BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

¿Por qué mentimos tanto?

Hay mucho mito sobre la mentira y ciertamente tiene un ‘lado oscuro’ pero ¿te imaginas un mundo sin mentiras? Suena bien… Pero la realidad es que una vida sin mentiras sería un auténtico caos para todos. Una de las funciones más importantes de las mentiras es la de ‘lubricante social’. Nuestras relaciones diarias se basan en la consideración y respeto a las ideas, actitudes e incluso imagen de los demás y, por supuesto, esperamos que hagan lo mismo con nosotros.

Según Douglas Peters, profesor de psicología en la Universidad de Dakota del Norte, “mentir constantemente puede parecer contraproducente, pero engañar ‘ligeramente’ a los demás y proyectar incluso una imagen ensalzada de ti mismo, es una parte natural de la vida.”

Todos lo hacemos. De hecho lo hacemos bastante. Si mantenemos una conversación superior a 10 minutos, mentiremos en el 20% de lo que digamos, ya sea por exageración, omisión, minimización o evasivas. ¿Y por qué lo hacemos de una forma tan habitual? Porque es un acto que se nos enseña desde bien pequeños. Forma parte de nuestra educación más temprana.

Nuestros propios padres nos enseñan a mentir. Peters señala que “aprendemos a mentir desde niños a través de la observación; vemos a nuestros papás mentir y normalmente esas mentiras pasan sin consecuencias ni castigos, así que el hábito de mentir se vuelve una manera aceptable de interactuar con los demás.”

Realmente, transmitimos la acción de mentir con benevolencia (en ocasiones, se deforma la intención), para ser precisos una de cada cuatro mentiras se dice con la intención de proteger a otros. Peters ha focalizado sus investigaciones en testigos infantiles. En uno de sus experimentos, un niño veía cómo un adulto robaba algo de la habitación mientras le decía: “No le digas nada de esto a nadie“, “Éste será nuestro secreto“, o “No quiero que nadie se meta en problemas por esto“. A continuación, otro adulto interrogaría al niño sobre lo que pasó.

El resultado apunta a la benevolencia de la mentira, ya que dependiendo de las palabras que utilizaba el adulto, el niño decidía revelar o no lo sucedido. Con órdenes como “No le digas nada a nadie”, el robo era revelado casi sin problemas, mientras que con sugerencias más emocionales “No quiero que nadie se meta en problemas”, los niños eran más propensos a ocultar el suceso.

Una entrevista posterior reveló que los niños mentían para proteger a otras personas, para mantener una promesa o porque tenían miedo de las consecuencias… todas eran “razones emotivas”.

*Fuente: Lenguajecorporal.org

 

9 comentarios

  1. Dice ser Asocial

    Porque con la mentira se saca más que con la verdad.

    24 octubre 2017 | 10:13 am

  2. Dice ser vamos a contar mentiras

    Esa pregunta debería plantearse a todos los políticos del mundo en general, a ver que respondían…..

    24 octubre 2017 | 10:23 am

  3. Dice ser Alfredo

    “¿Por qué mentimos tanto?”

    Supongo que habla de los ‘periodistas’ de 20minutos.

    24 octubre 2017 | 11:39 am

  4. Dice ser Manolete

    Totalmente de acuerdo con la autora, al final por unas cosas o por otras (exageración, imprecisiones, etc) todos acabamos mintiendo, pero la diferencia estaría en aquellos como los políticos que lo hacen a sabiendas y para conseguir un objetivo claro (generalemente más poder/dinero) sin importarles las consecuencias

    24 octubre 2017 | 1:10 pm

  5. Dice ser Juan

    Políticos mentirosos

    24 octubre 2017 | 2:38 pm

  6. Dice ser Juan carlos

    Los politicos son todos mentirosos, espero logremos terminar saludos.

    24 octubre 2017 | 8:17 pm

  7. Dice ser Terelu

    Asocial tiene toda la razón. No hay más. Viva el egoismo!

    24 octubre 2017 | 8:53 pm

  8. Dice ser somos puritita apariencia

    Porque la mentira es la verdad en una cultura falsa.

    25 octubre 2017 | 11:40 am

  9. Dice ser vaya

    Eres la cosa mas guapa del mundo y tus ojos son como 2 girasoles en un campo de golf.

    27 octubre 2017 | 2:59 pm

Los comentarios están cerrados.