Hemangioma infantil o nevus en fresa, ¿qué es lo que tiene mi bebé?

Seréis muy pocos a los que no os ha llamado la atención ver alguna vez a un bebé que desde bien pequeñito presenta una mancha abultada roja y brillante en alguna parte de la cara, si es que ese niño no era vuestro propio hijo. Estas manchas que aparecen sobre todo en la cara y el cuello, aunque no es raro que aparezcan en cualquier parte del cuerpo, se conocen como hemangiomas infantiles o “manchas en fresa”. Dada la gran frecuencia con la que vemos este tipo de lesiones en consultas de pediatría nos hemos animado a escribir sobre este tema, esperamos que os guste y resulte de utilidad.

¿Qué es un hemangioma infantil?

Un hemangioma es un tumor benigno de los vasos sanguíneos superficiales de la piel que típicamente crece mucho en los primeros meses de vida. Al nacimiento puede pasar inadvertido ya que aparece como una mancha pálida y plana, pero que al cabo de unos días o semanas empieza a crecer muy rápidamente hasta convertirse en un “bulto de color rosa brillante” que estabiliza su crecimiento hacia los 9 meses. Este aspecto tan característico que realmente se parece a una fresa es el causante de que los hemangiomas en muchas ocasiones se les denomina “nevus en fresa”. Este tipo de lesiones cutáneas son más frecuentemente en niñas, en niños prematuros o con bajo peso al nacer.

Lee el resto de la entrada »

Mi hijo tiene dos años y todavía no habla, ¿es normal?

A lo largo de los dos primeros años de vida, los hitos más esperados del desarrollo neurológico del bebé son cuándo se echa a caminar y posteriormente el momento en el que por fin empieza a hablar. Estos dos procesos forman parte del neurodesarrollo y normalmente no se producen a la vez -andar primero, hablar después-, ya que lo segundo requiere de mayor maduración. De hecho, el lenguaje precisa de varios años (hasta los 5 habitualmente) para terminar de completarse.

En el este post hablaremos sobre en qué momento se inicia el lenguaje, cómo evoluciona y cuáles son los problemas que pueden aparecer durante este proceso, además de qué debéis reconocer para consultar con vuestro pediatra.

Lee el resto de la entrada »

¿Cuántos huevos puede comer un niño a la semana?

El huevo es un alimento sano y saludable, sin embargo sobre él existen ciertos mitos muy arraigados en la cultura popular. Si nos centramos en los niños, el primero de ellos es acerca de cuándo pueden empezar a tomarlo y cómo es la forma más adecuada de hacerlo. Más adelante, cuando ya lo toman de manera habitual en su alimentación, muchos padres se preguntan cada cuánto pueden ofrecérselo a sus hijos.

Desde hace muchos años se sabe que el huevo es un alimento que contiene mucho colesterol, y por extensión se creía que un consumo frecuente del mismo podía elevar sus cifras en sangre con el consecuente aumento de riesgo cardiovascular para padecer enfermedades del corazón como los infartos de miocardio. Sin embargo, los datos más recientes apuntan a que el consumo frecuente de huevo no implica necesariamente una elevación en sangre de colesterol.

En este post encontrarás información sobre por qué el huevo es un buen alimento para los niños y cada cuánto se puede consumir.

Lee el resto de la entrada »

Alimentos con alto riesgo de atragantamiento

La muerte de un niño es siempre un acontecimiento trágico, pero todavía lo es más cuando se podría haber evitado. Este es el caso de la mayoría de los atragantamientos, los cuales se producen en circunstancias en las que el niño intenta tragar algo que no ha podido masticar bien y que le acaba obstruyendo la vía aérea. Sin duda alguna esta situación es de las que más pánico genera a lo padres, sobre todo cuando toca iniciar la alimentación complementaria y los niños empiezan a probar cosas distintas a la leche.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en el 2018 (último año con datos actualizados) fallecieron en España dos niños menores de 14 años a causa de un atragantamiento con algún tipo de alimento, lejos de los 166 adultos que fallecieron por este mismo motivo. Está claro que esta cifra es el último eslabón dentro de una cadena en la que el desenlace no siempre es fatal, ya que muchos niños se atragantan todos los días y no les pasa nada, aunque en algunos casos sí que es es necesario que sean atendidos de urgencia por especialistas para que les extraigan ese trozo de alimento que fue a alojarse a la vía respiratoria y que obstruía parcialmente la entrada de aire al pulmón.

Estos datos ponen de manifiesto dos cosas. Por un lado tranquiliza saber que esta tragedia ocurre en niños de forma muy poco frecuente, pero por otro refuerza la idea de que debemos seguir informando a los padres para que eviten situaciones que ponen en peligro a sus hijos. En este post encontrarás información útil sobre los atragantamientos y sobre qué alimentos se deben evitar en niños pequeños.

Lee el resto de la entrada »

Los embarazos no duran nueve meses

Hace unos días publicamos en redes sociales una viñeta de un humorista que venía a cuestionar la manía que tienen algunos padres de contar la edad de sus criaturas en meses a partir de los 2 años. Lo habitual es que los pediatras contemos la edad de los niños en meses hasta los 24 meses y, a partir de ahí, en años y meses. Esto se puede deber a varios motivos. En mi opinión porque las gráficas de percentiles infantiles cuentan la edad en meses hasta los 2 años, pero también porque el calendario vacunal hasta esa edad es más fácil de seguir en meses; quizá también porque durante esos 24 meses suceden muchos de los hitos del desarrollo y nos es más sencillo orientarnos al fijarnos en los meses que tiene cada niño.

El caso es que esta publicación tuvo muchos comentarios, muchos de los cuales denunciaban la manía que tenemos los médicos de contar de cuánto está embarazada una mujer en semanas y no en meses. De toda la vida de Dios se ha dicho que los embarazos duran 9 meses, pero la realidad es que esto no es del todo cierto, de ahí la afirmación tan rotunda que titula esta entrada. A ver si a lo largo de este post os lo consigo explicar sin liaros mucho.

Lee el resto de la entrada »

¿Es sano que los niños tomen sal?

El sodio es uno de los minerales más importantes que podemos encontrar en el cuerpo humano. Su función principal es regular la cantidad de agua que se encuentra dentro y fuera de las células junto al volumen plasmático del organismo, además de intervenir en múltiples procesos metabólicos y en el control de los impulsos nerviosos. La forma en la que el sodio llega a nuestro cuerpo procede principalmente de la alimentación, sobre todo en forma de sal, ya que esta está compuesta por cloro y sodio.

Dicho así parecería que ante un mineral tan importante, deberíamos consumirlo en abundancia, “para que no falte” dirían algunos. Sin embargo, todos sabemos que un alto consumo de sodio -o lo que es lo mismo, de sal- puede tener consecuencias nefastas para la salud, ya que condiciona hipertensión arterial, uno de los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de eventos cardiovasculares, como los infartos de corazón y los derrames cerebrales.

Pero, ¿y los niños? Los infartos o las hemorragias cerebrales en esta edad son excepcionales, lo que nos podría hacer pensar que cuidar su consumo de sal no es tan importante como en los adultos: nada más lejos de la realidad.

En este post os contamos cuáles son los efectos que tiene el consumo excesivo de sal en los niños y qué limites de ingesta se consideran seguros según la edad. A lo largo de este texto las palabras “sal” y “sodio”, aunque no son exactamente lo mismo, serán empleadas como sinónimos.

Lee el resto de la entrada »

Mi hijo ya tiene un año. ¿Es normal que todavía no camine?

El inicio de la marcha libre es uno de los hitos del desarrollo que más expectación causan tanto a padres como abuelos. Es el momento en el que niño pasa a ser algo más independiente y en el que también empieza a hacerse chichones sin parar. A partir de aquí las tardes de parque se convierten en auténticas carreras detrás de la criatura, pero qué alegría da cuando por fin echan a andar.

El momento exacto en que cada niño comienza a caminar es muy variable, y el hecho de que uno lo haga a los 10 meses y otro a los 15 va a depender de muchos factores. En este post os aclararemos las dudas más frecuentes en torno a este tema que a menudo nos preguntáis en la consulta.

Lee el resto de la entrada »

¿Cuál es el color normal de las deposiciones de un niño?

Cuando abrimos este blog hace más de tres años, una de las cosas que nos prometimos fue no escribir nunca un artículo sobre el color de las deposiciones de los niños. El caso es que recibimos casi a diario mensajes a través de las redes sociales con imágenes de pañales con cacas de todo tipo, con las que los padres nos preguntan si eso que han echado sus hijos es normal, además de alguna que otra consulta por parte de nuestros amigos y familiares sobre la misma temática. Que levante la mano el pediatra que no tenga en el Whatsapp de su móvil ni una sola foto de este tipo acompañada de un “¿Esto te parece normal?”.

La verdad es que no creemos que haya nadie al que le apasione hablar sobre el color de las deposiciones de un niño, pero dada la demanda popular sobre esta cuestión, no nos queda otra que sucumbir a vuestra demanda de información y escribir este post. Vaya por delante que en este texto va a haber mucho de caca-culo-pedo-pis, así que avisados estáis.

NOTA: nos vais a permitir que no adjuntemos fotos de cacas a este post. Esperamos por otro lado que este texto sea lo suficientemente detallado y explicativo para que vuestra imaginación se haga una imagen mental de a qué nos estamos refiriendo.

Lee el resto de la entrada »

¿Es seguro que los niños coman espinacas y acelgas?

Hace unos días la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) publicaba una actualización sobre las recomendaciones de consumo de verduras y hortalizas de hoja en niños y bebés. Y como no podía ser de otra forma, a muchos padres y madres les entró el agobio sobre si las comidas que están ofreciendo a sus hijos son adecuadas o si lo habían estado haciendo bien en los últimos meses.

Lo cierto es que los pediatras recomendamos desde hace muchos años que este tipo de verduras no se introduzcan en la alimentación de los niños hasta por lo menos el año de vida, para evitar una exposición excesiva a nitratos que podría conducir a una enfermedad rara que se llama metahemoglobinemia.

A lo largo de este post os explicamos todo lo que tenéis que saber sobre este tema para que podáis ofrecer a vuestros hijos una alimentación sana y variada sin temores ni dudas.

Lee el resto de la entrada »