BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Archivo de la categoría ‘Deportes minoritarios’

Quién fue… Mick The Miller: el galgo de carreras más famoso de la historia

Mick The Miller, en un paquete antiguo de tabaco (WIKIPEDIA).

Hoy voy a hablar de un deportista particular, porque no es un ser humano: es un perro. Vamos a acercarnos a un deporte un tanto singular (algunos de vosotros diréis que no se trata de un deporte). Me refiero a las carreras de galgos. Y os voy a hablar del mejor.

El 28 de junio de 1926 nacía en Killeigh, Irlanda, un cachorrito de una camada de diez que posteriormente se convertiría en leyenda. Nuestro protagonista de hoy, de pelo atigrado, era el más pequeño de sus hermanos, nacidos todos de un descendiente directo de Master McGrath, un galgo muy famoso en el s. XIX en Irlanda, tanto que tiene una estatua. El cachorro fue llamado Mick The Miller (Mick El Molinero) y en un principio estaba destinado a perseguir liebres. Pero Moses Robenschied, un criador de galgos estadounidense, llegó a un acuerdo con su dueño para llevárselo a América y hacer de él un campeón. Curiosamente, un tornado acabó con las instalaciones de Robenschied en St. Louis, Missouri, y éste consideró que era una señal para que dejara de criar perros. Así, Mick The Miller fue vendido a un sacerdote católico llamado Martin Brophy. Brophy se lo vendió a otro cura, Maurice Browne, para que se hiciera cargo de él.

Estatua de Mick the Miller (WIKIPEDIA).

Antes de cumplir dos años, Mick The Miller debutó en Shelbourne Park, Dublín. Era el 18 de abril de 1928 y ganó la carrera. Ese año disputaría cinco carreras y sólo dejó de ganar en una. Al año siguiente ganó la Spring Cup y la National Cup, tras lo que fue enviado a Inglaterra para disputar el Greyhound Derby de 1929. En un entrenamiento batió el récord del canódromo y se dispararon las apuestas a su favor. El padre Browne anduvo listo y antes de la carrera vendió al perro por 800 libras esterlinas más las posibles ganancias que lograra en el Derby. En efecto, Mick The Miller ganó por más de tres cuerpos de ventaja a su rival más cercano. El perro acabó 1929 con 26 victorias en 32 carreras.

En 1930 su leyenda siguió creciendo. Ganó de nuevo el Derby (en aquella ocasión estaba entre el público el rey Alfonso XIII de España), y ese año logró 19 victorias consecutivas, para un total de 20 en 23 carreras. Su última temporada fue la de 1931. Una lesión le lastró y no pudo ganar el Derby por cuarto año consecutivo. Eso sí, su última carrera, disputada en Wembley, fue una sonora victoria. En total, ganó 61 carreras de 81 disputadas.

Empezó entonces una nueva vida como semental en una granja cerca de Norfolk. Era con mucho el semental más caro de Inglaterra, con un precio de 50 guineas por apareamiento. Se convirtió además en una estrella del cine, y llegó a protagonizar una película, Wild Boy, estrenada en 1934.

Mick The Miller murió el 6 de mayo de 1939, poco antes de su decimotercer cumpleaños. En su vida generó unas ganancias de 20.000 libras entre premios por carreras, el cine y las montas. Su último dueño, Arundel Kempton, lo disecó y donó su cuerpo al Museo de Historia Natural de Londres. Desde 2005 y en la actualidad, está en el Museo de Historia Natural de Tring (foto), en Hertfordshire. Además, en su localidad natal hay una estatua en su honor.

Espero que os haya gustado este artículo. El miércoles, más.

El quidditch existe en la vida real y tiene Premier League

Imagen de un partido de la Premier (Quidditch Premier League / Jessica Cornelius).

Los que me conocen saben que me cuento entre la legión de fans de la saga literaria y cinematográfica de Harry Potter. El universo salido de la imaginación de JK Rowling ha dado para mucho. Incluso para la creación de un deporte. Es claro, una versión del espectacular quidditch de los magos. Es el quidditch muggle. Y tiene Premier League.

Para los legos en la materia, en los libros de Rowling el quidditch es el deporte más popular del mundo mágico. Lo disputan dos equipos de siete jugadores cada uno: un guardián, dos golpeadores, tres cazadores y un buscador. Subidos en sus escobas mágicas y en un terreno oval con tres aros en cada extremo, el objetivo es introducir unas pelotas llamadas quaffles en los aros rivales (tarea de los cazadores) y sumar puntos, mientras los golpeadores, con bastones, repelen otras pelotas, los bludgers, para que no impacten en sus compañeros. Los guardianes son como los porteros, y tratan de evitar que entren quaffles en los aros y los buscadores tienen que agarrar la snitch, una pelotita dorada y alada, que da 150 puntos al equipo del buscador que la coja y que supone el final del partido.

Obviamente, es absolutamente impracticable en la vida real, pero los fans de la saga no se dieron por vencidos y en 2005, en el Middlebury College de Vermont, Estados Unidos, se codificaron las primeras reglas de la adaptación a la vida real del quidditch, no volando, sino corriendo. De ahí se extendió al resto del mundo, gracias a la International Quidditch Association.

El quidditch muggle se juega en un terreno de 55 por 33 metros, con tres aros de diferentes alturas en los extremos. Como en el mágico, hay un guardián, cazadores, golpeadores y buscadores. Todos deben llevar una escoba entre las piernas (o un tubo) en todo momento. Los cazadores consiguen 10 puntos por cada quaffle que cuelan en los aros rivales, mientras que los golpeadores tratan de evitarlo lanzándoles bludgers y a la vez, despejando las que envían los golpeadores rivales. El guardián tiene las mismas funciones que en el mundo mágico. Pero, ¿y los cazadores? Es evidente que no hay en el mundo real una snitch, así que en el quidditch muggle es una pelota de tenis metida en un calcetín amarillo y colgada de la parte trasera de la cintura de un jugador imparcial, el snitch runner, que puede correr libremente mientras los buscadores de los otros equipos tratan de quitarle la pelota.

El quidditch real es muy igualitario, pues es mixto. Puede haber como máximo cuatro jugadores del mismo sexo en el campo por equipo (sin contar con el buscador).

En noviembre de 2016, Jack Lennard decidió crear en Gran Bretaña la Quidditch Premier League, con el objetivo de llevar este deporte más allá del ámbito escolar. El año pasado se estrenó la competición. Se juega entre junio y agosto y hay diez equipos, divididos en dos divisiones, una norte y una sur. En la sur están los London Monarchs, los Southeast Knights, los Southwest Broadside, los Eastern Mermaids y los Welsh Dragons. En la norte están los West Midlands Revolution, los East Midlands Archers, los Yorkshire Roses, los Northern Watch y los Scottish Thistles. Tanto los Welsh Dragons, de Gales, como los Scottish Thistles, escoceses, se han unido en la segunda temporada de la historia de este peculiar deporte, que empieza el próximo junio. Los primeros campeones de la Premier han sido los West Midlands Revolutions.

Os dejo con imágenes de un partido:

Quiero agradecer a Jack Lennard, fundador y director de la Quidditch Premier League, su ayuda con el material gráfico.

Hasta mañana.

Qué es el ‘buzkashi’: el deporte que se juega con una cabra decapitada

Una imagen de este deporte (WIKIPEDIA).

Hay deportes peculiares y extraños en el mundo. Hoy os voy a traer uno de los más llamativos que he oído nunca. Es el buzkashi.

El buzkashi está considerado el deporte nacional de Afganistán. Se juega a caballo. Los jinetes se llaman ‘chapandaz’. Es un deporte muy tradicional, por lo que las reglas están un poco difusas, aunque el Comité Olímpico Afgano las ha codificado. Se trata de dos equipos de 10 ‘chapandaz’, que juegan en un terreno de 400 metros de largo, a caballo, en dos partes de 45 minutos. Y no, no hay pelota. Se juega con el cuerpo de una cabra decapitada. Lo que leéis.

Los jugadores deben llevar la cabra decapitada al centro del terreno de juego (en algunas variantes) o a una zona circular situada en los extremos del campo (en otras variantes). Se trata de un juego muy violento, donde tanto los jinetes como los caballos tienen que tener una preparación física muy alta.

Además, no siempre hay árbitro, así que a veces es un deporte muy peligroso. Para darle mayor dramatismo, es habitual que los ‘chapandaz’ lleguen al partido armados con sus fusiles kalashnikov, aunque suele regir entre los jugadores cierto pacto de caballeros para que las cosas no vayan a mayores.

Este deporte, que se juega también en países como Tayikistán, Kazajistán o Kirguizistán, se disputa desde casi la Edad Media, aunque en los años de dominio talibán del país, estuvo prohibido. Tras la caída de este régimen, se vuelve a disputar, tradicionalmente los viernes, aunque menos que antes, debido a la escasez de caballos tras los durísimos años de dominio talibán y la persistente inseguridad de este país asiático.

Aunque parezca un deporte de pastores, los jugadores son profesionales y cabe destacar el nombre de Aziz Ahmad, considerado el mejor del mundo. Los equipos son sostenidos por los ricos señores de la guerra, que son los dueños de los caballos y que pagan mucho dinero en apuestas. Al contrario que en el deporte de élite occidental, los mejores jugadores o ‘chapandaz’ suelen serlo a partir de los 40 años de edad.

Así se ve el buzkashi:

Hasta el miércoles.

Qué es… el juego de pelota mesoamericano

Un jugador de Honduras calienta en el Mundial que se celebró en Guatemala en septiembre (EFE).

Vamos a cerrar esta semana con un deporte muy peculiar, porque es antiquísimo. A día de hoy es poco practicado y es más una exhibición casi arqueológica que otra cosa, pero creo que es interesante conocerlo un poco más de cerca. Es el juego de pelota mesoamericano.

En realidad, hay varios juegos de pelota conocidos en la zona que conocemos como Mesoamérica (no confundir con Centroamérica, que es una referencia geográfica y no incluiría a México, mientras que Mesoamérica es más una referencia cultural y sí incluye al país azteca -que es parte de Norteamérica-).

En general, podemos decir que se jugaba a juegos de pelota desde el año 1.400 antes de Cristo en el sur de México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y en zonas tan septentrionales como el estado de Arizona. No sólo se regían por el componente deportivo o competitivo, sino que también tenían carácter religioso e incluso se practicaba para dirimir litigios o conflictos entre tribus o caudillos locales.

Jugadores del equipo de El Salvador, en el reciente Mundial de Guatemala (EFE)

Normalmente se usaban caderas, codos y rodillas (en algunas modalidades, sólo las del lado derecho y en otras se usaban incluso palos o bates primitivos) para golpear una pelota de hule o caucho de hasta 4 kg de peso, que no podía tocar el suelo. Se practicaba en grandes terrenos de juego delimitados por dos paredes encaladas donde podía rebotar la pelota. En la versión más conocida, practicada por mayas y luego toltecas y aztecas, en esas paredes existían unos aros de piedra (colocados verticalmente, al contrario que en el baloncesto), de modo que al hacer pasar la pelota por ellos (en algunas versiones solo con tocarlo) se conseguían puntos.

Se enfrentaban dos equipos de dos o cuatro jugadores y cuando se trataba de partidos rituales, se podría producir un sacrificio humano después (no hay acuerdo si los sacrificados eran los derrotados o los vencedores). Hay crónicas españolas tras la Conquista que destacan lo mucho que botaba la pelota o incluso lo peligroso que podía resultar el deporte, pues por su peso podía provocar serias contusiones a los jugadores.

Como os decía, los campos (se han hallado los restos de cerca de 1.300, lo que da idea de la popularidad del juego) oscilaban en tamaños que iban de los 96 metros de largo por 30 de ancho del de Chichén Itza a los 16×5 del campo de Tikal. Las paredes encaladas solían estar inclinadas.

En la actualidad, existen torneos que recrean este juego ancestral. El pasado mes de septiembre se celebró en Guatemala la segunda Copa Mundial de Pelota Maya. También hay una versión llamada ulama, que se practica sobre todo en el estadio mexicano de Sinaloa, y en la que no hay aros, sino que se juega una especie de voleibol sin red y los jugadores pasan la pelota al campo rival con golpes de cadera.

Os dejo con una recreación de este deporte:

Hasta el miércoles.

Qué es el ‘pushball’: el deporte de pelota más grande

Imagen de un partido de ‘pushball’ (Dominio público).

De vez en cuando me gusta asomar a este blog deportes muy minoritarios o curiosos. Hoy es el turno del pushball.

Se trata de un deporte de pelota nacido en Massachusetts, Estados Unidos, de la mano de un tal Moses G. Crane, en el año 1891. Se juega en un terreno dividido en dos mitades y de una longitud de unos 130 metros de largo por unos 50 de ancho. Los equipos son de 11 o más jugadores y consiste llevar una pelota de 1,8o metros de alta y 25 kilos de peso hasta una portería como las de rugby. Empujar la pelota bajo el poste horizontal supone 5 puntos, por encima de la barra horizontal 8 y por detrás, a modo de ensayo, 2.

A alguien en la Universidad de Harvard le pareció un deporte interesante y lo adaptaron como actividad física. Pocos años después del inicio de siglo, el pushball ya había llegado a Gran Bretaña.

El deporte también se practicó en el ejército de Estados Unidos, pero su éxito fue declinando rápidamente: el balón era carísimo de fabricar (imaginad qué cantidad de cuero se necesitaba), y cuando llovía, el peso de la pelota se multiplicaba por 10, haciendo casi imposible manejarlo.

Se pusieron en marcha variantes como el pushball a caballo, pero pese a algún intento posterior de resucitarlo, el pushball languideció.

Así entrenaba el Ejército de Estados Unidos con el ‘pushball’:

Hasta el miércoles.

Quién fue… Hans-Gunnar Liljenwall: el primer positivo olímpico por dopaje ¡por beberse dos cervezas!

Hans-Gunnar Liljenvall, posando para el Comité Olímpico Sueco (WIKIPEDIA).

Este domingo os traigo una historia muy curiosa, la del primer deportista olímpico al que se le quitó una medalla olímpica por dar positivo en un control antidoping. Eso sí, en unas circunstancias muy particulares. Es Hans-Gunnar Liljenwall.

Los Juegos Olímpicos de México 1968 fueron los primeros en los que se introdujeron los controles antidoping. Uno de los motivos fue la muerte de un ciclista danés en la cita anterior, en Roma, al parecer por una mezcla fatal de drogas y calor sofocante.

A los Juegos de México llegó Hans-Gunnar Liljenwall (nacido el 9 de julio de 1941 en Jönköping, Suecia) para competir en la prueba de pentatlón moderno, un peculiar deporte que combina esgrima, natación, saltos hípicos, tiro con pistola y carrera campo a través. Llegaba como subcampeón del mundo por equipos, el año anterior.

En la competición, el equipo sueco quedó tercero y se llevó el bronce, por detrás de Hungría y la Unión Soviética. Pero en el control antidoping posterior, Liljenwall dio positivo… por alcohol.

Se hallaron 0,81 gramos por mil de alcohol en la sangre de Liljenwall. El equipo sueco fue descalificado y Francia obtuvo el bronce. Liljenwall admitió que antes de competir se había tomado dos cervezas para calmar los nervios antes de la prueba de tiro con pistola. No obstante, el dato de alcoholemia del sueco apunta a que o las cervezas eran enormes, o se bebió más de dos.

Sea como fuere, Liljenwall, que posteriormente no lograría ningún hito deportivo de relevancia, pasó a la historia como el primer deportista olímpico despojado de una medalla por dopaje.

Hasta el miércoles.

Qué fue de… Biba Golic: la Kournikova del tenis de mesa

Golic, en acción (TWITTER BIBA GOLIC).

Hoy vamos a hablar de un deporte minoritario en cuanto a lo profesional, pero a la vez muy popular. Y lo vamos a hacer de la mano de una de sus jugadoras más famosas: Biba Golic.

¿Quién era?: Una jugadora de tenis de mesa serbia de la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser una de las mejores jugadoras del mundo y por su presencia en revistas y programas de televisión, hasta el punto de ser considerada la Kournikova del tenis de mesa.

¿Qué fue de ella?: En la actualidad, trabaja como imagen y representante de Killerspin, una empresa estadounidense especializada en equipamiento para el tenis de mesa: raquetas, bolas, mesas, redes..

¿Sabías qué…?: Empezó a jugar al tenis de mesa a los 9 años.

– Su primer entrenador fue su padre.

– Jugó un año en la Bundesliga de tenis de mesa.

– Logró una beca que la permitió estudiar en la Texas Wesleyan University y en el Illinois Institute of Technology, en Estados Unidos.

– En su época universitaria, llegó a ser la número 2 del ránking de la NCAA.

– Posó con poca ropa para ESPN.

– Nació en Senta, ciudad muy cercana a la frontera con Hungría. De hecho, la etnia húngara es mayoritaria en esta localidad.

– En 2005, ESPN la incluyó en su lista de deportistas más sexies del mundo.

– Ha hecho apariciones en dos películas y una serie.

– Mide 1,70 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Biljana Golic nació el 9 de noviembre de 1977 en Senta, Serbia. Ha sido campeona de su país en dobles, en individual y en dobles mixtos, campeona de los Balcanes, campeona del Mediterráneo, campeona de Europa junior, ganadora del Open de California y ganadora del Open de Portland, entre otros logros.

Os dejo un vídeo en el que Golic cuenta algún secreto de su deporte:

Hasta mañana.

Santuarios del deporte. Cooper’s Hill: el escenario del Festival del Queso Rodante

Una imagen del festival de 2015 (GTRES).

Seguro que lo habéis visto en las noticias alguna vez. El último lunes de mayo, la ladera de una pequeña colina en el oeste de Inglaterra se convierte en el centro de todas las miradas por un deporte muy peculiar: el Festival del Queso Rodante. Vamos a conocer más de cerca esta tradición y el lugar donde se practica.

Esta antigua tradición se lleva a cabo en Cooper’s Hill, cereca de Gloucester. Las reglas son sencillas. Desde lo alto de la ladera se lanza un queso de unos cuatro kilos de peso, y los participantes se deben lanzar tras él para cogerlo o, en su defecto, llegar el primero al final del descenso. Hay que tener en cuenta que el queso puede alcanzar velocidades de más de 110 km/h y es lanzado un segundo antes de que los participantes puedan bajar, así que es prácticamente imposible agarrarlo.

Se suelen disputar cuatro descensos y los ganadores, claro está se llevan el queso como premio.

El festival no está exento de polémica, ya que hay críticas porque muchos de los participantes están ebrios y porque se producen pequeñas lesiones (esguinces, torceduras…) casi todos los años. En 2010, debido a la fama del evento y que acudían personas de muchas partes del mundo, se decidió vallar el recinto e incluso limitar el acceso mediante entradas. Se produjeron numerosas críticas y desde 2011, el evento se celebra sin organización oficial. Esta falta de gestión incluye la ausencia de servicios médicos, aunque por ahora no ha habido que lamentar ninguna desgracia.

Así que ya sabéis, este próximo lunes, un grupo de locos se tirará de nuevo tras un queso rodante.

Os dejo con las imágenes del festival del año pasado:

Hasta mañana.

Qué fue de… Kike Sarasola: jinete olímpico y empresario de éxito

Kike Sarasola, en un evento en Madrid (GTRES).

Lo normal es que en este blog os hable de deportistas que fueron muy famosos y tras retirarse no lo son tanto. En el caso de hoy, es casi todo lo contrario, porque nuestro protagonista de este viernes es seguramente más conocido ahora que cuando era deportista de élite. Es Kike Sarasola.

¿Quién era?: Un jinete español de los 90 y la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: A nivel deportivo, por ser cuatro veces campeón de España de hípica y por participar en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, Atlanta 96 y Sydney 2000.

¿Qué fue de él?: En la actualidad, Kike Sarasola es un empresario de éxito, fundador y presidente de Room Mates Hotels y BeMate.com, además de actor ocasional. También es el protagonista del programa de televisión Este hotel es un infierno.

¿Sabías qué…?: Es hijo del empresario vasco Enrique Sarasola, íntimo amigo del expresidente Felipe González y que hizo una buena fortuna en Colombia.

– Su madre es colombiana.

– Su hermano Fernando (más conocido como Gigi) fue también jinete olímpico.

– Fue el primer deportista de élite en España que salió del armario, al prestarse a aparecer en la portada de la extinta revista Zero.

– Su familia conocía su homosexualidad desde casi su adolescencia.

– Junto a su marido, Carlos Marrero, tiene dos hijos, Aitana y Enrique.

– Se retiró de la hípica tras una lesión en la espalda tras una caída en 2004, cuando se preparaba para participar en los Juegos de Atenas 2004.

– Además de dirigir sus empresas, Kike Sarasola ofrece conferencias por todo el mundo acerca de su modelo de éxito.

– El diario El Mundo lo eligió como uno de los 25 gays más influyentes de España.

– Se declara votante de Ciudadanos, pese a haber sido siempre simpatizante socialista.

Biografía, palmarés, estadísticas: Enrique Sarasola Marulanda nació en Madrid el 12 de noviembre de 1963. fue cinco veces campeón de España, medalla de bronce en el Campeonato Europeo de Concurso Completo de 2001 y
tres veces diploma olímpico en Barcelona 92, Atlanta 96 y Sydney 2000.

Os dejo con un vídeo del jinete Sarasola en acción:

Hasta mañana.

Qué fue de… Felix Baumgartner: el hombre que dio el mayor salto es votante de extrema derecha

Baumgartner, tras caer en Roswell (Archivo 20minutos).

Hace casi cinco años, millones de personas en todo el planeta se pusieron delante del televisor un domingo para ver a un hombre saltar. Así contado parece trivial, pero estaban presenciando un hito histórico. El protagonista fue un austríaco llamado Felix Baumgartner. Qué ha sido de él es el objeto de este artículo.

¿Quién es?: Un paracaidista y saltador base austríaco.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por el salto que dio el 14 de octubre de 2012 desde 39 km de altura, lo que le valió varios récords aún vigentes.

¿Qué fue de él?: En la actualidad, sigue trabajando en proyectos con Red Bull. En concreto, trabaja con la Red Bull Air Force, entrenando a los pilotos que forman parte de este equipo de acrobacias aéreas. También trabaja como piloto comercial de helicópteros. Podéis seguir sus andanzas en su web.

¿Sabías qué…?: Tras su hazaña, que congregó a millones de personas frente al televisor en todo el mundo, ostenta los récords de salto libre (sin paracaidas de frenado), con una altura de 38,969 km, así como el de mayor velocidad alcanzada por un ser humano sin ayuda mecánica, ya que alcanzó los 1.357 km/h, es decir, Mach 1.25 (superó la barrera del sonido).

– El récord de salto absoluto se lo quitó Alan Eustace, un directivo de Google, que saltó en 2014 desde 41,42 km de altura. Eso sí, lo hizo con paracaídas de frenado.

El famoso salto de Felix Baumgartner (Archivo 20minutos).

– Tras su salto, probó también fortuna como piloto de coches y participó con un Audi en las 24 horas de Nurburgring, en 2014.

– Fue militar en el ejército austríaco.

– Os aclaro el titular: Baumgartner llenó algunos periódicos al poco de saltar al declarar que estaba a favor de las “dictaduras moderadas”. Y el año pasado, volvió a los titulares de prensa al declararse admirador del presidente húngaro Viktor Orbán y sus medidas drásticas anti-refugiados, y por mostrar sin ambages su apoyo a Norbert Hofer, el líder de la ultraderecha austríaca.

– Reside en Suiza después de que Austria se negara a tener cualquier tipo de beneficio fiscal con él.

– En 2012 fue condenado tras pelearse a bofetadas con un camionero griego.

– Fue pareja de una exconejita de PlayBoy y de una Miss austríaca.

– Antes de su reto más famoso, acometió otros como saltar desde el Cristo Redentor de Río de Janeiro, desde las Torres Petronas de Kuala Lumpur o desde el viaducto de Millau en Francia.

– Mide 1,70 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Felix Baumgartner nació el 20 de abril de 1969 en Salzburgo, Austria. Practica deportes de riesgo desde los 16 años de edad.

Os dejo, claro está, con los mejores momentos de aquel domingo inolvidable:

Hasta mañana.