El Renault de Alonso empieza a consolidar las bases de un coche ganador

 

Daniel Ricciardo, al volante del Renault en Imola (Foto: EP).

Daniel Ricciardo ha logrado este domingo un nuevo podio para el equipo Renault al finalizar tercero en el GP de Emilia-Romagna. Y aunque ha sido, en parte, fruto del abandono de Max Verstappen, ese nuevo podio del australiano demuestra que el monoplaza francés es un coche cada vez más consistente y competitivo.

Son ya dos podios para Renault en una temporada teóricamente de transición en la que la dirección francesa solo esperaba liderar la batalla por la zona media de la parrilla. Es evidente que esa guerra se mantendrá hasta final de temporada, pero este domingo Renault ya se ha aupado al tercer puesto del campeonato de constructores, solo por detrás de Mercedes y Red Bull.

Y una de las conclusiones más importantes que podemos extraer es que el motor Renault está demostrando ser muy potente y me atrevería a decir que está cada vez más cerca del propulsor Mercedes. Solo hay que ver la tabla de las velocidades máximas en Imola durante la calificación del sábado para comprobar el rendimiento de la unidad de potencia francesa:

Tener un buen motor es fundamental para triunfar en esta era híbrida y Renault está demostrando que esa asignatura ya está aprobada. Ahora falta acabar de perfilar la aerodinámica para que Fernando Alonso pueda estrenarse en 2021 con un coche con garantías.

PD. También es cierto que Ricciardo está dejando el listón alto para Fernando. Será, sin duda, una motivación más para el asturiano.

3 comentarios

  1. Dice ser Arnau

    Interesante.

    01 noviembre 2020 | 17:47

  2. Dice ser Arnau

    Muy interesante.

    01 noviembre 2020 | 17:51

  3. Dice ser Looser

    Esto recuerda cuando el subnormal del bloguero hablaba de McLaren. Y su motor que suena “más profundo”…

    02 noviembre 2020 | 09:47

Los comentarios están cerrados.