BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

¿Orgullo o Triunfo? Aprende a diferenciar emociones a través del lenguaje corporal

Alberto-Contador-Fuente-De

La postura de victoria que muchos deportistas ejecutan inmediatamente después de una victoria se codifica como un gesto universal de triunfo, éste es el mismo en todas las culturas. En la imagen: Alberto Contantador/Foto EFE

Resultados novedosos dan a entender que el triunfo es un gesto universal observado en la postura de ‘victoria’ de un atleta. La idea de que el triunfo era una emoción universal tuvo sus comienzos con el Dr. David Matsumoto en un estudio de 2008 sobre los atletas olímpicos, en el que se apuntaba a que las expresiones de orgullo y vergüenza eran universales y están profundamente arraigadas en los seres humanos.

Estos hallazgos sugieren la pose de victoria como una señal y sentimiento de triunfo, desafiando a investigaciones previas que calificaban a esta misma expresión como orgullo. “Encontramos que las expresiones de triunfo incluyen comportamientos diferentes a los de orgullo y se producen más inmediatamente. El triunfo tiene su expresión propia, firme e inmediata”, declara el doctor David Matsumoto, profesor de psicología en la Universidad Estatal de San Francisco.

Los resultados de la investigación ahora van más allá, ya que refieren no sólo que el triunfo es una emoción en sí misma, sino que es una emoción universal, se muestra de la misma manera en todas las culturas. El Dr. Matsumoto continúa diciendo que las expresiones de triunfo son una declaración del éxito o rendimiento, mientras que las expresiones de orgullo demuestran sentirse bien hacia uno mismo, lo que requiere de un tiempo para la auto-evaluación, no será tan inmediata.

Ejemplo ilustrativo de la diferencia corporal entre triunfo y orgullo. Fotografía perteneciente a la investigación de Matsumoto

Ejemplo ilustrativo de la diferencia corporal entre triunfo y orgullo. Fotografía perteneciente a la investigación del Dr. Matsumoto.

Una de las mayores diferencias entre el triunfo y el orgullo se puede ver en la cara“, dijo Matsumoto. “Cuando alguien se siente triunfante después de un concurso o desafío, su rostro puede parecer muy agresivo. Es como la reacción de Michael Phelps después de ganar los Juegos Olímpicos. Se ve muy diferente a la pequeña sonrisa que vemos cuando alguien está mostrando orgullo”. Los análisis de las fotografías de los atletas usados en el estudio revelaron que las expresiones de triunfo ocurrieron, en promedio, 4 segundos después de que finalizara un partido. Las expresiones tanto faciales como corporales de orgullo ocurrieron, en promedio, 16 segundos después del final del partido.

1 comentario

  1. Dice ser Montadito

    totalmente de acuerdo con las conclusiones de este artículo es más, yo me atrevería a decir que el triunfo es un gesto más sincero y “neutral” que el gesto del orgullo que para mi lleva aparejado un claro sentimiento de superioridad sobre los otros al haberles ganado.

    07 Septiembre 2016 | 8:06 pm

Los comentarios están cerrados.