Entradas etiquetadas como ‘vacuna’

Si estás embarazada debes vacunarte de la gripe

La Campaña de Vacunación contra la gripe empezará en unos días en toda España y entre los grupos de riesgo que se deben vacunar figuran, como todos los años desde que tenemos memoria, las mujeres embarazadas, ya que pueden desarrollar complicaciones. Por desgracia, sólo el 38,5% de las gestantes españolas se vacunaron de la gripe en la temporada 2018-2019, porcentaje que se antoja muy bajo cuando la gripe puede pasar de ser una infección viral sin importancia en una persona sana a algo muy grave en el caso de las embarazadas, tanto para ellas como para sus futuros bebés, aunque es cierto que en la temporada 2019-2020 esta cobertura aumentó hasta el 5.8% (datos de la Comunidad de Madrid).

En este post te contamos todo lo que debes saber sobre la gripe en el embarazo para que no te queden dudas de que lo mejor que puedes hacer es vacunarte. En le caso de que no estés embarazada pero tengas una amiga que esté esperando un hijo, no dudes en compartir con ella esta información.

El riesgo de tener gripe durante el embarazo

Como sabréis, la gripe es una enfermedad viral que cursa con fiebre alta y malestar general y que, a menudo, dura cerca de una semana. En la mayoría de las personas no suele dar lugar a complicaciones, lo que se traduce en una semana de sofá, antitérmicos y Netflix.

Sin embargo, hay una serie de grupos de riesgo en los que la gripe puede complicarse, como por ejemplo los mayores de 65 años o aquellas personas con enfermedades cardiorespiratorias crónicas, incluidos los niños. Desde hace más de 100 años se sabe que las mujeres embarazadas que contraen la gripe tienen mayor riesgo de complicaciones, así como de hospitalización e, incluso, de muerte.

El motivo por el que la gripe puede ser un proceso más grave en las embarazadas que en la población general se debe a que durante la gestación ocurren una serie de cambios fisiológicos, tales como una mayor frecuencia cardíaca, mayor consumo de oxigeno, menor capacidad pulmonar y una menor capacidad para defenderse contra algunas infecciones por una alteración transitoria en la inmunidad.

¿Y qué pasa con el feto?

A menudo se dice que el riesgo de que una madre contraiga la gripe es sólo para ella y que esta infección no acarrea mayor riesgo para el feto que cualquier otra infección viral, afirmación que se basa en que el virus de la gripe no suele atravesar la placenta y llegar a infectar al futuro bebé.

Es cierto que los posibles riesgos para el feto todavía no están bien estudiados, sin embargo, existen estudios que afirman que el riesgo de malformaciones, como labio leporino, defectos del cierre del tubo neural, hidrocefalia y del corazón, es mayor en madres que tuvieron la gripe durante el primero trimestre de embarazo. Además, también hay investigaciones que han concluido que la gripe durante el embarazo conlleva mayor riesgo de aborto y parto prematuro.

¿Y la vacuna de la gripe funciona en las embarazadas?

Desde hace más de diez años, las embarazadas figuran entre los grupos de riesgo que deben vacunarse de la gripe, recomendación que realiza tanto el Center of Disease Control and Prevention americano como europeo.

La vacuna de la gripe consigue una protección similar en las embarazas que en la población general, lo que ha dado como resultado una reducción en el número de complicaciones e ingresos, así como de abortos y partos prematuros.

Sobra decir que, la vacuna de la gripe durante el embarazo es segura y no presenta más riesgos que en el resto de la población.

Entonces, ¿cuándo deben vacunarse las embarazadas?

La Campaña de Vacunación de la gripe en España suele comenzar durante las últimas semanas de octubre o primeras de noviembre, con el objetivo de que, cuando llegue la epidemia (habitualmente entre diciembre y enero), haya dado tiempo a que las personas que deben vacunarse lo hayan hecho.

Por ello, las embarazadas deben vacunarse en cuanto comience la Campaña de Vacunación, independientemente del trimestre de gestación en el que se encuentren.

Extra bonus: protección al recién nacido

La vacuna de la gripe no está autorizada en niños menores de seis meses de vida. Por ello, aunque no es el objetivo principal de la vacunación durante el embarazo, los más pequeños de la casa disfrutan de protección indirecta si sus madres se vacunan durante el embarazo.

Por un lado, el bebé recibe de su madre anticuerpos contra la gripe antes de nacer, ya que existe paso de estas defensas a través de la placenta. Además, aquellos a los que se les da el pecho, también reciben anticuerpos a través de la leche materna. Debido a estos dos mecanismos, los recién nacidos gozan de cierta protección contra la gripe durante los primeros meses de vida.

Por otro lado, una madre vacunada es poco probable que se contagie de la gripe, lo que hace muy improbable que sea ella la causa de contagio a su bebé. Esto es lo que se conoce como estrategia nido: la protección pasiva de un recién nacido gracias a la vacunación de las personas con las que convive.


En resumen, la gripe en las embarazadas puede ser una infección muy grave, tanto para ellas como para sus futuros bebés. Por fortuna, existe una vacuna contra esta infección igual de segura que en la población general y con la misma eficacia. Por ello, todas las embarazadas deben vacunarse durante la Campaña de Vacunación contra la gripe, independientemente del mes de embarazo en el que se encuentren.

También puede interesarte:

Bilbiografía:

  • Influenza and congenital anomalies: a systematic review and meta-analysis (link).
  • Populations at risk for severe or complicated influenza illness: systematic review and meta-analysis (link).
  • Risk of fetal death after pandemic influenza virus infection or vaccination (link).
  • Influenza vaccination of pregnant women and protection of their infants (link).

¿Debería vacunar a mi hijo de la gripe?

Todo los octubres, pediatras y médicos de familia comenzamos lo que se conoce como Campaña de Vacunación de la Gripe. Un periodo en el que concentramos la vacunación de aquellas personas que tiene más riesgo de sufrir complicaciones por esta infección en previsión de la epidemia que, inevitablemente, acabará llegando durante el invierno.

Como sabréis, la gripe es una infección provocada por un virus que cursa con fiebre alta de aparición súbita y malestar general junto con, en menor proporción, otros síntomas como tos, mucosidad y dolor de garganta. En individuos sanos no suele complicarse, aunque una semana en la cama a base de antitérmicos y sopitas de mamá es la norma. Sin embargo, en aquellas personas con factores de riesgo puede dar lugar a complicaciones como neumonías y bronquitis, las cuales, en la gran mayoría de los casos, requieren ingreso hospitalario.

Al igual que los adultos, los niños con más probabilidad de padecer una gripe grave deben vacunarse. Son lo que se conoce como grupos de riesgo y ésta condición viene dada por una serie de enfermedades o circunstancias que son las que aconsejan que reciban la vacuna.

En este post repasaremos qué niños deben recibir la vacuna de la gripe.

Grupos de riesgo pediátricos para gripe grave

Como decíamos, el objetivo de la campaña de vacunación contra la gripe es reducir la posibilidad de que los niños (o adultos) con factores de riesgo para una gripe complicada contraigan esta infección. Por ello, todos los años el Ministerio de Sanidad realiza unas recomendaciones de qué niños deben vacunarse. Casi siempre son las mismas, aunque se revisan cada temporada, por lo que pueden sufrir variaciones de un año a otro.

Para la temporada 2019-2020 los grupos de riesgo pediátricos son los siguientes. Recordad, como veremos luego, que la vacuna de la gripe solo se puede administrar en mayores de 6 meses. Es una lista larga, así que repasémosla con calma:

  • Niños con enfermedades crónicas cardiovasculares, neurológicas y respiratorias, incluyendo la fibrosis quística, displasia broncopulmonar y el asma.
  • Niños con diabetes mellitus.
  • Niños con obesidad mórbida (es decir, más de 3 desviaciones estándar de peso para la talla).
  • Niños con enfermedad renal crónica o síndrome nefrótico.
  • Niños con hemoglobinopatías, anemias y trastornos de la coagulación (incluida la hemofilia).
  • Niños con asplenia o disfunción esplénica grave.
  • Niños con enfermedades crónicas del hígado.
  • Niños con inmunodeficiencias.
  • Niños con cáncer.
  • Niños con implante coclear o en espera de ello.
  • Niños con fístula de líquido cefaloraquídeo.
  • Niños con enfermedad celiaca.
  • Niños con enfermedad inflamatoria crónica.
  • Niños con Síndrome de Down.
  • Niños que reciban tratamiento con aspirina (ácido acetilsaliciílico).
  • Niños internados en instituciones de manera prolongada.
  • Niños entre los 6 meses y los 2 años de edad con antecedente de prematuridad menor de 32 semanas de gestación.

¿Y qué pasa con los familiares o convivientes de niños con factores de riesgo?

Por desgracia, la vacuna de la gripe no es perfecta ya que no alcanza el 100% de protección en aquellos que la reciben. De hecho, se estima que entre los 2 y los 9 años otorga una protección individual del 50-65%, siendo escasa en menores de 2 años. Esta efectividad aumenta hasta el 80% en personas adultas.

Por ello, además de recomendarse la vacunación de aquellos niños o adultos que pertenecen a los grupos de riesgo, también se recomienda que reciban la vacuna los que convivan en el hogar con personas con riesgo de gripe grave, en un intento de proteger a aquellos niños en los que la vacuna no resultó eficaz.

Esto es lo que se conoce como estrategia del nido, ya que hace menos probable que alguien con factores de riesgo se contagie de la gripe desde una persona que viva con él. Por tanto, los padres y hermanos de niños con factores de riego para gripe grave deben vacunarse también de la gripe. Esta estrategia tiene mucha importancia en los niños con factores de riesgo que tienen menos de seis meses de edad al no poder administrarse en ellos la vacuna.

¿Cuántas dosis de vacuna deben recibir los niños?

Como ya os hemos adelantado, la vacuna de la gripe solo se puede administrar a mayores de 6 meses de edad. A partir de esa edad, las dosis que deben recibir depende de la edad del niño y si es la primera vez que se vacunan.

  • En niños menores de 9 años edad o en aquellos que se vacunan por primera vez deben recibir dos dosis de vacuna separadas un mes.
  • En niños con más de 9 años o que ya hubieran recibido dos dosis de vacuna anteriormente, solo haría falta una dosis.

¿Cuándo debo vacunar a mi hijo de la gripe?

Las Comunidades Autónomas son las encargadas de organizar todos los años las campañas de vacunación siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad. Casi siempre, la campaña empieza a finales de octubre.

Por ello, no esta de más que en estas semanas acudáis al pediatra para que cuente con vosotros si es que vuestros hijos se encuentran en uno de los grupos de riesgo que deben vacunarse y podáis organizaros.

Además, el coste de la vacuna lo aporta el sistema sanitario sin que los padres tengan que asumir ningún pago.

¿Y qué pasa si quiero vacunar a mi hijo y no pertenece a ninguno de los grupos de riesgo?

Como decíamos al principio, la gripe es una infección que no suele complicarse en niños sanos. Sin embargo, eso no quita para que de lugar a un cuadro clínico en el que los niños se encuentran mal, a lo que se suma el problema que supone que tengan que dejar de acudir al colegio o la escuela durante una semana con el consabido trastorno para la conciliación laboral y familiar.

Por ello, aquellos padres que consideren oportuno vacunar a sus hijos de la gripe sin que estos pertenezcan a un grupo de riesgo, también pueden hacerlo. Como afirma el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, la vacunación de los niños mayores de 6 meses de edad sin factores de riesgo es una medida recomendable siempre que lo soliciten sus padres y su pediatra lo considere oportuno.

En estos casos, al no ser una indicación que se contemple en la campaña, el coste de la vacuna la deben asumir los padres.


En resumen, la vacuna de la gripe debe administrarse a aquellos niños con factores de riesgo y sus convivientes durante la campaña de vacunación. Las dosis a administrar dependen de la edad del niño y de si ya ha recibido la vacuna con anterioridad.

En cualquier caso, si os quedan dudas de si debéis vacunar a vuestros hijo o no, quien mejor os puede asesorar de lo que hay que hacer es vuestro pediatra.

NOTA: este post ha sido elaborado siguiendo las recomendaciones del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría para la Campaña de la Gripe 2019-2020 que se pueden consultar en este link. En el caso de que como adulto creas que debes recibir también la vacuna de la gripe, consultar con tu médico de familia.

También te puede interesar:

Nota: Dos Pediatras en Casa no ha recibido ningún tipo de financiación por la escritura y publicación de este texto.

Meningococo ACWY, ¿una nueva vacuna?

En las últimas semanas hemos recibido varias preguntas en redes sociales o directamente de amigos por WhatsApp sobre si esa “nueva” vacuna, la del meningococo ACWY, que han visto en la prensa, escuchado en la radio o leído en el grupo de padres del colegio es realmente necesaria y segura. Y es que no hay nada como decir “vacuna” y “meningitis” en España como para que una leve histeria se apodere de los que tenéis hijos.

Además, reconozcámoslo, cada vez que aparece una nueva vacuna en el mercado siempre resuena en vuestras cabezas una duda sobre si deberías esperar un poco o si ya ha llegado el momento de ponérsela a vuestros hijos, cosa que añade un poquito más de leña al fuego.

Incluso algunos habréis intentado buscar información al respecto de organismos contrastados y cuál ha sido vuestra sorpresa al ver que la recomendación de unos y otros no era la misma. A esto se podría sumar que el pediatra de vuestros hijos, aunque no todos por fortuna, no sabía ni de qué le estabais hablando.

Así que hemos decidido escribir este post en el cual encontraréis un resumen sobre la justificación de esta “nueva” vacuna contra el meningococo y cuáles son sus indicaciones.

Además, hemos añadido las posturas del Ministerio de Sanidad -que es quién decide qué vacunas se deberían financiar- y de la Asociación Española de Pediatría (AEP) -la cual elabora un calendario de recomendaciones vacunales de forma anual con la evidencia disponible-. Este es un post largo y pausado, pero muy explicativo, con el que esperamos no os queden dudas de lo que debéis hacer para proteger a vuestros hijos de este tipo de infección.

Enfermedad por meningococo: muy grave aunque no muy frecuente

El meningococo, o por su nombre técnico Neisseria meningitidis, es una bacteria que causa lo que se conoce como enfermedad meningocócica, una enfermedad grave que se presenta clínicamente como sepsis (infección en la sangre), meningitis (infección de las cubiertas del cerebro) o de forma combinada. A día de hoy se conocen 12 tipos diferentes de meningogoco, los famosos serogrupos, de los cuales A, B, C, W e Y son responsables de la gran mayoría de casos en humanos.

En el siguiente gráfico podéis ver la evolución de esta enfermedad en España en los últimos diez años en función del serogrupo responsable (fuente: Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Link).

Es una enfermedad grave por varios motivos. El primero de ellos se debe a que tiene una mortalidad que oscila entre el 10 y 25%, es decir, cerca de 1 de cada 4 personas que contrae esta enfermedad fallece. Pero además, del 10 al 30% de los supervivientes desarrolla secuelas graves como amputaciones de miembros o daño neurológico permanente.

La enfermedad meningocócica tiene tratamiento. Sin embargo, el problema que nos encontramos los médicos al intentar tratarla es que, en un alto porcentaje de casos, la enfermedad avanza más rápido de lo que nos gustaría, sin que dé tiempo a que el antibiótico consiga revertir la infección.

A pesar de la gravedad de esta infección, no es una enfermedad muy frecuente en nuestro país. En la temporada 2017/2018 (última temporada de la que se dispone de datos completos), el Instituto de Salud Carlos III (centro de referencia epidemiológico en España) registró 287 casos totales con una letalidad del 12,9%. Sin embargo, y quizá más importante, los grupos de edad en los que esta enfermedad es más frecuente son los menores de 4 años (especialmente los menores de un año) y las personas de edad avanzada (por encima de los 65 años), como se puede observar en la gráfica de abajo. Como os podéis imaginar, los pediatras somos de los médicos a los que más nos preocupa esta enfermedad debido a la relativa frecuencia en que la vemos en nuestros pacientes.

Un dato importante a tener en cuenta, como veremos más adelante, es que el único reservorio de esta bacteria, donde habita sin que cause enfermedad, es la garganta de algunas personas, sobre todo los jóvenes y los adolescentes, el grupo de edad en la que más portadores existen.

Las “viejas” vacunas contra el meningococo

Por fortuna, existen vacunas contra el meningococo, en plural. Porque existen varias. Gracias a ellas, la enfermedad por meningoco está controlada en nuestro país y hace tiempo que no se vive una epidemia. Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer.

Hablar de “viejas” vacunas contra el meningococo es un error, ya que son vacunas que actualmente están recomendadas y se emplean en el día a día. Sin embargo, hemos decidido llamarlas así para ponerlas en contraposición a la vacuna contra el Meningococo ACWY (MenACWY), a la que muchos consideráis “nueva”.

Estas “viejas” vacunas que se administran actualmente en nuestro país y que seguramente ya conocéis sobradamente son dos: la vacuna contra el Meningoco C (MenC) y la vacuna contra el Meningococo B (MenB).

La primera de ellas, la vacuna MenC, se administra de manera financiada por el Sistema Nacional de Salud a todos los niños españoles con un esquema de vacunación de tres dosis: a los 4 meses, a los 12 meses y a los 12 años. Su nombre comercial es Neisvac. Es una vacuna que se incluyó en el calendario sistemático en 2004 y, seguramente gracias a ella, este serogrupo es muy poco frecuente en la actualidad (31 casos de los 287 que se diagnosticaron en 2017/2018).

La segunda vacuna es la vacuna contra el meningococo B, responsable de cerca de la mitad de casos de enfermedad meningocócica en España en la actualidad. Esta vacuna no esta incluida en el calendario oficial del Ministerio de Salud por lo que su coste debe ser asumido por los padres que decidan administrásela a sus hijos, salvo en alguna comunidad autónoma. Existen dos preparados comerciales, Bexsero (aprobada en 2013) y Trumenba (autorizada en 2017). Por si os lo estáis preguntando, actualmente la AEP recomienda la vacunación contra el meningococo B de todos los niños a partir de los 2 meses de edad.

Como se puede ver en el siguiente gráfico, elaborado por el Comité Asesor de Vacunas de la AEP, la incidencia (numero de casos por año) de estos dos serogrupos ha ido descendiendo hasta las tasas actuales en las que se ha estabilizado. En parte, muy probablemente, por estas “viejas” vacunas.

La emergencia de los serogrupos W e Y

A pesar de que en los últimos años las tasas de enfermedad por meningococo debidas a los serogrupos C y B están estables, se ha empezado a notar un pequeño repunte de esta enfermedad, en parte debida a la emergencia de dos serogrupos, el W y el Y. Con los ultimo datos en la mano, representan cerca del 30% de todos los casos declarados de enfermedad meningocócica.

Como se puede ver en el siguiente gráfico, la incidencia de ambos serogrupos ha aumentado exponencialmente respecto a los años anteriores (ojo que la escala no es la misma que el gráfico anterior y da la sensación de que estos serogrupos habrían superado en frecuencia a los serogrupos B y C cuando todavía no es así).

Este repunte preocupa a la toda la comunidad científica ya que, a pesar de que todavía las tasas de estos serogrupos no son muy altas, se prevé que en los próximos años puedan aumentar y pasar a ser los responsables más frecuentes de la enfermedad meningocócica, incluso alcanzando niveles de epidemia.

Os estaréis preguntando que por qué ahora estos serogrupos se han vuelto más virulentos y están provocando más casos que en los años anteriores. La teoría más aceptada es que algunas bacterias son capaces de cambiar su virulencia de buenas a primeras y pasar a ser más agresivas de lo que lo eran antes. Además, se cree que el origen de esas cepas proviene de Reino Unido, ya que el repunte que estamos viviendo en España en este momento de los serogrupos W e Y lo vivieron ellos unos dos años antes que nosotros, como se puede ver en el siguiente gráfico (fuente: Public Health England). Tal ha sido el crecimiento de estos serogrupos en aquel país que desde 2015, en su calendario vacunal financiado, se ha sustituido la vacuna MenC por MenACWY (link).

Como os decíamos hace unos párrafos, los jóvenes y los adolescentes son el principal reservorio de estas bacterias. Se cree que debido al turismo que hay en España de personas de origen inglés, estos “nuevos” serogrupos más virulentos han empezado a tomar protagonismo en nuestro país al contagiarse (o volverse portadores) personas autóctonas.

La “nueva” vacuna contra los meningococos ACWY

Ya os habréis dado cuenta que esta vacuna de nueva no tiene nada. Por ejemplo, en Reino Unido se lleva empleando de forma sistemática más de 4 años.

El gran aporte de esta vacuna es que amplía la cobertura de serogrupos que hasta hora se tenía en España (B y C) al incluir también a los serogrupos A, W e Y.

Esta vacuna existe en dos presentaciones comerciales que se llaman Nimenrix (autorizada en España en 2012) y Menveo (aprobada en 2010). La gran diferencia entre ellas es que la primera se puede administrar desde las 6 semanas de vida y la segunda desde los 2 años de edad.

Sobra decir que ambas vacunas son seguras y eficaces tras haber pasado los estudios pertinentes antes de su comercialización.

¿Qué recomiendan los organismos oficiales al respecto de la vacuna MenACWY?

Sabiendo que existe una vacuna que cubre a los nuevos serogrupos de meningococo que probablemente más van a dar la lata en los próximos años, parece razonable que los organismos responsables de hacer las recomendaciones sobre vacunas y de su financiación se hayan manifestado sobre la necesidad o no de que la población española se vacune.

La AEP en el año 2018 incluía por primera vez en su calendario vacunal la recomendación de que aquellos niños que fueran a viajar y permanecer varios meses en países en donde los nuevos serogrupos estaban reemergiendo, se vacunaran con esta vacuna (link). Sin embargo, y teniendo en cuenta todos los datos anteriormente expuestos en cuanto al crecimiento de los nuevos serogrupos, en el calendario vigente actualmente de 2019, la AEP recomienda que todos los niños sean vacunados a los 12 meses y a los 12 años (link). Además, se recomienda vacunar también a todos los adolescentes hasta los 19 años de forma progresiva para disminuir el numero de portadores potenciales.

La decisión de que se vacune a los bebés y a los adolescentes se basa en que así los primeros estarían protegidos de forma directa e individual de desarrollar enfermedad meningocócica por los nuevos serogrupos mientras se va vacunando a los adolescentes, que son los portadores de las bacterias y los que contagiarían a los más pequeños. Es decir, el enfoque es doble.

A todo esto, en mayo de 2019, el Misterio de Sanidad realiza sus Recomendaciones de Vacunación Frente a la Enfermedad Meningocócica Invasiva (link) y decide que la vacunación de los 12 años con MenC sea sustituida de forma financiada por MenACWY. Además propone que se rescate a los adolescentes hasta los 19 años, cumpliendo así en parte las recomendaciones de la AEP. Sin embargo, este mismo documento no apoya la introducción de esta vacuna a los 12 meses, como también recomendaba la AEP, ya que considera que en este momento la tasa de incidencia de los serogrupos W e Y en la población infantil, es decir, el numero de casos totales en niños, no es tan alta como para tomar la estrategia de proteger directamente a los lactantes (link).

A día de hoy, debido que las competencias en sanidad en España están transferidas a las Comunidades Autónomas, estas recomendaciones del Ministerio están en fase de implantación. Podéis consultar en esta página (link) cuál es la situación actual de cada Comunidad Autónoma al respecto de la vacuna MenACWY.

¿Qué debo hacer entonces con mi hijo?

Ahora que ya conocéis los datos y la postura de las diferentes organizaciones, lo que realmente os debería importar es si es recomendable o no vacunar a vuestros hijos. Hemos decidido dividir por grupos de edad a los niños para que podáis “encajar” a vuestro hijos en alguno de estos grupos:

  • Niños mayores de 12 años: como os hemos avanzado, los niños de este grupo serían los posibles portadores de la bacteria en la garganta, siendo en ellos muy rara la enfermedad meningocócica. Por tanto, el objetivo al vacunarlos es disminuir la probabilidad de que contagien a otras personas. A día de hoy existe un plan nacional para que de forma progresiva durante lo que queda de 2019 y todo 2020 se les vacune de forma financiada. Debido a que en este grupo de edad es más rara la enfermedad, parece prudente esperar a que os llamen desde vuestro Centro de Salud para que les administren la vacuna. Ahora bien, los niños que vayan a residir a países en donde esta nueva vacuna ya está en calendario, habría que vacunarlos sin esperar. Estos países son: EE. UU., Canadá, Reino Unido, Austria, Grecia, Holanda, Italia y Suiza.
  • Niños de 12 años: si tu hijo va a cumplir esta edad y su comunidad autónoma todavía no ha implantado la vacuna de MenACWY, se le vacunará de forma financiada con MenC. Sin embargo, esta dosis de MenC se puede sustituir por MenACWY si los padres quieren, aunque tendrían que sufragar ellos el coste de la vacuna. Es de suponer que si al final optáis por vacunarles de MenC, durante los siguientes meses os llamen para que vuestros hijos reciban esa dosis de rescate de MenACWY que se está implantando.
  • Niños de 12 meses: a día de hoy, el calendario oficial de la mayoría de las Comunidades Autónomas administra a esta edad solo MenC. Sin embargo, como ya se ha expuesto, la AEP recomienda que a esta edad se reciba la primera dosis de MenACWY sustituyendo a MenC. De esta forma estarían protegidos contra estos nuevos serogrupos en el caso de que la vacunación en adolescentes no sea tan exitosa como se prevé y continúen aumentando los casos de los serogrupos W e Y. Como en le caso anterior, el precio de la vacuna tendría que estar sufragada por los padres.

Ya que hemos hablado de que en algunos casos esta vacuna tendrían que sufragarla los padres, parece justo mencionar que tiene un coste de 54€ tanto para Nimenrix como para Menveo. Recordad también que solo sería una dosis.

A estas recomendaciones por grupos habría que añadir que es recomendable que se vacunen, independientemente de la edad, todos aquellos que fueran a residir a países en los que esta vacuna se está administrando de forma sistemática (como sucede con los niños mayores de 12 años).

La gran pregunta: ¿qué hacemos con los niños que tienen entre 12 meses y 12 años?

Seguro que si has llegado hasta este punto del post y tu hijo no encaja en los grupos anteriores, estarás pensando que a ti lo que te interesa saber es qué debes hacer con ese niño que tienes de dos, cuatro, seis o diez años. Y es una duda muy razonable ya que hasta ahora solo habíamos hablado de los niños de 12 meses y 12 años.

Para responderte a esta pregunta, hay que basar la respuesta en la probabilidad individual que tiene cada niño de sufrir una enfermedad meningocócica por los serotipos W e Y. Como dijimos casi al principio del post, la gran mayoría de los casos que vemos en niños ocurren por debajo de los 4 años de edad, siendo una enfermedad que podríamos considerar rara a partir de esa edad.

Teniendo esto en cuenta, la AEP tiene publicado en su manual online del Comité Asesor de Vacunas que con carácter individual, los niños en edades comprendidas entre 1 y 12 años pueden verse beneficiados también con esta vacuna, aumentando así su protección antimeningocócica“.

¿Y qué quiere decir esto? Pues que de momento y hasta que se tome otra actitud en cuanto a financiar la vacuna a los 12 meses, no está de más que los niños en edades comprendidas entre 1 y 12 años se vacunen de MenACWY, especialmente los menores de 4 años, siempre y cuando sus familias así lo consideren. Con ello estarían protegidos contra estos serogrupos emergentes hasta que se reciba el recuerdo de los 12 años. De forma similar a lo que ocurre en lactantes de 12 meses, al no estar financiada por el estado, serían los padres los que tendrían que sufragar los gastos. En caso de optar por poner esta vacuna “extra” a tus hijos solo habría que administrar una dosis “de pago”, ya que el recuerdo a los 12 años sí estaría financiado.

Por descontado, los niños de estas edades que vayan a residir en los países antes mencionados deben ser vacunados con MenACWY.


En resumen, esta “nueva” vacuna se ha empezado a implantar en nuestro país. De momento hay un mandato del Ministerio de Salud para que se administre de forma financiada a los niños de 12 años. Además, la AEP recomienda que esta vacuna se administre a los niños de 12 meses (sustituyendo a la actual MenC), dejando la puerta abierta a los niños del resto de edades, sobre todo a los menores de 4 años, a que se vacunen si sus familias así lo creen oportuno.

Esperamos haber resuelto todas vuestras dudas sobre la vacuna MenACWY. En cualquier caso, os recomendamos que habléis con vuestro pediatra antes de tomar una decisión.

Si te gusta lo que has leído, hemos publicado un libro con explicaciones sencillas y amenas sobre las cuestiones de salud más importantes de la infancia. Sale a la venta en librerías y puntos de venta habituales el 13 de enero de 2021, pero la preventa ya está activada:

  • Desde el catálogo de la editorial: LINK.
  • Desde la página web de Amazon: LINK.
  • Desde la página web de La Casa del Libro: LINK.
  • Desde la página web de Todos tus Libros: LINK.
  • Desde la página web de El Corte Inglés: LINK.


Este artículo ha sido realizado en base a la literatura científica publicada en la actulidad. Dos Pediatras en Casa no ha recibido ninguna gratifición por escribir este texto.

¿Debería poner a mi hijo la vacuna del Meningococo B?

Ya hablamos en este blog de la vacuna del rotavirus y quedó pendiente hacer una entrada sobre la vacuna del meningococo B (coloquialmente llamada vacuna “de la meningitis”). El motivo de haber hablado de estas dos vacunas es que pese a no estar financiadas por el Sistema Nacional de Salud existe una recomendación por parte de la Asociación Española de Pediatría para incluirlas en el calendario vacunal. Esto provoca que actualmente en España los padres que quieran vacunar a sus hijos frente a estas infecciones tengan que cubrir los gastos comprándola en farmacias.

Con el post de hoy queremos explicaros por qué esta vacuna está recomendada y de qué protege en caso de que vacunemos a nuestros hijos, pero empecemos por el principio.

¿Quién es el meningococo B?

El meningococo es una bacteria que causa infecciones poco frecuentes pero muy graves como son la sepsis (infección de la sangre) y meningitis. Debido a la gravedad de estas enfermedades, el niño que las padece puede presentar secuelas graves e incluso morir a causa de la infección. El tratamiento de ellas se realiza con antibiótico pero en ocasiones la infección avanza más rápido que el tratamiento sin que los médicos podamos hacer nada para prevenir las graves consecuencias de esta enfermedad.

El nombre “técnico” de esta bacteria es Neiseria meningitidis de la que existen varios subtipos (los médicos nos referimos a ellas como serogrupos). Entre ellos destaca el tipo B ya que es el más frecuente actualmente en España. Esto se debe a que en la actualidad existe una vacuna contra el serogrupo C (que antes era el más frecuente), incluido de rutina en calendario vacunal y financiado por el Sistema Nacional de Salud.

El meningococo B es endémico en España, es decir, se mantiene constante el número de casos lo que hace que sea previsible saber cuánta gente va a haber enferma a lo largo del año. Esto lo diferencia del resto de meningococos, los cuales suelen causar epidemias, apareciendo brotes de muchos casos de la enfermedad sin que se pueda llegar a preveer.

¿Cómo se contagia?

Esta bacteria se encuentra en la nariz y la garganta, sobretodo de los adolescentes, y en la mayoría de los casos no produce síntomas. Son conocidos como portadores de la bacteria y representan el reservorio natural. Desde estas personas portadoras, podemos contagiarnos y desarrollar la enfermedad, siendo lo niños más pequeños en los que ocurre con más frecuencia. 

La causa de por qué en unas personas produce síntomas y en otras no, todavía no está clara. Existen personas en las que las defensas de su cuerpo no son capaces de mantener a raya al meningococo con el que accidentalmente pudieran entrar en contacto y es en ellas en las que se produce la infección y el desarrollo de la “enfermedad meningocócica” propiamente dicha. Sin embargo, la mayoría de las veces que alguien padece una enfermedad por meningococo no existe una causa que lo justifique.

Debido a esta “lotería” y a que la infección puede ser muy grave la estrategia más adecuada para prevenirla es vacunarnos contra ella.

¿Qué vacunas existen contra el meningoco B?

Por el momento solo está comercializada una vacuna contra esta infección que pueda ponerse a cualquier edad y se llama Bexsero®. Puede parecer una vacuna “nueva”, pero la realidad es que lleva en el mercado más de 5 años a nivel Europeo (autorización para su comercialización en noviembre de 2012) y en España desde 2014.

El precio de la dosis en España ronda los 100€ lo que hace que la pauta de vacunación por niño varíe entre 200€ y 400€ en función del número de dosis que haya que administrarle.

Con fecha de 31 de enero de 2018 el Ministerio de Sanidad ha autorizado otra vacuna que vendría a hacer la competencia al Bexsero®. Su nombre es Trumenba® y solo se puede administrar a los mayores de 10 años y ya está disponible en farmacias. Esperamos que gracias a la competencia entre ellas, el precio global de vacunación baje.

¿Es segura la vacuna?

Antes de la comercialización de una vacuna se requiere de un proceso de investigación en el que se demuestre por un lado que no produce efectos secundarios importantes y por otro que realmente sea eficaz contra la infección contra la que va dirigida. Esta vacuna, al igual que todas las que están en el mercado, ha superado todos esos estudios y pasos previos por lo que podéis estar tranquilos si decidís vacunar a vuestros hijos.

De hecho, ya son varios los países que han incluido esta vacuna en su calendario oficial financiado y se administra de forma gratuita a toda la población de Reino Unido, República Checa, Australia, Francia o algunas regiones de Alemania.

¿Quién debería vacunarse?

La vacuna contra el meningococo B se puede poner desde los 2 meses de vida en adelante, incluidos los adultos. Parece razonable que si las infecciones por meningococo B se producen sobretodo en niños, sean éstos el objetivo principal de vacunación. Con esta estrategia se conseguirían dos cosas: por un lado proteger a los niños que más la sufren pero también disminuir el número de personas que son reservorio de la bacteria.

En este sentido, la Asociación Española de Pediatría a través del Comité Asesor de Vacunas (CAV) propone la inclusión de esta vacuna en su calendario para todos los niños desde los 2 meses de vida. Esta recomendación aparece como novedad en el calendario vacunal de este año 2018.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

No difieren gran cosa respecto a los de otras vacunas, sobretodo fiebre y dolor/enrojecimiento en el área de administración de la vacuna. Estos contratiempos pueden tratarse con paracetamol como se hace con otras reacciones vacunales.

Es cierto que al administrarla junto a otras vacunas la reactogenicidad puede ser mayo (es decir, que den más fiebre), pero nada que no se pueda solucionar con un pco de paracetamol en 24-48 horas.

¿Cuál es la pauta de vacunación?

Como ya hemos dicho el número de dosis que debe recibir un niño para inmunizarse varía en función de la edad a la que se inicia la vacunación:

  • Menores de 6 meses de vida: deben recibir 2 dosis con un esquema de administración con 2 dosis separadas 2 meses entre ellas y un recuerdo durante el segundo año de vida (en general entre los 12 y 15 meses de vida).
  • Niños de 6 meses a los 2 años de vida: esquema similar pero con 3 dosis, dos primeras separadas 2 meses y un recuerdo en el segundo año de vida.
  • De los 2 años a los 10 años: 2 dosis separadas al menos 2 meses.
  • Niños (y adultos) mayores de 11 años: 2 dosis separadas al menos un mes.

En enero de 2021 el CAV publica una nueva actualización de sus recomendaciones del calendario vacúnale en el que el esquema de vacunación frente a a MenB sería con dos dosis a los 2 y 4 meses (junto al resto de vacunas sistemáticas) y un recuerdo entre los 12 y meses.

Existen muy pocas contraindicaciones para adminsitrarla, sobre todo alergias a los componentes de la vacuna.

La pregunta del millón, ¿debería entonces vacunar a mi hijo?

Después de haber leído todo lo anterior esperamos que hayas entendido el por qué de lo recomendable que es vacunar a tus hijos contra el meningococo B. Es verdad que es una enfermedad poco frecuente (en España durante la temporada 2016/2017 hubo un total de 58 casos declarados) pero que puede tener consecuencias devastadoras (de esos 58 fallecieron 4, lo que representa un 7% de mortalidad, que en medicina es muchísimo).

A todo esto se añade el hecho de que a pesar de existir una recomendación oficial por parte del Comité Asesor de Vacunas son los padres los que deben financiar las vacunas. Los pediatras entendemos que a muchos padres les parezca una exageración que haya que pagar tanto dinero y que no entiendan por qué el gobierno del país no decide financiarla, pero las recomendaciones médicas se hacen en base a las necesidades de salud de los niños y luego son los políticos los que deciden si destinan dinero para subvencionarlas o no. Ya pasó algo parecido hace unos años con otras vacunas (la del neumococo y la varicela). Cuando se empezaron a comercializar en España eran los padres los que asumían el desembolso económico, pero con el tiempo han sido incluídas en el calendario oficial financiado y todos los niños que las reciben en España lo pueden hacer sin coste extra alguno. Esperamos que en poco tiempo ocurra lo mismo y esta vacuna sea incluida en el grupo de las financiadas.


img_4958

Si te gusta lo que has leído, hemos publicado un libro con explicaciones sencillas y amenas sobre las cuestiones de salud más importantes de la infancia. Sale a la venta en librerías y puntos de venta habituales el 13 de enero de 2021, pero la preventa ya está activada:

  • Desde el catálogo de la editorial: LINK.
  • Desde la página web de Amazon: LINK.
  • Desde la página web de La Casa del Libro: LINK.
  • Desde la página web de Todos tus Libros: LINK.
  • Desde la página web de El Corte Inglés: LINK.

Si quieres leer más sobre la vacuna del meningococo B puedes visitar la página del Comité Asesor de Vacunas de la AEP en este Link.

NOTA: Dos Pediatras en Casa no ha recibido ninguna financiación ni ninguna gratificación por hacer este post. Si hemos decidido escribir sobre esta vacuna es porque estamos convencidos de que las vacunas mejoran la salud de los niños.

El copyrigth de la imagen de cabecera pertenece a Sandra Donoso a través de una licencia CC BY-NC-ND 2.0.

¿Debería poner a mi hijo la vacuna del rotavirus?

Todos los años el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría emite un informe en el que se dan una serie de recomendaciones respecto a qué vacunas deberían recibir los niños. Con estas recomendaciones se elabora un calendario vacunal como pauta de vacunación en la infancia.

Una de las vacunas recomendadas es la del rotavirus. En el post de hoy te explicamos por qué deberías vacunar a tus hijos ya que por desgracia esta vacuna, pese a existir una recomendación, no se financia actualmente en España por el Sistema Nacional de Salud lo que implica que son los padres los que deben afrontar el gasto.

¿Qué provoca el rotavirus?

El rotavirus es un microorganismo que da lugar a una gastroenteritis (diarrea) sobre todo en los niños que acuden a la guardería. En general, todos los niños pasados los dos años están inmunizados porque han entrado en contacto con el virus de una forma u otra.

Su trasmisión, como en la mayoría de las infecciones que dan lugar a gastroenteritis, es facal-oral, es decir, a través del contacto con las heces de los niños que la padecen.

Sin embargo, la gastroenteritis por rotavirus no es una gastroenteritis cualquiera siendo la primera causa de ingreso por este motivo en nuestro entorno ya que suele dar lugar a deshidratación. En los paises desarrollados esto se solucionaría con un suero intravenoso, mientras que en los países en subdesarrollados puede llegar a causar la muerte del niño.

¿Por qué es recomendable la vacuna?

Teniendo en cuenta que el rotavirus da lugar a la gastroenteritis más grave que puede tener un niño se entiende que la vacunación para esta infección esté recomendada. En nuestro país la inmunización de estos niños evitará hospitalizaciones  lo que conllevaría también pérdidas de jornadas de trabajo de sus padres.

¿Cuáles son las vacunas que existen en España?

 Actualmente en nuestro país existen dos vacunas comercializadas que se llaman Rotateq® y Rotarix®. Ninguna de las dos está financiadas por el Sistema Nacional de Salud por lo que son los padres los que tienen que comprarla en una farmacia y conservarla en nevara hasta el día de su administración.

La vacuna Rotateq® consiste en 3 dosis mientras que Rotarix® son 2. El precio de la pauta completa de vacunación de ambas es similar.

¿Cuándo debo vacunar a mi hijo frente al rotavirus?

Los padres que decidan vacunar a sus hijos deben saber que la pauta de vacunación comienza después de la semana 6 pero no mas tarde de las 12 semanas de vida. Más tarde de estos 3 meses ya no se puede vacunar del rotavirus por lo que debe decidirse pronto.

Las dosis de deben espaciarse al menos un mes pero además la pauta de vacunación debe haberse terminado antes de la semana 24 en el caso del Rotarix® (antes de los 6 meses) y de la semana 32 en el del Rotateq® (antes de los 8 meses).

¿Como es la vacuna del Rotavirus?

A diferencia de las vacunas que habitualmente se ponen, esta vacuna no es pinchada sino que se da bebida (vía oral). Se recomienda que sea una enfermera o un médico entrenado el que la administre al niño ya que en el caso de que la vomitara sería como si no se hubiera administrado.

¿La vacuna es segura?, ¿tiene efectos secundarios?

Para que una vacuna este comercializada debe haber pasado una serie de controles sanitarios que garanticen la seguridad de éstas y las vacunas del rotavirus no son diferentes. Antes de su aprobación la vacuna del rotavirus se sometió a varios ensayos clínicos con miles de pacientes en los que se comprobó la seguridad de las mismas.

Sin embargo, pueden dar lugar a efectos secundarios leves como un diarrea leve, vómitos y fiebre. Ninguno de ellos de la suficiente entidad como para que no se recomiende su uso.

¿Existe alguna contraindicación?

Esta vacuna no debe ser administrada en caso de anafilaxia a alguno de sus componente. Tampoco en aquellos niños con antecedente de invaginación intestinal ni tampoco en niños con inmunodeficiencias graves.


Si queires saber más puedes visitar la página del Comité Asesor de Vacunas en este Link.

NOTA: Dos Pediatras en Casa no ha recibido ninguna financiación ni ninguna gratificación por hacer este post. Si hemos decidido escribir sobre esta vacuna es porque estamos convencidos de que las vacunas mejoran la salud de los niños.

Estoy embarazada, ¿de qué me vacuno?

Si estás embarazada es porque has decidido traer a este mundo a una nueva personita. Durante los siguientes nueve meses tendrás que extremar tu cuidado personal ya que ahora sois dos los que camináis juntos. Muchas serán las visitas al médico y al ginecólogo, ellos te darán las pautas y consejos a seguir.

Te preguntarás entonces porqué somos los pediatras los que te damos un consejo en el embarazo. Durante la infancia de un niño se administran muchas vacunas, por ello somos nosotros los especialistas en este tipo de prevención de enfermedades.

Durante el embarazo se producen cambios en la inmunidad que pueden dar lugar a enfermedades más graves de lo normal tanto para ti como para tu bebé, por lo que lo ideal es tener el calendario vacunal al día antes de quedarte embarazada. Sin embargo hay ciertas vacunas fuera del calendario habitual que se deben poner expresamente durante el embarazo.

En el post de hoy te explicamos cuáles son estas vacunas y  el motivo por el que son altamente recomendables.

¿Qué vacunas se recomiendan durante el embarazo?

Están indicadas las vacunas de la gripe y de la tosferina de forma universal a todas las embarazadas (a no ser que haya una contraindicación expresa para su administración). Sin embargo el motivo de la vacunación es distinta en cada uno de los casos. En el caso de la gripe es para proteger sobretodo a la madre y en el de la tosferina es para proteger al futuro niño.

Estas dos vacunas están recomendadas en el embarazo por las siguientes sociedades científicas (entre otras muchas): Organización Mundial de la Salud,  Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología y la Asociación Española de Pediatría, por lo que no tienes excusas para no ponértelas. Además en España están sufragadas por el Sistema Nacional de Salud a través de las Comunidades Autónomas.

Vacuna de la gripe durante el embarazo

La gripe es una enfermedad provocada por un virus de la que nos podemos proteger mediante una vacuna.

Estar embarazada es un factor de riesgo para padecer una gripe de mayor gravedad por lo que está recomendada la vacunación de todas las embarazadas.El momento para administrarla es durante la campaña de la gripe (normalmente en España en noviembre y diciembre) independientemente del trimestre en el que se encuentre el embarazo. Así de simple.

Además, se ha relacionado la infección por gripe en el primer trimestre con algunas malformaciones en el feto y al final del embarazo con parto prematuro. Por ello si te vacunas estarás protegiendo también al futuro bebé.

Otro hecho importante es que la vacuna de la gripe no se puede administrar a menores de 6 meses de edad. Al vacunar a las futuras mamás se realiza lo que se conoce como “estrategia nido” (vacunación de los convivientes para que no contagien a alguien que no se puede vacunar).

Por último, las personas que convivan con personas con factores de riesgo deben recibir también la vacuna, por ello tanto tus hijos como tu pareja deberían vacunarse si estás embaraza.

La seguridad de está vacuna ha sido probada en múltiples estudios por lo que puedes estar tranquila de que estás haciendo lo mejor por tu hijo.

Vacuna de la tosferina durante el embarazo

El caso de la tosferina es diferente.

La tosferina es una enfermedad provocada por una bacteria que se llama Bordetella pertussis y en general es una enfermedad leve que se cura con antibiótico sin dejar secuelas. Sin embargo, la tosferina puede ser una enfermedad muy grave en niños menores de 4 meses de edad.

Los niños empiezan la vacunación de la tosferina a los 2 meses, por lo que cuando son pequeños están totalmente desprotegidos y pueden infectarse. Es por ello que la vacunación de la embarazada es fundamental para proteger a los niños recién nacidos.

Esta protección se consigue a través de dos mecanismos. El primero con una “estrategia nido” similar a la gripe. El segundo de ellos se basa en la producción de anticuerpos en la embarazada al poner la vacuna, los cuáles pasarán al feto por la placenta y  protegerán al bebé cuando nazca de forma directa durante unos meses impidiendo que se contagie de la tosferina hasta que pueda vacunarse.

Por tanto, y debido a este mecanismo, la recomendación es que la embarazada se vacune de tosferina durante el tercer trimestre del embarazo, entre la 27 y 36 semanas (siendo óptimo entre la 28 y la 32).. Al igual que la vacuna de la gripe su administración es segura durante el embarazo.

Otras vacunas

Hay otras vacunas que se pueden administrar durante el embarazo como son la del tétanos, difteria, hepatitis A y B… Sin embargo estas vacunas se administran solo en casos especiales (falta de inmunización previa, viajes a países donde hay alguna enfermedad,…), por lo que no debes preocuparte por ellas.