Entradas etiquetadas como ‘escocia’

Trofeos, copas y medallas. La Scottish Cup: el trofeo más antiguo de la historia del fútbol

Imagen de la Scottish Cup (WIKIPEDIA).

Este viernes vamos a conocer un poco más de cerca el trofeo más antiguo de la historia del fútbol, así como suena. Es la Scottish Cup.

Antes de continuar, una matización. Cuando hablo del trofeo más antiguo del mundo me refiero a la copa que se entrega, porque el torneo más antiguo es la FA Cup o copa inglesa, que se empezó a disputar en la temporada 1871/1872, mientras que la escocesa se estrenó en la 1873/1874. Pero la el actual trofeo de la FA Cup es el cuarto que existe desde el inicio de la competición, cosa que no ocurre con la copa de la os hablo hoy.

En efecto, el Libro Guinness de los Récords reconoce la Scottish Association Challenge Cup (ese es su nombre completo) como el trofeo más antiguo de la historia del fútbol. Fue creado en 1874 por la platería de Glasgow George Edwards & Sons y la Federación Escocesa de Fútbol, su propietaria actual, pagó 56 libras y 13 chelines por ella. Hoy en día está asegurada por 2 millones de libras. Mide 50 centímetros de alto y pesa 2,25 kilogramos.

Se conserva en el Museo del Fútbol Escocés en Hampden Park, Glasgow, y una vez al año se saca, se limpia y se entrega al ganador del torneo. Una vez los campeones dan la tradicional vuelta de honor al terreno de juego con ella, se vuelve a guardar y al equipo se le entrega una réplica para que la use en sus festejos particulares y para que la conserve en sus vitrinas.

El primer capitán en alzarla fue JJ Thompson, jugador del Queen’s Park, equipo que la ganó 10 veces (la última en 1893). Celtic, con 39 victorias y Rangers, con 33, son los más laureados.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta mañana.

Escudos y logos. Los emblemas de las selecciones del 6 Naciones de rugby

Emblemas de las selecciones del 6 Naciones.

Me sorprendió el otro día comprobar cómo no había dedicado un artículo a los emblemas de las selecciones de rugby que disputan el VI Naciones y, en efecto, no lo había hecho hasta ahora. Aunque sospecho que no voy a revelar ningún secreto, creo que merece la pena darle un repaso a los orígenes de los emblemas de Inglaterra, Francia, Irlanda, Italia, Escocia y Gales.

La Rosa de Inglaterra: En Inglaterra, selecciones como la de fútbol, la de cricket o la de hockey, tienen a los tres leones o leopardos de los Plantagenet como emblema, pero curiosamente, el equipo nacional de rugby no, sino que luce una rosa roja. Lo hace desde siempre, es decir, desde que en 1871 disputara el primer partido internacional de su historia. En realidad, no se sabe a ciencia cierta por qué se eligió este símbolo, pero hay algunas teorías plausibles. La primera y la más aceptada es que se trata de la rosa roja de la casa de Lancaster (que como sabéis, se enfrentó a la de York en la llamada Guerra de las Dos Rosas, porque ésta familia estaba representada por una rosa blanca). En realidad, cuando Enrique VII de Lancaster se casó con Isabel de York, al acabar la guerra, ambas se fusionaron y la rosa real de Inglaterra es bicolor, si bien algunos descendientes de Enrique VII, como Isabel I, se identificaron más con la rosa roja por ser descendientes directos de los Lancaster. Sea como fuere, la RFU eligió, seguramente de manera inapropiada, la rosa roja como símbolo de Inglaterra. La segunda teoría procede de la casa natal del rugby, el colegio Rugby School. En su escudo hay dos rosas rojas, aportadas por el fundador de la escuela, al cual la reina Isabel I concedió un escudo de armas. Se cree que el primer uniforme de Inglaterra (blanco) se inspiró en el que usaban los alumnos de la Rugby School, por lo que la RFU eligió la rosa para matar dos pájaros de un tiro: como homenaje al colegio y porque representa a Inglaterra y su monarquía. La tercera teoría, menos creíble, es que se adoptó la rosa roja porque es el emblema del condado de Lancashire, de donde procedían los encargados de aportar los uniformes ingleses para el primer partido internacional de la historia.

El Gallo de Francia: Mucho más claro está el origen del emblema de Francia, el gallo. Es el símbolo del equipo nacional desde 1911 (antes lució dos anillos, uno rojo y uno azul, entrelazados, si bien era el logotipo de la Unión de Sociedades Francesas de Deportes Atléticos), y ya antes lo usaba la selección de fútbol. Además de por las propias características del gallo (un animal bravo, orgulloso y combativo), queda claro que se elige este animal por ser uno de los símbolos de Francia. El origen de esta simbología es algo trivial, porque procede de la palabra latina gallus, que tiene doble significado: ‘gallo’ y ‘galo’ o francés. A partir del Renacimiento se empieza a usar como símbolo nacional y tras la Revolución Francesa, se adopta en contraposición de la flor de lis monárquica. Aunque Napoleón sustituyó el gallo por el más ostentoso águila, la II República Francesa recuperó el símbolo.

El Trébol de Irlanda: O mejor dicho, los tréboles, porque son tres los que engalanan el escudo de Irlanda. De nuevo en este caso la planta apareció en las camisetas de Irlanda desde su primer partido internacional. El trébol es el símbolo de Irlanda desde el siglo XVIII y a su vez es el símbolo de San Patricio, el patrón de la isla. La relación entre el santo y la planta procede de la leyenda que afirma que fue un trébol lo que San Patricio usó en el siglo V para explicar a los paganos locales el misterio de la Santísima Trinidad durante su evangelización de la isla. Ya antes era un símbolo recurrente en la mitología celta.

El Escudo de Italia: al contrario que sus rivales en el torneo VI Naciones, el emblema de Italia tiene poco de original o de evocador. En sus inicios, la selección italiana lució el escudo nacional de la Italia mussoliniana, y después un simple escudo tricolor, con los colores de la bandera. En 1998 se adoptó el emblema actual, que lleva el nombre del país, las siglas de la federación y unos laureles como ornamento.

El Cardo de Escocia: el cardo es el símbolo de Escocia y como tal, se incorporó al primer uniforme de la selección escocesa en su debut en 1871. ¿De dónde procede esta simbología? Pues de una vieja leyenda. Se cuenta que los invasores normandos, en una de sus incursiones en la costa británica, llegaron a Escocia para saquearla ocultos en las sombras del a noche, pero uno de los vikingos, que caminaba descalzo, tuvo la mala fortuna de pisar un cardo. Evidentemente, se pinchó, y su grito de dolor despertó a los escoceses de la población cercana, que pudieron levantarse a tiempo, combatir y derrotar a los invasores. El cardo se adoptó como símbolo de Escocia en el reinado de Alejandro III (1249).

Las Plumas de Gales: el símbolo de Gales rompe con la tendencia de las otras selecciones británicas, ya que la flor nacional galesa es el narciso y la planta nacional el puerro, pero no son los que representa a la selección de rugby. En el siglo XIX, la WRU eligió las tres plumas y la corona, que son el emblema del Príncipe de Gales (esto es, del heredero de la Corona), como demostración de su lealtad a Reino Unido. ¿Y de dónde proceden las tres plumas como emblema? Pues hay que remontarse a 1346, en concreto a una de las principales batallas de la Guerra de los 100 años, la de Crécy. Al poco de acabar la contienda, el heredero de la corona e hijo del rey Eduardo III de Inglaterra, Eduardo de Woodstock (más conocido como el Príncipe Negro), halló el cadáver del rey Juan de Bohemia, que había combatido con los franceses. El monarca bohemio lucía como emblema tres plumas de avestruz y el lema Ich dien (en alemán, ‘yo sirvo’), y el Príncipe Negro lo adoptó como enseña. En realidad, los expertos creen que esta historia tiene poca base histórica y que el Príncipe Negro adoptó las plumas de avestruz como emblema para los tiempos de paz (y para los torneos) como herencia de su madre, Philippa de Hainault, cuya familia usaba un avestruz como símbolo.

Espero que el artículo haya resultado de vuestro interés. Hasta mañana.

Santuarios del deporte. Murrayfield: la casa del rugby escocés

Murrayfield, en día de partido (WIKIPEDIA).

Pues vamos a iniciar la semana con un santuario de los de verdad, un templo del rugby que, la verdad, no sé cómo no he sacado antes en el blog. Nos vamos a Escocia para conocer más de cerca el estadio de Murrayfield.

Nombre oficial: BT Murrayfield Stadium.

Ubicación: Edimburgo, Escocia, Reino Unido.

Capacidad: 67.144 espectadores

Año de inauguración: 1925.

Propietario: Scottish Rugby Union.

Más cosas: Hasta los años 20, la selección escocesa de rugby jugaba sus partidos en Inverleith. Entre 1923 y 1925, la SRU construyó un estadio nuevo en la zona de Murrayfield, en Edimburgo. El partido inaugural, como no podía ser de otra forma, fue un Escocia-Inglaterra, disputado el 25 de marzo de 1925, en el marco del torneo V Naciones. Ganó Escocia, que además se llevó el torneo y su primer Grand Slam.

Vista exterior de Murrayfield (WIKIPEDIA).

Durante la Segunda Guerra Mundial, el estadio sirvió de almacén y depósito de materiales. En 1975, el estadio pasó a los libros de historia por batir el récord de asistencia de la historia del rugby, gracias a los 104.000 espectadores que presenciaron un Escocia 12-10 Gales.

En 1983 fue construida su grada Este, y entre 1993 y 1994 se acometió otra gran reforma, que afectó a la grada Oeste y que incluyó la instalación de luz artificial, hasta entonces inexistente. En 2014, merced a un acuerdo con British Telecom, el estadio pasó a llamarse BT Murrayfield.

Murrayfield, que ha acogido partidos de los Mundiales de rugby de 1991, 1999 y 2007, es la casa también del Edinburgh Rugby. Además del deporte del balón oval, Murrayfield acogió los partidos europeos del club de fútbol Hearts of Midlothian hasta que este club pudo acometer obras para adecuar su estadio, Tynecastle, a la normativa UEFA. Además, acogió amistosos del Hearts y del otro club de Edimburgo, el Hibernian, ante el FC Barcelona a finales de la pasada década. Y Murrayfield fue, además, la casa de los Scottish Claymores, el equipo de fútbol americano que compitió en la extinta NFL Europa.

Fuera del deporte, este estadio ha acogido conciertos de David Bowie, Tina Turner, los Rolling Stones, Oasis, Bon Jovi, Madonna o Foo Fighters.

Así suena Flower of Scotland en Murrayfield:

Hasta mañana.

Qué fue de… Paul Lambert: un escocés que triunfó en Alemania

Cromo de Lambert con Escocia (PANINI).

No suele ocurrir que los futbolistas británicos triunfen fuera de las islas, y menos si no son ingleses. Hoy vamos a hablar de uno de esos escasos ejemplos, el de Paul Lambert.

¿Quién era?: Un centrocampista escocés de mediados de los 80 a mediados de la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser uno de los más destacados jugadores escoceses de su era y ser campeón de Europa con el Borussia de Dortmund.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2006 en las filas del Livingston FC escocés. De manera inmediata inició una carrera como entrenador. Ahora dirige al histórico Ipswich Town, que juega en la League One, tercera categoría del fútbol inglés.

¿Sabías qué…?: Lo descubrió el Dortmund después de un partido de Copa de la UEFA entre los alemanes y el Motherwell.

– Fue titular en la final de la Champions de 1997 y jugó los 90 minutos.

– Su cometido era secar a Zidane (entonces en la Juventus) y lo cumplió a la perfección.

– En aquella final dio una asistencia para el primer gol del partido, obra del delantero Karl-Heinz Riedle.

Cromo de Lambert con el Dortmund (PANINI).

– Fue el primer británico en ganar una Copa de Europa en un equipo no británico y el primer británico en ganar el trofeo desde que en 1992 pasara a llamarse Champions League.

– En su primer año en el Celtic ganó la Liga escocesa, rompiendo una racha de nueve títulos seguidos del Rangers.

– Fue capitán del Celtic en la final de la UEFA de 2003, disputada en Sevilla ante el Oporto de Mourinho, que ganó el trofeo.

– Representó a Escocia en el Mundial de 1998.

– Desde que es entrenador ha dirigido a equipos de la importancia del Blackburn Rovers, el Norwich, el Aston Villa, el Wolverhampton o el Stoke City.

– Mide 1,81 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Paul Lambert nació el 7 de agosto de 1969 en Glasgow, Escocia. Debutó como profesional en 1986 en el St. Mirren. En 1993 fichó por el Motherwell y en 1996 recaló en el Borussia Dortmund alemán. Al año siguiente lo fichó el Celtic, donde estuvo hasta 2005, cuando se fue al Livingston, donde se retiró un año después. En su palmarés tiene una Copa de Escocia con el St. Mirren, una Champions con el Dortmund, y cuatro ligas, dos copas y dos copas de la liga con el Celtic. Con Escocia jugó 40 partidos y marcó un gol.

Os dejo con un golazo de Lambert en un Old Firm:

Hasta mañana.

El Arbroath vs Bon Accord, la mayor goleada de todos los tiempos: ¡36-0!

Reproducción de un partido en el siglo XIX (WIKIPEDIA).

Pues el artículo de este domingo no está dedicado a ningún deportista en concreto, sino que está dedicado a un partido de fútbol, uno muy peculiar, que tiene un hueco en los libros de historia, porque es el encuentro oficial donde se registró la mayor goleada de la historia.

Nos subimos a la máquina del tiempo para ir al 12 de septiembre de 1885. Estamos en Arbroath, una localidad de la costa este de Escocia. Se disputaba un partido de primera ronda de la Copa de Escocia (cuya primera edición se disputó en la temporada 1874/1875). El equipo local, el Arbroath FC, recibía al Bon Accord, de Aberdeen. El primero tenía 7 años de vida, mientras que el segundo apenas un año.

Esta inexperiencia se notaba hasta en los más mínimos detalles. Era un equipo tan amateur que ni siquiera disponían de uniformes. Estaba claro que con poco esfuerzo el Arbroath pasaría de roda, pero nadie se esperaba el resultado final: 36-0.

Al descanso, el resultado era de 15-0. El Scottish Athletic Journal publicó en su crónica que “el cuero superó los postes 41 veces, pero cinco de ellas el gol fue anulado. Aquí y allá algunos entusiastas fueron vistos con una hoja de resultados y un lápiz, tomando nota de los goles como si fueran carreras de un partido de cricket”. Al parecer, el portero del Arbroath, Jim Milne, no tocó el balón en todo el partido y de hecho, llegó a unirse al público para protegerse de la lluvia, bajo un paraguas.

Un joven llamado John Petrie marcó 13 goles, mientras que del Bon Accord sólo se recuerda el nombre del pobre portero, llamado Andrew Lornie.

Como curiosidad, os diré que ese mismo día se jugó otro partido de Copa Escocesa entre el Dundee Harp y el Aberdeen Rovers, que acabó con un resultado de 35-0, que es el segundo resultado más abultado de la historia del fútbol en partido oficial.

Y por supuesto, seguro que conocéis algún partido con más goles, pero no son competiciones oficiales y/o profesionales. En 2002, en Madagascar, hubo un 149-0 (149, sí, no es una errata) en el campeonato nacional, pero fue porque el equipo perdedor se metió los goles en propia meta para protestar por un arbitraje en un partido anterior.

El Bon Accord, por cierto, ya no existe. El Arbroath FC sí. Tiene 141 años de historia y este año va a jugar en la segunda división escocesa, a la que ascendió la pasada temporada.

Espero que os haya gustado la historia. Hasta el jueves.

 

Qué fue de… Archie Gemmil: marcó un gol que fue nombrado en ‘Trainspotting’

Cromo de Gemmill para el Mundial de 1978 (PANINI).

El personaje de hoy es rebuscadillo (bueno, no tanto si te gusta el fútbol británico), pero fue referenciado en una peli muy famosa, así que necesito más excusa. Es Archie Gemmill.

¿Quién era?: Un centrocampista escocés de los 60, los 70 y principios de los 80.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por jugar en el Nottingham Forest campeón de Europa y sobre todo, por su paso por la selección escocesa y por uno de los goles más famosos de la historia de este equipo.

¿Qué fue de él?: Se retiró en el Derby County en 1984. Tras colgar las botas tuvo algunas experiencias como entrenador y en la actualidad da charlas y participa en eventos y cenas para grupos y empresas. Además, es imagen de la marca de whisky Grant’s.

¿Sabías qué…?: Si por algo es famoso Gemmill es por el gol que marcó en el Mundial de Argentina 1978 ante Holanda. El tanto está considerado como uno de los mejores de la historia de la Copa del Mundo y el mejor de la historia de la selección escocesa. Fue en el último partido del grupo 4, ante Países Bajos en Mendoza. Gemmill había marcado ya de penalti antes y el resultado era de 2-1 para los escoceses. Entonces, en el minuto 68, Gemmill recogió un rechace en banda izquierda y tras zafarse de tres defensas de la Oranje, se plantó solo ante Jongbloed y a pierna cambiada lo batió.

– Con ese gol, Escocia se clasificaba por primera vez para una segunda fase mundialista, pero la alegría duró poco, porque tres minutos después, Johnny Rep marcaba el 3-2, tanto que clasificaba a los holandeses por diferencia de goles. El partido acabó con ese resultado.

Cromo de Gemmill en su etapa en el Forest (PANINI).

– El gol de Gemmill, muy famoso en Escocia, cogió más fama gracias a la película Trainspotting (1996), dirigida por Danny Boyle sobre una novela de Irvine Welsh. Situada en Edimburgo, el gol es referenciado en una escena en la que el protagonista (Mark Renton, interpretado por Ewan McGregor), practica sexo con el personaje encarnado por Kelly Macdonald. Al acabar, Renton dice “No me sentía tan bien desde que Archie Gemmill marcó contra Holanda en 1978”.

– Archie Gemmill vio la película en una concentración, ya que entonces era entrenador del Rotherham. Asegura que se sintió muy avergonzado con esa escena.

– Gemmill era uno de los jugadores fetiche del mítico Brian Clough. Con el controvertido técnico de Middlesbrough fue campeón con el Derby County y luego con el Nottingham Forest, no solo de Inglaterra, sino también de Europa.

– Fue Peter Taylor, el mítico asistente de Clough, el que lo descubrió. Recomendó a su jefe el fichaje y tras verlo, al técnico le gustó. Clough fue a casa de Gemmill a Preston para convencerle de se fuera con él al Derby, pero Gemmill no quiso escuchar la oferta. Brian Clough, genio y figura, le dijo que se quedaría a dormir en el coche, aparcado en la puerta de casa del jugador escocés. La mujer de Gemmill no lo consintió y Brian Clough se quedó a dormir con ellos. A la mañana siguiente, durante el desayuno, Gemmill aceptó firmar con el Derby County. Ganaría dos ligas inglesas con los Rams.

– Archie Gemmill tiene un hijo llamado Scot Gemmill, que también fue futbolista profesional. Jugó en el Forest y en el Preston North End, como su padre, además de en el Everton, entre otros equipos. Fue 26 veces internacional con Escocia entre 1995 y 2003 y ahora es seleccionador sub-21 escocés.

– Cuando su mujer estaba a punto de dar a luz a Scot, Archie la subió a un coche y viajó hasta Paisley, su localidad natal, para asegurarse de que su hijo nacía en Escocia.

– Mide 1,65 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Archibald Gemmill nació el 24 de marzo de 1947 en Paisley, Escocia. Debutó como profesional en 1964 en el St Mirren. En 1967 cruzó el Muro de Adriano para jugar en el Preston North End. En 1970 recaló en el Derby County, donde pasó siete años. Luego fichó por el Nottingham Forest, donde jugó dos temporadas. En 1979 se fue al Birmingham City y en 1982 se fue a Estados Unidos para jugar en los Jacksonville Tea Men. Regresó ese mismo año para jugar en el Wigan y en 1982 recaló de nuevo en el Derby County, donde se retiró dos años después. En su palmarés tiene dos ligas y una Charity Shield con el Derby County y una Liga, dos Copas de la Liga, una Charity Shield y una Copa de Europa con el Nottingham Forest. Con Escocia jugó 43 partidos y marcó 8 goles.

Os dejo con un vídeo del golazo de Gemmill:

Hasta mañana.

Trofeos, copas y medallas. El British Home Championship: el primer torneo internacional de la historia

Representación del trofeo del British Home Championship (WIKIPEDIA).

Hace poco os hablaba de la Rous Cup y en ese artículo os nombre la competición de la que os voy a hablar este sábado: el British Home Championship.

Se trata del primer torneo internacional de la historia, que se disputó durante 100 años. En la década de los 80 del siglo XIX, con un deporte que apenas superaba la decena de años, las selecciones nacionales de Gran Bretaña disputaban amistosos entre ellas anualmente (había pocas selecciones más en el mundo).

El 6 de diciembre de 1882, representantes de la Federación Inglesa, la Escocesa, la Galesa y la Irlandesa se reunieron en Manchester. Allí decidieron unificar sus reglas (no eran las mismas, según la federación) y crear el germen de lo que actualmente es la International Board.

Aprovechando la reunión, además, se dio carácter formal a los amistosos entre las selecciones, dando lugar al British Home Championship.

La competición se estrenó en la temporada 1883/1884. El sistema era parecido al del VI Naciones de rugby: jugaban todos contra todos, sin ida y vuelta. Es decir, cada selección jugaba tres partidos. Si una selección jugaba dos partidos fuera y uno en casa, en la edición siguiente jugaba dos en casa y uno fuera.

Las cuatro primeras ediciones las ganó Escocia. No fue hasta 1906 cuando ganó un equipo diferente a Escocia o Inglaterra. Fue Gales la ganadora. Irlanda ganó en 1914 su primer torneo (el último antes de la Primera Guerra Mundial, que obligó a cinco temporadas de suspensión -por la Segunda Guerra Mundial fueron seis-). Hasta 1950, Irlanda jugaba como selección unificada. Desde entonces y hasta la última edición, fue la selección de Irlanda del Norte la que jugó el torneo.

El torneo se usó como clasificación para los Mundiales de 1950 y 1954, y para la Eurocopa de 1968 se usaron dos torneos como fase de clasificación.

El torneo fue perdiendo fuerza. El interés del público decayó. Las selecciones preferían centrarse en Eurocopas y Mundiales. El fenómeno hooligan empañaba los partidos, el conflicto político en Irlanda iba in crescendo e Inglaterra y Escocia empezaron a exigir rivales de mayor categoría, así que en 1984 (curiosamente, con la victoria de Irlanda del Norte) fue el último año en el que se disputó, justo en el 100 aniversario.

El trofeo como tal se instauró en 1935, con motivo del jubileo de plata del rey Jorge V (es decir, el 25º aniversario de su coronación). En estilo art decó, lo coronaba una figura alada sobre un balón de fútbol.

Inglaterra ganó 54 torneos. Escocia 41, Gales 12 e Irlanda (unificada o del Norte) ganó 8.

Espero que os haya resultado interesante. Hasta mañana.

Quién fue… William Cross: el autor de los primeros puntos de la historia del rugby

William Cross, en 1871 (WIKIPEDIA).

Cerramos semana (y mes) con un nombre de esos que vale para trivial. Si alguna vez os preguntáis quién es el autor de los primeros puntos de la historia del rugby, la respuesta es el protagonista de este artículo: William Cross.

Nacido el 10 de septiembre de 1850 en Glasgow, Escocia, William Cross jugaba en el Merchistonian FC, el equipo de los antiguos alumnos del Merchiston Castle School, un colegio de Edimburgo. Fue uno de los seleccionados para disputar el primer partido de la historia del rugby internacional, que enfrentó en Raeburn Place, Edimburgo, a Escocia y a Inglaterra.

Ocurrió el 27 de marzo de 1871. El partido lo ganaron los escoceses por 1-0. Y os paso a explicar, porque el sistema de puntuación era muy diferente al actual. Existían los ensayos, pero estos no subían al marcador si no eran convertidos después. Ese ensayo convertido era un gol (de hecho, el nombre ‘ensayo’ viene de ahí, porque al posar el balón en la línea de marca rival, se puede ensayar o intentar -que sería más correcto- la conversión). Escocia, por medio de Angus Buchanan, anotó un ensayo y fue William Cross quien lo convirtió, siendo así el primer anotador de la historia del rugby (dentro de no mucho le dedicaré un artículo a Buchanan, por aquello de ser el primer autor de un ensayo internacional).

Después, el propio Cross logró un ensayo, pero no fue transformado. Antes, Inglaterra, por medio de Reginald Birkett (¿os acordáis de él, del artículo del Clapham Rovers?) había logrado otro, pero tampoco lo transformó, por lo que el resultado final fue de 1-0.

Espero que os haya gustado este pequeño apunte histórico. El jueves, más.

Trofeos, copas y medallas. La Rous Cup

Dos brasileños (con sendas camisetas de Escocia) alzan la Rous Cup de 1987 (YOUTUBE).

Con la excusa de la sección de trofeos, vamos a conocer un poco más de cerca una competición muy peculiar que duró cuatro años y que quizá no recordéis: la Rous Cup.

Vamos a remontarnos mucho en el tiempo. De hecho, lo vamos a hacer hasta los orígenes del fútbol internacional. Como sabéis, el 30 de noviembre de 1872 se disputó en Glasgow en primer partido de selecciones de la historia, entre Escocia e Inglaterra (os recuerdo un artículo que dediqué al escenario de aquel encuentro y al primer capitán inglés). Desde entonces, las selecciones más viejas del mundo decidieron jugar entre ellas un partido anual, normalmente en el mes de abril. Este partido anual dio pie al British Home Championship, una competición anual que enfrentaba a Escocia, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, y que se disputó durante 100 años, entre 1884 y 1984.

Aquel campeonato dejó de organizarse porque el nivel era bastante bajo. Pero unos meses después, tanto la FA como la SFA empezaron a echar de menos esos partidos anuales y para 1985 organizaron un torneo a imagen y semejanza de la Calcutta Cup de rugby. Lo llamaron Rous Cup, en honor de sir Stanley Rous, que presidió la FIFA entre 1961 y 1974. La pasaron a mayo, cuando acababan las competiciones ligueras de ambas naciones.

La primera edición se disputó el 25 de mayo de 1985 en Hampden Park. Ambas selecciones llevaron sus onces de gala y ante más de 66.000 almas, y con el arbitraje del prestigioso francés Vautrot, los escoceses se llevaron la primer Rous Cup gracias a un gol del defensa Richard Gough en el minuto 69 de partido.

Al año siguiente, año de Mundial, la final se adelantó al 23 de abril. El escenario, Wembley, y del árbitro, de nuevo Vautrot. Los ingleses se vengaron y ganaron 2-1, con goles de Terry Butcher y Glenn Hoddle para los locales y de Graeme Souness para los visitantes.

Pero como ya pasó con el British Home Championship, la cosa tenía poco picante, así que la FA y la SFA decidieron invitar a una selección sudamericana cada año para darle algo de color al torneo. Así, sería un triangular. Inglaterra y Escocia seguirían alternándose entre Londres y Glasgow y el equipo americano sería visitante en sus dos partidos. La primera selección invitada fue Brasil. El 19 de mayo de 1987 se inauguró la Rous Cup con un Inglaterra – Brasil en Wembley. El resultado fue de 1-1, con goles de Lineker y Mirandinha. Cuatro días después, en Hampden, Escocia e Inglaterra empataron a cero goles. En la última jornada, el 26 de mayo y de nuevo en Hampden, Brasil derrotó por 2-0 a Escocia (con goles de Raí y Valdo) y se llevó la Rous Cup.

En 1988 la selección invitada fue Colombia. El 17 de mayo de ese año se abrió el torneo con un 0-0 entre Escocia y la selección cafetera en Glasgow. El 21 de mayo, en Wembley, el mítico partido entre Inglaterra y Escocia se saldó con un 1-0 para los locales, con gol de Peter Beardsley. El 24 de mayo, en Londres, Inglaterra y Colombia empataron a un tanto. Lineker marcó para los locales y para los visitantes lo hizo el tristemente famoso (por ser asesinado seis años después) Andrés Escobar. El título se quedó en Inglaterra.

En 1989 se disputó la última edición del torneo, esta vez con Chile como invitada. El torneo se estrenó el 23 de mayo con un 0-0 en Londres entre Inglaterra y La Roja. Cuatro días después, en Hampden, Inglaterra derrotaba 0-2 a su eterno enemigo, con goles de Chris Waddle y Steve Bull (que debutó ese día y que encima, jugaba en tercera división, en los Wolves). En el último partido de la historia de este torneo, Escocia venció por 2-0 a Chile con goles de Alan McInally y Murdo MacLeod. Inglaterra ganó su tercera Rous Cup.

El torneo se canceló porque en el Escocia-Inglaterra hubo serios incidentes en Glasgow entre hinchas de ambas selecciones. Los equipos ingleses habían sido sancionados sin jugar en Europa tras el desastre de Heysel y la FA no quería que su selección, que contaba con una prometedora generación de cara al Mundial de Italia 90, fuera sancionada también.

Desde entonces, pasaron siete largos años sin enfrentamientos entre Inglaterra y Escocia, hasta que se vieron las caras en la Eurocopa de 1996, en Wembley, con victoria inglesa merced a aquel mítico golazo de Paul Gascoigne. Luego se enfrentaron en 1999, en la repesca para ir a la Eurocopa de 2000 y desde entonces se han enfrentado en dos amistosos (2013 y 2014) y más recientemente, en la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 (por si os interesa, ambas selecciones se han enfrentado 113 veces -récord mundial-, con 48 victorias inglesas, 41 escocesas y 24 empates).

Os dejo el vídeo íntegro del Inglaterra-Brasil de 1987 (Inglaterra marcó en el minuto 35 y Brasil empató un minuto después, nada más sacar de centro):

Hasta mañana.

Quién fue… John Thomson: murió tras un choque en pleno partido

Imagen coloreada de Thomson (CelticFC).

Por desgracia, de vez en cuando se producen muertes en los terrenos de juego o derivadas de lesiones en éstos. Hoy os voy a traer uno de esos casos, con la particularidad de que éste se produjo en uno de los más importantes derbis del mundo. Es la historia de John Thomson.

Nacido en Kirkcaldy, Escocia, el 28 de enero de 1909, John Thomson entró muy joven a jugar al Celtic como portero: apenas tenía 17 años. Al año siguiente, con 18, ya se había hecho con la titularidad. Sus buenas actuaciones le valieron para ser convocado con la selección escocesa y debutar en mayo de 1930.

El 5 de septiembre de 1931, el Celtic visitaba Ibrox Park para enfrentarse al Rangers FC, en el derbi por excelencia, el Old Firm. Thomson era titular. Al principio del segundo tiempo, en una jugada en el área del Celtic, el guardameta colisionó con el delantero norirlandés del Rangers Sam English. La rodilla del atacante impactó con el cráneo del portero.

Aunque al principio pareció que el guardameta sólo tenía un golpe, muchos se temieron lo peor. De hecho, uno de los jugadores del Rangers, que era estudiante de Medicina, se dio cuenta en el terreno de juego que la vida de su rival corría serio peligro.

El jugador fue trasladado a un centro hospitalario de Glasgow, donde ingresó y se comprobó que tenía una marca de hundimiento craneal de 5 cm de diámetro. Esa misma tarde empezó a convulsionar y pese a una operación de urgencia para reducir la presión intracraneal, Thomson falleció a las 9.25 de aquella noche. Tenía 22 años.

El fallecimiento del joven provocó una gran conmoción en Escocia. A Sam English se le eximió de toda responsabilidad, a pesar de lo cual entró en una fuerte depresión. Desde entonces recibió algunos abucheos en algunos campos, y acabó emigrando a Inglaterra, donde se retiró en 1938 tras “ocho años de jugar sin alegría”, como él mismo declaró tras colgar las botas.

30.000 personas acudieron al funeral de John Thomson. Muchos años después, en 2008, se introdujo su nombre en el Salón de la Fama del fútbol escocés. En el barrio en el que nació se disputa todos los años un campeonato infantil que lleva su nombre.

Espero que os haya interesado la historia. El jueves regresamos.