Creando nuestro propio cuento, el del castillo en el que los niños con autismo hablan

Hace ya un tiempo os conté que Julia y yo íbamos a escribir un cuento, El castillo en el que los niños con autismo hablan. Pero os recuerdo cómo fue la cosa: tanto Julia como Jaime habían dibujado dos castillos y llegó la hora de inventar el nombre y la historia de ambos.

– ¿Qué nombre quieres ponerle a tu castillo?-
Bg748tqIIAARnPV
Julia piensa por un instante… – ¡El castillo de perros!-

– Vale, y ahora tenemos que imaginar la historia mágica del castillo –

– ¿Cómo?-

– Pues lo que pasa en ese castillo, quiénes viven ahí o para qué sirve-

– ¡Ya sé! Es el castillo al que van los perros perdidos para que sus dueños puedan encontrarlos

– Perfecto. Y ahora ayúdame a poner nombre e inventar la historia del castillo de Jaime, que él no puede decírnoslo –

– Yo creo que es el castillo de los niños como Jaime con autismo. Y en ese castillo, los niños que no hablan como él entran y ya pueden hablar. Y también jugar

Ayer tenía en casa tres niños además de los dos míos. Lo cierto es que desde antes de ser padres, incluso en nuestro pequeño piso previo, nuestra casa siempre ha sido un lugar de encuentros y reuniones de distinto tipo, algo que me gusta mucho.

“¿Sabéis, mi mamá y yo vamos a escribir una historia de unos niños aventureros”, dijo Julia al resto de la infantería al terminar de cenar. Y así, de manera improvisada, hicimos piña en el sofá para crear entre todos el cuento pendiente sobre aquel castillo en un estupendo brainstorming creativo.

Esta es su historia:

Había una vez cinco niños. Se llamaban Jaime, Julia, Nora, Marcos y Sofía. Eran cinco niños aventureros. Y eran muy valientes porque tenían una misión muy importante y que daba mucho miedo, pero aún así se atrevieron a hacerla. Que si no se tiene miedo en realidad no eres valiente sino un cabeza loca.

La misión era importantísima. Tenían que tomar un castillo mágico en el que todos los niños se curaban: los que no podían hablar, cantaban; los que no podían andar, saltaban y los que no podían oír escuchaban incluso los susurros de las serpientes.

Pero el castillo estaba tomado por unos malvados tremendamente malvados y tremendamente peligrosos que querían dejar entrar a los niños que lo necesitaban en él.

Por suerte cada uno de los cinco niños aventureros tenía un poder especial.

Sofía, que era la más dulce, tenía la magia del vuelo de las mariposas. Daba vueltas y vueltas y aparecían mariposas que atrapaban y sujetaban lo que ella quisiera. Y si Sofía se lo pedía se hacían caca de mariposa encima. ¡Caca de mariposa! Que sí, que sí, que las mariposas hacen caca, igual que las princesas y los unicornios.

Marcos, que era el más veloz, corría muy rápido. Tan rápido que por dónde corría, si él quería, salían a sus pies pequeños ríos llenos de agua cantarina y cristalina, como arroyos de montaña saltarines.

Nora, que era la más pequeña y la más divertida, era la reina de los disfraces y tenía el poder de disfrazarse de cualquier cosa que ella quisiera, aunque fuera de algo tan grande como una jirafa, tan pequeño como una mariquita, tan lindo como un bebé o tan feo como un demonio.

Julia, que era la más parlanchina y la más fuerte, tenía un arco mágico que disparaba pesadillas horripilantes o sueños bonitos, lo que ella quisiera y a quién ella quisiera. Y nunca fallaba.

Jaime, que era el mayor y el más silencioso, podía escalar muy alto y muy deprisa por sitios que asustaban incluso a las lagartijas. Y él nunca se caía y cuando llegaba a la cima se reía, y su risa era como un montón de potrillos echando a correr y haciendo cabriolas.

Continuará.

Continuaremos creando nuestro cuento, algo mucho más divertido que leer los ajenos.

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Mama de parrulin

    Me encanta, me encanta, me encanta!
    El comienzo es estupendo, estoy deseando leer el final!
    Busca un buen ilustrador@ y publícalo!

    27 noviembre 2014 | 12:49

  2. Dice ser SUSANA

    Es la tarea del cole que más me gusta. Una vez al año tienen que inventar e ilustrar un cuento para el cole. ¡Me encanta ayudarles! Nunca me habia planteado hacerlo como actividad en casa, pero me apetece muchísimo. Lo haré.

    27 noviembre 2014 | 13:18

  3. Madre Reciente

    Se intentará, ya veremos 🙂

    28 noviembre 2014 | 09:29

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.