Entradas etiquetadas como ‘rúbrica’

¿Preparado para las elecciones? Conoce más sobre los candidatos por sus firmas

En el último post analizamos qué podemos descubrir a través de la Grafología. Hoy lo ponemos en práctica con nuestros líderes políticos; para ello cuento con la colaboración de Esther Gómez (@peritocat en Twitter), experta en análisis grafológico, perito calígrafo y detección de falsificaciones.

Si todavía está indeciso sobre qué partido votar el próximo 26J, este post, a través del análisis grafológico de las firmas públicas de los secretarios generales de los cuatro partidos políticos con mayor intención de voto, le proporciona una descripción detallada sobre el carácter de cada uno de ellos, su manera de afrontar sus proyectos y sus métodos de trabajo.

iglesias firmaPABLO IGLESIAS: Es una persona prudente, reflexiva, equilibrada, perfeccionista, organizada y que no se precipita al tomar decisiones ya que piensa muy bien sus pros y contras, lo que se observa en la letra clara y separada. Siente un fuerte compromiso y vínculo con las responsabilidades que acepta y las afronta cuidando el más mínimo detalle. Posee facilidad para comprender, asimilar y sintetizar conceptos e ideas así como para analizar de manera acertada distinta situaciones. El cabeza de lista de la coalición Unidos Podemos es una persona firme en sus ideas, confía en las personas que lo rodean y cuenta con su criterio si le ofrecen argumentos sólidos. Este carácter le permite establecer relaciones sinceras, flexibles y leales.

Su firma denota, también, que tiene un gran poder de convicción sobre los demás y que está capacitado para ostentar cargos de gran responsabilidad ya que posee una alta capacidad de trabajo. El número uno de Podemos también posee una gran capacidad de concentración y una acentuada necesidad de expansión, por lo que se adapta a cualquier entorno como puede extraerse de la proyección de la firma y las letras curvas. Pablo Iglesias se propone objetivos realistas y plausibles ya que, en el momento de fijarlos, ha tenido en cuenta sus aptitudes y las de su propio equipo afrontándolos con vitalidad, optimismo y un gran espíritu de superación, lo que se constata en las letras altas.

rajoy firmaMARIANO RAJOY: Es una persona activa, sobria, introvertida, emprendedora, tenaz, constante y con una personalidad fuerte, contundente, reservada, discreta y, en ocasiones, hasta inflexible y orgullosa tal como se refleja en la amplitud de las iniciales y la separación de letras. Tiene las ideas muy claras e intentará que sus interlocutores cambien de opinión siguiendo sus criterios como puede extraerse de las líneas rectas y firmes. El secretario general del Partido Popular le da mucha importancia a los procesos mentales y al razonamiento pero tiene tantas ideas que no puede llevarlas todas a la práctica. Eso sí, le gusta terminar todos los proyectos que ha comenzado con la esperanza de obtener un buen resultado fruto del esfuerzo invertido, criterios que se reflejan en la claridad de la escritura. Le gusta tenerlo todo controlado y calculado antes de actuar, por lo que tiene poca predisposición a la comunicación, reflejado en las letras separadas y la rúbrica recta.

La horizontalidad de la firma denota que, probablemente, en el entorno laboral ya haya alcanzado sus expectativas más altas. Tiene capacidad para ostentar cargos de gran responsabilidad ya que posee dotes de mando con gran autocontrol, razonamiento y organización. Posee una gran capacidad de concentración, es analítico y no se deja hundir ante las adversidades, ya que tiene mucha energía y firmeza. Mariano Rajoy es una persona independiente, con criterios muy sólidos, meditados y estructurados que pueden dar la sensación de una persona fría y de trato difícil, lo que se determina por la letra sobria, separada y recta. Es conveniente puntualizar que esta firma, aunque es la única que ha sido aportada por personal del Partido Popular, parece la más pensada y asesorada. Probablemente, está basada en la original pero la que aportamos es una firma digitalizada lo que hace que puedan existir incongruencias en el análisis.

rivera firmaALBERT RIVERA: Es una persona activa, dinámica, ambiciosa, culta, segura de sí misma, con rapidez mental, buena memoria y gran capacidad de síntesis y de concentración. También es algo impaciente, por lo que quiere conseguir sus propósitos en el menor tiempo posible, hecho que le convierte en una persona muy productiva pero que presenta una bajada de calidad en su trabajo si se le exige rapidez, inferencias que se extraen de la letra ilegible, unida y con trazo regresivo. Tiende a tratar de concretar de manera simultánea todos los proyectos que tiene en mente aunque en ocasiones le superen. Realiza sus proyectos de forma reflexiva, ecuánime y controlada y canaliza muy bien su energía poniéndole pasión a todo lo que hace, rasgos observados en la angulosidad de la letra y el trazo continuo. Tiene gran capacidad de autocontrol y en ambientes sociales suele ser abierto, amable, afectivo y agradable en el trato personal por lo que consigue con gran facilidad que las personas le presten atención y le escuchen.

Cuando las cosas no salen como el diputado espera, puede llegar a angustiarse debido, posiblemente, a una mala organización, rasgo determinado por la ilegibilidad de la letra y el trazo regresivo. Su firma denota que está capacitado para ostentar cargos de gran responsabilidad por lo que encajaría en puestos de liderazgo, pero, a su vez, también es capaz de adaptarse a puestos intermedios. En sus relaciones sociales no establecerá límites, será capaz de ceder a las presiones y hacer lo que los demás propongan, lo que se extrae del trazo final descendente y regresivo. Albert Rivera es una persona positiva, con carácter optimista que tiene deseos de superación y un gran interés por crecer profesionalmente como indican la letra inicial amplia, angulosa, y la dirección horizontal y ascendente de la firma.

sanchez firmaPEDRO SANCHEZ: Es una persona inquieta, impaciente, amable, abierta, sociable, resolutiva, prudente, reflexiva, orgullosa y vanidosa, características que resaltan de las iniciales amplias. Es un hombre dinámico que asimila bien los conceptos y posee una gran capacidad mental para la toma de decisiones. Junto a la claridad de ideas que tiene, es capaz de actuar sin pensar centrándose en lo fundamental de cada uno de sus proyectos. Rasgos determinados en la unión de las letras y en las simplificaciones. El diputado socialista le da gran importancia a su trabajo y al rol social que pueda adquirir con él como se observa en el hecho de que la firma está compuesta por el apellido y la rúbrica. El candidato socialista posee un gran dominio sobre sí mismo y es intuitivo a la hora de mostrar sus emociones, ya que suele hacerlo cuando considera oportuno. Su personalidad dura, constante y fuerte le conlleva a tener criterios muy rígidos que le impiden tener la capacidad de ponerse en la piel del otro. La forma en la que se muestra al mundo es de un autocontrol excesivo que puede resultar artificioso.

Suele encajar en cualquier ambiente social mostrándose abierto y desenfadado pero su excesivo autocontrol puede hacerle entrar en una actitud defensiva que dificulta su integración tal como se extrae de la angulosidad y semilegibilidad de la firma. Tiene gran capacidad de liderazgo por lo que encajaría en cargos de mando y a su vez también posee una excelente visión global que, junto con el gran concepto de sí mismo, le permiten ser una persona apta para puestos directivos. Las metas que se marca son realistas ya que es tenaz, constante, y posee gran capacidad de concentración. Tampoco sucumbe a los imprevistos, por lo que puede conseguir lo que se proponga. Sin embargo, la rutina y la monotonía pueden conseguir que termine haciendo las cosas de forma rápida y sin prestar mucha atención rasgos que se observan por la abreviación del apellido y la Z final. Pedro Sánchez es una persona firme que tiene un gran interés por mejorar su situación laboral actual y a la que le gusta sentirse valorada y reconocida por su entorno, rasgos característicos de las mayúsculas sobrealzadas y la ascendencia de la firma.

Finalmente, en el caso de que se necesitara un pacto entre partidos para formar gobierno, la compatibilidad de caracteres establecido por el análisis de las firmas concluye que las firmas más acordes y complementarias son las de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, ya que ambos autógrafos muestran rasgos muy similares como la semilegibilidad, la agrupación de las letras, la ascendencia, la rúbrica y los signos de puntuación. Todo ello denota que ambos comparten mismos intereses y aptitudes como la capacidad de liderazgo, la gran visión analítica y la gran capacidad de comprensión, y, a su vez, también presentan unos pensamientos complementarios. Así que, querido lector, espero que el domingo, gracias a este análisis, tenga las ideas más claras sobre el dirigente del partido que haya decido votar.

 

¿Qué podemos descubrir a través de la Grafología?

manuscript-1072355_960_720La Grafología es una materia controvertida, no dudo de su utilidad y de un futuro prometedor, pero aun queda mucha investigación científica por delante para poder extraer conclusiones válidas al respecto. No obstante es una conducta personal e irremediablemnte debe filtrar ciertos patrones estables o anímicos de la persona. Por ello resulta muy interesante y la tratamos aquí hoy de la mano de un experto grafólogo como es César Martín.

Si partimos de la premisa de que todo lo que hacemos es una proyección de nosotros mismos, nuestra forma de andar, vestir o cómo damos la mano dan pista de nuestro carácter o de nuestras emociones. También nuestro estilo de escritura revelará rasgos de personalidad, así como otros factores de distinta relevancia. Hay personas que comparan la escritura de una persona con su huella digital, consideran que no hay exactamente dos iguales, porque no hay dos personas que sean exactamente idénticas.

Aunque la grafología viene de lejos, no fue hasta el año 1871 cuando Hippolyte Michón publicó su libro “Sythema de Graphologie” empezando a considerar la grafología como objeto de estudio propiamente dicho. Por ello a Michón se le conoce como 'el padre de la Grafología'.

Aunque la grafología viene de lejos, no fue hasta el año 1871 cuando Hippolyte Michón publicó su libro ‘Systeme de Graphologie’ empezando a considerar la grafología como objeto de estudio propiamente dicho. Por ello a Michón se le conoce como ‘el padre de la Grafología‘.

La Grafología podría definirse como el estudio de los rasgos y trazos de la escritura con el objeto de determinar aspectos de la persona relacionados con los planos afectuosos, volitivos, sociales e intelectuales. A través de un análisis grafológico, la persona entrenada y experta en la materia será capaz de identificar en la escritura manuscrita características inherentes a la personalidad y el modo en que éstas interactúan.

El suizo Max Pulver fue un importante representante de la grafología moderna. Habló sobre el simbolismo del espacio de la escritura en relación al papel. Consideraba la hoja como el mundo donde las personas nos movemos escribiendo. La hoja la dividía en partes, la Zona superior que reflejaba la parte espiritual, las ideas, la nobleza; la zona inferior donde se encontraría todo lo material, lo práctico, la zona media en donde se localizaban los afectos, la zona derecha en donde se situaría el futuro, la extroversión, el progreso y finalmente la zona izquierda en donde encontraríamos el pasado, los orígenes, la introversión.

Dentro de la escritura hay dos zonas muy marcadas donde se debe enfocar el análisis grafológico, el texto y la firma. El texto representa nuestra expresión hacia los otros y la imagen que ofrecemos ante los demás. La firma es un signo muy identitario de la persona, no hay reglas ni normas de cómo debe realizarse. Es por ello el gran valor que tiene, porque refleja nuestro ‘Yo personal’, nos individualiza frente al resto.  Es un reflejo gráfico de nuestros rasgos más íntimos y personales que puede ir acompañado de la rúbrica, un dibujo inconsciente que simboliza los mecanismos psicológicos de defensa de ese ‘Yo personal’. Es sumamente interesante la comparación entre la firma y el texto, pues podemos apreciar si existen diferencias entre nuestro yo social y nuestro yo personal, es decir, si nos comportamos de una manera con los demás aunque  no seamos así.

Cuando se realiza un estudio grafológico se enfoca la atención en lo que se denominó ‘géneros gráficos‘:

  • Orden. Donde se observa el equilibrio interno de la persona, la visión que tenemos de nuestro mundo y como nos desenvolvemos en él.
  • Tamaño o dimensión. Se alude a la autoestima y el autoconcepto, a aspectos de la inteligencia, a nuestra capacidad de concentración.
  • Forma. Se puede determinar la manera de comportarnos socialmente o nuestro nivel cultural.
  • Dirección. Marca las fluctuaciones del estado de ánimo, del humor y de la voluntad, así como nuestro estado de estabilidad y constancia en el carácter.
  • Presión. Expresa la energía vital y la fuerza de nuestro carácter, sentimientos e instintos.
  • Velocidad. Se aprecia el tiempo habitual de reacción, muy ligado a la actividad y a la agilidad mental que tenemos.
  • Cohesión o continuidad. Como nos adaptamos al entorno, si somos más instintivos o lógicos, así como los vínculos que establecemos con los demás.
  • Inclinación. Se aprecia la tendencia de los sujetos en el ámbito más afectivo, sentimental y pasional. Se observa la importancia que la persona otorga a objetos externos y las relaciones con las personas.

El análisis grafológico tiene múltiples aplicaciones, pero siempre partiendo que se trata de una técnica o herramienta con ciertas limitaciones.  Es útil como herramienta de conocimiento personal, pero también en áreas de recursos humanos como selección de personal. Se puede aplicar en compatibilidad de parejas o para ver tus puntos fuertes en relación de una orientación profesional o vocacional. Existen otras áreas que empieza a tener relevancia como el campo de la criminología, en la docencia o en la salud mediante la utilización de la grafopatología o grafoterapia entre otras.

“La escritura es el espejo encantado donde se refleja la faz misteriosa del alma” Matilde Ras.