegio. Entró en los Royal Marines y combatió en la II Guerra Mundial en el frente Mediterráneo.

Tras el conflicto participó en los Juegos Olímpicos de 1952, en Helsinki, representando a Gran Bretaña, en la modalidad de sable. También participó en los Mundiales de 1950 y 1953. Ese mismo año, fue contratado para que participara como especialista en la película El señor de Balantry, protagonizada por Errol Flynn. En el rodaje, hirió por error a la estrella, lo que le convirtió en famoso y empezó a ser conocido como ‘el hombre que hirió a Errol Flynn’.

Tras su retirada de la competición, se convirtió en entrenador nacional y después, en presidente de la British Academy of Fencing (Academia Británica de Esgrima). A finales de los 50 emigró a Canadá y empezó a intensificar su trabajo en el cine. Participó en Los cañones de NavaroneDesde Rusia con AmorCasino Royale. Y en 1974, Stanley Kubrick lo contrató como maestro de esgrima para su película Barry Lyndon.

El gran salto cinematográfico de Anderson llegó en 1977, cuando empezó a trabajar en la trilogía de La Guerra de las GalaxiasStar Wars. De hecho, en El Imperio Contraataca El retorno del Jedi, Anderson hizo de especialista y encarnó a Darth Vader en las escenas de lucha de espada-láser.

Este espaldarazo a la carrera de Anderson le hizo seguir trabajando sin descanso en Hollywood. Su nombre está en los títulos de crédito de películas como Los inmortalesLa princesa prometidaLos tres mosqueterosLa Máscara del ZorroPiratas del CaribeAlatriste y en la trilogía de El Señor del los Anillos. Su último trabajo fue en El Hobbit.

Bob Anderson falleció el día de Año Nuevo de 2012 en West Sussex, Inglaterra. Tenía 89 años.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta el jueves que viene.

Quién fue… Billy Fiske: el campeón olímpico que murió como piloto en la II Guerra Mundial

Fiske, con su uniforme militar (WIKIPEDIA).

Vamos a cerrar la semana contando la historia de un deportista olímpico que, en época de conflicto, decidió dejarlo todo para combatir contra el nazismo. Es la historia de Billy Fiske.

William Meade Lindsley Fiske III nació el 4 de junio de 1911 en Nueva York. Hijo de un banquero, se educó en Europa, en concreto en Francia, donde descubrió el deporte del bobsleigh. Posteriormente, estudió en Cambridge.

De vuelta en su país, y tras conocer los resorts de esquí de los Alpes franceses, quiso replicar el modelo en Aspen, Colorado. Él y un socio compraron terrenos a muy bajo precio y crearon las primeras instalaciones dedicadas a los deportes de invierno en Estados Unidos.

Antes, en 1928, Fiske formó parte del equipo americano de bobsleigh en los Juegos Olímpicos de Saint Moritz. Los estadounidenses se llevaron el oro en la categoría de bobs de 5. Fiske tenía 16 años, convirtiéndose en el medallista de invierno más joven de la historia (perdió el récord en 1992). Cuatro años después, en los Juegos de Lake Placid, en Nueva York, fue el abanderado del equipo estadounidense y de nuevo ganó el oro, esta vez en bobs de 4.

En 1936 renunció a ir a los Juegos de Garmisch-Panterkirchen, por su oposición al naciente gobierno de Hitler y, de hecho, cuatro años después, decidió viajar a Europa para luchar contra el nazismo.

Al principio del conflicto, Estados Unidos era neutral, pero para poder entrar en combate, Fiske se hizo pasar por canadiense y se alistó en el cuerpo de voluntarios de la Royal Air Force británica. Tras algunas semanas de formación, se incorporó al Escuadrón 601, a los mandos de un Hawker Hurricane.

Fiske participó en la terrible Batalla de de Inglaterra, en la que la RAF defendió la isla de los ataques de la Luftwaffe alemana. El 16 de agosto de 1940, en pleno combate aéreo, el avión de Fiske recibió un disparo en su depósito de combustible. El avión empezó a arder y el americano se quemó las manos y los pies. Pese a ello, pudo aterrizar con su avión en la base de Tangmere. Llegó malherido al Royal West Sussex Hospital de Chichester, donde 48 horas después de su ingreso falleció de un shock quirúrgico. Tenía 29 años.

Su ataúd fue cubierto por una bandera británica y una bandera de Estados Unidos y fue enterrado en el Convento de Boxgrove, en Sussex. “Murió por Inglaterra”, reza su lápida. Hay una placa en su honor en la Catedral de San Pablo, en Londres, y en la iglesia del Convento de Boxgrove hay una vidriera dedicada a su memoria. Además, la Federación Americana de Bobsleigh y Skeleton entrega cada año un trofeo con el nombre de Billy Fiske.

Espero que os haya gustado la historia. Hasta el miércoles.

Quién fue… Jaroslav Drobný: el checo que es el único africano que ganó Wimbledon

Drobný, a la izquierda, con Hubert Wilton en 1958 (WIKIPEDIA).

No, no me he vuelto loco ni el titular lleva una errata. Si os ha sorprendido qué es lo que digo del protagonista de hoy en el título, os invito a que sigáis leyendo y conozcáis la historia de Jaroslav Drobný.

El 12 de octubre de 1921 nacía en Praga, Checoslovaquia, Jaroslav Drobný.Vinculado al tenis desde muy niño, empezó a usar la raqueta con cinco años. También fue recogepelotas en su infancia.

Ya como profesional, debutó en Wimbledon en 1938. La II Guerra Mundial provocó un parón en su carrera, que retomó al final del conflicto. Hay que decir que Drobný no solo era tenista: también era jugador de hockey sobre hielo, y compaginaba ambos deportes. De hecho, debutó con la selección checoslovaca de hockey en 1938.

En 1947, compitiendo con Checoslovaquia, ganó el mundial de hockey hielo. Un año después, en los Juegos de Invierno de Saint Moritz, fue plata. Era un excelente jugador, hasta el punto de que pudo convertirse en el primer europeo en jugar en la NHL. Los Boston Bruins le ofrecieron un puesto en su equipo tras los Juegos, pero Drobný lo rechazó, ya que quería seguir simultaneando el hockey y el tenis.

En 1948, las cosas empezaron a ponerse feas en su país y Drobný mostró su descontento con el régimen comunista checoslovaco, que lo utilizaba como medio de propaganda. Así, él y su compañero Vladimir Cernik decidieron desertar en Gstaad, Suiza, en 1949. Drobný llevaba encima “dos camisas, un cepillo de dientes y 50 dólares”. Intentaron obtener la ciudadanía suiza pero fue Egipto quien se la ofreció. Y aceptaron.

Como ciudadano egipcio, Jaroslav Drobný ganó dos Roland Garros seguidos (1951 y 1952) y Wimbledon, en 1954. Es el único jugador de tenis con ciudadanía africana que ha ganado en la hierba del All England Tennis Club (hay un matiz: Roger Federer tiene doble nacionalidad suiza y sudafricana -por su madre-, pero siempre compite por Suiza) y el único egipcio que ha ganado un Grand Slam.

En 1954 se trasladó a Gran Bretaña, donde adquirió la nacionalidad. Compitió en Wimbledon en 1960, con 38 años, siendo el único jugador de la historia de Wimbledon que ha disputado el torneo representando a cuatro países diferentes: Checoslovaquia, Protectorado de Bohemia y Moravia (bajo el dominio nazi), Egipto y Gran Bretaña.

Drobný fue en su época uno de los jugadores más famosos. Ganó 130 torneos, fue número 1 del mundo y estuvo en el top ten durante nueve años ininterrumpidos. Además de ser uno de los primeros grandes jugadores zurdos, otra de sus marcas personales es que jugaba siempre con gafas de sol (debido a una lesión ocular que sufrió en su juventud, jugando al hockey). Es, por cierto, el único jugador varón que ha ganado Wimbledon con gafas (Billie Jean King y Martina Navratilova lo lograron en el cuadro femenino).

Establecido en Reino Unido, falleció el 13 de septiembre de 2001 en Tooting, Londres, cuando contaba con 79 años de edad.

Os dejo con un reportaje sobre Drobný (en inglés)

Hasta mañana.

Quién fue… David Burghley: el ‘lord’ que fue oro olímpico y testigo del ‘Black Power’

David Burghley, en 1924 (WIKIPEDIA).

Vamos a cerrar la semana con atletismo y lo vamos a hacer de la mano de un atleta del primer tercio del pasado siglo, que muchos años después de sus éxitos tendría cierto protagonismo en una de las escenas más famosas de la historia del olimpismo. Es David Burghley.

David George Brownlow Cecil nació el 9 de febrero de 1905 en Stamford, Inglaterra. Era el hijo mayor de William Thomas Brownlow Cecil, también conocido como Lord Burghley o marqués de Exeter.

El joven David, que adoptó el nombre de su título nobiliario (convirtiéndose en David Burghley), estudió en Suiza y en Eton, para luego ingresar en Cambridge.

Fue en esta universidad donde empezó a competir en atletismo. En Cambridge coincidió con el mítico Harold Abrahams, uno de los atletas que inspiró la película Carros de Fuego. En la película hay una escena en la que Abrahams y un joven estudiante aristócrata se retan en una peculiar carrera: recorrer el patio central del Trinity College antes de que el reloj de esta casa marcara las doce campanadas, hecho que nadie había logrado. En la película, Abrahams lo consigue por delante de su amigo el aristócrata. Esta escena es una adaptación muy libre de lo que ocurrió en realidad: que fue David Burghley el que disputó ese reto y el que logró batirlo. De hecho, Harold Abrahams nunca lo intentó. Cuando la película se rodó, Burghley se enteró de la ‘manipulación’ de los guionistas y no dio su consentimiento al uso de su nombre, así que se inventaron un personaje: lord Andrew Lindsay, que está inspirado en el protagonista de hoy.

Lord Burghley, con chaqueta roja, en el famoso momento de la protesta del ‘Black Power’ (WIKIPEDIA).

Más allá de esta anécdota, os contaré que David Burghley era especialista en vallas, y acudió a los Juegos de París de 1924 con el equipo británico, aunque quedó eliminado en la primera fase de los 110 metros vallas. Cuatro años después repitió en Amsterdam 1928. Quedó fuera de la final de los 110 vallas, pero ganó el oro en la prueba de los 400 vallas, superando a los favoritos, los estadounidenses.

En 1931 fue elegido miembro del Parlamento, lo cual no impidió que en 1932 participara en los Juegos de Los Ángeles, donde sumó una medalla olímpica más: la plata en los 4×400. En 1933 fue elegido miembro del COI y en 1936, de la Asociación Olímpica Británica. Combinó cargos políticos con deportivos. Así, fue gobernador de las Bermudas y durante muchos años, presidente de la IAAF, la Federación internacional de Atletismo. Precisamente gracias a este cargo protagonizó otra de sus curiosas anécdotas.

Lord Burghley fue uno de los encargados de entregar las medallas de la prueba de los 200 metros lisos en los Juegos de México 1968. Esa entrega fue muy especial porque Tommie Smith, oro, y John Carlos, bronce, desafiaron al establishment subiendo al podio descalzos, bajando la cabeza y alzando un puño enguantado en negro como muestra de lo que se llamaría ‘Black Power’ o movimiento por los derechos de los afroamericanos. Posteriormente, preguntado por la prensa por qué pensó cuando vio a los atletas americanos con guantes negros, Burghley respondió con perfecta flema británica: “Pensé que se habían herido en la mano”.

Lord Burghley falleció el 22 de octubre de 1981 en Stamford, a los 76 años de edad.

Espero que os haya gustado esta historia. Hasta el miércoles.

Qué fue de… Ricky Hatton: el boxeador que odiaba a Cristiano Ronaldo

Hatton, entrenando en 2006 (WIKIPEDIA).

Vamos a volver a hablar de boxeo para dirigirnos a uno de los países con más tradición: Reino Unido. Vamos a hablar de uno de sus mejores púgiles de la historia reciente: Ricky Hatton.

¿Quién era?: Un boxeador inglés de finales de los 90 a los primeros años de esta década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser varias veces campeón del mundo de los pesos wélter y súper ligero.

¿Qué fue de él?: Disputó su último combate en 2012. En la actualidad, es entrenador y tiene una empresa, Hatton Promotions, de representación de boxeadores.

¿Sabías qué…?: Hatton ganó hasta cinco veces títulos mundiales.

– En la recta final de su carrera, peleó con Mayweather Jr y con Pacquiao, perdiendo en ambas ocasiones.

– Su carrera estuvo ensombrecida por escándalos de drogas. Llegó a estar en una clínica de rehabilitación debido a su adicción a la cocaína y al alcohol, vinculadas a una depresión.

Hatton, en 2008 (WIKIPEDIA).

– Es miembro de la Orden del Imperio Británico.

– Además de estas adicciones, Hatton tenía cierta tendencia a engordar (por su afición por la comida basura), lo que le ganó el apodo de Ricky ‘Fatton’.

– Es hincha acérrimo del Manchester City. De hecho, cuando saltaba al ring sonaba la canción Blue Moon, una especie de himno oficioso del club de Manchester.

– Es ‘citizen’ porque su padre y su abuelo jugaron en el City.

– Pese a ello, es íntimo amigo de Wayne Rooney, que fuera capitán del Manchester Untied.

– En una ocasión le preguntaron a qué famoso le gustaría golpear y dijo que a Cristiano Ronaldo (cuando el luso jugaba en el United). De hecho, también dijo: “Sólo hay una cosa que odie más que el Manchester United, y es Cristiano Ronaldo”.

– Mide 1,70 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Richard John Hatton nació el 6 de octubre de 1978 en Stockport, Inglaterra. Debutó como profesional en 1997 y se retiró en 2012. Disputó 48 peleas, con 45 victorias (32 por KO) y tres derrotas.

Os dejo un vídeo dedicado a Hatton:

Hasta mañana.

Quién fue… Philip John Noel-Baker: la única persona que fue medallista olímpico y premio Nobel

Noel-Baker, en los Juegos de Amberes en 1920 (YOUTUBE).

Para un deportista, ser medallista olímpico es uno de los mayores logros posibles. Para un político, ser premio Nobel de la Paz es una hazaña al alcance de pocos. Hoy os voy a hablar de una persona que logró ambas cosas. Es Philip John Noel-Baker.

El 1 de noviembre de 1889 nacía en Brondesbury Park, Londres, Philip John Noel-Baker. Era el sexto hijo de los siete que tuvieron la pareja formada por el canadiense Joseph Allan Baker, ingeniero y político del Partido Liberal, y la escocesa Elizabeth Balmer Moscrip.

Estudió en Cambridge, donde tuvo sus primeros contactos con el atletismo. De hecho, fue presidente del Cambridge University Athletic Club.

En 1912 participó en sus primeros Juegos Olímpicos, en Estocolmo, en las pruebas de 800 y 1.500 metros. En esta última distancia fue finalista. En la Primera Guerra Mundial estuvo en Francia e Italia, como conductor de ambulancias.

En 1920, ya en su madurez como deportista, acudió como abanderado del equipo británico a los Juegos de Amberes. También compitió en 800 y 1.500. En esta distancia logró la medalla de plata, al entrar por detrás de su compatriota Albert Hill. Cuatro años después acudiría como capitán a los Juegos de París, pero sin competir.

Noel-Baker, en 1942 (WIKIPEDIA).

Fuera del aspecto deportivo, Noel-Baker vivió de cerca la fundación de la Liga de las Naciones, puesto que fue asistente de su primer secretario general. En 1924 fue nombrado responsable de relaciones internacionales de la Universidad de Londres, cargo que ocupó hasta 1929, año en el que fue elegido diputado por el Partido Laborista.

En 1937, fue elegido miembro del Comité Nacional Ejecutivo del Partido Laborista y durante la II Guerra Mundial ocupó el cargo de secretario parlamentario del Ministerio de Transporte de Guerra, y posteriormente ministro de Asuntos Exteriores. Tras la guerra fue secretario de Estado del Aire y secretario de Estado de Relaciones con la Commonwealth.

En 1948 asumió la dirección de la organización de los Juegos Olímpicos de Londres. Luego fue ministro de Energía y Combustible. Formó parte de la delegación británica que participó en la fundación de las Naciones Unidas y fue secretario general del Partido Laborista. En los años 50 luchó activamente por el desarme nuclear multilateral, esfuerzos por los que en 1959 se le concedió el premio Nobel de la Paz. En 1977 fue nombrado barón y siguió con su activismo antinuclear hasta su muerte, el 8 de octubre de 1982 en Westminster.

Hasta el miércoles.

Quiénes fueron… las Blyth Spartans Munitionettes: las mujeres futbolistas en la Gran Guerra

Las Blyth Spartans, formadas por ‘munitionettes’ (Dominio público).

Este año se ha cumplido el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial y hoy os voy a traer una historia relacionada con ese terrible conflicto. Es la historia del equipo femenino del Blyth Spartans, las ‘Munitionettes’.

En realidad, la palabra ‘munitionette’ hace referencia a aquellas mujeres que, durante los años de la Primera Guerra Mundial, trabajaban en las factorías de munición británicas para fabricar armamento de cara al conflicto. Al estar los hombres en el frente, las empresas y el gobierno tuvieron que ‘tirar’ de mano de obra femenina. Era un trabajo duro y peligroso, porque el contacto permanente con el trinitrotolueno (TNT) y ácido nítrico afectó a la salud de muchas mujeres. Algunas sufrieron coloración amarilla en la piel (por eso se las llamó ‘canary girls’) y otras enfermedades graves del sistema inmune. Y todo ello sin contar con el permanente riesgo de accidente o explosión.

Imagen de una de las factorías de munición inglesas en la Primera Guerra Mundial (WIKIPEDIA).

Pero más allá del trabajo en la fábrica, las ‘munitionettes’ cumplían otras funciones importantes en un país en guerra: mantener el espíritu arriba. Uno de los entretenimientos que contribuían a ello era el fútbol. Por desgracia, la práctica totalidad de los futbolistas profesionales fueron llamados a filas. Por eso, se organizaron equipos de mujeres. El más famoso de ellos fue el Blyth Spartans Munitionettes.

El Blyth Spartans era (y es) un equipo de Blyth, en Northumberland. Al estar sus jugadores en la guerra, en agosto de 1917 las trabajadoras de una factoría cercana los suplieron, creando el Blyth Spartans Ladies FC, también conocidas como el Blyth Spartans Munitionettes.

En 1918 se creó una competición llamada Munitionettes Cup, en la que participaron 30 equipos femeninos. De todos, las Blyth Spartans eran las mejores. Jugaban en Croft Park, y empezaron a atraer a muchos espectadores. Los beneficios por la venta de entradas se destinaban a obras de caridad relacionadas con la guerra.

Tenían una delantera llamada Bella Raey, que era una verdadera fuera de serie. En 30 partidos (en los que las Spartans ganaron 26 y empataron cuatro) marcó la friolera (ojo) de 133 goles, cuatro de ellos en la final, ante las Bolckow-Vaughan de Middlesbrough, un partido que se disputó en Ayresome Park ante nada menos que 22.000 personas.

Pero a pesar de este éxito, cuando acabó la guerra y los hombres regresaron de los campos de batalla de Europa, el fútbol femenino y las ‘munitionettes’ desaparecieron. Eso sí, el germen del fútbol femenino ya había sido plantado, y en una huelga minera de 1921, se organizaron varios partidos benéficos entre mujeres. En ellos formó parte Bella Raey, que era hija de un minero.

Pero entonces el machismo hizo acto de aparición: ante unos supuestos y jamás demostrados argumentos de que el fútbol era perjudicial para la salud de las mujeres, la Football Association prohibió el fútbol femenino en 1921. No volvería a estar reglado en Inglaterra hasta 1993.

Espero que os haya gustado la historia. Hasta el miércoles, amigos.

Quién fue… Harold Abrahams: uno de los protagonistas de ‘Carros de Fuego’

Abrahams, en 1921 (WIKIPEDIA).

La relación entre cine y deporte es larga y fructífera. Hemos visto en este blog, sobre todo los domingos, que hay historias de deportistas que merecen ser llevadas a la gran pantalla. Hoy vamos a hablar del personaje cuya historia se mostró en la que para muchos es una de las mejores películas que se han hecho sobre deporte: Carros de Fuego. Es Harold Abrahams.

Harold Maurice Abrahams nació el 15 de diciembre de 1899 en Bedford, Inglaterra. Su padre, Isaac Abrahams, era un judío polaco, financiero de profesión, que se había instalado en Gran Bretaña años atrás. Su madre, Esther Isaacs, era también judía, nacida en Gales. Harold tenía dos hermanos mayores, Sidney y Adolphe. Los tres estudiaron en Cambridge. El primero fue atleta olímpico en los Juegos de 1912 y el segundo está considerado el pionero de la medicina deportiva en Gran Bretaña.

Antes de entrar en Cambridge, Harold estuvo en el ejército, donde alcanzó el rango de teniente, para entrar en la universidad en 1919. Fue miembro y presidente del Club de Atletismo de Cambridge, del Club Liberal, del Club Pitt y del Club Aquiles, una asociación de atletas de Cambridge y Oxford.

Fue en la universidad donde empezó a competir, centrándose en las pruebas de velocidad y en el salto de longitud. Durante su estancia en Cambridge logró entrar en el equipo olímpico británico y acudió a los Juegos Olímpicos de 1920, en Amberes, donde participó en las pruebas de los 100 y los 200 metros, en el relevo 4×100 y en salto de longitud. Su desempeño fue discreto. En 100 y 200 quedó eliminado en las series de cuartos de final, en el relevo los británicos quedaron cuartos y en salto de longitud, en el vigésimo puesto.

En 1923 acabó sus estudios universitarios y de cara a los Juegos del año siguiente, en París, decidió contratar a un entrenador para mejorar su rendimiento. Ese hombre era Sam Mussabini, un londinense de origen sirio, turco, italiano y francés. Mussabini era un experto en crear ganadores. Entre sus discípulos hubo medallistas de oro en los Juegos de 1908, de 1912 y 1920. Mussabini tenía un lema: “Piensa sólo en dos cosas: la pistola y la cinta. Cuando escuches la primera, corre con todas tus fuerzas hasta que rompas la segunda”.

Mussabini decidió que Abrahams debía centrarse en la prueba de 100 metros, dejando en segundo término la de 200. Fueron seis meses de duro entrenamiento, en los que Abrahams perfeccionó su salida y su zancada. Un mes antes de partir a París, batió el récord británico de salto de longitud, dejándolo en 7.38 m, una marca que no se mejoraría hasta 32 años después.

Ya en París, el equipo británico perdió a uno de sus especialistas en los 100, el escocés Eric Liddell (el otro protagonista de Carros de Fuego). Al saber que la final de la prueba era un domingo, Liddell, profundamente religioso, optó por no disputarla. Aún así, los grandes favoritos eran los estadounidenses, sobre todo Charley Paddock, el campeón olímpico en Amberes.

Abrahams, en 1924 (WIKIPEDIA).

Abrahams ganó sus series con un tiempo de 10.6 (tanto en cuartos como en semifinales), y en la gran final (compitió con cuatro estadounidenses y un neozelandés) se impuso a sus rivales con el mismo tiempo. La plata fue para el estadounidense Jackson Scholz y el bronce para el neozelandés, Arthur Porritt. Paddock fue quinto, si bien todos entraron muy juntos, puesto que entre Abrahams y el último clasificado sólo había cuatro décimas. Abrahams y Porritt se hicieron muy amigos. La final de los 100 en París fue un 7 de julio, a las 7 de la tarde. Tras aquella cita, todos los 7 de julio a las 7 de la tarde, Abrahams y Porritt quedaban para cenar. No fallaron ni un año, hasta la muerte de Abrahams.

Harold Abrahams también corrió la prueba de los 200 metros junto a Liddell. El escocés logró el bronce y Abrahams fue sexto. Liddell ganaría después el oro en los 400 metros y Abrahams, que renunció al salto de longitud, participó en el relevo 4×100, donde Gran Bretaña se llevó la plata.

Un año después de los Juegos, Abrahams se fracturó una pierna en un salto de longitud y se retiró del deporte. Empezó a ejercer de abogado. En 1928 volvió a los Juegos, pero como capitán del equipo de atletismo y reportero para el Comité Olímpico Británico. Fue el inicio de una carrera como periodista, ya que durante 40 años fue comentarista para la BBC Radio, estando incluso en los Juegos de Berlín de 1936. Fue presidente de la Asociación de Atletas Judíos y de la Asociación de Atletas Amateur. También escribió varios libros. En 1957 fue nombrado comandante del Imperio Británico. Estuvo casado con la cantante Sybil Evers. La pareja no tuvo hijos naturales, pero adoptó a cuatro, dos de ellos niños judíos refugiados de la II Guerra Mundial.

Harold Abrahams falleció el 14 de enero de 1978 en Enfield, Inglaterra. Su funeral es la escena con la que abre la película que lo convirtió en leyenda, Carros de Fuego.

Os dejo con un vídeo grabado poco después del éxito de Abrahams:

Hasta el miércoles.